Archivo de julio, 2020

Los animales de compañía y los retos virales

No hace tanto que los retos virales llegaron a nuestras vidas. Y lo han hecho para quedarse, incluyendo a veces a los animales de compañía. Nada que objetar mientras el reto en cuestión resulte inofensivo, sea un simple divertimento en el que el perro, el gato o el hámster también lo disfruten.

El problema es que, igual que hay retos que se ponen de moda y resultan peligrosos para la integridad física de los bípedos que los protagonizan, también los hay que no tienen en cuenta el bienestar animal. Ves a perros, gatos o hámsters estresados, queriendo huir de aquello en el mejor de los casos; corriendo riesgos en el peor.

Esta semana fue noticia el último, nacido e impulsado en TikTok consistente poner a un gato boca abajo y usarlo como si fuera un teléfono para recrear una escena de Sandra Oh en Princesa por sorpresa. Algunos vídeos claman al cielo por la forma en la que tratan a los gatos y los veterinarios ya han alertado de los riesgos de lesiones que implica, más allá de lo aterrador que pueda resultar para ellos.

@zayeduhHe’s so sweet to me 🥰 ##fyp ##catmom♬ original sound – maddieyoungman

Esta noticia me recuerda el reprobable ‘shake your pet challenge’, consistente en zarandear al perro o al gato (mejor si estaba dormido o tan tranquilo) buscando una reacción de huida o enfado.

@morganbollinger8Shake your pet challenge ##shakeyourpetchallenge ##danny ##cliniccat♬ 123start – cyrusaho

@pandoranox##shakeyourpet Part 2 ##shakeyourpetchallenge ##dog ##doggo ##puppy ##vienna ##fy ##fyp ##fypage ##austria ##funny ##funnydog ##pet ##petchallenge ##challenge♬ 123start – cyrusaho

Pero incluso en los que se les hace bailar Kulikitaka, dar palmas mientras suena Mr.Sandman, saltar torres de papel higiénico o convertirlos en teletubbies, te encuentras con facilidad a poco que sepas interpretar el lenguaje corporal a animales enfadados, con miedo y nerviosos.

@entonces.bishop¿Te apetece un baño? ##parati ##funnymoment ##funny ##epic ##cat ##gato ##foryou ##humor ##viral ##virał♬ Patatak – mihnea.craciun


Lo siento, seré un muermo, pero lo primero es su bienestar, muy por encima de los seguidores, visualizaciones o risas que se puedan conseguir haciendo tontunas. Y habría otro debate sobre el respeto a la dignidad intrínseca de nuestros animales, que no están ahí para ser nuestros payasos.

Voy a terminar pidiendo no solo que no hagáis que vuestros animales lo pasen innecesariamente mal con estos retos virales, también que no alimentéis que otros lo hagan. Si veis a gente en redes abusando de sus mascotas de esta manera, no les sigáis, no les riáis las gracias, haced que recapaciten. Si os gusta ver animales en redes sociales, seguid las cuentas de las protectoras.


Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias de animales, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.

El antes y el después de un gato obligado a vivir en la calle

Hay algunas afirmaciones que logran encenderme al instante de escucharlas. Una es esa, tan extendida de, que los gatos saben apañárselas en la calle. Que si son estupendos cazadores, que si saben buscarse estupendamente la vida para buscar alimento y cobijo, que si lo que no es normal es tenerlos encerrados en un piso…

No es más que el cuñadismo llevado de manera extrema al mundo de los gatos. Todos esos que afirman que los gatos callejeros son los más felices, justificando a conciencia o no el abandono de muchos de estos animales, deberían hablar con cualquier persona que gestiona una colonia felina, la voz llena de experiencia para narrar lo mal que lo pasan, lo pronto que mueren, lo mucho que enferman, que, en definitiva, no es vida para ellos.

Blaki es un ejemplo llegado de Córdoba, de la protectora El amigo Fiel. que cuenta que empezó a aparecer de manera intermitente hace un par de años en una colonia que ellos controlan siendo un precioso gato de angora negro.

“Con el tiempo hemos ido viendo como se iba consumiendo y empeorando. Es el ejemplo del abandono y de la mentalidad arcaica y retrógrada de que los gatos se buscan la vida en la calle”, explican desde la protectora, que necesita toda la ayuda que se les pueda ofrecer en forma de voluntarios, adopciones, acogidas y donaciones para continuar con su valiosa labor.

“Han sido muchos días de intentos e inventos caseros para poder cogerlo, ya que con la jaula trampa y de la manera habitual, era imposible que entrara. Finalmente lo capturamos y por desgracia ha sido cuando estaba en las últimas. Blaki ha estado ingresado. Se ha esterilizado, desparasitado interna y externamente, se le ha hecho marcaje en la oreja, se le han hecho analíticas y se le ha practicado una segunda cirugía, además de la castración. Creíamos que iba a perder el ojo por la gran infección que tenía y su estado en general, pero nuestros veterinarios han conseguido estabilizarlo. El problema venía de una espiga que tenía clavada en la cara desde hace mucho y le estaba provocando un dolor terrible. Ya está fuera de peligro y le han dado el alta. Ahora mismo lo tenemos en una jaulita hasta que termine todo el tratamiento de antibióticos y antiinflamatorios. Cuando esté recuperado totalmente lo soltaremos en la colonia felina, que para él (por desgracia), es su único hogar”, cuentan.

Porque esa es otra. Hay muy poca gente que adopta gatos adultos. Los hay por decenas de miles, y si ya es complicado lograr un hogar para todos los cachorros que nacen, conseguir casa para los que ya no son adorables bolitas de pelos es casi un imposible.

Si además no son gatos adultos cariñosísimos sino gatos con un pasado que les ha hecho desconfiar y para el que es preciso una dosis extra de paciencia, es poco más que un sueño. Ese es el caso de Blaki: “no es un gato que haya nacido en la calle y sea feral, sino un gato casero que se ha tenido que asilvestrar para poder sobrevivir. ¿Pero quien quiere un gato adulto y que no se deja manipular? Ya te digo, nosotros tenemos gatos así y la convivencia puede ser buena y feliz para ellos, con ciertas limitaciones, pero con una calidad de vida digna. Ojalá alguien tuviera el compromiso de trabajar con él y darle su tiempo”.

Necesitamos que los  ayuntamientos se impliquen de verdad en la protección animal. Unos más, otros menos, vez más van colaborando para las colonias estén bien controladas y cuidadas, para que se les aplique el método CES (captura, esterilización y suelta) y se les mantenga en buenas condiciones. Algo que, como casi todo, no sale gratis ni mucho menos. Pero hay muchísimo camino por recorrer, en toma de conciencia de las instituciones públicas y una consecuente adopción de medidas; y también en una toma de conciencia por parte de la sociedad, que si quiere animales la adopción es la opción más ética, que debe esterilizarlos  y asumir la responsabilidad hasta el final, sin excusas baratas y falsas para justificar el abandono como que se saben buscar la vida en la calle.


Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias de animales, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.

Los niños y los perros pueden ser los mejores amigos, si los adultos asumen la responsabilidad de cuidar a ambos

Hace un par de semanas fue noticia una investigación publicada en la revista ‘Pediatric Research’ que, tras analizar 1.646 hogares con niños de dos a cinco años, llegaba la conclusión de que aquellos que venían de hogares con perro gozaban de un mejor bienestar social y emocional. De hecho ponían en dígitos ese bienestar, llegando a asegurar que tenían un 23% menos de probabilidades de tener dificultades generales con sus emociones e interacciones sociales.

Hay multitud de estudios de toda índole que nos recuerdan que los perros y los niños pueden establecer relaciones muy enriquecedoras para ambas partes; nos muestran que mejoran su actividad física, reducen el riesgo de tener alergias y asma, estimula su confianza, reduce su ansiedad… Y más allá de la ciencia, hay una magia especial y visible entre niños y animales, una fascinación inicial que es deslumbrante. No sucede con todos, es cierto. Hay niños que no sienten esa afinidad o a los que puede el miedo, un miedo muchas veces inoculado por adultos. También hay animales que no gustan de la compañía infantil.

Las ventajas de crecer con un animal son muchas, sí, y muchos niños desean y piden tener un animal, pero no debemos olvidar que la responsabilidad última de ese ser vivo es siempre nuestra, de los adultos. Un niño, da igual que sea ya mayor y responsable, no puede hacerse cargo de un animal. Somos nosotros.Y todos en la familia debemos estar de acuerdo, a ser posible entusiasmados, con la idea de su llegada a nuestro hogar.

Sabemos de sobra que los animales no son juguetes, nos han repetido hasta la saciedad que son una responsabilidad para toda la vida y un miembro más de la familia por muchos años y que implica gastos y tiempo. Pero aun sabiéndolo, a veces los adultos nos lanzarnos a la piscina sin reflexionar sobre la profundidad del agua cuando al otro lado de la balanza esta la ilusión de nuestros hijos.

Debemos contenernos si no tenemos claro que podemos asumir su cuidado por siempre. Tanto reflexionar y frenarnos, como reflexionar y dar el paso, es una gran enseñanza para nuestros hijos. Obrando así estamos mostrándoles con nuestro ejemplo, la mejor escuela, la importancia de meditar nuestras decisiones, ser empáticos y consecuentes con nuestras circunstancias.

Y aunque esté hablando sobre todo de perros y gatos, lo mismo es aplicable para pequeños mamíferos, aves o reptiles, que con demasiada frecuencia son premios de consolación por el perro o el gato que no llega y que acaban mal atendidos, ignorados y muertos.

¿Te animas a ser casa de acogida de un perro o de un gato abandonado este verano?

Los cachorros, los animales convalecientes, los ancianos, aquellos para los que no hay hueco… necesitan con frecuencia casas de acogida temporales; personas  que generosamente cuiden de estos perros y gatos hasta que puedan ir a las protectoras o, si la suerte les sonríe, a un hogar definitivo. ‬

Todas las asociaciones trabajan con casas de acogida, de hecho las hay que no tienen instalaciones propias y solo pueden salvar vidas gracias a ellas. Son un sostén imprescindible para mantener en pie la frágil y voluntarista estructura de la protección animal en nuestro país.

Normalmente durante el verano es aún más complejo gestionar esta red de acogidas. Hay mucha gente que se ausenta, que no puede comprometerse a prestar estos cuidados. Si siempre resultan imprescindibles, en los meses de vacaciones lo son aún más..

Este año habrá menos vacaciones. No hace mucho era noticia que el temor al virus va a hacer que el 28% de los españoles no viajen. Ojalá un buen puñado de ellos se plantease hacer un hueco durante un tiempo a uno de estos animales necesitados. Una experiencia muy gratificante de la que siempre se aprende.


Hay animales que requieren mucha supervisión, pero también otros que con unos mínimos cuidados y un rincón tranquilo tienen bastante. En todos los casos las asociaciones corren con los gastos (a menos que optemos por ayudarles también ahorrándoselos).

Ser casa de acogida es muy sencillo, basta con contactar con la protectora más cercana y ofreced nuestra ayuda, os aseguro que la necesitan.

A veces he escuchado a mucha gente comentar que no se anima a hacerlo por la pena de dejarlos luego marchar, por la posibilidad también de acabar encariñándose de ese animal definitivamente.

Es cierto que puede apenarnos, pero es una pena dulce; una suerte de morriña gallega que hace sonreír suave y engrandece el corazón. Y también es verdad que es posible que uno de esos animales nos enamore y acabe formando parte de nuestra familia para siempre. Si finalmente uno de esos animales se abre paso en nuestro corazón, poco hay que lamentar. ¿No os parece?

Mozart es uno de los gatos que protege la protectora madrileña PROA. Busca un hogar, pero una casa de acogida también sería una gran ayuda. Tanto para él como para muchos de sus compañeros felinos y cánidos del albergue. El contacto para tener más información es adopciones@proaweb.org

Y además si te interesa ser voluntario, este sábado 18 de julio a las 11:30 impartirán una charla sobre lo que supone en el albergue, que está en la zona sur de la comunidad de Madrid. Como el número es limitado dadas las circunstancias, hay que reservar plaza en el mismo correo: voluntariado@proaweb.org. Allí también solventarán las posibles dudas.


Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias de animales, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.

¿Quieres tener un perro? Pues ten presente que mantenerlo durante toda su vida te va a costar 14.000 euros

Es fácil hacer el cálculo que he llevado al titular. Un perro vive de media en España 11 años. Pueden ser muchos más o muchos menos, que ya sabéis cómo es esto de las medias. Yo tuve la suerte de que mi perra Troya viviera mucho más, en torno a 18. En diciembre la Real Sociedad Canina de España (RSCE) calculó que tener un perro suponía un gasto de 1.250 euros anuales. Así que un perro con esa vida promedio costaría 13.750. De ahí, para arriba.

¿Cómo han calculado en la RSCE esa cantidad?

  • 300 euros se irían en veterinario, 200 en revisiones, vacunaciones y desparasitaciones habituales y otros 100 en otros posibles gastos.
  • Peluquería no es un gasto que tengan todos los perros, pero se traduciría en 150 euros anuales más.
  • La alimentación, aunque puede variar mucho según el tamaño y las necesidades del animal, se sitúa en una media de 600 euros.
  • Gastos varios por cursos de adiestramiento, residencias caninas, canguros, juguetes y accesorios… suman otros 200 euros.

Por otro lado, aparte de esos 1.250 euros de mantenimiento anual, habría un sumar un desembolso iniciar por el primer ajuar del animal, que calculan que cuesta entre 200 y 350 euros.  Si el perro ha sido comprado, el precio medio de compra lo sitúan en 750.

Tener estas cifras en mente tal vez ayude a que aquellos que no están dispuestos a tenerle en las mejores condiciones, que ante un caro imprevisto veterinario optan por el abandono, o que piensan que si adoptan o les regalan un perro es una compañía que les sale casi gratis, se lo piensen muy mucho antes de dar el paso de abrir las puertas de su hogar a un animal.

No me canso de decir que tener perro no es obligatorio y que si aquellos que no tienen clara la responsabilidad, también económica, que supone no tuvieran perro, se evitaría en gran medida la problemática de abandono y maltrato existente.

Los perros de raza también sufren el abandono y el maltrato, como este chow chow al que tiraron como basura atado a pleno sol

Ningún animal está libre de sufrir maltrato en la peor de sus formas, da igual que fuera un precioso y caro cachorro de pura raza. Si tiene la mala suerte de acabar en manos de alguien sin corazón, de una persona que no reflexionó adecuadamente sobre la responsabilidad que asumía, el mejor pedigrí no cambiara su destino.

Nacer perro o gato en este país es jugar a una lotería en la que tienes una probabilidad altísima de acabar regular, mal o muy mal, independientemente de si ese animal es un mestizo o tiene registrados hasta a sus tatarabuelos.

No voy a negar que un animal de una raza de moda tiene más posibilidades de encontrar un hogar y de hacerlo antes que un mestizo, si es que tiene la suerte de ser rescatado por una protectora. Lo que me recuerda que hace apenas unos días Fundación Affinity alertaba, tras preguntar a 327 protectoras de toda España, que los perros y gatos pasan una media de 8 meses en las protectoras esperando ser adoptados, “una situación que, además, podría verse agravada por las consecuencias económicas derivadas del coronavirus”.

Sí, puede que un yorkshire, un pastor alemán o un bulldog francés logren antes su segunda oportunidad, pero no hay nada asegurado, igual que no están libres de ser protagonistas de los peores casos de abandono y maltrato. Ese ha sido el  caso de Enredos, un chow chow que la asociación protectora madrileña ANAA ha encontrado en un estado terrible y al que está intentando ayudar a olvidar lo pasado.

También piden ayuda para localizar a su propietario, para intentar que sus actos no queden impunes.

Con las patas atadas y enredado con una cincha de camión y una cuerda verde y tirado en medio del campo a pleno sol… Así estaba Enredos  cuando la policía de Fuente el Saz (Madrid) nos avisó de que unos vecinos que pasaban por un camino poco transitado de la zona le encontraron al borde de la muerte.Atado, sin poder moverse y tirado como una bolsa de basura, así le encontró un matrimonio que pasaba por allí que, indignados por lo que estaban viendo, no dudaron en socorrerle urgentemente. Cuando le ingresamos de urgencia estaba a punto de que le diese un golpe de calor, con casi 40º de temperatura, deshidratado, con la piel y el pelo en un estado de absoluto descuido y maltrato.

Enredos es un perro de raza. Un chow chow. Por eso, cuando mucha gente nos dice todavía a día que hoy que no se maltratan y abandonan animales de raza, hay que mostrarles la dura realidad que vivimos cada día, año tras año. Enredos sigue ingresado y necesitamos de toda la energía positiva y ayuda para que se recupere.

Si conoces a este perro o quieres ayudar, escribe a anaa@anaaweb.org

¿Estás pensando tener un gato? Ocho situaciones en las que imaginarte antes de dar el paso

Si decides sumar un gato a tu familia tienes que estar dispuesto a que:

  • Haya cajas de arena con cacas que limpiar. Tendrás que encontrar un lugar para ponerla y a muchos no les gusta que sea junto a su agua y su comida. Suelen ser voluminosas, sobre todo si son cerradas. Y tendrás que tenerla limpia. Hay gatos más exigentes que otros con el tipo de arena y con su estado de limpieza, prepárate por si te sale tiquismiquis. Por mucho que la caja esté cerrada y tenga puerta, es muy probable que haya arena que salga disparada al suelo. Hay gatos que entierran sus deposiciones con el entusiasmo de un niño entrando en Disneyworld. Y por muy limpia que la tengas, es posible que huela a ratos.
  • También rascadores y enriquecimiento ambiental. También tendrás que ofrecerle rascadores. No todos los rascadores gustan a todos los gatos, habrá que probar. Y, unos más que otros, necesitan saltar, trepar, perseguir… Rascadores, caja de arena, juguetes, comedero, bebedero… ¿quién dijo que los gatos no ocupaban nada de espacio?.
  • Veas arañazos en los muebles y las cortinas. Aún con rascadores que le gusten y utilice puede darle por arañar tu mueble favorito o escalar las cortinas. Es muy probable que jugando por las alturas haga caer un jarrón o un marco de fotos que se rompan en mil pedazos. Si aprecias más los objetos de decoración que a tu gato, mejor no tengas gato.
  • Sufras arañazos de los que duelen. Los gatos tienen uñas y deben tenerlas. Eso no sólo significa que arañen muebles, sino que pueden arañarnos a nosotros jugando (importante, nunca se juega con ellos con las manos y a lo bruto), sin querer, o porque no hemos sabido interpretar sus señales de aviso para que nos dejen en paz. Hay muchos buenos libros y webs que nos enseñan a entenderlos y es obligatorio leer alguno de ellos si queremos compartir la vida con un gato.
  • Tengas pelos y pelusas por casa y en la ropa. Los gatos tienen pelo. Ese pelo se cae, se pega en la ropa y en las tapicerías. Puede parecer una obviedad, pero no conviene pasarlo por alto. Asúmelo si quieres un gato en casa, tendrás que tirar de rodillos quitapelos y, aún con esas, asumir que haya pelos en tu ropa y en tu vida.
  • Te toque blindar tu casa. Ojo con las ventanas y terrazas. Si corre peligro de caer o de marcharse a vagabundear, habrá que poner mosquiteras, rejas, mallas o ventilar con la habitación cerrada para que no pueda acceder. Si cuentas con terrazas o patios seguros, también merece la pena abrir agujeros y poner alguna gatera.
  • Tengas que pedir favores a vecinos, amigos o familia para que en verano se aseguren de que están bien, tengan agua fresca, arena limpia y comida en abundancia y hacerles un poquito de compañía. Y si no tienes a quien pedir favores o no quieres verte en la situación de devolverlos, te tocará pagar por esos servicios.
  • Sean un gasto constante. Una alimentación de calidad regular y una ingesta de líquidos insuficiente es garantía segura de problemas de salud a medio o largo plazo. El pienso va a ser caro, la comida húmeda es necesaria y el agua fresca y apetecible también. También hay que acudir con ellos a las revisiones y vacunaciones veterinarias. Y rascadores, arena o juguetes no tienen porqué ser caros, muchos pueden ser incluso caseros, pero también costarán dinero.

Tener un gato puede ser maravilloso si eres de los que son capaces de amar a estos pequeños felinos, si tienes interés en descubrir que cada uno tiene su personalidad, si estás dispuesto a entender cómo se comunican, sus necesidades y dedicarles tiempo. Pero por desgracia son demasiados los que creen conocer las necesidades de los gatos y lo único que saben es que necesitan una caja de arena y meten a uno de estos animales en sus vidas sin conocer bien su comportamiento y necesidades, incluso teniendo gatos desde hace años.

Tener gato puede ser maravilloso porque un ronroneo puede ser un masaje en el corazón y verles es fascinante, pero también es una gran responsabilidad que puede prolongarse durante dos décadas,  pero como os decía la semana pasada respecto a los perros, tener gatos no es obligatorio y todos aquellos que lean todo lo anterior  y no estén dispuestos a encararlo con buen ánimo, mejor que se abstengan de averiguarlo.

Bigotes, Dafne, Colin y Benedict son cuatro de los muchos cachorros que la asociación Madrid Felina tiene en adopción. Podéis entrar en su cuenta de Instagram a descubrirlos. De estos cuatro hermanos cuentan que “son gatos tiernos, rechonchos, divertidos y cariñosos. Sanotes y acostumbrados a vivir con otros gatos”. Y os recuerdo que los gatos, mejor adoptarlos de dos en dos.

Contacto: adopciones@madridfelina.com


Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias de animales, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.

¿Estás pensando tener un perro? Diez situaciones en las que imaginarte antes de dar el paso

1. Interrumpir sobremesas agradables e interminables o noches divertidas para regresar a cumplir con nuestras obligaciones.
2. Madrugar más de lo que nos tocaría.
3. Asumir el valor relativo de los objetos si le da por roer todas las patas de las sillas siendo cachorro o se le escapa el pis estropeando el parqué siendo anciano.
4. Asumir también la responsabilidad diaria (y no pequeña) de alimentarle a su hora, tener siempre agua fresca a su disposición, jugar con él, educarle y atenderle en lo que necesite.
5. Olvidarte de esa casa de alquiler (de vacaciones o para vivir) que parecía perfecta porque no admite perros.
6. Planificar nuestras vacaciones teniendo en cuenta qué hacer con él y su bienestar.
7. Recoger siempre todas sus cacas, aunque nos acaben de operar de la rodilla o esté con diarrea.
8. Manejar problemas de incompatibilidades familiares o de amistades por alergias, miedos o poca afinidad con los animales.
9. Hacer acopio de fuerzas y salir con él a la calle aunque nos duela la barriga, la cabeza o el corazón.
10. Hacer acopio de ahorros y pagar ese tratamiento veterinario o etológico que ha resultado necesitar por un problema de salud o conducta.

Tener uno de estos animales va a traducirse en que te veas en esas situaciones. He puesto diez como ejemplo, pero podrían ser muchas más.

¿Quieres tener perro? Pues antes de lanzarte a la piscina, dado que hablamos de una responsabilidad que puede superar holgadamente la década, imagínate en todas esas circunstancias y valora muy bien si te compensan los esfuerzos y sacrificios.

Tener perro, por suerte, no es algo obligatorio. Si solo abrieran su hogar a estos animales aquellas personas que tienen claro lo que implica, no nos encontraríamos con decenas de miles de abandonos cada año.

Pronto conoceremos el informe al respecto de Fundación Affinity,  que solo muestra la punta de un iceberg de dolor y muerte. Datos que se reducirían notablemente si hubiera más reflexión previa y responsabilidad.

¿Es maravilloso tener perro? Para mí sí,  pero todos aquellos que lean todo lo anterior  y no estén dispuestos a encararlo con buen ánimo, mejor que se abstengan de averiguarlo.

Y ya hablaremos de tener gato otro día.

Los perros de las imágenes son Coltán (el primero) e India, dos animales que buscan un hogar ahora que han tenido la suerte de acabar en manos de la protectora El Amigo Fiel Córdoba. Necesitan un buen hogar, en el que asuman con paciencia el reto de devolverles la felicidad y la confianza en el ser humano.

Esta es su historia:

Tras varios días intentando localizar a un bretón abandonado cerca de unos contenedores en la sierra de Córdoba, por fin conseguimos ubicarlo y rescatarlo con una jaula trampa. Mucha gente se había puesto en contacto con nosotros para informarnos de él, algunos nos dijeron que llevaba semanas por la zona, otros, incluso meses.

Tras su captura, nos encontramos a un animal aterrado y en unas condiciones horribles: extremadamente delgado y lleno de heridas. Hemos vistos muchos perros con pulgas, garrapatas, pero jamás con cientos de “moscas del caballo” que se le metían por todas las partes de su cuerpo para alimentarse de su sangre.

Nuestra sorpresa agridulce fue al pasarle el lector de microchip, pues resultó que estaba identificado. Tras contactar nuestros veterinarios con el propietario, decidió hacernos una cesión voluntaria del perro. Pero aquí no acaba la historia, pues ofreció a otro animal, por lo que sin verlo ni siquiera, decidimos hacernos cargo también.

En la clínica veterinaria se hizo entrega de una perra, igualmente llena de parásitos y con heridas, con la apariencia de haber criado en varias ocasiones. Al igual que su compañero, con demasiado miedo al ser humano y completamente bloqueada.

A partir de ahora comienzan una nueva vida. Costará dinero y trabajo el poder construir su confianza y empezar desde cero con ellos. En estos momentos los tenemos en residencia porque no tenemos otro sitio para ellos.

Se darán en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, desparasitaciones, analíticas, esterilización y revisión veterinaria. Están en Córdoba pero podrán viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@amigofielcordoba.org

Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias de animales, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.