Archivo de la categoría ‘Noticias’

¿Debería la empatía hacia los animales estar incluida en la LOMLOE, la nueva ley de educación?

La Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA), integrada por parlamentarios de todos los colores que comparten el interés por los animales, ha entregado a los portavoces, en la Comisión de Educación de los distintos grupos parlamentarios, un documento elaborado por la organización sin ánimo de lucro PRODA (Profesionales para la Defensa Animal, psicólogos, pedagogos, educadores…) con propuestas para incorporar, mediante enmiendas, la empatía hacia los animales en el proyecto de Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE) que se encuentra en tramitación en el Congreso de los Diputados.

Puede parecer a muchos una propuesta muy peregrina, pero, más allá de lo importante que es educar en valores éticos a nuestras futuras generaciones y lo que mejoraría en un país con tanto abandono y maltrato animal como el nuestro que hiciéramos reflexionar a nuestros niños y jóvenes al respecto, no hay que olvidar que educar en la empatía hacia los animales es una eficaz estrategia de prevención del acoso escolar.

Tampoco es nada nuevo que hablemos de este tema; ya en diciembre de 2018 la mayoría de los Grupos Parlamentarios del Congreso presentaron una ‘proposición no de ley’ promovida por APDDA y PRODA en la que se reclamaba la incorporación de la empatía hacia los animales en el currículum escolar. La iniciativa, que se topó con el adelanto electoral, fue firmada por los portavoces parlamentarios de PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Ciudadanos, Esquerra Republicana y Grupo Mixto (por los partidos PDECat y Compromís).

Invocando aquel acuerdo
, en PRODA y APDDA proponen de nuevo que se incluyan en la LOMLOE principios referentes a la empatía hacia los animales

Quieren modificar 17 artículos de la LOMLOE, para que, entre los principios y fines de la educación y entre los objetivos de los distintos niveles educativos (Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Educación Permanente de Adultos), se recojan el desarrollo de la empatía hacia todos los seres sintientes y el planeta, así como la prevención y resolución pacífica de los conflictos. También proponen abordar la emergencia climática, desarrollar hábitos alimenticios beneficiosos para la salud del alumnado y del planeta o regular el papel del terapeuta ocupacional escolar, entre otras cuestiones.

Así lo argumentan:

Múltiples estudios científicos han demostrado la estrecha relación que existe entre la violencia que se ejerce contra los animales y la violencia interpersonal. Pero también existen experiencias que han demostrado el mismo vínculo en un sentido contrario, una educación en empatía hacia los animales puede promover una cultura de paz entre los humanos.

Cada vez se hace más evidente que los planes de intervención y prevención ante la violencia de género, violencia doméstica, abusos infantiles, maltrato a personas mayores, etc., son abordados por distintos profesionales que se beneficiarían de un currículo escolar mejorado. Introduciendo la protección de los animales en el currículum escolar, se contribuye a que los estudiantes adquieran habilidades sociales como empatía, comprensión, expresión de la afectividad y control de la agresividad, aprendan resolución de conflictos sin violencia, autocontrol de la impulsividad y alternativas a la agresividad. Educando en sensibilidad y empatía hacia los animales, se logra que estas cualidades, a través del principio de transferencia, se transmitan a los compañeros y, por tanto, que se reduzcan o desaparezcan estos problemas de agresividad y agitación en el centro educativo.



Sahira está sana como una preciosa pera de ojos azules y es muy cariñosa.
Es apenas una cachorra de unos seis meses que necesita un hogar antes de ser adulta del todo, porque sus probabilidades de encontrar casa se reducirán notablemente cuando eso suceda.

Se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

COVID-19 y protección animal: caen las adopciones, las donaciones y la recogida de animales abandonados

Lo cuenta un nuevo estudio de Fundación Affinity, elaborado en colaboración con la Cátedra Animales y Salud de la UAB, tras entrevistar a 103 entidades de protección animal de todo el territorio.

Conviene recordar que Fundación Affinity es la responsable de publicar antes del verano, todos los años, y desde hace una década el informe más fiable que tenemos en este país respecto al abandono de animales de compañía, elaborado a partir de la información que facilitan más de 300 protectoras, ayuntamientos y consejos comarcales.

El dato del abandono no tardará en llegar, pero de momento ha avanzado que la crisis por la COVID-19 se ha traducido en que más del 50% de los refugios declara haber recogido menos animales y un 40% de las protectoras declaran que han recibido menos peticiones de adopción. Pese a algunos titulares que hablaban durante el arranque del confinamiento de que muchas protectoras habían visto incrementadas las adopciones, en gran parte por la posibilidad de poder bajar a pasear al perro, solo una minoría de las encuestadas notaron ese aumento: un 22% en el caso de perros y un 13% en el caso de gatos.

Las adopciones han caído, en muchas entidades se han visto totalmente interrumpidas durante semanas manteniendo únicamente servicios mínimos, a causa del obligado confinamiento. Un confinamiento que también se tradujo en menos manos de voluntarios.

Isabel Buil, directora de la fundación, quiere “lanzar un mensaje de alerta: si las adopciones no se reactivan a medida que la situación se vaya normalizando, veremos protectoras desbordadas y con una proyección de futuro poco optimista”.

Es imperativo que esa nueva normalidad en la que nos vamos sumergiendo paulatinamente traiga de la mano también un incremento de las adopciones a niveles previos a la crisis, ojalá superiores. Y que las protectoras también recuperen los apoyos que recibían, algo probablemente complicado dado el panorama económico que se avecina.

Por otro lado, más del 50% de las protectoras indican que han recogido menos animales. “Que se hayan recogido menos animales durante el confinamiento no tiene porqué ser un indicador positivo. Hay muchos motivos que pueden explicar que no hayan llegado tantos animales a las protectoras. Pero esto puede cambiar en los próximos días, semanas o meses”, alerta Isabel Buil.

Como dato positivo, más del 50% de las protectoras españolas han registrado un mayor número de peticiones para acoger a un perro de forma temporal durante el confinamiento y el 30% también indican haber registrado un mayor número de peticiones para acoger a un gato. Fundación Affinity cree que hay dos motivos, por un lado las ganas de ayudar, la solidaridad de la que hemos visto muchos ejemplos estos meses; pero también, en el caso de los perros, el poder salir a pasear. Por suerte esas peticiones siempre son filtradas por las protectoras.

Fuli y Besthe buscan hogar definitivo. “Queremos que se vaya juntitos, ambos se compenetran, son dos hermanos en todos los sentidos y lo que uno no tiene, el otro sí. Son una pareja fabulosa, cariñosos, juguetones, inquietos… Ella es más que preciosa, una Carey con la noche y el día dibujados en la cara y el tiene una elegancia siendo prácticamente negrito con apenas un triángulo blanco. No lo dudes y adopta dos gatos, es una decisión acertada pensando en ti y en ellos”.

Contacto: adopciones@madridfelina.com

Carta al que busca un cachorro de raza rápido y barato

Quieres un perro, lo deseas con todas tus fuerzas. Pero quieres ese tipo de perro que te tiene enamorado: un yorkshire, un golden retriever, un chihuahua. Puede que lo que quieres sea un gato, un precioso maine coon, un exótico, un ragdoll. Da igual el tipo de animal; no importa la raza. La cuestión es que estás decidido a tenerlo.

Es posible que entiendas la enorme responsabilidad que implica tener un animal, ojalá sea así; también puede que no lo hayas meditado lo suficiente y te enfrentes a más retos de los previstos. Tal vez hayas tenido perros o gatos antes, tal vez seas nuevo en esto. Nadie dice que no vayas a ser un dueño maravilloso, preparado y sabedor de las necesidades de ese animal.

En las protectoras no tienen cachorros de raza. Así que ni siquiera intentaste la vía de la adopción. O es posible que lo intentaras y te aclarasen que lo que que buscas cuesta dinero y muy rara vez se encuentra abandonado. Así que toca comprar. Y lo más sencillo es ir a una web de clasificados, allí hay ofertas a montones. O buscar criadores en Google de esa raza y contactar con varios, a ver qué precios tienen, qué fotos te mandan y cuándo podrías tener a ese cachorro de gato persa o de border collie que estás deseando achuchar. Un compendio de velocidad, facilidades y precio, tal vez también las imágenes que veas, serán los factores que decidan dónde y a quién compras al futuro miembro de tu familia. Un cachorro que es posible que te manden por mensajero, que tengas que recoger en algún punto de encuentro o en un inmueble en el que no se ve a la madre por ningún lado.

(GTRES)

Tal vez hayas dado con un criador maravilloso, un profesional que sabe cómo criar, que cuida que sus animales no tengan enfermedades congénitas ni problemas de consanguinidad. Ojalá. Lo más fácil en un país en el que se cría tan mal como el nuestro es que no sea así, que en el mejor de los casos proceda de alguien sin muchos conocimientos que se saca un dinerito en negro teniendo camadas de vez en cuando con sus perros de casa y que en el peor hayas dado con personas a las que el bienestar animal les preocupa muy poco.

Hace algo más de una semana era noticia la intervención por parte de la Guardia Civil de 544 perros, 250 cachorros entre ellos, de razas pequeñas y de moda. Había bichones malteses, caniches, yorkshires, pomeranias, shih tzu, ratoneros valencianos y chihuahuas en las instalaciones en las que Guardia Civil entró el pasado miércoles. Hacinados, muchos de ellos en diminutas jaulas para conejos, en un lugar con “fuerte hedor” y “condiciones higiénico-sanitarias lamentables” según los agentes del Seprona que allí entraron y de cuya actuación han salido los dos propietarios investigados.

Noticias así no son nada infrecuentes, pero parece que se nos olvidan cuando queremos un perro de una determinada raza y lo queremos rápido, fácil y barato. La aparición recurrente en los medios de estas fábricas de cachorros en las que desaprensivos hacen negocio a costa del sufrimiento animal y sabedores de que las penas que puedan imponerles compensan el riesgo, debería ser motivo sobrado para que nos demos cuenta de que la adopción es la opción más ética en un país con 140.000 abandonos registrados (sin registrar son muchos más) de perros y gatos y cada año. ¿De verdad es tan importante que nuestro compañero sea de una raza determinada?.

Y si el empeño en tener un cachorro con pedigrí es insalvable, es importantísimo comprar con todas las garantías de no estar fomentando el maltrato animal: visitando las instalaciones del criador, que debe estar registrado y cumplir con toda la normativa. Es más que probable que ese cachorro sea más caro y que haya que esperar por él, pero lo contrario es hacerle el juego a gente sin escrúpulos.

Tal vez ya compraste un cachorro y no lo hiciste bien, lo encontraste por Internet baratito, te dio pena al verle tras una cristalera, te lo envió un criador del que apenas sabías nada… No pasa nada, dale una buena vida, aprende y procura que se conozca en tu entorno esta realidad. Por favor.

 

La Covid-19 no es excusa para abandonar a nuestros gatos, ellos no la transmiten a los seres humanos

Este viernes fue noticia la muerte del primer gato en España (el primero que sepamos) infectado con el virus SRS-Cov-2. Primera puntualización, no murió por tener coronavirus; murió teniendo el virus pero por otros motivos.


Es una noticia que a los amantes de los animales, sobre todo a aquellos mínimamente conocedores de la problemática en protección animal existente en nuestro país, nos hace temblar.

No tememos porque tengamos miedo a que el coronavirus acabe con la vida de los gatos, porque el virus no se ceba con ellos. Lo pasan de forma asintomática o como un resfriado carente de gravedad.

Tampoco porque nos contagien, porque a poco que tengamos un mínimo de compresión lectora expertos de toda índole aclaran que “la transmisión del virus se produce de las personas a los gatos, que son las víctimas colaterales de la enfermedad en los humanos”. Esas palabras son de Joaquim Segalés, investigador del IRTA-CReSA y catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona. Pero cualquier fuente de autoridad que consultemos se expresa de la misma manera. Los humanos podemos contagiar a los gatos, pero no ellos a nosotros.

Lo tememos porque sabemos que habrá gente que se va a dejar llevar por el miedo o va a usar esto como excusa para abandonar gatos, para ponerlos en la calle y sentenciarlos probablemente a muerte sin justificación ninguna.

La Covid-19 no es motivo para cometer un delito tan cruel como es el abandono de un animal doméstico. No nos podemos mover por el miedo, menos aún cuando es irracional, injustificado.

Por eso mismo es una noticia que hay que contar. He encontrado a amantes de los animales criticando a los medios de información por contar que los gatos pueden infectarse, que ha habido ya un caso registrado en España.

Tenemos que contarlo. Barrer las noticias bajo la alfombra no es la respuesta. Hay que contarlo de manera responsable, dejando claro cómo se produce esta transmisión, que es de los humanos hacia los animales, y que, si enfermamos, debemos limitar en lo posible el contacto temporalmente con nuestros gatos para no contagiarles, igual que lo limitamos con nuestros seres queridos. Pero no se puede esconder.

Para contrarrestar miedos así lo mejor es una buena información. Ayudadnos por favor, por las distintas vías que tengáis a que cale el mensaje: la Covid-19 no es razón para abandonar a nuestros gatos, ellos no la transmiten a los seres humanos.

Elva es una gata preciosa, tranquila y joven, rescatada de la calle. Necesita un poco de tiempo para confiar, pero si se le da lo hará.

Contacto: adopciones@madridfelina.org

Qué podemos hacer y qué no si tenemos perro durante la crisis por el coronavirus

¿Tienes gato? Pues no hay mucho que pensar al respecto de cómo pasar con él la crisis por el coronavirus. Basta con tener suficiente comida y arena (que nadie se lance a saquear la tienda de animales, porque los sitios de alimentación, veterinarios y muchas tiendas de animales seguirán abiertos) y seguir estimulándoles como hacías.

Los gatos son estupendos compañeros en época de encierro forzoso. Estarán a nuestro lado al leer, teletrabajar o disfrutar de una película haciéndonos sentir menos solos. De hecho, su compañía en esta situación, sobre todo para las personas que vivan solas, puede ser un auténtico bálsamo contra la soledad.

También lo pueden ser los perros. Su compañía aliviará que nos sintamos solos, su presencia llena de vida nuestro hogar y lo hace más acogedor. Pero ellos tienen unas necesidades que incluyen el salir a la calle y ejercitarse. ¿Cómo hacerlo en estos días en los que lo importante es permanecer en casa?

Bueno, lo primero es que se les puede sacar a la calle a que hagan sus necesidades. Incluso en Italia esto sigue siendo así. Pero salir a hacer sus necesidades no es ir al parque (que además en muchos casos estará cerrado), hacer los típicos corrillos de dueños que ven jugar juntos a sus perros o aprovechar que no se está yendo al trabajo para dar aún más paseos de lo normal.

Se baja a la calle cuando es realmente necesario para que se alivien, se recogen esos ‘alivios’ como ciudadanos civilizados y responsables que deberíamos ser siempre, y a casita de nuevo. En caso de que ese minipaseo sea en un lugar dónde podemos soltar a nuestro perro y tirarle unas cuantas veces la pelota para que se canse, pues a ello. Y rápido de vuelta.

Si nos encontramos con alguien, mantenemos la distancia recomendada de un metro. Y no debemos salir de nuestro municipio en ningún caso.

¿Tenemos que ir al veterinario? Pues hay una serie de recomendaciones de sentido común. La primera es solo ir si es imprescindible. Estas son las recomendaciones del Colegio de Veterinario de Madrid a sus colegiados, que interesa que calen entre todos los propietarios de mascotas:

  • Reiterar que no hay ninguna evidencia científica de que los animales de compañía transmitan o padezcan el coronavirus COVID-19.
  • Trasmitirles que sus mascotas en ningún caso van a estar desatendidas.
  • Informar de la necesidad de aplazar todas sus vistas rutinarias (vacunaciones, desparasitaciones…etc) y aquellas que no impliquen una urgencia, hasta que pase la fase crítica de esta emergencia sanitaria.
  • Permitir la atención sólo con cita previa, llamando antes por teléfono.
  • Mantener la puerta cerrada y abrir solo ante la llegada del cliente citado.
  • Usar un gel desinfectante al entrar y al salir del centro veterinario.
  • Hacer un uso muy restringido de la sala de espera, con el mínimo posible de personas.
  • A cada mascota le acompañará exclusivamente una persona.
  • Los propietarios que presenten síntomas no deben acudir con el animal enfermo, y comunicarán la situación por teléfono, para que otra persona puede llevarlo al centro veterinario.
  • En caso de duda por parte del propietario sobre si existe necesidad urgente de acudir al centro veterinario, aconsejarle que, antes de hacerlo, se ponga en contacto telefónico con su veterinario habitual, para que valore el caso.


Sobra decir que si tenemos síntomas debemos permanecer en casa y no salir bajo ningún concepto. Si nos pasa esto teniendo perro, es buena idea pedir ayuda a familiares o a otros amigos con o sin perro, para que se hagan cargo del nuestro y así podamos evitar salir.

En casa hay muchas maneras de estimular a nuestro perro
. Reservemos un rato para ello y así compensar la falta de ejercicio y la reducción de los paseos. Podemos dedicarle tiempo para jugar con él de muchas maneras:
– Tirándole un juguete por el pasillo varias veces.
– Jugando al tirar con fuerza de un juguete que no quiere soltar, si es que eso le gusta.
– Escondiéndole chuches por la casa y luego soltándole para que las encuentre.
– Practicando los trileros perrunos: dos o tres recipientes opacos con chuche escondida para que la encuentre.

Hay juguetes, cada vez más, pensados para su estimulación mental.

Están fenomenal, pero si no los tenemos podemos fabricar soluciones parecidas. No sé vosotros, pero yo no voy a hacer compras online, a menos que me encuentre en una necesidad de extrema necesidad. No quiero mensajeros por las calles pudiendo evitarlo.

A poquito que nos esforcemos, podremos tener a nuestros perros bien atendidos, tranquilos y contentos. Muchos probablemente sorprendidos agradablemente por contar con la presencia de su familia humana permanentemente en casa con ellos.

Y si tenemos coronavirus, si estamos enfermos, aquí están las recomendaciones:



Por último, un par de peticiones.

La primera está relacionada con las personas mayores, el colectivo de mayor riesgo. Muchos de estos ancianos tienen perros, compañeros en su día a día que siguen necesitando salir a hacer sus necesidades. Seamos solidarios. Si tenemos familiares, vecinos o amigos en esas circunstancias, ofrezcamos nuestra ayuda para bajar a ese animal a la calle y que esa persona se quede en casa sin exponerse a ningún riesgo.

La segunda es, en cierto modo semejante. Si tenéis la posibilidad de ser casa de acogida, no lo dudéis. Contactad con la protectora más cercana o que mejor os cuadre para echar una mano dando techo temporal a uno de sus animales. Para las protectoras vienen tiempos difíciles, la situación es incierta pero poco halagüeña, sin la ayuda habitual de los voluntarios, dependiendo solo de los pocos trabajadores que tienen contratados. Las casas de acogida pueden ser una gran ayuda, sobre todo para los cachorros, los animales ancianos o convalecientes.

Mucho me temo que se nos viene encima una época de incremento de los abandonos
por parte de gente a la que combinar la gestión de esta crisis con la responsabilidad asumida por tener un animal se le va a hacer cuesta arriba. Y eso va a coincidir con la imposibilidad de efectuar rescates, de salir a la calle a atender a las colonias de gatos, de una primavera adelantada que traerá muchas camadas sin hogar a las que atender y de caída de las adopciones.

Puede acabar formándose una tormenta perfecta ante la que, si podemos ayudar, debemos ponernos las pilas y hacerlo.

Demostremos lo mejor que podemos dar de nosotros individualmente por el bien de toda la sociedad. 

———-

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Tercer miércoles de encierro. Aunque no será así con todas, las protectoras con las que yo he hablado ya no están entregando animales en adopción, solo reservándolos hasta que acabe el #estadodealarma. Tampoco están dando los en acogida a personas que no conocieran bien. Están también teniendo menos entradas. No es que no haya animales en la calle, es que no eran las personas que puedan encontrarse con ellos y ayudarlos. Están, eso sí, preparándose mentalmente para la tormenta perfecta que vendrá después, vinculada a la crisis económica que habrá. Siguen necesitando nuestro apoyo, pero temporalmente no podrá ser en forma de acogidas o adopciones. #buenosdías #adoptanocompres #perrosdeinstagram #gatos #gatosdeinstagram #protecciónanimal #Tula

Una publicación compartida de Melisa Tuya (@melisatuya) el

Los animales de compañía se podrán registrar como miembros de la familia en los servicios sociales de Madrid (esperemos que no quede solo en algo escrito en un papel)

Ha sido noticia esta semana. Una muy buena noticia, a la espera de ver cómo se ejecuta. Ojalá no se quede solamente en una declaración de buenas intenciones.

Los animales de compañía tendrán su propio campo en los documentos de servicios sociales como parte de la unidad familiar, para proteger el vínculo establecido con las personas en situación especialmente vulnerable: víctimas de violencia machista, personas mayores y personas sin hogar.

La idea es poder anticipar posibles necesidades y planificar respuestas adecuadas para proteger ese vínculo y posibilitar la activación de las medidas necesarias para asegurar también la protección de los animales en situaciones de emergencia o riesgo.

Cuando una mujer, tal vez con niños, necesita protección, es muy duro obligarla a desprenderse de su perro o su gato, que puede haber sido su sostén, para poder aceptar la protección que le brinda la administración. Hay mayores que acaban con el corazón roto cuando le dicen que se busque la vida pero que el que ha sido su consuelo no tiene cabida ya en su vida por no poder seguir valiéndose por sí mismo. Igual que hay personas sin hogar renunciando a dormir calientes por no dejar a su compañero a su suerte.

“Hay mayores en situación de dependencia y de gran dificultad para las actividades básicas que se niegan a ir a una residencia porque no admiten animales de compañía”, ha explicado el concejal Javier Barbero.


Lo saben bien en las protectoras, que demasiadas veces tienen que dar respuesta a situaciones así, prestando a esas personas la ayuda que la administración les niega. Una ayudita a que pasa por desprenderse del animal, cuando en demasiadas ocasiones no debería ser así. Nuestros perros y gatos nos pueden ayudar a pasar por situaciones difíciles.

La iniciativa ha sido aprobado a propuesta de Más Madrid y con el apoyo de todos los partidos (PSOE, PP y CSIC) salvo Vox, que está posicionado como el demogorgon a batir políticamente para lograr avances en los derechos de los animales y sus propietarios.

En dos meses se creará una mesa de trabajo formada por los grupos municipales, personal técnico y entidades especializadas para crear protocolos específicos de actuación. Crucemos los dedos para Edu esos protocolos se cumplan y, sobre todo, se doten de recursos.


Titán se entrega en adopción
con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Titán tiene displasia de cadera y artrosis, sin embargo puede llevar una vida normal, vida que ahora no lleva. Cada vez que vamos a la residencia, se muere por salir a pasear y nos parte el alma no poder ofrecerle un hogar con una familia que le proporcione todo lo que se merece. Es un perro estupendo, noble, tranquilo y sociable. Aún así, nadie pregunta por él.

Desde que nos hicimos cargo de este grandullón sabíamos que iba a ser muy difícil encontrarle un hogar. También sabíamos que desde que nos hiciéramos cargo pasaría a ser un perro desapercibido, porque al asumirlo una Asociación no despertaría interés. También sabíamos que todas las ayudas económicas que recibía antes hacernos cargo, desaparecerían. Y así sucedió.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Arranca un San Antón mermado en Madrid, con solo una decena de protectoras en lugar de las 72 que hubo en 2019

Hoy es San Antón, la festividad que tiene el foco en los animales y que ya hace años superó la típica estampa de las bendiciones en la iglesia. Desde ayer y durante todo el fin de semana se aprovecha para crear conciencia, informar sobre la situación de maltrato animal en nuestro país y lograr adopciones en toda España.

(Juan M. Espinosa/EFE/ARCHIVO)

En Madrid esta fiesta se va a ver empañada por la reducción drástica y sorprendente del número de protectoras que participarán. 62 asociaciones no podrán tener su stand y explicar su labor a los vecinos de Madrid interesados, tampoco podrán presentarles a sus animales necesitados. No estarán algunas tan representativas y veteranas como la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP), Proyecto Cañada o Madrid felina.

Ante esa situación la mayoría de las entidades damnificadas han escrito un comunicado conjunto denunciando esta situación:

Se acerca San Antón y como cada enero los animales de Madrid se preparan para celebrar su día grande. Pero 2020 será una excepción para los animales abandonados que esperan en entidades de protección animal a encontrar una familia. Ellos no disfrutarán de esta festividad. El Ayuntamiento de Madrid ha decidido excluir de las celebraciones a las asociaciones protectoras de animales de la ciudad, dejando una mínima representación de menos de diez asociaciones elegidas por el propio ayuntamiento sin dar explicaciones.

Para la festividad de 2020 se había elegido una ubicación con mayor extensión para dar más cabida a todas las asociaciones que día a día se desviven por recoger, recuperar y entregar en adopción a los animales abandonados de la capital. Sin embargo, el nuevo consistorio ha decidido que lo ideal es dejar una representación escasísima de estas organizaciones y ha reducido a seis las asociaciones para que representen mínimamente lo que es un grandísimo problema en la gran urbe: el abandono y maltrato animal. Se reduce así el número en más de 60 asociaciones respecto a 2019. 

Es necesario reseñar que, además, no se ha dado ninguna oportunidad a las entidades de protección animal a optar por formar parte de este importante evento, ya que no se ha abierto ningún tipo de concurso para que las asociaciones pudieran solicitar su participación. Sencillamente se ha elegido con algún tipo de criterio, desconocido para todos y del que queremos saber por qué sólo hay seis protectoras de animales que harán una pequeña representación de todo el trabajo de miles de voluntarios que diariamente dejan su vida en una tarea que corresponde a las administraciones. Son grandes olvidados también de este San Antón los gatos, las organizaciones CES (captura, esterilización, suelta), alimentadoras, los animales exóticos y los santuarios.

Un grupo de asociaciones ha decidido reunirse para luchar por los derechos de todos los animales abandonados y reclamar al consistorio que rectifique y que San Antón sea una fiesta abierta a todas las protectoras que deseen demostrar a los madrileños el gran trabajo que realizan, casi siempre en la sombra.

Cabe destacar que este grupo de asociaciones busca denunciar una situación que se viene repitiendo por parte de las administraciones cada vez que eliminan cualquier tipo de posibilidad de recibir ayuda para el desempeño de su labor y para dar visibilidad a los animales abandonados y la importancia de la adopción, la concienciación y la denuncia del maltrato animal. Estas asociaciones denuncian el desacierto del ayuntamiento con una decisión que deja fuera de esta gran celebración a miles de animales madrileños abandonados a su suerte. Este año, el nuevo alcalde les vuelve a abandonar. Por todo esto exigimos una explicación a los hechos acontecidos y una solución para los animales madrileños celebrando un evento para TODOS.

Y aquí todas las protectoras firmantes de este comunicado:

Mas Madrid se ha unido a esta petición, solicitando en una nota al Gobierno de coalición formado por PP y Ciudadanos que “mantenga el modelo abierto de participación a las entidades de protección animal”.

También Pacma ha criticado que se “ningunee a las protectoras”, “obviando a todos los santuarios y a las cuidadoras/ alimentadoras de colonias felinas de la ciudad. Además, algunas de las asociaciones que estarán representadas ni siquiera son de la Comunidad de Madrid”. Según el partido animalista, “la organización se ha dejado en manos de personas afines al actual Ayuntamiento, que incluyen, incluso, hasta a criadores de perros. Es decir, aquellos que fomentan justamente lo contrario a lo que se intenta promover en una feria en la que se conciencia sobre la adopción”.

Por su parte el Ayuntamiento de Madrid, después de que la noticia saltara a los medios, facilitó a EFE su postura al respecto. Aseguran que la reducción del número de colectivos se debe a problemas de espacio:

Según la Junta de Centro, que es la organizadora, además de las bendiciones en la iglesia de San Antón, las vueltas en su honor y la venta de panecillos, se va a hacer en la galería de Cristal del Palacio de Cibeles un homenaje a los perros que prestan un importante servicio a la sociedad, tanto desde el punto de vista de seguridad (Policía Municipal, Policía nacional y Guardia Civil), como a personas con discapacidad (ONCE y Roncescan).

“Esta actividad ocupa un espacio importante del Patio de Cristal, por lo que la presencia de expositores este año es menor”, han añadido las mismas fuentes.

Entre las asociaciones y sectores invitados por la junta de distrito, se han seleccionado aquellas que son, a su juicio, más representativas y cuya actividad permite dar a conocer una amplia oferta de servicios vinculados al cuidado de las mascotas, como es el caso de Bichos Raros que atienden a animales con discapacidad, la mayoría en silla de ruedas, y trabajan en su rehabilitación y sus cuidados.

Una pena. Necesitamos que todas las asociaciones que le están resolviendo la papeleta a las administraciones públicas tengan voz. Es tristemente paradójico que los ayuntamientos le den la espalda a las protectoras, cuando estas asociaciones están asumiendo una responsabilidad que, en realidad, corresponde a los consistorios. La pelota difícilmente manejable de la protección animal están en el tejado de las administraciones municipales, que la dejan resbalar y cuyo rebote cogen, como buenamente pueden, estas organizaciones.

Lo mínimo que podrían hacer todos los alcaldes es prestarles su apoyo, y nunca adoptar decisiones tan desafortunadas como el del Ayuntamiento de Madrid este año.

Estados Unidos aprueba una ley federal que protege a los animales, lo mismo que España necesita

Se llama PACT Act (Preventing Animal Cruelty and Torture Act), y acaba de ser aprobada por unanimidad por la Cámara de Representantes de EE UU, una de las dos cámaras, junto con el Senado, que conforman el Congreso de ese país.


Se trata de una ley federal que legisla el maltrato animal y que prohíbe aplastar, quemar, ahogar, sofocar, empalar o ejercer cualquier otro tipo de violencia intencionada que “cause lesiones corporales graves” a los animales. Y las penas van desde simples multas hasta siete años de prisión.

No hay controversia en la aplicación de esta ley. Por eso la unanimidad en su aprobación y por eso la confianza de distintas asociaciones en defensa de los animales en que el Senado la ratifique. La población en general está en contra de causar sufrimiento a los animales. Allí no hay supuestas tradiciones que dividan y polemicen y hagan que estos necesarios avances se retrasen.

No es una ley perfecta, ninguna lo es. Pero es un gran avance y así se está celebrando en ese país. Su principal virtud es que permitirá perseguir todos esos delitos en los distintos estados, sin problemas de jurisdicciones y de diferencias en las legislaciones de los distintos estados.

Eso necesitamos en España, eso llevamos clamando muchos desde hace muchos años. Aquí hay legislaciones autonómicas, incluso municipales, y ninguna ley nacional, lo que redunda en el desamparo de los animales y la impotencia de aquellos que quieren luchar contra su maltrato.

Necesitamos una ley nacional de protección animal, una legislación que unifique y dé seguridad respecto a lo que es denunciable y perseguible y las penas a aplicar.

Debería llegar. Al igual que en los programas electorales de cara a las pasadas e infructuosas elecciones de primavera, de cara al próximo 10 de noviembre PSOE, Podemos y Ciudadanos han prometido impulsar una ley nacional de protección/bienestar animal. Más País no estaba, pero es lógico que lo incluyan.

Debería llegar, pero que nadie espere que se toque a la tauromaquia. Los primeros avances en protección animal, no nos engañemos, llegarán de la mano de los animales de compañía. Los perros y los gatos son los embajadores de todos los demás, los que abrirán camino al resto. No es la primera vez que lo afirmo y lo mantengo.

De momento habrá que alegrarse por el avance en proceso de ser alcanzado en Estados Unidos y esperar que ese país también sea embajador, sirva de ejemplo para el resto.


Aretha fue abandonada y rescatada hace seis meses en un severo estado de desnutrición y preñada. Acaba de cumplir el año y medio.

Con los humanos es un amor de gata, se deshace en mimos y ronroneos, super tranquila y cariñosa, siempre pidiendo amor. Es una gata a la que le cuesta adaptarse en casas donde convive con más animales, está asustada y no sale de debajo de la cama. ES urgente encontrar para ella una casa de acogida (por Murcia o alrededores) o adopción (en cualquier parte de España) que no tenga más animales, o que sólo tenga un gato o un perro.

Se entrega con chip, vacunas, cartilla, desparasitada y castrada.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com

La Uned, junto a Fundación Mascoteros, facilitará dos cursos sobre bienestar animal en 2020


La semana pasada tuvimos una muy buena noticia. En España es preciso que haya mucha más formación sobre lo que es bienestar animal, sobre tenencia responsable, maltrato y legislación relacionada.

Hace falta en la sociedad, empezando por los propietarios de animales. Con frecuencia también entre los profesionales que tratan con ellos. Por supuesto, entre los garantes de que se cumpla la ley y se respeten sus derechos y dentro del mundo de la protección animal.

Por eso es una buena noticia que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Mascoteros vayan a programar dos cursos sobre bienestar animal, inscritos en el programa de Formación Permanente de la universidad.

Uno, bautizado como Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal, se centrará en el cuidado, educación canina y tenencia responsable. El otro Cualificación para profesionales de centros de atención animal, gestión, salud y bienestar, en atención animal, gestión y salud para los profesionales del sector.

“Somos la primera universidad pública que adquiere un compromiso real y diseña este programa doble de bienestar animal; uno destinado a los particulares que tienen inquietud por cuidar y conocer a los animales, y otro para aumentar la cualificación de las personas que trabajan en centros de atención animal, clínicas veterinarias, tiendas, refugios y centros municipales, donde hay mucha carencia de formación”, aseguran desde la universidad.

Como explican en el comunicado que lo ha hecho público, “supone la primera opción de formación superior para un sector de escasa regulación normativa y cuyo desarrollo depende en gran medida, según los responsables de la Fundación, del voluntarismo y la intuición de quienes se ocupan del cuidado de los animales”.

En ambos casos hablamos de 75 horas lectivas, están adscritos al programa de Desarrollo Profesional y Personal de la UNED y dotan a quienes los sigan del Certificado de Enseñanza Abierta. Los estudiantes obtendrán tres créditos ECT que pueden sumarse, tras la pertinente convalidación, a cualquier título oficial europeo. Los precios son de 180 y 201 euros, respectivamente. Se han planificado tres convocatorias, a partir de enero, que se realizarán a lo largo del 2020. La metodología es totalmente online, incluidas las pruebas finales que darán derecho al título final.

Macario y Alina, la pareja de rubios que acompaña este texto, están en la protectora madrileña PROA esperando un hogar.

Macario, el más peque, “es joven, alegre, se lleva bien con otros perros. Tiene un tamaño y peso ideales para una casa, viajar con él, compañero para todo”.

Alina es “muy sociable con todo el mundo, se lleva bien con perros. Es joven, activa y muy alegre”.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

En las fichas de su página web se puede acceder al formulario de adopción.

¿Necesitamos en España inspectores de bienestar animal como en Australia?

Esta semana ha sido noticia la nueva normativa de protección animal aprobada en Australia.

Hay muchas medidas, todas ellas resultan envidiables desde esta España de los abandonos, las compras impulsivas, los criadores de medio (y de ningún) pelo, las camadas indeseadas y el maltrato.

Entre ellas se encuentra que implantarán la figura de los “inspectores de bienestar animal”. Y es algo que no me parece ninguna tontería.

De hecho, por lo que he visto estos inspectores ya existían y lo que la modificación de la ley hará será actualizar y ampliar sus funciones.

En cualquier caso la ley aprobada en las antípodas es sin duda mejor y más completa que las que tenemos en España. Claro que en la pirámide de Maslow del bienestar social Australia está varios peldaños por encima. En un país sin apenas paro, por ejemplo, es normal que se arremanguen en estas cuestiones.

No obstante, aquí también tenemos bastantes normas. Leyes para castigar el abandono no nos faltan. Unas mejores que otras. ¡Será por leyes! Las tenemos autonómicas y locales de todos los pelajes.

Lo que no se hace es procurar su cumplimiento.
Por eso mi pregunta. ¿Necesitaríamos en España esos inspectores de bienestar animal? Personas que indagaran en los anuncios clasificados en internet que venden o regalan cachorros y que esconden con frecuencia irresponsabilidad, maltrato y fraude fiscal. Gente que recorriera criaderos, las instalaciones en las que albergan perros destinados a la caza, protectoras, zonas industriales y rurales.

Tendrían que hacerlo dotados de autoridad y contando con la colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de los diferentes estamentos judiciales.

No parece mala idea. Se me ocurre que podrían ser veterinarios formados en la legislación vigente. Es la profesión de la rama sanitaria con más paro. Y es un colectivo al que se presupone el interés por el bienestar animal.

Tal vez ni eso sería necesario si contásemos con que todos los policías y guardias civiles estuvieran bien formados en materia de protección animal, en las leyes que deben aplicarse, y fueran proactivos en la persecución de los infractores.

Pero no nos engañemos, aunque cada vez hacen más y están más sensibilizados, estamos lejos de lograr esa preparación e interés y, sobre todo, están desbordados de responsabilidades. No pueden ser paragüas de todos los chaparrones con sus actuales medios y estructuras.

Por otro lado, aunque es cierto que existen numerosas normativas y solo con su cumplimiento ya habríamos avanzado pasos de gigante, seguimos necesitando esa ley nacional de protección animal que estaba en los programas electorales de PSOE, Ciudadanos y Podemos (convencida estoy que el partido de Errejón, cuando termine de pulir el programa, también incluirá esta promesa).

Una ley de protección nacional que nos dé seguridad jurídica cuando viajamos por todo el territorio, que complete los agujeros de aquellas comunidades autónomas que han sido menos diligentes en la aprobación de medidas acordes con los tiempos que corren.

No puede ser más cierto, por muy gastado que suene, que el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus animales.


El perro que acompaña este texto se llama Teo, tiene apenas cuatro años y está buscando un hogar.

Teo vivía en el jardín de una casa desde cachorrito, no se preocuparon mucho de él, le consideraban poco más que un objeto, por lo que recibió poco cariño. Finalmente se aburrieron de él y le trajeron a la protectora.

Es un perrete activo. Vive con dos hembritas jóvenes sin problema. Es muy sociable con humanos y está esperando un verdadero hogar donde entiendan que el lugar de un perro es siempre cerca de los humanos.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.