BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

No es buena idea confiar en Internet para buscar tratamientos para nuestros perros y gatos

Este mismo martes vi un tuit de una amiga, a la que os recomiendo seguir en redes sociales si os gustan los gatos, que decía lo siguiente:

Obvio, ¿no es cierto?. Debería estar tan claro que la salud de nuestros animales de compañía debe estar en manos de profesionales que han estado muchos años estudiando y ejerciendo para ellos, que recordarlo en un tuit o en un blog no debería ser preciso.

Pero lo es. Abundan los sabios de parque dando consejos sobre todo tipo, pero sobre todo hay muchos textos e individuos dando consejos en Internet de manera irresponsable, porque de lo que estamos hablando es de la salud de un ser vivo.

Consejos para variar tratamientos, recomendaciones para perros traspasadas a gatos como si adaptando pesos todo sirviera, ideas para emplear medicamentos humanos con animales… hay de todo y nada recomendable.

Aquí un ejemplo en el que se habla de dar ibuprofeno a perros cuando es un medicamento muy peligroso para ellos. Cualquier veterinario puede recetar o suministrar antiinflamatorios más apropiados, más seguros.

No hace mucho en SrPerro recordaban en Ibuprofeno, paracetamol y otras medicinas que pueden ser letales para un perro que:

En esta Clínica Veterinaria explican que no han podido hacer nada para salvar a un Pastor Alemán que llegó en coma: sus dueños, sin saber que era tóxico para él, le habían estado dando ibuprofeno.

En esta otra Clínica narran un relato similar y con desenlace igual de triste: una perra a la que habían estado dando Paracetamol murió intoxicada.

En la web de Pet Poison helpline detallan todas las medicinas humanas que pueden suponer un riesgo para la salud de los animales, tanto perros como gatos.

Y, efectivamente, el Ibuprofeno, insisten, puede causar la muerte de un perro. Encabeza el top ten de medicinas humanas peligrosas para los perros.

Lo repetiré de nuevo. Hay que ponerse en manos de un veterinario en el que confiemos.

Es cierto que podemos dar con un veterinario cuyas recomendaciones o actuaciones no nos convenzan, que sospechemos que está poco actualizado o, por el motivo que sea, no cuente con nuestra confianza. Si eso sucede la solución es buscar una segunda opinión profesional, acudir a otro colegiado, pero no al vecino o al doctor Google.

También es verdad que ir a un veterinario puede ser más caro que buscar por Internet, pesar la cantidad de medicamento humano y suministrárselo. Pero lo barato sale caro, que dicen los abuelos. Tan caro como dañar a un miembro (peludo) de nuestra familia.

La primera opción, por tanto, no es una opción. No debemos ‘automedicarles’.

Si el veterinario os parece caro, apoyad las reivindicaciones para que el gobierna reduzca el IVA del 21% que están obligados a aplicar. Como si la salud de los animales de compañía fuera un lujo, como si no tuviera relación con la nuestra.

Pero en cualquier caso os recuerdo algo que os he contado muchas veces en este blog: que si asumimos la responsabilidad de un animal, hay que estar dispuestos a cuidar su salud y eso puede tener un coste elevado si se presenta una enfermera do un accidente.

La Fiscalía registró 175 investigaciones por malos tratos a animales domésticos en 2017

Fue noticia la pasada semana, la Fiscalía General del Estado hizo balance del año pasado y resulta que las investigaciones por maltrato animal fueron las que más crecieron.

En concreto, la Unidad de Medio Ambiente registró 175 diligencias de investigación por delito de malos tratos a animales. En 2016 habían sido 119. Sentencias condenatorias por malos tratos a animales domésticos hubo 163.

Ya lo sé, parecen pocas, muy pocas, sabiendo cómo está el patio patrio en este sentido. Pero conviene ser optimistas y pensar que es positivo que aumenten las investigaciones y las condenas, igual que crecen las denuncias y la sensibilidad de la sociedad a todos los niveles.

Quería aprovechar este dato para recordar la necesidad de denunciar todo aquel maltrato que presenciemos. Que la sociedad avance es cosa de todos. También para recordar que PACMA lanzó una aplicación y una web que facilitan estas denuncias.

Explican los pasos, la legislación y ayudan a redactar la denuncia para que solo quede entregarla a las autoridades.

Las denuncias son precisas para que haya más investigaciones y condenas, para que identifiquemos a aquellos indeseables que, muy probablemente, también sean peligrosos para sus congéneres.

Un día para ayudar a los gatos positivos a leucemia e inmunodeficiencia felina mediante el arte

En mi último post os hablaba de un evento solidario con los animales y protagonizado por los juegos de mesa: la XI edición de Jugando por ellos que se celebrará el sábado 22 de septiembre en Madrid.

Pues bien, ese mismo día hay otro evento que también os quiero recomendar. Me escriben de la asociación Madrid Felina para contármelo y está centrado en ayudar a sus casi cincuenta gatos positivos. No me refiero a gatos optimistas, aunque puede que también, sino a aquellos que dieron positivo en los test por leucemia o inmunodeficiencia felina. Tal vez a ambas, dobles positivos. Gatos que tienen más difícil ser adoptados, muchas veces por desconocimiento.

Esta jornada, que se llama La casita de Candela por una gatita positiva cuya historia os dejaré al final, aúna arte y gatos.

Es imposible negar que los gatos son arte en movimiento. Muchos artistas los han tomado, por tanto, como inspiración. Artistas como Gala Chan, MaMaMon y Villa Gato que ofrecen sus obras, tanto láminas como complementos y objetos. También admitirán encargos, podéis llevar fotos de vuestro gato para que lo conviertan en un precioso recuerdo.


Habrá también recogida de pienso, cuentacuentos con el libro Adopta un amigo de Sofía Davies que se sorteará, un puesto solidario de regalos y zumos y dulces veganos. Y “todo lo recaudado irá destinado a los 47 gatitos positivos que forman parte de la familia de Madrid Felina”.

Gatos que no pierden la esperanza de encontrar un hogar, como Ari o Niebla.

Será en el local de TIENDANIMAL de la calle López de Hoyos, 100. Metro Prosperidad/Avda. América. El horario será de 11.00 a 14.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

Y termino con el texto prometido, de Amanda Romero.

Una historia de amor y una petición ❤

Candela era una gata anciana que había pasado su vida en la calle hasta que, ironías del destino, el derribo del lugar donde se encontraba le salvó la vida.

Fue rescatada por Madrid Felina y dado que aquel derribo supuso un rescate masivo de animales que saturó la capacidad de varias protectoras de la ciudad, me ofrecí para acoger durante 15 días a alguno de ellos mientras los reubicaban.

Hay una gata viejita para la que no tenemos a nadie, es muy buena pero tiene la boca fatal y está delicada”- me dijeron desde Madrid Felina.

“Pues me llevo a esa, mañana voy a recogerla.”

Ya en la clínica, el veterinario salió con ella en brazos y la dejó sobre la mesa. Aquel saco de huesos apestoso me miró a los ojos, frotó su cabecita contra mi pecho y supe que iba a quererla toda la vida.

Candela tenía el pelo de las patas delanteras hecho una costra por intentar limpiarse las babas llenas de pus que le salían de la boca.

Candela pesaba menos de 2 kilos, acariciarla era deporte de riesgo porque pinchaba con cada costilla y cada vértebra, estaba llena de caspa por la desnutrición y de rastas por no poder acicalarse.

Candela era positiva a inmunodeficiencia, tenía un tumor en la garganta y las analíticas hablaban de un Insuficiencia Renal Crónica bastante avanzada.

En resumen, Candela estaba hecha un cuadro flamenco.

Sixto y yo nos miramos: “a esta gata le quedan dos telediarios”, dijimos. Y ella se tiró sobre la mesa, empezó a hacer la croqueta, a darnos con la patita para que jugásemos con ella, a ronronear, a maullar y a frotarse con nosotros.

Entonces entendimos que Candela amaba tanto la vida que podría enterrarnos a todos.

A partir de entonces, fuimos clientas honoríficas en varias clínicas veterinarias: operaciones, ingresos, una piometra, dieta especial, medicinas tres veces al día, una fuga accidental en Leganés que me tuvo 72h sin comer y sin dormir buscándola con un comando de gente maravillosa a quienes nunca podré agradecerles suficiente.

Me hice Máster en Pinchazos de Suero para evitarle hospitalizaciones, aprendí a preparar todo tipo de papillas para alimentarla con jeringa cuando no tenía fuerzas para comer y a reconocer cuándo sus riñones empeoraban solo por su manera de caminar.

Candela y yo conectamos de una manera tan profunda que a veces no parecía de este mundo. Por eso nunca volvimos a separarnos.

Pero no os equivoquéis.
Yo no rescaté a Candela.
Candela me salvó a mí.

Desde que llegó, no faltó una sola noche a dormir sobre mi pecho. Tampoco volví a tener intimidad en el baño, ni a cocinar sin sus enormes ojos atentos desde la encimera. Encontramos la postura perfecta para llevarla sobre mis hombros mientras limpiaba la casa y aún conservo las cicatrices en la barriga de sus masajes cada vez que me sentaba.

Vomitó mil veces sobre mi ropa favorita, se meó en todas mis alfombras y me hizo comprender aquello de que reír nos haría invencibles, no como las que ganan siempre, sino como las que nunca se rinden.

Candela murió un año después arropada en mi cama y con su frente pegada a la mía. Desde entonces nuestro amor vive pegado a las rocas, al mar y a las montañas.

Durante el tiempo que compartimos, Candela se hizo famosa con un diario en el que contábamos nuestras aventuras por las redes sociales. Personas de todo el mundo quisieron a aquella gata en la distancia, fueron más sensibles a la importancia de ayudar a los gatos positivos, ancianos o enfermos, recibimos cientos de mensajes de personas interesadas en saber más sobre cómo ayudar a estos animales.

Poco después de su muerte, Teresa Vallejo de Ayuda Madrid Felina (y una de las humanas favoritas de Candela) tuvo la preciosa idea de crear La casita de Candela, un proyecto para dar visibilidad y buscar adopción para los gatos positivos de la protectora.

El próximo 22 de septiembre en Madrid, se está organizando una jornada muy especial desde La casita de Candela, un evento solidario donde habrá arte y actividades para ayudar a los gatos positivos 😉

Mi petición es que os reservéis ese día para acudir y apoyar este evento.

Os lo pido yo y os lo pide Candela, que ya sabéis que siempre se ponía muy seria con este tema.

Gracias ❤

‘Jugando por ellos’, una jornada dedicada a los juegos de mesa para ayudar a los animales abandonados

Once veces se ha organizado ya esta maratón lúdica, en la que conocer y disfrutar con los juegos de mesa, también con algún que otro videojuego, en beneficio de diferentes asociaciones protectoras de animales.

Una iniciativa solidaria que nace del empeño y el trabajo duro de un puñado de buena gente, amante de los animales, que decidieron unir ese amor con su pasión por este tipo de entretenimiento.

Además de los juegos de mesa con juego en formato torneo o de los que se juegan a tu aire también tendremos demostraciones y prototipos en mesas reservadas para que los conozcáis. Pero Jugando Por Ellos no es sólo jugar a juegos de mesa, también es un evento en el que disfrutar de actividades y contenidos paralelos como el Arcón Friki, un lugar donde puedes donar todas aquellos elementos que entraron en tu hogar, pero ahora piden a gritos un nuevo dueño: libros, cómics, figuras, DVDs y más tienen cabida en este Arcón tan especial. Trae tus aportaciones y, a cambio, recibirás tres tickets para participar en la tómbola de juegos de mesa. Puedes avísarnos de los objetos que quieres incluir en el Arcón Friki mediante un correo (jugandoporellos@gmail.com).

Si quieres probar tu suerte, pero no quieres depender de una tómbola o un sorteo, en Roll The Dice podrás demostrar tu habilidad con los dados durante el evento. Demuestra que tienes la mejor muñeca de todos los participantes y, si tu puntuación es la más alta, te llevarás un juego de mesa de premio, así de fácil.

Galgui, el cuento ilustrado nacido de la imaginación de María José Rodríguez, una de la organizadoras, estará también en el evento junto a Chiquitina y Elefante y Miguel para que podáis conocerlos.

Pero, no sólo tendremos cuentos, Anillo Mágico Gumi traerán sus creaciones para que podáis enamoraros de ellas. No sólo eso, sino que encima podréis llevaros una de ellas a casa participando en el sorteo del evento.

Además, tenemos las maravillas culinarias que preparan algunos de nuestros participantes y los miembros de la organización en la zona de comidas. Tendremos dulce y salado, para picotear o hacer la comida entera, el desayuno, la merienda… No hace falta que dejes el evento para comer.

Como no podía ser de otra forma, en esta ocasión, como en las anteriores, también realizaremos la entrega de premios y tendremos una tómbola de premios.

Jugando Por Ellos XI será el sábado 22 de septiembre en el madrileño club Mecatol Rex (calle Matilde Hernández 36, metro Oporto) y ya e posible preinscribirse desde su página web. No obstante, no es obligatorio, también podéis acudir el mismo día al evento y pagar el acceso: 10 euros que irán íntegros para ayudar a los animales abandonados.

Preinscribirse, no obstante, tiene dos ventajas: tener preferencia para apuntarse en los torneos que se celebrarán y participar en el sorteo de una copia exclusiva del juego de mesa 1911 Amundsen vs Scott donada por Looping Games y especialmente dedicada y autografiada por sus autores (Perepau Listrosella y Pedro Soto).

Cómo lograr que tu perro camine a tu lado sin tirar de la correa

Lo veo con cierta frecuencia, personas que más que pasear a sus perros son arrastrados por ellos, con los riesgos que entraña, desde una luxación de hombro a que el animal se libere y quede suelto en un sitio o situación peligrosa.

También hay pequeños perritos tirando como desesperados con la lengua fuera y jadeando angustiosamente. Ahí la persona no corre peligro, pero para el perro no es muy saludable. Y en cualquier caso no es precisamente agradable pasear de semejante manera, sea el perro grande o pequeño.

Es uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los dueños de cualquier tipo de perro, pese a que las razas que han sido utilizadas tradicionalmente para tiro son más proclives a comportarse así.

Hay collares que pueden suponer una ayuda: para los perros más pequeños pueden estar bien los arneses, no porque así no vayan a tirar, pero sí pueden ayudar a evitar que se hagan daño. Para los perros más grandes, capaces de llevar a remolque a sus amos si se lo proponen, a mí me gusta un tipo de collar que se coloca en la cabeza, al modo de las cabezadas de los caballos, que se llama halti.

Puede que al principio el perro proteste, pero su uso no les va a hacer daño y nos va a ayudar a controlar la fuerza que ejerce sobre la correa, que con la cabeza va a ser mucho menor que con el cuello o el cuerpo. Se puede combinar, como en la imagen que muestro, con el collar convencional para enseñarle mejor, haciendo uso del halti solo cuando es preciso. Y una vez comprendido cómo se debe pasear, se puede prescindir de él.

En cualquier caso, con lo que hay que combinarlo siempre con enseñarle a pasear sin tirar a base de constancia y paciencia. También con cariño y firmeza, que no son conceptos incompatibles. Es decir, lo que siempre hay que hacer aunque no busquemos el apoyo del halti o de otros collares creados con el mismo propósito, es tomarse muy en serio el adiestramiento para que aprenda a no tirar de la correa.

¿Cómo hacerlo? Es sencillo: hay que premiar con caricias, buenas palabras, juguetes o incluso comida si camina junto a nosotros sin tirar. Y cada vez que tire hay que pararse. Hay expertos que recomiendan hacerle sentarse y esperar hasta que se tranquilice. Cuando ya esté tranquilo, incluso aburrido, y sin ánimo de tirar, seguiremos avanzando. Otros dan media vuelta, como veréis en el primer vídeo. Algunos se detienen y dice “no“. Los cambios de rumbo también pueden funcionar. Si vuelve a tirar a los dos pasos, toca volver a detenerse. Si avanza sin tirar hay que felicitarle. Que esté pendiente de nosotros es preferible a que esté buscando estímulos en su entorno. Independientemente del método elegido la idea es que interiorice que tirando no va a llegar al sitio que desea, y que el aprendizaje sea en positivo, sin hacerle sentirse mal.

Los primeros paseos en los que lo pongamos en práctica pueden eternizarse, pero si no nos rendimos, antes de lo que parece el perro se acostumbrará a caminar al lado como es debido. Y para que sea efectivo cuanto antes lo ideal es que siempre se obre así, o siempre que se pueda. Por parte además de todas las personas que lo pasean.

Más allá de pasear aplicando el método, también podemos establecer jornadas concretas para trabajarlo. Buscamos un lugar tranquilo, en el que no haya mucho estímulo que pueda despistarnos, y nos ponemos a premiar su buen comportamiento y hacerle ver cuando no está paseando bien.

Yo siempre he obrado así con mis perros. No obstante, hay más métodos y más matices en ellos. Lo que es común a todos los recomendables es que opten por enseñarles en positivo (insisto porque es importante), reconociéndoles su buen comportamiento, más que obligarles o tirar de refuerzo negativo. También tienen todos en común la paciencia y la constancia (sé que me repito de nuevo, pero es que es lo que toca).

Os dejo algunos vídeos:

En este se parte de que al perro ya le hayamos enseñado a estar sentado y atento a nuestro lado previamente:

Sinceramente creo que hay tres cosas que todo perro debería saber: sentarse cuando se lo piden, caminar junto sin tirarnos de la correa y responder a la llamada.

De todas formas, incluso el perro mejor educado puede encontrar puntualmente un estímulo que le haga querer acercarse y producir ese tirón con tracción a las cuatro patas. Nunca debería llevar la correa alguien que no tenga la suficiente fuerza como para poder afrontar ese tiron sorpresa.

Si permitimos que un niño, nuestro hijo o hijo ajeno, pasee a nuestro perro, que es algo que a los niños les suele gustar y piden con frecuencia, y nuestro perro les sobrepasa en fuerza, hay que estar muy pendientes de ellos, bien cerca en todo momento. También conviene explicarles que si notan un tirón, suelten la correa. Mejor eso que verse de cara en el suelo.

A mi sobrina le paso siendo muy pequeña. Llevaba a Troya cuando yo aparecí, de improviso, doblando la esquina. Troya vino con entusiasmo a saludarme haciéndola caer. Ahora, con ocho años, continúa feliz paseándola pero sabe bien que hay que soltar si tira.

Romano es un perro que llegó a la Asociación ddevida hace varios años y ya es un veterano en la protectora. Aún no ha encontrado un hogar.

Todos quiénes conocemos a Romano no entendemos cómo aún no ha llegado la suerte a él puesto que es un perro estupendo con un carácter inmejorable siempre alegre atento y divertido. Se lleva bien con otros perros, machos y hembras; le encanta jugar a la pelota y la compañía humana, con los niños lo pasa bomba. La vida sedentaria que lleva en el chenil en que vive hace años le ha hecho coger algunos kilos de más, pero es un perro al que le encanta pasear y vivir en familia le dará la actividad que necesita y que no puede tener ahora. Romano es de enero de 2012 y puede convivir con cualquier familia responsable que quiera brindarle una oportunidad.

Se encuentra en Utrera (Sevilla).

Contacto: adopciones@ddevida.org

Tener un perro es un compromiso en muchos sentidos y durante muchos años

Esta semana, mientras mis hijos merendaban, escribí del tirón en la cocina un hilo en twitter que ha resultado tener una repercusión inesperada. Al menos, yo no la esperaba. Un hilo que comenzaba como titulo este post.

En él la protagonista es una de mis perras, Troya, a la que adopté hace más de catorce años y que tiene ahora unos 18 o 19. Os dejo con él. Por cierto, dónde pone encofrados debería poner ecografía. Cosas del directo y del corrector automático del móvil.

Rubito apareció abandonado, llorando bajo un coche

Rubito apareció bajo un coche, llorando. Y tuvo suerte. Podría haber pasado por allí cualquier persona con prisa, una sin ganas de complicarse la vida o, peor aún, alguno de esos gamberros malvados que disfrutan del sufrimiento ajeno.

Tuvo suerte porque pasó una persona que decidió rescatarlo, a la que le sorprendió lo extremadamente sociable que era, a la que no le importó asumir esa pequeña responsabilidad que se cruzó en su camino y que logró encontrar una casa de acogida para él y ahora está buscándole un hogar.

Mucha suerte, efectivamente.

¿Tú qué hubieras hecho?
Ahora busca hogar, y por buen carácter que tenga, no lo tiene fácil. Son seis meses. Aunque aún es un cachorro ya no es una de esas bolitas peludas de dos o tres meses que enamoran a la gente.

La etapa de cachorro de los gatos dura muy poco, menos que en los perros. Concluida, sus posibilidades de ser adoptado se desploman. Y se adoptan menos gatos adultos que perros en la misma situación.

Absurdo. Adoptar un animal ya crecido, pero o gato, tiene muchas ventajas.

Esperemos que este pequeño rubio fuerce su buena suerte y encuentre ese hogar que merece.

Rubito, como le hemos llamado, tiene solo 6 meses. Es muy cariñoso, siempre busca mimos y estar en compañía, es todo un profesional del ronroneo, es muy juguetón y muy salao (ver video 2) . No entendemos cómo aún nadie ha preguntado por él, ¡es un gatito 10!
Tiene los mejor de las etapas de un gato: aún es un cachorro juguetón, trasto y patoso. Pero con 6 meses ya sabe usar su arenero, comer solito y se queda muy bien solito en casa.


Puede convivir perfectamente con otros gatos y con perros. Se entrega con contrato de adopción, chip y vacunas. Está en Madrid.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Cuando los perros llevan un lazo amarillo, es por otros motivos

Hace cuatro años largos os hablé en este blog de los lazos amarillos que llevan algunos perros en el collar o la correa. Es una iniciativa internacional, nacida en Suecia, para dar a entender desde lejos, sin necesidad de hablar, que es mejor dejar a ese animal en paz, que no conviene acercarnos a él, vayamos solos o con otros perros.

Puede haber muchos motivos: porque está enfermo, en celo, tiene problemas de comportamiento, es muy nervioso, muy miedoso, estamos entrenándole en ese momento…

Y lo cierto es que se extendió por muchísimos países, porque es una idea sencilla y muy útil.

Así os lo explicaba entonces:

Para hacer más visible de manera inmediata a esa necesidad de espacio existe una iniciativa internacional llamada The Yellow Dog Project y que también se dedican, por ejemplo, a enseñar a los niños cómo acercarse correctamente a los perros.

La cosa es sencilla. ¿Tu pero está permanente o temporalmente en esa situación? Pues pones un lazo amarillo en su correa para advertir a los demás y listo. Es una muy buena idea (gracias Gara por descubrírmela) que cuanto más se difunda más útil será, así que os pido ayuda con ello.

La foto que muestro están en el muro de Facebook de The Yellow Dog Project. También están en Twitter y promueven el hashtag #yellowdogproject.


420536_288083217959963_1028159923_n

Es algo que han recogido en los últimos años distintos medios especializados y que ha ido calando en nuestro país lentamente. Es cierto que aquí no es aún demasiado conocido. Pero me da que esta iniciativa va a tener que ser aparcada o sustituida por otra. O directamente considerarla fracasada en España, por mucho que resulte muy útil. Y seguro que no hace falta que os explique el motivo.

Llevo ya mucho tiempo acordándome del proyecto del perro amarillo y cómo colisiona con la actualidad reinante. Esta última semana, especialmente. Por eso he decidido recordarla de nuevo.

Y este blog no es un sitio en el que hablar de asuntos que no toquen el bienestar animal y su protección, pero no puedo terminar sin pedir un poquito de respeto, sangre fría y cordura.

Lo mínimo que se debería hacer con los otros lazos amarillos, como a los perros que se suman a esta iniciativa del perro amarillo, es dejarlos seguir su camino sin más.

¿Tan difícil es entender que no se debe dejar a los perros en los coches a poco que haga un poco de calor?

De nuevo es noticia la muerte de un perro al que dejaron encerrado en un coche por un golpe de calor. Esta vez en Fuenlabrada. Es una noticia que se repite con frecuencia todos los años. Claro, que no sé de qué me extraño cuando también hay sucesos semejantes con niños.

Da igual las veces que se insista en que los perros regulan peor la temperatura que nosotros y que no deben dejarse nunca solos encerrados en un coche. Lo que a nosotros nos parece una temperatura tibia y soportable, en un vehículo cerrado y sin aire acondicionado puede convertirse en un horno que sentencie a muerte al animal.

Siempre hay irresponsables.

En julio publiqué una entrevista con Jorge López, portavoz de Élite Veterinaria, hablando de las urgencias veterinarias más comunes en verano (y el botiquín que debemos llevar si viajamos con animales).

El veterinario me comentaba entonces lo siguiente:

Como siempre lo ideal es la prevención. Para evitar golpes de calor nuestro compañero siempre tiene que tener acceso a agua fresca y limpia, no debemos dejarle encerrado en el coche al sol y pasearle a las horas de menos calor (especialmente importante si es una raza braquicéfala).

Y yo añado algunos consejos más cuando hace calor para evitar sustos: Es preciso que tenga siempre a su disposición agua fresca y sombra, de sacarle a hacer ejercicio por la mañana temprano y cuando ya se haya puesto el sol, preferiblemente en parques con hierba fresca y buenas sombras, y limitar la cantidad de ejercicio físico si no hay otro remedio.

Si el perro es de una raza que admite un buen corte de pelo, no dudes en llevarlo a un peluquero canino. Aunque depende del caso, porque el pelo es con frecuencia es un buen aislante también del calor. No obstante, si hay nudos sí que es importante eliminarlos. Cuidado con el pavimento, que dependiendo del tipo que sea y la temperatura que haya alcanzado puede quemar sus almohadillas.

Y nada de asustarse si come menos, a ellos también se les puede reducir el apetito con los calores estivales; de hecho no es mala idea introducir o incrementar el uso de comida húmeda. Sobre todo en el caso de los gatos que a veces toman menos líquidos de los recomendables.

(GTRES)

Jorge López también recomendaba lo que hacer si nos encontrábamos con que nuestro perro ya estaba sufriendo un golpe de calor:

Si tú perro jadea sin parar, respira con dificultad y ha estado expuesto al sol puede presentar un golpe de calor. Lo primero es colocarle en un lugar fresco y bien ventilado e intentar bajar su temperatura corporal mojando su cuerpo con agua que no esté muy fría, colocando compresas húmedas o enfriadores en las zonas de menos pelo como axilas, ingles o vientre y acudir a un veterinario.

Por último, por favor. Si veis un animal encerrado en un coche con riesgo de sufrir un golpe de calor, no dudéis en denunciar.

El perro lobo checoslovaco, raza protagonista de ‘Alpha, la película’, es solo para dueños dedicados y experimentados

Hace unos meses os contaba, con la ayuda de Rosa Chamorro, presidenta de la asociación que busca hogar a perros jubilados de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado Héroes de 4 Patas, que los pastores belga malinois se han puesto peligrosamente de moda pese a ser perros aptos solo para dueños muy activos y con experiencia).

Lo mismo puede decirse de una raza de reciente creación (se generó en los años cincuenta cruzando lobos con pastores alemanes): el perro lobo checoslovaco.

Se trata de un precioso animal que recuerda sobremanera al lobo y que protagoniza Alpha, la película, que se estrenó este viernes en España y recoge cómo se forjó la relación de dependencia y amistad entre el perro y el hombre al final de la Edad del Hielo. Aún tengo pendiente verla para contaros lo que me parece.

Los amantes y conocedores de los perros lobo checoslovacos temen, no sin razón, que tras la película esta raza llame la atención demasiado.

En el grupo de amigos de esta raza en Facebook han publicado lo siguiente:

Que una raza (de perro o de gato) se ponga de moda implica que aumente su cría y, por tanto, los malos criadores que se preocupan menos de evitar las enfermedades y cuidar el carácter de sus camadas que de hacer negocio.

Y que una raza se ponga de moda es culpa de la demanda de la gente, que en un porcentaje demasiado elevado mira a los animales antes por su estética que ponderando las necesidades de ese animal y reflexionando si va a poder cubrirlas.

Las necesidades de un perro lobo checoslovaco son muy altas. Precisan una educación correcta y constante desde pequeños, mucho ejercicio y estímulo mental diario y un dueño con conocimientos suficientes para poder afrontar los retos que puedan surgir.

No se puede creer que se les podrá facilitar lo que necesitan. Hay que estar seguro de poder facilitar todo lo que necesitan estos perros antes de sumarlos a nuestra familia. Estos y cualquier otro.

No puedo terminar sin recordar que las protectoras y perreras están llenas de animales que buscan un hogar de todo tipo y condición, incluso adultos de raza, muchas veces descartados por personas que no supieron frenar sus deseos a tiempo.