Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Entradas etiquetadas como ‘billy corgan’

Sobredosis de Billy Corgan

Si te gustan Smashing Pumpkins, estás de enhorabuena. Aunque también es posible que en los próximos meses acabes más que harto de la banda liderada por el excéntrico calvoroto que ves a tu izquierda. Y es que el amigo Billy Corgan ha anunciado, a través de su blog, que el próximo álbum de Smashing Pumpkins constará de 44 canciones. Ni una más, ni una menos.

Lo más singular del nuevo álbum de las Calabazas, que llevará por título “Teargarden by Kaleidyscope”, no será su extensísima duración, sino su manera de ser distribuido. A partir de Halloween (31 de octubre), Corgan irá colgando, una a una, las 44 canciones del disco, que podrán ser descargadas por los fans de manera “completamente gratuita, sin necesidad de dar ningún email y tantas veces como se quiera”. Cuando el proceso concluya, los amantes del disco físico podrán adquirirlo en las tiendas en una edición de lujo.

Hay que decirlo alto y claro: Smashing Pumpkins son hoy una mera caricatura de lo que fueron antes de separarse en 2000, por no hablar de lo lejos que están de aquella banda que firmó el sobresaliente “Siamese Dream”. Tras su reunión, crearon una gran expectativa con “Zeitgeist” para luego marcarse un pufo de dimensiones titánicas. Vamos, que probablemente encarnen mejor que nadie el dicho aquel de que una retirada a tiempo es una victoria. Y aunque siempre hay que otorgar el beneficio de la duda (la banda lo merece), la realidad es que no tengo puestas demasiadas esperanzas en el nuevo álbum.

En el aspecto extramusical, lo primero que le surge a uno es aplaudir este tipo de iniciativas por su gratuidad. Pero en segundo lugar me asalta una reflexión, quizá algo contradictoria con lo anterior pero absolutamente sincera, de la que probablemente se ha hablado (y se hablará) en este blog. Iniciativas como ésta, ya sea en su versión Radiohead o en la del propio Corgan, se las pueden permitir con gusto (y rentabilidad) aquellos grupos que cuentan con una base de fans consolidada y una cuenta corriente con muchos ceros. A veces me veo en la tesitura de tener que recordar a algunos lo que cuesta grabar un disco. No es una mera cuestión de dinero, sino también de tiempo y mucho, mucho esfuerzo. Y eso, a veces, debería valorarse de otra manera. Aunque sólo sea a la hora de tener en cuenta lo mucho que hay detrás de una mierda de archivo en mp3.