BLOGS
Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

The Sonics, 40 años después

Hay grupos cuya importancia en la historia de la música no sale a relucir hasta que no transcurre un determinado número de años. Bandas que en su momento obtuvieron una repercusión más o menos significativa, pero que con el paso del tiempo han adquirido un merecido estatus de culto.

The Sonics, unos jovenzuelos de Tacoma (Washington), se adelantaron más de una década al salvajismo punk a base de distorsión y un sonido cavernario. Here are the Sonics, grabado en el lejano 1965 con apenas un par de micrófonos, es una apisonadora de garage ruidoso con la energía suficiente como para levantar a un muerto, en el que The Sonics alternaron versiones embrutecidas de clásicos del rock and roll (Roll Over Beethoven, Have Love Will Travel) con composiciones propias como The Witch, Psycho, Boss Hoss o Strychnine. Temas que destilaban una violencia sonora, prácticamente inédita en la época, que daba hasta miedo. Y es que años después no resultaría extraño berrear sobre psicópatas, drogas y Satanás. Pero hacerlo a mediados de los 60 empleando esa mala baba y ese descaro era más que un atrevimiento. Era una revolución.

La carrera de los Sonics apenas duró ocho años, en los que la banda grabó dos discos fundamentales para cualquier aficionado a la música: el mencionado y sublime Here are The Sonics y el igualmente recomendable Boom, que les sirvió para darse a conocer y llegar a telonear a bandas como los Beach Boys, The Kinks o incluso James Brown. Aquello les dio el prestigio suficiente para publicar su tercer LP, Introducing the Sonics (reeditado después como Maintaining my cool) en el prestigioso sello Jerden Records. El problema del último disco de los Sonics, del que la propia banda reniega, fue que su nueva discográfica quería que sonara como lo que venía de Inglaterra, en un momento en que EE UU vivía la invasión británica. Con ese objetivo el sello metió mano en la producción de un disco que contaba con buenas canciones, pero que acabó sonando excesivamente pulido. Y es que los Sonics jugaban en otra liga que poco tenía que ver con arreglos de estudio. Hablamos de una banda que agujereaba sus amplificadores con picahielos para obtener un sonido más sucio.

40 años después de aquello, la banda liderada por Gerry Roslie ha desempolvado sus guitarras, ha ensayado sus viejos temas y visita nuestro país por primera vez. Dos ciudades, Barcelona (Primavera Sound, esta noche), y Bilbao (mañana en Santana 27, junto a Los Chicos y The Meows) serán el escenario de un viaje en el tiempo, un regreso a un momento dorado e irrepetible en la historia del rock. Y aunque los años, las canas y las barrigas no pasen en balde, el espíritu adolescente y salvaje se mantiene bajo la piel. Si vais, nos vemos en Bilbao.

6 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    Me he pasado esta mañana por la plaza de Virrey Amat de Barcelona para ver al grupo “Canal Sesentaynueve”Y os puedo asegurar que el Rok ha resucitado ,aquello ha sido un exitazo y hasta han estado haciendo cola para conseguir autográfos ,despues del concierto casi una hora .Son una pasada increible. hay que oirlos. Felicidades al grupo.Si hubieran salido en Eurovisión ,seguro estoy de que hubieran ganado .Httpwww.antoniolarrosa.com

    31 Mayo 2008 | 15:02

  2. Dice ser raul rodriguez

    Here are the sonics ha hecho más grande este blog. Gracias por este post, si alguien me rompiera ese vinilo mi corazón albergaría sentimientos desconocidos hasta ahora para mí.

    31 Mayo 2008 | 15:31

  3. Dice ser Icaro

    COMENTARIO CENSURADO POR ESTOS CAFRES ANALFABETOS EN LA NOTICIA “MISS EUROCOPA”Sería más amplia la selección si estas cosas se hicieran por Internet, siempre que no las organizara el 20 Minutos, claro, que ya se vio su capacidad de organización con sus famosos premios de blogs que tuvieron que suprimir porque no saben ni siquiera hacerse cargo de un concurso que llevarían a buen término los alumnos de cualquier colegio menores de 12 años. Metes, por ejemplo, los datos de tus favoritas en sitios como http://www.datosdechicas.com (todo tías buenas dispuestas a comerse el mundo y a comerte otras cosas) y por medio de un sistema combinado de registros y sms decides cuál es la nomber one y la que va a cenar con el ganador de entre los participantes.TAMBIÉN HAN CENSURADO SIN PIEDAD NI CULTURA LOS COMENTARIOS QUE LOS ADVERTÍAN DE SUS TITULARES “MEADOS” SOBRE LIAM NEESON. HABRÁ QUE EMPEZAR A HACER COPIAS DE PANTALLA Y PILLAR EL HTML EN CADA MOMENTO PARA ENVIARSELO A POTENCIALES DENUNCIANTES DE ESTA CUADRILLA DE DESCEREBRADOS. NO SON MÁS QUE UN PLIEGO SENSACIONALISTA QUE SE ENTREGA A LA FUERZA… PERO QUE PAGUEN POR LOS DAÑOS QUE HACEN CON SUS TITULARES ESCANDALOSOS, CAPCIOSOS Y AMARILLISTAS.

    01 Junio 2008 | 15:23

  4. Dice ser yeah

    Yo me los he perdido, pero bien que me ha jodio (pareado) ¿¿que tal los chicos y los meows??

    02 Junio 2008 | 10:38

  5. Dice ser Kristo

    Junto a los Saicos de Perú, los percusores del Punk salvaje y con actitud, dejando la política a un lado por supuesto. Siento un poco de vergüenza al decir que a los Sonics los conozco hace relativamente poco, pero ahora, es un grupo imprescindible.A ver que tal se han dado esos conciertos.

    02 Junio 2008 | 16:17

  6. Dice ser mery

    Fin de semana pasado por agua. Y es que hay que joderse, Bilbao en alerta máxima por la que calló el fin de semana.A pesar de las horas con la ropa mojada y los pies calados hasta las cejas, para mí mereció la pena. Menudos ilusos al pensar que con el paraguas bastaría.Ya nos habían comentado que la sala estaba un poco a tomar por el culo, claro que para los vascos el concepto de lejanía no tiene nada que ver con el nuestro, o por lo menos a mí me pareció así. Cada vez que nos decían que algo estaba lejos, resulta que llegábamos allí en cinco minutos.Como buena fumá, justo cuando estábamos llegando a la sala, me di cuenta de que me había olvidado la entrada en la pensión, así que no pude ver el concierto de los Chicos. Llegué justo a tiempo para ver a los Sonics.La sala era bastante grande, para mí mucho peor. Al fin y al cabo sea lo grande que sea terminan petándola de todos modos. Hace tiempo que prefiero ver conciertos en salas pequeñas. Hubiese preferido verles en el Kafe Antzokia (la sala para en la que tenían programado tocar al principio), al final se decantaron por una sala más grande para que entrase más gente. Mierda!! Estaba tan llena, que pillar una cerveza resultaba casi imposible.Al final tuve suerte y pude subirme en una de las barras cercanas al escenario. Vi el concierto de puta madre.The Sonics comenzaron con algún que otro problemilla técnico que se solucionó como al tercer o cuarto tema. Sonaron demasiado bien, quizá echamos de menos un poco más de ese sonido guarro que tanto les caracteriza.Su actitud en el escenario fue buena. Tampoco se desfasaron demasiado, pero qué coño, es que son unos abueletes.Hit tras hit (entre ellos su famoso y tan esperado Psycho), consiguieron que todos los que estábamos allí enloqueciésemos. A más de uno seguro que hoy todavía le duele el cuello.Tiene que ser acojonante ver que con sesenta años (si no son más), consigues mover a tanta gente joven.Tras una hora y cuarto de concierto y prácticamente sin bises se despidieron.Diosss!! Qué grandes!!Probablemente sea la primera y última vez que les vea. Trataré de no olvidarlo.

    03 Junio 2008 | 16:20

Los comentarios están cerrados.