Que decida ella

Por Eva Garzón

Did you mean “refugiados”?, me pregunta el buscador cuando introduzco el término en femenino. No. Quise buscar precisamente lo que busqué: “refugiadas”. Me cabrea un poco, pero me anima a seguir escribiendo esta entrada sobre la ausencia de las refugiadas en los imaginarios comunes y en los lugares donde se toman las decisiones que les afectan.

Sajia Zamanii, en la frontera entre Serbia y Croacia. Con 17 años tuvo que huir de Afganistán.          © Oxfam

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados acaba de publicar sus cifras anuales sobre desplazamiento forzoso, en las que contabilizan personas refugiadas, solicitantes de asilo y desplazadas internas. Puedes, de un vistazo, ver qué cifras corresponden a cada uno de estos grupos, de qué países vienen, en qué países se encuentran, cuántas personas han sido reasentadas y cuántas son niños. No es fácil, sin embargo, encontrar datos fiables sobre el número de mujeres. Lo más frecuente en todos los informes globales es encontrar un genérico ‘aproximadamente la mitad’ son mujeres y niñas.

Esta ausencia de datos precisos, unida a un uso sistemático de imágenes y lenguajes que masculinizan los desplazamientos de personas, contribuye a desdibujar la presencia de las mujeres. Cuando ellas aparecen, el patriarcado que nos atraviesa la mente y el discurso tiende a colocarlas, a lo sumo, en el espacio de la víctima pasiva, la necesitada de compasión, la dependiente sólo de la ayuda. De esa forma se refuerza ese empeño colectivo, consciente o inconsciente pero siempre dañino, de homogeneizar la realidad de las personas refugiadas por el lado de la causa pérdida, del miedo, de la invasión y de la lucha por los recursos.

Cuidemos las imágenes y cuidemos las palabras, démosle ese espacio a las mujeres que resisten, que deciden, que emprenden, que inventan, que son, que construyen, que hacen, que proponen y que aportan allá donde están. Las mujeres que son cada una de nosotras si tuviéramos que marcharnos de nuestras casas. Es una cuestión de justicia con una realidad que levanta filias y fobias pero que, bien contada, debería inclinar la balanza del lado de las filias y la movilización social.

Es, además, un cambio imprescindible para propiciar mejores decisiones sobre las personas refugiadas. En un informe publicado a principios de año, mujeres refugiadas en el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, relataban problemas de seguridad e higiene derivados, sin duda, de una falta de voluntad política, pero también de errores de diseño, de necesidades o realidades no tenidas en cuenta. Hablo de cuestiones de salud sexual y reproductiva o de protección básica (las mujeres manifestaban miedo a acudir solas al baño en medio de la noche). Yo me pregunto: ¿cómo sería el sistema de asilo y primera acogida de personas refugiadas si lo hubiera ideado una mujer refugiada? ¿Qué sería distinto en Moria si, con los mismos recursos, mujeres refugiadas hubieran tenido algo que decir en el diseño de sus infraestructuras?

En diciembre de 2018 se firmó el Pacto Mundial sobre Refugiados, un acuerdo internacional que trata de garantizar los derechos fundamentales de un grupo de personas que supone menos del 1% de la población mundial, y en diciembre de este año se celebrará el primer foro de revisión sobre su aplicación. Lo que deseo para este Pacto es que no tengamos la necesidad de fantasear sobre cómo habría sido su aplicación si las mujeres refugiadas hubieran tenido voz, espacio y responsabilidad desde el principio sobre las decisiones que les afectan.

Si pueden arreglar Moria, ¿qué podrían hacer por el Pacto Mundial?

Eva Garzón es responsable de Desplazamiento Global en Oxfam Intermón

 

 

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.