Entradas etiquetadas como ‘cocina’

Gofres, pizzas y tartas gigantes en las calles de París

Gofre de la serie 'Eat me', de la artista francesa Lor-K - Foto: www.lor-k.com

Gofre de la serie ‘Eat me’, de la artista francesa Lor-K – Foto: Lor-K

¿Qué se activa en el cerebro cuando vemos comida? ¿Por qué ciertos detalles la hacen irresistible? ¿Es fundamental “comer con los ojos”? Rodeados de un fenómeno online banal y ridículo como el food porn (porno de comida, una manera de llamar a la presentación lujuriosa de un plato casi siempre excesivo en calorías), podemos formularnos estas preguntas cada vez que —smartphone en mano— los compulsivos usuarios de redes sociales como Instagram convierten la mesa del restaurante en un estudio de fotografía.

Estos días, en el centro de París, los transeúntes se han podido encontrar en el suelo con desproporcionados manjares artificiales: un gofre con nata y chocolate, una porción de pizza, una esponjosa tarta de crema y fresas… La artista francesa Lor-K crea estos bodegones como parte de la serie Eat me (Cómeme), a la que da forma en las calles de su ciudad desde mediados de abril.

Lee el resto de la entrada »

Recuperando horrores gastronómicos de los años cincuenta

Pineapple Olive Salad

Aperitivos, platos principales, bebidas, postres, guarniciones y ensaladas… Las categorías abarcan una variedad de recetas ideales para formarse una idea general de la tradición culinaria estadounidense de mediados del siglo XX, en particular de la comida de la mitificada cultura suburbana: amante de la fórmula sencilla, de las gelatinas, las mezclas desconocidas sepultadas en mayonesa y los pasteles salados.

The Mid-Century Menu (El menú de mediados de siglo) es un blog en el que su autora practica una interesante arqueología de la cocina. Apodada Retroruth, la valiente cocinera se atreve con recetas de libros estadounidenses de los años cincuenta y sesenta. Es fiel incluso en las presentaciones de los platos y fotografía con impunidad y crudeza los resultados de sus experimentos.

Frozen Valentine Rounds - Mid Century MenuConsiderados en su día atractivos y apetecibles, los platos no encajan en los gustos y modas actuales y provocan ahora cierta repulsión. Hay páginas y grupos de Internet (algunas reseñadas anteriormente en este blog, como Gee, That Food Looks Terrible!) que dedican especial atención a las ilustraciones y fotografías que acompañan a estas recetas añejas, ahora cómicas, mal presentadas y poco apetitosas. The Mid-Century Menu lleva esta atracción por el horror culinario al extremo de hacerlo realidad en el presente.

“La cultura de los EE UU tras la guerra estaba plagada de un entusiasmo por lo nuevo y lo mejorado, el aparato que lo hace todo, comida preparada y en lata. Esta actitud lo invadía todo y las amas de casa se daban el gusto de hacer algo que nunca antes habían hecho: tomar atajos para preparar la cena“, dice la autora, contraria a renegar al olvido o esconder “los atajos que no funcionaron”.

El proceso no se queda en reproducir la receta. Retroruth y su marido Tom han establecido un día a la semana para cocinar un arriesgado plato del pasado y después cenarlo o tomarlo de postre. Cada entrada del blog documenta también las impresiones de la pareja al probar el resultado.

Unas veces hay sorpresas agradables y la gelatina verde con tropezones resulta estar buena. Otras, cuesta un poco atreverse a dar el primer vocado bocado a la peligrosa mezcla de atún en lata, rosada y compacta, que parece mirarte a los ojos con desdén. Otras veces pagan caro el atrevimiento, como en el caso del enigmático y colorido White Mystery Fruit Cake (que se podría traducir por Pastel de frutas Misterio Blanco) de una receta de 1958, tan feo como desagradable al paladar.

“Algunos dicen que es una pérdida de tiempo y energía, pero Tom y yo no pensamos eso. ¿Por qué? Bueno, te guste o no, esas horribles recetas son parte de la evolución culinaria de nuestro país (…). Sí, en un momento dado era lo máximo tener en tu fiesta crema agria mezclada con polvos de sopa de cebolla. Reconozcámoslo y sintámonos orgullosos de ello”

Helena Celdrán

Rosy tuna ring - Mid Century Menu

Cheezy Beans Casserole - Disgusting Thanksgiving

Spaghetti Sub  - Mid Century Menu

Pickle and Pineapple Salad - Mid Century Menu

Checkerboard bake with kraft dinner and spam - Mid Century Menu

La ‘cocina rotatoria’, un escenario para el caos

'Rotating Kitchen' - Zeger Reyers

‘Rotating Kitchen’ – Zeger Reyers

En una cocina pequeña, pero bien equipada, limpia y ordenada, donde una mujer hace gazpacho dando sorbos de vez en cuando a una copa de vino. Ajena al movimiento de los visitantes de la Kunsthalle de Düsseldorf (Alemania), la cocinera termina y abandona el cubo en el que la estancia está construida. Inesperadamente la habitación empieza a ladearse. El estruendo de las botellas, los botes y los utensilios son sólo el comienzo de la decandencia del escenario, que pronto se transforma en un recipiente sucio y de objetos rotos.

Rotating Kitchen (Cocina rotatoria) puede verse como una extravagancia sin sentido, un experimento de ciencias de nivel básico o —como lo ve su creador, el artista afincado en Holanda Zeger Reyers (1966)— una instalación artística que reflexiona sobre el desperdicio de comida en nuesta sociedad y sobre el micromundo que genera el propio destrozo de la obra. El gran cubo estuvo girando con lentitud durante tres meses, hasta que apenas se distinguía nada de la estancia original.

Reyers explora en sus trabajos cómo la naturaleza y las reacciones físicas más elementales afectan al mundo artificial creado por el ser humano. Según el artista necesitamos “crear diferentes ambientes para cualquier situación” y por eso tenemos la urgencia de inventar “coches, neveras, calefacción central” y otros objetos que nos ayuden a “manipular” nuestro entorno. “En este modelo hecho por el hombre (…) no hay ni una sola célula, ni siquiera una molécula” que siga su curso natural”, dice en su página web. La cocina de Rotating Kitchen es rebelde e incontrolable, un espacio para el caos en nuestro orden inventado que sólo necesita de la ley de la gravedad para escapar de nuestro dominio.

Helena Celdrán

Mapas de esponjas y estropajos de cocina usados

'World All Washed Up' - Jeffrey Allen Price

Jeffrey Allen Price utiliza esponjas y estropajos de cocina, ennegrecidos por la grasa doméstica o agrietados por el uso, para elaborar mapas. El artista selecciona cada pieza en las droguerías, buscando “diferentes colores, patrones y texturas” que combinen entre sí. Después las utiliza hasta que exhiben su característico aspecto deteriorado.

El artista califica sus trabajos como un reflejo de los procesos naturales, de los ciclos vitales relacionados con el crecimiento y después la decadencia. “Busco lo personal en lo universal (…) mi proceso de trabajo es ritualista. Mis instalaciones suelen ser collages del tamaño de una habitación y con varios fragmentos, recopilaciones y acumulaciones a las que he dedicado más de 15 años“, dice el autor en su declaración de intenciones.

Aunque son sólo una parte de su corpus creativo, los mapas son uno de esos ambiciosos procesos de coleccionismo que aborda con energía. El de los EE UU tiene un significado especial: “durante años” el autor tuvo en mente la idea de crear una representación de su país natal como “consumido y sucio”. Las imágenes resultantes no son una mera demostración creativa del potencial de un material reciclado: Price construye una “metáfora” del modo en que exprimimos y escurrimos el planeta hasta que, agrietado y maloliente, ya no da más de sí.

Helena Celdrán

'Used Sponges Assemblage' - Jeffrey Allen Price

‘Used Sponges Assemblage’ – Jeffrey Allen Price

‘La estación de desayunos 3-en-1’ y otros aparatos infernales

'Pop-Up Hot Dog Toaster'

'Pop-Up Hot Dog Toaster'

Una sadwichera para hacer una especie de bolas de masa aceitosa llamadas Cake Pops, la tostadora para perritos calientes, la ponchera iluminada… Los aparatos de Nostalgia Electrics son tan innecesarios como atractivos, un insulto a la utilidad, aunque con una forma tan tentadora que aturde por unos segundos, antes de que nos demos cuenta de que el lugar que acapara el aparato no se corresponde con la importancia de su función.

La pequeña compañía estadounidense, una sociedad limitada que diseña, fabrica y comercializa sus productos, lleva a sus últimas consecuencias la perversión gastronómica de un país que tiende a asociar comida con diversión.

'3-in-1-Breakfast Station'

'3-in-1-Breakfast Station'

Los diseños están inspirados en décadas pasadas: hay una “anticuada” miniatura de carrito de algodón de azúcar basada en los que había a principios del siglo XX por la calle, una colección de palomiteros de un rojo brillante y esmaltado al estilo de los años cincuenta…

Es complicado decidir cuál de la larga lista de aparatos de Nostalgia Electrics es el más estrafalario, el más susceptible de terminar en el armario más alto de la cocina y el más indicado para rebasar la cantidad diaria recomendada de azúcares, grasas e hidratos de carbono, pero tras mucho pensar, he decidido guiarme por la inutilidad y he aquí una lista con mis tres favoritos:

'The Automatic Mini Donut Factory'

'The Automatic Mini Donut Factory'

1. The 3-in-1 Breakfast Station (La estación de desayunos 3-en-1). Tiene cafetera, horno-tostador y una pequeña plancha sobre la que sugieren cocinar salchichas y huevos. Me recuerda a la tele con el VHS y el DVD incorporado, al escáner/impresora/fax… Uno de esos cacharros inestables que al estropearse te dejan huérfano de varios aparatos. Los fabricantes lo disfrazan de útil para los estudiantes de colegios mayores.

2. The Automatic Mini Donut Factory (La fábrica automática de mini-rosquillas). Un cacharro digno de la teletienda: la mezcla se introduce en la abertura superior y sobre una especie de cinta transportadora cubierta de aceite aparecen los diminutos donuts, absolutamente empapados de materia grasa y con un aspecto medio crudo. El proceso se puede ver en un vídeo.

'Old Fashioned Cotton Candy Machine'

'Old Fashioned Cotton Candy Machine'

3. The Old Fashioned Snow Cone Cart (El anticuado carrito de granizados). Lo hay en versión pequeña, pero este modelo es el indicado para los que lo quieren todo en la vida. Pesa 22 kilos, mide más de metro y medio y en realidad sólo sirve para hacer hielo: el invento es todo un síntoma de la decadencia de occidente.

Sí, es cierto que también lo recomiendan para tiendas, pero esta señora  intenta venderlo a particulares en un programa de televisión  sin dejar lugar al silencio, supongo que para evitar que cualquier espectador pueda reflexionar sobre su compra. Me quedo con la frase que dice en el minuto 1:02 : “Éste va a ser el pináculo de tus instrumentos de entretenimiento”.

La empresa sabe que el aspecto es su mayor baza y anima en su página web a los inventores para que envíen nuevos proyectos. Contemplarlos es bonito, para todo lo demás mánchese un poco las manos en la cocina y consuma comida de verdad.

Helena Celdrán

Ilustraciones de recetas, una manera intuitiva de cocinar

'Pimientos rellenos con ensalada de cuscús' - Katya Lukanina (Lituania)

'Pimientos rellenos con ensalada de cuscús' - Katya Lukanina (Lituania)

Las galletas de la abuela, pastel ruso de pescado, curry de pavo, albaricoques con queso brie y pistacho, tarta de zanahoriaThey draw and cook (Ellos dibujan y cocinan) es un aliciente para meterse en la cocina y al mismo tiempo disfrutar de las ilustraciones que explican cada receta.

La página la crearon los estadounidenses Nate Padavick y Salli Swindell, dos hermanos que trabajan juntos en un estudio de diseño e ilustración. En unas vacaciones familiares, Él hacía unos fettucine con higos en salsa de mantequilla. Ella, con la tranquilidad del que sólo está dando conversación al cocinero, dibujaba con acuarelas en un bloc, apoyada en la encimera, la caja de los higos que su hermano añadiría a la pasta.

'La tarta de pera y manzana de Rosie Whiskers' - Roisin Cure (Irlanda)

'La tarta de pera y manzana de Rosie Whiskers' - Roisin Cure (Irlanda)

El dinamismo de la cocina, las instrucciones, el color de los ingredientes, las formas de los instrumentos… Nate y Salli vieron en ese momento el potencial que tenía dibujar recetas, como divertimento artístico y como forma de comunicarlas. Así nació la idea de crear un libro con sus platos favoritos para amigos, familia y clientes.

Pidieron ayuda a ilustradores conocidos, pero aún con la colección que tenían, buscaban más. Nate diseñó un sencillo blog y Salli comenzó a difundir la voz. Pronto empezaron a llegar recetas de todos los lugares del mundo.

'Pancake' - Emanuela Mannello (Italia)

'Pancake' - Emanuela Mannello (Italia)

Sopas dibujadas a mano, macedonias con frutas contentas, postres preparados por animales, sobrios dibujos de ingredientes para elaborar un guiso…  En febrero el proyecto, que empezó siendo un modesto blog, cumplirá dos años.

El libro, con 107 recetas, se editó hace unos meses, pero no parece que vaya a ser el último, por la cantidad de ilustraciones que ya almacena la página. Hay más de mil recetas entre aperitivos, primeros, segundo, postres y bebidas. Los artistas presentan los platos con mucho dibujo y poco texto, buscando la intuición del cocinero, mostrando cualquier procedimiento como el más sencillo: animan a cualquiera a mancharse las manos y probar algo nuevo.

Helena Celdrán