BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Entradas etiquetadas como ‘grafiti’

Esculturas-retrato que imitan a las tartas industriales

Detalle de '25 and still alive' - 'Omar' - Patrick Martinez

Detalle de ’25 and still alive (Omar)’ – Patrick Martinez

En su ascendencia hay mexicanos, filipinos e indios americanos. La adolescencia en Los Ángeles en los años noventa, garabateos constantes en cualquier superficie que tuviera a la vista… Patrick Martinez (1980) vincula sus motivaciones artísticas al hip hop, al grafiti y al comentario social.

Los trabajos son caramelos envenenados, apetecibles y perturbadores. Explora la belleza fuera de los cánones, hace composiciones de dibujos con escenas de detenciones y violencia policial, pinta helados infantiles baratos, bolsas de snacks y refrescos y luego encuadra el bodegón con un neón; escribe también con neones consignas incontestables: “Que le den al trozo. Yo quiero la tarta”.

Lee el resto de la entrada »

Google te deja buscar arte urbano en el mundo

5 Pointz, Nueva York

5 Pointz, Nueva York

Posible viaje virtual: el arte urbano del mundo a través de la capacidad de mapeo que hemos regalado a Google (a precio cero, por cierto), esa empresa que sortea barreras fiscales con impunidad pero es muy estimada porque nos facilita direcciones (con restaurantes cercanos añadidos sin que nadie lo haya pedido).

El Street Art Project del Google Cultural Institute permite recorrer el mundo —Occidental, sobre todo— para disfrutar de fotos e información sobre el arte urbano. La página web, un tanto confusa —como si el diseñador pensase más en su currículo que en la navegación y comodidad del usuario— permite deambular por un mapa dónde están geolocalizadas obras de arte urbano. Las imágens proceden de Googgle Street View y también pueden ser aportadas por cualquier usuario mediante galerías personalizadas o añadiendo a las fotos las etiquetas #StreetArtist, #ArteUrbano y algunas otras.

El proyecto incluye algunos vídeos y, en la que sin duda es la única sección realmente trabajada de la web, Frame the Walls (Enmarca las paredes), una selección de lugares emblemáticos del grafiti —por ejemplo el llorado 5 Pointz de Nueva York, pintado de blanco con nocturnidad y alevosía por el promotor inmobiliario que va a construir condos de lujo en el solar—, las efervescentes calles de Bogotá y Buenos Aires o los murales de la colonia chilena de La Piconya. Cada proyecto ofrece material de contexto sobre las obras, los artistas y el mensaje que quieren transmitir.

Captura de pantalla del Street Art Project de Google

Captura de pantalla del Street Art Project de Google

No busque el internauta —Google no es lugar para delicadezas u honduras— ninguna reflexión sobre el devenir del arte urbano, su domesticación por el mercado y, en los últimos tiempos, su muy buena recepción por las empresas de construcción inmobiliaria y las comunidades de propietarios.

Un edificio con un notable mural en la pared se vende más caro y los promotores de viviendas ya ofrecen el grafiti en el proyecto de construcción, donde también figura, cómo no, la instalación de cámaras de vigilancia para que ningún vándalo de los tags viole la pureza de la obra original. El grafiti se ha convertido en instrumento de gentrificación y en Londres y Berlín se relaciona el aumento reciente y estrafalario de los precios de venta y alquiler de los pisos con el aspecto grafiteado de los edificios.

Quizá la herramienta de Google para avistar arte urbano tenga un segundo uso un tanto pervertido: localizar buenos murales para levantar viviendas-de-lujo-cool.

Ánxel Grove

Hello Kitty, musa del grafiti y del ‘lowbrow’

Portada del libro 'Hello Kitty, Hello Art!'

Portada del libro ‘Hello Kitty, Hello Art!’

Permanece ajena al paso del tiempo, su imagen se ha convertido en logotipo, las niñas siguen idolatrándola a pesar de que se limita a ser una figura muda plasmada en todo tipo de objetos.

Hello Kitty puede embelesarte porque tienes seis años o porque te embelesaba cuando tenías seis años. En cualquier caso, cada vez que ves su figura redondeada te acuerdas de la diadema rosa con la cara de Hello Kitty, de la agenda de teléfonos que te llevaste al cole para apuntar los números de todo el mundo, del monedero, del estuche de lata, del cepillo de dientes…

Hello Kitty, Hello Art!, publicado a principios de octubre por la editorial neoyorquina Abrams Books, le da una visión artística a uno de los productos más rentables de la historia del kawaii japonés. El libro es una suculenta recopilación de obras, seleccionadas por el documentalista del grafiti Roger Gastman, que celebran a la mascota inmortal de Sanrio, la empresa que encargó el 1974 el diseño del personaje a la diseñadora Yuko Shimizu.  En la colección también hay representaciones a otros personajes de la compañía como la eterna secundaria My Melody (un conejo blanco del estilo de Hello Kitty que siempre lleva una capucha rosa o roja que se adapta a sus orejas).

Con trabajos de artistas muy conocidos como Ron English, CRASH, Gary Baseman, Shepard Fairey, RISK y POSE (autor de la portada), el tomo acerca el clásico infantil al grafiti, al lowbrow y al surrealismo pop. Los autores adaptan a Hello Kitty a su estilo en pinturas sobre lienzo, acuarelas, dibujos a tinta, aerosol, acrícilos sobre madera, serigrafía… En cada obra de las 208 que reúne el tomo, la presencia de la mascota y el marcado estilo del artista luchan por el protagonismo.

Helena Celdrán

'Obey' - Shepard Fairey

‘Obey’ – Shepard Fairey

'Hello Kitty' - Camilla d'Errico

‘Hello Kitty’ – Camilla d’Errico

'Kitty Man' - Anthony Lister

‘Kitty Man’ – Anthony Lister

'Hello Kitty is Fishy' - Gary Baseman

‘Hello Kitty is Fishy’ – Gary Baseman

'Hello Topiary' - Eric Joyner

‘Hello Topiary’ – Eric Joyner

¿Dormirías en esta habitación de hotel?

La 'habitación del pánico' de Tilt

La 'habitación del pánico' de Tilt

Au Vieux Panier es un hotel de Marsella de solo cinco habitaciones, cada una decorada por un artista. Tras un año, vuelven a encargar a cinco creadores distintos que transformen a su gusto las estancias. “La idea es dormir en una obra de arte”, dice una de sus representantes.

Hace unos días inauguraron la nueva temporada cambiando radicalmente por tercera vez desde que abrieron. El grafitero francés Tilt, un veterano de las ya clásicas letras rechonchas, ha sido uno de los elegidos para la redecoración.

En su encargo ha decidido pintar la mitad exacta -medida de modo matemático- de la habitación que le tocaba: un lado queda totalmente cubierto de grafitis sin que el artista se apiade de sábanas, mesillas de noche, pequeños objetos decorativos o espejos. El otro lado es el colmo del minimalismo, con solo un par de pequeños cuadros en la pared rompiendo el blanco inmaculado de la decoración. Todo un reto para la armonía espiritual.

El hotel cierra durante un mes para que los creadores trabajen y se jacta de ofrecer a los artistas escogidos un “lienzo en tres dimensiones” para que puedan expresar su arte del modo que quieran. El objetivo es que los huéspedes disfruten de una nueva vía para disfrutar del arte.

La estancia, que Tilt decoró en una semana con la clásica “sobredosis de caligrafía” que lo caracteriza, se llama Panic Room (Habitación del pánico), es la más grande de todas y cuesta 135 euros la noche.

Helena Celdrán