Entradas etiquetadas como ‘desayunos’

Inventos para revolucionar la hora del desayuno

Inventos de Dominic Wilcox para la hora del desayuno - dominicwilcox.com

Inventos de Dominic Wilcox para la hora del desayuno – dominicwilcox.com

El hermano del industrial William Keith Kellogg (1860-1951), el médico John Harvey Kellogg, fue el gran introductor de los cereales en los desayunos de occidente. El empresario y fundador de Kellogg’s en 1906 era miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, conocida por defender la abstinencia sexual y practicar una estricta dieta vegetariana. Los copos de maíz suponían la síntesis de una alimentación libre de excitantes y productos cárnicos.

Merece la pena mencionar la serie de cachivaches que hay sobre la mesa, pero no porque esté vinculada a Kellogg’s. Fotografiados con la luz natural de la mañana, se reconoce a una de las mascotas de la marca. El gallo Cornelio —que desde 1958 figura en los paquetes de copos de maíz de la multinacional— puede hacernos creer que estamos ante cualquier colección de objetos promocionales, pero cada objeto brilla por su ingenio infantil y aparatoso, la marca inimitable de Dominic Wilcox.

Lee el resto de la entrada »

‘La estación de desayunos 3-en-1’ y otros aparatos infernales

'Pop-Up Hot Dog Toaster'

'Pop-Up Hot Dog Toaster'

Una sadwichera para hacer una especie de bolas de masa aceitosa llamadas Cake Pops, la tostadora para perritos calientes, la ponchera iluminada… Los aparatos de Nostalgia Electrics son tan innecesarios como atractivos, un insulto a la utilidad, aunque con una forma tan tentadora que aturde por unos segundos, antes de que nos demos cuenta de que el lugar que acapara el aparato no se corresponde con la importancia de su función.

La pequeña compañía estadounidense, una sociedad limitada que diseña, fabrica y comercializa sus productos, lleva a sus últimas consecuencias la perversión gastronómica de un país que tiende a asociar comida con diversión.

'3-in-1-Breakfast Station'

'3-in-1-Breakfast Station'

Los diseños están inspirados en décadas pasadas: hay una “anticuada” miniatura de carrito de algodón de azúcar basada en los que había a principios del siglo XX por la calle, una colección de palomiteros de un rojo brillante y esmaltado al estilo de los años cincuenta…

Es complicado decidir cuál de la larga lista de aparatos de Nostalgia Electrics es el más estrafalario, el más susceptible de terminar en el armario más alto de la cocina y el más indicado para rebasar la cantidad diaria recomendada de azúcares, grasas e hidratos de carbono, pero tras mucho pensar, he decidido guiarme por la inutilidad y he aquí una lista con mis tres favoritos:

'The Automatic Mini Donut Factory'

'The Automatic Mini Donut Factory'

1. The 3-in-1 Breakfast Station (La estación de desayunos 3-en-1). Tiene cafetera, horno-tostador y una pequeña plancha sobre la que sugieren cocinar salchichas y huevos. Me recuerda a la tele con el VHS y el DVD incorporado, al escáner/impresora/fax… Uno de esos cacharros inestables que al estropearse te dejan huérfano de varios aparatos. Los fabricantes lo disfrazan de útil para los estudiantes de colegios mayores.

2. The Automatic Mini Donut Factory (La fábrica automática de mini-rosquillas). Un cacharro digno de la teletienda: la mezcla se introduce en la abertura superior y sobre una especie de cinta transportadora cubierta de aceite aparecen los diminutos donuts, absolutamente empapados de materia grasa y con un aspecto medio crudo. El proceso se puede ver en un vídeo.

'Old Fashioned Cotton Candy Machine'

'Old Fashioned Cotton Candy Machine'

3. The Old Fashioned Snow Cone Cart (El anticuado carrito de granizados). Lo hay en versión pequeña, pero este modelo es el indicado para los que lo quieren todo en la vida. Pesa 22 kilos, mide más de metro y medio y en realidad sólo sirve para hacer hielo: el invento es todo un síntoma de la decadencia de occidente.

Sí, es cierto que también lo recomiendan para tiendas, pero esta señora  intenta venderlo a particulares en un programa de televisión  sin dejar lugar al silencio, supongo que para evitar que cualquier espectador pueda reflexionar sobre su compra. Me quedo con la frase que dice en el minuto 1:02 : “Éste va a ser el pináculo de tus instrumentos de entretenimiento”.

La empresa sabe que el aspecto es su mayor baza y anima en su página web a los inventores para que envíen nuevos proyectos. Contemplarlos es bonito, para todo lo demás mánchese un poco las manos en la cocina y consuma comida de verdad.

Helena Celdrán