Archivo de la categoría ‘Gatas’

Nuestros animales son un gran apoyo para sobrellevar la pandemia

(GTRES/ARCHIVO)

A la vuelta del verano fue noticia un estudio de la Universidad de York venía a confirmar lo que muchos que compartimos nuestra vida con un animal ya sabíamos, que el confinamiento en su compañía nos ayuda a mantener la moral y la salud mental en mejores condiciones. Los investigadores preguntaron sobre la relación con sus animales de compañía a miles de británicos entre el 23 de marzo y el 1 de junio, una abrumador 90% confirmó que sus perros y gatos les ayudaron emocionalmente en el forzado encierro.

El portal Wamiz me hizo llegar hace pocos días la noticia de este estudio por correo de nuevo. Un estudio con sesgo, porque contestaban propietarios de animales que, solo por serlo, ya se les supone cariño por ellos. Pero dado que este octubre está acabando de una manera que recuerda a cómo empezamos marzo y arrecian las noticias del aumento de los problemas de salud mental, me ha dado por preguntar desde mis redes sociales si la compañía de nuestros perros y/o gatos hizo más llevadero el confinamiento y también ayuda en estos tiempos inciertos por la pandemia.

Obviamente en mis redes sociales también hay un sesgo, pero la respuesta es abrumadora y positiva. La encuesta en twitter, con 250 partipantes, tiene un 97% de respuestas positivas.

Silvia. Sin duda… Yo he trabajado durante todo el confinamiento y llegar a casa y tener su compañía era y es una alegría.

Emerald. La compañía con perros y gatos siempre hace la vida mejor, ya sea una pandemia, una Apocalipsis zombie o el día a día de esta existencia.

@ordonezst. Hacen compañía, se ocupan de que te levantes temprano y cumplas las rutinas (son gatos, ya sabemos que cuando quieren son pesaos) y dan mucho cariño cuando notan que estamos bajitas de ánimo

Ana.  Adopté un perro por primera vez este verano, y ha sido la mejor decisión que he podido hacer. Todo lo que me aporta es positivo, desde arrancarme sonrisas cada vez que me mira, hasta hacerme relativizarlo todo, desde obligarme a pasear horas al día hasta entretener a mis hijxs que llevan ocho meses en semiconfinamiento.

@fotorubira. Sí, él estaba muy feliz y a mí me daba menos ansiedad. Sinceramente, en muchos momentos olvidaba la horrible situación gracias a mi gatito.

Charo. A mí me ayudan todos los días del año…Con pandemia, sin ella…Con confinamiento, sin él…Con amor a raudales cada minuto de nuestras vidas 😊 Nos queremos caiga lo que caiga!!

Pilar. En el confinamiento no, Kira lo pasó mal por no poder salir a dar nuestros grandes paseos. Fue muy estresante no poder moverte de la puerta. Después por supuesto que sí nos ayudó, comenzamos a salir poco a poco al campo que es lo que más nos gusta, lejos de aglomeraciones. Solo pido que no nos vuelvan a confinar en casa.

Maricarmen. Claro que sí. La vida compartida con animales es mejor, con confinamiento y sin él. Estuve teletrabajando 4 meses completos y él era mi compi de curro. Se repartía el tiempo y tenía para todos: estaba un ratito a los pies de marido, otro a mis pies y otro en el cuarto de cada uno de mis hijos, asistiendo con ellos a las teleclases. En casa lo adoramos.

@luci_abc. Totalmente. Todo es mejor con ellos y gracias a ellos. Y ante la situación que estamos sufriendo, disfrutar de su compañía y amor incondicional hace que todo sea más llevadero.

Maribel. Sí, sin lugar a dudas me ayudó muchísimo.

Miguel. Sin ninguna duda … Increíble su comportamiento y su cariño incondicional. Ella sabía que algo raro o distinto estaba pasando 🐾

Marta. Sin dudarlo ni un segundo. Ya me acompañaba en mi vida normal, pues en los momentos chungos, más todavía.

Esmeralda. Decidimos adoptar a Limon, nuestro perro, mucho antes de que se iniciara el confinamiento. Pero como era recién nacido tenía que permanecer un tiempo con la madre y hermanos. Cuando ya estaba preparado empezó el confinamiento y tuvimos que esperar un mes a poderlo traer a casa. Si comparo el mes que estuvimos sin él fue muchísimo peor que cuando él llegó. El mes antes de su llegada estábamos nerviosos, muy preocupados, muy paranoicos. Fue llegar a casa Limón y rejalarnos y olvidarnos bastante de todo lo que estaba pasando.

Susana. Por supuesto. Mis perros y mis gatas sin duda alguna aportan siempre una gran felicidad a mi vida

Obviamente no hay que tener un animal de compañía con este fin, igual que no era buena idea hacerse con un perro hace siete meses solo para poder salir a pasear varias veces al día; soy de las que creen que es mejor en los que nosotros podemos aportar a un animal que en lo que vamos a conseguir de ellos antes de invitarlo a sumarse a la familia. Pero tampoco es desdeñable el hecho de que puede ayudar a nuestro equilibrio emocional, a nuestra salud mental, en estos días extraños.

Sin ellos, si su compañía y apoyo incondicional, sin lo necesarios que nos hacen sentir, el mundo, con o sin pandemia, sería un lugar aún considerablemente más gris para muchos de nosotros.

La gatita de las imágenes está en adopción en la comunidad de Madrid, me cuentan que “es muy cariñosa; en cuanto te sientas, en seguida busca como subirse a ti para chuparte y jugar contigo; si ha estado sola, cuando entras en la habitación se pone muy contenta; se duerme la coloques donde la coloques ya sea en tu cuello, tu mano, tu pierna o colgando del brazo. Es muy sociable y se lleva muy bien con otros gatos”.

Está desparasitada, pendiente aún de saber si es negativo a inmunodeficiencia o leucemia felina.


Contacto y más información:
devicentemaya@gmail.com

A los gatos sí se les puede enseñar, incluso a hacer trucos

En mi anterior post os decía que no debemos chinchar a nuestros gatos, que no hay que gritarles, lanzarles, tratarles con rudeza, porque nuestro vínculo no es irrompible, porque lo único que aprenden así es a desconfiar de nosotros y nuestra imprevisibilidad.

Eso no significa que no se pueda enseñar a los gatos, que haya que dejarles hacer lo que les dé la real gana. ¡Por supuesto que no! De hecho son capaces de aprender mucho más de lo que mucha gente creería. Se les puede educar si se se sabe cómo y si se es consistente cuando nos arremangamos para hacerlo.

Si hay algo que no nos gusta que hagan, se les puede apartar con delicadeza usando siempre la misma palabra (quita, no, para), pero sin gritos, sin malos gestos, sin tratarlos con violencia, repitiendo las veces que haga falta con mucha paciencia y suavidad. De hecho, cuando comiencen a obedecer, conviene premiarles con caricia o alguna golosina que aprecien.

Y también se les puede enseñar órdenes sencillas en positivo, con refuerzos y alternativas de su agrado. No es difícil encontrar en las redes sociales vídeos de gatos que obedecen (casi siempre) cuando se les pide la pata o que hagan la croqueta. Mientras se emplee aquello que le gusta, como comida o juguetes, el animal disfrute con el proceso y nosotros (haciendo acopio de paciencia) también, no hay el menor problema, nuestro vínculo incluso podrá reforzarse.

Eso sí, los gatos no son perros. Modulemos nuestras expectativas, afrontemos sesiones más cortas, en los momentos en los que están más receptivos y asumamos la posibilidad del fracaso pese al esfuerzo.

Os confieso que yo no veo aliciente ninguno en que mi gato se siente para que le dé una chuche o choquemos los cinco, pero sí en que aprenda lo que no debe hacer. Por ejemplo, tengo el empeño de que mi gata no se cuelgue de la lámpara o otro de mis gatos no se pasee detrás del televisor, algo que van entendiendo a fuerza de insistir con delicadeza.

En cualquier caso, como siempre he dicho, por mucho que lo intentes puede que tu gato decida que tu mueble favorito es su rascador favorito y no le vas a convencer de lo contrario. Si valoras más a tu objeto de decoración que a tu gato, no tengas gato.

Dante es una cachorrita preciosa que busca hogar en Madrid.

Contacto: adopciones@madridfelina.com

¿Debería la empatía hacia los animales estar incluida en la LOMLOE, la nueva ley de educación?

La Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA), integrada por parlamentarios de todos los colores que comparten el interés por los animales, ha entregado a los portavoces, en la Comisión de Educación de los distintos grupos parlamentarios, un documento elaborado por la organización sin ánimo de lucro PRODA (Profesionales para la Defensa Animal, psicólogos, pedagogos, educadores…) con propuestas para incorporar, mediante enmiendas, la empatía hacia los animales en el proyecto de Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE) que se encuentra en tramitación en el Congreso de los Diputados.

Puede parecer a muchos una propuesta muy peregrina, pero, más allá de lo importante que es educar en valores éticos a nuestras futuras generaciones y lo que mejoraría en un país con tanto abandono y maltrato animal como el nuestro que hiciéramos reflexionar a nuestros niños y jóvenes al respecto, no hay que olvidar que educar en la empatía hacia los animales es una eficaz estrategia de prevención del acoso escolar.

Tampoco es nada nuevo que hablemos de este tema; ya en diciembre de 2018 la mayoría de los Grupos Parlamentarios del Congreso presentaron una ‘proposición no de ley’ promovida por APDDA y PRODA en la que se reclamaba la incorporación de la empatía hacia los animales en el currículum escolar. La iniciativa, que se topó con el adelanto electoral, fue firmada por los portavoces parlamentarios de PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Ciudadanos, Esquerra Republicana y Grupo Mixto (por los partidos PDECat y Compromís).

Invocando aquel acuerdo
, en PRODA y APDDA proponen de nuevo que se incluyan en la LOMLOE principios referentes a la empatía hacia los animales

Quieren modificar 17 artículos de la LOMLOE, para que, entre los principios y fines de la educación y entre los objetivos de los distintos niveles educativos (Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Educación Permanente de Adultos), se recojan el desarrollo de la empatía hacia todos los seres sintientes y el planeta, así como la prevención y resolución pacífica de los conflictos. También proponen abordar la emergencia climática, desarrollar hábitos alimenticios beneficiosos para la salud del alumnado y del planeta o regular el papel del terapeuta ocupacional escolar, entre otras cuestiones.

Así lo argumentan:

Múltiples estudios científicos han demostrado la estrecha relación que existe entre la violencia que se ejerce contra los animales y la violencia interpersonal. Pero también existen experiencias que han demostrado el mismo vínculo en un sentido contrario, una educación en empatía hacia los animales puede promover una cultura de paz entre los humanos.

Cada vez se hace más evidente que los planes de intervención y prevención ante la violencia de género, violencia doméstica, abusos infantiles, maltrato a personas mayores, etc., son abordados por distintos profesionales que se beneficiarían de un currículo escolar mejorado. Introduciendo la protección de los animales en el currículum escolar, se contribuye a que los estudiantes adquieran habilidades sociales como empatía, comprensión, expresión de la afectividad y control de la agresividad, aprendan resolución de conflictos sin violencia, autocontrol de la impulsividad y alternativas a la agresividad. Educando en sensibilidad y empatía hacia los animales, se logra que estas cualidades, a través del principio de transferencia, se transmitan a los compañeros y, por tanto, que se reduzcan o desaparezcan estos problemas de agresividad y agitación en el centro educativo.



Sahira está sana como una preciosa pera de ojos azules y es muy cariñosa.
Es apenas una cachorra de unos seis meses que necesita un hogar antes de ser adulta del todo, porque sus probabilidades de encontrar casa se reducirán notablemente cuando eso suceda.

Se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Los gatos también pueden tener ansiedad por separación, la mejor prueba de que establecen vínculos profundos con sus humanos

La doctora Ángela González Martínez es especialista en Medicina del comportamiento por el European College of Animal Welfare y Behavior Medicine, máster en Etología Clínica y Bienestar Animal por la Universidad de Zaragoza y responsable del Servicio de Etología del Hospital Veterinario Universitario Rof Codina en Lugo. Este jueves publicamos una muy recomendable entrevista con ella sobre la ansiedad por separación en la que los perros fueron protagonistas, pero los gatos asomaron.

P. ¿Es posible que los gatos también sufran ansiedad por separación?
R. Es menos frecuente pero sí es posible y las manifestaciones son similares, muchas veces lo más habitual es que orinen o defequen fuera de la bandeja. Y el abordaje también es similar. Aunque mucha gente tiene la teoría de que no se les puede enseñar, aprenden millones de cosas y crean además vínculos muy profundos con sus propietarios. Se incide un poco más en lo que es el enriquecimiento ambiental: que tiene acceso a un espacio tridimensional al que subir y bajar, un espacio seguro en el que esconderse, que tenga los recursos separados – el arenero del comedero y bebedero y de la zona de descanso y juego-. También se trata mucho con feromonas y hay que darles oportunidades de ‘caza’ con la comida.

Es decir, que sí que existe. Y que sea así es la mejor prueba (no deseable) de lo profundos vínculos que estos animales son capaces de establecer, no solo con seres humanos, también con sus congéneres y con otros animales.

Pese a la evidencia, muchos se empeñan en seguir creyendo y afirmando que los gatos que son egoístas, traicioneros e interesados, que van a lo suyo y nada les preocupa teniendo alimento y techo. Es una imagen tan arraigada que, por equivocada que sea, va a costar mucho erradicarla. Ojalá estas pocas letras pongan una piedra en el camino de lograrlo.

Por último, si sospecháis que vuestro gato puede padecer este tipo de ansiedad cuando no estáis en casa acompañándole, no dudéis en contactar con un veterinario etólogo; vuestro veterinario de cabecera debería poder ayudaros a dar con uno de estos especialistas. Ellos son los profesionales cualificados para ayudarle y que deje de pasarlo mal. También ante cualquier otro problema de comportamiento.

Blackie estaba en la calle con una gran infección de ojos, pero ya está recuperada y buscando una familia. “Blackie es algo tímida al principio, pero pronto toma confianzas; es una gatita juguetona y cariñosa a la que le gusta mucho dormir en tu regazo. Una bolita de pelo dulce y ronroneadora”.

Está en Madrid. Se hará seguimiento y contrato de adopción.

Contacto: aldakaleundome@gmail.com

¿Vas a tener un gato por vez primera? Estos son los seis consejos más importantes

Primavera, la época en la que nacen más gatitos. Las protectoras y asociaciones de animales no paran de mostrar a los recién hallados que necesitan buenos hogares, por lo que también es una época en la que muchas personas ponen por primera vez uno de estos animales en su vida. Pensando en ellos van estos seis consejos.

Un gato no es un perro y nunca lo será. No tengas un gato si lo que en realidad deseas es un perro, pero lo que pasa es que consideras que no tienes espacio y tiempo para atenderlo. Ten un gato porque deseas un gato, porque te has informado bien sobre sus necesidades y comportamiento y vas a comprometerte con él durante toda su vida, que puede superar los quince años.

El gato tiene siempre la razón, como suele repetir Laura Trillo, amiga y experta en estos animales. Son individuos con su personalidad y gustos. Respeta su descanso; juega con él cuando esté juguetón y dale cariño cuando tenga ganas sin forzarle si no está por la labor. Hay gatos que piden caricias con frecuencia y largo rato y otros que con muy pocas ocasiones breves tienen de sobra. Acéptalo. Como me decía la veterinaria etóloga Gemma López Aguado hace poco en una entrevista: “Hay gatos que necesitan mucha socialización y gatos que no. Todos tienen un umbral que hay que respetar, aunque para las personas sea complicado entender que tal vez tu gato es social contigo solo 30 segundos”.

No juegues con él usando las manos. No fomentes que cace y aceche partes de tu cuerpo. Existen multitud de posibles juguetes con los que divertirse junto a él. Y más allá de los que hay en las tiendas, siempre es posible fabricarlos a partir de objetos que íbamos a desechar. Da rienda suelta a tu imaginación. De hecho, déjale rienda suelta a tu gato. Para ellos todo lo que les rodea es susceptible de ser disfrutado. Y el confinamiento da nuevas oportunidades para divertirnos juntos.

El vínculo con un gato no es inquebrantable. Educa en positivo.Si tu gato te asocia a una experiencia negativa puede pasar que no entienda que estabas de broma, que tenías un mal día o perdiste los nervios. Trátale con honestidad y paciencia, siempre con cariño y respeto. No valen los golpes, los gritos o los lanzamientos. Si entra en modo poltergeist y los adornos de tu casa corren peligro, prueba a sacar esa caña de juegos de manufactura casera para reconducir su energía de la manera apropiada. Si no quieres que arañe el sofá es preferible ofrecerle un rascador que le guste más que castigarle de cualquier forma. Pero asume que tal vez el sofá siga siendo su rascador favorito.

Es más importante un ser vivo que un objeto. Suelo decir a las personas que desean un gato que imaginen el mueble más preciado de su casa destrozado. ¿Están dispuestos a seguir queriendo un gato en su vida? Hay que asumir que un animal en casa puede romper cosas, estropear otras, hacer que tengamos que afrontar alguna redecoración poco de nuestro agrado.

Es mejor tener dos gatos bien avenidos que no uno solo. He repetido tantas veces esta recomendación que he perdido ya la cuenta. Dos hermanos de camada jugarán juntos, se harán compañía en nuestra ausencia, se entenderán entre ellos como solo dos gatos pueden hacerlo, disfrutaremos viendo su relación, y entre cuidar un gato o cuidar dos si tenemos todo lo anterior claro tampoco hay tanta diferencia.



El gatito negro de las imágenes se llama Zarpitas
y está en adopción en Madrid. Apareció hace una semana en la calle en muy mal estado junto a su hermano, que no pudo sobrevivir, pero él está cada día más fuerte y busca una familia.

Contacto: aldakaleundome@gmail.com

Para aquellos que deseen la parejita, como os recomendaba. Aquí os dejo media docena de preciosidades que también buscan casa.

Ver esta publicación en Instagram

Y… ¿Cuándo se reparte aquí lo rico? 😂😂 #MiniMadridfelineros para alegrarnos el domingo con la ilusión de que ya #esundiamenos y que #sípodemos ❤️❤️. #MadridfelinerosLlenosDe❤️ #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida #adoptar #acoger #gatosnecesitadosdehogar #madridfelinerosconlatripallena

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el

Y no puedo dejar de recomendar que, aunque estemos en época de cosechar cachorros, deis una oportunidad a los adultos.

Ver esta publicación en Instagram

Nebaba nos saluda hoy lunes y os deja un mensaje. ¡ADOPTA UN GATO Adulto! 1. Es lo que ves Cuando adoptas un gato adulto, sabes con qué te vas a encontrar. Es verdad, los gatitos son graciosisimos, pero nunca sabes como resultarán ser en el futuro. Así que toma la opción más segura e inteligente. Elige aquel gato mayor de cara dulce. 2. Los gatos que han tenido varias casas, son buenos gatos. Los gatos de segunda mano no son como los coches usados. No están en un refugio porque tienen algún fallo, o porque están gastados. Posiblemente están allí porque su anterior dueño murió, o fue ingresado en una residencia, o se tuvo que mudar a un piso que no permitía gatos. Algunos gatos se pierden y acaban en un refugio. Y muchos son llevados a la perrera municipal cuando un miembro de la familia desarrolla una alergia, o una aversión al gato. Entonces ¿dónde está el fallo?, ¿con el gato o con el anterior dueño?. Ninguno las circustascias por las que cambian de casas las crea un humano no es culpa del gato. 3. Los gatos adultos no son tan “destrozones”. Los gatitos son como los niños pequeños. Bien porque les están saliendo los dientes, bien porque están explorando el mundo, los gatitos pueden ser unas bolitas de pelusa muy activas. Los gatos adultos normalmente son tranquilos, con sus momentos de juego y carreras, pero su caracter es mas apacible. 4. No hace falta enseñar a un gato mayor nada nuevo. De hecho, no hace falta enseñar a un gatito nada nuevo tampoco, porque la verdad es que ni los gatos ni los gatitos te permiten enseñarles nada. Pero los nuevos padres normalmente se sienten obligados a intentarlo. Luego, inevitablemente, acaban con sentimientos de culpabilidad o fracaso cuando su nuevo gatito pasa de ellos, salta sobre la encimera de la cocina, desenrolla el papel higiénico, y se entretiene en otros actos de caos felino. Si adoptas un gato mayor, puedes evitar todos estos trastornos emocionales. Pero la razón más importante para adoptar un gato adulto es: 5. Puede que sea su última oportunidad. Muchos gatos adultos acaban en refugios sin tener ninguna culpa. Separados de sus seres queridos, rodeados de otros gatos desconocidos, encerrados.

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el

Los gatos no solo comen y duermen, también necesitan estimulación

Mucho se está hablando estos días de la estimulación de los perros en casa, dado que ahora solo pueden dar el mínimo imprescindible de paseos. Yo también os he contado aquí lo que podemos hacer con ellos para ejercitarles, para mantenerles felices y estimulados. Hay posibilidades de juego bajo techo y en poco espacio, juegos olfativos, otros que ponen a prueba su destreza para obtener comida de diferentes maneras, se les puede reforzar un adiestramiento básico, que siempre es algo recomendable para cualquier can, pasar más tiempo de cepillado y caricias… En Etología Canina lo cuentan en profundidad.

¿Y qué pasa con los gatos? Hay una creencia muy extendida, incluso entre propietarios de estos animales, de que lo único que necesitan es comer y dormir. O, si son jóvenes y energéticos, comer, dormir y dar por saco, por ejemplo, destrozando cortinas.

Es una percepción muy injusta para con estos animales. Los gatos son inteligentes y les favorece en muchos sentidos estar activos, tener una estimulación adecuada, que puede venir del juego, no solo dejando juguetes a su alcance, sino jugando nosotros activamente con ellos. Nunca usando directamente las manos, eso es muy importante. Y es muy fácil crear juguetes caseros, reciclando lo que hay por casa.

Pero además de los juguetes, también hay otras maneras menos obvias. Por ejemplo, les viene fenomenal tener un entorno rico, que les anime a trepar, a ocupar diversas alturas, con rascadores y entretenimientos disponibles. Si además tiene un acceso seguro al exterior, mejor que mejor. Pero siempre la seguridad lo primero, por favor.

Sin olvidar, por supuesto, que son individuos con distintas necesidades. Hay gatos que requieren muy poca estimulación y otros que mucha. Igual que hay gatos que se mueven sobre todo por el suelo y otros son muy aéreos o muchos que adoran jugar, que incluso traen juguetes para que se los lancemos como si fueran un perro, y otros que pasan de jugar casi por completo. No olvidemos nunca que son individuos.  

Gemma López Aguado, veterinaria etóloga, me contaba que “hay gatos muy activos, muy sociales en los que sí debemos procurar que tengan estas necesidades cubiertas y otros que con su rascador, su arenero y sus cuatro juguetes tienen bastante. Siempre hay un baremo en cuanto a enriquecimiento del entorno en gatos. Hay gatos que lo necesitan y si no lo tienen puede generar problemas y gatos que están felices sin ello. Hay que conocer a cada gato y saber que el ideal no es el ideal para todo. De enriquecimiento ambiental en gatos hay un mundo, pero siempre es importante permitir que se suban, que se escondan…·.

Que el gato no sea ‘hijo único’ es otra opción estupenda. Entre ellos se estimulan maravillosamente. Juntos (si se trata de gatos bien avenidos claro, algo que no siempre es posible, los hay que son más felices siendo los reyes en solitario de la casa) juegan, se acicalan, exploran…

Los juegos olfativos, de buscar comida, no solo son beneficiosos para los perros, también lo son para ellos. Y hay vídeos con sonidos e imágenes que, a ratitos y evitando frustraciones, pueden también venirles bien.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¿Habéis probado a poner a vuestros #gatos vídeos pensados para estimularles? A ratitos, sin abusar, puede ser buena idea. Lo pueden disfrutar bastante.

Una publicación compartida de Melisa Tuya (@melisatuya) el

No debemos nunca creer que lo sabemos todo sobre los gatos, debemos formarnos. Y mucho menos debemos creer que son animales fáciles que se cuidan solos y a los que podemos casi ignorar. Cuidarles va mucho más allá de darles buen pienso y cambiarles la arena con frecuencia.

Luna y Estrella son dos gatas inseparables recogidas de la calle en León. Fueron abandonadas junto a toda su familia. El resto ya fueron adoptados y quedan ellas por encontrar un hogar. Son jóvenes, tienen unos dos o tres años de edad, están esterilizadas y son positivas a inmuno y leucemia felina. Necesitan un hogar, preferiblemente en el entorno de León o Madrid, en el que no haya otros gatos, al que ir juntas con urgencia, porque en junio se acaba su acogida.

Contacto: 695370455 o ayudaaanimales2@gmail.com

Cómo facilitar la adaptación de un gato recién adoptado a su nuevo hogar

Desde hace cinco días tenemos en casa a un precioso gato adolescente que, pese a ser precioso y muy bueno, no encontró hogar antes por estar un poco enfermo. Cuando los gatos tienen ya un tamaño adulto, aunque sean aún cachorros de unos seis o siete meses, sus posibilidades de ser adoptados descienden dramáticamente.

Se llama Yukine, inspirado en el término nipón nieve porque en la asociación en la que le habían recogido le bautizaron como Jon Nieve y mi hija quería para él un nombre de personaje de una serie o de mangas japoneses, igual que sus hermanos Yotsuba y Hinata.

Aún se está adaptando a todos nosotros. Con Yotsuba no hay problema, no juegan pero se toleran bien.

Hinata, que es también macho y de su misma edad, le bufa, pero no ha tenido ni un mal gesto hacia él. Yukine no le replica. Se nota que está acostumbrado a estar con más gatos. Es en verdad un gato muy especial, como me insistía la persona que le tuvo en acogida (ya sabéis que ser hogar de acogida salva vidas).

Aunque se deja coger y curar el ojito por los humanos de esta casa y llegado a dormir en la cama con mi hija, aún no nos tiene confianza y le gusta estar en sus rincones que le dan seguridad, de los que sale para comer y beber, usar su arena, cotillear un poquito su entorno o Yotsuba y Hinata cuando les permito entrar en el cuarto.

Es un gato tímido al que le va a costar un tiempo acostumbrarse a su nuevo hogar, a su nutrida familia compuesta por dos adultos, dos niños, dos gatos y una perra. Por eso aún está confinado en una habitación, para que entienda a su ritmo que le queremos mucho y bien y que le dedicaremos toda la paciencia y tiempo que necesite.

Ayer estuve leyendo bastantes artículos de asociaciones protectoras y expertos en comportamiento felino en internet, que apuntaba a obrar con los gatos tímidos del modo que lo estamos haciendo.

Textos en los que animaban a los adoptantes a ser pacientes y aprender a gestionar sus expectativas. La mayoría desea adoptar un gato que desde el primer momento encaje como un guante en su nuevo hogar y busque sus mimos. La realidad es que, por buen carácter que tenga un animal, por sociable que haya sido el primer encuentro en la protectora o el hogar de acogida, la adaptación a otro entorno puede suponer un periodo de adaptación que puede durar hasta varias semanas.

Sobre todo es así en gatos tímidos, como es Yukine. Pero la espera y la paciencia siempre merecen la pena.

¿Cómo debemos facilitar la adaptación de un gato recién adoptado a su nuevo hogar? Estas son algunas pautas en las que todos los expertos coinciden y que nosotros estamos llevando a cabo.

Hay que ofrecerle una habitación que pueda considerar su refugio y en la que esté seguro, no dejarle de entrada suelto por toda la casa. Y dentro de esa habitación conviene que pueda tener un rincón de seguridad, una pequeña guarida en la que sentirse protegido. Puede ser que descarte la que nosotros le ofrezcamos y decida elegir la suya propia. Hay que respetar en cualquier caso que cuando se refugia así, no hay que molestarle ni forzarle a salir. Si hay otros animales en la casa, esa permanencia en la habitación permitirá que el olor llegue de unos a otros, que la adaptación también se vaya consolidando en ese sentido.

Tampoco hay que forzar el contacto.
Si no desea ser acariciado o cogido, hay que respetarlo. Conviene esperar a que sea el gato el que voluntariamente se acerque a nosotros. De esos hacerle entender que no somos ninguna amenaza sino todo lo contrario: fuente de seguridad, cariño y alimento. Las prisas suelen conducir a hacer las cosas regular. Querer forzarle puede acabar haciendo que todo el proceso se retrase.

Es buena idea pasar tiempo en su compañía, aunque no haya contacto. Estar tranquilos en esa habitación en la que se encuentra, por ejemplo leyendo. Sobra decir que los gritos o organizar fiestas en ese cuarto está descartado.

Es muy importante asegurarnos de que se alimenta y bebe. Debemos poner el alimento lejos de la arena. A muchos gatos también les gusta tener el agua alejada de la comida. Sobra decir que el alimento siempre debe ser de calidad y que es buena idea introducir suculento alimento húmedo. A los gatos también se les conquista por el estómago. Si pasan dos o tres días sin que haya comido, es importante consultar al veterinario o a un etólogo experto. También si no usa su arena.

Cuando ya esté más confiado en su habitación es cuando podemos empezar a enseñarle el resto de la casa. Puede ser conveniente hacerlo ampliando las estancias a las que puede acceder poco a poco. Y siempre dejando que explore por su propio pie, no trasladándolo nosotros.

Lo más importante es estar muy atentos a lo que el gato no está diciendo con su manera de obrar y su lenguaje corporal. Adaptarnos nosotros a él, a su ritmo. Normalmente un gato tímido puede tardar entre una y dos semanas en comenzar a coger confianza, pero puede pasar más tiempo. Depende del animal. No olvidemos nunca que cada gato es un individuo, con sus gustos, su personalidad propia.

Por eso precisamente toda vida es valiosa y merece ser respetada.

Peluson, Mía, Renata y Gatuno son cuatro hermanos (dos machos y dos hembras), cariñosos y sociables que buscan hogar en Madrid Felina. Ahora que ya pasó Halloween y el peligro de la gente que busca gatos negros para hacer maldades, comienza su difusión para forzar su buena suerte.

Contacto:
adopciones@madridfelina.com

Estados Unidos aprueba una ley federal que protege a los animales, lo mismo que España necesita

Se llama PACT Act (Preventing Animal Cruelty and Torture Act), y acaba de ser aprobada por unanimidad por la Cámara de Representantes de EE UU, una de las dos cámaras, junto con el Senado, que conforman el Congreso de ese país.


Se trata de una ley federal que legisla el maltrato animal y que prohíbe aplastar, quemar, ahogar, sofocar, empalar o ejercer cualquier otro tipo de violencia intencionada que “cause lesiones corporales graves” a los animales. Y las penas van desde simples multas hasta siete años de prisión.

No hay controversia en la aplicación de esta ley. Por eso la unanimidad en su aprobación y por eso la confianza de distintas asociaciones en defensa de los animales en que el Senado la ratifique. La población en general está en contra de causar sufrimiento a los animales. Allí no hay supuestas tradiciones que dividan y polemicen y hagan que estos necesarios avances se retrasen.

No es una ley perfecta, ninguna lo es. Pero es un gran avance y así se está celebrando en ese país. Su principal virtud es que permitirá perseguir todos esos delitos en los distintos estados, sin problemas de jurisdicciones y de diferencias en las legislaciones de los distintos estados.

Eso necesitamos en España, eso llevamos clamando muchos desde hace muchos años. Aquí hay legislaciones autonómicas, incluso municipales, y ninguna ley nacional, lo que redunda en el desamparo de los animales y la impotencia de aquellos que quieren luchar contra su maltrato.

Necesitamos una ley nacional de protección animal, una legislación que unifique y dé seguridad respecto a lo que es denunciable y perseguible y las penas a aplicar.

Debería llegar. Al igual que en los programas electorales de cara a las pasadas e infructuosas elecciones de primavera, de cara al próximo 10 de noviembre PSOE, Podemos y Ciudadanos han prometido impulsar una ley nacional de protección/bienestar animal. Más País no estaba, pero es lógico que lo incluyan.

Debería llegar, pero que nadie espere que se toque a la tauromaquia. Los primeros avances en protección animal, no nos engañemos, llegarán de la mano de los animales de compañía. Los perros y los gatos son los embajadores de todos los demás, los que abrirán camino al resto. No es la primera vez que lo afirmo y lo mantengo.

De momento habrá que alegrarse por el avance en proceso de ser alcanzado en Estados Unidos y esperar que ese país también sea embajador, sirva de ejemplo para el resto.


Aretha fue abandonada y rescatada hace seis meses en un severo estado de desnutrición y preñada. Acaba de cumplir el año y medio.

Con los humanos es un amor de gata, se deshace en mimos y ronroneos, super tranquila y cariñosa, siempre pidiendo amor. Es una gata a la que le cuesta adaptarse en casas donde convive con más animales, está asustada y no sale de debajo de la cama. ES urgente encontrar para ella una casa de acogida (por Murcia o alrededores) o adopción (en cualquier parte de España) que no tenga más animales, o que sólo tenga un gato o un perro.

Se entrega con chip, vacunas, cartilla, desparasitada y castrada.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com

Este sábado tendrá lugar en Madrid la segunda feria por la sensibilidad animal

Este sábado en Madrid, que hará un tiempo muy agradable, la asociación protectora ASA (Asociación por la Sensibilidad Animal) celebra su segunda feria solidaria.

Una jornada estupenda para acercarnos en familia, disfrutar y también echar una mano a los animales sin hogar. Mucho mejor que ir al zoo con los niños.

Tendrá lugar en el parque Liana de Móstoles desde de 10 de la mañana hasta las 21 de la noche. Además de ASA, la entidad organizadora, se han sumado otras cincuenta protectoras.

¿Qué veremos allí? Pues animales, por supuesto, que incluso desfilarán para que los conozcamos mejor y tal vez encuentren un hogar. También rifas, magia y distintas actividades infantiles.

Más en concreto, a las doce actuará el Mago Torpedete; a las 17 los peques podrán disfrutar de El Duende de los Títeres; a las 18 toca la Fanvención; y el broche final la actuación del grupo musical Corner 11 a las 19.30.

Os animo a ir para conocer y ayudar a animales como los que acompañan este texto, dos perros de las denominadas razas potencialmente peligrosas, para cuya adopción es preciso tener una licencia específica, y dos gatos adultos. Todos ellos rescatados de una perrera. Los animales que más difícil tienen encontrar su segunda oportunidad.

Contacto para adoptar: asa.sensibilidadanimal@gmail.com

Kurt es un macho de dos años, “entró de cachorro en la perrera, le llevaron a una residencia y cuando querían devolverlo ASA le adoptó. Es un perro diez, sociable con perros, niños y adultos.

Zoe es una hembra de dos años. “Es una perra maravillosa, sociable con perros, niños y adultos”.

Arya también tiene unos dos añitos. “La sacamos de la perrera y al principio era muy desconfiada y poco sociable. Poco a poco va cogiendo confianza”.

Diana tiene tres años, y “es muy mimosa y sociable con personas y gatos bebés, menos con perros y gatos pero con el tiempo se va acostumbrando”.

¿Sabías que los gatos tricolor y carey casi siempre son hembras?


Me ha pasado bastantes veces. Estoy con alguien que no se ha adentrado en profundidad en el universo de los gatos domésticos y se nos cruza o acerca una preciosa gata tricolor o carey y señalo a mi acompañante: “mira qué gata más bonita”. Entonces la otra persona me comenta: “¿cómo sabes que es una gata?”.

No, no es que tenga rayos x en los ojos. Es que el pelaje tricolor y carey es propio de las hembras. También lo es la menos frecuente combinación de azul y crema. Ya no me sorprende que les sorprenda. Solo unos pocos machos, realmente muy pocos, nacen con estos colores y son además estériles.

Una de las muchas curiosidades que rodean a estos animales, habituales compañeros en nuestros hogares.

¿Por qué es así? ¿Por qué hay colores exclusivos de la gatas? Pues porque el manto está sujeto a condicionantes genéticos alojados en los cromosomas X e Y. Lo explican muy bien en la web de Royal Canin:

En los mamíferos, los machos tienen un cromosoma sexual X y otro Y (XY); en cambio, las hembras tienen dos cromosomas X (XX).

Por otra parte, existen dos grupos de pigmentos presentes en el manto de los gatos, las eumelaninas, las responsables de los pigmentos de color negro, y las feomelaninas, que proporcionan los pigmentos de color rojo o anaranjado), cuya acción está determinada por un gen simple que se aloja en el cromosoma sexual X.

Según esta teoría, los machos solo pueden tener un gen que determine el tipo de pigmento que se fija en el pelo, por lo que solo pueden mostrar uno de estos colores, el negro o el rojo. En cambio, las hembras pueden tener los dos genes a la vez, uno en cada cromosoma X, razón que permite que muestren una combinación jaspeada del rojo con el negro.

¿Y esos pocos machos que sí podían tener esa combinación de colores? Pues en realidad sus cromosomas son XXY. Al tener dos X pueden aparecer esas combinaciones de pelajes.

Gatas tricolores como Penny, la gata cuyas fotos acompañan este texto y que fue encontrada abandonada en una calle de Murcia hace cuatro meses. Una gatita muy muy tranquila y mimosa que busca un buen hogar en cualquier rincón de España. El contacto para adoptarla es: adopcionesbastet@gmail.com

Gatas de color carey como Cloe (adopción desde este formulario), una cachorrita asturiana que pronto crecerá y sus papeletas para ese una familia se fije en ella se reducirán notablemente.

Además, el color carey hace que se adopten menos. Incomprensiblemente a mucha gente esa mezcla de tonalidades que recuerda a las conchas de las tortugas les resulta poco atractiva y dificultan que tengan un buen futuro.