BLOGS

Amores tóxicos: pasaporte a la infelicidad

Por Mayte Mederos Mayte Mederos firma

Estos días ando a vueltas con el corazón, supongo que como final de un ciclo de varios años en el que he estado enredada en la madeja de los amores difíciles.

Y es la primera vez en este tiempo en que consigo entender que hay una pauta en todo esto: que cuando mi gente me dice que mi vida da para escribir una novela,  la razón del drama no está solo en las mujeres con las que me tropiezo, sino en lo que realmente me atrae de ellas.

Amor tóxico. Imagen de TrasTando

Amor tóxico. Imagen de TrasTando

 

Desde niñas se nos educa para el amor. Llevamos siglos de historia a la espalda que nos sitúan en el ámbito doméstico,  sin pensamiento crítico ni voz propia, relegadas a lo íntimo y con el único reconocimiento social del matrimonio y la maternidad. Nuestra emancipación es reciente y precaria, y aun no nos ha dado tiempo de superar ese planteamiento tan arraigado en nosotras de que la mujer es objeto, nunca sujeto, del amor.

Esta base social no ayuda a vivir relaciones sanas, porque muchas mujeres aprendemos a valorarnos en tanto que somos queridas. Y a entender que todo vale para lograrlo, porque el amor es sacrificio, el amor es entrega, y en ese tamiz tan ancho con que nos envolvemos se cuela el sufrimiento cuando nos arrimamos a quien no nos quiere bien.

La ecuación es clara: en nuestra sociedad el amor generoso no está de moda. Los estereotipos potencian a la persona vividora y sobrada frente a quien te trata con cariño y respeto.  Si encima te gustan los retos y tu mente hace ‘clic’ ante un discurso diseñado para generar mariposas sin querer llegar al fondo del asunto, estás perdida.

Cargamos de cualidades a esas personas que no nos quieren por nosotras mismas y que nos hacen renunciar voluntariamente a lo que nos hace felices. Y sin embargo por ellas estiramos al máximo nuestra capacidad de sufrimiento. Ahí es donde nuestra idea equivocada del amor encuentra un amplificador en la sociedad -que nos valora por ser sumisas y abnegadas- y ya no hace falta hacer más. El tendido eléctrico está creado, y ahora vete a cortocircuitarlo. Empiezas a aceptar que no alabe tus éxitos porque solo existen los suyos; que ponga coto a tu presencia en su vida, porque se considera un ser libre;  y empiezas a ser su marioneta por amor. Por el amor que tú pones en la relación, porque obviamente no es correspondido más que en la forma.

Hasta que un día siente que puede perderte. En ese momento pasas repentinamente a ser centro de su atención. Y, por supuesto, es cuando te plantea que hay que avanzar como pareja. Aunque tú ya tengas un pie fuera, sus palabras te hacen sentir que el sufrimiento ha valido la pena. Y vuelve a prender la chispa de la pasión, pero no te das cuenta, no quieres saber que no hay nada más detrás.

Estos amores tóxicos no solo son malos en sí mismos, sino que con según qué personas pueden ser la perfecta antesala al maltrato. Y con una prevalencia de relaciones violentas en torno al 30% de la población, el riesgo es enorme. Nos jugamos demasiado si no cambiamos el chip.

¿Y eso cómo se hace? Pues no hay remedio en forma de pastilla, sino como proceso interior. Se trata de valorar en la otra persona aspectos más realistas que la pasión. ¿Es tu felicidad tan importante para ella como la suya propia? ¿Se siente bien cuando tú lo estás? ¿Le importan tus pequeñas cosas? ¿Te dedica tiempo? ¿Te respeta? ¿Es desinteresada, o eres una relación ajustada a su propia conveniencia?

Si analizas y se suceden los síes, vas por buen camino. El problema es que el amor incondicional y tranquilo no nos despierta emoción a quienes tenemos el filtro mal calibrado. Y entonces se impone un ejercicio de aprender a querer sin sacrificios, cambiando poco a poco la erótica del masoquismo por la de la honestidad.

Porque el amor es acoger y compartir, y no necesitas vender tu alma al diablo para ser amada. Ese planteamiento solo nos ha servido como pasaporte a la infelicidad. Y ya es hora de viajar a sitios mejores.

 

Mayte Mederos, Coordinadora del Área de Familias Diversas de Algarabía, la asociación LGBTI de Tenerife, es madre de familia numerosa y autora del blog Avatares de una amazona.

12 comentarios

  1. Dice ser infielesen Red

    No es cosa de “ellas” , sino de todos. El respeto deberia ser lo principal

    saludos

    http://elbuhonero.es/infieles-en-la-red.html

    02 julio 2014 | 07:49

  2. Dice ser León labrador

    ¿Y qué culpa tenemos los hombres de que las mujeres se fijen en borregos que las maltratan y vayan hacia ellos como las abejas a la miel?
    Eso sí, con el paso de los años, el 99 % sólo se fijan en esos-a-los-que-tanto-dicen-buscar cuando la vida les ha dado sus buenas manos de mandobles, se les pasa eso a lo que llaman “amor” (una de las palabras que más cambia de significado y designación durante la historia) y únicamente entonces “parecen estar dispuestas” a darles una oportunidad a esos que tanto desean por el respeto y demás, aunque muchas es que ni así. Con razón acaban tantas como acaban, de mal de la cabeza…

    No es misoginia, sino lo que he visto.

    02 julio 2014 | 09:35

  3. Dice ser León labrador

    Lo vuelvo a publicar puesto que no aparece. Pido disculpas si aparece duplicado:

    ¿Y qué culpa tenemos los hombres de que las mujeres se fijen en borregos que las maltratan y vayan hacia ellos como las abejas a la miel?
    Eso sí, con el paso de los años, el 99 % sólo se fijan en esos-a-los-que-tanto-dicen-buscar cuando la vida les ha dado sus buenas manos de mandobles, se les pasa eso a lo que llaman “amor” (una de las palabras que más cambia de significado y designación durante la historia) y únicamente entonces “parecen estar dispuestas” a darles una oportunidad a esos que tanto desean por el respeto y demás, aunque muchas es que ni así. Con razón acaban tantas como acaban, de mal de la cabeza…

    No es misoginia, sino lo que he visto.

    02 julio 2014 | 09:38

  4. Dice ser León bárbaro

    ¿Y qué culpa tenemos los hombres de que las mujeres se fijen en borregos que las maltratan y vayan hacia ellos como las abejas a la miel?
    Eso sí, con el paso de los años, el 99 % sólo se fijan en esos-a-los-que-tanto-dicen-buscar cuando la vida les ha dado sus buenas manos de mandobles, se les pasa eso a lo que llaman “amor” (una de las palabras que más cambia de significado y designación durante la historia) y únicamente entonces “parecen estar dispuestas” a darles una oportunidad a esos que tanto desean por el respeto y demás, aunque muchas es que ni así. Con razón acaban tantas como acaban, de mal de la cabeza…

    Es lo que he visto.

    (a ver si aparece de una vez)

    02 julio 2014 | 09:44

  5. Dice ser Vlad

    Sinceramente ridículo.

    Seccionar un comportamiento generalizado para centrarlo sólo en la población femenina y así poder victimizarlo echando la culpa (como siempre) a la manida “educación machista” ya deja a las claras el escaso nivel de las feministas de hoy en día, más preocupadas por la subvención que por analizar realmente los problemas.

    Si se hubieran invertido los términos de este “artículo” ya se habría tachado a los autores de sexistas, machistas y todos los epítetos que repiten acríticamente las feministas orgánicas.

    En fin, espero que poco a poco se consiga erradicar el machismo y el feminismo, ideologías actualmente igual de sexistas.

    02 julio 2014 | 10:17

  6. Dice ser keiko

    lo toxico es pq. se permite..la causa: baja estima…y falta de amor por la persona …la gente vino al mundo a hacer feliz ..pero como la familia misma ..incluyendo pareja se encargan de contaminar esa felicidad al cual tenemos derecho ..no solo en parejas ..tambien hay suegras toxicas ..gente que se casan con sus sus familias ..es decir: tienen esposo @..pero otras personas determina su vida sin respeto a la familia que formo ..se meten en sus desiciones que solo incumben a la pareja ..esto es perjudicial ..crea rencor silencioso y da mucha infelicidad..en vez de la persona ser la misma que se controle .. si se siente maltratado o @ abandonar ese campo para eso hay mas horizontes no tener miedo ..enfrentarse a la vida ..es mejor ser libre que vivir en un yugo por un pedazo de comida ..la libertad y la tranquilidad no tienen precio en esta vida ….

    02 julio 2014 | 10:23

  7. Dice ser LolailosLalalas

    Yo sé de joyas de hombres, buenazos (alguno lo llamaría calzonazos) que están con auténticas arpías manipuladoras, que los quieren todo el rato a sus pies.

    Las generalizaciones nunca fueron buenas, hay buenos y malos en todos los sitios.

    La clave está en el respeto mutuo.
    Y eso no entiende de sexos.

    02 julio 2014 | 10:35

  8. Dice ser Jack

    De acuerdo con Vlad. Al parecer esto “Empiezas a aceptar que no alabe tus éxitos porque solo existen los suyos; que ponga coto a tu presencia en su vida, porque se considera un ser libre; y empiezas a ser su marioneta por amor.” sólo es un comportamiento del hombre a la mujer, si es al revés y el hombre se queja entonces se le llama calzonazos.

    También tenemos la culpa de que canales como divinity sólo emitan programas de bodas y vestiditos? Ni un documental, ni una película clásica, todo materialismo…y la culpa, como siempre, de los machistas opresoras y pobrecita de mí que nadie me compra un Ferrari. Teneis lo que os mereceis, si os vais con malotes tipo “a 3 metros sobre el cielo” después no lloreis.

    02 julio 2014 | 14:44

  9. Dice ser Garbo

    La búsqueda y necesidad de amor romántico, no es ni más ni menos que un reflejo de las carencias durante la infancia. Los métodos de crianza de nuestra cultura, no respetan las necesidades biológicas de las criaturas; por tanto, éstas crecen con carencias (no reconocidas, pues no conocemos otra cosa, todos hemos sufrido las mismas prácticas y no podemos creer que sean malas). Las carencias de la infancia, tratamos inconscientemente de suplirlas en la edad adulta con el amor romántico. Pero éste no puede suplir las carencias del pasado. Por eso siempre fracasa.

    02 julio 2014 | 15:02

  10. Dice ser flabio

    A ver… El amor es fluir y no es ni sacrificio ( por que este es hacer algo que no quieres hacer) ni entrega ( nadie se regala) si haces lo que no quieres y te regalas es por que no te quieres tu misma, y el problema esta en ti no en los demas. Los hombres y las mujeres estamos casi equilibrados en lo bueno y mucho en lo malo ( las mujeres quieren hacer cosas masculinas y los hombres cada vez son mas emocionales), estamos perdidos sin saber claramente cual es nuestro papel y así somos quiceañeros con cuarenta o ciencuenta años o mas.. El amor fluye y las relaciones de amor o cualquier otra sabes que una persona entra un dia en tu vida y otro dia sale. Por que nos frustramos, decepcionamos, desequilibramos?? pues por tener espectativas y al tiempo éstas no se cumplen. La vida es mucho de aceptar, por que si te aceptas te quieres, por lo que te valoras y te cuidas y cuando creas eso para ti tambien lo quieres para los demas y entonces ves que el otro no es otro eres tú en otro ser y es la base para una buena relacion. Saludos

    02 julio 2014 | 15:12

  11. Dice ser Gema

    La verdad, las mujeres buscamos tios cachas y contra más pasta y potentes mejor, lo malo que el sistema hormonal, nos manipula. Nadie o casi nadie a no ser se v enda, va a sentir pasión por un gordito bajito calvito, o por una gorda culona y fea, Es una pena, si, pero manda lo que manda, dejen de mentiras y de demagogias, el físico es Dios, la pasta también, y el buen sexo, nosotras admiramos y repudiamos a los feos, b ajitos, gordos y perdedores o malos amantes o mal dotados. Lo siento voy a poner la verdad en un 98 por cien es así, pueden contar milongas y mentiras para no herir, otra cosa es que mucha gente no liga, y se pacatan entre feos se apañan, como entre pobres, como entre gente que liga poco. Pero todos queiren y se ponen com motos ante esos cuerpos impresionantes, pero tienen que tragar con lo que tienen. Lo siento, este mundo as asi, y esos que dicen que , o esas que el amor es lo que….. lo sentimientos.. luego se tiran o pagando, cuerpos que no pueden tener. Saludos

    02 julio 2014 | 16:55

  12. Dice ser Jael

    No tenía pensado dejar un comentario hasta que he empezado a leer los que aparecen anteriormente ..

    Me parece un artículo muy interesante sobre la experiencia amorosa de la autora con su correpondiente referencia histórica. Los hechos históricos no pueden obviarse, han tenido lugar, y lo cierto es que el papel de la mujer ha ido cambiando muchísimo en los últimos años, así como la sociedad en general.

    No entiendo por qué algunos hombres muestran un tono tan a la defensiva e incluso parecen ofendidos. La autora no desprestigia en ningún momento al hombre para exaltar a la mujer. Ambos son igual de valiosos.

    En el amor tanto hombres como mujeres, no es cuestión de sexos, es cuestión de personas que se enamoran de otras personas. Todos hemos sufrido por amor, a veces se gana y otras veces se aprende. Lo único que se puede hacer al respecto es quererse a uno mismo para después ser capaces de querer a los demás, así como de aprender de nuestros errores. Valorar a quién te valora,sin más.

    Un saludo

    03 julio 2014 | 11:37

Los comentarios están cerrados.