Entradas etiquetadas como ‘anatomía’

¿Y si le hacemos un escáner a una calabaza?

Una de las imágenes del TC de la calabaza - Foto: randomfootage.homestead.com/pumpkinctscan.html

Imagen del TC de la calabaza – Foto: randomfootage.homestead.com/pumpkinctscan.html

Con la tomografía computarizada (TC) se obtienen imágenes del cuerpo humano seccionado para alcanzar diagnósticos más precisos. Los rayos equis no se proyectan como en una radiografía, sino que giran en torno al cuerpo y se procesan en un ordenador. Hay una belleza cósmica en cada imagen, son pruebas de los bailes apretados de vasos sanguíneos, tejidos blandos y huesos, verdaderas fotos de grupo de la complejidad de nuestro cuerpo.

En una de esas asombrosas cabinas fotográficas de nuestras entrañas, a un radiólogo se le ha ocurrido meter una calabaza. Firma sólo como Alan, su nombre de usuario en Twitter es @GammaCounter, dice vivir en Chicago y ser “radiólogo y exbiólogo molecular”, no mucho más se sabe de él. “Me gusta escanear de manera ocasional cosas no humanas. (…) En una universidad de Gales ya se había escaneado una calabaza (…) en 2012. (…) Decidí que también tenía que ir a por ello y pensé que seríamos capaces de producir algunas muy buenas imágenes con parámetros optimizados”.

Lee el resto de la entrada »

La anatomía mentirosa de un oso de peluche

'Ursulus melias' y el oso original utilizado por la artista - © 2016 Stephanie Metz

‘Ursulus melias’ y el oso original utilizado por la artista – © 2016 Stephanie Metz

Con los ojos todavía sin abrir, el feto de oso descansa en un frasco, suspendido por una solución para conservarlo para siempre así, listo para su estudio. El rostro es sin embargo demasiado enternecedor, lo que todos esperaríamos de un cachorro vista desde el filtro de los dibujos animados. En las calaveras también hay implícita una ternura irreal, las delatan las orejas, dos encantadores apéndices oseos.

“Los ositos de peluche al principio parecen triviales”, advierte Stephanie Metz, la autora de las disecciones y autopsias. La artista estadounidense crea estas falsificaciones de la naturaleza fieltrando la lana hasta que resulta en una masa compacta.

Lee el resto de la entrada »

Un manual de 1586 que compara a humanos y animales

'De humana physiognomia' - Giovanni Battista della Porta

‘De humana physiognomia’ – Giovanni Battista della Porta

Al conocer la trayectoria del italiano Giambattista della Porta (1535–1615), heredero inmediato de la curiosidad renacentista de Leonardo da Vinci, cuesta creer que pudiera abarcar tanto, destacar en disciplinas tan variadas.

Lee el resto de la entrada »

‘Vestigios íntimos’, muebles ‘fundidos’ con el cuerpo humano

'Intimate Vestiges' (Installation) - Fiona Roberts

‘Intimate Vestiges’ (Installation) – Fiona Roberts

En la sala poco amueblada dominan tonos rosáceos, pálidos y hogareños. Dan ganas de quitarse los zapatos sentándose en la silla tapizada de estilo neoclásico, tirarse a leer en una alfombra que promete ser mullida y más tarde tumbarse en la cama deshecha. Cada objeto de la estancia está unido a la anatomía humana de un modo que supera el contacto corporal. Intimate Vestiges (Vestigios íntimos) es una colección de piezas de la artista australiana Fiona Roberts, convencida de que nuestro hogar y nuestro cuerpo son como antiquísimos “palimpsestos“, manucritos reutilizados en los que todavía se adivinan los restos de lo que había escrito antes. Lee el resto de la entrada »

Porcelanas ‘repulsivas’ que sin embargo necesitas tocar

'Luba' - Jason Briggs

‘Luba’ – Jason Briggs

Carne de gallina, arrugas, redondeces, pliegos, apéndices, lunares, vello… Aunque las esculturas sean masas irreconocibles, cada elemento que representa resulta familiar, evoca una anatomía. Son visiones tan repulsivas como atrayentes, la primera reacción tal vez sea acercar la mano; la segunda, poner una mueca de disgusto.

Jason Briggs reconoce su enganche con el tacto y embauca al espectador para que sienta la misma “compulsión por tocar” las obras. “Más allá de las inspiraciones externas está ese impulso básico, primario. Reconozco —y actuo en consecuencia— mi profundo deseo de apretar, dar, estrujar, acariciar y pellizcar. Quiero que mis piezas provoquen una tentación similar”.

Lee el resto de la entrada »

De diseñador y fabricante de prótesis a escultor “biomédico”

'Bellona' - Christopher Conte - Foto: Liza Conlin

‘Bellona’ – Christopher Conte – Foto: Liza Conlin

Bellona, una de las últimas creaciones del artista, es una hermosa araña metálica de formas redondeadas. Tiene un armazón con ornamentos de volutas realizados por un grabador artesano, si se le da la vuelta una esfera de cristal en la parte que corresponde al cuerpo descubre un delicado mecanismo.

"Steam of Consciousness" - Christopher Compte - Foto: Sirris

‘Steam of Consciousness’ – Christopher Compte – Foto: Sirris

Christopher Conte, nacido en Noruega y criado en Nueva York, se especializó en la fabricación de prótesis y pasó 16 años creando extremidades artificiales para amputados. En el tiempo que se dedicó a su profesión no olvidó su formación como artista y diseñador en el Instituto Pratt de Brooklyn: en segundo plano, creaba de modo artesanal “esculturas biomédicas” que sintetizaban su pasión por la biomecánica, la anatomia y los robots. En 2008, dio el salto y decidió trabajar como artista a tiempo completo.

A pesar de presentar con lujo de detalles imitaciones de columnas vertebrales, articulaciones y minuciosos conjuntos de engranajes; la mayoría de sus obras no se mueven por sí solas. El autor (un admirador de las antigüedades y también del modo en que la robótica recrea a la naturaleza) considera más importante expresar la certeza de que podrían ponerse a funcionar y moverse sin necesidad de mostrarlas activas.

Aún así hay piezas como Steam of Consciousness (Vapor de conciencia) que sí disponen de una maquinaria en funcionamiento: la realista calavera de poliuretano (con ojos sin párpados que inevitablemente siempre parecen expresar asombro) va acompañada de una máquina de vapor en miniatura.

Las exquisitas piezas de Conte se venden rápido y la mayoría forman parte de colecciones privadas. Hay escarabajos hechos a partir de máquinas de coser, arañas fabricadas con agujas de tatuar, corazones mecánicos con tuercas dentadas y correas… El artista se enorgullece de usar su herramienta rotatoria como instrumento principal y de elaborarlas todas sin acudir a la alta tecnología, si es necesario lijándolas a mano para darles el acabado que merecen.

Helena Celdrán

'Cardiac Arrest' - Christopher Comte - Foto: © 2012 Liza Conlin and Sirris

‘Cardiac Arrest’ – Christopher Comte – Foto: © 2012 Liza Conlin and Sirris

'Bellona' - Christopher Conte - Foto: Liza Conlin

‘Bellona’ – Christopher Conte – Foto: Liza Conlin

'Victoria' - Christopher Conte - Foto: Sirris and Liza Conlin

‘Victoria’ – Christopher Conte – Foto: Sirris and Liza Conlin

'Vipera Berus' - Christopher Conte - © 2011 Dennis Blachut

‘Vipera Berus’ – Christopher Conte – © 2011 Dennis Blachut

'Precognitive (a.k.a 'Precog') - Christopher Conte - Foto: © 2010 Dennis Blachut (www.dennisblachut.com)

‘Precognitive (a.k.a ‘Precog’) – Christopher Conte – Foto: © 2010 Dennis Blachut (www.dennisblachut.com)

'Lethal Injection Attack Droid Prototype' - Christopher Conte - Foto: Christopher Conte

‘Lethal Injection Attack Droid Prototype’ – Christopher Conte – Foto: Christopher Conte

'Articulated Singer Insect' - Christopher Conte - Foto: Christopher Conte

‘Articulated Singer Insect’ – Christopher Conte – Foto: Christopher Conte

Crean el “humano sintético” perfecto para hacer prácticas quirúrgicas

SynDaver Synthetic Humans

Se pueden abrir con bisturí y cerrar con puntos de sutura. Tienen piel, capas de grasa y fascia (el tejido que envuelve todas las estructuras corporales y las une), sistema digestivo y respiratorio; articulaciones, órganos reproductivos, cada hueso, músculo y tendon de la compleja maquinaria que es el cuerpo humano.

El SynDaver Synthetic Human (Humano sintético SynDaver) es el más sofisticado “simulador quirúrgico” que existe. Su sola visión transmite que no estamos ante un sencillo muñeco, el realismo de su aspecto estremece y causa respeto. Incluso está dotado con un mecanismo que le permite bombear una sangre artificial con la misma temperatura que la nuestra.

SynDaver Synthetic HumanEl laboratorio SynDaver de Tampa (Florida – EE UU) tiene como meta sustituir con sus asombrosa creación la utilización de cadáveres reales de animales y personas en la formación de cirujanos y en los ensayos con nuevo material médico. Desde 2004 han estado desarrollando perfectas réplicas de la anatomía y ahora están inmersos en conseguir que esos cuerpos imiten a la perfección la respiración y el bombeo de sangre y “reaccionen a estímulos con autonomía” mezclando los materiales artificiales más avanzados con incluso algunas células vivas.

La semejanza de esta excepcional pieza de diseño con nuestro cuerpo no termina en el aspecto hiperrealista: las propiedades “mecánicas, físicas y químicas; la geometría y la interrelación entre los órganos” son también fieles al original. Con “la geometría” los creadores se refieren nada menos que a la forma, el diametro y el grosor de las paredes de cada órgano por separado. De los riñones al intestino delgado o la aorta abdominal, cada elemento de tejido artificial imita la porosidad, la resistencia, el contenido de agua, fibra y sal…

“Representa la cúspide de la práctica de la simulación quirúrgica y está hecho como un rompecabezas en 3D. Cada músculo, hueso, órgano y componente vascular es de quita y pon y reemplazable”, detalla el laboratorio, que vende el muñeco completo por un precio medio de 40.000 dólares (casi 30.000 euros).

Helena Celdrán

SynDaver-pic-skull

SynDaver-pic-upper

SynDaver-pic-female

SynDaver-pic-autopsy

SynDaver -pic- laceration

SynDaver-pic-kidney

SynDaver-pic-arm

 

 

El set de anatomía que puedes descargar de Internet

'Paper Torso' - Horst Kiechle

Hacen falta más de 700 pasos y se recomienda utilizar un papel con suficiente gramaje (más de 150 gramos) para crear el poliédrico torso blanco con todos los órganos en su interior. “El proceso no es difícil, pero sí lleva mucho tiempo”, avisa su autor a los osados que quieran emplearse en la tarea de construirlo.

El artista alemán Horst Kiechle —que se define así mismo como “arquiescultor”— diseñó y construyó para el laboratorio de ciencias del Colegio Internacional de Nadi, en la isla de Fiji (donde ahora reside) un complejo torso de papel que tiene en su interior todos los órganos en piezas separadas y separables del cuerpo, medidos a la perfección para adaptarse entre sí.

Estómago, corazón, pulmones, riñones, hígado, pancreas, vejiga e intestinos. Todo encaja y se convierte en una masa blanca que se exhibe dentro de la enorme cavidad al descubierto. Cada pequeño componente de Paper Torso tiene líneas discontinuas que hay que doblar, pestañas para pegar las piezas entre sí y números y letras que aclaran el modo en que se deben unir.

Lo que comenzó como un proyecto escolar terminó provocando el interés en Internet y Kiechle recibió numerosas peticiones para que hiciera públicas las plantillas. Junto a las instrucciones y los esquemas, las ha colgado en formato PDF para que cualquiera pueda descargarlas y fabricar con folios Din A-4 su propio set de anatomía: “En el espíritu en el que empezó este proyecto, todo está disponible gratis. Si consigues completar algún órgano y/o el torso, apreciaría que me mandaras un correo electrónico con algunas imágenes del resultado”.

Helena Celdrán

Paper Torso - Horst Kiechle

Paper Heart

Paper Intestines

Paper Lungs

Accesorios de cocina carnosos

'Azucarero perceptivo' - Christine Chin

‘Azucarero perceptivo’ – Christine Chin

En los utensilios de cocina imaginarios de Sentient Kitchen (Cocina sensitiva) los útiles habituales están transformados, mezclados con partes del cuerpo que de algún modo siempre se refieren a la función original del objeto. La jarra de leche está cubierta por pezones, el salero tiene en su parte superior una boca que localiza la sal en la punta de la lengua, las tazas tienen una oreja en lugar de asa.

Christine Chin, la autora de la colección de objetos entre surrealistas y humorísticos (y, por suerte, sólo conceptuales) muestra en sus proyectos un interés por la inteligencia artificial y la modificación genética.

'Salero sensible'

‘Salero sensible’

Los “accesorios de cocina carnosos” son un comentario sobre la tecnología y la biología. La artista declara que las máquinas cada vez son más inteligentes y complejas, pero sus avances son un reflejo de los mecanismos que emplea nuestro cuerpo: ” (Estos objetos) son parte de los ingenios naturales más inteligentes. ¿Qué mejor forma de echar sal que a través de un órgano que está altamente desarrollado para saborear? ¿Por qué no aprovecharse de la relación única de la glándula mamaria y la leche?”

Los inventos imaginarios de Chin son clásicos en cualquier hogar y verlos recubiertos de esa especie de silicona color carne resulta desasosegante. Todos tienen pelos —tal vez para que no olvidemos la condición humana del tejido— y algunos cuentan con elementos que se mueven o inician un proceso.

El ojo que observa bajo la tapa del azucarero (unida al recipiente mediante un supuesto nervio óptico) parpadea y se mueve, aunque con “una mirada que no juzga” cuantas cucharadas le echas al café. La artista ha fotografiado y grabado cada creación del proyecto y algunos vídeos están disponibles online, para que el espectador pueda comprobar la actitud del objeto. El vídeo de los cachorros de gato buscando la leche de los pezones de la jarra es especialmente cómico.

Helena Celdrán

'Molinillo-orificios nasales'

‘Molinillo-orificios nasales’

La taza que sabe escuchar

La taza que sabe escuchar

Pinzas dentadas'

Pinzas dentadas’

'Jarra de leche'

‘Jarra de leche’

'Cucharas de degustación'

‘Cucharas de degustación’

Anatomía de cristal soplado

Detalle de 'Mrs. Einstein', el sistema vascular más completo realizado por Farlow y su equipo

Detalle de ‘Mrs. Einstein’, el sistema vascular más completo realizado por Farlow y su equipo

Las arterias principales del cerebro y del corazón, la traquea ramificándose en el árbol bronquial. Los circuitos transparentes resaltan la fragilidad del organismo que permite que vivamos; la complejidad del sistema de autopistas y carreteras secundarias de la sangre es admirable y a la vez terrorífica.

El estadounidense Gary Farlow y un equipo de 10 personas son los autores de las piezas, elaboradas a mano y en cristal soplado en el taller de la empresa (Farlow’s Scientific Glassblowing) en California. La función final, aunque podría serlo, no es el arte. Los circuitos están pensados para la investigación científica, la enseñanza y el entremaniento médico.

Para garantizar la precisión anatómica, los artesanos consultan a especialistas. El silicato de boro —un tipo de vidrio característico por su nitidez— permite dar una visión única del sistema de tubos, también pensados para introducir líquidos que imitan con una pequeña bomba la circulación de la sangre. La simulación es útil para examinar la realización de angioplastias (procedimiento para dilatar arterias obstruidas) o la introducción de cualquier posible catéter.

Las arterias, las venas y los capilares se crean por separado y después se unen después conectándolas con minuciosas articulaciones, permitiendo que los sistemas se puedan unir a otros si el cliente lo desea. Cada conjunto elaborado por Farlow y su equipo cuesta unos 25.000 dólares (19.334 euros).

Helena Celdrán

gary farlow 4