Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘dictadura’

Alambradas y muros

Por Olga Santiesteban

Varios refugiados haciendo cola dentro de las instalaciones del parque olímpico de Atenas (Yannis Kolesidis/EFE).

Varios refugiados haciendo cola dentro de las instalaciones del parque olímpico de Atenas (Yannis Kolesidis/EFE).

Muchos de nosotros recordaremos sin duda, especialmente los de mi generación, la canción ‘libre’ del desaparecido y recordado cantante Nino Bravo, pero lo que igual no conocemos es su verdadero significado y la historia que hay detrás de ella.

Nos habla de un joven de la antigua Alemania del este, el primero que murió al intentar cruzar el recién construido Muro de la vergüenza, acribillado por los soldados que lo vigilaban, convirtiéndose en todo un símbolo para todos los que buscaban una vida mejor, huyendo de miserias, horror y dictaduras.

Aquellas fotos dieron la vuelta al mundo, exactamente las mismas que ahora vemos con los que buscan esa vida mejor, igual que nuestro joven alemán. Parece que después de los años que han pasado no hemos aprendido nada, seguimos levantando muros y alambradas con actitudes y declaraciones que rozan en muchos casos el odio y la xenofobia, impropias en algunos países (en muchos, no tanto) comprometidos supuestamente con los derechos humanos.

Les invito a todos ellos a repasar la letra de dicha canción; alambradas que son trozos de metal, caminar felices sin cesar detrás de la verdad, para saber lo que es la libertad y quedar tendido en el suelo sonriendo y sin hablar, con flores carmesí que brotan en su pecho sin cesar. La única diferencia que hay es que esa foto cambia del blanco y negro al color.

No se puede perder nunca la solidaridad entre los pueblos porque por muchos muros y alambradas que levantemos seguirán caminando en busca de esa libertad.

 

 

 

¿Qué se condena cuando se pita al himno de España?

Por María Monrabal

En referencia a la pitada al himno de España en el partido de la final de la Copa del Rey:

En España vivimos atrapados en el pasado. Le hemos dado a nuestra bandera e himno una connotación negativa derivada de dictaduras horribles y personajillos que han llegado al Gobierno con el único propósito de ver quién saca más para él y deja menos para el país. Tenemos que abrir un poco más nuestra mente, ver que somos algo más que una catástrofe política.

Hemos luchado entre todos por un cambio que posiblemente llegue y tenemos que dejar atrás el pasado y confiar en el futuro. Darnos cuenta de que todos en España estamos luchando por un objetivo común, que es el de lograr vivir en un país digno, y dejar atrás meras cuestiones nacionalistas que solo nos han llevado al odio entre unos y otros.

Debemos encontrar en este país cuales son los puntos en común que tenemos todos los ciudadanos y trabajar por ellos en vez de tirarnos los trastos a la cabeza cada vez que escuchamos un himno o vemos una bandera.

 Wert, Artur Mas, el rey Felipe y Ángel María Villar, en el momento de la sonora pitada al himno (GTRES)

Wert, Artur Mas, el rey Felipe y Ángel María Villar, en el momento de la sonora pitada al himno (GTRES)

Si pedimos un cambio, tenemos que empezar en todos los sentidos por nosotros mismos en vez de fomentar el racismo sin sentido entre iguales, darnos cuenta de que la política no lo es todo en nuestro país, que más allá de esto somos todos personas que pedimos que el país se rija desde la cordialidad y la racionalidad, y es como debemos actuar también nosotros.

Si nadie en el Gobierno trabaja por lograr una mediación, tenemos que ser nosotros mismos los que logremos ver que las actitudes violentas y de desprecio solo nos pueden llevar al caos, mientras que si trabajamos conjuntamente y vemos cuales son nuestros puntos en común, podremos llegar a alcanzar nuestros objetivos fácilmente, sin despreciar a nada ni a nadie.

Si somos un país lleno de personas que tienen una voluntad positiva, ¿para qué desviarnos de nuestros fines perdiéndonos en otras cuestiones?

Presumimos de ser personas de mente abierta, demostremos eso actuando pacíficamente y luchando desde el control y la racionalidad canalizando nuestra energía hacia lograr objetivos que realmente nos lleven a prosperar, porque de lo contrario no conseguiremos más que odio y el odio nunca lleva a nada.

Salvajes de izquierda de extrema barbarie

Por Agustín Arroyo Carro

Cuando un grupo neonazi atacó a varias personas reunidas en la librería catalana Blanquerna en Madrid escribí una carta a la prensa para condenar semejante barbarie. Aquellas imágenes fueron grabadas y algunos de sus protagonistas identificados y detenidos inmediatamente por la Policía. Este condenable hecho se ha vuelto a reproducir ahora en la facultad de Derecho de Madrid, pero los agresores son de extrema izquierda y no están identificados todavía.

Hacía mucho tiempo que la Universidad española había olvidado las incursiones de estos especímenes que, escondidos en el más cobarde de los anonimatos, arrasan cuanto pillan y agreden a otras personas por no ser de su ideología política.

Fachada de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense, en Ciudad Universitaria (Jorge París)

Fachada de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense, en Ciudad Universitaria (Jorge París)

Flaco favor hacen estos descerebrados al pensamiento de izquierdas que ha de ser siempre pacífico, reflexivo y conciliador, aunque sea libertario. Solo está justificada la violencia colectiva emancipadora y revolucionaria contra regímenes opresivos o tiránicos o contra dictaduras inhumanas y sangrientas. La asociación Francisco de Vitoria de estudiantes de Derecho no oculta su militancia derechista, pero eso es tan legítimo en democracia como declararse de izquierdas. La Universidad, como decía Unamuno, es el templo de la inteligencia y no puede ser hollado ni mancillado por estas partidas de la porra que imitan a las SA nazis. Hay que identificar a estos gánsteres y hacer que sobre ellos caiga todo el peso de la ley.

Vergonzante partido: Yo no veré a La Roja

Por Óscar Martín García

Si nada lo impideCamiseta seleccion Brasil, el 16 de noviembre la selección española de fútbol, actual campeona de Europa y del Mundo, disputará un amistoso en la nada democrática y amistosa para los derechos humanos Guinea Ecuatorial. Como no es probable que los jugadores de la selección se nieguen a viajar para jugar el que, con total seguridad, será el partido más vergonzante de la Campeona del Mundo yo, por primera vez en mi vida, no veré ni un solo minuto del partido. No seré testigo de cómo el brillo de la estrella de las elásticas de nuestros campeones se apaga a la sombra del dictador Obiang… Allá ustedes.

Republicanos dirigidos por monárquicos

Por Simeón Ibáñez

Infanta CristinaEn una familia normal ni se recordarían los cien años del nacimiento de un abuelo. Y menos aún si es propietaria de un antiguo gran negocio y cuando ese abuelo no pudo ejercerlo, dando el pase de modo muy conflictivo a su hijo, y cuando hasta su nieta se encuentra estos mismos días inmersa en un enorme escándalo por abuso de la marca familiar. Se diría, pues, que la agenda de la casa real está dirigida por un republicano infiltrado.

Sin embargo, no hay problema, nada cambiará en esta España eterna porque la agenda republicana parece estar dirigida a su vez por un submarino monárquico débil hasta lo increíble: no aprovecha ni “la conducta poco ejemplar” de esa familia real; su cómoda obsesión es añorar una lejana Segunda República; “olvida” que sus grandes fallos le hicieron también responsable de los cuarenta años de franca dictadura y los otros ya casi cuarenta de una monarquía como la que tenemos.

Por todo ello, y casi un siglo después, se podría decir a los más jóvenes, como hizo Machado: “Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Pero ni eso entenderían ya, porque la apatía de sus padres les ha quitado a casi todos hasta las ganas de luchar por vivir con dignidad, conformándose con algo de “pan y circo”.

¿Dictadura democrática?

Por Vicente López Rodríguez

Los partidos conocen muy bien qué decir en vísperas de las elecciones para ganarse los votos de personas inconformes con el estado de las cosas en esos momentos. Ello explica la contundente victoria (mayoría absoluta incluida) del PP y de Mariano Rajoy en los últimos comicios (y de Zapatero en 2004). Pero esta obtención de la mayoría absoluta es un elemento contradictorio en la democracia que la hace caminar al filo de la dictadura. Esta mayoría permite a los partidos que la obtienen hacer lo que les venga en gana aún a costa de incumplir las promesas electorales.Urna

No es digerible la explicación de Rajoy al justificar el incumplimiento de sus promesas argumentando que ha cumplido con su deber. Es decir, ¡las promesas electorales que ofrecían resolver los acuciantes problemas de la población ahora son contrarias al deber! Lo importante es llegar al poder, luego nos arreglaremos, parece ser el modo de actuar de los partidos políticos. En cada ocasión que se promulga una ley antisocial, el argumento para la aplicación de la mayoría absoluta es que fueron votados por un porcentaje mayoritario de la población y tienen autoridad para hacerlo. No tienen en cuenta que fueron votados mayoritariamente por la población que creyó en sus promesas, ahora incumplidas. Ese poder es incuestionable, no importa lo que piensen todos los demás actores sociales, incluidos los votantes que los eligieron. ¿No eso lo más parecido a una dictadura?

Libertad es una palabra enorme

Por José María García Diago

Decía el anuncio del MPDL (Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad): “la paz es mucho más que la ausencia de guerra”, de la misma manera que la libertad es mucho más que la ausencia de dictadores. Sería exagerado decir que España se encamina hacia una dictadura, pero no podemos decir que los pasos que está dando sean en aras de una mayor libertad sino todo lo contrario: intentos de acallar las quejas de funcionarios a través de circulares amenazantes, retirada de pancartas incómodas, televisiones al servicio de los gobernantes, purgas de funcionarios, dificultar el derecho de manifestación y reunión, laicismo institucional inexistente; cercenar el derecho al aborto, a la adopción y a la reproducción asistida… Curiosamente, y gracias a la cada vez menor pluralidad informativa, de las únicas libertades que se habla es de la sempiterna “libertad religiosa” y de la libertad para celebrar corridas de toros. Ya lo decía Mario Benedetti: Libertad es una palabra enorme.