Carolina de las Heras: “Las mujeres de la Segunda República estarían orgullosas de que hoy todavía luchemos por nuestros derechos”

Carolina de las Heras

Conocí a Carolina de las Heras en un taller sobre escritura de novela histórica que se dio en la Biblioteca Regional de Madrid hace unos meses. Yo impartía la última sesión, dedicada a dar a conocer una novela histórica y ella era alumna. Venía a aprender con una novela ya escrita bajo el brazo de la que me habló y que hoy ya está en la calle. Buscándome tras tus pasos (A publicar, 2019) es su primera novela y en ella nos lleva por el viaje personal de una mujer que la lleva a regresar a los tiempos de la Segunda República española.

De las Heras ya ha presentado y firmado en la pasada Feria del Libro de Sevilla y presentará su apasionado debut literario este miércoles 26 de junio, a las 19 horas, en la librería La Sombra (c/San Pedro, 20) de Madrid.

¿Cómo nace la idea de Buscándome tras tus pasos?

Fue un proyecto, en sus orígenes, muy íntimo, muy personal. Desde muy pequeña escribía historias, cosas que deseaba que ocurrieran y que por las noches leía y releía, las vivía tan intensamente que creía que estaban sucediendo en realidad…disfrutaba mucho y de adulta seguí disfrutando. Algunas escenas de Buscándome tras tus pasos forman parte de esas vidas paralelas que yo me imaginaba y que vivía mientras las escribía. Como muchos escritores noveles, la inquietud me llevó a participar en talleres de escritura y fue en 2010 cuando empecé a pensar en darle forma a esas escenas y cerrar el círculo. Buscándome tras tus pasos me ha acompañado durante los años más importantes de mi vida: por dos veces tuve que dejarla de lado para atender a mi maternidad, pero finalmente la retomé y conseguí acabarla. Mientras trabajaba en ella pensaba únicamente en disfrutarla yo y solamente cuando estuvo terminada, hubo quien dijo que merecía ser leída por alguien más que su autora y su entorno de amigos y familiares.

A pesar de ser una novela contemporánea, la relación de la protagonista con ese caserón asturiano al que se marcha es un vínculo con un pasado que la lleva a la II República, ¿por qué eligió ese momento histórico?

Bueno, siempre me ha gustado esa época, creo que, de no haber acontecido la Guerra Civil, el papel de la mujer habría adquirido una relevancia social e intelectual mucho mayor y que ya en esos años era incipiente, pero que muy probablemente se habría consolidado con el paso del tiempo. Creo que las maestras, escritoras, políticas que vivieron en esos años tan convulsos estarían muy orgullosas de las mujeres que en el siglo XXI luchan todavía por sus derechos, como hicieron ellas.

Se escribe mucho sobre la Guerra Civil y el franquismo en la ficción española, ¿por qué cree que de este momento se escribe menos?

Creo que hay mucho desconocimiento por parte de la sociedad en general. Fueron años muy controvertidos, con muchos cambios políticos, idas y venidas… Yo pertenezco a una generación en la que los programas educativos de los colegios no llegaban nunca al siglo XX, y el curso siguiente, volvíamos a empezar por la Prehistoria, como en el anterior. En la actualidad, con los acontecimientos políticos de los últimos años -la ley de memoria histórica y más recientemente el gran debate generado por la posible exhumación de los restos de Francisco Franco, la emergencia de partidos políticos de ultraderecha en Europa y ahora en España- la Guerra Civil y la dictadura se han puesto de moda en las tertulias políticas, sociales y, por tanto, en los medios de comunicación. Me sorprende mucho que, con el reciente repunte del feminismo, no nos miremos en el espejo de aquella época y se reivindiquen los avances sociales y en igualdad que ya había durante la II República y que se perdieron entre las bombas en el año 36. A lo mejor a la generación de mujeres jóvenes que ahora reclaman más igualdad les quedan muy lejos los años 30…, básicamente, creo que se debe en parte a una falta de información sobre los acontecimientos de esa etapa histórica de nuestro país.

En España, que tanto hablamos y se discute de la historia y la memoria, ¿realmente conocemos nuestro pasado o nos lo arrojamos unos a otros sin realmente saber?

Claro, es justo lo que decía antes, escucho a personas que hablan sin conocer realmente lo que ocurrió, sin molestarse en documentarse antes de posicionarse. Tenemos ideas preconcebidas, instaladas en nuestra mente porque hemos oído contar mil historias a nuestros abuelos…pero siempre es una visión parcial, sesgada y adulterada por sentimientos y emociones personales. La historia debe ser contada de manera objetiva y sin prejuicios.

En los hechos que narra la novela, históricos y presentes, ¿hay una base real?

He intentado que, en las escenas de Buscándome tras tus pasos que se sitúan durante la II República, se refleje fielmente cómo era la sociedad y qué ideas y sentimientos albergaban las mentes de las gentes que vivieron esa época, con la dificultad que me supuso situarme en un ambiente rural, en la Asturias más profunda de los años 30. Los personajes y los lugares son ficticios, pero el pueblo donde se desarrolla la trama de la novela puede ser cualquier pueblo asturiano y es fácil imaginar a los personajes como personas reales que vivieron en aquella época y también en el presente.

¿El pasado, personal y social, siempre vuelve o es que realmente nunca se va?

La frase “aquel que no conoce su historia, está condenado a repetirla”, de cuyos sus orígenes exactos no se tiene certeza, encierra una gran sabiduría popular y se puede utilizar tanto en referencia a las mujeres y hombres como a los pueblos. Creo entonces que, para que no repitamos los fracasos y desastres ocurridos en el pasado, debemos conocerlos y estudiarlos y eso implica tenerlos vivos en el presente, luego, nunca terminan de irse. Mi opinión es que hay que vivir el presente teniendo muy en cuenta el pasado, pero impidiendo que sea un lastre para alcanzar nuestros éxitos en el futuro.

¿Cuánto hay de la escritora en esta novela?

Bueno, creo que no es posible escribir una novela y no dejar alguna impronta de una misma. Las dos protagonistas de Buscándome tras tus pasos son mujeres, y en ambas hay algo de mí, pero ninguna de ellas es mi alter ego. Elena es fuerte, intrépida e imprudente y Rebeca es insegura, muy crítica consigo misma, pero responsable y comprometida. Cuando escribo me gusta enfrentarme a situaciones ficticias en las que no me resultaría fácil desenvolverme en la realidad, ése es el reto…Creo que es más sencillo escribir sobre algo que has vivido o sobre lo que tienes experiencia previa pero la cosa se complica si quieres crear un personaje ajeno a ti mismo y dotarle de credibilidad, que sea real y convincente para el lector.

Es su primera novela, ¿pero cómo se definiría como escritora?

Creo que soy minuciosa con los detalles, mi objetivo es crear una atmósfera lo suficientemente verosímil que consiga que el lector se sumerja en la novela y entienda los motivos que llevan a los personajes a comportarse de una manera o de otra, que empatice con ellos. Me gusta crear personajes reales, con las fobias y las manías de la gente corriente y mostrárselas al lector sin pudor. Y definitivamente, me fascina la historia, en el más amplio sentido del concepto. Esta es mi primera novela sí, pero he escrito relatos cortos y siempre los he contextualizado en alguna época anterior. En Buscándome tras tus pasos se entrelazan dos tramas principales y el desarrollo de una de ellas está claramente condicionado por algunos acontecimientos relevantes ocurridos durante la II República Española y por el estallido de la Guerra Civil.

¿Cómo ha sido la búsqueda y la lucha por ver publicada esta novela?

A las grandes editoriales les cuesta confiar en el éxito de una novela de un autor desconocido por el gran público. Mi caso no ha sido diferente. Cuando terminé de escribir la novela y me convencí de que merecía la pena intentarlo, pensé que la manera más fácil de verla publicada sería ganar algún concurso cuyo premio fuera la edición. Lo intentaba intermitentemente porque, además, en la mayoría de ellos te exigen que la novela no esté participando en otro concurso al mismo tiempo, por lo que, entre esos y los que desechaba por ser demasiado codiciados, no solía participar en más de dos al año. No llegué a ganar en ninguna ocasión, pero Buscándome tras tus pasos no debió pasar totalmente desapercibida porque recibí ofertas de coedición por parte de tres editoriales, aunque no me decidí a hacerlo. No hubo “feeling”. También envié copias a diferentes editoriales, con su sinopsis, curriculum literario…etc. Nada, sólo silencio. Y cuando ya casi había tirado la toalla, en septiembre de 2018 apareció de forma casual la editorial sevillana Apublicar. No nos buscamos, pero pareció que teníamos que encontrarnos y el resultado ha sido fabuloso.

¿Será la primera y última o quiere seguir escribiendo?

Mi reto es escribir una novela histórica, con toda la rigurosidad del género. Seguiré escribiendo, siempre lo he hecho y creo que nunca dejaré de hacerlo.

Y vosotros, ¿no conocéis aún a Carolina de las Heras?

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado la entrevista, quizá te interese…

1 comentario

  1. Dice ser Pepe Pérez

    Todavía estoy esperando que alguien me diga que derechos tienen las mujeres pendientes de conquistar. Busco y rebusco en leyes nacionales, autonómicas y locales y no veo que por ninguna parte ser mujer esté penalizado, al contrario, en demasiados casos es el hombre el que está en desventaja.

    25 junio 2019 | 13:41

Los comentarios están cerrados.