Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘Becarios’

Becarios eternamente

Por Leticia Río Dovao

Hay muchos que este curso no inician la universidad, ni un máster porque todo eso ya lo han hecho. Además, han podido realizar prácticas en diferentes instituciones, pero siempre sin posibilidad de incorporación.

Son estos los que actualmente se encontrarán en un limbo de “demasiado experimentado y formado para más becas, pero todavía no lo suficiente para recibir un título de técnico junior”. Es en este punto donde debemos preguntarnos ¿dónde está el lugar de los graduados con experiencia, pero no con la suficiente para que una empresa confíe en ellos para un puesto de responsabilidad?

Los becarios

Imagen promocional de la película ‘Los becarios’ (FOX)

Ansío el día en que muchos jóvenes dejen de escuchar las ya tan conocidas palabras en su último día de prácticas: “Ha sido un placer contar contigo durante estos meses, ojalá pudieras quedarte porque has aportado mucho al departamento con tus ganas de trabajar, tu ilusión y tus ideas, pero seguro que encuentras algo mejor pronto.”

Es cierto que la manera que tienen las empresas de ver a los jóvenes está cambiando, pero todavía existe un vacío legal en aquellos casos en los que no existe un límite de oferta de becas sin posibilidad de incorporación posterior en las instituciones.

Por otra parte, la exigencia de un convenio con el centro de estudios para la realización de las prácticas a jornada completa (existen casos que piden horario nocturno para las mismas) hace imposible que se mantenga la motivación y la esperanza en que todo esto va a cambiar.

No queda claro si se buscan estudiantes eternos a un bajo precio a los que nunca se denominará como profesionales de su actividad.

 

¿Quién regula la situación de los becarios?

Por Judith Salmerón Morán

Una chica becaria en una empresa (ATLAS).

Una becaria en una empresa (ATLAS).

Parece mentira lo poco que le interesa a cada gobierno y cada partido político la situación de los jóvenes universitarios. Jóvenes que, recuerdo, serán el futuro de este país.

Vergonzosos contratos de prácticas que se renuevan hasta los seis meses para después rescindirse y que el empresario vuelva a coger a otro. Y así sucesivamente; siempre sin contratarles. La pescadilla que se muerde la cola. Horarios ilegales, aportaciones económicas de 400€ los que más suerte tienen, sin derecho a vacaciones…

Esta es la única forma que tienen los jóvenes hoy en día de conseguir experiencia. Los que no quieren pasar más por este aro tienen que conformarse con trabajos para los que están sobrecualificados. ¿Y quién regula esta situación? Nadie.

 

Basta ya de prácticas universitarias no remuneradas

Por J.C.A.

El mundo universitario debería ser algo enriquecedor, un mundo lleno de metas y logros, no solamente referido al mundo académico, sino también a vivir cosas nuevas, conocer gente con distintas maneras de pensar, hacer amigos y también la experiencia adquirida en lo que comúnmente llamamos prácticas.

Ciertamente, las prácticas pueden darnos esa experiencia que es imprescindible para cualquier trabajo actual, sin embargo, la vergüenza y el ridículo llega cuando al ver el listado de practicas existentes en muchas de las universidades públicas en España, nos damos cuenta de que, con el pretexto de adquirir formación y experiencia o simplemente gracias el fantasma de la crisis, las empresas abusan de lo que se puede ofrecer en el mercado de prácticas y allí es donde encontramos sin sentidos, ‘trabajos’ sin la más mínima retribución en los cuales se exigen completas locuras para poder ser uno de los ‘afortunados’ en entrar a formar parte de las mejores empresas del sector.

Imagen de archivo de una persona portando folios. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de una persona portando folios. (ARCHIVO)

Algunos ejemplos rozan lo insano, exigir un nivel C2 (bilingüe) en inglés o alemán (cuando muchos de sus directivos a lo sumo se desenvuelven malamente en un segundo idioma) o el hecho de pedirte que seas el chico/a multi-tarea, que no solo sea community manager, si no también bloguero, asistente de ventas, de marketing, generador de tráfico, gestor de todo tipo, analista y creador de bases de datos, servicio técnico, asistencia personalizada al cliente, comercial, fidelizador…

¿Hasta cuándo tendremos que soportar esta manera de actuar? y ¿hasta cuándo las universidades van permitir o a regular esto? no se dan cuenta de que esas prácticas gratuitas ni mucho menos lo son. ¡El estudiante paga por trabajar!, ¿dónde se ha visto eso!? pagas por el transporte, que indiscutiblemente tienes que usar para llegar al puesto de trabajo, tienes que pagar por toda la comida que necesitarás si no tienes la suerte de tener aún el apoyo familiar, pagas por los créditos universitarios de una práctica, que en muchos casos no bajan de los 300 €… Gratuitas dicen, ¡será para ellos!

Hasta cuando las empresas seguirán pensando que ese ‘ente’ mal llamado el becario, ‘ese’ infravalorado que para ellos solo se encarga del café y las fotocopias, ¿no tiene el derecho de cobrar por su trabajo como cualquier hijo de vecino? Cansa sobradamente que el ser estudiantes pese más que el desempeño y la carga de trabajo realizada dentro de la empresa, que en la mayoría de casos son muy similares a lo que el resto de la plantilla hace.

Se ha llegado al extremo en el que no hay ni el más mínimo respeto por la labor de un estudiante en prácticas y muchas empresas tienen departamentos llenos de gente de quita y pon, llegan unos y los becarios que salen son los encargados de formar a los recién llegados que sin duda alguna ocuparán su puesto y así en una cadena interminable, sin la más mínima esperanza de, algún día, optar a un puesto de trabajo en la empresa.

¡Ya basta de tonterías! Además de los expuesto, me sorprende que a pesar de las ventajas fiscales que la administración da a empresas que acojan a jóvenes universitarios, éstas ofrecen prácticas gratuitas y, luego, por ahorrarse las cuotas de la seguridad social (que serán bonificadas), pagan en negro a los estudiantes que tienen el valor y la resignación de aceptar prácticas gratuitas, ¡en qué mundo vivimos!

Resulta normal que la gran masa de jóvenes prefiera irse lejos, a un trabajo que no tenga nada que ver con su formación en el peor de los casos, solo por el hecho de tener una remuneración relativamente aceptable.

¿Hasta cuándo veremos esto?

Un estudiante indignado.

No me digáis que me vaya al extranjero

Jóvenes universitarios. (ARCHIVO)

Jóvenes universitarios. (ARCHIVO)

Por Carlota Poveda,

No es ninguna novedad que muchos jóvenes tengan que marcharse al extranjero en busca de oportunidades que aquí son inexistentes.

También somos conocedores de la situación actual, tanto laboral como económica, en nuestro país. De las cifras de desempleo, de los sueldos base y de los recortes en educación.

Aún así, no puedo quejarme. Actualmente tengo trabajo como becaria en una importante empresa. Allí estoy aprendiendo y ganando una experiencia única para mejorar mi formación. Además, ¡cobro! Algo insólito en el mundo de los becarios.

Por otro lado, trabajo de camarera los fines de semana para, con ambos sueldos, poder pagarme los estudios. Aún así, cruzo los dedos deseando que al terminar mis prácticas, pueda quedarme en la empresa en la que estoy. Me da miedo encontrarme con una mano delate y otra detrás. Con un grado, un máster y un par de títulos de inglés pero con una mano delante y otra detrás.

Muchos me dicen que no me preocupe. Que si me quedo sin trabajo puedo aprovechar para irme al extranjero a aprender algún idioma o en busca de oportunidades.

Me insisten en que no deje escapar la oportunidad y me aseguran que si no lo hago, me arrepentiré. Y yo les pregunto, ¿me pagáis la aventura?, ¿Realmente creéis que, en el contexto actual, el mejor consejo que le podéis dar a un joven es que se vaya a otro país?

Profesores, amigos, conocidos, familiares… No me lo digáis más. Por supuesto que quiero, pero dejemos de creer que es algo asumible para todos.