Archivo de la categoría ‘Perras’

Los abandonos no paran durante el confinamiento, a estas tres cachorras las dejaron a la puerta de una protectora


Aquellos que no quieren hacerse cargo de sus responsabilidades, que no esterilizan, que creen que el abandono es una solución, no se detienen durante el confinamiento.

A principio de mes entrevisté a Mati Cubillo, que está al frente de la Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Madrid, FAPAM. Mati me decía que hay menos ingresos de animales en las protectoras, pero que eso no significa que no se estén abandonado: “Están entrando menos animales, lo que no quiere decir que se estén abandonando menos, sino que la gente no está saliendo por el campo o por la calle a pasear y no se los está encontrando. Si una perra pare en el campo y nadie pasa por ahí, pues nadie lo ve. Pero sabemos que sigue pasando. Lo hemos hablado todos los compañeros y la conclusión es que vamos a tener un aluvión de entradas cuando esto acabe para el que nos estamos preparando mentalmente”.

Pero hay abandonos que es imposible pasar por algo, esos que te dejan delante. Este sábado, en la protectora gaditana Chipidog, se encontraron a tres cachorras en la puerta cuando acudieron a atender a sus animales. Un abandono que es doble delito, porque además supuso que alguien se saltó el confinamiento, ignoró el estado de alarma, al tiempo que dejaba a tres cachorras a su suerte.

Y lo hizo en una época en la que adopciones y acogidas son muy díficiles de gestionar, que en muchos casos están completamente interrumpidas como también me contaba Mati: “Se han paralizado todas las adopciones, Ahora mismo es imposible adoptar, no está permitido salir de casa para ir a adoptar un perro. Si viniesen voluntarios, si viniesen adoptantes, corres el riesgo de que pueda haber un contagio. Estamos cuidando muchísimo al personal de los centros, porque si caen enfermos tenemos un problema de infraestructura para atender a los animales”.


Así lo cuentan desde Chipiona, pidiendo al tiempo ayuda: Hoy hemos tenido sorpresa al llegar al refugio. Alguna mala persona (por ser educada) nos ha dejado a estas tres preciosuras. Nunca es buen momento, pero con esto que estamos viviendo menos. No disponemos de comida y no podemos atenderlas como necesitarían. Solo podemos ir una vez al día y quien sabe qué puede pasarles tan pequeñas y con los temporales que estamos teniendo. Lo ideal sería que fueran adoptadas, pero como hemos dicho anteriormente, en estos tiempos es complicado. Así que por favor NECESITAMOS CASAS DE ACOGIDA, necesitamos ayuda para ellas. No podemos dejarlas tan pequeñas solitas. No sabemos de qué raza son, parece que serán medianas”.

Contacto: chipidogchipiona@hotmail.es

Un emotivo vídeo de la protectora ACUNR da voz a los animales sin hogar durante la crisis por el coronavirus

Hoy le cedo este espacio a Ana Prada, voluntaria de la protectora madrileña ACUNR, que ha elaborado un vídeo precioso que puede dar a entender los difíciles momentos por los que pasan todas las asociaciones protectoras, a las que les faltan voluntarios y adopciones y les sobra trabajo y abandonos que gestionar.

Para los que no nos conozcáis, somos algunos de los perros de la protectora Animales Con un Nuevo Rumbo o ACUNR, como nos gusta llamarla.

Somos como todos los perros del mundo: nos gusta dormir en los sillones, comer la comida de los humanos, dar paseítos por el campo, Nos gusta ser el centro de atención y que nos den masajitos.

Estamos hoy aquí para contaros nuestra situación con todo esto a lo que llaman coronavirus:
y es que aunque NO lo contagiamos, repetimos: NO contagiamos el coronavirus, también estamos sufriendo la paralización de todo el país. Uno pensaría que con todos los memes de que con perro SÍ se puede salir a la calle, habría más interés por adoptarnos, pero resulta que no ha funcionado así. Y es que nosotros creíamos que la cuarentena de los humanos haría empatizar con nosotros a más gente porque, al fin y al cabo, nosotros también encerrados sin saber cuando podremos salir de aquí.

Tampoco creáis que nosotros tenemos mucha idea de qué es todo eso del coronavirus, pero estamos notando cambios: lo primero es que nos hemos dado cuenta de que vienen a cuidarnos menos voluntarios y vienen con unas pintas muy raras (con mascarillas y guantes), y no nos pueden dar los mismos paseos que antes ni abrazarnos como a nosotros nos gusta.

Por otro lado, han tenido que ajustarse el cinturón con nuestros gastos como muuuuucha gente en todo el mundo. Nos han contado que la crisis está afectando gravemente a tantísimas personas que nosotros también la sufrimos. Así que os pedimos una vez más con muchísimas ganas que sigáis haciendo el enorme esfuerzo económico que siempre habéis hecho por nosotros.

También hemos notado que ya no se comparten tanto en las redes sociales nuestras búsquedas de adoptantes. Habíamos pensado que al estar tooooda esta gente en casa más conectado a internet que nunca, nos ayudarían un poquito más efusivamente a encontrar familia, pero no ha sido así, por lo que os pedimos con muuuuuucho amor y lametones que sigáis compartiendo esas publicaciones como antes, que nosotros estamos deseando ser adoptados!

Por último, somos conscientes de que hay gente que quiere abandonar a animales como nosotros por miedo al virus y NO queremos ese destino para ninguno, porque nosotros ya hemos pasado por eso y sabemos lo que es estar en la calle.

Para terminar, muchos voluntarios como los que nos cuidan se han unido para ofrecer ayuda con la compras o pasear a los perritos de los que no puedan salir de casa, así que comparte este vídeo para llegar a más gente necesitada.

Os mandamos muchos besos y un consejo: aprended a estar tan felices como nosotros de las pequeñas cosas de la vida como la compañía de quien nos quiere y nos da mimos.

¡Gracias por ayudarnos!

 

El perro de la imagen se llama Trio y está en ACUNR esperando un hogar. Lo tiene difícil, por ser negro y cruce de PPP, pese a ser un perro adorable con gente, perros y gatos.

Está acostumbrado a vivir en una casa, pero volvió al albergue, dónde cuentan que se desespera, encerrado y triste.

Contacto: acunrmadrid@gmail.com

¿Alquiler de perros en Wallapop para que otras personas puedan dar paseos? Vergüenza debería daros

Veo con estupor que hay unos cuantos espabilados dispuestos a hacer negocio a costa del coronavirus, una crisis de una magnitud aún desconocida pero gigante que solo podremos minimizar permaneciendo en casa salvo causa de fuerza mayor.

No podía creérmelo, pero es cierto. Hay zonas de España en la que propietarios de perros están ofreciendo a sus animales en alquiler para sacarlos a pasear. Me los puedo imaginar perfectamente pensando: “Habrá gente loca por salir a la calle y sin excusa, como se puede pasear al perro, que incluso lo dijo y repitió Pedro Sánchez en la tele, ofrezco al mío por un puñado de euros y, si alguno pica, eso que me llego”.

Hay que ser miserable para, en una situación así, improvisar esas maneras de hacer negocio y de sortear las necesarias cuarentenas obligadas.

Espero sinceramente que los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado rastreen esas ofertas y sancionen a aquellos que las han puesto.

Si tenemos perro podemos bajarle a hacer sus necesidades. El mínimo tiempo imprescindible. Punto. Nada más. Luego a casa con él, que hay maneras de ejercitarle y tenerle feliz entre cuatro paredes a poco que nos lo tomemos en serio.

Ayer yo os contaba algunas y hoy mismo en el blog Etología Canina, Juan Luis de Castellví os da más ideas.


No debemos abusar de ese permiso que se nos ha concedido para bajarles a la calle a menos que queramos ver cómo nos lo merman. Lo último que necesitamos es que por cuatro espabilados  a los que les dan la mano y se toman el brazo, la mayoría que lo estamos haciendo bien y nuestros animales acaben pagando en forma de restricciones más severas.

Si tenemos cerca vecinos, amigos o familia que necesitan que les echemos una mano con sus perros, por ser ancianos, estar enfermos o tener discapacidad por ejemplo, tiene todo el sentido que nos ofrezcamos a pasear a esos animales. En momentos así es cuando más necesario es ser solidarios.

Otra opción válida es ofrecernos a ser casa de acogida de algún perro de protectora. Esos animales se van a ver en una situación muy complicada. Ya os lo contaba ayer.

Contactad con la protectora más cercana o que mejor os cuadre para echar una mano dando techo temporal a uno de sus animales. Para las protectoras vienen tiempos difíciles, la situación es incierta pero poco halagüeña, sin la ayuda habitual de los voluntarios, dependiendo solo de los pocos trabajadores que tienen contratados. Las casas de acogida pueden ser una gran ayuda, sobre todo para los cachorros, los animales ancianos o convalecientes.

Mucho me temo que se nos viene encima una época de incremento de los abandonos
 por parte de gente a la que combinar la gestión de esta crisis con la responsabilidad asumida por tener un animal se le va a hacer cuesta arriba. Y eso va a coincidir con la imposibilidad de efectuar rescates, de salir a la calle a atender a las colonias de gatos, de una primavera adelantada que traerá muchas camadas sin hogar a las que atender y de caída de las adopciones.

Puede acabar formándose una tormenta perfecta ante la que, si podemos ayudar, debemos ponernos las pilas y hacerlo.

Pero insisto, en cualquier caso hablamos de paseos mínimos, lo justo para que hagan sus cosas, las recojamos, y de vuelta a casa.

Seamos responsables. Por el bien de todos.

Y, por favor, ahora más que nunca, no abandones, no se te ocurra hacer una canallada así. 

La perra de la imagen se llama Turka y está en una casa de acogida esperando su hogar definitivo. Tiene un carácter extraordinario, se lleva fenomenal con otros perros, niños y gatos. Eso sí, me cuentan que “es un poco bruta porque está tan feliz que no para de saltar”.

Es joven, no tiene ni dos años, está en Madrid y para su adopción es preciso contar con licencia para la tenencia de Perros Potencialmente Peligrosos.

Contacto: Proyecticanadareal@gmail.com

———————————————————

ACTUALIZACIÓN

¿Debemos mostrar fotos duras de maltrato animal para combatirlo?

Es un viejo debate. Tan viejo que ya hace once años que lo asomé por vez primera a este blog. Y una duda legítima que los lectores plantean regularmente.


Hay gente especialmente sensible que se duele viendo perros y gatos maltratados. El terrible estado en el que las protectoras los encuentran, famélicos, con heridas abiertas por palizas, dejadez o atropellos, es toda una bofetada visual.

Duele verlos y por eso los hay que dicen que no hace falta mostrar la realidad tan crudamente para concienciar a la gente.

No estoy del todo de acuerdo. Es cierto que no debemos cargar las tintas, incurrir en una suerte de pornografía visual que solo busca el impacto y no despertar conciencias. Pero creo necesario que la mayoría sea consciente de una realidad que ignora o prefiere ignorar. Las imágenes, que no muestran más que la cotidianidad de este país, son una buena herramienta para conseguirlo.

Sin ellas cuesta más creer que los monstruos sin empatía que han causado ese daño se mueven con normalidad entre nosotros, que hay que poner freno a sus actos porque son seres potencialmente peligrosos para sus semejantes.

Ocultar lo que sucede puede que nos ayude a dormir tranquilos, pero no contribuirá a qué mejoren las cosas.

Kamilah es una galga joven, de unos dos años, y pequeña, apenas pesa 13 kilos. Apareció abandonada en la autovía, sufriendo el hambre y la indiferencia de la gente para variar, fue demoledora.

“Pronto se recuperará y cogerá un poco de peso, la pobre come como si no hubiera un final, algo normal en un animal que ha pasado tantísimo hambre” cuentan desde El Amigo Fiel de Córdoba, la protectora que la ha rescatado. “Su recuperación emocional va por buen camino, es una perra muy cariñosa cuando se siente segura y es sociable con perros. Le hemos devuelto la dignidad, ahora le tenemos que devolver la vida que perdió en el pasado”.

Esta galguita se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitada y esterilizada. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, la asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

¿Se liga más con perro?

La pasada semana, a cuenta de que San Valentín está a la vuelta de la esquina, me llego una nota de prensa de Wamiz afirmando que tener perro es una buena forma de encontrar pareja.

Aseguran que el 60,3% de sus encuestados encuentra más atractivos a aquellos que tienen perro o gato; que el 57% han conocido a alguien con la mediación de un animal y que el 40% de los que tienen un animal de compañía preferirían una pareja que también lo tuviera.

También hablan de una práctica para ligar llamada dog-fishing que por lo visto consiste en utilizar al perro de otra persona para hacerse una foto y compartirla en el perfil.

Más allá de los números de una encuesta que tampoco hay que tomarse al pie de la letra, lo cierto es que sí parece lógico pensar que sí que se liga más con perro. Y más allá de intereses románticos, permite ampliar el círculo de amigos y conocidos, tener una red social más extensa y rica.

Tener perro te hace salir, pasear, y por tanto facilita que conozcas gente. Tener perro también ayuda a entablar conversación con otras personas que también pasean a sus perro o que simplemente les gustan los animales. Tener perro implica tener un tema de conversación inicial que, de entrada, es más interesante que el tiempo.

No sé vosotros, pero yo he hecho grandes amigos gracias a mis perras. Por eso muchas veces tener un animal es algo que se recomienda a personas mayores o con dificultades para relacionarse.

Otro aspecto en el que nos ayudan, otra cosa que agradecerles.

Leo apenas tiene un año y está en acogida esperando un hogar definitivo.

Me cuentan que “está acostumbrados a vivir en piso, es sociable con perros y gatos, pero es algo reactivo en los paseos, es decir, hay que andar con ojo porque es asustadizo, miedoso y se pone nervioso con algunos estímulos. Como bien se ve en las fotos le falta una pata delantera. Fue por culpa de su anterior propietario.
Leo acudió al veterinario con una herida muy fea, le dieron tratamiento, curas y pusieron un vendaje, el cual debía ir a revisar en 24-48 horas. Pues bien, nunca más lo llevo, esa pata se infectó, necrosó y como consecuencia hubo que amputarla”.

Leo ya está castrado, es de tamaño mediano, se entrega con contrato de adopción, microchip, vacunados y desparasitado.

Contacto: evadavi99@gmail.com

Ecologistas en Acción cree que el 33% de los abandonos de animales se producen en los primeros meses del año

La organización ecologista ha recordado apoyándose en los datos facilitados anualmente por la Fundación Affinity con el arranque de año, en estas fechas previas a la llegada de los Reyes Magos y posteriores a las navidades, que el 40% de nuestros perros y gatos fueron un regalo. Que sean un regalo puede implicar que han llegado a un hogar que no había reflexionado detenidamente sobre lo que implicaba abrirles sus puertas y que tal vez no esté informado sobre sus necesidades y preparado para atenderlas.

Además, señalan que ha habido un repunte de la compra respecto a la adopción, e insisten en que “la decisión de tener un animal en casa debería ser muy meditada” y la conveniencia en apostar por la adopción, en lugar de la compra.

Chesus Ferrer, portavoz de la organización ecologista, asegura que “La adopción de mascotas supone dar una salida a un animal necesitado. Además, la labor de las protectoras de animales es muy importante y hay otras muchas formas de involucrarse con ellas, ya sea a través de donaciones o suscripciones, difundiendo por las redes sus llamamientos o dedicando horas a trabajar de manera voluntaria en ellas. De esta manera también contribuimos al bienestar animal”.

Colaborar con estas entidades protectoras puede ser un estupendo propósito para el recién estrenado 2020.

También apuntan que ellos creen que “el 33 % de los abandonos que se producen en los primeros meses del año, tienen relación con los animales regalados durante las Navidades así como el final de la temporada de caza”.

Y no se olvidan de que los animales de compañía regalados, comprados y abandonados no son solo perros y gatos: “además de las mascotas tradicionales (perros y gatos) hay una cantidad significativa de especies abandonadas, muchas de ellas consideradas exóticas invasoras, como tortugas, hurones, mapaches o cotorras. Su abandono tiene el problema añadido de la creación de importantes poblaciones de estas especies en el medio natural que dañan los ecosistemas y desplaza a las especies autóctonas, convirtiéndose en una de las mayores amenazas para la biodiversidad. También el silvestrismo de perros y gatos produce importante daños en la fauna y actividad ganadera”.

Apuntes todos ellos que conviene tener presentes, a ver si logramos que el año que entra haya más adopciones y, sobre todo, menos abandonos.

Las dos perritas de las imágenes apenas pesan 5 o 6 kilos y buscan hogar. Son Nela (canela, 2 años aproximadamente) y Maná (negra, en torno a un año). Creen que la segunda puede ser hija de la primera. Ambas fueron recogidas de la carretera a punto de ser atropelladas.

Son unas perritas muy tranquilas y adorables, conviven juntas en casetas con más perros con los que se llevan muy bien, son perritas muy caseras que se ven que han vivido en un hogar y el refugio se les hace aún más duro”.

Están en la protectora El buen amigo, en Sevilla, pero se envían a cualquier punto de España.

Contacto: protectoraelbuenamigo@gmail.com

“Lo más frecuente es que la leishmaniosis no limite la esperanza de vida ni sea un impedimento grave para tu perro”

La leishmaniosis es la principal enfermedad que afecta a los perros en la región mediterránea, que se va extendiendo lentamente hacia el norte de Europa transmitida por la picadura de los mosquitos. Una enfermedad con la que convivió mi perra Troya desde que la adopté hasta que murió con diecinueve años y que no debería darnos miedo a la hora de adoptar ni invitarnos a deshacernos o sacrificar a nuestro perro, si resulta que la contrae.

El doctor Xavier Roura, especialista en leishmania del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic Veterinari de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), ha tenido la amabilidad de prestarse a responder a mis preguntas para que todos podamos entender mejor a la leishmaniosis y cómo ponerle freno.

¿Hay perros más susceptibles de contraer leishmaniosis que otros?
Que un perro enferme o no de leishmaniosis depende de diferentes factores. Evidentemente el primero es que se debe infectar con la leishmania, y las posibilidades de que eso ocurra dependerán de en que zona habite normalmente, o de donde haya viajado, o de si utiliza productos repelentes del flebotomo (insecto transmisor de la leishmania), o del tiempo que pase en el exterior, entre muchos otros. A partir de aquí algunos perros infectados pueden acabar desarrollando la enfermedad (leishmaniosis), y las posibilidades de que esto ocurra dependerá también de diversos factores, aunque el más importante es si la respuesta inmunitaria de cada perro frente a las leishmanias es eficiente en eliminarlas o si no, en mantenerlas controladas o acantonadas y así no desarrollar la enfermedad. Debido a todo esto muchos perros pueden ser más susceptibles en contraer la leishmaniosis y, cuando hablamos de respuesta inmunitaria, parece que es la genética uno de los factores que influye más en que tipo de respuesta inmunitaria desarrolla el perro en contacto con el parásito Leishmania, por eso algunas razas parecen tener diferentes respuestas inmunitarias, y alguna de ellas parecen más susceptibles, como por ejemplo la raza boxer.

Imagine, acaban de diagnosticar una leishmaniosis a mi perro: ¿qué debo esperar?
Eso depende de si a tu perro le han diagnosticado que está infectado con la leishmania o que está enfermo de leishmaniosis. Si es la primera situación, tu perro está infectado, lo que ocurrirá es que habrá que hacer los controles clínicos y analíticos de tu mascota por parte de tu veterinario más frecuentemente, para así detectar si en algún momento enferma y por tanto, es necesario utilizar tratamiento. No sabemos si esto ocurrirá o no, o si ocurre, si será en pocos meses o en años. Por tanto, mientras se van realizando estos controles con tu veterinario, habrá que mantener o iniciar la prevención de la picadura del flebotomo para evitar dentro de lo posible la infección de otros perros, gatos y humanos. Además, podrás discutir con tu veterinario las opciones que podrían ser interesantes para reforzar o mantener la respuesta inmunitaria eficaz de la que hemos hablado anteriormente.

Si es la segunda situación, tu perro está enfermo, lo que ocurrirá es que habrá que iniciar el tratamiento frente a la leishmaniosis que te recomiende tu veterinario para intentar que tu perro vuelva a la casilla inicial: ¡que esté curado clínicamente! Por tanto, que le desaparezcan los signos clínicos o las alteraciones de la analítica secundarias a la leishmaniosis, aunque a día de hoy, se piensa que tu perro se mantendrá infectado para siempre. Es importante entender que en la mayoría de perros el tratamiento de la leishmaniosis no es para toda la vida. Por eso, una vez esté ya en tratamiento, también se podrán seguir las recomendaciones de tu veterinario sobre controles y prevención a realizar, expuestas en la primera situación.

¿La leishmaniosis es un impedimento para ese perro en algún caso? ¿Va a reducir su esperanza de vida?
Será un impedimento o reducirá la esperanza de vida según la respuesta clínica de tu perro después del tratamiento de la leishmaniosis. Los controles clínicos que hará tu veterinario le permitirán decidir en cual de estos grupos está situado tu perro después del tratamiento:
a) curado clínicamente y se podrá suspender el tratamiento.
b) curado clínicamente pero necesita mantener tratamiento para no volver a recaer de la enfermedad.
c) mejora clínica evidente pero recae de la leishmaniosis cada cierto tiempo incluso con el tratamiento.
d) no hay cura clínica o la mejoría es leve a pesar del tratamiento contra la leishmaniosis.

Estar dentro de uno de los dos primeros grupos es lo más frecuente y en general no limitarán la esperanza de vida ni serán un impedimento grave para tu perro. Si está dentro de uno de los dos últimos grupos si que limitarán su esperanza y calidad de vida.

¿Cómo es el tratamiento más habitual? ¿Qué efectos secundarios tiene?
El tratamiento de la leishmaniosis canina más recomendado es la combinación de dos tipos de fármacos. Por un lado un fármaco que destruya las leishmanias, como el antimoniato de meglumina o la miltefosina, generalmente durante un mes, y por otro un fármaco que evite la reproducción de las leishmanias, como el alopurinol, durante un tiempo variable, de 6 meses a varios años. Usados correctamente los dos primeros no tienen efectos secundarios graves o que no se solucionen c con su suspensión temporal o el uso de corticoesteroides a dosis antiinflamatoria, en cambio el uso prolongado de alopurinol puede dar problemas importantes urinarios o renales en algunos perros. Debido a esto son muy importantes los controles clínicos y analíticos que te recomendará tu veterinario una vez empezado el tratamiento de la leishmaniosis.

Algunas veces son necesarios otros tratamientos farmacológicos o dietéticos para solucionar o mejorar diversas alteraciones clínicas secundarias a la leishmaniosis.

Además del tratamiento farmacológico ¿hay algún otro consejo a tener en cuenta, tal vez relativo a su alimentación o convivencia con otros perros?
Además del tratamiento propio de la leishmaniosis, comentado en la pregunta anterior, algunas veces son necesarios otros tratamientos farmacológicos o dietéticos para solucionar o mejorar diversas alteraciones clínicas secundarias a la leishmaniosis. Por tanto hay que mantener una dieta equilibrada y adecuada para tu perro, y seguir las recomendaciones que te proponga tu veterinario en función de la evolución clínica de tu perro. El hecho de que tu perro esté en tratamiento de la leishmaniosis no influye en su convivencia con otros perros o humanos. Sin embargo si que hay que tener en cuenta que hay que usar productos efectivos frente al flebotomo (insecto vector de la leishmaniosis) tanto en el perro enfermo como en todos los otros perros que convivan con él.

¿Por qué su desarrollo y manifestación difieren a veces tanto entre unos perros y otros?
Esto es debido a que hay múltiples factores, descritos en una de la preguntas precedentes, que determinarán en cada perro si primero se infecta con leishmanias y después si esa infección evoluciona hacia e desarrollo de la enfermedad (leishmaniosis). Además todos estos factores también serán importantes para determinar qué manifestaciones clínicas (problemas dermatológicos, renales, oculares, etc.) presentará cada perro, y cuál será la respuesta de estos problemas al tratamiento de la leishmaniosis en cada perro. Por eso son tan importantes los controles clínicos y analíticos que realizará tu veterinario durante la vida del perro y sobretodo, si es necesario iniciar el tratamiento de la leishmaniosis.

¿Qué recomendaría tener presente para prevenir, para que no contraiga la leishmaniosis o para detectarla a tiempo?
Recomendaría una charla tranquila con tu veterinario para valorar las mejores opciones de prevención de la leishmaniosis, así como de qué controles clínicos y pruebas diagnósticas también serían necesarios para la detección precoz tanto de la infección como del desarrollo de la enfermedad. Estas opciones serán diferentes según la zona donde viva o las zonas que haya o deba visitar en un futuro. En general la recomendación principal para la prevención de la leishmaniosis es el uso de insecticidas (piretroides) tópicos que reduzcan o eviten el contacto entre el flebotomo (insecto transmisor de la Leishmania) y el perro. Además, también con el fin de realizar una detección precoz, se recomienda hacer al menos un control veterinario anual a los perros que viven, han vivido o pernoctado en áreas donde la leishmaniosis es frecuente (áreas endémicas).

Desde hace unos años existe la opción de vacunar frente a la leishmaniosis: ¿en qué circunstancias recomienda su vacunación?
La vacunación frente a la leishmaniosis es una opción para intentar prevenir el desarrollo de la enfermedad, es decir que el perro presente signos clínicos de leishmaniosis. Por tanto, igual que con otros fármacos como la domperidona o nutracéuticos como los nucleótidos, con la vacunación se busca mantener o reforzar la respuesta inmunitaria eficaz del perro para que no enferme de leishmaniosis. Esto quiere decir, que esta prevención con la vacunación es una ayuda adicional, pero no substituye, la prevención de la infección con las leishmanias evitando o reduciendo el contacto entre el perro y el flebotomo (insecto transmisor de la leishmania) mediante el uso de los piretroides (insecticidas) en forma de collar o de pipetas. Por tanto, es recomendable discutir con tu veterinario qué opciones para la prevención de la leishmaniosis son las más interesantes para tu perro y decidir si la vacunación es una de ellas.

Es recomendable discutir con tu veterinario qué opciones para la prevención de la leishmaniosis son las más interesantes para tu perro y decidir si la vacunación es una de ellas.

El tratamiento, pronóstico y prevención de esta enfermedad han cambiado mucho en no tantos años. ¿Qué diría que ha avanzado más?
Yo diría que han avanzado positivamente los tres. El tratamiento porque aunque no hay nuevas moléculas interesantes para el tratamiento de la leishmaniosis en perros, sí que conocemos mucho mejor su eficacia y además ha despertado mucho interés la buenas expectativas de la inmunoterapia, es decir, del tratamiento de la leishmaniosis mejorando la respuesta inmunitaria del perro. El pronóstico porque conocemos mejor la leishmaniosis canina y sabemos que la mayoría de perros responde muy bien al tratamiento y se llegan a curar clínicamente, con lo que frecuentemente ya no es necesario el tratamiento de por vida. Y finalmente la prevención, porque ahora entendemos cuales son los objetivos de cada uno de los tipos de prevención y por tanto el veterinario puede buscar la mejor combinación para cada perro.

¿Esos avances se han traducido en que haya menos casos o no hay una relación equivalente?
Desafortunadamente todos estos avances no tienen porque conducir a una reducción del número de perros con leishmaniosis ya que hay muchos otros factores que no podemos controlar y que son más importantes, como el cambio climático, los desplazamientos de los perros con lo propietarios o debido a las adopciones, y los cambios urbanísticos. Pero a pesar de todo esto, todos estos avances ayudarán a los veterinarios a poder afrontar el reto de la leishmaniosis canina de una forma mucho más efectiva.

Gitana es una bully apta con gatos, “una perra súper tranquila, amorosa con todo el mundo, que convive con todo tipo de perros e ideal para un piso”.

Tiene leishmania, pero ya está tratada y en perfecto estado. Dispuesta a encontrar una buena familia. Tiene cuatro años.

Los interesados pueden mandar un WhatsApp al teléfono 618795005. Se hará seguimiento.

Cómo presentar a un perro y un gato adultos

Son especies distintas, se comunican de diferente manera y tienen fama de no entenderse demasiado bien. “Se llevan como el perro y el gato” decimos de dos personas que andan tarifando con frecuencia.

Hay que entender y respetar que es cierto que no todos los gatos pueden convivir con perros y viceversa. Algunos gatos se estresan en exceso en presencia de perros. Y hay perros que ven a los gatos como unas presas de lo más interesante.

Pero no tiene porqué ser así. En mi casa siempre ha habido perros y gatos entendiéndose divinamente.

Ver esta publicación en Instagram

#buenasnoches con #perrosygatos

Una publicación compartida de Melisa Tuya (@melisatuya) el 10 Oct, 2019 a las 1:17 PDT

Es un tema que da para mucho, pero hoy me voy a centrar en cómo hacer las presentaciones para que un gato y un perro que ya son adultos, empiecen con buen pie.


Conviene primero que ambos se hayan familiarizado con el olor del otro. Puede ser habiendo dejado objetos (camitas, collares, rascadores) a su alcance o manteniendo al gato encerrado en una habitación, desde la que el perro podrá olisquearle.

Cuando vayamos a presentarles hay distintas opciones, en función de las circunstancias o de la reacción de los animales. Puede ser buena idea permitir que se conozcan con seguridad manteniendo al gato en su transportin y al perro sujeto con la correa.

Sujeto, pero de manera relajada. Nunca transmitiendo tensión. Conviene que identifiquen la situación de manera positiva, con chuches y caricias.

Si la cosa va bien (aunque haya algún bufido es normal) podemos soltar al gato manteniendo al perro sujeto y distraído de manera positiva, con mimos. Lo ideal es que sea una estancia en la que el gato tenga opción de huir a alguna zona elevada.

Debemos intentar estar tranquilos, no forzar los acercamientos y observar con detenimiento las reacciones de los animales.

Si el perro muestra una sana curiosidad o indiferencia es buena señal. Si el gato obra de la misma manera, incluso si muestra recelo y bufa un poco, la buena convivencia es cosa hecha.

En los casos en los que esta primera presentación no transcurra tan bien, no quiere decir que sea imposible. Hay profesionales de la etología canina y felina que pueden darnos pautas para lograr esa convivencia.

Una convivencia más habitual de lo que parece, aunque no siempre es posible y hay que respetarlo.


Xena es la perrita atigrada “tiene tres añitos, es muy educada y amorosa. Está en la perrera desde hace dos años. Su carácter es muy bueno, pero esta muy deprimida y ha bajado mucho de peso”.

Daddy es el macho negro, “tiene dos añitos y va a tener más de un año en perrera. Llegó hermoso y cada vez va a peor, muchas veces no come y está apático, tiene un buen carácter”.

Ambos son cruces de American Stanford que se entregan con cuestionario de preadopción y seguimiento.

Contacto: gladysriverof@gmail.com

El secreto para que todo vaya bien al ir a adoptar un perro a una protectora

Hace un par de semanas tuve el honor de ser firma invitada en la web (que os recomiendo fichar porque semanalmente publican contenidos sobre animales de interés) de la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos I con un texto bastante extenso que se titula Es muy díficil adoptar un perro en una protectora.

Tras el enlace tenéis el contenido completo, pero hoy he querido compartir aquí un fragmento, ese en el que explico el secreto para que una adopción vaya rodada, porque he oído con demasiada frecuencia esa queja. No es difícil, os lo aseguro.

Lo primero es verdaderamente haber pensado en si podemos asumir la responsabilidad de un animal durante muchos años. No acudir por impulso. Y hacerlo estando de acuerdo toda la familia y presentes en el proceso. Un animal no puede ser un regalo sorpresa a un tercero. Es un mensaje que se repite hasta el hartazgo, pero que no parece calar. Pensar, valorar si estamos dispuestos a responsabilizarnos del coste en tiempo, dinero, organización… que implica.

Lo segundo es acudir a la protectora sabiendo de antemano que tendrán que ‘examinarnos’ para ver si somos aptos. Es su obligación, es lo que deben hacer. Otra cosa diría muy poco de su quehacer salvando seres vivos. Acudir sabiendo también ese coste existente y que la mayoría de los perros que habrá allí serán mestizos, perros de caza o sus cruces, PPPs, perros de tamaño mediano sobre todo, aunque también grandes y pequeños, pero rara vez diminutos.

Y lo tercero es ir a adoptar con el corazón abierto y una actitud asertiva. Si al voluntario que sale a atender le decimos, en lugar de “quiero un cachorro que vaya a ser pequeño”, “algún adulto de tamaño toy” o “un border collie” o “un galgo”, cómo es nuestro estilo de vida, lo que nos gusta hacer, el tiempo que podemos dedicar al animal, si tenemos experiencia previa con perros, si tendrá que convivir con niños o con gatos… entraremos con buen pie.

Por supuesto, podemos añadir si nos gustan con pelo largo o corto; medianos, pequeños o grandes; juguetones o tranquilos. Pero lo que debe primar siempre es el carácter y las necesidades de ejercicio del animal. Si en esos dos aspectos son compatibles con nosotros, la adopción será un éxito y tendremos un nuevo miembro de la familia al que querremos con todo nuestro corazón.

El perro más bonito del mundo, si no casa con nosotros, es muy probable que nos parezca horroroso al poco tiempo. La belleza está en el interior, y todo eso que tampoco termina de calar.

Yo a los novios de mis hijos los quiero buenos, no guapos. Con mis perros, igual.

“Quiero un perro que se adapte a mí, acabo de irme a vivir solo con mi novia, nos encanta hacer deporte y tenemos bastante tiempo libre por las tardes” o “quiero un perro para mi familia, somos bastante sedentarios, nos gusta vivir tranquilos y tenemos niños” o “nos hemos jubilado, queremos un perrito al que atender, pero tengo problemas de movilidad y viajamos mucho al piso de la playa”…. Ese tipo de cosas hay que empezar diciendo.

Y luego tenemos que dejarnos asesorar. Ellos conocen a sus animales mejor que nosotros. Quieren conocernos para acertar. Si nos recomiendan determinados perros no es porque quieran colocarnos los que nadie quiere; lo que quieren es que todos salgamos de allí con un futuro feliz por delante.

El empeño por el cachorro es comprensible. Nada tan lindo como una bolita de pelo. Pero esa bolita no sabemos qué carácter y necesidades tendrá y la fase de cachorro/bolita dura muy poco para dar paso luego a la adolescencia canina. Educar a un cachorro y luego a un perro joven requiere mucha energía y tiempo, más desde luego que abrir las puertas de nuestro hogar a un animal adulto. Aunque bastante bien salen los pobres por ellos solitos en la mayoría de los casos.

A nuestras parejas es raro que las conociéramos cuando fueron adorables bebés. De hecho, haber elegido a nuestra pareja de bebé hubiera sido más arriesgado que jugar con los trileros de la plaza Mayor. No queremos la incógnita de cómo puedan salir de mayores, queremos conocer cómo son ya de adultos antes de meterlos en nuestra vida. ¿Por qué no con los perros?

De hecho, el tercer motivo de abandono de un animal es su comportamiento (último estudio de Fundación Affinity).

 

Todo eso en buenas protectoras, claro, en aquellas que se toman su labor en serio e intentan, contra viento y marea, trabajar de la manera más profesional posible. Aunque de la necesaria profesionalización de las asociaciones protectoras ya hablaremos en un futuro, porque da para mucho. Hay demasiado voluntarismo, unas dosis considerables de caos y diferencias notables entre las distintas zonas de España.

A veces se equivocan, por supuesto. A veces niegan un animal a una familia que podría haber sido excelente. A veces se pasan de frenada, claro que sí. Son humanos. Humanos escarmentados, que han visto demasiado.

Creo sinceramente que la labor de recibir y valorar a los potenciales adoptantes es la más compleja en una protectora. Eso sí que es difícil. Y lo hace gente a la que no necesariamente se ha preparado para ello. Tenedlo presente, porque ese sería el cuarto y último consejo. 

La perrita de un blanco inmaculado que acompaña este post apenas tiene año y medio y se llama Chasca. Es una mestiza de tamaño mediano que fue rescatada de una perrera de Albacete.

En la protectora madrileña Animales con un Nuevo Ritmo cuentan que “es muy dulce y tranquila, un amor de perrita. Con otros perros tiene muy buena relación”.

Está sana y se entrega desparasitada, vacunada, chipada, esterilizada y con contrato de adopción.

Para apadrinar o adoptar a Chaska: acunrmadrid@gmail.com o acunrmadrid1@hotmail.com

La Uned, junto a Fundación Mascoteros, facilitará dos cursos sobre bienestar animal en 2020


La semana pasada tuvimos una muy buena noticia. En España es preciso que haya mucha más formación sobre lo que es bienestar animal, sobre tenencia responsable, maltrato y legislación relacionada.

Hace falta en la sociedad, empezando por los propietarios de animales. Con frecuencia también entre los profesionales que tratan con ellos. Por supuesto, entre los garantes de que se cumpla la ley y se respeten sus derechos y dentro del mundo de la protección animal.

Por eso es una buena noticia que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Mascoteros vayan a programar dos cursos sobre bienestar animal, inscritos en el programa de Formación Permanente de la universidad.

Uno, bautizado como Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal, se centrará en el cuidado, educación canina y tenencia responsable. El otro Cualificación para profesionales de centros de atención animal, gestión, salud y bienestar, en atención animal, gestión y salud para los profesionales del sector.

“Somos la primera universidad pública que adquiere un compromiso real y diseña este programa doble de bienestar animal; uno destinado a los particulares que tienen inquietud por cuidar y conocer a los animales, y otro para aumentar la cualificación de las personas que trabajan en centros de atención animal, clínicas veterinarias, tiendas, refugios y centros municipales, donde hay mucha carencia de formación”, aseguran desde la universidad.

Como explican en el comunicado que lo ha hecho público, “supone la primera opción de formación superior para un sector de escasa regulación normativa y cuyo desarrollo depende en gran medida, según los responsables de la Fundación, del voluntarismo y la intuición de quienes se ocupan del cuidado de los animales”.

En ambos casos hablamos de 75 horas lectivas, están adscritos al programa de Desarrollo Profesional y Personal de la UNED y dotan a quienes los sigan del Certificado de Enseñanza Abierta. Los estudiantes obtendrán tres créditos ECT que pueden sumarse, tras la pertinente convalidación, a cualquier título oficial europeo. Los precios son de 180 y 201 euros, respectivamente. Se han planificado tres convocatorias, a partir de enero, que se realizarán a lo largo del 2020. La metodología es totalmente online, incluidas las pruebas finales que darán derecho al título final.

Macario y Alina, la pareja de rubios que acompaña este texto, están en la protectora madrileña PROA esperando un hogar.

Macario, el más peque, “es joven, alegre, se lleva bien con otros perros. Tiene un tamaño y peso ideales para una casa, viajar con él, compañero para todo”.

Alina es “muy sociable con todo el mundo, se lleva bien con perros. Es joven, activa y muy alegre”.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

En las fichas de su página web se puede acceder al formulario de adopción.