Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Bienvenido a Gaza, bienvenido al infierno

A mi lado, en la carretera, pasan coches con jóvenes que van a la playa, que llevan en el techo tablas de surf, bicicletas. A ambas orillas de la ruta se suceden campos verdes, casas de madera, centros comerciales, Mc Donalds. Es un día de sol radiante. En esta parte del país, próxima al mar, prima un aire festivo, relajado, ya que las vacaciones acaban de empezar en Israel.

Resulta difícil creer que a pocos kilómetros de aquí haya una realidad distinta. Cuesta imaginarse que diez o veinte minutos no separan del lugar más acosado, sitiado y estrangulado del mundo: Gaza. Donde más de un millón de personas carecen de agua corriente, electricidad y alimentos, además de padecer cada noche el azote de los misiles, los tanques y las artillería pesada de Israel.

Pero cuando el taxi que me lleva desde Jerusalén abandona la vía principal y toma el desvío hacia Ashkelón, aparece en el fondo una gran humareda negra, señal inequívoca de que estamos en la ruta correcta, de que Gaza, con su infinito dolor, existe.

A medida que nos acercamos, escuchamos el ruido de misiles que caen. Un zumbido fugaz y luego una gran explosión. Preocupado, el taxista para el coche a un lado de la carretera y enciende la radio. Acto seguido, me mira por el espejo retrovisor y me pregunta: ¿Estás seguro de que quieres ir a Gaza? Me río. Afortunadamente, no me hace la pregunta dos veces.

Erez es una base militar israelí que también sirve de check point. Dos soldados me paran: ¿llevas armas? Les digo que no y sigo. Me ponen el sello de salida de Israel. Y recorro un largo pasillo, bajo cámaras de televisión, que una época estaba atiborrado de gente que entraba y salía de Gaza. Ahora, desde el cerco israelí, está desierto.

Mientras avanzo pienso en el libro que estaba leyendo en el taxi. La primera obra de Amira Hass, periodista judía que se fue a vivir en Gaza para conocer el día a día de los palestinos bajo la ocupación. Una mujer brillante, de un gran coraje, que es acusada por muchos de traidora y antisemita pues defiende que, para terminar con la violencia, Israel debe abandonar Palestina.

Amira Hass vivió en los años noventa en Gaza, donde escribía para el periódico Haaretz. En su libro, Drinking the Sea at Gaza, afirma que lo hizo porque eso es lo que le enseñaron sus padres, dos supervivientes del Holocausto. Su madre le dijo que mientras la llevaban al campo de concentración el tren se detuvo en una estación, y las mujeres alemanas que estaban allí las miraban con indiferencia, mientras ellas iban abarrotadas en los vagones, como animales, rumbo a la muerte.

“Cuando veas a alguien padecer una injusticia, no lo mires con indiferencia, haz algo”, le enseñó.

Y es por esta razón, según explica en su libro, que dejó su acomodada vida en Tel Aviv y se fue a vivir con los palestinos, para dar testimonio al mundo de su sufrimiento, para no permanecer indiferente ante las injusticias que padecen, a esos trenes en los que están atrapados, como animales, y que los llevan a ninguna parte.

Otra frase del libro de Amira Hass reverbera en mi cabeza a medida que camino hacia el lado palestino del check point. Cuando un israelí quiere mandar a otro a la mierda, no le dice vete al infierno, sino: ¡Vete a Gaza!

* * *

El contraste no puede ser más notable. Así como Israel vive en un próspero siglo XXI de amplias carreteras, centros comerciales, coches último modelo y gente despreocupada y bien vestida, Gaza da la impresión de estar aún en una lóbrega y paupérrima Edad Media.

La mayor parte de los vehículos con los que me cruzo apenas entrar, y a los que saco fotos desde el coche, son carros tirados por burros o caballos. Las calles están desiertas. De vez en cuando frenamos en las esquinas para dejar paso a algún coche destartalado, cubierto de polvo. Porque si hay algo que parece caracterizar a Gaza en estos primeros instantes de encuentro es el calor infernal, y el polvo. Aquí, al no contar con recursos para sistemas de irrigación, el desierto no es verde como en Israel, el desierto es árido, irrespirable.

También descubro en las calles, en nuestro trayecto al hotel, montañas de tierra que los milicianos utilizan para tratar de detener a los tanques israelíes, para dispararles, vanamente, con sus AK 47. Y banderas de grupos armados, por todas partes, en el techo de las casas. Como si la población entera estuviera en pie de guerra contra las tropas israelíes.

Finalmente, me conmueve la decrepitud de los edificios, que parecen caerse a pedazos, los esqueletos oxidados de coches que ya nunca más irán a lugar alguno, y la basura que se acumula por doquier. No hay agua, no hay electricidad, y los desperdicios se suceden en cada esquina, en cada acera, en cada descampado. Como bien señalaban los comunicados de ONG que leí esta mañana, entre los que destaco el de Acción contra el Hambre, la crisis humanitaria, si Israel no levanta el cerco, está próxima, es inminente.

* * *

En el hotel hay apenas unas horas al día de electricidad, debido a un generador a gasolina. Me preocupa saber cómo voy a conectarme a Internet y escribir este blog. Pero ahora lo importante es salir y buscar las historias, ver cómo es la vida en esta Gaza que lleva dos semanas sitiada, cerrada a cal y canto.

Munir, el conductor, me lleva a ver el barrio de Beit Lahia, donde hace unos días entraron los tanques israelíes. Noto que al coche, en el techo, le ha puesto las letras TV. Cuatro lánguidos trozos de cinta adhesiva roja que se supone que deben indicar a los soldados que conducen desde los helicópteros Apache la campaña de asesinatos selectivos contra líderes de Hamás, que no nos disparen, que somos “buenos”.

Nos debemos buscar mucho para encontrar casas destruidas por los tanques y misiles. Apenas me bajo del coche la gente se acerca. Todos me quieren mostrar cómo ha quedado su vivienda. Atropelladamente me cuentan lo que les han hecho los soldados, me hablan de vecinos asesinados, de hombres secuestrados. La primera casa que visito es la de Abdeljalil, de catorce años edad, que posa de pie frente al salón de su vivienda. Los tanques llegaron de madrugada y abrieron fuego sin más explicaciones.

Después voy a la vivienda de Amer, una niña de diez años. La fachada está cubierta de huecos provocados por las balas. “Tengo siete hijos y estoy desempleado”, me dice Taufik, el padre de Amer, que lleva una camiseta de tirantes y unos viejos pantalones. “¿Te parezco un terrorista? ¿Te parecen mis hijos terroristas? ¿Por qué llegan en medio de la noche y nos disparan? ¿Por qué el mundo no hace nada?”

Sigo recorriendo las casas. Me siento como el flautista de Hamelin. Decenas de niños me siguen. Observan cada uno de mis movimientos. Ríen, juegan. A pesar de todo, la vida continúa.

Otro de ellos, Mohamed, me explica cómo los soldados israelíes entraron, los encerraron en una habitación y utilizaron la planta de arriba, en cuyas paredes hicieron huecos, para situar francotiradores.

No dejan de escucharse explosiones. Misiles que caen cerca de donde estamos. Ante cada estruendo miro con preocupación a Munir, que se ríe. Me sorprende que parezco ser el único que los nota. Los niños, la gente en general, siguen hablando, contándome sus historias, como si no los escuchasen, como si la tierra no vibrase bajo nuestros pies en cada impacto.

Sigo, más casas, más adultos y niños que me cuentan lo que sucedió. Munir no da abasto para traducir ni yo para tomar notas de tanta información, de tanto deseo de contar lo que sucede, de mostrar el dolor que padecen, la injusticia de la que son víctimas.

Después recorro casas arrasadas de cuajo, en las que ya no quedan más que los recuerdos de sus habitantes.

Años de vida, de trabajo, de recuerdos, de lucha, de alegrías, de frustraciones…

… destruidos en unos segundos.

* * *

Busco otros ángulos desde los que describir el sitio a Gaza. Vamos al campo de refugiados de Yabalia. Me llama la atención un dirigible que vuela sobre las casas. Según me explica Munir, graba los movimientos de la gente, escoge los objetivos que luego serán atacados, por lo que su presencia, deduzco, es una señal nefasta para los habitantes de esos barrios.

Además del dirigible, varios aviones de color blanco, sin ocupantes, teledirigidos, vuelan sobre Gaza constantemente. Su sonido, como el de un avión de juguete, me genera una gran desazón. Me siento como un perro en fiestas, mirando hacia todas partes ante cada ruido, cada explosión, cada motor que pasa sobre nuestras cabezas. Y, entre medias, el llamado a la oración que sale desde los minaretes de las mezquitas.

Pasan las horas, cambiamos de bario una y otra vez, y el dirigible, con sus cámaras de vídeo, allí sigue, como una suerte de gran hermano que todo lo ve, que todo lo registra.

* * *

Llegamos a una estación de venta de gas. La gente se abarrota en la puerta, hace cola en su interior, junto a las bombonas que han traído desde sus casas. Las reservas están bajo mínimos.

“Hace ocho horas que estoy aquí esperando”, me dice un hombre. “No es justo, ¿por qué atacan a la población civil, por qué Israel y Estados Unidos no nos dejan vivir en paz?”.

Aunque ya el sol comienza a perderse en el horizonte, el calor sigue siendo agobiante. Y presencio escenas de gente que se pelea, que se empuja. Supongo que consecuencia de la enorme presión bajo la que viven desde hace semanas, de la asfixiante situación en la que están atrapados.

* * *

Antes de regresar al hotel noto una gran presencia de hombres armados. Los rumores dicen que hoy habrá un nuevo ataque israelí dentro de esta ofensiva que ya anuncian que durará semanas. Y que, según afirman aquí, estaba planeada desde mucho antes del secuestro del soldado Gilad Shalit, para terminar con el gobierno de Hamás y para detener el lanzamiento de los misiles caseros Qassam (que en cinco años han matado a seis israelíes). Un gobierno que todo el mundo me recuerda en Palestina, fue elegido democráticamente y ahora, en su mayor parte, está en prisión.

Los milicianos se multiplican. Amira Hass habla con admiración de muchos de ellos, pues dice que saben que van a morir, que es una batalla desigual, que tienen armas antiguas y carecen de entrenamiento, en contraposición al poderío de las tropas israelíes. Pero también dice que muchos de sus intentos son patéticos, desesperados.

* * *

Regreso al hotel. La ciudad de Gaza permanece en la penumbra. Cuando se enciende el generador aprovecho para seleccionar y editar las fotografías. En los momentos en que se va la electricidad, leo junto a una vela el libro de Amira Hass. Desde la ventana observo a una familia que cena en la terraza de su vivienda a la luz de una lámpara de gas.

Ya es de madrugada cuando escucho una gran explosión. Y luego, el sonido de ambulancias. Por la ventana veo fuego en un sector de la ciudad y bengalas que zurcan el cielo. Escucho disparos, nuevas explosiones aunque de menor intensidad.

A primera hora del día, cuando logro conectarme finalmente a Internet, descubro que el misil cayó sobre un edificio mantando a un hombre, su mujer y a siete de sus hijos. El hombre era Nabil abu Silmiya, un profesor y miembro de Hamás, que recientemente recibió un doctorado en Matemáticas de una universidad egipcia. Las edades de sus hijos muertos están comprendidas entre los 16 y los cuatro años. Sólo dos de los niños han sobrevivido al ataque.

También leo con preocupación que los tanques israelíes se han adetrado más en Gaza, apretando el nudo, el cerco, aumentando la presión sobre los palestinos.

Fotos: Hernán Zin

Bookmark and Share

573 comentarios

  1. Dice ser Pepita

    Trabajo excelente. Ya era hora de que alguien se ocupara de las víctimas y de los que sufren.¿Qué hace Europa que no intereviene?¿Por qué no se boicotea a Israel como se hizo en su día con Sudafrica?

    31 mayo 2009 | 22:49

  2. Dice ser destrucctor

    Solo soy un soñador, núnca he matado a nadie,pero aunque si me gustaria señalar mis sueños sueño en que en un dia todos los observadores del sabado judios y cristianos esten bien muertos ,sabian que el ejercito israeli descanza el sabado para adorar a su Dios que le manda hacer su obra dandole instrucciones de como hacer sufrir más a la poblacion palestina ,es por que de ahi proviene el secreto de su poder para masacrar millares de personas .

    04 junio 2009 | 22:56

  3. Dice ser Socorro

    Se sabe poco de Gaza,este sitio debeconocerse más,repítanlo, yo antes buscabael tema Palestina pero este es más elocuente Dios los bendiga

    05 junio 2009 | 20:12

  4. Dice ser la venezolana

    Hernan estoy muy feliz de que en el mundo todavia hayan personas como tu, dejame decirte que estoy muy orgullosa.Por otro lado se me desgarra el corazon por saber lo que le ocurre a esta gente y no poder hacer nada para ayudarlos.Yo no pierdo la fé, sé que nuestros ojosverán la justicia divina, Dios no sequedará de manos cruzadas, ni seráindiferente ante el dolor y las lagrimas deestos niños palestinos.Cuidate mucho!!!!!Te queremos 🙂

    11 junio 2009 | 06:31

  5. Dice ser g

    gran trabajo. gracias x contar la verdad, con tanto miserable suelto…

    17 junio 2009 | 12:29

  6. Dice ser LIO

    Es primera vez que veo tu blog, quizas porq nunk me intereso saber lo q pasaba fuera de mi espacio. Pero ahora q por obligacion y curiosidad de una materia, en la cual me piden q investigue sobre los acontecimientos que vive actualmente el mundo, me doy cuenta q tan egoistas podemos ser los seres humanos, nos preocupamos solo por nuestros intereses y nada mas, pero la realidad es muy diferente a la que te muestran dia a dia . Es triste saber la realidad de otras personas que en vez de ser un dia lleno de cosas inspiradas en la felicidad y el buen vivir todo se torne a un infierno total y que pareciera q nunca fuera a cambiar. Sinceramente como hum,anos deberiamos de apoyar y hacer algo pues ellos no son robot ni personajes q no sientan.Admiro tu trabajo espero que sigas abriendole los ojos al mundo.

    09 julio 2009 | 01:36

  7. Dice ser PILAR

    Buenas tardes,( por decir algo ) porque se me han puesto los pelos de punta y los ojos llenos de lagrimas al leer tu reportaje, me parece increible. gracias por contarnos la verdad de lo que está pasando

    14 julio 2009 | 16:52

  8. Dice ser ari

    mas que nada me parece horrible como el mundo es capaz de cerrar los ojos asi ante tremenda injusticiasi los palestinos tiran una piedra los hijos de……..de los israelies una bombasi los palestinos les lanzan un palo los cabro….de los israelies matan a una familia enteradios no tengo palabras…es una pasada….una pregunta.: k justificacion dan los israelitas para kometer esta barbarie¿?¿?¿eso es lo k no sehernán magnifico artikulo

    19 julio 2009 | 12:55

  9. Dice ser wilberto

    gracias por mostrar las desigualdades de la guerra.amigo dios te bendiga y jusgue al que hace el mal

    21 julio 2009 | 01:19

  10. Dice ser Gabriel

    Solo quiero felicitarte por tu trabajo, yo soy de chile, solo tengo 21 años y cada vez me impresiono mas de lo que ocurre en el mundo. Aca en america la mayoria de la gente solo esta preocupada de los problemas que ocurren por estos lados, claro que no son nada comparado como lo que se esta viviendo al otro lado del mundo. Nos acercamos al inicio de una nueva era y lo mejor que podemos hacer , es ayduar en todo lo que podamos. te felicito por tu trabajo. yo tratare de aportar mi grano de arena y despertar a las nuevas generaciones, para luchar contra la guerra, la mentria y lo que sea que este pudriendo la humanidad.saludos desde Chile!

    19 agosto 2009 | 20:11

  11. Dice ser matias

    20 Agosto, 2009…9:56 amTROPAS ISRAELÍES “SECUESTRAN” PALESTINOS PARA ROBARLES LOS ORGANOS.Palestinos arrestadosUn destacado periódico sueco asegura que soldados israelíes secuestran a palestinos para robar sus órganos y venderlos en el mercado negro.En un artículo titulado “saquean los órganos de nuestros hijos”, el diario Aftonbladet asegura que soldados israelíes secuestran a jóvenes palestinos en Cisjordania y en la Franja de Gaza y luegon son devueltos a sus familias después de la extirpación de sus órganos.“Nuestros hijos son utilizados como donantes involuntarios de órganos”, parientes de Khalid un palestino de Naplusa, dijo Donald Bostrom el autor del informe.Según el informe, todas las víctimas fueron asesinadas y sus cuerpos fueron autopsiados.El informe también citó otro incidente similar en 1992, en la que un joven activista palestino fue capturado por soldados israelíes en la zona de Naplusa. El hombre recibió un disparo en el pecho, ambas piernas y el estómago y luego fue trasladado a “un lugar desconocido para extirparle los organos”.El artículo también vincula a un sindicato recientemente descubierto en New Jersey, que estuvo involucrado en el contrabando de órganos. Varios rabinos de América fueron detenidos en relación con el caso.SB/MD/IRAN PRESShttp://guerrasionista.com/2009/08/18/tropas-israelies-secuestran-…

    20 agosto 2009 | 13:17

  12. Dice ser CRISTIANO

    Quisiera que me burrasen el comentario inviado el día 16-enero-2009 a las 07:01 pm y también el comentario del día 17-enero-2009 a las 08:34 pm. Gracias.

    05 septiembre 2009 | 18:05

  13. Dice ser Joanna

    Hola, soy uruguaya, y pienso ¿Qué puedo hacer yo? es increíble cómo la vida de tantos está en las manos de unos pocos. Hay que gritar a los cuatro vientos tus noticias, prometo cumplir con mi parte y no mirar con indiferencia. Admiro tu lucha, ¡Que nunca cese! ¡Que Dios te bendiga!

    21 noviembre 2009 | 02:03

  14. Dice ser Esteban Ramos

    Me perese mentira y me duele, que un pueblo que save, que es la repreción, y la esclavitud, como el “Judio” reprime tan duramente a sus hermanos,Cuanto tenemos que aprender los hombres y cuanto tenemos que seder, para no creernos supériores al otro, y reprimir torturar y matar.Me duele enormemente que cuando se le hace ver a cualquier judio que esta mal, enseguida te llame de anti semita, es una palabra que la usan tan ala ligera y tan baga.Paresiera que quieren esconder algo que les molesta y guardan en su corazon.Me molesta ver la raza humana reprimida cualquier sea su color sexo o religion.

    21 noviembre 2009 | 13:06

  15. Dice ser René

    Los niños de Gaza, inocentes hijos del mundo, esclavos de las bombas de los imperialistas vecinos. Paz, para los niños sin padres, victimas de los supuestos dueños del mundo.Verguenza, para los banqueros, que financian las armas, para atacar a los niños de Gaza.

    22 noviembre 2009 | 08:23

  16. Dice ser andres

    Buenos dias.Casi se va a cumplir un año del crimen de Gaza llamado plomo fundido, el bloqueo continua, la población sigue sufriendo, no se está reconstruyendo, la desesperación de la gente de Gaza aumenta, estan aumentando los suicidios, algo casi desconocido en ese torturado pais… ya no se habla de Gaza.El proximo 27 de diciembre, Dios mediante, se está organizando la marcha internacional por Gaza, en este link obtendreis algo de información.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=95703

    23 noviembre 2009 | 10:35

  17. Dice ser Tzví Akko

    No cabe ninguna duda que la situación humanitaria en la franja es patética.Sin embargo los palestinos de la franja tienen en su mano la solución al conflicto, todo lo que tienen que hacer es no disparar ni un tiro más ni un cohete más ni enviar a ningún terrorista a inmolarse nunca más.Tan difícil es eso?Ya Israel evacuó a sus asentamientos ahora es el turno de ellos de querer la paz, con sólo pedirla el mundo entero se las dará.

    06 diciembre 2009 | 12:33

  18. Dice ser la beba

    eso es un crimen atroz .. los de israel son unos asesinos … dios es justo

    10 diciembre 2009 | 21:15

  19. Dice ser EDUARDO OMAR ARMIJOS CABALLERO

    por medio der la promeza de jehova hacia abrahan, tuvo a isaac; que de ahi vendria el salvador que es el SEÑOR JESUCRISTO para los ISRRELITAS Y LOS GENTILES

    30 diciembre 2009 | 19:05

  20. Dice ser Boicot a Israel!!

    Boicot al terrorismo de Estado, boicot al racismo, boicot al antisemitismo de Israel!!

    21 enero 2010 | 18:54

  21. Dice ser Alx

    Hola exelente reportaje, espero pronto llegue la Gran Paz para ellos.

    07 febrero 2010 | 18:24

  22. Dice ser Pepito Perez

    Que hace una mujer judía en Gaza? Quien es ella para hacer comentarios sobre los palestino? Porqué no mejor hablar con los palestinos que opinan? Porque no se puede estar en la estación de tren? Cuando vemos la televisión con la guerra cogemos los pañuelos, lloramos todos, hacemos una manifestación y dejamos de comer hasta que acabe, Un saludo para Orestes

    08 febrero 2010 | 18:45

  23. Dice ser BIO

    cuanto sufrimiento por Dios! yo creo que el infierno les va a quedar chico a los sionistas asesinos de israel,gaza debe entender que los métodos de defensa no causan mas que ataques bestiales de las larvas israelies,deberían unirse todos todos de la mano y tratar de pasar por la frontera en un acto de valentía que vea todo el mundo hacer un movimiento en paz ( quizás la paz en esta situación es una locura) pero la guerra no siembra mas que muerte,gaza debe unirse en nombre de sus derechos humanos y no para hacer mas guerra. ( me es facil decirlo pero se que en esa situación no pensaria 2 veces si me matan mi familia ir con lo primero que encuentre a entregar mi vida a cambio de varios israelíes) pero es difícil luchar contra la bestia que llevamos adentro, mas no imposiblecuanta tristeza me da cuando veo que se juntan miles de personas para protestar por estupideses y ante las atrocidades que vive el mundo nadie alza la vozDios de paz y tranquilidad a palestina, Dios bendiga a todos esos niños que injustamente sufren las estupideces de las “civilizaciones avanzadas”, Dios de Paz y consuelo a los ciudadanos que pierden a un ser querido.Mi mas profundo deseo de paz para gazaNO MAS GUERRA JUDIOS DE MIERDA!

    16 febrero 2010 | 15:28

Los comentarios están cerrados.