Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘presion’

Harta de la avalancha de voluntarios de ONG

Por O. Ukolova

Quería protestar por la avalancha de voluntarios de ONG’s que pueblan las calles más céntricas de Madrid. Que conste que comprendo su labor y que al principio me resultaban muy simpáticos. Pero tras más de año y medio de vivir en Goya y alrededores, y siendo asaltada cada día por chicos y chicas que, a veces, te presionan demasiado para que les des un minuto de tu tiempo, ya resulta demasiado.

Cruce de las calles Goya y Serrano en Madrid. (ARCHIVO)

Cruce de Goya y Serrano. (ARCHIVO)

La gran mayoría te dejan tranquila si les dices amablemente que no, pero algunos insisten, te persiguen, y eso me parece demasiado. Un día me enfadé con uno. Si les atiendes, te envuelven con técnicas tipo márketing para que al final te des de alta en la ONG y colabores. Genial. Pero, por favor, ¿no pueden hacer algo esas ONG para lograr nuevos socios  y a la vez que no te sientas, como peatón, agobiada por el acoso que a veces ejercen estos chicos?

Señores de la DGT, ¿por qué no se prohíbe fumar en los vehículos?

Por Damián Núñez Pulido

Hoy me he librado de tener un accidente de moto bastante grave. Yo iba circulando tranquilamente por una rotonda cuando un coche se ha incorporado a toda velocidad haciendo caso omiso al ceda el paso y a mi presencia mientras el conductor se encendía un cigarro. Sí, ha pasado tan cerca que me ha dado tiempo a ver como tenía un mechero amarillo encendido en una mano y el cigarro en la boca. Lo triste es que no es la primera vez que me pasa, las he tenido peores, en otra ocasión el conductor fumaba y hablaba a la vez por el teléfono móvil mientras casi se me lleva por delante. Eso es arte, el arte de ponernos a todos en peligro, gracias campeón.

tabackSon muchos los conductores que circulan en sus coches o motos –cosa que considero aún más grave- con cigarros encendidos en sus manos y me sorprende al ver que la DGT aún no ha prohibido esta práctica que para mi parecer entraña un gran peligro. Todos sabemos que fumar es una adicción y toda adicción tiende a distorsionar la realidad. No me refiero a que veas alucinaciones ni nada de eso, pero el que fuma conduciendo puede prestar más atención al “placer” de fumar que mirar si cruza un niño o puede que la ceniza le caiga sobre su regazo y al sobresaltarse se lleve a un motorista por delante, porque no me negarán que este acto distrae lo mismo o incluso más que hablar por el teléfono móvil o poner una dirección en el GPS.

Así que ahora que puedo escribir y antes de que acabe en algún hospital por culpa de otro conductor fumador le pido a los señores de la DGT que recapaciten, se desentiendan de las presiones que puedan tener de los lobbies tabacaleros y regulen de una vez esta actividad al volante, ya que es muy triste comprobar cómo gente que es multada por este motivo -por unos agentes responsables y conscientes del riesgo que supone- recurran y se les retire la multa porque realmente no está penado.