Entradas etiquetadas como ‘papel’

El físico que dejó la NASA y ahora es una eminencia del origami

Creaciones de Robert J. Lang - Imágenes: www.langorigami.com

Creaciones de Robert J. Lang – Imágenes: www.langorigami.com

Su carrera como físico de la NASA pertenece al pasado. En 2001, el estadounidense Robert J. Lang dejó su trabajo en la agencia espacial para centrarse al 100% en el origami, una pasión que había cultivado desde la niñez. La relación puede antojarse lejana, pero el arte japonés de doblar papel —sin cortes, pegamento o añadidos, sólo con dobleces— inspira y ayuda a ingenieros espaciales, arquitectos, matemáticos.

Autor de más de 600 diseños originales, algunos están entre los ejemplos más complejos que se hayan creado nunca, es un maestro mundial del origami. En el resumen biográfico de su página web, figura que en 1992 se convirtió en “el primer occidental” en ser invitado a la reunión anual de la Nippon Origami Association. Ha escrito libros, organizado talleres y dado conferencias sobre el arte japonés de plegar papel y su conexión con la ciencia, la tecnología o las matemáticas así como su aplicación sobre el diseño industrial.

Lee el resto de la entrada »

Retratos en 360º, robóticos y artesanales

'Portrait 360º' - Gianluca Traina

‘Portrait 360º’ – Gianluca Traina

Entre la imagen digital y la técnica manual, las piezas de Gianluca Traina (Palermo, 1984) son tentadoras para el sentido del tacto. Dan ganas de examinar con los dedos las texturas cuadriculadas que envuelven las cabezas desnudas.

Los ojos pueden estar en la nuca y el pelo ennegrecer las facciones, es posible que el rostro esté aplanado en un lateral de la cabeza en lo que su autor llama “una inusual rotación de la cara“. Las obras del artista italiano son futuristas de un modo surreal, robotizadas y también artesanales.

Lee el resto de la entrada »

Yrjo Edelmann, el arte del regalo mal envuelto

'Magnetic properties II' - Yrjo Edelmann - Foto: GKM

‘Magnetic properties II’ – Yrjo Edelmann – Foto: Galleri GKM

Paquetes mal envueltos, con el papel de regalo mellado tras algunos intentos fallidos, cuerdas y pequeños trozos de celo sujetando los dobleces con torpeza… Las obras de Yrjo Edelmann (Helsinki – Finlandia, 1941) recuerdan la inexperiencia de muchos para envolver regalos, desenmascaran la ternura del error. El artista huye de la seriedad y la solemnidad… y sin embargo sus pinturas sólo pueden provocar asombro por lo perfecto del trampantojo.

Considerado en Suecia —su país de residencia— una de las grandes figuras nacionales de la pintura actual, es capaz de engañar a la percepción imitando las tres dimensiones: en la inmaculada sala de una galería, los lienzos parecen paquetes pegados a la pared, interrumpiendo la planicie blanca con abultadas manchas de color metalizado.

Lee el resto de la entrada »

La revista de arte y cultura ‘Polpettas’ busca pasar al papel

Portada del número cero de 'Polpettas' © Polpettas Mag

Portada del número cero de ‘Polpettas’ © Polpettas Mag

Hay muchos mundos que contar, muchas vidas, y un número indeterminado de creaciones, más o menos artísticas. Y detrás de todo esto, hay personas, personas que creen en lo que hacen, y hacen todo lo posible.

El enunciado declarativo pletórico de ilusión corresponde a las intenciones editoriales de Polpettas, una web con cierta veteranía (cuatro años en la red) que ahora se lanza a la azarosa aventura de la impresión física en papel. La promotora-directora de la publicación es la joven italiana residente en Madrid Margherita Visentini, nacida en Verona, licenciada por la universidad de Bolonia y amante del arte, la creación y los viajes —aunque a veces, según confiesa con humor, sean trayectos entre su casa y el supermercado—.

Mediante una campaña de crowfunding que culmina el 30 de octubre, Visentini quiere hacer tangible un sueño: editar en formato físico un número cero de la revista y, de tener éxito, convertir la publicación en bianual. Se trata de un compendio selectivo de los mejores artículos, entrevistas y reseñas de la web —dedicada a arquitectura, arte, diseño, ilustración, fotografía, vídeo y creación literaria— al que añadirán contenidos especiales para el número inaugural en papel. La editora desea que la revista se sitúe “a medio camino entre una colección de entrevistas y un libro de arte”.

Lee el resto de la entrada »

Muere Irving Harper, el último gran diseñador estadounidense de los cincuenta

El salón de la casa de Irving Harper - www.hermanmiller.com

El salón de la casa de Irving Harper – www.hermanmiller.com

Su hogar desde 1983 —la antigua casa de un granjero, construida en el siglo XIX— transmite elegancia en cada objeto que contiene: cada rincón es un ejemplo de buen gusto libre del esnobismo y de la artificiosidad hipster que aqueja en el presente a tantos pseudoamantes del buen diseño.

Irving Harper (1916-2015) murió el 4 de agosto a los 99 años en la exquisita vivienda campestre que habitaba, en Rye (Nueva York). Creador de muebles y objetos tan bellos como prácticos, era el último gran diseñador vivo de una generación que en los años cincuenta salía de la II Guerra Mundial estimulando a la clase media estadounidense con artículos de una belleza minimalista y limpia.

Lee el resto de la entrada »

Rogan Brown, ‘escultor’ de bacterias y microorganismos

'Cut Microbe' - © Rogan Brown

Cut Microbe’ – © Rogan Brown

Ver un mundo en un grano de arena
Y un cielo en una flor salvaje
Sostener el infinito en la palma de tu mano
Y la Eternidad en una hora

El artista angloirlandés Rogan Brown cita al poeta e ilustrador inglés William Blake (1757-1827) para explicar un cuerpo de trabajo asombroso y complejo, “esculturas de papel” basadas en visiones microscópicas de microorganismos y cultivos de laboratorio.

Corta con tijeras y cuchillas, disecciona hoja por hoja produciendo capas que superpone, pela y agujerea. Raices, fósiles, corales, los nervios de una hoja, conchas marinas, amebas, esporas y virus son claras inspiraciones para Brown, que se deja seducir por la “arquitectura de la naturaleza y el crecimiento orgánico”. Al igual que el angelical Blake, es un observador apasionado de los sutiles movimientos de la naturaleza, “la textura de una piedra, el movimiento del agua, la complejidad de las formas de las plantas o la estructura geológica de paisajes enteros”.

'Cut Stem' - © Rogan Brown

‘Cut Stem’ – © Rogan Brown

El proceso al que se somete es lento, puede durar meses, pero sabe que esa es la única manera en que se deben reproducir texturas y patrones tan delicados: “el acto lento de cortar” repite el proceso progresivo y lento que “domina la naturaleza”, “el crecimiento y la decadencia”. No escoge el papel sólo como medio, sino como filosofía, porque reúne las “cualidades paradógicas que vemos en la naturaleza”, es frágil y duradero, resistente y al mismo tiempo delicado.

Acaba de presentar su obra más reciente, Cut Microbe (Microbio cortado), una obra en la que ha invertido cuatro intensos meses, que mide más de 112 centímetros de largo y es “medio millón de veces más grande” que una bacteria original.

Con la ampliación, Brown se ha tomado la libertad de añadirle detalles, pero las características principales corresponden a la realidad de bacterias como la Escherichia coli (E.coli) y la salmonela. Un halo de apéndices “como tentáculos” le permite desplazarse y las marañas de finos hilos sirven para que el microorganismo se adhiera a las paredes del intestino.

Helena Celdrán

'Cut Pod' - © Rogan Brown

‘Cut Pod’ – © Rogan Brown

'Growth' - © Rogan Brown

‘Growth’ – © Rogan Brown

'Blossom Fossil' - © Rogan Brown

‘Blossom Fossil’ – © Rogan Brown

Detalle de 'Cut Microbe' - © Rogan Brown

Detalle de ‘Cut Microbe’ – © Rogan Brown

Maude White transforma el papel en frágiles estructuras

Maude White

Maude White

“Guardo un gran respeto por el papel. Cuando corto, el material fino y membranoso me revela su fuerza. (…) El papel está en todas partes y ha estado contando historias durante siglos. Respetándolo y honrándolo por lo que es y no considerándolo como un paso previo a algo más grande, siento que comunico algo del placer que me produce”.

Es capaz de reducir el folio a un esqueleto. La estadounidense Maude White (Búfalo – Nueva York, 1986) transforma el papel en finos laberintos, en redes enrevesadas como mapas urbanos. Cuando muestra ante la cámara sus trabajos, sostiene las frágiles estructuras, a veces sólo levantándolas ligeramente de la superficie con la yema de los dedos, para demostrar que son carcasas sin relleno.

Enamorada de su técnica, lo que más le gusta de ella es crear espacios negativos, convertir los huecos en la parte más importante de la obra. Desde pequeña quiso encontrar “lugares ocultos”, detalles secretos en el mundo que nos rodea: en su página web, confiesa que siempre creyó que si uno mira un objeto con detalle, puede ver algo que hasta ese momento había pasado desapercibido y resulta ser incluso precioso.

Maude White

Maude White

Su destreza le permite reproducir largas melenas de personajes femeninos, el trazado único de unas huellas dactilares, plumas de aves, aglomeraciones de burbujas de jabón, colibríes y halcones aprovechando mapas viejos…

Cuando corta papel, tiene la sensación de estar revelando uno de esos “espacios secretos” que buscaba de niña, como si lo que moldeara con tijeras y cuchillas siempre hubiera estado allí, esperando a que ella lo descubriera. “No creo por amor al arte, sino por amor al papel, para hacer visibles las historias que cada pieza de papel intenta comunicarnos”.

Helena Celdrán

'Violin Piece' - Maude White

‘Violin Piece’ – Maude White

Maude White

Maude White

Maude White

Maude White

'Bubble Girl' - Maude White

‘Bubble Girl’ – Maude White

'Red-Tailed+Hawk' - Maude White

‘Red-Tailed+Hawk’ – Maude White

Combinando la brutalidad de la guillotina y la delicadeza del papel

'Paper Cuts' en Amsterdam - Mandy Smith/Hal Kirkland

‘Paper Cuts’ en Amsterdam – Mandy Smith/Hal Kirkland

En lugar de una cuchilla, lo que corta el cuello es un papel afilado que incluso se deforma por el impacto contra la nuca. Aunque el ajusticiado sabe que no corre peligro, son inevitables los nervios unos segundos antes, los actos reflejos y la sonrisa que trata de ocultar cierta inquietud. Algunos confiesan después que experimentaron cierto miedo.

La artista del papel Mandy Smith y el publicista Hal Kirkland colaboran en la escultura interactiva Paper Cuts (Cortes de papel), una pieza que transforma la sordidez de la guillotina en un acto lúdico. El dúo artístico británico da “un nuevo giro al infame aparato” y a la vez despierta “la fascinación natural de la gente por lo macabro”. Tras su debut en Amsterdam en marzo, recientemente expusieron la guillotina en el festival de diseño gráfico Pick Me Up que se celebró en el centro Somerset House de Londres y ahora planean anunciar más fechas en diferentes ciudades.

En ambas ocasiones invitaron a los visitantes a ser guillotinados: los voluntarios escribían previamente sus “últimas palabras” en una tarjeta y luego introducían la cabeza en la estructura de papel de 3,8 metros de alto. Smith y Kirkland añadieron una cámara que enfocaba al rostro del voluntario y que capturaba el momento justo en que la cuchilla caía. La colección de fotos de “expresiones faciales” (con las que también hicieron gifs animados) está disponible en la página web del proyecto. Para curar las posibles heridas, los participantes podían ponerse una tirita blanca en la nuca.

'Paper Cuts'

‘Paper Cuts’

Desde su niñez, Smith asegura haberse sentido impresionada por la idea del ajusticiamiento interpretado como un espectáculo al que hace siglos en Europa acudía toda la familia. La guillotina tiene además un fuerte componente histórico: aunque la decapitación se realizaba con instrumentos similares desde por lo menos el siglo XIII, el invento se identifica automáticamente con la Revolución Francesa —iniciada en 1789— y en particular con su etapa más sangrienta —el reinado del Terror, de 1793 a 1794—. Además de los célebres ajusticiamientos del rey Luis XVI y la reina consorte María Antonieta de Austria, se calcula que entre 35.000 y 40.000 personas murieron en Francia acusadas de estar involucradas en actividades contrarrevolucionarias, muchas de ellas fueron ejecutadas en la guillotina. Por lo demás, el instrumento fue utilizado para aplicar la pena de muerte en Europa en algunos países hasta avanzado el siglo XX, como es el caso de la República Democrática de Alemania, que dejó de guillotinar en 1969.

La artista comenzó a jugar en su mente con la creación de una serie de “aparatos mortales” que pudiera representar en su medio (el papel), contradiciéndo la fragilidad y la belleza de una creación en papel con la brutalidad extrema de un invento cuyo único fin es matar. Kirkland sugirió que reprodujera la guillotina a tamaño real para permitir que una obra en papel (normalmente demasiado delicada para que la pueda tocar el público) pase a ser interactiva.

Helena Celdrán

'Paper Cuts' - Mandy Smith/Hal Kirkland

‘Paper Cuts’ – Mandy Smith/Hal Kirkland

La guillotina de 'Paper Cuts' - Mandy Smith/Hal Kirkland

La guillotina de ‘Paper Cuts’ – Mandy Smith/Hal Kirkland

'Paper Cuts' en Londres - Mandy Smith/Hal Kirkland

‘Paper Cuts’ en Londres – Mandy Smith/Hal Kirkland

El set de anatomía que puedes descargar de Internet

'Paper Torso' - Horst Kiechle

Hacen falta más de 700 pasos y se recomienda utilizar un papel con suficiente gramaje (más de 150 gramos) para crear el poliédrico torso blanco con todos los órganos en su interior. “El proceso no es difícil, pero sí lleva mucho tiempo”, avisa su autor a los osados que quieran emplearse en la tarea de construirlo.

El artista alemán Horst Kiechle —que se define así mismo como “arquiescultor”— diseñó y construyó para el laboratorio de ciencias del Colegio Internacional de Nadi, en la isla de Fiji (donde ahora reside) un complejo torso de papel que tiene en su interior todos los órganos en piezas separadas y separables del cuerpo, medidos a la perfección para adaptarse entre sí.

Estómago, corazón, pulmones, riñones, hígado, pancreas, vejiga e intestinos. Todo encaja y se convierte en una masa blanca que se exhibe dentro de la enorme cavidad al descubierto. Cada pequeño componente de Paper Torso tiene líneas discontinuas que hay que doblar, pestañas para pegar las piezas entre sí y números y letras que aclaran el modo en que se deben unir.

Lo que comenzó como un proyecto escolar terminó provocando el interés en Internet y Kiechle recibió numerosas peticiones para que hiciera públicas las plantillas. Junto a las instrucciones y los esquemas, las ha colgado en formato PDF para que cualquiera pueda descargarlas y fabricar con folios Din A-4 su propio set de anatomía: “En el espíritu en el que empezó este proyecto, todo está disponible gratis. Si consigues completar algún órgano y/o el torso, apreciaría que me mandaras un correo electrónico con algunas imágenes del resultado”.

Helena Celdrán

Paper Torso - Horst Kiechle

Paper Heart

Paper Intestines

Paper Lungs

Esculturas que se retuercen y se deforman

Escultura de papel de Li Hongbo

Escultura de papel de Li Hongbo

“Este es el origen directo de mi trabajo” dice el artista Li Hongbo (Jilin-China, 1974) sujetando un farolillo rojo, típico en las celebraciones y festividades chinas. La humilde guirnalda encierra un mecanismo ancestral que convierte un conjunto de láminas finas de papel en un objeto redondeado y frágil, sorprendente a la vista y gustoso al tacto.

El artista se hizo un experto en tipos de papel cuando trabajaba en una editorial, escogiendo el gramaje y el acabado adecuados para los títulos que se iban a publicar. Hongbo conocía técnicas de arte popular y también tenía experiencia como artista experimental: la mezcla resultó en las sorprendentes obras, entre bellas y turbadoras, que realiza ahora.

“Mis esculturas se pueden estirar, extenderse, retorcerse, doblarse, contraerse…”. Aparentemente canónicas, las piezas del autor esperan a ser “movidas”. Hongbo agarra con las manos la parte superior de la cabeza de uno de sus bustos y la estructura se deforma, se alarga como un acordeón, provocando el desconcierto en el espectador, que hasta ese momento está seguro de estar ante una escultura de piedra o madera.

Con una plancha de metal a la que aplica pegamento sólo en ciertos puntos, une papeles hasta que la columna es lo suficientemente alta para esculpirla como si se tratara de un bloque de yeso. Una figura humana de cuerpo entero —como la que Hongbo muestra en su taller— contiene unas 20.000 láminas. El autor necesita meses sólo para preparar la superficie en la que después perfila los detalles con una sierra circular.

Helena Celdrán