BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

Sarah Lark, reina del ‘landscape’: “Mis protagonistas son fuertes porque soy feminista y sería aburrido leer sobre una mujer que vive en la cocina y la iglesia”

La escritora alemana Sarah Lark (cedida por Ediciones B)

Escritora alemana afincada en Mojácar (Almería), Sarah Lark (seudónimo de Christiane Gohl) es la reina absoluta del subgénero entre lo histórico y lo romántico conocido como landscapeSus novelas acumulan miles de lectores (lectoras principalmente, pero también hombres). Ahora regresa con Una promesa en el fin del mundo (Ediciones B, 2017), continuación de la historia que la catapultó, la trilogía neozelandesa que arrancó con En el país de la nube blanca.

¿Por qué regresar a esa historia? Le pregunto y su respuesta no puede ser más sincera. “Acabé hace años la primera trilogía, pero todavía mis lectores me preguntaban cómo iría la historia. Así que al final pensé en escribir más”. Así que se fijó en los hijos de aquellos protagonistas (Jack y Gloria y Lily y Ben) y vio que serían jóvenes durante la Segunda Guerra Mundial. “Busqué un fondo histórico interesante y descubrí la historia de los niños polacos refugiados” que trata en esta novela.

Y en esos años 40, vemos como los maoríes, presencia habitual en sus novelas, son alcanzados por la modernidad y eso provoca no pocos problemas. “Las décadas de los 30, 40 y 50 del siglo XX fueron malos tiempos para los maoríes, pero después se emanciparon y ahora juegan un importante papel en la sociedad neozelandesa. Sigue estando orgullosos de sus valores tradicionales pero también han sabido integrarse en el mundo moderno”, explica.

Otro aspecto que persiste en sus novelas son los personajes femeninos fuertes y de carácter. ¿Intención femenista? No duda: “Todos mis protagonistas femeninas son valientes y mujeres fuertes. Primero, porque soy feminista y me gustaría dar valor a las mujeres y chicas a emanciparse y luchar contra la discriminación, y, segundo, porque sería aburrido leer una novela sobre una mujer que vive entre la cocina y la iglesia”.

La anterior trilogía concluyó en 2012, ¿ha cambiado, como escritora, desde entonces? “No mucho, llevo desde hace 25 años escribiendo libros y creo que estoy asentada”, dice con simpatía.

Voy al meolllo de la cuestión. Siento curiosidad por cómo define ella a este subgénero que la ha catapultado al éxito. “La novela landscape es una mezcla de géneros: histórico, romántico y a veces historias de crímenes. Lo especial del género es que la historia ocurre en un lugar exótico, en un país no demasiado conocido, y ese lugar no es solo contexto sino una especie de personaje. Diría que son “novelas históricas situadas en lugares especiales”. Hago mucha investigación y estoy orgullosa de que el trasfondo de mis historias de ficción es auténtica historia“.

¿Y España no podría ser marco para una de esas historias? “No es tan exótico”, responde “para protagonizar ese tipo de historias. Sin embargo, me recuerda que tiene publicada una novela histórica ambientada en la España de finales de la Reconquista titulada Indalo (Ediciones B, 2015, publicada con su nombre real Christiane Gohl) -“es una de mis libros favoritos”, reconoce-. Y avanza que una de sus próximas novelas, publicada con otro de sus seudónimos Ricarda Jordan, estará situada en la España medieval.

Entre tantos nombres y seudónimos, no me quiero ir de la obra de Sarah Lark. Así que también le pido que anticipe qué será lo próximo que firme con ese nombre. “Un nuevo tipo de landscape: historias familiares ambientadas tanto en el presente como en el pasado. Muchos secretos familiares y, claro, también una historia de amor. Será algo diferente a las anteriores novelas”, asegura.

No puedo terminar sin indagar sobre cómo vive una gran defensora de los animales -reside en una finca donde cuida de caballos que iban a ser sacrificados- como ella vive en el país de la tauromaquia. “Para mí, las corridas de toros son absolutamente inaceptables e incompatibles con los valores del mundo moderno. Sus defensores hablan mucho de tradición, como si fuera una excusa para maltratar animales. Siempre les contesto que ha habido muchas tradiciones que abolimos: la quema de brujas, la esclavitud, las luchas de gladiadores… Los animales son criaturas vivas, sienten, sufren y tienen su dignidad. Debemos empezar a aceptar que tienen alma. Y no solo en España, ¡en todo el mundo!”.

Y vosotros, ¿habéis leído algo de esta autora? ¿Qué os parece?

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

5 comentarios

  1. Dice ser Ana

    No me interesa lo que escriba esa señora.

    21 Mayo 2017 | 10:15

  2. Dice ser Julio

    Esta señora es una maleducada, no tiene educaciín ni verguenza, muchas mujeres cuidan de su familia e hijos porque quieren y así logran una sociedad mucho más sana, y seguramente aportan más a la sociedad que los libros excrementos que ella escribe, vamos que se ha olvidado de decir que los maories pegan a sus mujeres por costumbre, son unos borrachos asquerosos y unos vagos que viven a cuenta del estado.

    en cuanto a ir o no a la Iglesia eso es privado y a esa puerca no le importa lo que una mujer haga con su tiempo

    si no le gustan las costumbres españolas que se largue de España, aquí gentuza como ella sobra

    21 Mayo 2017 | 11:16

  3. Dice ser pensamiento precioso de cambio y mejora

    Excelente que exista una mujer que ponga en tela de juicio toda la tradición y la cultura de un cerco llamado país. Y con los malos ejemplos que dan quienes la insultan más razón que tiene la señora.

    21 Mayo 2017 | 17:34

  4. Dice ser pregunta tonta

    ¿Se sabe ya la razón por la que a España en Eurovisión no le dieron ninguno de los jurados interacionales ni un solo punto? ¿Casualidad, causalidad?

    21 Mayo 2017 | 17:37

  5. Dice ser Lico

    Que cojones tiene que ver ser feminista o no para hacer un libro el personaje tiene que tener chicha o es que se ha pensado que a los hombres nos interesan las historias de hombres van a la fabrica cada día y se están sentados en el sofa después de cenar.
    Que tendrá que ver una cosa con la otra el tema es meter la palabra feminista por algún lado para vender más a las descerebradas de turno y decir obviedades. Espero que su libro no sea una imagen de lo que ha dicho en esta entrevista.

    22 Mayo 2017 | 11:17

Los comentarios están cerrados.