Archivo de la categoría ‘consejos’

Cómo facilitar la adaptación de un gato recién adoptado a su nuevo hogar

Desde hace cinco días tenemos en casa a un precioso gato adolescente que, pese a ser precioso y muy bueno, no encontró hogar antes por estar un poco enfermo. Cuando los gatos tienen ya un tamaño adulto, aunque sean aún cachorros de unos seis o siete meses, sus posibilidades de ser adoptados descienden dramáticamente.

Se llama Yukine, inspirado en el término nipón nieve porque en la asociación en la que le habían recogido le bautizaron como Jon Nieve y mi hija quería para él un nombre de personaje de una serie o de mangas japoneses, igual que sus hermanos Yotsuba y Hinata.

Aún se está adaptando a todos nosotros. Con Yotsuba no hay problema, no juegan pero se toleran bien.

Hinata, que es también macho y de su misma edad, le bufa, pero no ha tenido ni un mal gesto hacia él. Yukine no le replica. Se nota que está acostumbrado a estar con más gatos. Es en verdad un gato muy especial, como me insistía la persona que le tuvo en acogida (ya sabéis que ser hogar de acogida salva vidas).

Aunque se deja coger y curar el ojito por los humanos de esta casa y llegado a dormir en la cama con mi hija, aún no nos tiene confianza y le gusta estar en sus rincones que le dan seguridad, de los que sale para comer y beber, usar su arena, cotillear un poquito su entorno o Yotsuba y Hinata cuando les permito entrar en el cuarto.

Es un gato tímido al que le va a costar un tiempo acostumbrarse a su nuevo hogar, a su nutrida familia compuesta por dos adultos, dos niños, dos gatos y una perra. Por eso aún está confinado en una habitación, para que entienda a su ritmo que le queremos mucho y bien y que le dedicaremos toda la paciencia y tiempo que necesite.

Ayer estuve leyendo bastantes artículos de asociaciones protectoras y expertos en comportamiento felino en internet, que apuntaba a obrar con los gatos tímidos del modo que lo estamos haciendo.

Textos en los que animaban a los adoptantes a ser pacientes y aprender a gestionar sus expectativas. La mayoría desea adoptar un gato que desde el primer momento encaje como un guante en su nuevo hogar y busque sus mimos. La realidad es que, por buen carácter que tenga un animal, por sociable que haya sido el primer encuentro en la protectora o el hogar de acogida, la adaptación a otro entorno puede suponer un periodo de adaptación que puede durar hasta varias semanas.

Sobre todo es así en gatos tímidos, como es Yukine. Pero la espera y la paciencia siempre merecen la pena.

¿Cómo debemos facilitar la adaptación de un gato recién adoptado a su nuevo hogar? Estas son algunas pautas en las que todos los expertos coinciden y que nosotros estamos llevando a cabo.

Hay que ofrecerle una habitación que pueda considerar su refugio y en la que esté seguro, no dejarle de entrada suelto por toda la casa. Y dentro de esa habitación conviene que pueda tener un rincón de seguridad, una pequeña guarida en la que sentirse protegido. Puede ser que descarte la que nosotros le ofrezcamos y decida elegir la suya propia. Hay que respetar en cualquier caso que cuando se refugia así, no hay que molestarle ni forzarle a salir. Si hay otros animales en la casa, esa permanencia en la habitación permitirá que el olor llegue de unos a otros, que la adaptación también se vaya consolidando en ese sentido.

Tampoco hay que forzar el contacto.
Si no desea ser acariciado o cogido, hay que respetarlo. Conviene esperar a que sea el gato el que voluntariamente se acerque a nosotros. De esos hacerle entender que no somos ninguna amenaza sino todo lo contrario: fuente de seguridad, cariño y alimento. Las prisas suelen conducir a hacer las cosas regular. Querer forzarle puede acabar haciendo que todo el proceso se retrase.

Es buena idea pasar tiempo en su compañía, aunque no haya contacto. Estar tranquilos en esa habitación en la que se encuentra, por ejemplo leyendo. Sobra decir que los gritos o organizar fiestas en ese cuarto está descartado.

Es muy importante asegurarnos de que se alimenta y bebe. Debemos poner el alimento lejos de la arena. A muchos gatos también les gusta tener el agua alejada de la comida. Sobra decir que el alimento siempre debe ser de calidad y que es buena idea introducir suculento alimento húmedo. A los gatos también se les conquista por el estómago. Si pasan dos o tres días sin que haya comido, es importante consultar al veterinario o a un etólogo experto. También si no usa su arena.

Cuando ya esté más confiado en su habitación es cuando podemos empezar a enseñarle el resto de la casa. Puede ser conveniente hacerlo ampliando las estancias a las que puede acceder poco a poco. Y siempre dejando que explore por su propio pie, no trasladándolo nosotros.

Lo más importante es estar muy atentos a lo que el gato no está diciendo con su manera de obrar y su lenguaje corporal. Adaptarnos nosotros a él, a su ritmo. Normalmente un gato tímido puede tardar entre una y dos semanas en comenzar a coger confianza, pero puede pasar más tiempo. Depende del animal. No olvidemos nunca que cada gato es un individuo, con sus gustos, su personalidad propia.

Por eso precisamente toda vida es valiosa y merece ser respetada.

Peluson, Mía, Renata y Gatuno son cuatro hermanos (dos machos y dos hembras), cariñosos y sociables que buscan hogar en Madrid Felina. Ahora que ya pasó Halloween y el peligro de la gente que busca gatos negros para hacer maldades, comienza su difusión para forzar su buena suerte.

Contacto:
adopciones@madridfelina.com

El secreto para que todo vaya bien al ir a adoptar un perro a una protectora

Hace un par de semanas tuve el honor de ser firma invitada en la web (que os recomiendo fichar porque semanalmente publican contenidos sobre animales de interés) de la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos I con un texto bastante extenso que se titula Es muy díficil adoptar un perro en una protectora.

Tras el enlace tenéis el contenido completo, pero hoy he querido compartir aquí un fragmento, ese en el que explico el secreto para que una adopción vaya rodada, porque he oído con demasiada frecuencia esa queja. No es difícil, os lo aseguro.

Lo primero es verdaderamente haber pensado en si podemos asumir la responsabilidad de un animal durante muchos años. No acudir por impulso. Y hacerlo estando de acuerdo toda la familia y presentes en el proceso. Un animal no puede ser un regalo sorpresa a un tercero. Es un mensaje que se repite hasta el hartazgo, pero que no parece calar. Pensar, valorar si estamos dispuestos a responsabilizarnos del coste en tiempo, dinero, organización… que implica.

Lo segundo es acudir a la protectora sabiendo de antemano que tendrán que ‘examinarnos’ para ver si somos aptos. Es su obligación, es lo que deben hacer. Otra cosa diría muy poco de su quehacer salvando seres vivos. Acudir sabiendo también ese coste existente y que la mayoría de los perros que habrá allí serán mestizos, perros de caza o sus cruces, PPPs, perros de tamaño mediano sobre todo, aunque también grandes y pequeños, pero rara vez diminutos.

Y lo tercero es ir a adoptar con el corazón abierto y una actitud asertiva. Si al voluntario que sale a atender le decimos, en lugar de “quiero un cachorro que vaya a ser pequeño”, “algún adulto de tamaño toy” o “un border collie” o “un galgo”, cómo es nuestro estilo de vida, lo que nos gusta hacer, el tiempo que podemos dedicar al animal, si tenemos experiencia previa con perros, si tendrá que convivir con niños o con gatos… entraremos con buen pie.

Por supuesto, podemos añadir si nos gustan con pelo largo o corto; medianos, pequeños o grandes; juguetones o tranquilos. Pero lo que debe primar siempre es el carácter y las necesidades de ejercicio del animal. Si en esos dos aspectos son compatibles con nosotros, la adopción será un éxito y tendremos un nuevo miembro de la familia al que querremos con todo nuestro corazón.

El perro más bonito del mundo, si no casa con nosotros, es muy probable que nos parezca horroroso al poco tiempo. La belleza está en el interior, y todo eso que tampoco termina de calar.

Yo a los novios de mis hijos los quiero buenos, no guapos. Con mis perros, igual.

“Quiero un perro que se adapte a mí, acabo de irme a vivir solo con mi novia, nos encanta hacer deporte y tenemos bastante tiempo libre por las tardes” o “quiero un perro para mi familia, somos bastante sedentarios, nos gusta vivir tranquilos y tenemos niños” o “nos hemos jubilado, queremos un perrito al que atender, pero tengo problemas de movilidad y viajamos mucho al piso de la playa”…. Ese tipo de cosas hay que empezar diciendo.

Y luego tenemos que dejarnos asesorar. Ellos conocen a sus animales mejor que nosotros. Quieren conocernos para acertar. Si nos recomiendan determinados perros no es porque quieran colocarnos los que nadie quiere; lo que quieren es que todos salgamos de allí con un futuro feliz por delante.

El empeño por el cachorro es comprensible. Nada tan lindo como una bolita de pelo. Pero esa bolita no sabemos qué carácter y necesidades tendrá y la fase de cachorro/bolita dura muy poco para dar paso luego a la adolescencia canina. Educar a un cachorro y luego a un perro joven requiere mucha energía y tiempo, más desde luego que abrir las puertas de nuestro hogar a un animal adulto. Aunque bastante bien salen los pobres por ellos solitos en la mayoría de los casos.

A nuestras parejas es raro que las conociéramos cuando fueron adorables bebés. De hecho, haber elegido a nuestra pareja de bebé hubiera sido más arriesgado que jugar con los trileros de la plaza Mayor. No queremos la incógnita de cómo puedan salir de mayores, queremos conocer cómo son ya de adultos antes de meterlos en nuestra vida. ¿Por qué no con los perros?

De hecho, el tercer motivo de abandono de un animal es su comportamiento (último estudio de Fundación Affinity).

 

Todo eso en buenas protectoras, claro, en aquellas que se toman su labor en serio e intentan, contra viento y marea, trabajar de la manera más profesional posible. Aunque de la necesaria profesionalización de las asociaciones protectoras ya hablaremos en un futuro, porque da para mucho. Hay demasiado voluntarismo, unas dosis considerables de caos y diferencias notables entre las distintas zonas de España.

A veces se equivocan, por supuesto. A veces niegan un animal a una familia que podría haber sido excelente. A veces se pasan de frenada, claro que sí. Son humanos. Humanos escarmentados, que han visto demasiado.

Creo sinceramente que la labor de recibir y valorar a los potenciales adoptantes es la más compleja en una protectora. Eso sí que es difícil. Y lo hace gente a la que no necesariamente se ha preparado para ello. Tenedlo presente, porque ese sería el cuarto y último consejo. 

La perrita de un blanco inmaculado que acompaña este post apenas tiene año y medio y se llama Chasca. Es una mestiza de tamaño mediano que fue rescatada de una perrera de Albacete.

En la protectora madrileña Animales con un Nuevo Ritmo cuentan que “es muy dulce y tranquila, un amor de perrita. Con otros perros tiene muy buena relación”.

Está sana y se entrega desparasitada, vacunada, chipada, esterilizada y con contrato de adopción.

Para apadrinar o adoptar a Chaska: acunrmadrid@gmail.com o acunrmadrid1@hotmail.com

¿Cómo afrontan nuestros perros y gatos la vuelta a la rutina?

Vuelta al cole, vuelta al trabajo, fin del periodo vacacional de desconexión. Todo eso ya está aquí y cada persona lo afronta de distinta manera. Somos tan diferentes y también lo son nuestras circunstancias que no hay una respuesta única si planteásemos esa cuestión centrada en los seres humanos.

Con nuestros animales de compañía es una realidad muy semejante. No solo ellos son individuos distintos, sino que también sus circunstancias varían mucho. No es lo mismo el perro que ha estado esperando en una residencia canina que aquel que lo ha hecho bajo los cuidados de un familiar o un canguro o el que nos ha acompañado durante nuestras vacaciones.

Para una mayoría, no obstante, el retorno a la rutina, a su entorno conocido, a las idas y venidas de siempre, es algo que agradecen porque les aporta seguridad. Eso no quita que no haya animales que puedan resentirse a su manera de su particular ‘vuelta al cole’.

En el caso de los perros puede pasar que, si han estado con nosotros durante el verano, casi continuamente acompañados, dando largos paseos y excursiones, y se encuentran de forma brusca mucho más tiempo solos y teniendo pocos paseos rápidos, puedan tener algo semejante a una depresión o estrés postvacacional. Hay que procurar hacerles la transición lo más gradual posible, al tiempo que cuidamos que no se genere una indeseable ansiedad por separación en aquellos animales más dependientes e inseguros. Evitar saludarles al llegar a casa y despedirse con excesivas muestras de afecto es una de las recomendaciones para mantenerla a raya.

Rush es un gos d’atura de cinco años que busca hogar. Es muy cariñoso y se lleva bien con otros perros pero también muy activo. Le gusta trabajar, aprende con facilidad. Adecuado para personas que estén acostumbradas al manejo de perros con carácter. adopciones@amigosdelperro.org.

Los gatos suelen quedarse solos en casa mientras nosotros exploramos otras tierras. Solos y con las visitas y cuidados esporádicos de amigos, familiares o cuidadores remunerados. También ellos pueden experimentar desajustes al volver a verse envueltos en nuestras rutinas tras mucho tiempo en soledad. Se manifiestan de muchas maneras. Puede cambiar la manera en la que se relacionan con nosotros, dejar de usar su caja de arena e incluso perder el apetito. Que vuelvan a la normalidad requiere paciencia y respeto. También que nos replanteemos cómo hemos gestionado nuestra ausencia para ver de qué manera podemos mejorar su experiencia la próxima vez, tal vez procurándoles más compañía, más estímulos, llevándoles a un hogar de algún amigo o familiar que les cuide…

Ver esta publicación en Instagram

Lane y Beatle buscan familia. Lane, es tímida pero muy cariñosa, y Beatle, es pizpireto y travieso pero muy tierno. Tienen 3 meses y unas ganas locas de encontrar su propia familia,¿ cómo no resistirse a esa ternura del video?. ¡Son fabulosamente tiernos!. ¡Ven a conocerlos y saldrás enamorado!. Escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el

Tener al menos dos gatos bien avenidos, que se acompañen mutuamente, suele regatear estos problemas. Por eso suelo recomendar que se adopten de dos en dos, idealmente hermanos de camada o adultos que ya sepamos que se llevan bien.

Mucho ánimo a todos con el retorno a la normalidad.

La pasta de malta, una aliada para nuestros gatos

No a todos les gusta, aunque por mí experiencia sí (en mayor o menor medida) a una mayoría. Pocos son los gatos que se niegan a tomarla, e incluso esos acceden si se les mezcla con una deliciosa latita de comida húmeda o se les unta en la pata (no soportan estar sucios y la lamerán para quitarla).

¿Por qué es tan necesario dar pasta de malta a nuestros gatos?
Pues porque es una buena manera de asegurarse que no tendrán bolas de pelo.

Los gatos se lamen para acicalarse (ya os comenté que no soportan no tener su pelaje impecable) y con su lengua rugosa ingieren pelo. Si expulsan esas bolas de pelo, pues perfecto, no pasa nada.

via GIPHY

Si no logran hacerlo, puede ser un gran problema. Pueden experimentar vómitos, estreñimiento, pérdida de apetito, de peso… En función de dónde haya quedado atascada los síntomas y el pronóstico pueden variar. Con frecuencia es preciso una intervención de urgencia para solventarlo.

Hay pienso y chuches especial para mantenerlas a control, pero nada como proporcionarles malta de manera regular. ¿Cada cuánto es de manera regular? En gatos de pelo corto un par de bolitas de pasta, del tamaño de una avellana, a la semana es lo recomendable. En las razas de pelo largo, es más fácil que se produzcan estos peligrosos atascos y conviene duplicar la dosis. También conviene incrementarla en época de muda y con gatos que sabemos propensos a tenerlas.

¿Y qué tiene eso que le damos a nuestros gatos?
Las composiciones varían dependiendo del fabricante, pero en esencia es extracto de malta con aceites vegetales, fibra, levadura y derivados lácteos.

Por cierto, una vez abierta, es buena idea guardar la malta en la nevera.

Dulce es una gata preciosa, lista y súper sociable que un día apareció en el jardín de una casa. Estaba preñada y faltaba muy poco para que tuviera sus cachorros.

¡Tuvo mucha suerte!. La familia que vivía en esa casa quiso ayudarla, aunque eran conscientes que no podían quedársela. La llevaron al vete para comprobar que estuviera bien.

Pronto conseguimos una casa de acogida. Dulce se adaptó muy bien… Y llegaron los gatetes. Ahora están, madre y gatitos,muy bien. Nos falta el final o finales felices para esta historia… Porque tanto Dulce como sus gatitos están en adopción. Buscamos para ellos familias responsables, que quieran darle un hogar para siempre. ¿Quieres llenar tu vida de purrrro amor gatuno?

Contacto: AGERAA, Asociación para la Gestión Ética y Responsable de Animales Abandonados. ageraaproyectohogar@gmail.com 670959688

¿Te animas a ser casa de acogida de un animal necesitado este verano?

Así eran Hinata y Yotsuba no hace tanto.

Y así están ahora:

Los gatitos crecen muy deprisa. Muy pronto parecen adultos y eso tiene el inconveniente de que dificulta su adopción.

Esa pequeña pareja de hermanos puede ahora disfrutar de la vida (y del cubo de la fregona) en mi casa gracias a que hubo una familia que se prestó a ser casa de acogida para ellos, a cuidarles y darles el biberón hasta que tuvieron la edad suficiente para ser adoptados.

‪Los cachorros, los animales convalecientes, los ancianos, aquellos para los que no hay hueco… necesitan hogares así, que generosamente cuiden de manera temporal a estos perros y gatos hasta que puedan ir a las protectoras o encontrar un hogar definitivo. ‬

En estas fechas, en verano, es con frecuencia aún más difícil gestionar esta red de acogidas. Hay mucha gente que se ausenta, que no puede comprometerse a prestar estos cuidados, por lo que hacen falta especialmente.

Si podéis hacer un hueco durante un tiempo a uno de estos animales necesitados, no lo dudéis. Es una experiencia muy gratificante.

Hay animales que requieren mucha supervisión, pero también otros que con unos mínimos cuidados y un rincón tranquilo tienen bastante. En todos los casos las asociaciones corren con los gastos (a menos que optemos por ayudarles también ahorrándoselos).

Contactad con una protectora cercana y ofreced vuestra ayuda, os aseguro que la necesitan.

A veces he escuchado a mucha gente decir que no se anima a hacerlo por la pena de dejarlos luego marchar, por la posibilidad también de acabar encariñándose de ese animal definitivamente.

Es cierto que puede apenarnos, pero es un pena dulce. Una suerte de morriña gallega que hace sonreír suave y engrandece el corazón.

Y también es verdad que es posible que uno de esos animales nos enamore y acabe formando parte de nuestra familia para siempre. Eso me pasó a mí con actual, mi actual perra. Pero si finalmente adoptamos a uno de esos animales, por qué se abre paso en nuestro corazón, poco hay que lamentar. Simplemente disfrutemos de encontrar un compañero con el que compartir nuestros pasos.

Termino dejándoos las explicaciones de Madrid Felina, una de esas asociaciones que os contaba que son altamente dependientes de las casas de acogida. Además, al centrarse en gatos que suelen nacer en primavera, precisan especialmente de nodrizas en estos tiempos.

Ver esta publicación en Instagram

#NoAlAbandono bajo ninguna excusa, pretexto o circunstancia. Esto es lo único que hemos podido ofrecer a Nilar, una jaula. Ningún animal debería verse en un hogar y luego en una jaula. Nilar, necesita acogida o adopción, si puedes escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el 5 Jul, 2019 a las 6:24 PDT

Hay casos en los que los que por diversos motivos, no podemos adoptar un gato y darle todos los cuidados que merece. Pero si queremos ayudar, podemos ofrecer una alternativa a los gatos abandonados.

En estos casos tú puedes acoger temporalmente en tu casa un gato, hasta que encontremos un hogar definitivo y estable para él.

Al igual que si adoptaras un animal, el acogerlo temporalmente debe ser una decisión meditada y consensuada con el resto de la familia, ya que es una gran responsabilidad. igualmente se debes valorar el tiempo, espacio y dedicación que puedes proporcionarle.

El acogimiento es por un tiempo indeterminado, por lo que se llevará cierto control y seguimiento de tu nuevo amiguito. La duración depende de la dificultad que tengamos para encontrarle un hogar definitivo, pero en caso de que no se pudiera seguir atendiendo al gato, podrá ser devuelto a la Asociación Madrid Felina.

Las casas de acogida son la parte más necesaria para nuestra asociación.

No disponemos de un refugio donde tener los gatos por lo que sin casas de acogida es imposible seguir con nuestra labor.

Contacto: adopciones@madridfelina.org 673 645 789 (solo mensajes de WhatsApp)

Ver esta publicación en Instagram

Tren y Via, y los dos cachorros mas adorables y tiernos del universo. Cariñosos, pizpiretos, juguetones. Ella es mas lista y traviesa, el más tomtorrín y tranquilo. Hay para todos los gustos, no te lo pienses y ven a conocerlos. Escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el 6 Jul, 2019 a las 1:48 PDT

Cuando tu perro o gato han muerto, ¿es necesario esperar antes de adoptar otro?

Ver al pequeño Hinata por casa me retrotrae a la llegada a la familia de nuestro querido y maravilloso Flash, hace dieciocho años. Es un hermoso gato rubio, de gran tamaño. También lo era Flash.

Se parecen, pero no se parecen.

Cada gato, cada perro, es único y no debe venir a nuestro hogar a sustituir a otro que hayamos perdido. Son individuos a descubrir, con su personalidad, gustos y manías propios.

Yotsuba y Hinata llegaron a casa apenas unos días después de la muerte de Maya, nuestra gata, la última que quedaba de los animales que adopté siendo veinteañera.

Una amiga me comentaba, con toda la razón y buena intención, que puede ser peligroso que haya quien asuma que es buena idea adoptar un animal cuando apenas hemos acabado de despedirnos del anterior.

Ella cree que conviene dejar pasar un tiempo de duelo por el animal perdido antes de abrir nuestro corazón a otro.

Yo creo que depende. Podemos abrir pronto las puertas a otro o esperar, tenemos que escuchar lo que sentimos y reflexionar.

Es cierto que puede haber personas que lo que busquen sea su compañero perdido y eso haga que el vínculo con el animal recién llegado se resienta, porque no es como el otro, porque las expectativas depositadas en su llegada eran muchas y equivocadas.

Pero me da la impresión de que ese error puede darse igualmente aunque se haya esperado un tiempo prudencial.

Al final la norma es la de siempre. Dar la bienvenida a nuestra familia a un nuevo animal tiene que ser algo muy deseado, informado y llevado a cabo con responsabilidad.

Siempre que sea una decisión meditada y seamos conscientes de que el recién llegado es otro y no reemplaza nada más que las rutinas de cuidados, no debería haber el menor problema.

Todos los gatos que veis están en adopción. Es época de mucho cachorro, que necesitan casas de acogida, nodrizas y hogares definitivos. Una necesidad que se suma a la de los adultos que siguen necesitando adopción.

En Madrid Felina están desbordados. Si quieres adoptar u ofrecer tu ayuda, el contacto es contacta@madridfelina.org

Cómo mantener a los parásitos lejos de nuestros animales de compañía

Tenemos el calor encima. Con vaivenes claro, que para eso es primavera, pero ya está aquí. Con el calor hay que extremar el cuidado con los parásitos. Es importante mantenerlos a raya durante todo el año, pero es especialmente importante ahora.

Nuestro aliado para establecer las pautas y productos que mejor pueden ayudar a nuestro animal de compañía (no solo a los perros) es el veterinario. Debemos contar con él y seguir sus indicaciones para evitar tanto parásitos internos como externos.

Es conveniente además hacerle partícipe de si viajamos a otras zonas con nuestro animal. Es posible que moviéndonos con nuestro perro por un entorno urbano madrileño no nos preocupen las garrapatas especialmente, pero si nos vamos a una casa rural en Asturias las cosas cambian.

Rody es una perrita muy cariñosa y dulce que ya tiene 13 años y se merece una buena jubilación en un hogar después de muchos años en la jaula. Está en el albergue municipal de Gijón 684607160.


Sobra decir que también es preciso mantener una higiene adecuada de nuestros animales y de los juguetes, camas, areneros o comederos y bebederos que emplean. Cepillarles y acariciarles con frecuencia nos permitirá darnos cuenta pronto de cualquier problema que se pueda presentar (no solo parásitos). Y una alimentación equilibrada y apropiada le mantendrá sano y fuerte para enfrentarse a lo que venga.

Mosquitos, pulgas o garrapatas no solo son molestas y antihigiénicas, también pueden traer de la mano enfermedades como la erliquia, la filaria o la leishmania, por lo que es algo que conviene tomarse muy en serio.

Insisto en que es a nuestro veterinario de cabecera al que hay que hacer caso, pero hoy os traigo un cuadro elaborado por los expertos de Tiendanimal para distinguir los distintos collares y pipetas, sus propiedades y modos de empleo.

Antes de dejaros con el gráfico, va una breve explicación de los distintos tipos de sistemas antiparasitarios.

  • Pastillas orales: se trata de una opción bastante efectiva, y su efecto dura de uno a tres meses.
  • Pipetas: contienen un líquido que es absorbido por la piel y que se aplica en la nuca del perro y a lo largo de su dorso (espalda) una vez al mes.
  • Collares: el principio activo es liberado progresivamente y se distribuye por todo el cuerpo del animal. Tiene una duración de 3 a 12 meses según el collar.
  • Sprays: suelen utilizarse para eliminar en poco tiempo los parásitos cuando ya hay una infestación importante. Una vez eliminados, se debe elegir uno de los productos de larga duración para proteger al animal de una nueva infestación.

Los collares antiladridos no son recomendables, ninguno, no solo los eléctricos

Fue mi compañera Jessica Gómez, autora del blog Qué fue de todos los demás además del suyo personal, la que me habló de Mascotapro. Lo hizo contándome que, pese a ser una web con fines comerciales (venden productos para mascotas) hacen también buen contenidos aunque implique no vender, pasándome a continuación dos enlaces, uno sobre collares eléctricos y otro sobre collares antiladridos de todo tipo.

Confieso que entré algo escéptica por lo que podía encontrarme, pero Jessica tenía razón.

En el tema de los collares antiladridos eléctricos, que están prohibidos en algunas Comunidades Autónomas y deberían estarlo en todo el territorio español, cuatro expertos (Irene Pérez Piñel, etóloga y veterinaria de Comunicación y respeto; Enrique Solís, director de LealCan; Ramón Fernández, de Arbesú educadores caninos y David Montero de Conecta Adiestramiento) recomendaban no usarlos jamás, bajo ninguna circunstancia.

Si tenéis la más mínima duda, os recomiendo su lectura íntegra, pero os dejo un adelanto de Pérez Piñel:

El daño emocional es muy difícil de medir, y para mucha gente, muy difícil incluso de apreciar, puesto que a menudo ni siquiera saben interpretar el lenguaje corporal de su perro.

Un perro que bosteza tiene sueño, uno que se sienta y eleva la pata es muy mono, y si se lame la nariz se está relamiendo. Si hace todo esto tras una descarga eléctrica, la interpretación sigue siendo la misma, cuando lo que dice el perro en realidad es “esto me está superando, estoy nervioso y no sé cómo gestionar el momento, ¡socorro!”.

Poca gente vería ahí el daño que se está empezando a hacer al perro a nivel emocional. Y por lo tanto, si no lo veo, no está ocurriendo. Es inocuo, “no hace daño”.

Pero es la segunda razón por la que funcionan para ciertas situaciones: su uso produce miedo. Miedo a la conducta realizada, miedo al contexto en que ocurre la descarga, miedo a lo que se cruza por delante en ese mismo instante… cuando el miedo es muy intenso, coloniza toda la vida del perro, y se manifiesta en forma de múltiples conductas inadecuadas. Que no son otra cosa que manifestaciones de miedo.

Así que en los supuestos en los que el collar eléctrico es efectivo para manejar ciertas conductas o “adiestrar”, es porque duele y produce miedo. Se use como se use, ese es el efecto. Puede que te sirva para lograr lo que TÚ quieres, pero ¿a qué precio?


En el contenido de los distintos tipos de collares, de vibración, ultrasonido o citronela. De nuevo habla la veterinaria y etóloga:

El ladrido excesivo es un problema complejo en el cual el ruido es sólo un síntoma. Al igual que la fiebre, podemos tomarnos un antitérmico, y la fiebre se irá. Pero en muchos casos esa fiebre tiene una razón de ser que no hemos detectado, y que seguirá ahí. Por lo tanto o bien volverá o bien empeoraremos (pero ya sin fiebre).

Lo mismo ocurre con los ladridos. Si sólo tapamos la consecuencia visible (el ruido) sin determinar las razones, puede que no sirva de nada y el perro siga ladrando aun con el collar puesto. O puede que el ladrido cese, pero aparezcan otras conductas aun peores (debido a que la causa sigue presente).

De nuevo el collar se centra en la consecuencia, y aplica diversos grados de castigo para bloquearla.

Los menos aversivos se basan en la sorpresa o en generar una molestia intensa para interrumpir el ladrido. Pero la sorpresa deja de serlo con las repeticiones, por lo que deja de funcionar. Y una molestia será un estímulo negativo insuficiente si la motivación para ladrar es lo bastante intensa (y casi siempre lo es).

Por lo tanto recomendar los más “suaves” no tiene mucho sentido, porque precisamente por eso su grado de eficacia será bajo o nulo. Y en cualquier caso todos ellos se basan en aplicar un castigo más o menos intenso, y la educación basada en castigos genera muchos más problemas de los que pueda solucionar, si es que soluciona alguno.

Mi perra Troya tuvo una etapa en la que, vinculada a una mudanza, desarrolló ansiedad por separación. Jamás se me ocurrió emplear uno de estos artilugios. Imaginad a su angustia por verse sola, alejada de las personas que le aportan seguridad, añadir un estímulo doloroso o negativo cuando se desahoga mediante un comportamiento natural.

La solución viene con mucho trabajo, constancia u otras estrategias. A nosotros nos sirvió crear un rincón de seguridad para ella y tener paciencia.

Que quede claro del todo, estos collares no son recomendables si amamos a nuestro perro y queremos su bienestar.

Orbón tiene apenas dos años y desde la fundación Amigos del perro cuentan que “es un amor, una pasada de perro buscando familia, es muy bueno, sólo quiere mimos y caricias.

Está en adopción en el Albergue municipal de Gijón pero se puede adoptar en toda España: 684607160

¿Es obligatorio tener a nuestro perro asegurado?

Depende. Hay Comunidades Autónomas como Madrid o el País Vasco en las que todos los perros deben tener un seguro de responsabilidad civil. Probablemente sea una obligación en aumento según las normativas autonómicas se vayan actualizando. Y si finalmente hay en la próxima legislatura una normativa de bienestar animal y tenencia responsable de animales de compañía de ámbito nacional, como han prometido tres partidos en sus programas, es probable que algo así se contemple.

De momento, cuestiones territoriales apartes, sí que es obligatorio en el caso de las razas potencialmente peligrosas, que además deben ampliar la cobertura a 120.000 euros según el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre. Es obligatorio porque es preciso para la licencia que también es obligado tener si se posee uno de estos perros.

En cualquier caso no es ninguna tontería contar con seguro que cubra los posibles daños que pueda causar nuestro perro. Por muy mansurrón que sea el viejo Toby, es perfectamente posible que tenga una trifulca con otro perro, que empuje y haga caer a un niño o a un anciano o que se escape corriendo del parque y provoque un accidente de tráfico.

Existen numerosas compañías de seguros con diversas modalidades de pólizas. Normalmente los precios varían entre los 30 y los 100 euros anuales, dependiendo de las coberturas. Hay empresas que permiten también asegurar al animal en caso de robo, pérdida o accidente.

Cabe además la posibilidad de que el seguro del hogar cubra a nuestras mascotas, aunque no está de más cerciorarse de la cobertura exacta.

Si el animal es de una de las razas peligrosas o sus cruces, no se puede ocultar a la empresa de seguros, ya sea una contratada específicamente para asegurar a su mascota o la que asegura el hogar. De no hacerlo, en caso de necesitar dar un parte se puede encontrar con que su seguro no le cubre. También hay que avisar a la compañía en caso de fallecimiento, venta, pérdida o regalo del animal.

Rango llegó hace varios años a la Protectora El buen amigo de Sevilla. Es un perro muy bueno tranquilo, que ha estado perfectamente en su casa de acogida. Pero esa acogida acaba pronto y no debe volver al refugio porque necesita medicación para evitar tener ataques epilépticos. Con su pastilla diaria lleva una vida completamente normal. Sus análisis han dado bien y sano, está esterilizado y vacunado.

Busca acogida o adopción. En el caso de acogida la protectora se encarga de cubrir los gastos.

Contacto: protectoraelbuenamigo@gmail.com 627439025

Las bolas de pelo, el peligro que encierra que los gatos sean tan limpios

Tener un gato (o dos, ya sabéis que yo suelo recomendar tener una pareja bien avenida como la que ilustra este texto), requiere de informarse y satisfacer las necesidades de estos animales. Por ejemplo rascadores disponibles de su agrado; entornos que les estimulen pero sean seguros para evitar caídas; alimentos de calidad porque con la edad sus riñones se resentirán de no ser así.

También que tomemos medidas para evitar que se formen bolas de pelo, potencialmente muy peligrosas y más frecuentes en los ejemplares de pelo largo.

Los gatos, y está vinculado al hecho de que sean cazadores solitarios que atrapan a sus presas al acecho, quieren estar limpios. La manera que tienen para acicalarse. La segunda actividad a la que más tiempo dedican tras dormir, es emplear la lengua y las patas delanteras.

Su empeño por estar limpios propicia que muchos gatos domésticos no hayan necesitado un baño jamás en toda su vida. De hecho, si vemos que nuestro gato no se asea suele ser síntoma inequívoco de que se encuentra enfermo y hay que acudir al veterinario inmediatamente.

De tanto lamerse, los gatos acaban ingiriendo pelo muerto que forma bolas en el aparato digestivo. Cuando son pequeñas suelen ser vomitadas o eliminadas con las heces, pero si son demasiado grandes pueden provocar una oclusión intestinal que conducirá a la muerte del animal a menos que se intervenga quirúrgicamente.

Hay diferentes maneras de evitarlo. Una es ayudarle con cepillados frecuentes, sobre todo en el caso de los que tienen pelo largo. Otra es suministrarle periódicamente hierba gatera o malta (en pastillas o jarabe), que facilitan la eliminación natural de las bolas de pelo. Y también hay piensos que incluyen compuestos que facilitan ese tránsito.


Igor y Tizón necesitan encontrar una familia definitiva.

Al principio son algo tímidos, van juntos a todas partes y casi nunca se separan, pero con paciencia y amor conseguirás su confianza. Su adopción conjunta sería ideal ya que están muy muy unidos. ¡Los hermanos Halloween de Equipo Bastet están buscando a su familia definitiva!

Se encuentran en Murcia, pero se pueden enviar a otras provincias. Se entregan con chip, vacunas, desparasitados y castrados.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com