Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘fiesta’

Carta al Ayuntamiento de Badalona: “Santificarás las fiestas”

Por Antonio Luis Vicente

Hay gestos en la Historia que han supuesto profundos cambios socioculturales: Moisés rompió las Tablas de la Ley cuando bajó de su retiro en el monte para demostrar que no estaba de acuerdo con lo que Dios había permitido durante su ausencia; Julio César cruzó el Rubicón y su acción fue el principio del fin de la República en Roma; Lutero clavó su tesis en la puerta de una capilla en Wittenberg y los cimientos de la iglesia católica se estremecieron…

José Téllez, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badalona, rasgó una sentencia judicial prohibiendo abrir el consistorio en un día festivo (lo de menos es que fuera la Fiesta Nacional) y franqueó la entrada al mismo a los ciudadanos.

Fachada del Ayuntamiento de Badalona (Europa Press).

Fachada del Ayuntamiento de Badalona (Europa Press).

Creo José, que no eres plenamente consciente de la caja de pandora que has abierto con tu gesto. Los ayuntamientos españoles, y en general toda la administración pública, tienen una larga tradición de inoperancia, no ya los días festivos, sino los laborables. Ya lo inmortalizó Mariano José de Larra en su artículo Vuelva usted mañana. Y tú, José, te has atrevido a desafiar esa inercia exhortando al trabajo en un día festivo. ¡Ah, qué bien te hubieras llevado con Lutero y con Calvino! Ellos que nos convencieron de que para “salvarse” en vez de santificar las fiestas había que trabajarlas. Y con Max Weber, que en su obra La ética protestante y espíritu del capitalismo nos decía que si el banquero te oye trabajar a las cinco de la mañana se quedará tranquilo, pero si te ve jugando al billar… Y eso que el mismo Dios reconoció que después de currar seis días creando el mundo, necesitaba un día de asueto. Él, que fue capaz de sacrificar a su propio hijo, no quiso cargase un día festivo.

Pero tu inconsciencia ha ido mucho más allá, José. Has atentado contra algo mucho más sagrado que todo lo que hasta ahora te he mencionado. Porque un día festivo, no laborable, es mucho más que ir o no a trabajar. Es despertarse, no porque haya sonado la alarma del móvil, sino porque el vecino se ha puesto a cortar el césped a las ocho de la mañana (casta), o porque el dueño del bar de abajo (gente que se parece a la gente) ha puesto Paquito el chocolatero en el altavoz que da a la terraza. Es cuando al plantearse saltarse los preliminares con tu mujer (casta) o con tu pareja (gente que se parece a la gente) porque a las nueve empiezan “las motos”, ella en un acto de despiadada maldad te dice: “Déjalo, si de todas formas hay que darle un repaso a la casa, que hoy viene tu madre a comer…”.

Yo, José, comprendo tu indignación ante la orden del juez. Y el acto de rasgarla como un “Moisés” justiciero destruyendo el becerro de oro. ¿Chulería? ¡No, indignación José, indignación! Porque yo también he rasgado las cartas de Hacienda, o las multas de tráfico, en aras de la insumisión al Sistema. Claro que después tenía que recoger los pedazos y pegarlos para llevárselos al gestor (casta) o a mi cuñado (gente que se parece a la gente) para que se ocupara del asunto.

En fin José, qué quieres que te diga, valoro tu gesto, de verdad, pero creo que serás un incomprendido. Tal vez en un futuro…y si no los chinos, mira, esos abren todos los días.

El compromiso de fidelidad es una fantasía

Por Rodrigo Solís

Una mujer besando (Gonzoo).

Los labios de una mujer (Gonzoo).

Una pareja decide contraer nupcias. Se pacta fecha para el evento, se prepara la iglesia para la ceremonia religiosa y el local para celebrar la fiesta. El siguiente paso es la despedida de solteros. El hombre se marcha con sus amigos a un destino desconocido. La mujer, a la playa con sus amigas. Justo en esa fecha, el matrimonio más famoso del mundo, anuncia su divorcio a la prensa. En realidad, a nadie le importa mucho. Las celebridades cada día son menos populares desde el instante en que los mortales empezaron a tener acceso a sus cinco minutos de infamia en la palma de la mano.

Tememos y condenamos al estado islámico por sus actos barbáricos, pero nos parecemos a ellos más de lo que creemos. Observamos indignadísimos en la pantalla imágenes y vídeo de la fiesta de despedida: la futura novia se besa con un hombre. En las redes sociales aún no existe la opción “lapidar”, pero lanzamos insultos y burlas más filosas que las piedras. La presión social acorrala al novio y le obliga a cancelar el compromiso de boda.

¿Por qué? Siendo justos, ella no incurrió en ninguna falta. Las despedidas de solteros, no nos engañemos, son el buffet al que asistimos antes de comenzar una dieta que durará (en teoría) toda la vida. Si no es así, para evitar malos entendidos y penosas rupturas, deberíamos cambiarle el nombre a, por ejemplo, “otra aburrida fiesta con amigos”.

Enfundado en el traje del abogado del Diablo, si me permiten agregar, el compromiso de fidelidad en pareja es una fantasía tan grande como una catedral. Más temprano que tarde, alguno de los dos caerá en la tentación de sentir o imaginar entre sus brazos a otro cuerpo distinto al que juraron exclusividad. Nos ahorraríamos millones de pesos en juzgados, abogados y demandas (y escarnio público), si nos enfocáramos en descifrar si poseemos la capacidad del perdón antes de prometer algo contra natura.

Números fantásticos en el Orgullo Gay

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Asistentes al pregón del Orgullo en la Plaza Pedro Zerolo (Europa Press).

Asistentes al pregón del Orgullo en la Plaza Pedro Zerolo (Europa Press).

En diferentes informaciones periodísticas sobre las pasadas celebraciones del Orgullo Gay en Madrid, se ofrecía -incluso con antelación a que se produjesen- el impresionante dato de «más de un millón y medio de participantes», sin cuestionamiento alguno. Y esta aparente aceptación de tan fantástica cifra choca con lo que sucede respecto a otras grandes concentraciones, cuando es la propia Organización la que ofrece un número tan elevado de asistentes, siendo habitual que se cuestionen sus cifras, incluso por la Policía, descendiéndose a comprobaciones detalladas como el número de personas por metro cuadrado, distancias entre unos y otros manifestantes, etcétera. Pero esto no sucede con las fiestas del Orgullo Gay.

Recuerdo que hace unos años, no demasiados, cuando comenzaban a darse estas fiestas, al pasar por una plaza de Sevilla me encontré con un escenario donde se estaba celebrando una de ellas. Como ya entonces me parecía que se inflaba el dato de los asistentes, discretamente contabilicé su número: unas cincuenta personas, no más. Pues bien, aunque en los aledaños de aquel lugar era visible la presencia de Policía Local, en las noticias del día siguiente, esa misma Policía Local ofrecía el número de 500 participantes. Por alguna extraña operación matemática, de la noche a la mañana los asistentes se habían multiplicado por diez. 

El porqué se hacía eso entonces, no podría asegurarlo. Pero si ahora se hace me temo que pudiera ser porque atreverse a cuestionar los datos que ofrece la Organización, conlleva una velada acusación de homofobia que a nadie le gusta soportar.

Halloween y la degradación física

Por Cristina de Montemar y Martínez de la Rosa

The Walking Dead.

Imagen de la serie The Walking Dead. (ARCHIVO)

No entiendo esa necesidad (diría incluso necedad) que tienen algunos de querer mostrarse como un cadáver viviente en determinadas fechas, que deberían estar dedicadas al respeto por los seres queridos. Esos que ya solo están con nosotros en un lugar muy sensible de nuestra memoria personal.

Curiosa morbosidad ese gusto por identificarse con un zombi, ridiculizando la imagen de la muerte, cuando en cuestión de casi nada ya no les hará falta ningún maquillaje, ninguna especial caracterización, para adquirir la imagen de la degradación física y química que el destino nos tiene reservada.

No comprendo tanto interés por adelantar acontecimientos. Tiempo al tiempo… y un respeto a los muertos, nuestros predecesores.

Ante la fiesta nacional del 12 de Octubre

Los Reyes de España

El rey Felipe VI y la reina Letizia en el desfile del 12 de octubre. (ATLAS)

La fiesta no es para todos

Por José Rafael Gutiérrez

Se acerca el 12 de octubre. Una vez más desfiles, tribuna, aviones, recepción en Palacio, saludos a la bandera, la mano derecha extendida del Rey tocando su gorra, condecoraciones, medallas, himnos, etc…

Por otro lado, más de cinco millones de parados, de los cuales más de dos millones no cobran ninguna prestación. Y para aquellos que cobran la ansiada y congelada ayuda de 426 € ésta no llegará hasta el 13 de octubre. La Administración y los bancos no han caído en que el día de cobro del 10, sábado, se demora hasta el 13. La fiesta perjudica a los más necesitados.

 Parece ser que el primer párrafo es la vieja política. El segundo la dura realidad. Qué más quisiera yo que este tercer párrafo fuera la nueva política. ¿Esperaremos un año más?

————————————————————————

Día del orgullo patrio

Por Manuel Armenteros Martos

Qué feliz idea la de este compatriota nuestro sugiriendo que vayamos colgando en las ventanas o en los balcones de nuestras viviendas, en todo el territorio nacional, la enseña nacional, nuestra bandera, como simbólica voz, no sonora pero visible, clamando y reclamando desde ella ante propios y extraños (sean internos o externos) la unidad de nuestra nación, ¡la más vieja de Europa!

Iniciemos así un movimiento tranquilo por nuestro pueblo, expresando con él que no queremos que España quede dividida, ni por separatismos egoístas regionales ni por reclamadas singularidades históricas trasnochadas, ni tampoco que se establezca un sistema todavía más federal, más inoperante para el futuro comercial y financiero y más costoso que el que sufrimos. ¡Ya está bien de tanto derroche y de ficciones extremistas con regreso al pasado!

Banderas

Una mujer coloca en un balcón banderas de España (JORGE PARIS)

España es la suma de 47 millones de ciudadanos con soberanía plena conjuntados, y no de 17 pueblos encerrados (y sumamente endeudados) en comunidades autónomas.

Unidad e integración territorial, política y económica que ciertos partidos no quieren ver y de la que algunos dudan. Recordemos lo dicho por un expresidente de Gobierno: “La nación de España es un concepto discutido y discutible”.

Divulguemos y alentemos esta genial y pacífica idea dándole apoyo y difusión. El día 12 de octubre, fecha de especial significado, podría iniciarse este patriótico movimiento hasta las elecciones generales. Ahora está en juego algo más que una “copa del mundo”. Recordemos que tras el logrado el triunfo por nuestra selección nuestra enseña nacional fue exhibida clamorosamente. Más motivos hay ahora.

Caja Mágica, ocio sin límites para la clase alta

Por Vanesa Serrano

El domingo 11 de mayo se celebró dentro de la Caja Mágica el final del torneo de la Master de Tenis de Madrid de este año. Es un torneo que debido a los precios que tiene es absolutamente inaccesible para la gente del barrio, pero lo que sí tenemos que sufrir es la fiesta de clausura, que se prolongó hasta las 4.30 de la madrugada con la música tan alta que la oía desde mi casa, que está a 850 metros.

Imagen exterior de la Caja Mágica (JORGE PARÍS)

Imagen exterior de la Caja Mágica (JORGE PARÍS)

Durante toda la semana ha habido furgones de la policía nacional en la puerta de la Caja Mágica; las leyes que rigen el cierre de locales de ocio a las 3.30 de la madrugada no se aplican si el ocio es de la clase alta de Madrid. ¡Indignante!

Una ‘festividad’: Maltratar a los caballos

Por Mª Pilar García Maza

En la localidad de San Bartolomé de Pinares (Ávila) se celebra cada año la festividad de San Antonio, donde se obliga a aproximadamente un centenar de caballos a recorrer las calles de la localidad y a saltar sobre una veintena de hogueras. Los animales, por instinto, huyen del fuego, sin embargo en esta supuesta ‘festividad’ en la que solo se divierten los lugareños y no los animales, obligan a caballos, mulos y burros a saltar por encima del fuego o a caminar sobre brasas candentes, provocándoles dolor, estrés, miedo y terror.

Un jinete atraviesa con su caballo una de las hogueras encendidas en las calles la localidad abulense de San Bartolomé de Pinares, durante la tradicional cita de Las Luminarias. (Raúl Sanchidrián / EFE)

Un jinete en Las Luminarias. (Raúl Sanchidrián / EFE)

Mientras la multitud se agolpa a ambos lados de la calle observando el espectáculo, los animales sufren y padecen numerosas quemaduras en sus cuerpos. Estamos otra vez frente a una tradición cruel, como tantas en este país. ¿Hasta cuándo se va a permitir que este tipo de maltrato siga sucediendo en estos lugares de la España profunda? El gobierno debe de tomar cartas en el asunto y prohibir de una vez por todas este maltrato escondido detrás de la palabra ‘festividad’.

Subvencionar los toros

Por Tamara García

He hecho el cálculo. Con el dinero destinado a las fiestas taurinas, unas 94.000 personas podrían recibir una ayuda de 500 euros cada una al mes durante un año. La pregunta es: ¿por qué coño el TorosGobierno prefiere el maltrato animal que ayudar a las personas que lo están pasando mal?  No me parece bien que el Gobierno haga recortes en educación, sanidad, pensiones, ayudas, etc para poder pagar a un “señor”, por llamarlo de alguna manera,  para que torture a un animal hasta matarlo, Sinceramente me parece vergonzoso, e irrespetuoso, una falta de empatía tremenda, que vean cómo hay gente en España que pasa hambre, que se come la comida de los contenedores y se gastan 564 millones de euros en subvenciones. Cada vez que lo pienso me pongo mala.

Dices ‘boda’ y todo engorda

Por Laia Dausà

No bastaba con tener que dar de comer al cerdito para comprarse un piso donde vivir. Ahora hay que ahorrar también para casarse. ¡Qué robo! Mi pareja y yo estamos mirando sitios donde hacer la fiesta de la boda y nos está entrando vértigo. Es alucinante cómo la palabra “boda” puede hacer engordar las cifras de los menús de restaurantes y otros. Boda 2Te dan ganas de decir que se trata de una cena de disfraces entre amigos donde vas disfrazada de novia. No me extraña que estén en auge concursos televisivos donde el regalo son los gastos relacionados. En fin, todo sea por la creatividad que conllevan todo este tipo de situaciones, gracias a la cual aparecen ideas fantásticas, adaptables a nuestro bolsillo, y que te permiten lo más importante: compartir un día de fiesta con todos los que amas.

La violencia como entretenimiento, negocio y devoción

Por Julio Ortega Fraile (*)

¿Cómo escribir con educación y con mesura, cómo conservar la calma y la mano izquierda cuando tiembla de rabia y dolor la derecha, cómo hacerlo cuando al final de este texto hay un muerto inocente?

Un muerto todavía vivo, un muerto con la muerte anunciada. Un muerto que antes de estarlo será torturado. Un torturado que acabará siendo asesinado. Hablo de Vulcano, no el dios romano del fuego, no la raza ficticia de Star Trek ni el planeta hipotético entre Mercurio y el Sol. Vulcano es un toro, el próximo Toro de la Vega que alancearán hasta la muerte en Tordesillas el 17 de septiembre. Y el miedo y el dolor de Vulcano en la vega tordesillana no serán ficticios ni hipotéticos, sino tan reales como la demente autorización a esta mugrienta tradición, a este espectáculo pensado por y para desequilibrados, a este crimen cobarde perpetrado por cobardes. A la vergüenza que no cabe en estas líneas. Al asco que me declaro incapaz de reflejar en mis palabras. Porque hasta el diccionario se queda corto para expresar lo que semejante aberración enciende en cualquier ser humano de bien con un mínimo de inteligencia y sensibilidad.Toro de la Vega

Desde aquí, desde el espacio que encuentro en los diarios que anteponen la justicia a la cobardía, puede que no los de más tirada pero sí los de más ética. Desde la razón que sólo niega una excepción perversa a una ley justa. Desde la asunción plena y consciente de toda la responsabilidad por mis palabras os digo, lanceros y políticos de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de Tordesillas que hacéis posible cada año este ritual enfermizo que sois seres nocivos, sádicos, imprescindiblemente prescindibles en esa faceta por el bien de la sociedad. Y que no entiendo y no acepto -por eso no dejaré de luchar contra ello como el resto de mis compañeras y compañeros del movimiento por los derechos de los animales– que podáis hacer de la violencia diversión, negocio y asignatura. Y sobre todo que se os consienta.

Pero hay algo que escapa a mi comprensión todavía más que vuestros actos, pues estos al fin responden a la frase de Honoré de Balzac: la ignorancia es la madre de todos los crímenes. Lo que más me asombra y repugna es que los españoles, los que saben y callan, los que saben y toleran, seguirán pensando que ellos nada tienen que ver con los pueblos que realizan sacrificios, que practican la esclavitud o que educan a los niños en la brutalidad. Que los políticos españoles sigan jurando defender la libertad cuando amparan la tortura y la ejecución de inocentes. Y que los políticos europeos vayan de políticos y de europeos cuando sufragan la violencia.

Y ahora ya podéis denunciarme, desde el Patronato del Toro de la Vega al departamento jurídico del Partido Popular por calumnias, que a ver qué juez tiene los redaños de decir que he hecho otra cosa que describiros.

(*) Coordinador Plataforma “Manos Rojas”.