Entradas etiquetadas como ‘madrid’

Casi medio millón de firmas piden penas más duras para los culpables de maltrato animal

Estos días ha sido noticia que el cazador que maltrató hasta la muerte a un zorro (es probable que recordéis el vídeo) se ha ido de rositas porque no se trataba de un animal doméstico. Como bien dijo mi compañera Charo Rueda en una columna, cualquiera diría que los animales salvajes no sienten ni padecen.

Me temo que el magistrado no hizo más que aplicar la ley. Es la legislación la que hay que adecuar a tiempos modernos con una mayor y mejor sensibilidad hacia los animales.

Que eso cambie, que el maltrato a esos animales no quede impune, es una de las propuesta a cambiar en una petición que hay en Change y que ya alcanza casi el medio millón de firmas: “Es necesario incluir los animales salvajes en el tipo delictivo de maltrato animal, por que maltratar a un ser vivo con capacidad de sufrir y sentir dolor físico y emocional no tiene excepciones, no puede ni debe tenerlas”.

No es lo único que pide. También solicita que se eleven las penas de prisión e inhabilitación (actualmente van solo de tres meses a cuatro años), que se excluya el término “injustificadamente”, que se incluya el abuso sexual a los animales como delito, que haya una privación definitiva de la propiedad del animal que ha sido maltratado (como bien dicen, es inconcebible que el animal maltratado vuelva con su propietario) y que se cree un registro nacional de maltratadores.

Sobre esa idea de crear registro en el que consten antecedentes y condenados por maltrato animal, para evitar que puedan tener animales a su cargo y dedicarse a profesiones que tengan que ver con los mismos, ya volveremos más despacio más adelante.

Para ello habría que tramitar un proyecto de ley que modificase el artículo 337 del Código Penal. Sería un primer paso, al que tendría que seguir el cumplimiento con celo de lo que implicaría ese nuevo escenario.

Os animo a leer la petición, que incluye mucho más información, y a firmarla si estáis de acuerdo con lo que solicita.

Me cuentan que Caramelo hace honor a su nombre, que es dulce y cariñoso. También es joven. Ni siquiera tiene aún dos años, se lleva bien con otros perros y niños.

Lo abandonaron cuando aún era un cachorro y ha pasado por varias casas de acogida, adaptándose perfectamente a los cambios. Pero necesita ya la estabilidad de un hogar definitivo.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Gala es una perrita faldera, ideal para hacer una compañía tranquila y cariñosa

Gala es joven, tiene apenas unos dos años. Y es de tamaño pequeño, pesa unos seis kilos.

Apareció vagando por una carretera y tuvo la suerte de dar con una buena persona que la acogió. Me explican que no tenía chip, asi que es imposible saber si se perdió o la abandonaron. Pero si se perdió nadie la reclamó pese a los carteles que pusieron.

Por eso ahora Gala busca un hogar. Lo merece. Es una perrita tranquila y muy cariñosa. Ojalá lo encuentre.

Os dejo con la carta que ha escrito Marga, la persona que la tiene en acogida:

Nos pasamos la vida buscando la perfección: La pareja perfecta, el trabajo perfecto, la casa perfecta, etc.

¿Por qué entonces no buscar la familia perfecta para una perrita rescatada? ¿Es que no ha sufrido ya bastante?

Gala fue encontrada en una carretera nacional entre dos pueblos. Vagaba sin ningún rumbo. Cuando la persona que la rescató fue a cogerla ella se dejó y se acurrucó entre sus brazos.

Dejadme que os cuente más de ella. Actualmente Gala vive en una casa de acogida con otras tres perritas. Se lleva muy bien con ellas pero quiere ser única: quiere todas las caricias, todos los besos y todos los abrazos. Ha tenido tantas carencias de afecto que al final sólo quiere cariño

Gala es una perrita de unos seis kilos. Como no sabía su nombre la he llamado así, ¿os gusta? ¡Como la musa de Dalí! Es sociable con perros, niños y gatos. No tira de la correa en los paseos, de hecho, en el parque siempre va suelta y no se separa de mí.

Gala es tan cariñosa que te sigue a todos lados, a la cocina, al baño, al dormitorio. Ella solo quiere estar a tu lado y que le des una caricia.

Le encanta tumbarse en el sofá cuando ves la tele. En la cama siempre duerme a tu lado pegada.

Podríamos decir que es una perrita faldera o “pantalonera”, por lo de que siempre está entre tus faldas o pantalones.

Como Gala quiere mucho cariño sería ideal que la familia que la adoptase no tenga ni perros ni gatos en casa. Gala es ideal para una/s persona/s jubilada/s, pues les daría todo el amor y cariño que ella irradia y necesita, y a su vez se convertirían en uña y carne.

Gala se entrega con chip, vacunas al día y contrato de adopción. Está en Madrid.

Contactoperrigatossinfronteras@gmail.com t: 670959688
a

¿Por qué este gato hermoso, joven y cariñoso necesita toda la ayuda posible para encontrar un hogar?

Es un gato bonito a rabiar, una belleza. Es muy joven, poco más que un cachorro; apenas tiene unos siete meses. Y es cariñoso, sociable con otros gatos. Es un gato perfecto buscando hogar.

Pero lo va a tener muy difícil para encontrar una buena familia. ¿Por qué? Pues porque tiene leucemia felina.

Va camino de cuatro años que os contaba aquí mismo que los gatos positivos (en leucemia y/o inmunodeficiencia felina) tienen derecho a una vida digna, pero no suele ser así. Son sacrificados con frecuencia solo por ser positivos, por tener una enfermedad. Incluso aunque esa enfermedad no se haya manifestado, como en el caso del gato que hoy nos ocupa, y aún puedan tener muchos años por delante de felicidad y calidad de vida.

Lo que necesitan no es una muerte digna, sino una vida digna. Como cualquiera. La muerte ya llegará cuando toque, no hay necesidad de adelantar acontecimientos. Como dijo el recientemente fallecido y muy llorado Terry Pratchett, la muerte es condenadamente buena haciendo su trabajo.

Tal vez ese fue el motivo por el que lo abandonaron en la calle, en un municipio del sur de Madrid. Imposible saberlo. Tuvo suerte de ser rescatado por una buena persona, amante de los animales, pero que tiene otros gatos y no puede quedárselo. Una de esas personas que no mira a otro lado cuando un ser necesitado se cruza en su camino y que se complica la vida con tal de ayudarle. Hay que agradecérselo. No abunda la gente así.

Este hermoso animal necesita una familia, una en la que no haya otros gatos o en la que los que haya también tengan leucemia. sus dueños tendrán que estar muy pendientes de él por si empieza a manifestarse algún síntoma (algo que puede comenzar desde en unos meses hasta en tres o cuatro años), llevándolo en cualquier caso a una revisión veterinaria semestral. Pero hay mucho que se puede hacer por ellos. En la web Soypositivo tenéis mucha más información sobre la leucemia felina, incluyendo un apartado de preguntas frecuentes.

Tal vez querer un hogar para él sea mucho pedir. Por desgracia abundan los gatos sanos sin hogar, la gente no quiere complicaciones ya de entrada. Estamos pidiendo que se fije en él alguien muy especial, muy generoso, un milagro de Navidad tardío. Pero no vamos por ello a dejar de intentarlo. Os pido que ayudéis a difundir su caso, a ver si entre todos logramos forzar su buena suerte.

El contacto para adoptarlo, acogerlo o simplemente obtener más información sobre él es: Marián, 648 472 713

“Los perros son resiliencia concentrada”

Hoy cedo la palabra a Irene, de la asociación madrileña Perrigatos sin fronteras. Trae una historia demasiado habitual, la del perro que fue instrumento de caza hasta que resultó abandonado por dejar de ser útil.

Y también traigo una reivindicación, la de dar una segunda oportunidad a estos veteranos que tanto bueno esconden, que tanto nos pueden aportar si les damos la oportunidad.

Mientras parece que se puede explotar, maltratar y abandonar con tanta impunidad. Mientras “legalmente” no podamos hacer nada o hacer muy poco para combatirlo, aquí seguiremos intentando buscar segundas oportunidades a estos que han sido víctimas. Aquí estaremos rescatando a los que podamos. Dando nuestro grano de arena para conseguir más finales felices.

Hace dos semanas más o menos acudimos al rescate de un galgo, como muchos que hay, víctima de la caza. Al que han utilizado toda la vida como una herramienta y luego lo desechan porque “ya no sirve”.

Por eso en este vídeo recogemos una cita de Schopenhauer, “A los animales no les debemos compasión sino justicia”.

Pero no es de Ares (así hemos llamado al galgo) de quien vengo hablarte. Felizmente parece que tenemos un posible adoptante. Hoy quiero hablarte de Poppy, otra víctima de la caza.

La historia se repite una y otra vez. Todas son muy parecidas lamentablemente.
Usada como herramienta para cazar, con mínimos cuidados o ninguno, porque se aprecian bultos en su cuerpo. Le tienen que haber dado una vida de mierda y ahora que ya “no vale” la abandonan como quien tira unos zapatos rotos a la basura.

Y para hablar de Poppy Irene le cede el paso a una de las colaboradoras de su asociación, que hace tres años adoptó a una abuelita de trece años y hace poco sumó a la familia a un podenco de nueve.

A pesar que en sus 10 años de vida no ha conocido otra cosa que el trabajo para el que se la utilizaba, Poppy es sociable con los demás perros, es tranquila, no es asustadiza.

Después de adoptar a varios perros entre mayores y muy mayores sólo puedo decir que aunque de entrada la edad parezca un handicap, conocer de antemano su comportamiento/carácter compensa en buena medida ese tiempo ‘perdido’.

¿Cuántos cachorros terminan regalados o abandonados porque no cumplen las expectativas de quienes los compraron? “Demasiado movido”. “Demasiado grande, nos dijeron que crecería menos”. “Demasiado…”

Mi podenco adoptado con nueve años (ocho de ellos en una perrera) deja asombrado a quien lo conoce. ¿Puede un perro que ha pasado tanto tiempo viviendo otra vida ser tan equilibrado, tan resilente? PUEDE, sin duda.

Basta con que deje de ser invisible y pueda mostrar todo ese potencial en el que nadie antes había reparado.

“Qué suerte has tenido” me dicen una vez tras otra. Es cierto. Mi perro es un tesoro. Una fortuna que durante nueve años sólo ha sido un perro más en una perrera. “Demasiado mayor” como para que alguien se fijase en él.

Poppy es también uno de esos tesoros todavía por descubrir. Que su pasado no os condicione. A ellos no les condiciona cuando emprenden una nueva vida. Los perros son resiliencia concentrada, no importa el tamaño. A cambio solo de un poco de paciencia humana.

Poppy necesita una familia con un plus (tal vez) de paciencia, al principio. Porque no está esterilizada aún. Porque tiene una serie de bultos por su pequeño cuerpo de los que se desconoce su naturaleza y en caso de necesitar cirugía, una perrera no es el mejor lugar en el que poder recuperarse. Sin embargo en casa, en familia, son pacientes agradecidos de por vida.

Se entrega a Poppy con contrato de adopción, chip y vacunas al día.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Nana, del maltrato encubierto al olvido

Nana estuvo los primeros cuatro años de su vida viviendo en la miseria y el maltrato, un tipo de maltrato que la administración no considera como tal pero que es innnegable, porque vivir en la miseria, sola, encadenada, no es manera de existir.

Cualquiera con una mínima de compasión y humanidad, vería crueldad y maltrato, pero la ley no lo ve así. A veces se queda solo en una falta administrativa. Otras, ni eso.

Y ya ni hablar del maltratador, siempre justificándose. Creyendo que por ser el “dueño” de esa perra, puede hacer lo que quiera, usarla para lo que quiera, con echarle comida y proporcionarle un colchón viejo será suficiente, aunque tenga que estar atada todo el día a una cadena. ¡A quién le importa! ¿Qué más da? Total, es solo una perra.

Los siguiente cuatro años los ha pasado en el olvido. Esperando un hogar que no llega pese a ser una perra sociable y cariñosa, que se lleva bien con otros perros. Cuatro años dentro de ese nutrido universo de perros olvidados, que nunca consiguen un hogar al mismo tiempo que se producen cachorros que sacian deseos estéticos.

No queremos que siga invisible. Es hora que tenga su final feliz y sepa lo que es tener una familia de verdad.

Termino con un texto de una de las voluntarias que está intentando forzar la buena suerte de Nana, para que no termine sus días sin saber lo que es tener su propia familia, a la que entregar su devoción canina.

Cuando rescatas un animal del abandono o del maltrato siempre piensas que desde ese momento su vida ha cambiado. Por fin tendrá abrazos y caricias en una familia que le dé todo el cariño del mundo.

Cuando le tengo entre mis brazos suelo decirle: ¡Todo el dolor ha terminado! Incluso le prometes que vas a encontrar una familia que le quiera como se merece. Cueste lo que cueste lo vas a conseguir pues ya ha sufrido bastante y se merece su final feliz.

Los finales felices es lo que hace que siga rescatando animales del abandono. Es muy duro leer en las redes sociales y en los medios todos los casos de maltrato. Me pongo en su piel y me desgarra el alma el daño que ese peludito está sufriendo.

No quiero alejar la vista de esa realidad. Lo más fácil para mi salud mental sería olvidarlos. Pero no puedo. Y no puedo porque todo ese daño se lo estamos causando nosotros, las personas. El único pecado de los animales es confiar en el ser humano. Como raza somos capaces de alcanzar las cotas más nobles pero también descender a las profundidades más abyectas.

Muchos de los animales que recatas necesitan ser rehabilitados en casas de acogida, residencias o protectoras. La mayoría lo superan porque tienen una asombrosa capacidad de recuperación cuando tienen amor y cariño. Lo que más me sorprende es que siempre perdonan y vuelven a confiar en el ser humano… ¡quizás deberíamos de aprender más de ellos!

Cuando ya está preparado para la adopción hay que encontrar esa familia que le dé su final feliz. Para ello difundes la adopción en las redes sociales y medios. Hay veces que la adopción es muy rápida pero otras veces no lo es tanto. Hay muchos corazones que quieren adoptar pero desgraciadamente hay muchos más animales abandonados. Los meses pasan y el animal cae en el olvido. Te desesperas porque se hace invisible.

Por eso hoy queremos presentaros a NANA una invisible que se deshace por una caricia cuando te acercas a ella. Nana tiene ocho años, de los cuales los cuatro primeros vivió atada a una cadena de dos metros de longitud las 24 horas del día. Los otros cuatro lleva viviendo en una perrera con la esperanza que una familia se fije en ella, de tener su final feliz. ¿Se lo darás tú?.

Se entrega con chip, vacunas al día y contrato de adopción.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Se buscan personas a las que les gusten los gatos negros

Vestidos de medianoche, tan oscuros como hermosos. Todas las miradas felinas fascinan, pero la de los gatos negros brilla con una luz especial.

Los gatos de las brujas, los que encierran más misterio, más literatura. Pequeñas panteras a las que la superstición más estulta despacha como vehículos de la mala suerte.

Tal vez por eso, imposible saberlo a ciencia cierta, suelen tenerlo más difícil para ser adoptados. Injusto y absurdo.

Puede que también por ese motivo hay que tener especial cuidado con los adoptantes a los que se les entrega, porque, aunque pueda sorprender en pleno siglo XIX y en un país civilizado, se le emplea en rituales de santería y magia negra.

Por suerte también hay gente que entiende su belleza umbría y lo único que desea es compartir su vida con uno de estos felinos nacidos para camuflarse en la penumbra; disfrutar con su inherente elegancia y responsabilizarse para siempre de su bienestar.

Buscamos a una de esas personas, porque Peque (para mí Jiji, como el compañero de la brujita de Ghibli) la necesita.

via GIPHY

Este pequeño, que tiene ahora dos meses, apareció abandonado en la calle con los ojitos en muy mal estado. Se está recuperando rápidamente y necesita un buen hogar. Es muy cariñoso y también juguetón, como buen cachorro.

Está en Madrid. Se hará seguimiento.

Contacto: hola@mariajoserodriguezescritora.com

Qué hacer cuando no queda más remedio que buscar otro hogar para tu perro o tu gato

A veces no queda más remedio. Hay ocasiones en las que un animal que formaba parte de la familia no puede seguir perteneciendo a ella. Aunque pensándolo bien, dicho así no es del todo exacto. Por mucho que pase a vivir en otro hogar y depender de otras personas, siempre será parte de esa familia que nunca lo olvidará.

Hay pocos motivos que realmente justifiquen estas situaciones. Lo más habitual es que a perreras y protectoras llegue gente que habla de alergias insostenibles que no lo son o no lo son tanto, que disfrazan o mienten la verdadera causa para deshacerse de un ser vivo cuya responsabilidad para toda la vida asumieron, probablemente sin recapacitar demasiado. Abandonos camuflados con excusas de todo tipo. Injustificables.

Pero hay veces en las que sí es cierto que no puedes seguir teniendo a ese animal contigo, que motivos de salud o personales serios lo impiden. Y se te rompe el corazón pero tienes que decirle adiós.

Y no se puede hacer de cualquier manera. Hay que hacer un último esfuerzo por encontrar para ese miembro de nuestra familia un buen hogar, unos adoptantes que no respondan al capricho, que lo tengan en buenas condiciones, bien querido y atendido.

Unos que no busquen excusas para maquillar el abandono cuando la cosa se tuerza mínimamente. Es lo último que podemos hacer por ellos y se lo debemos.

Los hay que se creen que no abandonaron a un animal porque se lo soltaron al primero que pasaba por allí por un cambio de horario en el trabajo, una mudanza, el cansancio por tener que cuidarlo o ver las cortinas y el sofá siempre arañados. Se equivocan, si no cuidaron su futuro también es abandono.

Conviene esterilizar al animal si no lo estaba ya, sobre todo en animales de raza, para evitar aprovechados que quieren hacer negocio criando con ellos. Hay que decir que haremos seguimiento, que querremos tener noticias del animal en un futuro.

No hay que temer hacer preguntas sobre su experiencia previa con animales, su estilo de vida, cómo lo alimentarán o será el hogar en el que viva. A las protectoras van muchos mintiendo, fingiendo ser potenciales adoptantes perfectos y escondiendo los verdaderos motivos por los que lo quieren o sus inseguridades. Hay que extremar el cuidado.

Conviene también decir a esos adoptantes que si sucede cualquier cosa que le impida seguir teniéndolo o se arrepienten, nos lo digan para que el futuro del que fue nuestro animal vuelva a estar en nuestras manos. Sí, puede ser que nos encontremos con que ‘el marrón’ de encontrarle un hogar vuelva a nosotros, pero mejor eso a que un mal adoptante lo abandone o deje que acabe en malas (peores) manos.

No es ninguna tontería elaborar un contrato de adopción entre particulares. Se pueden encontrar en Internet modelos que emplean las protectoras y adaptarlos a nuestras necesidades, dentro del sentido común.

Por supuesto hay que llevar a cabo el cambio de titularidad del animal en el chip que debería siempre tener para estar identificado acudiendo a un veterinario.

Es laborioso y complica el proceso. Pero insisto en que se lo debemos.

La belleza color bruma que acompaña este texto se llama Silver y tiene once años. Es uno de esos casos en los que está justificado que tenga que dejar su hogar por un problema de salud y su familia está esforzándose en encontrar para él un buen futuro.

Está sano y es muy cariñoso y bueno. No está testada su convivencia con otros gatos y con perros. Está en Madrid.

Contacto: 653788232 Silvia.

Un día para ayudar a los gatos positivos a leucemia e inmunodeficiencia felina mediante el arte

En mi último post os hablaba de un evento solidario con los animales y protagonizado por los juegos de mesa: la XI edición de Jugando por ellos que se celebrará el sábado 22 de septiembre en Madrid.

Pues bien, ese mismo día hay otro evento que también os quiero recomendar. Me escriben de la asociación Madrid Felina para contármelo y está centrado en ayudar a sus casi cincuenta gatos positivos. No me refiero a gatos optimistas, aunque puede que también, sino a aquellos que dieron positivo en los test por leucemia o inmunodeficiencia felina. Tal vez a ambas, dobles positivos. Gatos que tienen más difícil ser adoptados, muchas veces por desconocimiento.

Esta jornada, que se llama La casita de Candela por una gatita positiva cuya historia os dejaré al final, aúna arte y gatos.

Es imposible negar que los gatos son arte en movimiento. Muchos artistas los han tomado, por tanto, como inspiración. Artistas como Gala Chan, MaMaMon y Villa Gato que ofrecen sus obras, tanto láminas como complementos y objetos. También admitirán encargos, podéis llevar fotos de vuestro gato para que lo conviertan en un precioso recuerdo.


Habrá también recogida de pienso, cuentacuentos con el libro Adopta un amigo de Sofía Davies que se sorteará, un puesto solidario de regalos y zumos y dulces veganos. Y “todo lo recaudado irá destinado a los 47 gatitos positivos que forman parte de la familia de Madrid Felina”.

Gatos que no pierden la esperanza de encontrar un hogar, como Ari o Niebla.

Será en el local de TIENDANIMAL de la calle López de Hoyos, 100. Metro Prosperidad/Avda. América. El horario será de 11.00 a 14.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

Y termino con el texto prometido, de Amanda Romero.

Una historia de amor y una petición ❤

Candela era una gata anciana que había pasado su vida en la calle hasta que, ironías del destino, el derribo del lugar donde se encontraba le salvó la vida.

Fue rescatada por Madrid Felina y dado que aquel derribo supuso un rescate masivo de animales que saturó la capacidad de varias protectoras de la ciudad, me ofrecí para acoger durante 15 días a alguno de ellos mientras los reubicaban.

Hay una gata viejita para la que no tenemos a nadie, es muy buena pero tiene la boca fatal y está delicada”- me dijeron desde Madrid Felina.

“Pues me llevo a esa, mañana voy a recogerla.”

Ya en la clínica, el veterinario salió con ella en brazos y la dejó sobre la mesa. Aquel saco de huesos apestoso me miró a los ojos, frotó su cabecita contra mi pecho y supe que iba a quererla toda la vida.

Candela tenía el pelo de las patas delanteras hecho una costra por intentar limpiarse las babas llenas de pus que le salían de la boca.

Candela pesaba menos de 2 kilos, acariciarla era deporte de riesgo porque pinchaba con cada costilla y cada vértebra, estaba llena de caspa por la desnutrición y de rastas por no poder acicalarse.

Candela era positiva a inmunodeficiencia, tenía un tumor en la garganta y las analíticas hablaban de un Insuficiencia Renal Crónica bastante avanzada.

En resumen, Candela estaba hecha un cuadro flamenco.

Sixto y yo nos miramos: “a esta gata le quedan dos telediarios”, dijimos. Y ella se tiró sobre la mesa, empezó a hacer la croqueta, a darnos con la patita para que jugásemos con ella, a ronronear, a maullar y a frotarse con nosotros.

Entonces entendimos que Candela amaba tanto la vida que podría enterrarnos a todos.

A partir de entonces, fuimos clientas honoríficas en varias clínicas veterinarias: operaciones, ingresos, una piometra, dieta especial, medicinas tres veces al día, una fuga accidental en Leganés que me tuvo 72h sin comer y sin dormir buscándola con un comando de gente maravillosa a quienes nunca podré agradecerles suficiente.

Me hice Máster en Pinchazos de Suero para evitarle hospitalizaciones, aprendí a preparar todo tipo de papillas para alimentarla con jeringa cuando no tenía fuerzas para comer y a reconocer cuándo sus riñones empeoraban solo por su manera de caminar.

Candela y yo conectamos de una manera tan profunda que a veces no parecía de este mundo. Por eso nunca volvimos a separarnos.

Pero no os equivoquéis.
Yo no rescaté a Candela.
Candela me salvó a mí.

Desde que llegó, no faltó una sola noche a dormir sobre mi pecho. Tampoco volví a tener intimidad en el baño, ni a cocinar sin sus enormes ojos atentos desde la encimera. Encontramos la postura perfecta para llevarla sobre mis hombros mientras limpiaba la casa y aún conservo las cicatrices en la barriga de sus masajes cada vez que me sentaba.

Vomitó mil veces sobre mi ropa favorita, se meó en todas mis alfombras y me hizo comprender aquello de que reír nos haría invencibles, no como las que ganan siempre, sino como las que nunca se rinden.

Candela murió un año después arropada en mi cama y con su frente pegada a la mía. Desde entonces nuestro amor vive pegado a las rocas, al mar y a las montañas.

Durante el tiempo que compartimos, Candela se hizo famosa con un diario en el que contábamos nuestras aventuras por las redes sociales. Personas de todo el mundo quisieron a aquella gata en la distancia, fueron más sensibles a la importancia de ayudar a los gatos positivos, ancianos o enfermos, recibimos cientos de mensajes de personas interesadas en saber más sobre cómo ayudar a estos animales.

Poco después de su muerte, Teresa Vallejo de Ayuda Madrid Felina (y una de las humanas favoritas de Candela) tuvo la preciosa idea de crear La casita de Candela, un proyecto para dar visibilidad y buscar adopción para los gatos positivos de la protectora.

El próximo 22 de septiembre en Madrid, se está organizando una jornada muy especial desde La casita de Candela, un evento solidario donde habrá arte y actividades para ayudar a los gatos positivos 😉

Mi petición es que os reservéis ese día para acudir y apoyar este evento.

Os lo pido yo y os lo pide Candela, que ya sabéis que siempre se ponía muy seria con este tema.

Gracias ❤

Rubito apareció abandonado, llorando bajo un coche

Rubito apareció bajo un coche, llorando. Y tuvo suerte. Podría haber pasado por allí cualquier persona con prisa, una sin ganas de complicarse la vida o, peor aún, alguno de esos gamberros malvados que disfrutan del sufrimiento ajeno.

Tuvo suerte porque pasó una persona que decidió rescatarlo, a la que le sorprendió lo extremadamente sociable que era, a la que no le importó asumir esa pequeña responsabilidad que se cruzó en su camino y que logró encontrar una casa de acogida para él y ahora está buscándole un hogar.

Mucha suerte, efectivamente.

¿Tú qué hubieras hecho?
Ahora busca hogar, y por buen carácter que tenga, no lo tiene fácil. Son seis meses. Aunque aún es un cachorro ya no es una de esas bolitas peludas de dos o tres meses que enamoran a la gente.

La etapa de cachorro de los gatos dura muy poco, menos que en los perros. Concluida, sus posibilidades de ser adoptado se desploman. Y se adoptan menos gatos adultos que perros en la misma situación.

Absurdo. Adoptar un animal ya crecido, pero o gato, tiene muchas ventajas.

Esperemos que este pequeño rubio fuerce su buena suerte y encuentre ese hogar que merece.

Rubito, como le hemos llamado, tiene solo 6 meses. Es muy cariñoso, siempre busca mimos y estar en compañía, es todo un profesional del ronroneo, es muy juguetón y muy salao (ver video 2) . No entendemos cómo aún nadie ha preguntado por él, ¡es un gatito 10!
Tiene los mejor de las etapas de un gato: aún es un cachorro juguetón, trasto y patoso. Pero con 6 meses ya sabe usar su arenero, comer solito y se queda muy bien solito en casa.


Puede convivir perfectamente con otros gatos y con perros. Se entrega con contrato de adopción, chip y vacunas. Está en Madrid.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Los gatos necesitan un entorno rico en estímulos

Llego tarde con este post al día internacional del gato. Pero bueno, en quince años de blog he llegado a tiempo muchas veces. A este día del gato y a otros, que el de agosto no es el único.

En honor a esos pequeños depredadores domésticos me gustaría hablar hoy de algo que es necesario para ellos (para unos ejemplares más que para otros, es cierto), y a lo que no siempre se presta demasiada atención.

Hablo de adaptar el entorno para que sea estimulante para ellos, para que les permita explorar, trepar, otear desde el alto y esconderse.

La mayor parte de los hogares en los que se va a introducir uno o varios gatos (ya sabéis que siempre recomiendo una pareja bien avenida, preferiblemente hermanos de camada), tienen en cuenta que tengan a su disposición cajas de arena, rascadores por aquello de intentar preservar sofás y cortinas (aunque si se adopta un gato yo siempre recomiendo que no se tenga más apego a la decoración que al animal porque nada nadará sagrado para un gato) y también, si se es responsable, minimizar el riesgo de caídas en pisos altos.

Pero a los gatos les vienen también muy bien estructuras por las que puedan desarrollar comportamientos vinculados a su naturaleza. Sobre todo lo agradecerán los gatos más jóvenes y los más aéreos.

No es preciso transformar toda la casa. Y pueden ser elementos integrados en la decoración, hay árboles pensados para gatos que, comprados o hechos por los más manitas, son preciosos además de útiles. Si se colocan juntos una ventana desde la que puedan cotillear el exterior, mejor aún.

Es cierto que con frecuencia ellos se las apañarán para saciar esas necesidades con lo que pillen a mano, estanterías, respaldos de sofás, armarios llenos de ropa… pero no está de más facilitárselo, por su salud mental y su felicidad.

Os dejó con un vídeo elaborado por Royal Canin en el que lo explican. Y a poco que busquéis por internet encontraréis muchas ideas y trucos de decoración y bricolaje.

Esta pareja de pelanillas fue criada a biberón y está buscando un hogar. Se llevan tan bien que se busca para ellos una adopción conjunta.

Contacto: Adopciones@madridfelina.com