Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘arte’

Lo guay es ser idiota

Por Miguel Gisbert

Dos chicas haciéndose un selfie (Gtres).

Las mayorías más visibles controlan el mundo o, al menos, los micromundos en los que se expresan. Lo hemos visto en la estrategia de Suecia para superar el acoso escolar. No actúan sobre el agresor para corregir su comportamiento ni sobre la víctima para que se defienda, sino sobre la mayoría expectante. Saben que son todos esos espectadores silenciosos los que pueden, con su opinión y reacción, influir de manera más eficiente en el agresor.

Pues bien, por desgracia parece que este efecto de influencia masiva está teniendo repercusiones negativas en la cultura, el arte y el conocimiento humano. Resulta muy común ver a los más jóvenes escuchar, o mejor dicho poner de fondo, música de base percutiva redundante, por no decir idéntica, y letras de aportación nula en el mejor de los casos o misógina en el peor.

Muy rara vez se puede ver a alguien salirse del estándar, decir que le gusta otro tipo de música, que utiliza el móvil para algo más que snapchat y selfies, que ve vídeos que duran más de dos minutos, incluso ve películas o lee libros. Resulta muy valiente apartarse del rebaño, ser el raro del grupo, opinar de temas que se salen de la simpleza o banalidad extremas. Parece que antes “interesante” era un adjetivo positivo y ahora es justo al contrario, se usa casi como insulto.

En algunos grupos, peligrosamente en algunos muy jóvenes, se pasa de idiota a pedante sin término medio, no se deja espacio a la curiosidad ni al enriquecimiento cultural o artístico. Parece que, como decía Carlos Ruiz Zafón en su novela La sombra del viento: “Este mundo no se morirá de una bomba atómica como dicen los diarios, se morirá de risa, de banalidad, haciendo un chiste de todo, y además un chiste malo”.

El pensamiento profundo no está de moda

Por Elena Trius Béjar

Fotograma del documental ‘La Llave Dalí’

Se inaugura una exposición: Dalí, Picasso, Sorolla… Acudimos en masa y recorremos los pasillos, extasiados con la colección. Nos hacemos ‘selfies’ y los colgamos en las redes. Sin embargo, se nos escapa un importante aspecto de este fenómeno: el reconocimiento de los artistas y sus obras responde a un mecanismo ideológico, casi siempre político.

El arte nunca es neutro. Los autores de renombre salen a discusión pública porque a alguien le interesa debatirlos. En las escuelas y universidades nosotros, profesores, podemos tender a reforzar las imágenes de siempre, a crear consumidores de cultura.

La superficialidad y el estereotipo facilitan que se nos manipule a través de las imágenes, a través del arte. El pensamiento profundo, adquirido a través de la lectura y la lentitud del estudio, no está de moda. ¿Será porque a algunos no les interesa?

 

El talento no solo se demuestra en las letras y números sino también en el arte

Por Santiago Aragón Guarné

Un niño escribiendo en su pupitre.

Un niño escribiendo en su pupitre.

Alex estudia ESO. Se queda lejos de los objetivos académicos marcados para su edad. Recibe clases de apoyo en matemáticas y lengua. En plástica, sin embargo, dibuja con rapidez y decisión.

El resultado siempre es muy original. No guarda simetrías, ni proporciones y sus trabajos tienen una gran fuerza expresiva. Sus caballos dan mil patadas a los del resto de la clase, que en la comparación pierden por relamidos. Con los colores, no duda, si pone rojo es porque, para él, allí sólo puede ir rojo.

Los dibujos de Alex, sí, el mismo que tiene evidentes limitaciones académicas, han abierto frente a mí una ventana que antes no existía. Por ella empiezo a asomarme, perplejo, a los Picassos que en el mundo han sido.

Salvaguardemos la calidad de nuestros oficios artísticos

Por Teresa Álvarez Sánchez

Esta semana se suceden las protestas ante la falta de profesorado en la Escuela de Arte La Palma, situada en el castizo barrio de Justicia, en el centro de Madrid. El lunes se paralizaron las clases y se realizó una protesta pacífica en la puerta de la Escuela para reclamar que se incorporen inmediatamente los 8 profesores que faltan. Después de un mes de iniciado el curso escolar, este año con la sorpresa de tener que pagar 180 euros de tasas, alumnado de bachillerato de Artes, y ciclos de formación superior se encuentran sin poder cursar algunas de sus asignaturas principales como dibujo artístico, vidrieras, ebanistería, etc.

La protesta terminó con la redacción de un escrito consensuado para llevar a la Consejería de Educación y la recogida de firmas entre el alumnado y vecinos y comerciantes del barrio que sienten simpatía por la escuela y los estudiantes de la misma pues forma parte del barrio. El martes se presentaron todas las reclamaciones en la Consejería. La escuela lleva sufriendo las consecuencias de los recortes desde el año pasado, donde los valiosos volúmenes que forman su biblioteca, muchos de ellos, descatalogados e imposibles de encontrar en otras bibliotecas o en el comercio, se quedaron sin la atención de la figura del bibliotecario, aliado imprescindible en la formación del alumnado.

España es un país con una larga tradición artística y uno de los mejores Patrimonios artísticos del mundo. Las Escuelas de Arte preservan ese buen “saber hacer” nuestro, al mismo tiempo que lo actualizan para resultar competitivos en los tiempos contemporáneos. No nos llevemos las manos a la cabeza ante la restauración aficionada del Ecce Homo y salvaguardemos la calidad de nuestros oficios artísticos. Son nuestra mejor marca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Publicidad gratuita de un contenido muy duro

Por L. D. B.

Escribo para mostrar mi indignación y repulsa ante un contenido publicado en su diario. Decirle que sigo desde el principio su periódico y siempre me ha parecido muy ameno y dinámico, hasta hoy. Hago referencia en concreto al artículo de la página 22 llamado ¡Esta película me da asco!, en la que ponen en primer lugar la película A serbian film. Si la intención del artículo es hacer entender cómo ciertas películas fueron injustamente censuradas siendo obras maestras, no entiendo ni por asomo cómo es posible que hayan incluido entre ellas dicha película.

Como si no tuviéramos bastante con los horribles acontecimientos de la vida real respecto a pornografía y maltrato infantil, asesinatos de niños a manos de sus padres, etc, encima hacen publicidad de algo tan asqueroso y repulsivo, que sólo cabe en la cabeza de alguien depravado y cruel (como es el director de dicha película), como es la violación (ficticia o no) de un recién nacido (sólo escribirlo me pone la piel de gallina). Gracias a su publicidad gratuita habrá miles de mentes enfermas y pederastas en potencia que buscarán ver la película.

Como verá no hago referencia a ninguna de las otras películas, algunas he visto y otras no, pero creo ninguna está al nivel de una imagen como la que relatan. Supongo que no les importará perder un lector, pero en su conciencia queda publicar cosas como esta alegando libertad de expresión. Libertad de expresión sí, por supuesto, pero también ética y respeto.