BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

¿Productos de la crisis o productos de sus capacidades?

Por Myriam Barnés Guevara

Estamos ya a mediados de abril, a poco tiempo de empezar los exámenes finales. En un Colegio Mayor en Madrid, Sara, estudiante de primero de Matemáticas, llama a una amiga llorando para contarle que no le gusta su carrera, que ella siempre tuvo buenas notas y estudiaba porque quería, pero que este año no está motivada, que entró ahí porque se le daban bien. Un poco más lejos, Bea, estudiante de primero de Doble Grado en Matemáticas e Informática busca consuelo en una compañera, le dice que está desmotivada, que eligió su carrera por descarte pero no le gustan las salidas, no quiere pasar la vida haciendo problemas. En otra ciudad58934-249-302, Manuel, en primero de Ingeniería Civil, se echa las manos a la cabeza, no quiere seguir con el grado aunque no lo lleve mal, no quiere ese futuro, no se ve trabajando de ingeniero.

Sara quiere hacer Bellas Artes; Bea, Magisterio; Manuel, acabar el conservatorio y dedicarse a la música. Son tres ejemplos de  alumnos de matrícula haciendo grados acordes a sus capacidades pero nada acordes a sus gustos. Si se cambian de carrera, se enfrentan al rechazo de algunos colectivos que les reprocharán no aprovechar sus capacidades y se enfrentan aún más a la crisis por elegir grados con salidas ambiguas. Si no se cambian llevarán toda la vida la espina clavada de no hacer lo que quieren. Son alumnos que podrían sacarse la carrera que quisiesen pero no estudian lo que les gusta. Son otro producto de la crisis. ¿Les dejamos que cambien? Es triste tener que elegir entre la bolsa del paro o la de frustrados.

8 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Eso es algo que ha sucedido siempre, gente que estudia una carrera por imposición familiar o mal aconsejados, o lo que sea. Tal como está el patio, lo lógico es buscar algo que tenga salida, y más tarde si la cosa cambia, dedicarse a lo que uno le gusta verdaderamente, yo soy bastante mayorcita y ahora es cuando puedo dedicarme a mi afición, nunca es tarde para lo que uno verdaderamente desea.

    22 abril 2013 | 14:45

  2. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    Nadie trabaja en lo que le gusta y por eso el mundo va tan mal,porque están todos los puestos llenos de gente sin vocación trabajando a desgana.el dinero te diseña la vida que vas a tener: que harás,donde vivirás,cuantos hijos tendrás…el dinero se compra tu vida hasta que mueras.

    22 abril 2013 | 15:10

  3. Dice ser tereixinha

    Eso es algo que ha pasado siempre. A mi en su momento (año 1995) me llamaron loca por querer estudiar Químicas, para lo cual no había numeros clausus, ne lugar de teleco, industriales o algo acorde a mi capacidad. Mis padres afortunadamente me apoyaron para que estudiase lo que me gustaba. Desgraciadamente, nunca he podido ejercer, y llevo casi 10 años trabajando en el mundo de la informática, pese a seguir formándome con másters y cursos varios para intentar trabajar en “lo mío”

    22 abril 2013 | 15:42

  4. Dice ser moe

    Yo estudié lo que quería y más me gustaba, llevo trabajando varios años siempre de ello y a pesar de todas las ramas posbiles más que harto estoy. Estudiar lo que te gusta no te garantiza ser feliz, el mundo laboral es otra cosa por mucho que hagas lo que te gusta

    22 abril 2013 | 17:23

  5. Dice ser carlos

    la carta no puede ser mas ñona y bucolica aparte de demagogica, si un joven tiene la vocacion de hacer sociologia pero luego estudia medicina porque tiene mas salidas profesionales no creo yo que haya que culpabilizar a sus padres que logicamente intentaran que si su hijo tiene capacidad que estudie aquello que le valdra para encontrar trabajo , pensemos luego si este joven acaba su carrera de sociologia y no encuentra trabajo en lo suyo durante años y al final acaba de reponedor en un supermercado, la vida adulta supone tomar decisiones y no todo en esta vida es hacer lo que te gusta sino lo que necesitas o debes hacer, el de la carta vive en los mundos de yupi , en cualquier caso nadie prohibe a ningun joven a que estudie lo que quiera yo creo que ni sus propios padres.

    22 abril 2013 | 20:12

  6. Dice ser Kastle

    Aquí cada uno se labra el futuro que quiera… No hay campo en el que alguien ambicioso e inteligente no pueda tirar adelante, eso sí los habrá con caminos de rosas y caminos de espino.

    Si alguien prefiere estudiar algo que se le da bien, con buena salida, antes de alguna otra cosa con la que se sienta autorealizado está en su derecho, busca un futuro más fácil y certero a costa de una posible insatisfacción laboral.

    Por otra parte, estudiar algo que no se te da bien o simplemente que no haya una salida laboral sencilla puede llevarte a la total insatisfacción, por una parte por no encontrar un lugar donde sentirte útil y consecuencia directa de esta no tener ingresos…

    Yo dejaría de dramatizar estos casos, dudo que a nadie le apasione poner bloques o cavar una zanja, y aún así trabajan para ganarse el pan de cada día como buenamente pueden. En la vida es muy complicado ser completamente feliz en todo, es mucho mejor tomar decisiones que te ayuden a mejorar tu felicidad en líneas generales pues hoy en día apostarlo todo a una idea loca puede dejarte en un profundo hoyo con difícil escapatoria.

    23 abril 2013 | 11:40

  7. Dice ser Reeducarnos

    Aferrarse a un gusto para orientar tu vida, creo, que es un error. La motivación y las ganas de trabajar y crecer en la vida debe venir de otras fuentes. Yo tengo vocación de pintor, trabajo de ingeniero y lleno de arte todo lo que hago. Las tardes las dedico a pintar. También leo y escucho libros y conferencias acerca de la ilusión, la pasión, etc, que se pierde con el tiempo, sobre todo cuando banalizas cosas que siempre has creído sagradas, como el disfrute de pintar, eso te da fuerzas y se te quitan las tonterías de las frustraciones banales. Si me tuviera que ganar la vida pintando no se qué tipo de arte acabaría haciendo, seguramente el que me paguen. Lo importante es ser feliz con lo que hagas, y la felicidad no está en desempeñar tu labor dentro un sistema económico antihumano, eso te lo aseguro.

    23 abril 2013 | 12:06

  8. Dice ser japoas

    #sicoloco . . . .:

    Esa afirmación de que “nadie trabaja en lo que le gusta”, es una opinión y como tal se merece todo el respeto, pero no es una realidad; yo mismo estudié y trabajé en lo que me gustaba; lo que ocurre es que hay que tener algo de madurez y saber lo que se quiere; hay mucho “niñato” que ni sabe ni sabrá nunca lo que quiere y siempre andará despistadillo.

    24 abril 2013 | 19:36

Los comentarios están cerrados.