Entradas etiquetadas como ‘Lowbrow’

Sean Norvet, pinturas surrealistas de gula y comida podrida

'Bad Trip Bologna' - Sean Norvet

‘Bad Trip Bologna’ – Sean Norvet

Pasa hasta en las mejores familias. Dentro de la nevera, olvidadas por completo, están aquellas sobras que confiábamos en aprovechar, metidas en un recipiente hermético y opaco que contribuye a que se mantengan en buen estado más tiempo, pero también a que pasen desapercibidas. Las descubrimos cuando ya es demasiado tarde y nos sometemos a una visión terrorífica, pero también fascinante, porque la comida estropeada provoca cierta curiosidad científica y llama a la observación, si no llega a ser porque el olor apremia a deshacernos de ella cuanto antes.

Con óleos sobre tabla o lienzo, Sean Norvet (1987, Los Ángeles – EE UU) se refocila en la podredumbre. En sus trabajos, la comida es la hermana siamesa de la decadencia, una presencia repulsiva y grasienta con cierto regusto apetecible. Practica un surrealismo pop ya tradicional de la cultura underground californiana, pero con especial interés en la gula, en el consumo impulsivo de fast food.

Lee el resto de la entrada »

Hello Kitty, musa del grafiti y del ‘lowbrow’

Portada del libro 'Hello Kitty, Hello Art!'

Portada del libro ‘Hello Kitty, Hello Art!’

Permanece ajena al paso del tiempo, su imagen se ha convertido en logotipo, las niñas siguen idolatrándola a pesar de que se limita a ser una figura muda plasmada en todo tipo de objetos.

Hello Kitty puede embelesarte porque tienes seis años o porque te embelesaba cuando tenías seis años. En cualquier caso, cada vez que ves su figura redondeada te acuerdas de la diadema rosa con la cara de Hello Kitty, de la agenda de teléfonos que te llevaste al cole para apuntar los números de todo el mundo, del monedero, del estuche de lata, del cepillo de dientes…

Hello Kitty, Hello Art!, publicado a principios de octubre por la editorial neoyorquina Abrams Books, le da una visión artística a uno de los productos más rentables de la historia del kawaii japonés. El libro es una suculenta recopilación de obras, seleccionadas por el documentalista del grafiti Roger Gastman, que celebran a la mascota inmortal de Sanrio, la empresa que encargó el 1974 el diseño del personaje a la diseñadora Yuko Shimizu.  En la colección también hay representaciones a otros personajes de la compañía como la eterna secundaria My Melody (un conejo blanco del estilo de Hello Kitty que siempre lleva una capucha rosa o roja que se adapta a sus orejas).

Con trabajos de artistas muy conocidos como Ron English, CRASH, Gary Baseman, Shepard Fairey, RISK y POSE (autor de la portada), el tomo acerca el clásico infantil al grafiti, al lowbrow y al surrealismo pop. Los autores adaptan a Hello Kitty a su estilo en pinturas sobre lienzo, acuarelas, dibujos a tinta, aerosol, acrícilos sobre madera, serigrafía… En cada obra de las 208 que reúne el tomo, la presencia de la mascota y el marcado estilo del artista luchan por el protagonismo.

Helena Celdrán

'Obey' - Shepard Fairey

‘Obey’ – Shepard Fairey

'Hello Kitty' - Camilla d'Errico

‘Hello Kitty’ – Camilla d’Errico

'Kitty Man' - Anthony Lister

‘Kitty Man’ – Anthony Lister

'Hello Kitty is Fishy' - Gary Baseman

‘Hello Kitty is Fishy’ – Gary Baseman

'Hello Topiary' - Eric Joyner

‘Hello Topiary’ – Eric Joyner

Un lugar feliz y soleado de color rosa chicle

'Cupcakes for Lia' - Robert Townsend

'Cupcakes for Lia' - Robert Townsend

Una caja de cerillas manoseada, pasteles de colores demasiado artificiales, piruletas que parecen no acabarse, racimos de matasuegras… Podría ser el repertorio de la fiesta de cumpleaños de un niño.

Las acuarelas de Robert Townsend (Downey-California, 1974) -realistas en la técnica y fantasiosas en sus motivos- son un suspiro por una época no vivida, las experiencias imaginarias de quien vivió una vida de color rosa chicle, en una década optimista en algún lugar feliz y siempre soleado de California, comió todos los caramelos que quiso y se hospedó en los moteles más perdidos de la costa Este.

Intenta imprimir en sus obras el sabor de lo que el artista llama “la cultura vernácula”, elaborar un catálogo imaginario de “lugares y objetos ordinarios y funcionales”.

'Color TV' - Robert Townsend

'Color TV' - Robert Townsend

En el trasfondo de esta cultura material brillante y ensoñadora está el estilo de vida del sur de California, que Townsend define con elementos tan atractivos como simples: “El buen tiempo, la cultura del coche, el surf y una falta general de referencias históricas”.

El fotorrealismo de clase media de Robert Bechtle, las pinturas de juguetes y chucherías de Wayne Thiebaud, el Pop-Art de paisajes vacíos de Ed Ruscha, la elegancia de los diseñadores y arquitectos californianos de los años cincuenta… Lejos de guardar secretos sobre su cóctel de influencias, Robert Townsend ofrece las claves de su obra en forma de receta:

Pastel de Pop-Realismo de Robert Townsend

1 taza de Robert Bechtle
1 taza de Wayne Thiebaud
1 taza de Ed Ruscha
1 taza de Andy Warhol
½ taza de lugares comunes
¾ taza de arte Lowbrow
1 cucharada de espacio negativo
1 taza de cultura de coches
½ taza de diseño de mediados de siglo
1 cucharada de cultura californiana
1 taza de coco
1 cereza

'Lets go!' - Robert Townsend

'Lets go!' - Robert Townsend

– Precaliente el horno a 350 grados. Engrase y enharine dos moldes redondos.

– Eche a Robert Bechtle, Wayne Thiebaud, Andy Warhol y Ed Ruscha en un bol. Añada el lugar común y el Lowbrow. Bata durante dos minutos, con la batidora a velocidad media. Raspe los lados y el fondo del bol de manera constante.

Añada espacio negativo, bata dos minutos más, raspando el bol constantemente.

– Vierta la masa en los moldes preparados. Hornee de 35 a 40 minutos, o hasta que el pastel rebote cuando se toque en el centro. Después, escarche con azúcar y eche generosamente el coco. Corone con la cereza.

Helena Celdrán