Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘adolescente’

El machismo entre los adolescentes

Por Candela Martínez Doceda

Pareja.

Imagen de una pareja paseando. (ARCHIVO)

Leí hace poco en la sección de cartas de los lectores de este periódico un texto que aludía a la necesidad de “prevenir desde la educación el dominio y el control que ejercen los adolescentes sobre sus parejas”. Lo cierto es que no podría estar más de acuerdo; lo incierto es que esta “lacra” no es que pueda continuar en la madurez si no se educa, es que aunque se haga, continuará existiendo.

Solamente cuando se reconozca la existencia del patriarcado y la necesidad de feminismo como herramienta de reconstrucción de los pilares sociales (lo cual dudo debido al factor de repelencia que, no entiendo todavía porque, arrastra dicha palabra), estas jóvenes seguirán viéndose ensañadas por su pareja machista. Y si no es suyo el golpe, lo será de cualquier otro que se vea apoyado por una cultura de desigualdad masiva.

Por la vida… de las mujeres nacidas

Por Mina Lisboa

Siento repugnancia al comprobar que la ideología más retrógrada de este país ha triunfado -esperamos que no de forma duradera- en la política, que nos afecta todos en nuestras propias vidas.

Los grupos llamados “pro-vida” en Francia, además, crecidos por este golpe, este maltrato a la mujer de hoy -que la de ayer no sufrió (lo cuál hace todo aún más triste: ¿seguiremos yendo hacia atrás? ¡No debemos consentirlo!)- se ven inspirados por la España rancia, profunda, misógina, machista-llena de mujeres, además, que profesan esta subcultura denigrante que ve a la única mujer auténtica como una madre múltiple y sacrificada. Ahora, salen a la calle exigiendo que el gobierno francés haga lo mismo que el español, que dé un salto atrás, porque “nada es irreversible”. Pero, ¿qué les pasa? ¿De verdad les importa más la vida de alguien que aún no existe que la de un ser que ahora mismo está vivo y de cuya felicidad y libertad quieren colgar una cadena que nos ate a una religión patriarcal y reaccionaria?

Manifestación en París en contra de la reforma del aborto impulsada por Gallardón. (Etienne Laurent / EFE)

Manifestación en París en contra de la reforma del aborto impulsada por Gallardón. (Etienne Laurent / EFE)

¿Qué clase de modelo es un proyecto de ley que, por solo poner un ejemplo de la vergüenza que supone, podría obligar a una adolescente que no se atreva a acusar a su propio padre de violación (y estas cosas suceden en esa institución que tienen en los altares llamada familia) a tener que pedirle autorización para abortar un hijo fruto de esta relación de violencia sexual e incesto?

Exijamos una enseñanza completa y sana de la sexualidad, incluyendo la salud sexual y reproductiva, en las aulas (esto es más importante que cualquier asignatura) por el bien de toda la sociedad. Exijamos que todos los anticonceptivos tengan un precio accesible o que sean gratuitos, y que la mujer pueda decidir, sin cortapisas, libremente, si quiere ser o no madre, abortando en caso de que todo lo demás haya fallado. Por la vida en libertad y en plenitud de todas nosotras, las mujeres nacidas;  porque la vida en esclavitud no merece la pena ser vivida.

Dona sentimientos

Por María José Marín

La lectura, para quien la inicia voluntariamente, marca un antes y un después en su vida. Yo, como lectora empedernida desde que era niña, no puedo más que aconsejarla como desahogo, escapatoria, afición y cualquier calificativo que haga referencia a la liberación del alma. Durante un tiempo fui recogiendo títulos y autores en mis estanterías. Pasados unos años, el verbo recoger fue sustituido por apilar para actualmente pasar a esconder.

Para explicarme mejor, con esconder me refiero a libros metidos en cajas debajo de la cama e incluso en el armario, todo esto, para poder tener un pequeño espacio vital en mi habitación. Hace unos días, me puse a ojear esos títulos que tenía en el olvido. Repasé notas al margen y palabras con su significado escrito en la letra ilegible de una niña de doce años, para darme cuenta así de que esas buenas costumbres quedaron donde esos libros, en cajas escondidas. Pasó un rato hasta que sentí que esos libros ya no me pertenecían. Eran historias que me habían hecho vivir momentos mágicos e inolvidables con cada uno de sus personajes y en cada una de sus páginas pero cada historia tiene su momento, cada personaje una edad, y cada situación un momento en tu vida.biblio

Sin pensarlo dos veces, hice una recopilación de aquellos que más me había marcado en mi niñez y adolescencia. Aparecieron títulos como Algún día cuando pueda llevarte a Varsovia de Lorenzo Silva, el cual me hizo comprender a la difícil edad de quince años que no todos los adolescentes gozamos de la misma suerte en la vida. No quedando satisfecha con este y ávida de más no tardé ni quince días en hacerme con el siguiente libro de la saga (datos que sé por mis anotaciones en dichos libros), La lluvia de París, que me teletransportó a una ciudad maravillosa que no conocía y aún hoy no conozco, pero que gracias a Lorenzo Silva la tengo en mi mente como si la hubiese recorrido día tras día junto a su protagonista. Así, durante más de una hora, logré reunir una veintena de libros, y sin pensarlo dos veces (para no arrepentirme), los metí en bolsas y me dirigí a la biblioteca pública más cercana para hacer mi pequeña aportación. Creo que aunque tuve que hacer un gran esfuerzo, posteriormente me sentí satisfecha. El saber que aquellos libros que lograron hacerme comprender, sonreír, llorar e incluso aleccionarme en el arduo camino de la vida podrán hacerlo con otras personas, me produce una satisfacción más que compensatoria. Por eso insto a todos a “reciclar” sus libros, a donar sentimientos, sonrisas, lágrimas y lecciones de vida, porque no hay mejor recuerdo que la amistad de un libro, corta pero intensa.