Archivo de la categoría ‘Perras’

Los contratos de adopción de animales no son papel mojado

Cuando adoptas un animal en una protectora, sueles tener que firmar un contrato de adopción, un acuerdo entre particulares, que te compromete a una serie de cosas. Normalmente a esterilizar en el caso de que el animal no lo esté, a no regalarlo ni venderlo sin informar previamente a la asociación, a ponerte en contacto con ellos si por lo que sea no puedes seguir atendiéndole…

Pueden cambiar ligeramente de unos a otros, pero lo que buscan básicamente es el bienestar del animal y no perderle la pista. Pero me consta que para muchos adoptantes es poco más que un papel mojado. ¿Hasta qué punto es vinculante?

A mediados de enero hubo una sentencia que crea jurisprudencia y me parece relevante para entender que es un compromiso que hay que tomarse en serio. Un hombre adoptó a una podenca, Brenda, en 2016. Pero la perra desapareció, aparentemente la entregó o vendió a otra persona, y el hombre no respondía a la asociación, que acabó llevándolo ante el Juzgado de Primera Instancia 1 de Granada.

Dicho juzgado revocó la adopción de la perra por incumplir las obligaciones del contrato. La sentencia impone la devolución del animal a la asociación, el problema es que aún no se sabe dónde está Brenda.

Así lo contaba la agencia Europa Press:

Se trata de una de las primeras sentencias de España que revocan la adopción de un animal, en el marco de un proceso impulsado por la ‘Asociación Animalista Peludísimos Granada’ para dar con este perro de raza podenco llamado Brenda, después de que la persona que lo adoptó dejara de darles información sobre ella incumpliendo lo acordado.

El juicio por estos hechos se celebró el pasado 11 de diciembre y entre las pruebas que se han presentado por la asociación se encuentran tanto el contrato de adopción como una serie de conversaciones por Whatsapp en las que el demandando se negaba a decirles dónde estaba Brenda, según ha relatado a Europa Press el letrado que ha llevado el caso, Aritz Toribio, especializado en Derecho Animal.

Una de las dificultades en este tipo de causas es que no existe una figura jurídica adecuada para los contratos de adopción de animales, pese a la gran cantidad que se realizan cada año, y no hay jurisprudencia al respecto. Por ello, en este caso se ha tratado jurídicamente la adopción de Brenda como una donación.

La demanda fue admitida a trámite en el Juzgado y el adoptante se declaró en rebeldía. Para dictar sentencia, la rebeldía debía ser notificada al demandado, pero el hombre falleció en junio del año anterior.

Pese a ello, la asociación mantuvo su demanda y la vista se celebró el pasado diciembre, tras lo que el juzgado ha revocado la “donación” de Brenda, cuyo paradero aún desconoce el colectivo. Sospechan que la tiene otra persona y si la localizarán reclamarán su devolución.

La asociación demandante ha señalado que están para ayudar a los animales y cuentan con los recursos legales suficientes para hacer cumplir los llamados contratos de adopción, “que no dejan de ser obligaciones interpartes”, aunque hacen un llamamiento para que se legisle y se cree una figura jurídica adecuada para ellos.

La perra que ilustra este contenido es una cruce de podenco, tal vez semejante a Brenda, que apareció abandonada y busca con urgencia adopción o acogida.

Tiene unos ocho años, muy buen carácter y es apta en casas con gatos. Está en Madrid.

Contacto: 605 082 955‬ sonidea20@gmail.com

¿Los pastores alemanes ya no están de moda? ¿Nadie querrá dar una segunda oportunidad a esta perra que fue reventada a criar?

Preciosa, ¿verdad? Una perra pastor alemán hermosa, que rebosa felicidad y salud. Pues no hace mucho su aspecto era muy distinto.

A Latifah la rompieron a base de criar. La trataron como una máquina de parir cachorros para obtener beneficios, sin cuidarla lo más mínimo.

Apareció abandonada, vagando con un cachorro al que alguien se llevó, dejándola a ella en la calle. Cuando la rescataron este era el panorama:

Las mamas le cuelgan, agrietadas y con heridas. Esquelética, le faltan bastantes kilos para la envergadura que tiene. Con dermatitis por todo el cuerpo, su piel parece cartón y por supuesto, llena de parásitos y sin microchip, como es de costumbre.

La han reventado a criar, está hecha polvo. El trato que habrá tenido en su vida, pues lo podemos imaginar, ya que cuando fuimos a rescatarla, adoptó tal postura de sumisión que se orinó al vernos. Se nos parte el corazón con estampas así, animales tan humillados y psicológicamente tan deteriorados.

Es joven, es de raza, es una belleza y tiene buen carácter. Pero pese a haberse recuperado no aparece una familia que quiera darle una segunda oportunidad.

Pasan los meses y Latifah ve como su vida se limita a un chenil y unos patios de recreo de una residencia. No hay más opciones para ella.

Igual que los pobres pastores belga malinois, que cada vez son más abandonados, los pastores alemanes dejaron de estar de moda hace mucho tiempo y ya no son una raza que se estile ni una novedad. Dentro de poco veremos lo mismo con la moda de los perros lobo checoslovacos.
Latifah necesita un hogar con una familia que la cuide, la proteja, le de el cariño que se merece y que esto sea de por vida. Ya pasó por unas manos que solo la quisieron para criar hasta que la abandonaron.

Al poco tiempo de su rescate.

Se nos parte el alma cada vez que tenemos que despedirnos de ella en las visitas a la residencia.

Latifah se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Podrá viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, la protectora El amigo fiel de Córdoba asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Abril es una preciosa galga negra que lleva más de un año esperando a que la adopten

Esa es Abril. Toda una belleza. Una elegante galga negra que, más allá de su buena planta, tiene un carácter estupendo. Pese a ser preciosa por dentro y por fuera, nadie se ha fijado en ella y sigue esperando un hogar desde la protectora El amigo fiel de Córdoba.

Se encontraba abandonada en Andújar, un pueblo de Jaén. Estuvo un tiempo merodeando por muchos lugares: campos, calles, parques, etc, siendo demasiado visible para manos que no le darían una vida digna.

Tras un tiempo, una pareja pudo rescatarla y sacarla de la miseria en la que se encontraba. Desde entonces ha estado en una residencia canina, pero jamás nadie preguntó por ella. De eso hace más de doce meses.

El matrimonio que la rescató con toda su buena voluntad, ya no puede hacerse cargo de ella y seguir pagando la mensualidad de la residencia por más tiempo. Lo han intentado todo con tal de que esta galguita tenga una familia, pero sus propósitos para Abril han sido en vano.


En la protectora están saturados, pero al conocer su historia han hecho el hueco que no tienen para hacerse cargo de ella.

Últimamente solo tenemos casos de perros de caza, que llevan el cartel de “invisibles” en la frente. Ella es una más, siendo galga va a necesitar mucha suerte para que alguien se fije en ella, ya sabemos lo complicado que es la adopción de un galgo en España. Lo fácil sería que Abril fuera en un “lote” de galgos al extranjero, pero nuestra Asociación no funciona así.

Abril se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, desparasitaciones, analíticas, esterilización y revisión veterinaria. “Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal”.

Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Gala es una perrita faldera, ideal para hacer una compañía tranquila y cariñosa

Gala es joven, tiene apenas unos dos años. Y es de tamaño pequeño, pesa unos seis kilos.

Apareció vagando por una carretera y tuvo la suerte de dar con una buena persona que la acogió. Me explican que no tenía chip, asi que es imposible saber si se perdió o la abandonaron. Pero si se perdió nadie la reclamó pese a los carteles que pusieron.

Por eso ahora Gala busca un hogar. Lo merece. Es una perrita tranquila y muy cariñosa. Ojalá lo encuentre.

Os dejo con la carta que ha escrito Marga, la persona que la tiene en acogida:

Nos pasamos la vida buscando la perfección: La pareja perfecta, el trabajo perfecto, la casa perfecta, etc.

¿Por qué entonces no buscar la familia perfecta para una perrita rescatada? ¿Es que no ha sufrido ya bastante?

Gala fue encontrada en una carretera nacional entre dos pueblos. Vagaba sin ningún rumbo. Cuando la persona que la rescató fue a cogerla ella se dejó y se acurrucó entre sus brazos.

Dejadme que os cuente más de ella. Actualmente Gala vive en una casa de acogida con otras tres perritas. Se lleva muy bien con ellas pero quiere ser única: quiere todas las caricias, todos los besos y todos los abrazos. Ha tenido tantas carencias de afecto que al final sólo quiere cariño

Gala es una perrita de unos seis kilos. Como no sabía su nombre la he llamado así, ¿os gusta? ¡Como la musa de Dalí! Es sociable con perros, niños y gatos. No tira de la correa en los paseos, de hecho, en el parque siempre va suelta y no se separa de mí.

Gala es tan cariñosa que te sigue a todos lados, a la cocina, al baño, al dormitorio. Ella solo quiere estar a tu lado y que le des una caricia.

Le encanta tumbarse en el sofá cuando ves la tele. En la cama siempre duerme a tu lado pegada.

Podríamos decir que es una perrita faldera o “pantalonera”, por lo de que siempre está entre tus faldas o pantalones.

Como Gala quiere mucho cariño sería ideal que la familia que la adoptase no tenga ni perros ni gatos en casa. Gala es ideal para una/s persona/s jubilada/s, pues les daría todo el amor y cariño que ella irradia y necesita, y a su vez se convertirían en uña y carne.

Gala se entrega con chip, vacunas al día y contrato de adopción. Está en Madrid.

Contactoperrigatossinfronteras@gmail.com t: 670959688
a

Son pequeños, jóvenes, sufrieron por estar en manos de una persona con síndrome de Noé y necesitan un hogar

Me escriben desde la protectora sevillana El buen amigo Pidiendo ayuda. Hace pocos meses les entraron nada menos que 72 perros procedentes de un síndrome de Noé, ese trastorno que conduce a acumular animales que y siempre acaba mal, sobre todo precisamente para esos animales.

Algunos de los que rescataron en este caso murieron por enfermedad. Otros tuvieron más suerte y me cuentan que fueron adoptados, pero aún quedan muchos esperando un hogar, una segunda oportunidad que no acaba de llegar.

Me explican que son todos de talla muy pequeña, que algunos no llegan ni a los cinco kilos de peso. Y son jóvenes, de entre uno y tres años. Les urge lograr hogares para ellos especialmente ahora que llega el invierno. Por mucho que hablemos de Sevilla, me dicen que “necesitamos sacarlos de allí el invierno es muy duro en nuestras instalaciones”.

Buscan acogida o, mejor aún, adopciones en toda toda España.

En las imágenes podéis ver a algunos de estos pequeños. Y e el contacto podéis solicitar más información.

Contacto: protectoraelbuenamigo@gmail.com

Y ya de paso os dejo otra petición de este refugio.

Mantener tantos perros es muy complicado y sobretodo cuando hay tan pocos voluntarios. Una vez más hacemos un llamamiento, necesitamos manos que quieran brindar amor a estos seres tan maravillosos.

Una vez a la semana, una vez al mes… cuando puedas. Tu granito de arena puede cambiar mucho.

Si quieres ser voluntario escríbenos a protectoraelbuenamigo@gmail.com

“Los perros son resiliencia concentrada”

Hoy cedo la palabra a Irene, de la asociación madrileña Perrigatos sin fronteras. Trae una historia demasiado habitual, la del perro que fue instrumento de caza hasta que resultó abandonado por dejar de ser útil.

Y también traigo una reivindicación, la de dar una segunda oportunidad a estos veteranos que tanto bueno esconden, que tanto nos pueden aportar si les damos la oportunidad.

Mientras parece que se puede explotar, maltratar y abandonar con tanta impunidad. Mientras “legalmente” no podamos hacer nada o hacer muy poco para combatirlo, aquí seguiremos intentando buscar segundas oportunidades a estos que han sido víctimas. Aquí estaremos rescatando a los que podamos. Dando nuestro grano de arena para conseguir más finales felices.

Hace dos semanas más o menos acudimos al rescate de un galgo, como muchos que hay, víctima de la caza. Al que han utilizado toda la vida como una herramienta y luego lo desechan porque “ya no sirve”.

Por eso en este vídeo recogemos una cita de Schopenhauer, “A los animales no les debemos compasión sino justicia”.

Pero no es de Ares (así hemos llamado al galgo) de quien vengo hablarte. Felizmente parece que tenemos un posible adoptante. Hoy quiero hablarte de Poppy, otra víctima de la caza.

La historia se repite una y otra vez. Todas son muy parecidas lamentablemente.
Usada como herramienta para cazar, con mínimos cuidados o ninguno, porque se aprecian bultos en su cuerpo. Le tienen que haber dado una vida de mierda y ahora que ya “no vale” la abandonan como quien tira unos zapatos rotos a la basura.

Y para hablar de Poppy Irene le cede el paso a una de las colaboradoras de su asociación, que hace tres años adoptó a una abuelita de trece años y hace poco sumó a la familia a un podenco de nueve.

A pesar que en sus 10 años de vida no ha conocido otra cosa que el trabajo para el que se la utilizaba, Poppy es sociable con los demás perros, es tranquila, no es asustadiza.

Después de adoptar a varios perros entre mayores y muy mayores sólo puedo decir que aunque de entrada la edad parezca un handicap, conocer de antemano su comportamiento/carácter compensa en buena medida ese tiempo ‘perdido’.

¿Cuántos cachorros terminan regalados o abandonados porque no cumplen las expectativas de quienes los compraron? “Demasiado movido”. “Demasiado grande, nos dijeron que crecería menos”. “Demasiado…”

Mi podenco adoptado con nueve años (ocho de ellos en una perrera) deja asombrado a quien lo conoce. ¿Puede un perro que ha pasado tanto tiempo viviendo otra vida ser tan equilibrado, tan resilente? PUEDE, sin duda.

Basta con que deje de ser invisible y pueda mostrar todo ese potencial en el que nadie antes había reparado.

“Qué suerte has tenido” me dicen una vez tras otra. Es cierto. Mi perro es un tesoro. Una fortuna que durante nueve años sólo ha sido un perro más en una perrera. “Demasiado mayor” como para que alguien se fijase en él.

Poppy es también uno de esos tesoros todavía por descubrir. Que su pasado no os condicione. A ellos no les condiciona cuando emprenden una nueva vida. Los perros son resiliencia concentrada, no importa el tamaño. A cambio solo de un poco de paciencia humana.

Poppy necesita una familia con un plus (tal vez) de paciencia, al principio. Porque no está esterilizada aún. Porque tiene una serie de bultos por su pequeño cuerpo de los que se desconoce su naturaleza y en caso de necesitar cirugía, una perrera no es el mejor lugar en el que poder recuperarse. Sin embargo en casa, en familia, son pacientes agradecidos de por vida.

Se entrega a Poppy con contrato de adopción, chip y vacunas al día.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

Por favor, no hagáis el juego a los malos criadores de animales estas Navidades

Estamos a un mes de las navidades, una época que muchos consideran propicia para llevar al hogar a un perro, un gato o un hámster, ya sea como presentes para un niño o un adulto. Da igual las veces que repitamos que un animal no es un regalo, que es una responsabilidad por mucho tiempo.

Voy a asumir que lo que se desea regalar es un perro o un gato y que el destinatario es un niño. Voy a asumir también que todos los adultos en ese hogar lo han meditado bien, son conscientes de todo lo que va a suponer tenerlo y serán responsables ante las dificultades. Así debería ser siempre.

Voy a obviar además algo en lo que he insistido con frecuencia en este blog, que lo mejor una vez tomada esa decisión es acudir a una buena protectora, explicar nuestro modo de vida y rutinas y pedir un animal ya adulto que sea en primer lugar bueno, que tenga un carácter dulce y sea compatible con niños. Si primamos eso sobre su aspecto físico, acertaremos seguro.

Voy a suponer que esos padres ya saben que los perros tamaño toy no son, a priori, los mejores compañeros de juegos para niños pequeños. A partir de diez kilos es lo ideal para que el animal no tema a ese pequeño al que le cuesta medir sus fuerzas o ser delicado con él.

Voy a querer creer que esos adultos se han informado sobre cómo se comunican los perros y cómo hay que educarlos y que sabrán transmitir eso a sus hijos, explicarles que tienen que respetar al animal porque no es un peluche.

Voy a quedarme con que esos padres responsables quieren un cachorro para su hijo y quieren comprarlo. ¡Qué se le va a hacer! Por mucho que recomiende la adopción voy a quedarme con eso y a pedirles que ya que todo lo demás lo están haciendo bien, sean también responsables en no fomentar el maltrato en la cría.

En España se cría muy mal. Así de mal:

Para evitarlo, para no ser cómplices, tienen que ir recoger el cachorro a las instalaciones del criador, tienen que conocer a la madre y llevarse a ese animal sólo si tienen claro que no le están haciendo el juego a gente sin escrúpulos a la que sólo le preocupa lucrarse y que crían sin preocuparse de que sus animales transmitan problemas de carácter o enfermedades genéticas.

No se puede comprar por Internet ni en tiendas, tampoco recibir al animal por mensajería desde el otro extremo de España.

Por favor, no hagáis el juego a los malos criadores estas Navidades. Y recapacitad sobre la opción de adoptar en lugar de comprar. Puede ser una gran enseñanza para vuestros hijos.

Los cachorros que ilustran este texto están en adopción en la protectora Asturias Amigos del Perro

Contacto: adopciones@amigosdelperro.org

Katia, un desecho de cazador que ha pasado por el infierno, necesita nuestra ayuda

Me escribe la protectora El amigo fiel de Córdoba con una historia de terror. La de dos decenas de perros de caza, de esos grandes olvidados que son los podencos, malviviendo en terribles condiciones.

Hace unos días nos enterábamos de un caso espeluznante, donde una veintena de perros de caza se encontraban en unas condiciones infrahumanas y brutales. Donde el estar comidos por los parásitos, era el menor de los males.

Según nos cuentan, estos animales han sido almacenados a lo largo del tiempo, por un hombre mayor, cazador. Como ya no servían para este negocio y eran desechos de cazadores, el hombre por pena, los iba acumulando… Pero al encontrarse enfermo, ya no podía hacerse cargo de ellos y dejó de ir a este lugar.

Las condiciones son las que se pueden observar. Unas zahúrdas medio derruidas, la mayoría de los perros atados con cadenas, malviviendo a saber cuanto tiempo. Comida mezclada con excrementos. Hembras preñadas, algunos ciegos, ancianos, jóvenes, enfermos, crías… Ni que decir tiene la inexistencia de vacunaciones, desparasitaciones, identificación con microchips, etc. Al ser un caso de cesión voluntaria de la posesión (no hay titularidad) de los animales, no cabe que se solicite el decomiso de los animales.

Las fotos valen para hacerse una idea de las condiciones en las que están estos animales:

Igual que sirve el miedo que tienen ante la presencia del ser humano:

De este calvario, hemos podido rescatar a Katia. Una podenca de unos 7-8 años, recién parida (sin rastro de sus crías), con infección en vagina, mamás, ojos, fiebre. Aún estaba produciendo leche. Por el estado en el que se encuentra, ha tenido que estar pariendo toda su vida, habrá sido madre, abuela, bisabuela… una estampa desoladora al ver a un animal en estado de shock por la miserable vida que ha tenido.

Katia está aterrada, vivía atada a una cadena. Su libración en estos momentos no es comprensible para ella, todo es miedo en ese cuerpo vejado.

Ahora nos queda curarla, tras varias visitas al veterinario lograremos que poco a poco su estado de salud mejore. Se le han hecho dos ecografías y una radiografía, por si tuviera restos del parto que tuvo y estamos a la espera de los resultados de las analíticas. Mientras estará con medicación para las infecciones y para cortarle la leche.

En cuanto esté preparada, tendremos que llevarla a una residencia, no tenemos más opciones. Por lo que pedimos ayuda para ella, necesitamos una adopción, un hogar de acogida para que Katia empiece a confiar en el ser humano y deje atrás estos años de sufrimiento.

Necesitamos también ayuda económica, Katia está fuera del infierno, pero los gastos veterinarios serán elevados y el pago de la residencia no será por corto tiempo, es una podenca mayor y esto es sinónimo de invisibilidad.

Ni decir que tiene, que no podemos olvidar a los pobres que quedan en ese lugar (solo unos cuantos se han sacado de allí). Si tenemos opciones, podremos rescatar a otro más, pero la realidad es que es imposible hacer frente sin ayuda, tanto para acogidas como para afrontar el gasto que supone.

Mas información: informacion@elamigofielcordoba.org

Nana, del maltrato encubierto al olvido

Nana estuvo los primeros cuatro años de su vida viviendo en la miseria y el maltrato, un tipo de maltrato que la administración no considera como tal pero que es innnegable, porque vivir en la miseria, sola, encadenada, no es manera de existir.

Cualquiera con una mínima de compasión y humanidad, vería crueldad y maltrato, pero la ley no lo ve así. A veces se queda solo en una falta administrativa. Otras, ni eso.

Y ya ni hablar del maltratador, siempre justificándose. Creyendo que por ser el “dueño” de esa perra, puede hacer lo que quiera, usarla para lo que quiera, con echarle comida y proporcionarle un colchón viejo será suficiente, aunque tenga que estar atada todo el día a una cadena. ¡A quién le importa! ¿Qué más da? Total, es solo una perra.

Los siguiente cuatro años los ha pasado en el olvido. Esperando un hogar que no llega pese a ser una perra sociable y cariñosa, que se lleva bien con otros perros. Cuatro años dentro de ese nutrido universo de perros olvidados, que nunca consiguen un hogar al mismo tiempo que se producen cachorros que sacian deseos estéticos.

No queremos que siga invisible. Es hora que tenga su final feliz y sepa lo que es tener una familia de verdad.

Termino con un texto de una de las voluntarias que está intentando forzar la buena suerte de Nana, para que no termine sus días sin saber lo que es tener su propia familia, a la que entregar su devoción canina.

Cuando rescatas un animal del abandono o del maltrato siempre piensas que desde ese momento su vida ha cambiado. Por fin tendrá abrazos y caricias en una familia que le dé todo el cariño del mundo.

Cuando le tengo entre mis brazos suelo decirle: ¡Todo el dolor ha terminado! Incluso le prometes que vas a encontrar una familia que le quiera como se merece. Cueste lo que cueste lo vas a conseguir pues ya ha sufrido bastante y se merece su final feliz.

Los finales felices es lo que hace que siga rescatando animales del abandono. Es muy duro leer en las redes sociales y en los medios todos los casos de maltrato. Me pongo en su piel y me desgarra el alma el daño que ese peludito está sufriendo.

No quiero alejar la vista de esa realidad. Lo más fácil para mi salud mental sería olvidarlos. Pero no puedo. Y no puedo porque todo ese daño se lo estamos causando nosotros, las personas. El único pecado de los animales es confiar en el ser humano. Como raza somos capaces de alcanzar las cotas más nobles pero también descender a las profundidades más abyectas.

Muchos de los animales que recatas necesitan ser rehabilitados en casas de acogida, residencias o protectoras. La mayoría lo superan porque tienen una asombrosa capacidad de recuperación cuando tienen amor y cariño. Lo que más me sorprende es que siempre perdonan y vuelven a confiar en el ser humano… ¡quizás deberíamos de aprender más de ellos!

Cuando ya está preparado para la adopción hay que encontrar esa familia que le dé su final feliz. Para ello difundes la adopción en las redes sociales y medios. Hay veces que la adopción es muy rápida pero otras veces no lo es tanto. Hay muchos corazones que quieren adoptar pero desgraciadamente hay muchos más animales abandonados. Los meses pasan y el animal cae en el olvido. Te desesperas porque se hace invisible.

Por eso hoy queremos presentaros a NANA una invisible que se deshace por una caricia cuando te acercas a ella. Nana tiene ocho años, de los cuales los cuatro primeros vivió atada a una cadena de dos metros de longitud las 24 horas del día. Los otros cuatro lleva viviendo en una perrera con la esperanza que una familia se fije en ella, de tener su final feliz. ¿Se lo darás tú?.

Se entrega con chip, vacunas al día y contrato de adopción.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

“Nos han devuelto a Begga”

Hoy voy a hablar poco, muy poco, porque nadie mejor que los voluntarios de la protectora El amigo fiel de Córdoba para hablar de Begga, para explicar la desolación que supuso que les devolvieran a esta mastina ya mayor este mes de agosto, tras varios años sabiendo lo que es tener un hogar.

Fue un día muy triste para nosotros, de los peores para la Asociación. Nunca se encaja bien una historia de este tipo, por mucho que lo intentemos, no se le puede dar la vuelta: nos han devuelto a Begga.

Ha estado adoptada casi tres años y, en pleno agosto, nos vimos con nuestra gordita sin poder ofrecerle otra cosa que un chenil de una residencia canina.

Es muy duro. La recogíamos y después de un largo paseo tuvimos que despedirla tras los barrotes de una jaula. Ya su pasado fue duro, esperó demasiado tiempo una oportunidad, una adopción, pero ahora su futuro, el que creíamos que sería para siempre con una familia, se ha esfumado.

No entraremos en razones de la devolución. Su familia no puede hacerse cargo de ella por motivos personales y no hay más que decir.

Es una mastina, de mediana edad, de color negro y con todo en su contra por estas características, las mismas que le hicieron esperar tanto tiempo a que alguien se fijara en ella.

Begga no se merece esto, estamos hechos polvo por verla en estas circunstancias. Su estancia en la residencia sabemos que no será breve, somos realistas, nos supondrá demasiado gasto económico, pero peor es tener que sacarla a pasear y volver a meterla en lo que será su nuevo hogar: un chenil.

No estamos acostumbrados a devoluciones, solo hemos tenido dos en todos los años que llevamos, pero esta es diferente… nunca un animal estuvo tanto tiempo adoptado en un hogar como es el caso de Begga y luego ser devuelto.

Pedimos un milagro: una ACOGIDA o ADOPCIÓN para esta gordita. Por favor, ayudarnos a que no acabe su historia aquí.

Pasan los días, las semanas… estamos a octubre y seguimos igual. Nada para ella. Ningún interesado en darle un hogar definitivo a esta grandullona.

Es demoledor, es frustrante, cada día que pasa nos preguntamos por qué nadie se fija en ella. Es una perra estupenda, cariñosa, tranquila, pero nada es suficiente para que tenga un futuro más allá de lo que ahora le podemos ofrecer.

Begga se entrega con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España.

Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Begga en 2014.