BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Entradas etiquetadas como ‘madrid’

Se buscan personas a las que les gusten los gatos negros

Vestidos de medianoche, tan oscuros como hermosos. Todas las miradas felinas fascinan, pero la de los gatos negros brilla con una luz especial.

Los gatos de las brujas, los que encierran más misterio, más literatura. Pequeñas panteras a las que la superstición más estulta despacha como vehículos de la mala suerte.

Tal vez por eso, imposible saberlo a ciencia cierta, suelen tenerlo más difícil para ser adoptados. Injusto y absurdo.

Puede que también por ese motivo hay que tener especial cuidado con los adoptantes a los que se les entrega, porque, aunque pueda sorprender en pleno siglo XIX y en un país civilizado, se le emplea en rituales de santería y magia negra.

Por suerte también hay gente que entiende su belleza umbría y lo único que desea es compartir su vida con uno de estos felinos nacidos para camuflarse en la penumbra; disfrutar con su inherente elegancia y responsabilizarse para siempre de su bienestar.

Buscamos a una de esas personas, porque Peque (para mí Jiji, como el compañero de la brujita de Ghibli) la necesita.

via GIPHY

Este pequeño, que tiene ahora dos meses, apareció abandonado en la calle con los ojitos en muy mal estado. Se está recuperando rápidamente y necesita un buen hogar. Es muy cariñoso y también juguetón, como buen cachorro.

Está en Madrid. Se hará seguimiento.

Contacto: hola@mariajoserodriguezescritora.com

Qué hacer cuando no queda más remedio que buscar otro hogar para tu perro o tu gato

A veces no queda más remedio. Hay ocasiones en las que un animal que formaba parte de la familia no puede seguir perteneciendo a ella. Aunque pensándolo bien, dicho así no es del todo exacto. Por mucho que pase a vivir en otro hogar y depender de otras personas, siempre será parte de esa familia que nunca lo olvidará.

Hay pocos motivos que realmente justifiquen estas situaciones. Lo más habitual es que a perreras y protectoras llegue gente que habla de alergias insostenibles que no lo son o no lo son tanto, que disfrazan o mienten la verdadera causa para deshacerse de un ser vivo cuya responsabilidad para toda la vida asumieron, probablemente sin recapacitar demasiado. Abandonos camuflados con excusas de todo tipo. Injustificables.

Pero hay veces en las que sí es cierto que no puedes seguir teniendo a ese animal contigo, que motivos de salud o personales serios lo impiden. Y se te rompe el corazón pero tienes que decirle adiós.

Y no se puede hacer de cualquier manera. Hay que hacer un último esfuerzo por encontrar para ese miembro de nuestra familia un buen hogar, unos adoptantes que no respondan al capricho, que lo tengan en buenas condiciones, bien querido y atendido.

Unos que no busquen excusas para maquillar el abandono cuando la cosa se tuerza mínimamente. Es lo último que podemos hacer por ellos y se lo debemos.

Los hay que se creen que no abandonaron a un animal porque se lo soltaron al primero que pasaba por allí por un cambio de horario en el trabajo, una mudanza, el cansancio por tener que cuidarlo o ver las cortinas y el sofá siempre arañados. Se equivocan, si no cuidaron su futuro también es abandono.

Conviene esterilizar al animal si no lo estaba ya, sobre todo en animales de raza, para evitar aprovechados que quieren hacer negocio criando con ellos. Hay que decir que haremos seguimiento, que querremos tener noticias del animal en un futuro.

No hay que temer hacer preguntas sobre su experiencia previa con animales, su estilo de vida, cómo lo alimentarán o será el hogar en el que viva. A las protectoras van muchos mintiendo, fingiendo ser potenciales adoptantes perfectos y escondiendo los verdaderos motivos por los que lo quieren o sus inseguridades. Hay que extremar el cuidado.

Conviene también decir a esos adoptantes que si sucede cualquier cosa que le impida seguir teniéndolo o se arrepienten, nos lo digan para que el futuro del que fue nuestro animal vuelva a estar en nuestras manos. Sí, puede ser que nos encontremos con que ‘el marrón’ de encontrarle un hogar vuelva a nosotros, pero mejor eso a que un mal adoptante lo abandone o deje que acabe en malas (peores) manos.

No es ninguna tontería elaborar un contrato de adopción entre particulares. Se pueden encontrar en Internet modelos que emplean las protectoras y adaptarlos a nuestras necesidades, dentro del sentido común.

Por supuesto hay que llevar a cabo el cambio de titularidad del animal en el chip que debería siempre tener para estar identificado acudiendo a un veterinario.

Es laborioso y complica el proceso. Pero insisto en que se lo debemos.

La belleza color bruma que acompaña este texto se llama Silver y tiene once años. Es uno de esos casos en los que está justificado que tenga que dejar su hogar por un problema de salud y su familia está esforzándose en encontrar para él un buen futuro.

Está sano y es muy cariñoso y bueno. No está testada su convivencia con otros gatos y con perros. Está en Madrid.

Contacto: 653788232 Silvia.

Un día para ayudar a los gatos positivos a leucemia e inmunodeficiencia felina mediante el arte

En mi último post os hablaba de un evento solidario con los animales y protagonizado por los juegos de mesa: la XI edición de Jugando por ellos que se celebrará el sábado 22 de septiembre en Madrid.

Pues bien, ese mismo día hay otro evento que también os quiero recomendar. Me escriben de la asociación Madrid Felina para contármelo y está centrado en ayudar a sus casi cincuenta gatos positivos. No me refiero a gatos optimistas, aunque puede que también, sino a aquellos que dieron positivo en los test por leucemia o inmunodeficiencia felina. Tal vez a ambas, dobles positivos. Gatos que tienen más difícil ser adoptados, muchas veces por desconocimiento.

Esta jornada, que se llama La casita de Candela por una gatita positiva cuya historia os dejaré al final, aúna arte y gatos.

Es imposible negar que los gatos son arte en movimiento. Muchos artistas los han tomado, por tanto, como inspiración. Artistas como Gala Chan, MaMaMon y Villa Gato que ofrecen sus obras, tanto láminas como complementos y objetos. También admitirán encargos, podéis llevar fotos de vuestro gato para que lo conviertan en un precioso recuerdo.


Habrá también recogida de pienso, cuentacuentos con el libro Adopta un amigo de Sofía Davies que se sorteará, un puesto solidario de regalos y zumos y dulces veganos. Y “todo lo recaudado irá destinado a los 47 gatitos positivos que forman parte de la familia de Madrid Felina”.

Gatos que no pierden la esperanza de encontrar un hogar, como Ari o Niebla.

Será en el local de TIENDANIMAL de la calle López de Hoyos, 100. Metro Prosperidad/Avda. América. El horario será de 11.00 a 14.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

Y termino con el texto prometido, de Amanda Romero.

Una historia de amor y una petición ❤

Candela era una gata anciana que había pasado su vida en la calle hasta que, ironías del destino, el derribo del lugar donde se encontraba le salvó la vida.

Fue rescatada por Madrid Felina y dado que aquel derribo supuso un rescate masivo de animales que saturó la capacidad de varias protectoras de la ciudad, me ofrecí para acoger durante 15 días a alguno de ellos mientras los reubicaban.

Hay una gata viejita para la que no tenemos a nadie, es muy buena pero tiene la boca fatal y está delicada”- me dijeron desde Madrid Felina.

“Pues me llevo a esa, mañana voy a recogerla.”

Ya en la clínica, el veterinario salió con ella en brazos y la dejó sobre la mesa. Aquel saco de huesos apestoso me miró a los ojos, frotó su cabecita contra mi pecho y supe que iba a quererla toda la vida.

Candela tenía el pelo de las patas delanteras hecho una costra por intentar limpiarse las babas llenas de pus que le salían de la boca.

Candela pesaba menos de 2 kilos, acariciarla era deporte de riesgo porque pinchaba con cada costilla y cada vértebra, estaba llena de caspa por la desnutrición y de rastas por no poder acicalarse.

Candela era positiva a inmunodeficiencia, tenía un tumor en la garganta y las analíticas hablaban de un Insuficiencia Renal Crónica bastante avanzada.

En resumen, Candela estaba hecha un cuadro flamenco.

Sixto y yo nos miramos: “a esta gata le quedan dos telediarios”, dijimos. Y ella se tiró sobre la mesa, empezó a hacer la croqueta, a darnos con la patita para que jugásemos con ella, a ronronear, a maullar y a frotarse con nosotros.

Entonces entendimos que Candela amaba tanto la vida que podría enterrarnos a todos.

A partir de entonces, fuimos clientas honoríficas en varias clínicas veterinarias: operaciones, ingresos, una piometra, dieta especial, medicinas tres veces al día, una fuga accidental en Leganés que me tuvo 72h sin comer y sin dormir buscándola con un comando de gente maravillosa a quienes nunca podré agradecerles suficiente.

Me hice Máster en Pinchazos de Suero para evitarle hospitalizaciones, aprendí a preparar todo tipo de papillas para alimentarla con jeringa cuando no tenía fuerzas para comer y a reconocer cuándo sus riñones empeoraban solo por su manera de caminar.

Candela y yo conectamos de una manera tan profunda que a veces no parecía de este mundo. Por eso nunca volvimos a separarnos.

Pero no os equivoquéis.
Yo no rescaté a Candela.
Candela me salvó a mí.

Desde que llegó, no faltó una sola noche a dormir sobre mi pecho. Tampoco volví a tener intimidad en el baño, ni a cocinar sin sus enormes ojos atentos desde la encimera. Encontramos la postura perfecta para llevarla sobre mis hombros mientras limpiaba la casa y aún conservo las cicatrices en la barriga de sus masajes cada vez que me sentaba.

Vomitó mil veces sobre mi ropa favorita, se meó en todas mis alfombras y me hizo comprender aquello de que reír nos haría invencibles, no como las que ganan siempre, sino como las que nunca se rinden.

Candela murió un año después arropada en mi cama y con su frente pegada a la mía. Desde entonces nuestro amor vive pegado a las rocas, al mar y a las montañas.

Durante el tiempo que compartimos, Candela se hizo famosa con un diario en el que contábamos nuestras aventuras por las redes sociales. Personas de todo el mundo quisieron a aquella gata en la distancia, fueron más sensibles a la importancia de ayudar a los gatos positivos, ancianos o enfermos, recibimos cientos de mensajes de personas interesadas en saber más sobre cómo ayudar a estos animales.

Poco después de su muerte, Teresa Vallejo de Ayuda Madrid Felina (y una de las humanas favoritas de Candela) tuvo la preciosa idea de crear La casita de Candela, un proyecto para dar visibilidad y buscar adopción para los gatos positivos de la protectora.

El próximo 22 de septiembre en Madrid, se está organizando una jornada muy especial desde La casita de Candela, un evento solidario donde habrá arte y actividades para ayudar a los gatos positivos 😉

Mi petición es que os reservéis ese día para acudir y apoyar este evento.

Os lo pido yo y os lo pide Candela, que ya sabéis que siempre se ponía muy seria con este tema.

Gracias ❤

Rubito apareció abandonado, llorando bajo un coche

Rubito apareció bajo un coche, llorando. Y tuvo suerte. Podría haber pasado por allí cualquier persona con prisa, una sin ganas de complicarse la vida o, peor aún, alguno de esos gamberros malvados que disfrutan del sufrimiento ajeno.

Tuvo suerte porque pasó una persona que decidió rescatarlo, a la que le sorprendió lo extremadamente sociable que era, a la que no le importó asumir esa pequeña responsabilidad que se cruzó en su camino y que logró encontrar una casa de acogida para él y ahora está buscándole un hogar.

Mucha suerte, efectivamente.

¿Tú qué hubieras hecho?
Ahora busca hogar, y por buen carácter que tenga, no lo tiene fácil. Son seis meses. Aunque aún es un cachorro ya no es una de esas bolitas peludas de dos o tres meses que enamoran a la gente.

La etapa de cachorro de los gatos dura muy poco, menos que en los perros. Concluida, sus posibilidades de ser adoptado se desploman. Y se adoptan menos gatos adultos que perros en la misma situación.

Absurdo. Adoptar un animal ya crecido, pero o gato, tiene muchas ventajas.

Esperemos que este pequeño rubio fuerce su buena suerte y encuentre ese hogar que merece.

Rubito, como le hemos llamado, tiene solo 6 meses. Es muy cariñoso, siempre busca mimos y estar en compañía, es todo un profesional del ronroneo, es muy juguetón y muy salao (ver video 2) . No entendemos cómo aún nadie ha preguntado por él, ¡es un gatito 10!
Tiene los mejor de las etapas de un gato: aún es un cachorro juguetón, trasto y patoso. Pero con 6 meses ya sabe usar su arenero, comer solito y se queda muy bien solito en casa.


Puede convivir perfectamente con otros gatos y con perros. Se entrega con contrato de adopción, chip y vacunas. Está en Madrid.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Los gatos necesitan un entorno rico en estímulos

Llego tarde con este post al día internacional del gato. Pero bueno, en quince años de blog he llegado a tiempo muchas veces. A este día del gato y a otros, que el de agosto no es el único.

En honor a esos pequeños depredadores domésticos me gustaría hablar hoy de algo que es necesario para ellos (para unos ejemplares más que para otros, es cierto), y a lo que no siempre se presta demasiada atención.

Hablo de adaptar el entorno para que sea estimulante para ellos, para que les permita explorar, trepar, otear desde el alto y esconderse.

La mayor parte de los hogares en los que se va a introducir uno o varios gatos (ya sabéis que siempre recomiendo una pareja bien avenida, preferiblemente hermanos de camada), tienen en cuenta que tengan a su disposición cajas de arena, rascadores por aquello de intentar preservar sofás y cortinas (aunque si se adopta un gato yo siempre recomiendo que no se tenga más apego a la decoración que al animal porque nada nadará sagrado para un gato) y también, si se es responsable, minimizar el riesgo de caídas en pisos altos.

Pero a los gatos les vienen también muy bien estructuras por las que puedan desarrollar comportamientos vinculados a su naturaleza. Sobre todo lo agradecerán los gatos más jóvenes y los más aéreos.

No es preciso transformar toda la casa. Y pueden ser elementos integrados en la decoración, hay árboles pensados para gatos que, comprados o hechos por los más manitas, son preciosos además de útiles. Si se colocan juntos una ventana desde la que puedan cotillear el exterior, mejor aún.

Es cierto que con frecuencia ellos se las apañarán para saciar esas necesidades con lo que pillen a mano, estanterías, respaldos de sofás, armarios llenos de ropa… pero no está de más facilitárselo, por su salud mental y su felicidad.

Os dejó con un vídeo elaborado por Royal Canin en el que lo explican. Y a poco que busquéis por internet encontraréis muchas ideas y trucos de decoración y bricolaje.

Esta pareja de pelanillas fue criada a biberón y está buscando un hogar. Se llevan tan bien que se busca para ellos una adopción conjunta.

Contacto: Adopciones@madridfelina.com

Raro es el dueño de perro o gato que no teme volar con ellos (ayudemos a encontrar a Piny, perdida por Iberia en Barajas)

No suelo mostrar aquí animales perdidos, ayudo en su difusión por redes sociales pero en rara ocasión han asomado al blog. Hoy es una excepción por las circunstancias en las que se ha producido la pérdida, y porque ya está bien de que las aerolíneas y empresas como Aena traten a los animales como si fueran maletas. Son seres vivos, son miembros de nuestra familia, deberían extremar el cuidado en su manejo mucho más de lo que lo hacen.

No conozco a ningún propietario de animales, y me incluyo a mí misma, que no sienta pavor ante la idea de subir a sus animales a un avión. Conozco a muchos que buscan rutas alternativas y mucho más lentas si no les queda más remedio que viajar con ellos, porque solo viajamos largas distancias con ellos si no hay otra opción.

Y eso es un indicativo de que lo están haciendo realmente mal en lo que al transporte de animales de compañía se refiere.

Os recuerdo que hay medio millar de animales abandonados en las instalaciones en Madrid de Aena, la mayoría gatos y abandonados o perdidos por los pasajeros. Justo la pasada semana fue noticia que Aena destinará hasta 180.000 euros para el control ético de las colonias felinas de los aeropuertos, justo tras la polémica generada por su decisión de no permitir que los alimentarlos y cuidarlos y condenarlos al hambre y la cría sin control, algo que se tradujo en una petición en Change para contar con una gestión ética de estas colonias que superó las 110.000 firmas.

Os recuerdo también las dificultades que han tenido viajeros para poder entrar a buscar a sus animales perdidos en esas mismas instalaciones.

Pero ahora, busquemos a Piny, porque su dueña, Virginia, lleva cuatro días buscándola sin descanso. “Estoy desesperada”, me cuenta. Se la busca por la t4 y el aparcamiento, pero puede haberse desplazado bastante porque hace cinco días que no se la ve. Tiene chip y en él consta como desaparecida y en búsqueda.

Por favor, ayudemos a que Piny vuelva con su familia difundiendo este cartel; logremos que todos los que se mueven por el entorno de Barajas la conozcan:

Les quiero contar mi historia, me presento, me llamo Virginia, soy sevillana y he estado viviendo en Buenos Aires por seis años, tengo un hijo de dos años y dos hijos perrunos: Totón de seis años y Piny de cinco años y medio. La familia al completo junto a mi marido, que es argentino, decidimos venirnos a España a vivir. La compañía en la que confiamos para ello fue Iberia.

Primero nos separaron porque no podían viajar dos mascotas por familia, así que yo viaje el día 24 de julio junto a mi hijo y mi pequeña Piny y mi marido lo hizo al día siguiente junto a Totón.

Jamás nos informaron que no iban a llegar directamente a Sevilla y que en Madrid teníamos que recogerlos y volver a hacer los tramites en Aduana, que el problema no era tener que volver a hacer el trámite, sino que teníamos poco tiempo en la escala y nunca avisaron nada, pero eso es lo de menos.

El miércoles 25 de julio llego a Madrid después de un vuelo de doce horas y pregunto dónde tengo que ir a retirar a mi Piny y me indican que es en la cinta 11 de recogida de equipaje. Tal como entro le pregunto a un señor muy amable que me indica que me vaya al fondo a la otra puerta dónde está Aduana y que espere allí, que allí los llevan a todos pero que últimamente estaban tardando mucho en bajar a los animales del avión, que le daban prioridad primero a las maletas s (algo completamente incomprensible, son seres vivos).

Me quedo esperando. Y espero, y espero, y espero. Y yo cada vez me desesperaba más, porque estaba como loca por ver a mi Piny, ver que estuviera bien, que no le hubiese pasado nada durante el vuelo (que siempre fue mi miedo ya que obviamente no estaba acostumbrada).

Por la puerta del fondo, por la que había entrado veo pasar a un operario con un transportín y le digo a mi hijo, “esa tiene que ser tu hermana”. Pero no entraron y nunca apareció y momentos después veo pasar a mi perra corriendo.

Yo estaba atrapada en ese sector y quede en shock. Salí corriendo, empujando el cochecito de mi hijo más la maleta de mano y un bolso enorme que llevaba, y cuando llegué no podía salir porque era una puerta que solo se abría para la gente que entraba.

Cuando va a entrar alguien que trabajaba allí y yo traté de salir, me dijo que por ahí no se podía salir. Le cuento desesperada lo que pasaba y me dice que tengo que ir a la otra puerta y que me abra uno de seguridad. De vuelta corriendo empujando el cochecito y las cosas, me abren y me pongo literal a llamar a Piny por toda la terminal, la gente me miraba como si estuviera loca, pero me daba igual. Estaba aterrada de pensar que se había escapado y se podía perder y seguí gritando su nombre.

Empezaron a preguntarme si estaba buscando un perro negro y al decir que sí, la gente que había visto a Piny me empezaron a indicar por donde se había ido, yo seguía corriendo llamándola y llegué hasta la puerta por la que ya salen los pasajeros para reencontrarse con sus familiares. Me dijeron que no podía salir porque si lo hacía no podría volver a entrar…

Una chica que trabaja en el aeropuerto muy amable y que me vio en el estado en el que estaba, me dijo que no me preocupara, que saliera que luego veíamos como entraba. Me ayudó a buscarla, seguimos por donde nos iban diciendo hasta que llegamos literalmente a la puerta de la calle y allí estaba por fin Piny, asustada, aterrada.

Salí a buscarla pero no pude hacer nada, Piny echó a correr y yo eche a correr tras ella. Corrí tanto como pude pero ella corría y corría y corría, y se fue por la carretera por donde venían los taxis. Un taxista paró el coche, se bajó y yo le grité desesperada “¡Cógela por favor!”. La trató de coger, pero ella asustada saltó la barrera de seguridad y se fue para la carretera paralela y siguió corriendo, hasta que la perdí de vista.

Hasta el día de hoy no la he vuelto a ver . Esto sucedió el miércoles 25, ya han pasado cinco noches y Piny no aparece. La compañía, Iberia, no está haciendo absolutamente nada. Están tan tranquilos, como si lo que hubieran perdido fuera una maleta, jamás dieron parte a nada ni nadie y no se están encargando de nada.

Ha sido una experiencia realmente traumática, porque todo ha sucedido con mi hijo de dos años y medio presente y vio como yo lloraba desconsolada con todo lo que había ocurrido.

Hoy por hoy lo que no está haciendo la compañía, Iberia, lo está haciendo un grupo de personas con un amor inmenso a los animales, voluntarios que ayudan porque quieren/pueden a encontrar a Piny pero nadie mas asume consecuencias.

Andar, correr o ir en bici para ayudar a los animales

Este sábado, por tercer año, tenemos la oportunidad de ayudar a los animales haciendo deporte. Bueno, realmente hay muchas oportunidades, porque abundan las carreras y caminatas solidarias por toda España, pero hoy os quiero hablar del tercer Corre por Ellos que tendrá lugar en un Decathlon madrileño este sábado.

Lo organiza la protectora del sur de Madrid AIBA con la ayuda de Decathlon. De hecho tiene lugar en las instalaciones de esa empresa en Getafe, junto al centro comercial Nassica, entre las 9 de la mañana y las 21:30 de la noche.

También colaboran en la organización ASEEPA y la Clínica Veterinaria HUELLAS y participan las protectoras ACUNR, MAS VIDA, RONCESCAN. En las actividades además han echado una mano CrossMadrid y AIDOG.

Os dejo con la información que han facilitado, porque hay mucho más además de hacer deporte:

¿Nos ayudas a superar el reto? Anímate y participa, andando, corriendo, o en bici, porque un pequeño esfuerzo supone algo muy grande para ellos. Cada kilómetro realizado sobre una máquina de cinta y cada tres kilómetros en una bici estática se traducen en un kilo de pienso.

Cronograma de actividades:

– De 9,00 a 10,30: Clase 11 del Curso de Educación Canina de nivel básico-Ciudadano Canino Ejemplar (AIBA-ASEEPA).
– De 10,30 a 11,30: Clase 11 de Educación Canina de Nivel Avanzado (AIBA-ASEEPA).
– De 9,00 a 10,00: Clases Abiertas de Educación Canina (nivel iniciación) (AIBA-ASEEPA)
– De 10,30 a 11,30: Clases Abiertas de Educación Canina (nivel iniciación).
– De 12,00 a 12,30: Taller sobre Canicross (CrossMadrid) (*)
– De 13,30 a 14,00: Exhibición perros de asistencia (RONCESCAN)
– De 18,00 a 19,00: Taller sobre Canicross (CrossMadrid) (*)
– De 19,00 a 19,30: Exhibición DiscDog (Asociación AIDOG)
– De 19,30 a 20,00: Taller “Jugando al DiscDog” (Asociación AIDOG)

También tendremos:
– Mercadillo Solidario a cargo de las asociaciones participantes,
– Animales en adopción.
– Pintacaras

(*) El taller sobre Canicross será impartido por Susana Marchal, deportista de la selección nacional, por 4 año consecutivo, compitiendo en varios mundiales y europeos. Actual Campeona de España de canicross en nieve, Subcampeona en tierra, Campeona absoluta de Madrid, Campeona de la Copa de españa. Participante en pruebas de patin uno y dos perros. Fundadora y presidenta del club CrossMadrid.

Para participar en las clases abiertas organizadas por AIBA, de 9 a 11,30 horas, NO es necesario inscripción previa. Acude con tu perro (os recomendamos que venga en ayunas) y trae un paquete de salchichas cortadas en cachos muy pequeños. Las clases serán impartidas por Joaquin Gutiérrez y Eva Rabaneda Valdivia, educadores profesionales de ASEEPA.

Víctor de Roncescan, nos hablará sobre perros de asistencia, el entrenamiento que se realiza, y nos hará una demostración de la gran labor que realizan en su asociación.

Y cerraremos con AIDOG. Pedro Torres Checa y su equipo nos harán disfrutar del Discdog. Aquí una pequeña muestra.

Y si queréis adoptar un gatito (o un par de ellos), hay otro evento casi simultáneo impulsado por la misma asociación.

Este domingo 24 de junio y el siguiente domingo 1 de julio tenéis una cita inexcusable en nuestro local de la Calle Cantabria, 11. Allí os estarán esperando nuestros cachorretes, a cuál más guapo y adorable. Y sobre todo, ADOPTABLES solo por personas tan especiales como ellos. Si queréis conocerlos estaremos de 10:30 a 14:30 en las XIV Jornadas felinas organizadas por aiBa.

Para más información: info@aibamadrid.com

¿Cuánto cuesta anualmente mantener a un perro o un gato?

Cuando queremos añadir un animal a la familia hay que valorar si estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de pasearle, educarle… atender todas sus necesidades en definitiva, en las duras y en las maduras, durante toda su vida. Una vida que puede durar muchos años, una de mis perras ya es mayor de edad (para que quede claro, tiene dieciocho años).

En esa valoración hay que tener en cuenta que supone un coste económico que hay también que asumir. Un coste que puede elevarse sobremanera si surgen problemas de salud que requieran alimentación especial, tratamientos o intervenciones. Los perros no tienen seguridad social y el IVA veterinario de los animales de compañía sigue en un incomprensible 21% propio de los artículos de lujo.

Costes que también pueden incrementarse si necesitamos recurrir de modo habitual o temporal y excepcional a cuidadores (mejor opción que las residencias caninas a mi parecer) o paseadores.

Por eso suelo advertir cuando alguien quiere adoptar que no debería elegirse esa opción por ser más barata que comprar un gato o un perro, sino por una cuestión ética. Incluso un animal que nos hayan regalado sin coste ninguno puede llegar a resultar muy caro.

Si la gente que no lo tiene claro no se lanzara a la piscina de meter un animal en casa, gran parte del problema de abandonos animales existentes desaparecería. Tener perro o gato (o cualquier otro animal de compañía) no es obligatorio, de hecho es solo para aquellos muy convencidos.

Dicho lo cual, vamos a intentar contestar a la pregunta. ¿Cuánto cuesta mantener a un perro o un gato?

En la web Idealo hicieron hace no mucho un cálculo aproximado, según el cual los costes iniciales para recibir a un animal en casa (hacerse con el ajuar del perro o el del gato que llega a la familia), supone 235,84 euros de media en el caso de un gato y 266,82 si es un perro, aunque en este caso la cosa puede variar mucho en función del tamaño del animal.

Por otro lado, el mantenimiento anual de un gato supone un gasto de 522,27 euros y el del perro oscila entre 217,72 y 733 euros. Gastos en los que se tiene en cuenta el gasto veterinario mínimo.

Sinceramente, se me hace poco.

En concreto, en cuanto a gastos relacionados con la higiene, los gatos precisan tanto de una caja de arena (11,96 €), como de un recogedor (4,27 €) y de un cepillo (3,04 €), mientras que para los perros se necesitaría un cepillo (6,99 €), champú (9,96 €) y un spray antiparasitario (13,50 €), lo que suma un coste medio de 19,27 € para los gatos y 30,45 € para los perros. En cuanto a temas de seguridad para las mascotas, en el caso de los gatos se recomienda contar con una gatera para la puerta con chip (14,97 €) y una red para el balcón (14,87 €), lo que supone un gasto de 29,84 € de media. En el caso de los perros, este gasto sería de unos 14,49 €, incluyendo un collar luminoso (9,04 €) y un bozal para aquellas razas que lo necesitan (5,45 €). No hay que olvidar las primeras vacunas que hay que poner a nuestras mascotas para asegurarnos de que están sanas y que cuestan una media de entre 100 y 105 € en total.

En estos gastos iniciales idealo también incluye el coste de comederos y bebederos, así como de camas y mantas para nuestros nuevos compañeros. En el caso de los gatos encontramos los comederos a un precio medio de 3,82 € mientras que en los perros ascendería a 4,49 €. Por parte del desembolso en camas y mantas, para un gato el coste medio es de 7,20 €, mientras que para un perro es de 27,98 €, debido especialmente al mayor tamaño de las camas. Para poder salir a la calle y realizar viajes también se deben incluir varios productos como un transportín (9,95 €), un collar antiparasitario (8,37 €) y unas pinzas para garrapatas (4,77 €) en el caso de los gatos, mientras que para los perros es necesario un collar (7,95 €), una correa (6,99 €), unas bolsitas higiénicas (15,58 € para todo un año), así como un transportín (41,99 €), de modo que el gasto medio en esta categoría es de 23,09 € para gatos y de 72,51 € para perros. Además, para asegurarnos de que nuestros compañeros se diviertan y hagan ejercicio, estos gastos incluirían un rascador de varios niveles (47,63 €) y una caña con plumas (4,99 €) para los gatos, mientras que para los perros el informe de idealo menciona un mordedor (11,90 €) y una pelota (7,39 €), lo que conlleva un gasto medio de 52,62 € para gatos y de 19,29 € para perros.

Además de estos costes iniciales, el mantenimiento de una mascota incluiría un gasto anual que hay que tener en cuenta. Por ejemplo, los gastos del veterinario suponen un mínimo de 50-55 € al año, incluyendo la visita y la vacuna de la rabia. Por supuesto, en caso de enfermedad el gasto puede ser mucho mayor. Además, en el caso de los felinos habría que tener en cuenta los gastos de la arena (72 € anuales) y alimentación (400,27 € de media). Por parte de nuestros compañeros caninos, el gasto en comida variaría entre los 162,72 y los 678 € anuales, dependiendo del tamaño de nuestra mascota. De este modo, el coste total de los gastos anuales para compartir nuestra vida con un gato es de 522,27 € de media, mientras que si lo que queremos es tener un perro como compañero fiel, el coste sería de entre 217,72 y 733 €, en función de su tamaño.

En Barkibú también hicieron el cálculo del mantenimiento anual en el caso de los perros y el resultado era superior.

El coste de un perro sano de entre 2 y 8 años y 29kgs de peso, nos supondrá un coste de entre 800 y 1.000€ al año. Si tu perro es un cachorro, el coste del primer año se incrementará notablemente. Lo mismo ocurrirá si tu perro es un abuelete. Coste de un cachorro o un abuelete: 1.300€ al año.

Obviamente cada familia es un mundo, son cálculos haciendo medias y pueden variar por arriba o por abajo, aunque mi impresión es que en un hogar en el que quieran tener bien atendido a su animal va a ser superior, porque el pienso siempre debería ser de calidad, porque hay que reponer el ajuar con cierta frecuencia, porque siempre puede haber caprichos e imprevistos.

En cualquier caso, viene bien ver estos números para hacerse una idea de que tener un animal no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Tampoco en lo económico.

El perro que acompaña este texto es Kovic,  “una víctima más de la irresponsabilidad humana”.

Fue adoptado cuando era cachorro. Adoptar un perro debe ser algo meditado. Deberíamos ser conscientes que es para toda la vida, y no solo hasta que se pase el capricho del perrito.

Cuando Kovic creció, ya no lo querían. Dicen que porque no podían hacerse con él. Que tiraba mucho, que era muy travieso… Vamos, lo normal cuando no le das lo que un perro necesita. Porque siempre es más fácil echarle la culpa al perro. Dieron a Kovic a otra persona que se lo llevó a una casa en un pueblo. Y ahora, más o menos un año después, esa persona se va de viaje y dice que no volverá, con lo que Kovic se queda desamparado.

Kovic acabó abandonado en una perrera. Tuvo que pasar ahí dos noches hasta que pudimos sacarlo. No hemos conseguido casa de acogida aún, así que lo hemos llevado a una residencia… Ahora empieza su nueva vida.

Buscamos para Kovic una casa de acogida o adopción responsable. Kovic está demostrando que es un perro buenísimo, cariñoso, sociable. Se lleva bien otros perros . Tiene casi 3 años. La familia que lo adopte contará con la ayuda de educador canino si hiciera falta.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670 95 96 88

¿Qué motivos puede tener un gato para no usar su caja de arena?

Según mi experiencia, no es difícil enseñar a un gatito a usar su caja de arena, en absoluto. Por naturaleza quieren hacer sus necesidades en arena o tierra y enterrar las deposiciones. Es decir, que aprenden solos. Normalmente basta con presentarles la caja, situada en algún lugar tranquilo, dejar ahí alguna deposición suya si es preciso. Y, por supuesto, que sea accesible para él. Hay que tener en cuenta que si es pequeñito necesitará temporalmente un recipiente al que le resulte fácil entrar.

Normalmente les gusta tener su arena lejos del agua y la comida. ¿Comprensible, verdad? En un restaurante tampoco nos gusta a nosotros que nos sienten junto a los baños.

Si el gatito no se anima a usarla, o un gato adulto que la empleaba sin problemas deja de hacerlo, es que pasa algo y nos toca averiguar qué puede ser, acudiendo al asesoramiento de un experto si es preciso.

Puede que el sitio en el que está ubicada no le guste. Puede que hayamos cogido un arenero cerrado y con puerta y no sea de su agrado (sobre todo a las puertas les cuesta acostumbrarse, suele tocar quitarlas, al menos al principio). También puede pasar que el tipo de arena no le encaje, las hay de muchos tipos y hay gatos a los que les valen todas pero algunos más escogidos.

Si es un gato grande, ojo a que pueda girar bien dentro del arenero. También hay que poner suficiente arena para que puedan enterrar a gusto. Y, por supuesto, hay que mantenerla limpia. También aquí hay gatos más tolerantes que otros a reutilizar más o menos veces la arena o esquivar sus propias minas.

Y si tenemos varios gatos puede que no les importe compartir arenero o puede que no lo soporten y necesite cada uno su bandeja. No va a ser posible obligarles a lo que nos venga bien, hay que aceptar sus gustos.

También puede responder a algún cambio que le ha estresado, de mobiliario, de habitantes en la casa, de horarios… Toca ser un poco Sherlock Holmes.

Si todo parece en orden y el problema persiste, es conveniente consultar con el veterinario. Que no use su arena puede ser síntoma de alguna enfermedad, incluso grave. Los gatos son unos animales duros, de buena salud, pero su punto más débil suelen ser el sistema urinario.


Las cachorritas carey que acompañan este texto está en adopción. Se entregan juntas, y no os voy a repetir que es muy buena idea tener dos hermanos de camada que jueguen y se hagan compañía en lugar de solo uno porque ya os lo he formado demasiadas veces. Están en Madrid, recogidas por la asociación Madrid Felina.

Estas niñas preciosas son Pezque y Pizca, parecen grandes en la foto pero son dos pulgitas de dos meses y medio, en busca de casa a la que llenar de ronroneos.

Sanas y vacunadas, te esperan con un millón de ronroneos. ¿Quieres adoptarlas juntas? Son inseparables.

Contacto: adopciones@madridfelina.com

A los que tenéis perro, no huyáis de entrada cuando veáis un pitbull

Todo perro necesita, para crecer equilibrado, siendo un buen ciudadano a cuatro patas, requiere ser expuesto a muchos estímulos y relacionarse con sus congéneres. Saludarles por la calle, jugar con ellos si le place, sin notar tensión y miedo desde el otro lado de la correa cuando esos encuentros ocurren. Lo necesita desde que es cachorro, pero sigue siendo preciso cuando crece. Son animales sociales.

Todo perro lo necesita, os decía. No se le deben escamotear esos encuentros a los de razas miniatura por miedo a que su pequeño tamaño les haga más frágiles; pero de eso ya hablaremos otro día. Hoy os quiero hablar de los perros de razas potencialmente peligrosas, que son perros como cualquier otro a los que su aspecto poderoso les está pasando demasiadas facturas.

Cada vez hay más de estos animales, lo que se traduce en que llegan en gran número a perreras y protectoras.

Llegan con pocas esperanzas de encontrar una segunda oportunidad. Las protectoras ven como el porcentaje de estos animales en sus instalaciones sube y las familias no los quieren. Les dan miedo, no se atreven a meter semejante perrazo en casa, y si no les tienen miedo ahí están los requisitos extra necesarios para adoptarlos (hay que tener un permiso especial para ello, que además cuesta dinero) y el intuir que llevar a un perro así por la calle supondrá más inconvenientes: gente que se cambia de acera, terrazas en las que no somos bienvenidos, hoteles y restaurantes supuestamente dogfriendly que pondrán mala cara ante nuestra presencia, la obligación del bozal y la correa corta, el no poder soltarles a que corran y jueguen con la despreocupación de otros dueños de perros de otras razas.

Por eso aún hay perreras en las que sacrifican a estas razas antes de lo que se tarda en decir treintaytres.

Pero insisto en que son perros, como cualquier otro, en gran número con un carácter bondadoso y las mismas necesidades de cualquier otro can.

Para crecer y vivir equilibrados nos necesitan a los dueños de otros perros, precisan que nos sacudamos de prejuicios, que miremos su comportamiento antes que su aspecto, que no evitemos de entrada que saluden y jueguen con nuestros perros. Los que tenemos perros y los amamos deberíamos ser los primeros en ayudar a que crezcan bien socializados, los que pongamos nuestro granito de arena para que por la calle les vean comportarse amigables aquellos con los que nos crucemos.

Los propios dueños de perros de razas consideradas potencialmente peligrosas son muchas veces los primeros que aprietan el paso, se cambian de acera, evitan aproximarse a otros perros por mucho que el animal que llevan con correa corta y bozal sea un bendito. No quieren líos, se saben juzgados, se ‘autocensuran’. Lo tengo más que comprobado. Solo ante una aproximación directa y cordial de la otra persona con perro se detienen.

Entiendo los motivos por los que lo hacen, perfectamente. Están hartos de malas caras, de expresiones de susto al doblar una esquina, de gente que huye, que no quiere acercarse.

A ellos también les animaría, si van con poca prisa, si intuyen que la situación es propicia, a hablar con los otros dueños de perros, a acercarse, a ser embajadores de las bondades de su perro y de otros como el suyo. No siempre saldrá bien, pero no pueden rendirse.

Los hay que lo hacen, me consta. Y me parece fantástico. Los primeros que deben tratar a su perro con toda la normalidad posible, que bastantes trabas supone ya cumplir la (injusta) ley, son ellos.

Normalidad. A eso es a lo que hay que aspirar, a normalizar en lo posible el hecho de llevar un perro así de la correa. A que se mire el carácter de cada animal más allá de su apariencia. Si ese enorme pitbull (o la raza ppp que sea) se acerca tranquilo o juguetón o sumiso, lo primero que deberíamos ver es ese comportamiento y no su amplio pecho o su poderosa mandíbula.

Claro que muchos dueños de perros son incapaces de interpretar las señales que emplean estos animales para comunicarse. Ahí hay mucho trabajo también por hacer. Más allá de combatir miedos e inseguridades, hay que construir conocimiento. Es una irresponsabilidad tener un perro y no esforzarse por leer un poco, por aprender sobre sus señales de calma, su lenguaje corporal, sus necesidades.

Por último, os recuerdo la iniciativa de llevar un lazo amarillo en la correa o el collar para avisar de que mejor dejes en paz a ese perro. Si veis que un animal va equipado con él, significa que, por el motivo que sea, mejor no acercarse. Puede ser que tenga miedo a los humanos, que esté superando algún trauma o que no se relaciona bien con otros perros.

Os animo a llevarlo si es vuestro caso.

La perra que acompaña este post se llama Happiness, tiene tres años, es una american bully y fue rescatada de una perrera de Córdoba. Está en la protectora madrileña Animales con Un nuevo Rumbo (ACUNR), y os animo a visitar su web para conocer a todos los perros potencialmente peligrosos que albergan y necesitan un hogar.

Es una perra alegre, divertida, simpática y activa. Le encantan las personas y que le den mimos. Disfruta mucho de los largos paseos olfateando. Con otros perros es sociable y se lleva bien con ellos. Está sana.

Se entrega desparasitada, vacunada, chipada, con las pruebas de enfermedades hechas, esterilizada y con contrato de adopción. Requiere licencia PPP.

Contacto: pppacunr@gmail.com