Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘universitarios’

¿Quién regula la situación de los becarios?

Por Judith Salmerón Morán

Una chica becaria en una empresa (ATLAS).

Una becaria en una empresa (ATLAS).

Parece mentira lo poco que le interesa a cada gobierno y cada partido político la situación de los jóvenes universitarios. Jóvenes que, recuerdo, serán el futuro de este país.

Vergonzosos contratos de prácticas que se renuevan hasta los seis meses para después rescindirse y que el empresario vuelva a coger a otro. Y así sucesivamente; siempre sin contratarles. La pescadilla que se muerde la cola. Horarios ilegales, aportaciones económicas de 400€ los que más suerte tienen, sin derecho a vacaciones…

Esta es la única forma que tienen los jóvenes hoy en día de conseguir experiencia. Los que no quieren pasar más por este aro tienen que conformarse con trabajos para los que están sobrecualificados. ¿Y quién regula esta situación? Nadie.

 

No encajamos

Por Tania Cucicea

Soy una joven de 22 años, estudiante de Derecho, extranjera, desempleada. Me he suscrito a mil páginas de empleo: Studentjob, Infojobs, Jobomas… Todas prometen lo mismo: empleo para jóvenes sin experiencia, horario compatible con los estudios…

Un grupo de estudiantes universitarios en una biblioteca (Archivo).

Un grupo de estudiantes universitarios en una biblioteca (Archivo).

Entras emocionado y encuentras una oferta que se adapta a tus necesidades, una oferta que requiere gente joven, inglés, don de gentes. Mandas el CV, les escribes una carta de presentación en inglés para que demuestres que de verdad lo hablas para que a los cinco minutos recibas un email que diga: «Lo sentimos, no encaja en nuestra oferta». Y ya. No encajo…¿Acaso no soy joven o no hablo el inglés?

Siempre digo que la generación que viene será una generación de inútiles. Y no por nuestra culpa, sino porque no nos dan oportunidades. Dicen que no requieren experiencia, pero luego cogen al señor de 45 años que tiene experiencia.

Señores, ¿cómo quieren que los jóvenes ganemos experiencia si no nos dan oportunidades? ¿Cómo quieren que aprendamos si cada vez que luchamos por conseguir un trabajo nos cierran la puerta en la cara? ¿Por qué nos arrebatan la oportunidad de aprender?

Los mayores dicen que hoy en día se necesitan idiomas para conseguir trabajo. No es verdad, yo hablo tres (incluido el español), no tengo título para el inglés, pero lo llevo aprendiendo desde los seis años. Me sacaría el título pero para eso se necesita dinero, para conseguir dinero se necesita trabajo… Me he vuelto pesimista… ¿Llegará el día en el que me pueda pagar el examen para que demuestre que de verdad hablo el inglés? ¿Cuánto puede demostrar una nota? Y seguiremos igual: «Usted no encaja».

El mito de la igualdad de oportunidades

Por José Antonio Pozo Maqueda

La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, tiene toda la razón del mundo cuando afirma: “Un título universitario ya no basta para lograr un empleo medio o alto”. Aunque yo añadiría que el “ya” sobra, porque casi nunca un título universitario ha sido suficiente para acceder a los empleos medios y altos mejor remunerados. EstudiantesEs un hecho evidente que para acceder a un empleo medio o alto la extracción social juega un papel fundamental; siendo más probable que los ocupen los universitarios de extracción social alta que los de extracción social baja: la sociedad –y cuanto más desigual sea con más razón-en ausencia de mecanismos equilibradores –lo que ocurre con mayor frecuencia cuanto mayor sea el protagonismo de un mercado sin cortapisas- se limita a reproducir las desigualdades existentes o, incluso, a profundizarlas. La tan cacareada igualdad de oportunidades no deja de ser un mito o, en el mejor de los casos, una declaración de principios vacía de contenido. Vamos, pura ideología para escamotear la realidad.

La educación y la buena educación

Por Julio Domingo Jiménez Ledesma

A estas alturas, de todos será ya sabida la noticia de que unos universitarios se han negado a saludar al ministro Wert durante un acto de entrega de premios en los que ellos eran los ganadores. “Para protestar por los recortes de educación”, dice la gente, pero más bien me parece que en lo que se ha recortado es en “buena educación”. Y es un defecto demasiado extendido entre el español de a pie. Ante todo en esta vida hay que ser educados, así me han educado a mí, e intento ser educado incluso con aquellas personas a las que no aguanto, entre las que se incluye el citado ministro. Dejándolo en ridículo en directo ante media España no vas a quedar por encima de él, sino que se va a demostrar lo barriobajero que puedes llegar a ser.

Así pues expresé mi oWertpinión al respecto, educadamente, a través de un tuit. “Y no me parece bien que esos universitarios le hayan negado el saludo a Wert. En esta vida, ante todo, hay que ser educado.” En las contestaciones a dicho tuit, como se suele decir, me han dicho de todo menos bonito. Y ello me ha llevado a preguntarme. ¿Dónde ha quedado la buena educación? ¿También la han recortado y no nos hemos dado ni cuenta? ¿Dónde ha quedado el debatir civilizadamente sin mentar a la madre de ninguna de las dos partes? Porque, señores, en esta vida hay que ser educado ya seas ministro o panadero. Si no estás de acuerdo con alguien, insultándolo o dejándolo en ridículo no vas a conseguir nada. De hecho le vas a dar la razón a él. El tiro por la culata, vamos.

Y no, no soy un viejo carcamal de 70 años que añore los años del franquismo (como me dijeron en uno de los citados tuits), sino un universitario más como los premiados con matrículas de tercera y cuarta convocatorias que no ve un duro de becas, el primero que le diría cuatro cosas a Wert si lo tuviera delante de mí, pero cuatro cosas sin perder la buena educación. Al fin y al cabo, es lo único en lo que no nos pueden recortar.

¿Productos de la crisis o productos de sus capacidades?

Por M. B.

Estamos ya a mediados de abril, a poco tiempo de empezar los exámenes finales. En un Colegio Mayor en Madrid, Sara, estudiante de primero de Matemáticas, llama a una amiga llorando para contarle que no le gusta su carrera, que ella siempre tuvo buenas notas y estudiaba porque quería, pero que este año no está motivada, que entró ahí porque se le daban bien. Un poco más lejos, Bea, estudiante de primero de Doble Grado en Matemáticas e Informática busca consuelo en una compañera, le dice que está desmotivada, que eligió su carrera por descarte pero no le gustan las salidas, no quiere pasar la vida haciendo problemas. En otra ciudad58934-249-302, Manuel, en primero de Ingeniería Civil, se echa las manos a la cabeza, no quiere seguir con el grado aunque no lo lleve mal, no quiere ese futuro, no se ve trabajando de ingeniero.

Sara quiere hacer Bellas Artes; Bea, Magisterio; Manuel, acabar el conservatorio y dedicarse a la música. Son tres ejemplos de  alumnos de matrícula haciendo grados acordes a sus capacidades pero nada acordes a sus gustos. Si se cambian de carrera, se enfrentan al rechazo de algunos colectivos que les reprocharán no aprovechar sus capacidades y se enfrentan aún más a la crisis por elegir grados con salidas ambiguas. Si no se cambian llevarán toda la vida la espina clavada de no hacer lo que quieren. Son alumnos que podrían sacarse la carrera que quisiesen pero no estudian lo que les gusta. Son otro producto de la crisis. ¿Les dejamos que cambien? Es triste tener que elegir entre la bolsa del paro o la de frustrados.

Educación, que no nos desarmen

Por Marta García López

¿En qué punto del camino hemos (han) perdido el norte? ¿Desde cuándo la educación se considera un lujo y no un derecho? No sé en qué momento han cambiado nuestras ideas, no entiendo cuándo nos han hecho creer que la educación pública es un lujo para los españoles y no un derecho de todos nosotros. ¿Por qué debemos recortar becas universitarias (véase la beca Erasmus o la beca Séneca)  y no recortamos de otros lados? ¿Por qué ahora un estudiante universitario que desee moverse dentro de su propio país o viajar a otro países para aprender, para formarse, para adquirir experiencia, tiene que vivir por encima de sus posibilidades para ello? ¿Por qué he tenido que pagar un suma de más de 2.000 euros por una matrícula universitaria (en una Universidad Pública de Madrid) mientras existen sinvergüenzas con sueldos vitalicios de 7.000 euros mensuales que pagamos entre todos? ¿Por qué tengo que apretarme yo el cinturón y ellos no? ¡Que se lo aprieten ellos!

No os dejéis engañar, un agujero económico no justifica cualquier medida, cualquier recorte. Tenemos derecho a una educación pública accesible para todos; y es importante que la defendamos porque al fin y al cabo nosotros la hemos creado y nosotros la hemos mantenido. Y como dijo Nelson Mandela, “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. ¡Que no nos desarmen!, porque el mundo necesita seguir cambiando.

El menosprecio a la filosofía y a la cultura

Por Raimundo Montero Pizarro (*)

El primer gran enemigo de la Filosofía en España fue el PSOE con su utópica Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE) y su menosprecio y casi desaparición de la asignatura Historia de la Filosofía, que para mayor absurdo del PSOE es la materia más importante e instructiva de las que impartimos los profesores de Filosofía en España. Sin embargo, si no rectifica el PP y el ministro José Ignacio Wert, el actual Gobierno de España se convertirá en el mayor enemigo de la Filosofía y, por ende, de una parte muy substancial de la cultura.

Si por desgracia se implantase el segundo borrador de la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) del actual gobierno presidido por Rajoy, no se devolvería a la Filosofía su configuración clásica para evitar su empobrecimiento, sino que se eliminaría dos tercios de su actual carga lectiva. Es decir, según recoge la LOMCE desaparece la Ética de 4º de la ESO (mal denominada “Ética y Ciudadanía” por el gobierno de Zapatero); solamente se mantendría Filosofía de 1º de Bachillerato y se minusvaloraría la de 2º de Bachillerato, la llamada Historia de la Filosofía, pasando a ser de una asignatura obligatoria a relegarse a optativa con el mismo rango que la Religión Católica, que ésta última tanto potencia el PP en este nuevo proyecto de ley. Resulta un disparate despreciar tal asignatura y compararla con la Religión; pues como debería saber el ministro de Educación, la Filosofía surgió como crítica racional de los mitos religiosos imaginarios y de ese pensamiento racional o filosófico fueron surgiendo o desmembrándose los distintos saberes, de esa madre de las ciencias que ha sido y sigue siendo la Filosofía o amor a la sabiduría.

En este texto, además de darle una estocada mortal a la Historia de la Filosofía se elimina la Ética de 4º de ESO y se inventan una asignatura de “Valores Éticos” como una Alternativa a la Religión de las de antes, y con las mismas contradicciones que tenía desde los inicios de la democracia española. La postura actual del PP es un error garrafal y quebranta el avance que tuvo la Historia de la Filosofía con el Gobierno del PP de José María Aznar, puesto que Esperanza Aguirre, ministra entonces de Educación, restableció como obligatoria la Historia de la Filosofía de la casi supresión y menosprecio a que fue postergada por la LOGSE socialista. No se trata sólo de que el asunto perjudique culturalmente a infinidad de españoles, sino que es pernicioso para el sistema educativo mismo y para los estudiantes. La privación que supone para un alumno de bachillerato no estudiar la Historia de la Filosofía es inadmisible.

Piensen que no se instruirán en filósofos de talla universal como Sócrates, Platón, Aristóteles, Descartes; Hume, Kant, Hegel; Marx, Nietzsche, etc. Como profesor de Filosofía y como ciudadano me siento obligado a denunciar al ministro de Educación actual su equivocación, muy grave de cara a la falta de conocimientos básicos filosóficos de los futuros alumnos de bachiller y de la ESO en España e intentar que corrija ese error. Hasta presidentes autonómicos del PP, como el de Murcia, han reivindicado la Filosofía ante Wert. Espero que considere al menos la opinión de sus compañeros de partido.

Pedagogos del Ministerio de Educación, rectifiquen pues ya se sabe que el desprecio a la Filosofía es siempre sospechoso. Y si resulta tan cierto como que en España suele satisfacer más deleitarnos con pijotadas que con razonamientos filosóficos, ¿cómo pretendo de la LOMCE algo que no sea el menosprecio de la Filosofía? Debiera ser de otro modo: si la asignatura Historia de la Filosofía es la disciplina más interesante y formativa que impartimos los profesores de Filosofía, no habrían de eliminarla. Al contrario, deben potenciarla como merecen nuestros jóvenes y como ha de hacer este Gobierno si valorase la cultura filosófica y la desease extender a los jóvenes; pues la asignatura que más favorece el pensamiento crítico de todo nuestro sistema educativo no es otra que la Historia de la Filosofía. Y, desde luego, no parece muy conveniente para elevar el nivel cultural de nuestro país el que la mayoría de los futuros bachilleres, diplomados, licenciados y doctores ignoren el pensamiento de los filósofos clásicos de la historia de la filosofía que tantísimo han contribuido a la formación de nuestra cultura Occidental. Por tanto, sería lógico que la materia de Historia de la Filosofía siguiese siendo común a todo el alumnado del nuevo bachillerato LOMCE, así como la permanencia de la Ética de 4º de la ESO.

Al menos me consuela que aunque el PP no rectificase (aunque espero que sí lo haga) no logrará jamás destruir la magnificencia de la Historia de la Filosofía ni de la Ética; ni, por mucho que intenten impedírnoslo, conseguirán que dejemos de filosofar.

(*) Raimundo Montero es profesor de Filosofía del IES Miguel Hernández de Alicante

¿Extremista, irresponsable? ¡Dijo la sartén al cazo!

Por Ángel Villegas Bravo

¿De dónde sale el ministro que marcha de cisco en cisco?
Huelga política llama, ¿acaso hay de otra gama?
Irresponsables los padres y extremistas, dice él,
y se queda tan campante, ¡voto a tal, que es arrogante!
¿Es posible que él solito urda tanto disparate,
o le ayuda en su programa algún tertuliano orate?
Mejor haría quedando en sus tertulias “largando”
donde encontrará, sin duda, quien celebre su listura,
y además le pagarán, eso es suerte, qué puntazo.
¿Extremista, irresponsable? ¡Dijo la sartén al cazo!