Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘agresion’

Se intenta concienciar sobre la violencia de género, pero no es suficiente

Por Marina Martínez

Campaña del 016 contra la violencia machista (YouTube).

Yo quiero hablar sobre la violencia de género. Conocemos las estadísticas, recibimos la información pero falta hacer una mención de las personas que la sufren y aquellas que, por consiguiente, pierden su vida.

Estamos delante de un problema global donde no se diferencia por las clases sociales ni el estatus. Todos pueden formar parte del horror que se sufre. Por eso, es importante concienciar a la ciudadanía. Se intenta, pero parece que no es eficaz.

Es importante recordar aquellas víctimas que sufren o que ya no están presentes. Recordar los indicios que pueden provocarlo y las fatales consecuencias de las que se derivan.

Los números son números y la conciencia empieza cuando se habla de casos concretos, de personas las cuales podrían ser cercanas a nosotros o directamente uno mismo.

Hay que reivindicar el conflicto y se necesita una unión de los ciudadanos para combatirlo y aprender.

La agredida por su pareja se convirtió en mi agresora

Por Andrea Vela

Imagen de una campaña contra la violencia de género (Archivo).

Imagen de una campaña contra la violencia de género (Archivo).

Me ha llamado la atención la noticia del chico agredido ayer en un tren de Mallorca por mediar en una agresión machista. Al hilo de esto, quiero contar el suceso que he vivido este mismo jueves por la noche y por el que todavía sigo estando en estado de shock.

Pues bien, justo anoche, en Barcelona centro, fui testigo de una agresión de un hombre a su pareja dándole varias bofetadas e insultos. Rápidamente me acerqué a increpar su comportamiento, él me amenazó y además ocurrió lo último que me esperaba, de repente fui víctima de un intento de ataque de agresión por parte de ella defendiendo a su maltratador.

La agredida por su novio se convirtió en mi agresora. Era una mujer corpulenta y actuó con mucha agresividad. Me empezó a insultar y a amenazar mientras corría detrás de mí, con la intención de pegarme. Gracias a las personas y a una patrulla de mossos que pasaba justo en ese momento no me dieron una paliza. Las personas allí presentes alabaron mi actuación, pero la consecuencia fue un cuadro de ansiedad, teniéndome que acompañar a casa una testigo a la que agradezco enormemente su generosidad.

Me gustaría denunciar públicamente este caso, principalmente para dar las gracias a las personas y a la policía que me socorrieron y retuvieron a esta pareja.

El temor a volver sola a casa por la noche

Por Juan Ignacio Britos Solian

Perseguida.

Una mujer siendo perseguida en un aparcamiento. (GTRES)

Muchas de mis amigas me dicen, con naturalidad, que sienten miedo cuando vuelven a casa por la noche y lo hacen solas. Incluso a más de una la han seguido o la han agredido. Yo no lo entendía, diría que porque nunca he vivido algo así. Y al igual que yo, muchos otros hombres (dependiendo de su apariencia y sexualidad) tampoco han sentido este miedo. Y con la misma naturalidad que ellas admiten su miedo, nosotros vemos natural el no tenerlo.

Por esto, creo que debemos ponernos en esa piel que no es nuestra, en esa realidad. Fijarnos en cómo tratan a las mujeres otros hombres y en cómo las tratamos nosotros. Y partiendo de la empatía pasaremos a dejar de tolerar, pasivos, todo esto. Por tanto, a dejar de perseguir, de acosar, de abusar. Me parece que somos nosotros, el género masculino en su conjunto, la causa de este miedo. Y creo que está en nuestras manos el dejar de serlo, que podemos y que debemos.

Como una última reflexión, pregunto: ¿has tenido miedo alguna vez de que te persiga un grupo de mujeres por la calle, cuando vuelves a casa solo?

 

 

Reacción social ante la copiosa lluvia de comportamientos machistas

Por Alejandro Prieto Orviz

El cantante, Alejandro Sanz, en un concierto a principios de enero en Madrid (Gtres).

El cantante, Alejandro Sanz, en un concierto a principios de enero en Madrid (Gtres).

La radio hace compañía, estimula la risa, crea asombro, imprime ritmo, nutre la mente, exhala esperanza y genera lágrimas de indignación o tristeza.

Escuchando el testimonio de una mujer que, hace más de trece años sufrió el secuestro, la violación, el apuñalamiento y el posterior abandono entre la maleza pensando que estaba muerta, me vino a la cabeza el gesto que tuvo el cantante Alejandro Sanz durante un concierto ofrecido en México, interrumpiendo la actuación para reprobar la conducta de un hombre que maltrataba a una mujer.

Y es que, según lo manifestado en las ondas por la víctima que sobrevivió a la agresión referida anteriormente, además de las secuelas psicológicas y físicas padecidas desde entonces, aún siente las punzadas causadas por la expresión del magistrado (en referencia al violador) que atendió y se hizo cargo de su denuncia, en la que declaró que “perdió la cabeza por ser un chico joven ante una chica bonita”.

Aunque el avance no alcanza la velocidad y profundidad deseada, parece que el tratamiento de impermeabilización social aplicado ante la copiosa y tradicional lluvia de atropellos y comportamientos machistas va arrojando resultados satisfactorios.

 

Violencia machista: homicidas que antes amaron con intensidad a mujeres a las que acaban asesinando

Por Agustín Arroyo Carro

Violencia machista.

Precinto policial en la puerta de la vivivenda de una mujer asesinada por violencia machista. (EFE)

¿Qué ocurre en la mente de muchos hombres que pasan de amar intensamente a odiar con la misma intensidad a sus mujeres o exparejas? La frontera entre el amor y el odio o la repulsión más acerba es muy delgada, y es fácil transitarla en muy poco tiempo. Algunos hombres no soportan la frustración de asumir la ruptura con las mujeres que habían creído, falsamente, de su propiedad.

Nadie es propiedad de nadie, porque los seres humanos no somos mercancías ni entes cosificables sometidos al tráfico mercantil o al trueque. Las mujeres cometen tantos errores como los hombres en las relaciones amorosas, pero esto no justifica en absoluto la agresiva y enloquecida criminalidad de la que son objeto cada día a lo largo del año. Ya son 53 las víctimas mortales en España de homicidas que antes amaron con intensidad a esas mujeres a las que acaban asesinando. ¿Y cuántas más son agredidas psicológicamente, semana tras semana, con insultos, desprecios, vejaciones, ninguneos, humillaciones varias y acosos, soportando este calvario en silencio y con una tristeza resignada porque no se atreven a poner fin a una relación que las envilece y amarga?

“El infierno son los otros”, decía Sartre, y en este caso, esas miles de mujeres están viviendo esa condena en vida que no merecen soportar ni un segundo más. La sociedad española debe reaccionar ya ante esta lacra social que parece no tener fin.

El profesor Jesús Neira, un héroe en tiempos modernos

Por Emilio Sancho Lozano

Este pasado sábado, 29 de agosto, nos ha dejado el profesor Jesús Neira. Un auténtico héroe de los tiempos modernos que hace 8 años fue capaz de olvidarse de su propia seguridad para salir en defensa de una mujer que estaba sufriendo una brutal agresión. Una actuación que a la larga le ha costado la vida, después de continuados sufrimientos…

Foto del profesor Jesús Neira. (EUROPA PRESS)

Jesús Neira. (Archivo)

Nos deja su ejemplo de gran persona. Está claro que esta sociedad tan inhumana que estamos creando le debe, como mínimo, a la familia que proceda de inmediato al abono de las indemnizaciones que en su momento le fueron garantizadas a D. Jesús Neira. Y le sea concedido al mismo, a título póstumo, la mayor condecoración que exista actualmente al mérito ciudadano, como mínimo desagravio que merecen el profesor y su familia por su valor y por el injusto trato recibido. ¡Descansa en paz, amigo, y gracias por tu lección de vida!

 

Caso Katherina, historia de una farsa judicial

Por Carlos González 

El 18 de agosto de 2011, durante la visita del Papa Benedicto XVI, después de haber realizado algunos reportajes fotográficos sobre la visita y las manifestaciones laicas en contra de la financiación de dicha visita, ya de regreso al coche para irme a casa, fui testigo presencial de una desagradable agresión a una joven menor de edad, Katherina, y a un fotógrafo de un diario cordobés, Daniel Nuevo, por parte de una unidad de agentes antidisturbios. Los desmanes de estos agentes fueron recogidos por mi teléfono móvil y ofrecí la grabación a las víctimas como prueba testifical, por si querían presentar una denuncia (https://www.youtube.com/watch?v=9zJCgUu5mtE).

Durante casi tres años he ido recibiendo noticias sobre los obstáculos que ha tenido que superar el abogado de la acusación, Juan Manuel López Rubio, que en varias ocasiones ha tenido que activar el proceso con práctica de pruebas y haciendo ver a la juez instructora (la misma que dictó el auto de sobreseimiento) que la causa era de “interés social” para poder llevar a juicio a los agentes participantes. El vídeo fue admitido casi dos años después de poner la denuncia y finalmente quedó sólo un imputado, el que agrede a la niña y al periodista. De un juicio penal que se pedía la juez decidió que quedase en un simple juicio de faltas.

Antes del juicio

“Minutos antes del no juicio”, afirma Carlos, que aparece con Katherina y Daniel (CARLOS GONZÁLEZ)

Las triquiñuelas y mamandurrias de la justicia -fiscal, juez y abogado del estado incluidos-, han hecho pasar el caso a un juzgado de la Audiencia de Madrid para regresar seis meses después, tiempo suficiente para dar el caso por prescrito, algo inaudito según me contaba el abogado, que no está seguro de si eso que estaba pasando se correspondía con la ley; de hecho se va a presentar un recurso.

En el juzgado, acompañado de Katherina y Daniel, nos dábamos por satisfechos con ver que el “personaje” tuviera que pasar por el juez y que volviera a ver el video que protagonizó. Tuvimos que esperar un retraso de más de un par de horas sentados en las escaleras del juzgado a que empezara la vista (foto) y finalmente el secretario me comunicó que no tenía que entrar a testificar, que la causa había prescrito.

La cara de circunstancias que se nos quedó a todos fue seguida de los consiguientes comentarios sobre el funcionamiento de la justicia en este país. Yo personalmente me imaginaba que esto iba a quedar en nada, visto el presente uno sabe que la justicia tiene dueños en este país, pero me dolió ver el rostro de Katherina con los ojos llorosos por este fraude judicial y la cara de incredulidad de Daniel, que había venido de Córdoba específicamente para acudir al juicio y cuyo regreso tenía pocas horas después.

Al parecer hasta la fecha no hay ningún agente que haya sido condenado por agresiones a pacíficos manifestantes, ya ni con pruebas gráficas. Esta es la justicia que tenemos.

 

Salvajes de izquierda de extrema barbarie

Por Agustín Arroyo Carro

Cuando un grupo neonazi atacó a varias personas reunidas en la librería catalana Blanquerna en Madrid escribí una carta a la prensa para condenar semejante barbarie. Aquellas imágenes fueron grabadas y algunos de sus protagonistas identificados y detenidos inmediatamente por la Policía. Este condenable hecho se ha vuelto a reproducir ahora en la facultad de Derecho de Madrid, pero los agresores son de extrema izquierda y no están identificados todavía.

Hacía mucho tiempo que la Universidad española había olvidado las incursiones de estos especímenes que, escondidos en el más cobarde de los anonimatos, arrasan cuanto pillan y agreden a otras personas por no ser de su ideología política.

Fachada de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense, en Ciudad Universitaria (Jorge París)

Fachada de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense, en Ciudad Universitaria (Jorge París)

Flaco favor hacen estos descerebrados al pensamiento de izquierdas que ha de ser siempre pacífico, reflexivo y conciliador, aunque sea libertario. Solo está justificada la violencia colectiva emancipadora y revolucionaria contra regímenes opresivos o tiránicos o contra dictaduras inhumanas y sangrientas. La asociación Francisco de Vitoria de estudiantes de Derecho no oculta su militancia derechista, pero eso es tan legítimo en democracia como declararse de izquierdas. La Universidad, como decía Unamuno, es el templo de la inteligencia y no puede ser hollado ni mancillado por estas partidas de la porra que imitan a las SA nazis. Hay que identificar a estos gánsteres y hacer que sobre ellos caiga todo el peso de la ley.

¿Sabéis cómo se siente una tortilla francesa?

Por Alejandro Barderas

Trabajo como conductor de autobuses de la EMT en Madrid en la línea 138 (Plaza de España – Aluche). [La noche del 11 de enero] me ocurrió algo singular, algo único, os explico. Salía a las 23:30 desde Plaza de España en mi último viaje; todo normal, todo como un día cualquiera. Pero ese día me guardaba una sorpresa inesperada. Cruzando el río Manzanares -me acompañaban entre 15 o 20 viajeros, trabajadores, cansados, de regreso a sus hogares- me dirigía a la parada que se encuentra en la confluencia del Paseo de Extremadura con la calle Saavedra Fajardo; pues bien, al llegar observo, como es natural, a tres jóvenes de 18-20 años que esperan el autobús. Hago mi parada, abro las puertas y… ¡zassss!, los jóvenes me lanzan 6 huevos con gran potencia, en 1 segundo. ¿Y yo qué hago? ¿Esquivo los huevos tipo Matrix y no me impacta ni uno sólo? Eso sí, acabé de huevo hasta las cejas; oigo las risas de los jóvenes y veo cómo salen corriendo cada uno por una calle; me quedé pensando 1 segundo, cerré las puertas y pude acabar mi servicio con normalidad. Porque no se olviden, los conductores de la EMT somos casi ¨héroes¨; y [la experiencia] me enseñó algo muy curioso, cómo se siente una tortilla a la francesa.