Archivo de la categoría ‘Perros’

Necesitamos un registro informático nacional de maltratadores de animales

Muchos años se lleva hablando de este tema, de crear un registro de maltratadores. Al menos las dos décadas que yo llevo implicada en el universo de la protección animal. Hace poco os contaba que entregar animales en adopción es una de las labores que creo más complejas en las protectoras, y poder consultar un registro así facilitaría las cosas, al evitar el riesgo de que caigan en malas manos.

No le veo inconveniente, ninguno en absoluto sin son datos tratados con seriedad, con respeto a la legalidad vigente. Mejor eso que los avisos o las listas negras de malos adoptantes, ‘abandonadores’ o maltratadores reincidentes que me consta existen desde hace mucho tiempo y manejan asociaciones protectoras a título particular.

No solo ayudaría a las protectoras. También evitaría que un condenado por maltrato pudiera seguir trabajando con animales.

Vuelvo a recordar este tema por una petición de firmas abierta en Change que solicita precisamente eso, un registro centralizado con aquellas personas condenadas por maltrato y cuyos antecedentes penales estén en vigor “que permita saber si un individuo está o no inhabilitado para la tenencia de animales o para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales”.

En la petición, que ya va camino de sumar 200.000 apoyos, el Observatorio Justicia y Defensa Animal explica porqué es necesario:

Para que se facilite el cumplimiento efectivo de las sentencias firmes que vayan aplicando las importantes mejoras que se han introducido en la última reforma del Código Penal de 2015, como la prohibición de tenencia de animales, la cual permite evitar que las personas condenadas por maltrato animal e inhabilitadas para la tenencia de animales, puedan tener animales a su cargo y puedan dedicarse a profesiones que tengan que ver con los animales.

Es una herramienta imprescindible para que las autoridades (policía, jueces, fiscales) puedan tener acceso a los antecedentes penales por maltrato animal.

Actualmente no hay ningún mecanismo para controlar si se cumplen las sentencias condenatorias sobre maltrato animal ni para evitar que un condenado que tiene prohibido trabajar con animales o su tenencia se haga con otros animales o trabaje con ellos.

Otros países ya cuentan con esta eficiente herramienta en la lucha contra el maltrato animal. En España, como país donde el maltrato animal y el abandono es un problema grave, deben ponerse los medios necesarios para combatirlo de manera efectiva.


Maneto tiene apenas tres años y es un podenco de unos treinta kilos
que ha tenido un “pasado muy duro”.

Está en ANAA, una protectora madrileña. Cuentan que “apareció con muchísimo miedo, abandonado al final de la temporada de caza, en una zona donde a menudo aparecen bastantes como él. Apareció delgadísimo y con las orejas y el rabo mal mutilados. En ANAA está aprendiendo a confiar en las personas y descubriendo las golosinas, el cariño y la paciencia”.

Si quieres, como dicen en la asociación, “ayudarle a descubrir lo maravillosas que pueden llegar a ser las personas” y ayudar a que cambie su expresión puedes escribir a este formulario. Estoy convencida de que sería uno de esos perros a los que la adopción transformaría de tal manera que parecería otro.

Cómo presentar a un perro y un gato adultos

Son especies distintas, se comunican de diferente manera y tienen fama de no entenderse demasiado bien. “Se llevan como el perro y el gato” decimos de dos personas que andan tarifando con frecuencia.

Hay que entender y respetar que es cierto que no todos los gatos pueden convivir con perros y viceversa. Algunos gatos se estresan en exceso en presencia de perros. Y hay perros que ven a los gatos como unas presas de lo más interesante.

Pero no tiene porqué ser así. En mi casa siempre ha habido perros y gatos entendiéndose divinamente.

Ver esta publicación en Instagram

#buenasnoches con #perrosygatos

Una publicación compartida de Melisa Tuya (@melisatuya) el 10 Oct, 2019 a las 1:17 PDT

Es un tema que da para mucho, pero hoy me voy a centrar en cómo hacer las presentaciones para que un gato y un perro que ya son adultos, empiecen con buen pie.


Conviene primero que ambos se hayan familiarizado con el olor del otro. Puede ser habiendo dejado objetos (camitas, collares, rascadores) a su alcance o manteniendo al gato encerrado en una habitación, desde la que el perro podrá olisquearle.

Cuando vayamos a presentarles hay distintas opciones, en función de las circunstancias o de la reacción de los animales. Puede ser buena idea permitir que se conozcan con seguridad manteniendo al gato en su transportin y al perro sujeto con la correa.

Sujeto, pero de manera relajada. Nunca transmitiendo tensión. Conviene que identifiquen la situación de manera positiva, con chuches y caricias.

Si la cosa va bien (aunque haya algún bufido es normal) podemos soltar al gato manteniendo al perro sujeto y distraído de manera positiva, con mimos. Lo ideal es que sea una estancia en la que el gato tenga opción de huir a alguna zona elevada.

Debemos intentar estar tranquilos, no forzar los acercamientos y observar con detenimiento las reacciones de los animales.

Si el perro muestra una sana curiosidad o indiferencia es buena señal. Si el gato obra de la misma manera, incluso si muestra recelo y bufa un poco, la buena convivencia es cosa hecha.

En los casos en los que esta primera presentación no transcurra tan bien, no quiere decir que sea imposible. Hay profesionales de la etología canina y felina que pueden darnos pautas para lograr esa convivencia.

Una convivencia más habitual de lo que parece, aunque no siempre es posible y hay que respetarlo.


Xena es la perrita atigrada “tiene tres añitos, es muy educada y amorosa. Está en la perrera desde hace dos años. Su carácter es muy bueno, pero esta muy deprimida y ha bajado mucho de peso”.

Daddy es el macho negro, “tiene dos añitos y va a tener más de un año en perrera. Llegó hermoso y cada vez va a peor, muchas veces no come y está apático, tiene un buen carácter”.

Ambos son cruces de American Stanford que se entregan con cuestionario de preadopción y seguimiento.

Contacto: gladysriverof@gmail.com

La Uned, junto a Fundación Mascoteros, facilitará dos cursos sobre bienestar animal en 2020


La semana pasada tuvimos una muy buena noticia. En España es preciso que haya mucha más formación sobre lo que es bienestar animal, sobre tenencia responsable, maltrato y legislación relacionada.

Hace falta en la sociedad, empezando por los propietarios de animales. Con frecuencia también entre los profesionales que tratan con ellos. Por supuesto, entre los garantes de que se cumpla la ley y se respeten sus derechos y dentro del mundo de la protección animal.

Por eso es una buena noticia que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Mascoteros vayan a programar dos cursos sobre bienestar animal, inscritos en el programa de Formación Permanente de la universidad.

Uno, bautizado como Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal, se centrará en el cuidado, educación canina y tenencia responsable. El otro Cualificación para profesionales de centros de atención animal, gestión, salud y bienestar, en atención animal, gestión y salud para los profesionales del sector.

“Somos la primera universidad pública que adquiere un compromiso real y diseña este programa doble de bienestar animal; uno destinado a los particulares que tienen inquietud por cuidar y conocer a los animales, y otro para aumentar la cualificación de las personas que trabajan en centros de atención animal, clínicas veterinarias, tiendas, refugios y centros municipales, donde hay mucha carencia de formación”, aseguran desde la universidad.

Como explican en el comunicado que lo ha hecho público, “supone la primera opción de formación superior para un sector de escasa regulación normativa y cuyo desarrollo depende en gran medida, según los responsables de la Fundación, del voluntarismo y la intuición de quienes se ocupan del cuidado de los animales”.

En ambos casos hablamos de 75 horas lectivas, están adscritos al programa de Desarrollo Profesional y Personal de la UNED y dotan a quienes los sigan del Certificado de Enseñanza Abierta. Los estudiantes obtendrán tres créditos ECT que pueden sumarse, tras la pertinente convalidación, a cualquier título oficial europeo. Los precios son de 180 y 201 euros, respectivamente. Se han planificado tres convocatorias, a partir de enero, que se realizarán a lo largo del 2020. La metodología es totalmente online, incluidas las pruebas finales que darán derecho al título final.

Macario y Alina, la pareja de rubios que acompaña este texto, están en la protectora madrileña PROA esperando un hogar.

Macario, el más peque, “es joven, alegre, se lleva bien con otros perros. Tiene un tamaño y peso ideales para una casa, viajar con él, compañero para todo”.

Alina es “muy sociable con todo el mundo, se lleva bien con perros. Es joven, activa y muy alegre”.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

En las fichas de su página web se puede acceder al formulario de adopción.

Este sábado tendrá lugar en Madrid la segunda feria por la sensibilidad animal

Este sábado en Madrid, que hará un tiempo muy agradable, la asociación protectora ASA (Asociación por la Sensibilidad Animal) celebra su segunda feria solidaria.

Una jornada estupenda para acercarnos en familia, disfrutar y también echar una mano a los animales sin hogar. Mucho mejor que ir al zoo con los niños.

Tendrá lugar en el parque Liana de Móstoles desde de 10 de la mañana hasta las 21 de la noche. Además de ASA, la entidad organizadora, se han sumado otras cincuenta protectoras.

¿Qué veremos allí? Pues animales, por supuesto, que incluso desfilarán para que los conozcamos mejor y tal vez encuentren un hogar. También rifas, magia y distintas actividades infantiles.

Más en concreto, a las doce actuará el Mago Torpedete; a las 17 los peques podrán disfrutar de El Duende de los Títeres; a las 18 toca la Fanvención; y el broche final la actuación del grupo musical Corner 11 a las 19.30.

Os animo a ir para conocer y ayudar a animales como los que acompañan este texto, dos perros de las denominadas razas potencialmente peligrosas, para cuya adopción es preciso tener una licencia específica, y dos gatos adultos. Todos ellos rescatados de una perrera. Los animales que más difícil tienen encontrar su segunda oportunidad.

Contacto para adoptar: asa.sensibilidadanimal@gmail.com

Kurt es un macho de dos años, “entró de cachorro en la perrera, le llevaron a una residencia y cuando querían devolverlo ASA le adoptó. Es un perro diez, sociable con perros, niños y adultos.

Zoe es una hembra de dos años. “Es una perra maravillosa, sociable con perros, niños y adultos”.

Arya también tiene unos dos añitos. “La sacamos de la perrera y al principio era muy desconfiada y poco sociable. Poco a poco va cogiendo confianza”.

Diana tiene tres años, y “es muy mimosa y sociable con personas y gatos bebés, menos con perros y gatos pero con el tiempo se va acostumbrando”.

Cordelia y sus cuatro cachorros necesitan con urgencia una casa de acogida

A Cordelia la abandonaron en una perrera municipal de Córdoba a punto de parir. La dejaron allí siendo ya mayor junto a otras tres perritas, todas ellas mayores, alguna con problemas de salud.

Han tenido un primer golpe de buena suerte, porque las ha recogido la protectora El amigo fiel, pero Cordelia traía una compañía inesperada.

El otro día llevamos a Cordelia de nuevo al veterinario, porque nos estaba resultando extraño la barriga que tenía. Le hicimos una ecografía y ya nos llevamos el chasco que nos temíamos: embarazada.

Por supuesto, nuestra primera opción fue pensar en interrumpir el embarazo pero por desgracia nuestros veterinarios nos informaron, que por el avanzado estado de gestación, iba a resultar imposible, por el riesgo que suponía para el animal.

Nos dieron un plazo muy cercano para el parto, y así fue, justo esa misma noche, estaba dando a luz a sus cuatro bebés.

Y así estamos, con Cordelia que ha tenido a sus bebés en el chenil de la residencia porque no tenemos una acogida donde tenerla.

Tuvo a tres machos y una hembra, que serán preciosos mestizos de tamaño pequeño. Pero los cinco siguen en una residencia, y no es el mejor lugar para ellos, “las noches son frías y deberían de estar todos en un hogar”.

Necesitan con urgencia un hogar de acogida responsable y comprometido donde puedan estar juntos hasta que tenga edad suficiente para ser adoptados.

Una habitación, un pequeño rincón en el que estar tranquilos y seguros, el que que crecer. No precisan mucho espacio.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

#MásEducaciónMenosDiscriminación, una campaña en favor de los denominados perros de razas potencialmente peligrosas

Con el inicio del curso quiero sumarme a una iniciativa que arrancó durante el verano. Emplea el lema hecho hashtag #MásEducaciónMenosDiscriminación y pretende “concienciar y hacer reflexionar sobre cómo se juzga a ciertos perros por su aspecto, sin más”.

Se refieren, por supuesto, a aquellos de razas denominadas potencialmente peligrosas. Perros que por su físico poderoso, aunque tengan un carácter y educación inmejorables, tienen mucho más difícil su día a día. La gente se cambia de acera, incluso aquellos que tienen también perro, ven su acceso vetado a lugares en los que otros perros son bienvenidos y, si son abandonados, tienen mucho más difícil encontrar un hogar.

Deberíamos ser capaces de mirar a estos animales y ver más allá de su raza. Tendríamos que tratarles según su personalidad y comportamiento, sin dejar que el temor nos domine. Son simplemente perros, ni más ni menos. El tamaño y potencia de su mandíbula no debería ser su condena en vida.

Apoyo esta campaña porque cualquier iniciativa que contribuya a eliminar prejuicios. Unos prejuicios que son parte del problema que experimentan estos animales, que llegan a perreras y protectoras de toda España en gran número y con muy pocas opciones de tener un final feliz.

(Fotos: Eduardo G. Cuasimodo)

Y me sumo acompañada de Sambo, un pitbull de diez años con un carácter excelente, doy fe de que es juguetón y cariñoso, y que espera un hogar en la protectora ACNR. pppacunr@gmail.com

La campaña ha sido impulsada por Micaela de la Maza (SrPerro) y Loli Alcarria del estudio de fotografía Baby-Face y propietaria de la American Staffordshire instagramera Thai, que lleva tiempo rompiendo prejuicios con el proyecto Estoy con Thai.

Como explica Micaela:

Apostamos por la (buena) educación de humanos y perros como medida clave para que los canes, todos los canes, puedan acceder a cada vez más lugares públicos con normalidad.

Los que convivimos con un perro debemos ser siempre cívicos y también respetuosos con aquellos que puedan no querer compartir su espacio con nuestros animales.

Sea de la raza que sea nuestro can, resulta muy útil contar con el apoyo de un educador canino profesional -que utilice métodos respetuosos- para ayudarnos a conseguir que nuestro perro sepa relacionarse tranquilamente y en infinidad de situaciones con todo tipo de personas y con sus congéneres.

Parte de la campaña consiste en compartir una serie de recomendaciones “para que todos ayudemos a que haya más locales/opciones dog friendly en general”. Son seis puntos llenos de sentido común, como cuidad a los establecimientos dogfriendly, respetar a aquellos a los que no les gustan los perros o tener a nuestros animales limpios, bien socializados y educados. Tras el enlace hay más información.

Ya hay negocios que se han sumado como Lush España, Tiendanimal o Campus perruno, en los que todos los perros, de cualquier raza, son bienvenidos.

¿Cómo afrontan nuestros perros y gatos la vuelta a la rutina?

Vuelta al cole, vuelta al trabajo, fin del periodo vacacional de desconexión. Todo eso ya está aquí y cada persona lo afronta de distinta manera. Somos tan diferentes y también lo son nuestras circunstancias que no hay una respuesta única si planteásemos esa cuestión centrada en los seres humanos.

Con nuestros animales de compañía es una realidad muy semejante. No solo ellos son individuos distintos, sino que también sus circunstancias varían mucho. No es lo mismo el perro que ha estado esperando en una residencia canina que aquel que lo ha hecho bajo los cuidados de un familiar o un canguro o el que nos ha acompañado durante nuestras vacaciones.

Para una mayoría, no obstante, el retorno a la rutina, a su entorno conocido, a las idas y venidas de siempre, es algo que agradecen porque les aporta seguridad. Eso no quita que no haya animales que puedan resentirse a su manera de su particular ‘vuelta al cole’.

En el caso de los perros puede pasar que, si han estado con nosotros durante el verano, casi continuamente acompañados, dando largos paseos y excursiones, y se encuentran de forma brusca mucho más tiempo solos y teniendo pocos paseos rápidos, puedan tener algo semejante a una depresión o estrés postvacacional. Hay que procurar hacerles la transición lo más gradual posible, al tiempo que cuidamos que no se genere una indeseable ansiedad por separación en aquellos animales más dependientes e inseguros. Evitar saludarles al llegar a casa y despedirse con excesivas muestras de afecto es una de las recomendaciones para mantenerla a raya.

Rush es un gos d’atura de cinco años que busca hogar. Es muy cariñoso y se lleva bien con otros perros pero también muy activo. Le gusta trabajar, aprende con facilidad. Adecuado para personas que estén acostumbradas al manejo de perros con carácter. adopciones@amigosdelperro.org.

Los gatos suelen quedarse solos en casa mientras nosotros exploramos otras tierras. Solos y con las visitas y cuidados esporádicos de amigos, familiares o cuidadores remunerados. También ellos pueden experimentar desajustes al volver a verse envueltos en nuestras rutinas tras mucho tiempo en soledad. Se manifiestan de muchas maneras. Puede cambiar la manera en la que se relacionan con nosotros, dejar de usar su caja de arena e incluso perder el apetito. Que vuelvan a la normalidad requiere paciencia y respeto. También que nos replanteemos cómo hemos gestionado nuestra ausencia para ver de qué manera podemos mejorar su experiencia la próxima vez, tal vez procurándoles más compañía, más estímulos, llevándoles a un hogar de algún amigo o familiar que les cuide…

Ver esta publicación en Instagram

Lane y Beatle buscan familia. Lane, es tímida pero muy cariñosa, y Beatle, es pizpireto y travieso pero muy tierno. Tienen 3 meses y unas ganas locas de encontrar su propia familia,¿ cómo no resistirse a esa ternura del video?. ¡Son fabulosamente tiernos!. ¡Ven a conocerlos y saldrás enamorado!. Escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el

Tener al menos dos gatos bien avenidos, que se acompañen mutuamente, suele regatear estos problemas. Por eso suelo recomendar que se adopten de dos en dos, idealmente hermanos de camada o adultos que ya sepamos que se llevan bien.

Mucho ánimo a todos con el retorno a la normalidad.

En la protectora Apamag necesitan casas de acogida con urgencia para perros y gatos

Apamag es una asociación protectora que opera en la zona de Madrid y Guadalajara. Me piden ayuda porque en estos momentos necesitan con urgencias casas de acogida, como ellos plantean “sin casas de acogidas no podemos seguir ayudando a todos los peludos que lo necesitan. En vacaciones las necesitamos más que nunca”.

Una casa de acogida tiene todos los gastos cubiertos
, únicamente tiene que dar cariño y atender a los animales necesitados, perros y gatos.

A comienzos de mes precisamente os contaba lo importantes que son las casas de acogida para las protectoras y os animaba a vivir esta experiencia.

El contacto para ser casa de acogida es acogidas@apamag.org

Y la necesidad de contar con casas de acogida no quita que también sea preciso encontrar adoptantes, personas que asuman de por vida la responsabilidad de sumar unos de estos animales a su familias.

El contacto en este caso es adopciones@apamag.org o 644490072 (preferiblemente Whatssap)

Termino dejándoos aquí algunos de los animales de Apamag que necesitan hogares temporales o definitivos y solicitando, igual que ellos lo hicieron conmigo, vuestra ayuda para difundir esta petición de auxilio:

BOWIE: lleva mucho tiempo en residencia, no dejemos que pase otro verano más allí. Es un mimosón de mucho cuidado y ha mejorado mucho en las presentaciones con otros machos.

NILO: se encuenta en residencia solidaria en el proyecto @sweetandrescue. Fanny trabaja para que Nilo progrese cada día. Y así lo ha hecho, ha demostrado ser un perro muy noble y gracioso.


GABRIELA y SUS CACHORROS:
lo ideal es que vayan los cuatro juntos pero también pueden ir de dos en dos. No podrás evitar enamorarte de todos ellos.


DENVER y RIO:
se prefiere que vayan a una acogida los dos juntitos, se complementan muy bien y les encanta pasar tiempo juntos. Son un amor y muy cariñosos, y también un poco locuelos, como cachorros que son.

DIANA y WATSON: también se prefiere que vayan los dos juntos en acogida. Al principio son un poco tímidos pero una vez que entran en confianza los ronroneos se seguirán uno detrás de otro.


BEAUTY: necesitamos desde ya una acogida. Después de ser adoptada ha vuelto a nosotros. Es cariñosa, juguetona y activa.


NANAO y HARU
: Son buenos, cariñosos y juguetones. Su acogida se acaba ya y no tenemos donde llevarles.

GUERNIKA: es un jovenzuelo activo, juguetón y super sociable. Con él no te aburrirás.

POLI: necesita acogida desde el 10 al 19 de Agosto sin otros gatos. Muy sociable y cariñoso.

NIVA: acogida a partir del dos de Agosto. Es una gatita que necesita que le ayudes a confiar en las personas, es sorda y ve poco, tienes que tener paciencia para que poco a poco se de cuenta que no vamos a hacerla daño.

¿Sabes lo que es el peligroso síndrome de “voy a ir al gimnasio” aplicado a los animales?

Nos prometemos que vamos a ir al gimnasio cada dos días, que correremos al menos tres por semana o que el lunes comenzará la dieta. Y nos lo creemos. Estamos convencidos de que así será. Incluso comenzamos con un entusiasmo exagerado que nos deja baldados los primeros días o con la nevera tan llena de productos bajos en calorías que seremos incapaces de comerlos todos antes de que caduquen.

Poco tiempo después empezamos a flaquear, el propósito que nos planteamos ya no parece hacernos tanta ilusión. Vamos espaciando las visitas al gimnasio, las salidas en zapatillas y nos decimos que no pasa nada por cenar pizza con todos esa noche.

Pasa mucho, es muy humano.
Y es aplicable a muchas otras realidades, más allá de las típicas de hacer ejercicio, iniciar un régimen o dejar de fumar.

El problema es cuando esa falta de voluntad, ese exceso de entusiasmo inicial, ese engañarnos a nosotros mismos, redunda en el sufrimiento de otros.

En el caso que nos ocupa, esos otros pueden ser los animales que decidimos integrar en nuestra familia.

Nos entusiasma la idea de la adopción o la compra, nos volvemos locos los primeros días que tenemos al perro (o al gato, el conejo o el loro) en casa. Gastamos más de lo necesario en chuches y juguetes para él, nos quedamos embobados mirándoles, bajamos con ganas al paseo aunque haya que madrugar o abandonar la fiesta los primeros.

Pero pasado un tiempo, que puede ser más corto o más largo, llega el desinterés, el desamor, la pérdida de ilusión.

Ya no nos compensa dejar la juerga los primeros porque el perro nos esté esperando en casa. Cuando llegamos, de madrugada, ha hecho sus cosas, hay que bajarlo. ¡Qué pereza! Y además las vacaciones se complican con él. Hay que pagar para que esté atendido o hacer otros planes.

El problema es que con el gimnasio basta con dejar de pagar la cuota y si fuera un novio se iría por su pie, pero aquí hay un ser vivo que depende completamente de nosotros. ¿Qué hacemos con él? Un marrón.

Según el último estudio de Fundación Affinity sobre el abandono, el mejor que tenemos en este país para hacernos una imagen de esta problemática, el 10% de los abandonos se deben a una pérdida de interés por el animal.

Es inasumible. Por eso hay que seguir insistiendo en la necesidad de pensarlo a fondo antes de abrir las puertas de nuestro hogar a un animal. Si tenemos dudas, si no lo tenemos claro, por mucha ilusión que haga hay que frenar esos deseos.

Tenemos que ser responsables.

Para contar la historia de Ness, hay que remontarnos un poco antes de su nacimiento. Apareció un día una perra, estaba delgada y no tenía chip. La familia que la acogió intentó buscar al propietario, pero nunca nadie la reclamó.

Después de unas semanas de su acogida, se dieron cuenta que estaba preñada. Tuvo nueve cachorros. Les buscaron familias entre familiares, amigos, conocidos y amigos de amigos…
Todo parecía que había acabado bien. Finales felices para todos, incluida la madre. Pero no fue así Devolvieron a Ness.

A veces los humanos somos muy ligeros para tomar algunas decisiones.
No nos cansaremos de decir que la decisión de adoptar un animal debe ser algo pensado, meditado, y no un “quiero y luego ya no quiero”

Ahora Ness necesita una nueva familia. Buscamos una adopción responsable para este cachorrete guapetón.

Contacto: AGERAA, Asociación para la Gestión Ética y Responsable de Animales Abandonados. ageraaproyectohogar@gmail.com 670959688

Los collares antiladridos no son recomendables, ninguno, no solo los eléctricos

Fue mi compañera Jessica Gómez, autora del blog Qué fue de todos los demás además del suyo personal, la que me habló de Mascotapro. Lo hizo contándome que, pese a ser una web con fines comerciales (venden productos para mascotas) hacen también buen contenidos aunque implique no vender, pasándome a continuación dos enlaces, uno sobre collares eléctricos y otro sobre collares antiladridos de todo tipo.

Confieso que entré algo escéptica por lo que podía encontrarme, pero Jessica tenía razón.

En el tema de los collares antiladridos eléctricos, que están prohibidos en algunas Comunidades Autónomas y deberían estarlo en todo el territorio español, cuatro expertos (Irene Pérez Piñel, etóloga y veterinaria de Comunicación y respeto; Enrique Solís, director de LealCan; Ramón Fernández, de Arbesú educadores caninos y David Montero de Conecta Adiestramiento) recomendaban no usarlos jamás, bajo ninguna circunstancia.

Si tenéis la más mínima duda, os recomiendo su lectura íntegra, pero os dejo un adelanto de Pérez Piñel:

El daño emocional es muy difícil de medir, y para mucha gente, muy difícil incluso de apreciar, puesto que a menudo ni siquiera saben interpretar el lenguaje corporal de su perro.

Un perro que bosteza tiene sueño, uno que se sienta y eleva la pata es muy mono, y si se lame la nariz se está relamiendo. Si hace todo esto tras una descarga eléctrica, la interpretación sigue siendo la misma, cuando lo que dice el perro en realidad es “esto me está superando, estoy nervioso y no sé cómo gestionar el momento, ¡socorro!”.

Poca gente vería ahí el daño que se está empezando a hacer al perro a nivel emocional. Y por lo tanto, si no lo veo, no está ocurriendo. Es inocuo, “no hace daño”.

Pero es la segunda razón por la que funcionan para ciertas situaciones: su uso produce miedo. Miedo a la conducta realizada, miedo al contexto en que ocurre la descarga, miedo a lo que se cruza por delante en ese mismo instante… cuando el miedo es muy intenso, coloniza toda la vida del perro, y se manifiesta en forma de múltiples conductas inadecuadas. Que no son otra cosa que manifestaciones de miedo.

Así que en los supuestos en los que el collar eléctrico es efectivo para manejar ciertas conductas o “adiestrar”, es porque duele y produce miedo. Se use como se use, ese es el efecto. Puede que te sirva para lograr lo que TÚ quieres, pero ¿a qué precio?


En el contenido de los distintos tipos de collares, de vibración, ultrasonido o citronela. De nuevo habla la veterinaria y etóloga:

El ladrido excesivo es un problema complejo en el cual el ruido es sólo un síntoma. Al igual que la fiebre, podemos tomarnos un antitérmico, y la fiebre se irá. Pero en muchos casos esa fiebre tiene una razón de ser que no hemos detectado, y que seguirá ahí. Por lo tanto o bien volverá o bien empeoraremos (pero ya sin fiebre).

Lo mismo ocurre con los ladridos. Si sólo tapamos la consecuencia visible (el ruido) sin determinar las razones, puede que no sirva de nada y el perro siga ladrando aun con el collar puesto. O puede que el ladrido cese, pero aparezcan otras conductas aun peores (debido a que la causa sigue presente).

De nuevo el collar se centra en la consecuencia, y aplica diversos grados de castigo para bloquearla.

Los menos aversivos se basan en la sorpresa o en generar una molestia intensa para interrumpir el ladrido. Pero la sorpresa deja de serlo con las repeticiones, por lo que deja de funcionar. Y una molestia será un estímulo negativo insuficiente si la motivación para ladrar es lo bastante intensa (y casi siempre lo es).

Por lo tanto recomendar los más “suaves” no tiene mucho sentido, porque precisamente por eso su grado de eficacia será bajo o nulo. Y en cualquier caso todos ellos se basan en aplicar un castigo más o menos intenso, y la educación basada en castigos genera muchos más problemas de los que pueda solucionar, si es que soluciona alguno.

Mi perra Troya tuvo una etapa en la que, vinculada a una mudanza, desarrolló ansiedad por separación. Jamás se me ocurrió emplear uno de estos artilugios. Imaginad a su angustia por verse sola, alejada de las personas que le aportan seguridad, añadir un estímulo doloroso o negativo cuando se desahoga mediante un comportamiento natural.

La solución viene con mucho trabajo, constancia u otras estrategias. A nosotros nos sirvió crear un rincón de seguridad para ella y tener paciencia.

Que quede claro del todo, estos collares no son recomendables si amamos a nuestro perro y queremos su bienestar.

Orbón tiene apenas dos años y desde la fundación Amigos del perro cuentan que “es un amor, una pasada de perro buscando familia, es muy bueno, sólo quiere mimos y caricias.

Está en adopción en el Albergue municipal de Gijón pero se puede adoptar en toda España: 684607160