Entradas etiquetadas como ‘biología’

Fotografía microscópica en 1909

'Nature through Microscope and Camera'

Arthur E Smith permanece a un extremo de la cámara de un inusualmente largo fuelle extendido como un túnel. En el objetivo hay un microscopio colocado en horizontal. El aparataje parece un chiste o un experimento peregrino, pero el hombre sabe bien lo que hace.

Las imágenes pertenecen al libro Nature through Microscope and Camera (La naturaleza a través del microscopio y la cámara), con textos de Richard Kerr y publicado en Londres en 1909. La obra —en el vínculo del título se puede descargar entera—  forma parte de los primeros avances en el intento por capturar en imágenes lo prácticamente invisible al ojo humano: fitoplancton, la lengua de una abeja, el bacilo del tétanos, el ácaro del queso…

'Nature through Microscope and Camera'

“En ningún caso se ha recurrido a los retoques”, se apresura a decir Kerr en el texto introductorio. Arthur E Smith —del que casi nada se sabe, al igual que sucede con su socio— se convirtió en un pionero de la micrografía con un método de aspecto rocambolesco, pero efectivo y lógico según la tecnología de la época. Realizó 65 imágenes “en placas de 12×10”, utilizando “el microscopio y la cámara combinados como un instrumento”. Su propuesta era tan lógica como sencilla y los resultados son satisfactorios.

En el tomo, el autor menciona que en 1904 las imágenes fueron expuestas en la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural y que sirvieron de ayuda a “estudiantes de biología general y medicina”. El tamaño de la cámara debía resultar exagerado incluso entonces, porque siente la necesidad de justificarse especificando que es la mejor manera de obtener imágenes directas de un tamaño aceptable para la investigación: “Cuando se hacen ampliaciones de negativos pequeños, no hay ganancia material en cuanto a nuevos detalles”.

Helena Celdrán

'Nature through Microscope and Camera'

'Nature through Microscope and Camera'-169-ok

'Nature through Microscope and Camera'

'Nature through Microscope and Camera'-272-ok

'Nature through Microscope and Camera'

'Nature through Microscope and Camera'

'Nature through Microscope and Camera'

'Nature through Microscope and Camera'

‘Bioplastic Fantastic’, plásticos que producen vitaminas, azúcar, proteínas…

'Bioplastic ffantastic' - Johanna Schmeer

Tienen aspecto de organismos, son redondeados, algunos parecen marinos y los colores y texturas los hacen extrañamente apetecibles de palpar. En Bioplastic Fantastic los plásticos evolucionan y producen mediante procesos biológicos agua, vitaminas, azúcar, grasas, fibra, proteínas y minerales. No se trata de una idea artística, realmente son capaces de generarlos.

Johanna Schmeer expresa con sus trabajos un interés por la influencia “social, ética y cultural” de las nuevas tecnologías en nuestra vida diaria y con este proyecto explora las innovaciones en el campo de la bio y nanotecnología. La creación de células artificiales capaces de copiar diferentes funciones de la célula biológica y el uso de los polímeros en la biomédica son una realidad que la diseñadora alemana traslada al entorno del hogar especulando “sobre el futuro diseño y uso de productos domésticos hechos de bioplásticos modificados con enzimas“.

'Bioplastic Fantastic' - Johanna Schmeer

Los siete objetos creados por Schmeer proporcionan “todos los nutrientes y la energía necesarios para la supervivencia de un humano” a partir de un proceso de fotosíntesis artificial. Los ha llamado según el organismo que contienen: Pseu (compuesto de pseudomonas) extrae agua del aire, Lact (compuesto de bacterias del ácido láctico) produce vitaminas, Cyan (compuesto de cianobacterias) produce azúcar y oxígeno…

En un vídeo que acompaña a la presentación del proyecto, la autora maneja las extrañas creaciones que oscilan “entre el producto y el organismo”. Las parte y extrae líquidos de ellas como si fueran frutos exóticos, se introduce las sustancias en la boca siempre pendiente del resultado estético de sus acciones.

Helena Celdrán

'Bioplastic Fantastic' - Johanna Schmeer

'Bioplastic Fantastic' - Johanna Schmeer

'Bioplastic Fantastic' - Johanna Schmeer

'Bioplastic Fantastic' - Johanna Schmeer

'Bioplastic Fantastic' - Johanna Schmeer

El set de anatomía que puedes descargar de Internet

'Paper Torso' - Horst Kiechle

Hacen falta más de 700 pasos y se recomienda utilizar un papel con suficiente gramaje (más de 150 gramos) para crear el poliédrico torso blanco con todos los órganos en su interior. “El proceso no es difícil, pero sí lleva mucho tiempo”, avisa su autor a los osados que quieran emplearse en la tarea de construirlo.

El artista alemán Horst Kiechle —que se define así mismo como “arquiescultor”— diseñó y construyó para el laboratorio de ciencias del Colegio Internacional de Nadi, en la isla de Fiji (donde ahora reside) un complejo torso de papel que tiene en su interior todos los órganos en piezas separadas y separables del cuerpo, medidos a la perfección para adaptarse entre sí.

Estómago, corazón, pulmones, riñones, hígado, pancreas, vejiga e intestinos. Todo encaja y se convierte en una masa blanca que se exhibe dentro de la enorme cavidad al descubierto. Cada pequeño componente de Paper Torso tiene líneas discontinuas que hay que doblar, pestañas para pegar las piezas entre sí y números y letras que aclaran el modo en que se deben unir.

Lo que comenzó como un proyecto escolar terminó provocando el interés en Internet y Kiechle recibió numerosas peticiones para que hiciera públicas las plantillas. Junto a las instrucciones y los esquemas, las ha colgado en formato PDF para que cualquiera pueda descargarlas y fabricar con folios Din A-4 su propio set de anatomía: “En el espíritu en el que empezó este proyecto, todo está disponible gratis. Si consigues completar algún órgano y/o el torso, apreciaría que me mandaras un correo electrónico con algunas imágenes del resultado”.

Helena Celdrán

Paper Torso - Horst Kiechle

Paper Heart

Paper Intestines

Paper Lungs

Accesorios de cocina carnosos

'Azucarero perceptivo' - Christine Chin

‘Azucarero perceptivo’ – Christine Chin

En los utensilios de cocina imaginarios de Sentient Kitchen (Cocina sensitiva) los útiles habituales están transformados, mezclados con partes del cuerpo que de algún modo siempre se refieren a la función original del objeto. La jarra de leche está cubierta por pezones, el salero tiene en su parte superior una boca que localiza la sal en la punta de la lengua, las tazas tienen una oreja en lugar de asa.

Christine Chin, la autora de la colección de objetos entre surrealistas y humorísticos (y, por suerte, sólo conceptuales) muestra en sus proyectos un interés por la inteligencia artificial y la modificación genética.

'Salero sensible'

‘Salero sensible’

Los “accesorios de cocina carnosos” son un comentario sobre la tecnología y la biología. La artista declara que las máquinas cada vez son más inteligentes y complejas, pero sus avances son un reflejo de los mecanismos que emplea nuestro cuerpo: ” (Estos objetos) son parte de los ingenios naturales más inteligentes. ¿Qué mejor forma de echar sal que a través de un órgano que está altamente desarrollado para saborear? ¿Por qué no aprovecharse de la relación única de la glándula mamaria y la leche?”

Los inventos imaginarios de Chin son clásicos en cualquier hogar y verlos recubiertos de esa especie de silicona color carne resulta desasosegante. Todos tienen pelos —tal vez para que no olvidemos la condición humana del tejido— y algunos cuentan con elementos que se mueven o inician un proceso.

El ojo que observa bajo la tapa del azucarero (unida al recipiente mediante un supuesto nervio óptico) parpadea y se mueve, aunque con “una mirada que no juzga” cuantas cucharadas le echas al café. La artista ha fotografiado y grabado cada creación del proyecto y algunos vídeos están disponibles online, para que el espectador pueda comprobar la actitud del objeto. El vídeo de los cachorros de gato buscando la leche de los pezones de la jarra es especialmente cómico.

Helena Celdrán

'Molinillo-orificios nasales'

‘Molinillo-orificios nasales’

La taza que sabe escuchar

La taza que sabe escuchar

Pinzas dentadas'

Pinzas dentadas’

'Jarra de leche'

‘Jarra de leche’

'Cucharas de degustación'

‘Cucharas de degustación’

Fotografías hechas con bacterias

Bacteriografías - Zachary Copfer

Bacteriografías – Zachary Copfer

“Creo en la belleza y en la poesía que residen en las teorías entretejidas por los científicos. Con la unificación de arte y ciencia, esos tesoros pueden ser explorados en su totalidad y hacerse más accesibles”.

El estadounidense Zachary Copfer es microbiólogo. Se enamoró de la ciencia porque le resultaba inspiradora. Estudiar biología le daba el conocimiento para darse cuenta de la complejidad de los sistemas que nos rodean: “Cuanto más aprendía, más perplejo me quedaba. La ciencia me revelaba la belleza del universo. Empecé a entender mejor y a apreciar mi lugar entre todas las partículas flotantes del espacio”.

Desde hace unos meses, Copfer desarrolla una técnica que ideó durante la carrera, con un nuevo medio que combina el proceso fotográfico con los procedimientos de la Microbiología.

Para positivar las imágenes, ha sustituido la ampliadora por una fuente de radiación. En lugar de papel fotográfico, utiliza una placa de Petri, una bandeja transparente provista de una tapa, ideal para el cultivo de microorganismos. En el fondo del recipiente, Copfer crea una emulsión bacteriana que forma una capa uniforme de color arcilloso.

La primera colección de “bacteriografías” que ha obtenido la componen cuatro retratos. My Favorite Scientist Series ( Mis científicos favoritos) muestra a Leonardo da Vinci, Charles Darwin, Pablo Picasso y Albert Einstein. La selección no se ciñe en exclusiva a la ciencia. Los cuatro personajes destilaron creatividad además de capacidad intelectual.

Reconvertido recientemente en “artista haciéndose pasar por microbiólogo”, Copfer sintió que la ilusión y el romanticismo que le provocaba la ciencia se desvanecían tras licenciarse, trabajando día tras día en un laboratorio. Quería seguir indagando en las posibilidades de la ciencia de un modo creativo y empezó a aficionarse a la fotografía. Ahora, en su página web, experimenta para encontrar la fusión entre ciencia y arte y no se conforma con “una mera intersección casual”.

Helena Celdrán

El arte que vive en la ciencia

Narval

Narval

La ciencia se presenta ante nosotros, pobres mortales ignorantes, como la magia de nuestros tiempos.

Es el remedio a una carencia, la cura a la enfermedad, el remedio a cualquier incomodidad. Es un ejemplo diario de la dictadura de lo práctico.

Pero en la exactitud y la supuesta frialdad del análisis hay pliegos escondidos.

Los que huímos del pensamiento científico no podemos evitar caer hechizados ante la composición plástica de las células, la herencia genética explicada con los pétalos de las flores o la imagen entre mitológica y temible del narval, ni más ni menos que una ballena unicornio.

Ilustration de anatomía - Jacques Fabian Gautier d'Agoty (1717-1785)

Ilustration de anatomía - Jacques Fabian Gautier d'Agoty (1717-1785)

Hoy traigo a la sección de Obsesiones un microblog -una de esas cuentas alojadas en Tumblr que juegan a ser un cuaderno de recortes virtual– no por su carácter divulgativo, sino por la calidad artística de las láminas de grabados y acuarelas que el autor selecciona.

Scientific Illustration reune dibujos de tratados médicos del siglo XIX, archivos de biblioteca, volúmenes enciclopédicos, notas de campo y arte relacionados con la ciencia.

Nada más abrir la página, el color marrón-cartón de fondo evoca el olor de las páginas de los libros viejos.

El microblog de ilustraciones científicas es una tira de imágenes sin relación una con otra, pero con el vínculo común de la curiosidad, esa sensación que nos hace sentir vivos y tan pequeños al mismo tiempo.

En una visita al azar a Scientific Illustration puedes encontrar material tan diverso y apasionante como éste:

  • Polillas y gusanos de color tierra compartiendo apretados el espacio de una lámina explicativa.
  • Una cabeza humana seccionada por la mitad, con los apagados pero intensos tonos cálidos de la anatomía.
  • Micromundos marinos amplificados hasta que cada criatura parece una máquina terrorífica.
  • Antiguas acuarelas de las auroras boreales.
  • La noticia, junto al grabado de un roedor, de que siete nuevas especies de ratón han sido descubiertas el mes pasado en una montaña remota de Filipinas.
Anatomía del corazón - Vincenzo Michele Giacinto Malacarne (s. XVIII)

Anatomía del corazón - Vincenzo Michele Giacinto Malacarne (s. XVIII)

Permítanse pasar por allí un rato para despertar su mente de las tontas trifulcas diarias, recordar que los seres humanos somos egocéntricos y no vemos más allá de nuestras narices, ingnorando a las demás especies, al planeta que habitamos e incluso a los procesos biológicos que tienen lugar bajo nuestra piel.

Helena Celdrán