BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de enero, 2017

“Queremos que nuestras mascotas puedan viajar con nosotros en el Metro de Sevilla”

Eso pide Ignacio de la Casa, que ha iniciado una petición en Change para que Sevilla se sume a Madrid y Barcelona (y a la gran mayoría de las grandes ciudades europeas con Metro), y permita el acceso de estos animales al suburbano.

Las firmas que se recojan se entregarán a Metro de Sevilla, el Ayuntamiento de la ciudad y la Junta de Andalucía. Ignacio me pidió su ayuda para difundir su petición. Como le dije por redes, es algo que no tengo duda que acabará llegando. La duda es cuánto tardará Metro de Sevilla en sumarse a la modernidad.

El tiempo ha demostrado que la convivencia es posible sin conflictos. El mejor ejemplo es el de Cercanías de Renfe, que admite animales desde hace muchos años y cuya directora, Magdalena Bodelón, reconoce que jamás ha generado el menor problema.

Ojalá tomaran nota en media y larga distancia de Renfe.
Allí la norma dicta que únicamente pueden viajar perros de hasta diez kilos en el interior de un trasportín con unas medidas determinadas y pagando un 25% del billete en algunos casos. Precisamente por eso la presentadora de televisión Sandra Barneda inició hace dos veranos una campaña para pedir el acceso de perros de todos los tamaños en todas las distancias de Renfe con el hashtag #PerrosAlTren.

Pero esa es otra historia. Hoy os dejo lo que Ignacio expone respecto al Metro de Sevilla:

Cada vez somos más los sevillanos que convivimos con animales, y mayores nuestras necesidades, como la de viajar en transporte público para acudir al veterinario, o simplemente movernos de un extremo a otro de la ciudad.

Por ello, solicitamos se pongan en marcha los mecanismos necesarios para posibilitar a los usuarios y propietarios de perros poder viajar con ellos en Metro de Sevilla tal y como sucede en las redes de metro de las principales ciudades europeas, incluida Barcelona o Madrid.

Solicitamos asimismo se cambien las ordenanzas para adecuarlas a las actuales necesidades de los sevillanos. La actual normativa, muy restrictiva hacia los viajeros con animales, discrimina a los sevillanos frente al resto de ciudadanos de capitales europeas.

Inglaterra, Austria, Alemania, Bélgica o Francia permiten el acceso de los perros en las instalaciones de Metro, sin ninguna restricción por razón de peso o tamaño. Es suficiente con que estén sujetos con la correa y permanezcan controlados por sus dueños.

No solo Madrid y Barcelona permiten perros al transporte público, también Berlín y Roma, por poner dos ejemplos de capitales europeas, permiten el acceso a perros al suburbano, con ciertas limitaciones. ¿Acaso Sevilla, una ciudad turística y cosmopolita, no debería tomar ejemplo y demostrar que puede ir a la vanguardia en este aspecto?

Los perros medianos y grandes pueden ser tanto o más educados que muchos usuarios, por lo que si éstos no son excluidos aquellos tampoco deberían serlo.

Pipa y Pipo entraron en la protectora sevillana El Buen Amigo. cuando eran cachorros. Y se hicieron adultos entre rejas sin encontrar un hogar. Hasta hace poco, que la suerte de Pipa cambió y logró su segunda oportunidad.

La cuestión es que Pipo se ha quedado solo. “Es muy triste cuando un hermano encuentra hogar y vemos al otro tras las rejas, viendo como se marcha por la puerta azul”, cuentan desde El Buen Amigo. Efectivamente lo es. A ver si aparecer aquí fuerza también la buena suerte de este perrete sevillano “estupendo, confiado y muy cariñoso”.

Se entrega en adopción en toda España.

Contacto: protectoraelbuenamigo@gmail.com

Mucho más que dos guías para vivir (o visitar) con perro Madrid y Barcelona

A veces, no sabes muy bien el motivo, hay cosas que se quedan encasquilladas. Cosas que te hace ilusión contar, que te apetece hacer. Pero nada, se van al limbo. Igual que hay gente a la que aprecias mucho y llevas eones sin poder ver. Que sí, que todos estamos muy ocupados, que procrastinar es el pan nuestro de cada día, que hay motivos lógicos por los que no has podido… Pero lo cierto es que no puede ser, que hay ciertos asuntos que merecen ser desencallados y gente para la que siempre debería ser posible robar tiempo a la locura cotidiana.

Las nuevas guías de SrPerro salieron a finales del año pasado. Eran un regalo ideal para las Navidades y me quedé con la idea de recomendarlas desde aquí. Son el mejor producto que conozco al respecto, elaboradas tras muchas horas (muchos años, ¡qué demonios!) de patear y comprobar en primera persona todos esos lugares, con consejos de educación canina, que fomentan la adopción y la convivencia. Toda esa información la tenéis más abajo, en un texto obra de su autora y no mío.

Pero es que además son mucho más que unas guías útiles, son el homenaje a un perro, a Colega, que era conocido, sobre todo por Madrid, como “el perro de los bares”. Un perro que transformó no solo la vida y el sentir de su dueña, sino que nos ganó a todos los que lo conocimos, y cuya imagen ha hecho mucho por la convivencia con los perros en las ciudades españolas. Un perro activista del entendimiento entre humanos y canes que se paseó por todos los medios de comunicación relevantes de este país, incluido este. Un animal que murió repentinamente este verano dejándonos a muchos desolados por su partida y por lo que ello supondría para su dueña.

Y quería escribir este post antes de la Navidad, recomendando las guías y recordando a Colega. Un pequeño homenaje que también yo quería hacer a ese animal de las cejas a lo Martin Scorsese, formal y discreto hasta que aparecía una pelota, enemigo declarado de cualquier gato y amigo al instante de otros perros y humanos.

No ha sido antes de la Navidad. Es ahora. Siguen siendo unas guías igual de recomendables. Sigo queriendo acordarme de Colega y su sonrisa perruna.

Tras muchos meses de trabajo, tras muchos años de rastreos en la mejor compañía, por fin están listas las nuevas guías de SrPerro, una edición completamente renovada, con cantidad de contenidos nuevos y mucho mejor organizada para que resulte realmente cómoda de usar. Y 100% dedicada a Colega, el perro que lo ha hecho posible.
Lee el resto de la entrada »

Alquila un perro para tener mas ‘likes’ en redes sociales

Está claro que con animales monos se consiguen más seguidores y corazones en Instagram. ¿Por qué no alquilar uno para aumentar tu popularidad?

Alquila también un perro para tener siempre a tu lado la raza de moda. Si ahora es el bulldog francés, pues lo alquilas. Si mañana es el Jack Russell Terrier, pues lo devuelves y alquilas otro.

¿Tienes planes de hacer excursiones por el monte que te gustaría compartir con un perro atlético? Pues alquilas uno y cuando se te pase la euforia montañera y solo quieras sofá y Netflix, lo devuelves.

Esta campaña, una supuesta publicidad de un servicio de alquiler de perros, ha llenado estos días Asturias.

En ella se invita a visitar la web Alquilaunperro.com, donde se explica el funcionamiento del servicio ficticio, incluyendo un completo catálogo de perros, testimonios, perros..

Y viene acompañada de este vídeo:


Lee el resto de la entrada »

Es muy fácil reírse o atacar a vegetarianos o veganos

A mí este potaje no me da ni risa ni ira, me da hambre (GTRES)

Es muy fácil atacar a vegetarianos o veganos, es muy fácil arremeter contra ellos por sentirse amenazado (a ver si me van a querer quitar mis filetes, a ver si me van a hacer abrirlos ojos al sufrimiento animal que quiero ignorar o incluso abrir la cartera y obligarme a comprar más caros huevos de gallinas felices), es muy fácil además lograr resonancia en redes sociales y visitas haciéndolo.

Reírse de los vegetarianos o veganos, ridiculizarles, atacarles sin argumentos, es tan fácil que solo los ‘cuñados’ menos inteligentes se ponen a ello. O los ‘cuñados’ más beligerantes. O tal vez los más preocupados por las visitas y el eco en redes. No tiene mérito. Tampoco gracia.

Los vegetarianos o los veganos, en cualquiera de sus vertientes o grados de flexibilidad, son personas sensibles al sufrimiento que genera la producción en masa de animales, que procuran que su consumo de alimentos y otros productos sea responsable y no fomente el maltrato animal, que merecen todo el respeto y la eliminación de trabas.

Que sí, que algunos vegetarianos y veganos puede que se pasen de rosca y se conviertan ellos mismos en ‘cuñados’ respecto a otros con distintas opciones. Una cosa es explicar en los momentos en los que procede hacerlo y otra presionar, en lo segundo jamás se debería caer. No se puede pedir respeto sin darlo en primer lugar. Pero eso no justifica ni las risas ni los ataques, ni que se nos mire como a marcianos. No al menos por parte de aquellas personas que quieran ser sensatas, empáticas y sensibles.

Y el maltrato animal no es justificable. Igual que no se puede justificar ningún otro tipo de maltrato. El maltrato, por definición, es algo a condenar y erradicar.

Es muy fácil atacar a vegetarianos o veganos. Tanto como llamar gafotas al niño cargado de libros. Es igual de injusto e innecesario y pone de la misma manera en evidencia al que lo hace. Da lo mismo que se produzca en una sobremesa familiar o en un periódico.

Y ahora es cuando termino invitándoos a leer el despropósito con forma de columna Yo pagué con mi vida de Joaquín Luna en La Vanguardia y la respuesta de Javier Ruiz, Maestros del yoísmo.

‘Miriam educa a su cachorro’, Sumara Marletta acerca de nuevo a los niños la etología canina

Conocí por primera vez del empeño de la adiestradora y etóloga (y amante de los animales) Sumara Marletta por acercar el comportamiento de los perros a los niños con el cuento La niña que sabía de perros (también con los talleres que hace ante los pequeños, pero esa es otra historia). Hace casi exactamente dos años os hablé de este libro.

Me gustó porque explicaba muy bien a los niños los conceptos más básicos del lenguaje de los perros, dejando claro cuando acercarse, cómo aproximarse a ellos, qué no hacer…

Se teme lo que no se conoce. Si eres capaz de mirar a un perro e identificar  su estado de ánimo, saber qué les gusta y qué pueden considerar una amenaza, si los entiendes y conoces, el miedo se disipa. Y se gana en seguridad, porque la mayoría de los encontronazos y problemas vienen por el desconocimiento.

Hace poco Sumara me escribió para escribió para contarme que había publicado un nuevo libro en la misma línea : Miriam educa a su cachorro, también de la editorial especializada KNS Ediciones y con ilustraciones de nuevo de Fernando Calderón.

“Con el primer libro he querido acercar el lenguaje canino a las personas, sobre todo los niños, con este segundo libro la intención es que ellos sepan qué hacer y qué no hacer cuando un cachorro llega a casa, este segundo libro es un poco más extenso que el primero. Está escrito muy en positivo para niños y perros (como es mi estilo) y el libro cuenta con actividades y una guía práctica al final” me contaba antes de hacérmelo llegar.

Y todo es cierto. Lee el resto de la entrada »

Los cachorros de perro reaccionan a la voz “para bebés” que usamos con ellos

Hay distintas investigaciones centradas en cómo nos entienden los perros, cuantas palabras comprenden, si distinguen los tonos… Investigaciones sobre el animal que más hemos creado los seres humanos según nuestros gustos y necesidades que pueden ayudar a comprender también un mecanismo tan complejo como es el lenguaje humano, cómo apareció y se genera.

Estos días de atrás ha habido un estudio que no cambia la existencia de nadie, pero que resulta curioso.

En ese estudio los investigadores pusieron a un grupo de mujeres a decir ante las fotos de cachorros, de perros adultos y ante un investigador: “hola, hola monada. ¿Quién es un buen chico? ¡Ven aquí! ¡Buen chico! Sí, ven aquí dulzura. ¡Qué chico más bueno!”. No es un discurso digno del Nobel, soy consciente, pero es que las palabras son lo de menos.

Los científicos pudieron constatar que el tono de voz de agudiza cuando se dirigían a los perros, en el caso de los cachorros los agudos subían aún más. Se trata de una voz similar a la que se emplea con los bebés, no sólo más alta, también más cantarina, más lenta.

En cuanto a los perros, lo curioso es que cuando les pusieron las grabaciones, los cachorros reaccionaron a esa voz. Se excitan, buscan su procedencia, ladran, se acercan... No es el caso de los perros adultos, que no reaccionaban a menos que se tratara de una voz conocida.

 La investigación, dirigida por Nicolas Mathevon de la universidad de Lyon, también comprobó que las conversaciones entre humanos no interesan a los perros, ya sean jovenes o adultos.

En investigaciones posteriores tratarán de dilucidar si esa respuesta de los cachorros a la voz humana es innata y cómo comienzan a distinguir palabras concretas.

De momento, está claro que no viene mal hablar de esa manera a nuestros cachorros para captar su atención.

Los cachorros que veis están en Palencia. Y no hay acogida para todos. Son muy pequeños y no pueden estar en las instalaciones de la protectora, necesitan para ellos acogidas o adopciones por Palencia o Valladolid (en cuyo caso la asociación Defenpal corre con los gastos), o adopciones. Mejor aún esta segunda opción.

Contacto: 657961568 (@defenpal en Twitter).

Me gustan los animales, por eso no me gustan las películas que protagonizan animales

Me gustan los animales, pero no me suelen gustar las películas protagonizadas por animales ni tengo especial interés en verlas. Sinceramente, me cuesta pensar en alguna que colocaría entre mis favoritas. Excepción hecha cuando era una niña y veía  El corcel negro o a Lassie, en alguno de los únicos dos canales que teníamos. Me gustaría pensar que los collies que participaron en esos rodajes antiquísimos fueron tratados con consideración y no sufrieron maltrato en ningún momento. Imposible tener la seguridad.

No me gusta en líneas generales por distintos motivos. Por un lado, porque (siempre hay excepciones, ya lo sé) no suelen ser cintas que tengan gran calidad. Por otro, porque dudo del trato que se les haya dispensado. El historial de maltrato y muerte a animales en rodajes es largo.

Si se trata de animales salvajes, tigres, osos, elefantes… Mi opinión es similar al uso de estos animales en los circos. No es vida para ellos y debería evitarse. Que se hagan películas de animación o se les recree digitalmente, como la joven princesa Leia de Rogue One o la variada fauna de la última versión de El libro de la selva. La tecnología ya lo permite. ¿Recordáis el tigre de La vida de Pi? Una película que tal vez escape a eso de que los films con animales suelen ser malos o regulares. Pues a punto estuvo de morir ahogado.

Los perros parecen los animales más aptos para estas tareas cinematográficas. Probablemente los únicos. También los caballos, si no se les pide ninguna proeza, aunque en El Hobbit no se las pedían y eran solo comparsas y hubo una pequeña masacre (y sí, esa también cuenta como película entre regular y mala).

Volviendo a los canes, no dudo que haya habido perros que han participado en rodajes disfrutando incluso. Pero tampoco acaba de gustarme, porque sigo con la duda. No hay certezas. Y suele pasar que acaban poniendo de moda determinadas razas, modas que nunca acaban bien y que no deberían ni producirse, porque los perros son parte de nuestra familia y no complementos a nuestro estilo.

Si los animales que aparecen son cachorros, ya me saltan todas las alarmas. Los cachorros deben estar jugando, socializando, tranquilos y ajenos a los rodajes.

Este fin de semana dimos la noticia de que cinco cachorros murieron rodando la película de Disney Cachorros en la nieve. Animales con dos meses, que aún no pueden estar separados de su madres.

Hoy ha sido noticia el maltrato de un pastor alemán al que se obligó a entrar en un torrente artificial y su casi fallecimiento (solo tenéis que poner el sonido y escuchar los gritos pidiendo que se le saque del agua cuanto antes) en el rodaje de la película A Dog’s Purpose, de inminente estreno en EE UU y para la que PETA ha pedido un boicot.

Por todo eso no me gustan las películas en las que aparecen animales, por eso a veces encuentro a gente sorprendida cuando le digo que no he visto la película de Hachikō o el último Colmillo blanco.

Si queréis abrir los ojos a lo que realmente significa ese mensaje presente en todas las películas de origen estadounidense que aseguran que ningún animal ha sufrido daños en el rodaje, leed (despacito y con atención, que lo merece) a Marta Peirano en Ningún animal sufrió daños durante el rodaje (salvo los que murieron a golpes, ahogados o empalados)

Y la próxima vez que estéis viendo una película en la que aparecen animales preguntaos: ¿Ningún animal sufrió daños durante el rodaje? ¿Seguro?

De momento nadie va a poder darnos la certeza.

La necesidad de contar con una ley nacional, protagonista de los II Premios Bienestar Animal

Este frío 18 de enero se han entregado, en la sede del Colegio de Veterinarios de Madrid, los premios Bienestar Animal que esta institución lleva dos años entregando a una persona, un animal y una institución por su labor en este sentido.

El pasado año, en su primera edición, los ganadores fueron Marta Esteban, productora de la película Truman “por la singular sensibilidad con la que refleja el vínculo afectivo que se llega a crear entre una persona y su mascota, El perro de terapia Tango y Renfe Cercanías, primer medio de transporte que permitió el acceso a animales de compañía en Madrid.

En esta segunda edición, a cuya entrega de premios he podido asistir, la persona merecedora del premio ha sido el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska, que comparte su vida con tres perros, dos de ellos adoptados. El juez, cuya sensibilidad y amor por los animales quedó de manifiesto en su libro Ni pena ni miedo y que ha defendido con frecuencia la adopción por delante de la compra, lleva reclamando desde 2015 una Ley de Protección Animal de ámbito nacional, muy necesaria dado el reino de taifas en el que nos encontramos.

“El juez defiende la creación de una ley que unifique criterios y establezca unas bases comunes para garantizar la salud, no solo física, sino también psicológica, de los animales de compañía”, leo en el dossier de prensa con el que me he venido. Completamente de acuerdo. Lo he comentado muchas veces en este blog. No es posible que si viajo con mi animal por España, toda la normativa que nos aplica a ambos vaya cambiando. Hay un berenjenal no ya por comunidades autónomas, también incluso por municipios, que es preciso solventar cuanto antes.

“Nadie puede ser buena persona ni anidar buenos sentimientos si no los alberga por los animales”, dijo el juez en su discurso de agradecimiento recordando a grandes pensadores. “Nos están diciendo que nos están aportando mucho y que tienen unos derechos que debemos reconocerles”, apuntó también, recordando además la verdad que encierra aquello que tanto se dice de que a una sociedad se la puede medir por el trato que dispensa a los animales.

El animal premiado fue Nick. Un perro soldado, integrante del pelotón cinológico de la UIEN CANARIAS /BIEM II. En marzo del año pasado, cuando se derrumbó un edificio de viviendas de cuatro plantas en Los Cristianos, Tenerife, este pastor belga de cuatro años logró marcar las zonas donde tenía que trabajar el personal de desescombro y recuperar con prontitud siete víctimas mortales en una actuación “sobresaliente y eficaz”. Sin su trabajo, “se hubiera prolongado varios días el estado de ansiedad de sus familiares”.

Lee el resto de la entrada »

¿Deberían entrar los animales en las iglesias el día de San Antón?

Nunca he sido yo de celebrar San Antón con mis animales. Es una festividad que siempre me pasa de largo. Y eso que tiene cada vez menos que ver con la Iglesia, muchas asociaciones protectoras programan actividades e iniciativas de concienciación coincidiendo con el día del santo, pero por un motivo o por otro jamás me he acercado.

Mi experiencia con San Antón se limita a lo que leo en otros medios, a las imágenes que he visto a Micaela de la Maza en SrPerro todos los años y a las fotos que nos manda al periódico nuestro fotógrafo Jorge París (todas las que aparecen aquí son suyas).

Andaba yo viéndolas al mismo tiempo que sufría el bombardeo informativo de la ola de frío que tenemos encima, y me ha dado por pensar en que esas personas (en gran medida viejecitos) que estaban en la cola esperando sus bendiciones para sus animales, debían estar pelándose en la calle mientras esperaban su turno. Lo mismo vale para muchos de sus animales. Los perros más pequeños, por ejemplo, son bastante frioleros.

Y, digo yo, no podían modernizarse un poco en alguna diócesis y permitir que los animales entraran en el interior de las iglesias. Me cuentan que algunas hay que lo permiten, ojalá se generalizase.

Cada vez tenemos a nuestros animales en más sitios: playas, transportes públicos, hoteles, incluso hospitales. De hecho, los perros guía de la Once solo tienen prohibido por ley el acceso a los quirófanos, así me lo aseguraron hace un año los responsables de esa organización, lo que me hace preguntarme si al menos ellos podrían entrar en misa en cualquier iglesia o catedral. Ni idea…

Volvamos a San Antón. Vamos a ver, que es solo un día. Tal vez antaño llevaban a los rebaños a bendecir y, claro, eso no era plan. Pero en las iglesias urbanas son mayoritariamente perros y también algún gato, cobaya o periquito (pobres, eso sí que corren riesgo de congelarse). Animales pequeños y bien educados y bajo el control de sus amos.

Si hay un día al año para celebrar religiosamente el amor a los animales, nuestros hermanos para ese santo y para San Francisco de Asís, y si ese día cae en lo más crudo del invierno, no me parece descabellado abrir las puertas y celebrar ese amor a buen cobijo. No creo que el santo se andará con muchos remilgos con los animales teniendo en cuenta su historia.

Por caridad cristiana.

* FOTOS: Jorge París.

Rabbit, el gato sin rabo, y el frío de las colonias callejeras

Con el frío los animales que están en las protectoras lo pasan peor, sobre todo los cachorros, enfermos y ancianos. Ayer precisamente traía a este blog un perro ya mayor ejemplificándolo. Por eso, en estas fechas, las protectoras suelen recibir con los brazos abiertos las donaciones de viejas mantas o alfombras. Y si tenemos viejos calefactores que ya no usemos, también pueden venirles bien. Si estamos en disposición de hacer donaciones, es buena idea contactar con una protectora cercana y ofrecérselo.

También en las colonias felinas de nuestras ciudades, por controladas que estén, lo pasan peor con el frío. Esa creencia errónea y extendida de que los gatos saben buscarse la vida en la calle choca con la realidad de los gatos que se meten en los motores de los coches buscando calor, que enferman, que tiene accidentes, que mueren.

Las casas de acogida urgen en estas fechas. Por supuesto, también las adopciones.

A Rabbit, que tiene ahora apenas diez meses, le rescataron de una colonia en Murcia con el rabo completamente destrozado y hubo que amputarlo. “Otra historia cruel de la supervivencia en la calle. Actualmente está recuperado de la cirugía y con muchísimas ganas de encontrar una familia”, me explican desde la Asociación Bastet.

En pocas semanas se queda sin casa de acogida y urge encontrar para él una adopción definitiva u otra acogida. Preferiblemente lo primero.

“Rabbit es un pequeño super sociable y muy cariñoso. Tranquilo y calmado. Un gato con el que disfrutar de la tranquilidad y el mimoseo. Tolera a otros animales y con niños es un cielo”.

Está en Murcia pero se envía a otras provincias. Se entrega con chip, vacuna, cartilla, desparasitado y castrado.

Además de acogidas y adopciones, los gatos recogidos por Bastet también necesitan padrinos y madrinas por menos de cinco euros al mes.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto