Archivo de la categoría ‘Noticias’

Estados Unidos aprueba una ley federal que protege a los animales, lo mismo que España necesita

Se llama PACT Act (Preventing Animal Cruelty and Torture Act), y acaba de ser aprobada por unanimidad por la Cámara de Representantes de EE UU, una de las dos cámaras, junto con el Senado, que conforman el Congreso de ese país.


Se trata de una ley federal que legisla el maltrato animal y que prohíbe aplastar, quemar, ahogar, sofocar, empalar o ejercer cualquier otro tipo de violencia intencionada que “cause lesiones corporales graves” a los animales. Y las penas van desde simples multas hasta siete años de prisión.

No hay controversia en la aplicación de esta ley. Por eso la unanimidad en su aprobación y por eso la confianza de distintas asociaciones en defensa de los animales en que el Senado la ratifique. La población en general está en contra de causar sufrimiento a los animales. Allí no hay supuestas tradiciones que dividan y polemicen y hagan que estos necesarios avances se retrasen.

No es una ley perfecta, ninguna lo es. Pero es un gran avance y así se está celebrando en ese país. Su principal virtud es que permitirá perseguir todos esos delitos en los distintos estados, sin problemas de jurisdicciones y de diferencias en las legislaciones de los distintos estados.

Eso necesitamos en España, eso llevamos clamando muchos desde hace muchos años. Aquí hay legislaciones autonómicas, incluso municipales, y ninguna ley nacional, lo que redunda en el desamparo de los animales y la impotencia de aquellos que quieren luchar contra su maltrato.

Necesitamos una ley nacional de protección animal, una legislación que unifique y dé seguridad respecto a lo que es denunciable y perseguible y las penas a aplicar.

Debería llegar. Al igual que en los programas electorales de cara a las pasadas e infructuosas elecciones de primavera, de cara al próximo 10 de noviembre PSOE, Podemos y Ciudadanos han prometido impulsar una ley nacional de protección/bienestar animal. Más País no estaba, pero es lógico que lo incluyan.

Debería llegar, pero que nadie espere que se toque a la tauromaquia. Los primeros avances en protección animal, no nos engañemos, llegarán de la mano de los animales de compañía. Los perros y los gatos son los embajadores de todos los demás, los que abrirán camino al resto. No es la primera vez que lo afirmo y lo mantengo.

De momento habrá que alegrarse por el avance en proceso de ser alcanzado en Estados Unidos y esperar que ese país también sea embajador, sirva de ejemplo para el resto.


Aretha fue abandonada y rescatada hace seis meses en un severo estado de desnutrición y preñada. Acaba de cumplir el año y medio.

Con los humanos es un amor de gata, se deshace en mimos y ronroneos, super tranquila y cariñosa, siempre pidiendo amor. Es una gata a la que le cuesta adaptarse en casas donde convive con más animales, está asustada y no sale de debajo de la cama. ES urgente encontrar para ella una casa de acogida (por Murcia o alrededores) o adopción (en cualquier parte de España) que no tenga más animales, o que sólo tenga un gato o un perro.

Se entrega con chip, vacunas, cartilla, desparasitada y castrada.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com

La Uned, junto a Fundación Mascoteros, facilitará dos cursos sobre bienestar animal en 2020


La semana pasada tuvimos una muy buena noticia. En España es preciso que haya mucha más formación sobre lo que es bienestar animal, sobre tenencia responsable, maltrato y legislación relacionada.

Hace falta en la sociedad, empezando por los propietarios de animales. Con frecuencia también entre los profesionales que tratan con ellos. Por supuesto, entre los garantes de que se cumpla la ley y se respeten sus derechos y dentro del mundo de la protección animal.

Por eso es una buena noticia que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Mascoteros vayan a programar dos cursos sobre bienestar animal, inscritos en el programa de Formación Permanente de la universidad.

Uno, bautizado como Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal, se centrará en el cuidado, educación canina y tenencia responsable. El otro Cualificación para profesionales de centros de atención animal, gestión, salud y bienestar, en atención animal, gestión y salud para los profesionales del sector.

“Somos la primera universidad pública que adquiere un compromiso real y diseña este programa doble de bienestar animal; uno destinado a los particulares que tienen inquietud por cuidar y conocer a los animales, y otro para aumentar la cualificación de las personas que trabajan en centros de atención animal, clínicas veterinarias, tiendas, refugios y centros municipales, donde hay mucha carencia de formación”, aseguran desde la universidad.

Como explican en el comunicado que lo ha hecho público, “supone la primera opción de formación superior para un sector de escasa regulación normativa y cuyo desarrollo depende en gran medida, según los responsables de la Fundación, del voluntarismo y la intuición de quienes se ocupan del cuidado de los animales”.

En ambos casos hablamos de 75 horas lectivas, están adscritos al programa de Desarrollo Profesional y Personal de la UNED y dotan a quienes los sigan del Certificado de Enseñanza Abierta. Los estudiantes obtendrán tres créditos ECT que pueden sumarse, tras la pertinente convalidación, a cualquier título oficial europeo. Los precios son de 180 y 201 euros, respectivamente. Se han planificado tres convocatorias, a partir de enero, que se realizarán a lo largo del 2020. La metodología es totalmente online, incluidas las pruebas finales que darán derecho al título final.

Macario y Alina, la pareja de rubios que acompaña este texto, están en la protectora madrileña PROA esperando un hogar.

Macario, el más peque, “es joven, alegre, se lleva bien con otros perros. Tiene un tamaño y peso ideales para una casa, viajar con él, compañero para todo”.

Alina es “muy sociable con todo el mundo, se lleva bien con perros. Es joven, activa y muy alegre”.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

En las fichas de su página web se puede acceder al formulario de adopción.

¿Necesitamos en España inspectores de bienestar animal como en Australia?

Esta semana ha sido noticia la nueva normativa de protección animal aprobada en Australia.

Hay muchas medidas, todas ellas resultan envidiables desde esta España de los abandonos, las compras impulsivas, los criadores de medio (y de ningún) pelo, las camadas indeseadas y el maltrato.

Entre ellas se encuentra que implantarán la figura de los “inspectores de bienestar animal”. Y es algo que no me parece ninguna tontería.

De hecho, por lo que he visto estos inspectores ya existían y lo que la modificación de la ley hará será actualizar y ampliar sus funciones.

En cualquier caso la ley aprobada en las antípodas es sin duda mejor y más completa que las que tenemos en España. Claro que en la pirámide de Maslow del bienestar social Australia está varios peldaños por encima. En un país sin apenas paro, por ejemplo, es normal que se arremanguen en estas cuestiones.

No obstante, aquí también tenemos bastantes normas. Leyes para castigar el abandono no nos faltan. Unas mejores que otras. ¡Será por leyes! Las tenemos autonómicas y locales de todos los pelajes.

Lo que no se hace es procurar su cumplimiento.
Por eso mi pregunta. ¿Necesitaríamos en España esos inspectores de bienestar animal? Personas que indagaran en los anuncios clasificados en internet que venden o regalan cachorros y que esconden con frecuencia irresponsabilidad, maltrato y fraude fiscal. Gente que recorriera criaderos, las instalaciones en las que albergan perros destinados a la caza, protectoras, zonas industriales y rurales.

Tendrían que hacerlo dotados de autoridad y contando con la colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de los diferentes estamentos judiciales.

No parece mala idea. Se me ocurre que podrían ser veterinarios formados en la legislación vigente. Es la profesión de la rama sanitaria con más paro. Y es un colectivo al que se presupone el interés por el bienestar animal.

Tal vez ni eso sería necesario si contásemos con que todos los policías y guardias civiles estuvieran bien formados en materia de protección animal, en las leyes que deben aplicarse, y fueran proactivos en la persecución de los infractores.

Pero no nos engañemos, aunque cada vez hacen más y están más sensibilizados, estamos lejos de lograr esa preparación e interés y, sobre todo, están desbordados de responsabilidades. No pueden ser paragüas de todos los chaparrones con sus actuales medios y estructuras.

Por otro lado, aunque es cierto que existen numerosas normativas y solo con su cumplimiento ya habríamos avanzado pasos de gigante, seguimos necesitando esa ley nacional de protección animal que estaba en los programas electorales de PSOE, Ciudadanos y Podemos (convencida estoy que el partido de Errejón, cuando termine de pulir el programa, también incluirá esta promesa).

Una ley de protección nacional que nos dé seguridad jurídica cuando viajamos por todo el territorio, que complete los agujeros de aquellas comunidades autónomas que han sido menos diligentes en la aprobación de medidas acordes con los tiempos que corren.

No puede ser más cierto, por muy gastado que suene, que el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus animales.


El perro que acompaña este texto se llama Teo, tiene apenas cuatro años y está buscando un hogar.

Teo vivía en el jardín de una casa desde cachorrito, no se preocuparon mucho de él, le consideraban poco más que un objeto, por lo que recibió poco cariño. Finalmente se aburrieron de él y le trajeron a la protectora.

Es un perrete activo. Vive con dos hembritas jóvenes sin problema. Es muy sociable con humanos y está esperando un verdadero hogar donde entiendan que el lugar de un perro es siempre cerca de los humanos.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

¿Deberíamos los dueños de perros pagar impuestos por tenerlos? ¿Qué habría que exigir a cambio?

Zamora va a cobrar a los propietarios de perros. Serán 9 euros al año, poquito dinero, pero teniendo en cuenta que tienen unos 10.000 perros censados en el municipio se traduce en un piquito.

Dicen que dedican 200.000 euros al año en bienestar animal: censo, bolsas, zonas de esparcimientos, limpiezas y campañas de sensibilización. A sufragar eso irá destinado ese impuesto. La noticia tuvo mucho recorrido, aunque es de ley decir que no es ni mucho menos el primer municipio que propone o impone un impuesto así.

“En Barcelona se paga impuestos por tener perro de toda la vida… Es un impuesto anual… Pero como censarlo depende del dueño, la inmensa mayoría no lo paga… A mí me parece bien que se paguen esos impuestos, pero también estaría bien que se viera que sirven para algo”, me contaba Anna. “En Puertollano se cobraba hasta el año pasado 8 euros. Al principio no nos parecia mal si se acondicionaban zonas para ellos, ponian bolsas, fuentes o era destinado a la protectora. Dinero que cogían se lo gastaban en otra cosa. Para los animales no iba nada. Este año ya no lo pagamos por tantas quejas que hubo”, explicaba Rosana.

También que en otros países es la norma, Maike Bosselmann me explicaba que “en Alemania se pagan entre 40€ y 120€ anuales de impuestos por perro dependiendo de cada localidad. Un segundo o tercer perro sale más caro aun, he visto tarifas anuales de 160€ para un segundi perro y 180€ para un tercero”.

Luca es un cruce de pastor alemán de ocho años que busca hogar. ageraaproyectohogar@gmail.com


Tener que pagar un impuesto puede no ser mala idea, si a cambio permite exigir que efectivamente se dispensen bolsas (siempre mejor biodegradables, hay que ir poniéndose las pilas, yo la primera), que haya espacios perrunos en condiciones, y sobre todo que efectivamente haya campañas que promuevan la adopción, la necesidad de esterilización y de tener en buenas condiciones a nuestros animales y un control humanitario de las colonias felinas urbanas.

Yo no estaría en contra de pagar impuestos por tener animales. El problema es que me veo ya escéptica respecto a que revirtiera en lo que aseguran. La confianza en la buena gestión por parte de las distintas administraciones públicas.

Y me da la impresión de que es una percepción generalizada. Cuando salió la noticia, hace un par de semanas, pregunté por redes sociales por esta medida y muchos propietarios de animales se manifestaban de semejante manera.

“Para nada de acuerdo, no se verán más zonas para ellos, pipicanes, zonas de juego, más ayudas a protectoras… Sólo es para que alguien se llene los bolsillos”, decía Ana. Otra Ana añadía: “Para mí está claro. No puedo decidir si es bueno o malo sin tener claros los mecanismos de control del gasto de ese dinero, y a qué partidas se va a aplicar realmente. Sí me parece que la cantidad es asumible, no creo que nadie abandone a su animal por no pagar nueve euros al año…”.

La confianza en nuestros políticos y las personas que designan no pasa precisamente por su mejor momento.

También muchos decían algo que yo también creo, que sería un impuesto que iría a recaer en la minoría que hace las cosas bien, en esos que tienen a sus animales chipados, vacunados y cansados en el ayuntamiento. La mayoría de los perros y gatos que llegan a las protectoras procedentes del abandono no lo están. Esos dueños irresponsables, esos maltratadores, no van a pagar impuestos.

“Creo que se recaudaría mucho, muchísimo más dinero si se multase a toda esa gente que maltrata a los animales, que mata camadas porque se niega a esterilizar, que deja morir de hambre o sed a los animales a su cargo, que les condenan a cadena o encerrados en zulos de por vida… ahí se sacarían miles de millones de euros y acabaría el abandono y maltrato animal”, apuntaba Elsa.

Por supuesto, también los hay en contra. “Si es para limpiar las calles NO. El servicio de limpieza municipal es ilegal cobrarlo. Otro debate sería que estuviesen exentos los que han adoptado animales en protectoras municipales. Han realizado una labor que ahorra dinero a las arcas”.

Termino con la aportación de Perfe Arias, que va en una línea semejante y muy razonada:

La pregunta sería otra distinta. Yo no utilizó polideportivos ni zonas deportivas municipales ¿Por que tengo que pagarlas? Yo no utilizo ninguna zona de ocio joven ni de tercera edad ¿Por que tengo que pagarlas? Podría poner ejemplos y no acabar, y tener un animal como miembro de la familia no es un capricho, mal vamos entrando en el juego de justificar una a tasa, por pequeña que sea, a cambio de que las administraciones hagan las cosas a las que ya están obligadas.

En un país que esta a la cabeza en cifras de abandono me parece contraproducente.

Voy a ceñirme a la Comunidad de Madrid, en la que existe Sacrificio Cero y, por tanto la obligación de la administración de mantener a los animales que son recogidos en óptimas condiciones de bienestar a todos los niveles. Eso supone un coste obligado para las administraciones.

Un coste que todas y cada una de las personas que adoptamos hacemos nuestro y ahorramos a la administración.

En concreto, la tasa diaria por mantenimiento de animal con propietario (recogido porque se ha escapado u otras causas) gira en torno a los Seis Euros, tasa que no debe suponer beneficio alguno a la administración. Multipliquen por 365 y verán en cuanto se cifra el ahorro que suponemos cada adoptantes a la administración.

Creo que la aportación que realizamos los adoptantes ya supone unos cuantos miles de euros por persona/animal/año.

Creo que la pregunta no debe ser si lo vemos o no acertado este impuesto sino si vemos acertado que eso se extienda y se cobre impuestos también por el uso de zonas infantiles en los parques, por el uso de aparatos de gimnasia para mayores, etcétera.

Sinceramente, creo que no todo se solventa vía impositiva para los usuarios específicos sino que hay cuestiones de interés general que deben ser sostenidas por todos l@s ciudadan@s.

Creo que los propietarios de animales aportamos con creces muchísimo más de lo que recibimos a cambio, y no valen argumentos sobre la limpieza, mantenimientos de Sanecan, etc., porque el civismo es cosa de tod@s y va mucho más allá de las cacas y micciónes, hay papeles, plásticos, y residuos que hacen que dicho problema solo se solvente con medidas preventivas, educativas, y en último lugar, coercitivas.

¿Debemos los dueños de los perros eliminar con agua los orines de nuestros perros?

Una de las noticias que más lectores tuvieron ayer en este periódico fue la decisión del Ayuntamiento de Almería de imponer la obligación a los dueños de perros de limpiar los pises de sus animales con una mezcla de agua y vinagre. Las multas por no hacerlo pueden llegar a los 750 euros, aunque habrá un plazo de adaptación.

Reconozco que tanto éxito me sorprendió, porque no es una iniciativa novedosa. Para nada. En los últimos años se han ido sucediendo multitud de ordenanzas municipales en este sentido. Palma, Mataró, Alboraya, Benalmádena…

Sería interesante saber cuántas multas ha puesto Mataró en estos dos años. Este tipo de normativas son de difícil gestión a la hora de multar. De hecho hay otras normativas importantísimas, como la obligatoriedad del chip de identificación o la vacuna, que mayoritariamente se incumplen y tampoco se persiguen desde la Administración.

Es este país somos expertos en poner normas que luego quedan en papel mojado o que solo se aplican de Pascuas a Ramos.

La cosa es que ir durante el paseo con una botella (una par de ellas de dos litros si se tiene un perro grande o más de uno) a cuestas para ir regando el asfalto es un tanto ridículo, la verdad. El orín de los perros no transmite enfermedades, se evapora o se lo lleva la lluvia, sin más.

Eso, si los perros lo han hecho dónde deben, claro. Y ahí está el meollo del asunto.

La cuestión es que estas medidas llegan porque los dueños de los perros lo hacemos con frecuencia entre mal y muy mal. No podemos exigir nuestros derechos como dueños de animales si no cumplimos con la parte que nos toca.

No podemos permitir que nuestros perros orinen en cualquier sitio.
Deberíamos impedir siempre que lo hagan en los escalones o laterales de los portales, en los cierres de las tiendas, en los sacos de obras que unos trabajadores tendrán luego que manejar, en los contenedores u otro tipo de mobiliario urbano.

Es comprensible que el señor que tiene que abrir a diario una tienda cuyo cierre está lleno de meados, el que puso un restaurante con una fachada decorada que ha quedado deslucida por los pises o la comunidad que tiene una esquina del mármol del portal hecha unos zorros, estén hasta el gorro y eleven sus quejas. Tienen todo el derecho a que sus propiedades sean respetadas.

Sobre todo con los machos, más dados a ir marcando, es algo que hay que controlar. No pasa nada por regar un poco un árbol o un parterre o por arrimarse a los setos de los parques, pero no todo vale.

Sobra decir que esa actitud es extrapolable a muchos otros aspectos de la tenencia de perros, que ha de ser responsable siempre. Hay que recoger siempre los excrementos, harta estoy de contarlo en este blog. Si la norma o las circunstancias indican que el perro debe ir atado, pues atado. Y si toca bozal, pues ajo y agua.

Respondiendo a la pregunta que planteo. Pues me temo que si la ordenanza municipal lo obliga, no nos queda más remedio que cumplir el mandato de la ley, por mucho que no comulguemos con él.

Pero para evitar que aquellos municipios en los que aún no está así estipulado decidan repetir la jugada, tenemos que ponernos las pilas y tener un comportamiento ejemplar para demostrar a todo el mundo, incluso a los más reacios, que podemos convivir cívicamente todos en sociedad.

Perla es una cruce de mastín de apenas tres años. La rescataron hace dos años.

Por casualidades de la vida (aunque yo creo más en la causalidad que en la casualidad), esta perrita que vagaba por las calles de un pueblo de Jaén, fue a parar a un sitio donde se impartía un curso de Protección Animal”.

Cuando llegó el momento del descanso, se acercó a la gente a pedir comida. Evidentemente le dieron de comer y pasó ese rato rodeada de humanos amables que le daban comida y caricias. No mostró miedo, al contrario, era muy sociable.

Al final, terminó echándose una siesta en el salón de actos donde se daba la conferencia.

Y como era de esperarse, los humanos que organizaron el evento la rescataron. No consiguieron casa de acogida, por lo que tuvieron que llevarla a una residencia. Y aunque han hecho muchos esfuerzos para encontrarle un hogar, nadie se ha interesado en ella, nadie ha querido adoptarla. Lleva ya dos años esperando ese final feliz.

Es muy sociable y cariñosa. Se lleva bien con otros perros y gatos.

Contacto: ageraaproyectohogar@gmail.com y 670959688

El 68% de los perros recogidos son adoptados o vuelven con sus dueños pero solo el 45% de los gatos tienen esa suerte

Todos los años, previo al verano, llega el informe de Affinity respecto al abandono de animales en España. El más fiable que tenemos, elaborado a partir de la información que facilitan 327 protectoras, ayuntamientos y consejos comarcales. Un informe que cumple ya diez años y que aquí tenéis completo en PDF.

El informe habla de 138.407 abandonos de perros y gatos. Una cifra que se mantiene estable desde hace un lustro. “Hace 10 años empezamos a ver un descenso en el número de abandonos en nuestro país, pero a partir de 2015 se ha parado y estamos viendo que la cifra se mantiene en el tiempo”, asegura Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity. Una cifra que no refleja la realidad, mucho más dramática. Ahí no están por ejemplo los animales que recogen particulares, con buenas o malas intenciones. Tampoco los que mueren abandonados sin que nadie los asista o se quedan malviviendo en la calle. Y se basa en una extrapolación de aquellos dispuestos a contestar. Los sitios peor gestionados son los que no tienen precisamente este espíritu de colaboración.

Los autores han hecho hincapié este año en cómo el porcentaje de animales con microchip va aumentando. En 2007, fecha del primer informe, el 18,4% de los animales recogidos estaban identificados. En este último informe son el 34,3% de los perros y el 4,5% de los gatos. Igual que en otros aspectos como la vacunación, los gatos muy por detrás de los perros.

Pese a la obligatoriedad de identificarlos, es obvio que es una minoría la que lo hace. Sería preciso más controles por parte de la administración, recorrer polígonos, calles y zonas rurales con un lector de chip no debería costar tanto.

Más del 60% de los que tenían chip pudieron ser devueltos a sus familias. Es decir, no estaban abandonados, sino perdidos. Tal vez un porcentaje razonable de los que no tenían chip también, pero a aquellos es prácticamente imposible devolverlos a sus hogares.

No obstante, leyendo esta útil radiografía yo me quedo con otra conclusión, y es que los gatos lo tienen aún más complicado que los perros.

Si miráis las dos gráficas del número de perros y de gatos que acaban sacrificados. Un 6,4% frente a un 16%. Pero hay más. si sumamos los perros que son adoptados o que vuelven a sus hogares, tenemos que un 68% logran una segunda oportunidad. En el caso de los gatos esa suma es de apenas 45,1%.

Otro dato importante, que siempre hay que recalcar, es que la principal causa del abandono son las camadas indeseadas con un 15,3% del total.

Jamás se insistirá lo suficiente en la necesidad de la esterilización de nuestros animales de compañía. Y no solo por evitar una sobrepoblación y mucho sufrimiento, también por su salud. Es lo mejor que podemos hacer por ellos.

En este sentido también hacen falta más campañas institucionales, más facilidades e información, para que la población pueda efectivamente acceder a esta intervención tan necesaria en muchos sentidos.

Ver esta publicación en Instagram

Hacía tiempo que no nos pasabamos por aquí , y hemos vuelto con un caso de tumor de mamas….😔 • Siempre insistimos, los veterinarios y auxiliares, en lo importante que es la esterilización temprana, y sobretodo en hembras, para que no tengáis que pasar por lo que le ha tocado padecer a Negrita. • La mamá de Negrita la trajo hace dos días a la clínica, bastante asustada, ya que: "le había salido una herida en la tripa". Durante la exploración del veterinario, se observó, que lo que tenía Negrita, eran dos mamas tumorizadas y ya ulceradas. Se le aconsejó la extirpación de las mismas urgentemente, y así se hizo. • Desafortunadamente, Negrita ha vuelto hoy, ya que, ella misma, se había arrancado varios puntos. Seguirá bajo observación y con la medicación y analgesia adecuada hasta que se le dé el alta definitiva, y con el futuro seguimiento médico y a la espera del resultado de la biopsia. • Realizando una esterilización temprana (respetando los tiempos de madurez sexual de cada individuo) se evita, que tanto dueños como los animales pasen por este tipo de problemas, ya que, además el post operatorio de extirpación de tumores de mamas es muy complicado y doloroso para el animal. • • • • #vetersalud#vetersaludgetafecentro#veterinaria#cirugiaveterinaria#tumormamaperras#exploraciónveterinaria#esterilización#prevención#getafe#madrid#Spain

Una publicación compartida de VETERSALUD GETAFE CENTRO (@vetersaludgetafecentro1) el

Ojalá otras ciudades sigan el ejemplo de Barcelona y controlen la venta de animales en los clasificados online

Bien por Barcelona, ojalá cunda el ejemplo. Ha constatado lo que es de sobra sabido, que los clasificados por internet que venden animales no respetan la normativa vigente en materia de venta de animales y ponen en riesgo el bienestar animal, así que les ha requerido la retirada de estos anuncios amenazando con sanciones de hasta 600.000 euros.

Es decir, que Barcelona es la primera ciudad española que ha abierto un procedimiento administrativo por el comercio ilícito de animales.

Insisto. Bien por Barcelona, de nuevo pionera, de nuevo haciendo de rompehielos en el universo patrio del maltrato y el bienestar animal.

Han comprobado lo que personas y asociaciones preocupadas por los animales llevan (llevamos) denunciando años, que en los sitios de clasificados por Internet se incumplen todas las normativas de cómo se deben comercializar seres vivos, que hay particulares evadiendo impuestos, que hay cachorros más pequeños de lo debido, que es el coladero perfecto para todo tipo de malas prácticas que parecen gozar ahí de impunidad.

También hay protectoras anunciando allí a sus animales, pero las posibles adopciones no compensan la existencia de estos lugares en los que se anuncia sin control ninguno.

Hasta ahora en Barcelona. Y ojalá cumpla el ejemplo catalán.

Con las perreras y las protectoras llenas, con la aprobación de leyes de sacrificio cero que no se dotan de recursos, con abandonos al orden del día, es imprescindible meter mano a cómo se crían y se venden muchos animales en este país.

Para empezar la casa por los cimientos, que no por el tejado, hay que meter mano a la cría sin control, sin garantías de nada, completamente irresponsable, que se produce en números excesivos en nuestro país. Cría de particulares que no han esterilizado y se han encontrado con camadas por sorpresa o a conciencia (relacionado con controlar la cría es fomentar la esterilización de los animales domésticos) y cría de caraduras que pretenden hacer negocio a costa del sufrimiento animal.

Solo la minoría de criadores que se toman en serio el bienestar animal deberían poder criar y vender en este país. Impedir los clasificados por Internet protagonizados por los animales, simplemente haciéndoles cumplir la ley vigente, es una de las vías para lograrlo.

Hace diez años uno de cada cuatro animales de compañía se adquirían en tiendas, ahora es uno y medio de cada diez. Y la venta online tiene parte de la culpa. Nos quejamos de los cachorros de cristalera, los prohibimos, y dejamos que se multipliquen en los cristales de los móviles.

Y a ver si a la gente le entra en la cabeza que comprar un animal por la vía rápida y barata de meterse en Internet está probablemente haciéndoles cómplices de maltrato animal. Mejor adoptar, pero si hay empeño en comprar hay que ver siempre las instalaciones, a la madre y no seguir adelante ante la más mínima duda de que se estén haciendo bien las cosas.

Termino con algunos puntos de la normativa de venta de animales de la Comunidad de Madrid, la famosa ley de 2016 que incluyó el sacrificio cero en perreras municipales y que muestra que Madrid podría hacer lo mismo que Barcelona cuando quisiera:

1. La cría con fines comerciales y la venta de animales se realizará necesariamente desde criaderos y centros de venta registrados y destinados para ello. Los centros de venta facilitarán la adopción de animales de compañía mediante la colaboración con los centros de acogida de animales abandonados, en los términos que reglamentariamente se determinen.

6. Para la venta de animales a través de medios de comunicación, revistas de reclamo, publicaciones asimilables y demás sistemas de difusión, incluido internet, deberá incluirse necesariamente en el anuncio el número de registro del criadero o centro de venta en el Registro de Centros de Animales de Compañía, así como el número de identificación del animal en su caso.

7. El criadero o centro de venta entregará al comprador en formato papel o en formato electrónico toda la información necesaria sobre su origen, características, cuidados y manejo, así como sobre las infracciones y sanciones que conllevan el maltrato y abandono de los animales regulados en esta Ley.

8. Los animales se venderán sanos, desparasitados y con las vacunas obligatorias, entregándose al comprador un certificado oficial emitido por el veterinario responsable del establecimiento que acredite su buen estado sanitario, y en el caso de perros y gatos, la edad de los animales, tomando con referencia el desarrollo de su dentadura.

9. Los criadores deberán tomar medidas que aseguren la correcta socialización de los cachorros con anterioridad a su venta.

10. El criadero o centro de venta entregará el animal identificado por un veterinario, de acuerdo con lo señalado en esta norma, con la inscripción formalizada y efectiva del animal a nombre del comprador en el Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid.

11. La venta de animales solo podrá realizarse a personas mayores de edad que no estén incapacitados de acuerdo con la legislación vigente o mediante resolución judicial firme o a menores de dieciséis años, aunque no estén incapacitados, si tienen la autorización de quien tenga la patria potestad, custodia o tutela de los mismos según lo establecido en el Código Civil y, de conformidad, en su caso, con la sentencia de incapacitación.

12. Los cachorros de perros y gatos deberán tener una edad mínima de tres meses en el momento de la venta con el objeto de evitar problemas de salud o de comportamiento derivados de un traslado, alimentación, inmunización o socialización inadecuados. Reglamentariamente se podrá restringir la edad en la venta de las crías de otras especies. En casos de animales criados fuera del territorio nacional su venta no podrá realizarse antes de que los cachorros hayan cumplido los tres meses y quince días, siendo obligatorio que sean entregados con la vacuna de la rabia.

13. Los animales destinados a la venta no se podrán exhibir en escaparates o zonas expuestas a la vía pública.

Los realojos de la Cañada Real no contemplan a los animales, los dejan abandonados a su suerte

Cuando el mes pasado recorrí en compañía de otra compañera del periódico, María Toro, y el fotógrafo Eduardo G. Cuasimodo, las instalaciones de la protectora madrileña ACUNR para el reportaje que ayer publicamos en el periódico con motivo del día del perro sin raza, vimos varios perros que procedían de la Cañada Real.

Eva, la persona que nos acompañaba, nos comentó que la situación allí era infernal para los animales, que los voluntarios que acudían a esa zona de asentamientos ilegales a rescatarlos eran unos valientes.

Pues bien, ayer mismo Eva me pasaba una petición en Change que varias protectoras, entre ellas ACUNR, han lanzado para exigir a la administración que se haga responsable de los animales que el realojo del sector 6 ha dejado desamparados.

“Se confirma la falta de humanidad y respeto hacia el mundo animal por parte de la Administración”, cuentan desde ACUNR, porque al desarrollar el plan para realojar a 150 familias “se les ha prohibido llevar sus animales a sus nuevas viviendas, por tanto serán allí abandonados, sumados a los que ya viven allí, vagando o encadenados, muriendo día a día”.

Pero es que no es una cuestión sólo de humanidad y respeto por la vida. Esos animales y su bienestar son responsabilidad de las administraciones públicas.

Las protectoras están asumiendo una tarea que es en realidad ajena. Y hay que empezar a dejar bien claro que esto es así, que los gestores públicos están incurriendo en una dejación de su responsabilidad, que el bienestar de esos animales es cosa suya.

Es muy bonito aprobar leyes de sacrificio cero y bienestar animal, empezando la casa por el tejado, para luego no dedicar recursos y mirar a otro lado cuando hay animales abandonados o necesitados de ayuda. Total, si no entran en el sistema, no existen, ¿verdad?

Las Asociaciones y Protectoras Proyecto Cañada, Adopciones PPPeludos Toledo, Animalejos, Apa La Luz Animal, Acunr, Baby-Face, Chuchos con Clase, Chuchos sin Casa, El Arca de Zeus, ERA Equipo Rescate Animal, Juan Gancedo + Erika, Life4Pitbulls, Luchando por los PPPs, Profesionales VS LeyPPP, TAO Centro Canino,Terrican Adopta y Trapitos LaPi han creado piden desde Change a Pedro Navarrete, comisionado municipal de la Cañada Real, para “divulgar la situación” y para reclamar una solución.

Os invito a pulsar sobre la imagen y conocer la labor de Proyecto Cañada.

Puedes ayudar firmando, difundiendo y, por supuesto, adoptando y apoyando la labor de estas asociaciones.

Os dejo con el texto que acompaña la petición de firmas que explica la situación.

El Pacto Regional por la Cañada Real Galiana fue firmado el 17 de mayo de 2017 por cuatro Administraciones Públicas: la Administración General del Estado, los Ayuntamientos de Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid, y los grupos políticos con representación en la Asamblea de Madrid. Se trata de un pacto que contiene las medidas necesarias para favorecer su transformación urbanística y la integración social de sus vecinos.

El pasado 11 de mayo de 2018, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid, subscribieron el convenio de colaboración para el realojo de un máximo de 150 familias que viven en el sector 6 de la Cañada Real en pisos adquiridos para tal efecto, financiado con 18 millones de euros a aportar por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid.

Dentro de este Pacto Regional, que se lleva urdiendo desde el 2015, NO hay ni un solo punto que refleje la situación de los animales dentro de la Cañada Real, ni actual, ni futura.

Ante la inexistencia de estas medidas, necesarias y urgentes, la situación ya de por sí muy difícil, cruel en algunas ocasiones, se agrava de forma intensa ante el inminente y masivo abandono de animales, hecho que ya se está produciendo a día de hoy.

Con los primeros desalojos que se están llevando a cabo desde diciembre del 2018, cientos de animales (perros, gatos, gallinas, cabras, ovejas, cerdos, caballos, etc) están siendo abandonados, dejados en unas condiciones de salud deplorables y totalmente desprotegidos y todo esto ante la pasividad de los responsables de este plan de realojo. Como ya hemos dicho, estas cifras sufrirán un aumento significativo a medida que estas familias dejen su vivienda actual para partir hacia las nuevas fuera de La Cañada.

Un grupo de Asociaciones y Protectoras de animales, por supuesto sin ánimo de lucro, estamos recogiendo y ayudando a título particular a estos primeros animales que quedan abandonados a su suerte, pero NO tememos la capacidad ni los recursos suficientes para asumir este cometido ya que no contamos con ningún tipo de ayudas ni subvenciones que nos permitan proteger y salvarles a todos.

Pedimos al señor Pedro Navarrete, Comisionado Municipal de la Cañada Real, y al resto de Administraciones Públicas implicadas en la firma de este Pacto Regional por la Cañada Real:
-La implicación y los medios necesarios para garantizar un realojo DIGNO de todos los animales afectados, atendiendo a su etología y características especiales y garantizando un futuro seguro para todos ellos.
Permitir la tenencia de animales domésticos en los pisos de reinserción, siempre cumpliendo con las condiciones de bienestar animal reflejadas en la Ley 4/2016 de protección animal.
-Realojar a los animales susceptibles de ello en Santuarios evitando en todo momento el sacrificio o su entrada en perreras.
-Proporcionar ayudas económicas y recursos suficientes a las Asociaciones, Santuarios y Protectoras que de una manera particular y sin apenas recursos, están recogiendo a algunos de estos animales abandonados y castigados, proporcionándoles refugio, higiene, alimento
y atenciones veterinarias, y todo lo que precise su bienestar y protección.

Imagen aérea de la Cañada Real a su paso por Rivas Vaciamadrid. Al fondo, el vertedero de Valdemingómez. (JORGE PARÍS)

Una campaña para evitar que casi doscientos perros vuelvan a un criador que los maltrataba

La Asociación Nacional de los Animales (ANAA) y la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (FAPAM) están embarcadas en una lucha judicial y han iniciado una campaña informativa llamada No quiero morir en Altanería y una recogida de firmas para evitar que 192 perros regresen a las manos del criadero en el que se les maltrataba.

Casi doscientas vidas no pueden estar por debajo de un error de procedimiento, porque es eso lo que puede acabar impulsando la devolución.

Fueron la Comunidad de Madrid y SEPRONA los que retiraron los perros el 31 de mayo de 2018 “con motivo de la ausencia completa de garantías por parte del titular y responsable del Centro donde se encuentran acogidos dichos animales de su protección y bienestar, con el consiguiente riesgo que para su salud y bienestar supone ser mantenidos en dichas condiciones” y entregaron su custodia a asociaciones de Protección Animal y familias que forman parte de la red de casas de acogida adscritas a las mismas asociaciones.

Un año después, cuando esos perros ya recuperados y sanando de sus traumas, preparados para encontrar buenos hogares definitivos, ANAA y FAPAM informan que la Comunidad de Madrid ha tomado “la inadmisible y cruel decisión de devolverlos a un presunto maltratador, el criadero Altanería, por un error de forma en el procedimiento”.

Aseguran también que responde a una “falta de voluntad política” y que se ha hecho “caso omiso a los múltiples informes veterinarios que demuestran la terrible situación en la que rescatamos a los animales y sin buscar una solución para los animales después de su gravísimo error”.

Os dejo el comunicado completo, que explica toda la situación. Y os pido otra vez por favor, y ya he perdido la cuenta de las veces que lo he hecho, que no compréis animales, que adoptéis, pero que si estáis empeñados en comprar lo hagáis sin contribuir al sufrimiento animal, acudiendo al lugar en el que los crían, viendo en qué condiciones tienen a los animales y huyendo de los criaderos masivos o multiraza en los que los progenitores no levan buenas vidas sino que son tratados como objetos productores de cachorros.

Todos esos perros fueron retirados el 31 de mayo de 2018 por parte de la Comunidad de Madrid y SEPRONA, que iniciaron un procedimiento sancionador y actuaron ante la presión ejercida por parte de las Asociaciones de Protección Animal para que se diese cumplimiento a la legislación vigente, y que llevaban años denunciando esta situación ya que cientos de perros han malvivido en unas instalaciones ilegales, donde han sido hacinados y explotados al menos desde 2012, año en que se presentó la primera denuncia.

Previamente a esa retirada y del mismo centro habían salido otros 31 perros (29 en enero y 2 a principios de mayo de 2018) respecto a los que la Comunidad de Madrid consideró que “nos encontramos ante un presunto caso de maltrato continuado en los animales referenciados, por considerar que de acuerdo a los hechos constatados, el responsable/s del cuidado de los animales ha ejercido una conducta, tanto por acción como por omisión, que ha ocasionado a los animales un dolor, sufrimiento y estrés, graves, inútiles y evitables”. Respecto a esos 31 perros los hechos fueron judicializados en los Juzgados de Torrejón de Ardoz dando origen a un procedimiento que se encuentra actualmente sobreseído y recurrido.

Ahora, casi un año después, ante los recursos presentados por la empresa ALTANERÍA, S.L., la Viceconsejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid ha resuelto que existió por su parte un error de forma, que determina la nulidad de la retirada de los animales y resuelve que los 192 perros deben volver a ALTANERÍA, S.L., un presunto maltratador, para lo que dará inicio a un procedimiento de devolución. Es decir, ante un supuesto error suyo de forma y en vez de optar por asumir su error y plantear una alternativa acorde con el bienestar de los animales, opta por revictimizar a las víctimas.

ANAA Y FAPAM declaran que “estos 192 perros no son un número, sino individuos con capacidad de sentir física y emocionalmente que llevan cerca de un año en casas de acogida suscritas a las Asociaciones de Protección Animal, donde les hemos ido curando y donde han estado recibiendo los cuidados, atención y tratamientos veterinarios y etológicos necesarios para garantizar su bienestar físico y psíquico. Los animales presentaban falta de socialización y miedo extremo, además de infecciones graves en aparato reproductor, boca, oídos, etc., así como hernias, anemia, desnutrición, debiendo ser algunos hospitalizados y operados de urgencia, incluso con fetos momificados en su interior”.

ALTANERÍA, S.L. se dedica desde hace más de diez años a realizar una actividad de cría indiscriminada y venta de perros de manera ilegal en Paracuellos de Jarama (Comunidad de Madrid) sin contar con los permisos correspondientes, manteniendo hacinados a cerca de 200 perros junto a aves rapaces y jaulas de ratas criadas para alimentar a las aves.

Además, todo esto afecta a muchas familias, desconocedoras de que están adquiriendo un animal en un centro que carece de licencias, donde se cría con animales enfermos, muchos de ellos con enfermedades incluso genéticas y hereditarias, sin vacunar, con enfermedades y parásitos como leishmaniosis, giardias, trichuris y garrapatas, con el impacto y riesgo que ello supone para la salud de los animales y de las personas. Esta actividad se ha venido practicando de manera pública y notoria, ante la inactividad de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Paracuellos de Jarama.

La Comunidad de Madrid, máximo organismo encargado de velar por el bienestar y la protección de los animales de compañía está provocando indefensión, y en consecuencia sufrimiento a cientos de animales, por su inacción, por su inoperatividad, por su falta de control y seguimiento, y por haber cometido errores de forma en el procedimiento.

ALTANERÍA, S.L. es lo que suele definirse como una “Fábrica de cachorros”, ya que en sus instalaciones, deficientes higiénica y etológicamente se hacinan cientos de perros de muchas razas, algunas de las hembras son sometidas a varias cesáreas, “reventando” sus cuerpos a criar. Además, no contaba con el libro de registro actualizado y debidamente cumplimentado de entradas, salidas, y partos; sin un programa de cría responsable que implica la selección de los perros para favorecer que se mantengan las características positivas y evitar problemas hereditarios; sin protocolos higiénico-sanitarios ni veterinarios responsables que dieran un trato individualizado a los animales; sin un plan de vacunaciones, entre otras muchas deficiencias y sin un trato y condiciones que favorecieran la correcta socialización de los cientos de cachorros que vende. ALTANERÍA, S.L. dispone además de otra fábrica de cachorros en Pastrana, Guadalajara donde mantiene otros tantos perros, esclavos de la cría irresponsable que practica y en la que se maximizan los beneficios a costa de una tenencia deficiente de los mismos.

De la fábrica de Guadalajara entre 2017 y 2018 salieron 75 perros y dadas las condiciones que presentaban los mismos se abrieron diligencias previas en los juzgados de Guadalajara.

ANAA y FAPAM piden a la Comunidad de Madrid “una verdadera política pública de protección y responsabilidad animal, que implica asumir efectivamente el papel como máximo garante de la protección de los animales a través de actuaciones acordes al bienestar de los animales y a su condición de seres con capacidad de sentir; no puede quedarse en la promulgación de una ley de Protección Animal sin dar aplicación efectiva y eficaz a la misma”.

El enemigo de Pacma no es Vox, es la ley electoral

El primer CIS les dio dos escaños, uno por Valencia y otro por Barcelona. Mucho parecía a los que saben de esto, que ya desde el primer momento me dijeron en la redacción que no lo veían posible. Acertaron, porque Pacma se ha quedado fuera del Congreso de nuevo.

Cuando entrevisté durante la campaña a Laura Duarte, la principal candidata a tener un escaño por el partido animalista, fue más prudente que el CIS de Tezanos. Habló de que los resultados les sorprendieron y me dijo literalmente: “Si se reproduce el patrón que veníamos experimentando calculamos acercarnos al medio millón de votos. Pero es verdad que la ley electoral dificulta mucho que Pacma pueda entrar en el Congreso, lo vemos muy difícil“.

Acertó Laura en ver muy complicado lograr escaños por culpa de la actual ley electoral.
Vuelve a quedar claro que el enemigo de Pacma no es Vox, como mostraron en su vídeo electoral, su enemigo es esa ley que con más votos que los cinco partidos que tiene por delante no permite que tenga ningún asiento en la cámara baja.

Por eso en su comparecencia de este domingo, en la que no se les veía demasiado contentos, Laura Duarte hablaba de “la injusta ley electoral” y lanzaba el mensaje de que “esto no ha hecho más que empezar y vamos a persistir”.

Erró además al calcular medio millón de votos. Se han quedado muy lejos de ese objetivo de casi 500.000 papeletas. Han crecido, sí, pero poco. En 2016 lograron 286.702 votos y ayer 326.045. Puede haber sido cosa del reclamo del voto útil, pero no creo que sea solo eso. En la sede de la calle Preciados toca recapacitar a fondo, al tiempo que siguen preparando las elecciones autonómicas, municipales y europeas.

En el Senado, en el que es más fácil que haya gente que les suelte votos, aunque solo sea por esa concepción de lo poco que cuenta a la hora de la verdad la cámara alta, han logrado 1.303.984 votos, el 1,85% del total.

Tampoco da derecho a ningún senador. Son muchos, eso sí, hablan de muchas simpatías subterráneas de muchas personas hacia el partido animalista, pero no las suficientes como para dejar de votar en “lo importante” al PSOE, el PP, Unidas Podemos, Ciudadanos…


Esos son los partidos con escaño en el Senado y sus votos. También a cero senadores se han quedado Vox con 5.934.639 votos y Podemos con 9.059.664. Lo del Senado es de locos.

En cualquier caso, mirando la diferencia de votos obtenida, da la impresión de que para mucha gente votar a Pacma es como ser seguidor del Getafe en el fútbol. En el fondo siguen prefiriendo los triunfos del Real Madrid o del Atleti.

En Pacma son más optimistas de cara a las elecciones europeas del 26 de mayo, ahí sí que cuentan con logar al menos un eurodiputado, que sería Silvia Barquero, el rostro más visible del partido.

Hacen bien en mirar hacia delante. Tal vez el efecto Senado se replique en el Parlamento Europeo, que por mucho que las directivas europeas rijan nuestras vidas y lo que se decida en Bruselas y Estrasburgo sea clave en nuestras vidas, la gente no acaba de ser consciente de esa importancia y pueden estar más inclinados a votarles.

En un mes veremos…