Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘infanta cristina’

Hacienda somos todos

Por Concha Vicente

Los 18 acusados del 'Caso Nóos', entre ellos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín (EFE).

Los 18 acusados del ‘Caso Nóos’, entre ellos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín (EFE).

Ahora es oficial: “Hacienda somos todos” no es nada más que un eslogan publicitario. Era algo ya sabido por todos los ciudadanos, que no somos idiotas.

Fundamentalmente, Hacienda somos todos los ciudadanos que dependemos de una nómina.

El resto de ciudadanos son Hacienda en proporciones variables y diferentes. Cuanto más se asciende en el estatus económico y en la escala social, menos Hacienda se es.

Y, al parecer, algunos no son Hacienda en absoluto.

Ahora me quedo más tranquila. Por fin alguien se atreve a reconocer en público y con todas las letras que el eslogan “Hacienda somos todos” es publicidad engañosa.

 

La infanta Cristina en el banquillo, el Gordo ‘tempranero’

Por Paula Rosales Muñoz

La infanta Cristina, en una imagen de archivo. (GTRES)

La infanta Cristina. (GTRES)

El Gordo en 2014 ha sido mayor y tempranero. Antes de que llegara el de la Lotería de Navidad, nos enteramos del procesamiento de la infanta Cristina.

No es “sólo” un triunfo de la moral y dignidad contra quien ha hecho montajes mayores que su palacio en Barcelona.

Es también un triunfo para la economía de los más débiles, una esperanza de que se les haga justicia de verdad, en esta época en la que el Gobierno mismo consigue echar a tantos jueces y fiscales que estorban sus chanchullos.

 

La infanta se lleva ‘la Palma’

Por Elvira Sánchez López

La infanta Cristina. Foto: GTRES

La infanta Cristina. Foto: GTRES

El sábado ocho de febrero la infanta Cristina de Borbón acudirá al juzgado de Palma de Mallorca para declarar por el fraude fiscal y blanqueo de capitales por los que está imputada.

Ni siquiera el mismo ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, se atreve a hacer declaraciones sobre el caso Nóos, quizá porque se trate de la privilegiada hija del rey.

Tanto es el privilegio que para una declaración se ha movilizado a 200 policías pertenecientes a los cuerpos de la Policía Municipal, Nacional y de la Guardia Civil cuyo coste asciende a 20.000 euros.

Además, solo le piden 600.000 euros por responsabilidad civil, es decir, la mitad del dinero malversado por el Instituto Nóos, ¿de verdad saldrá ese dinero del bolsillo real?

Todos sabemos la respuesta, aunque la infanta vaya a declarar, saldrá de los juzgados como ha entrado: el expediente vacío y la cartera llena.

Hasta la coronilla de la Corona

Por María Faes Risco

Infanta CristinaLa princesa real, empleada durante tantos lustros –si no lustre— de La Caixa, pero que no entendía, dicen, nada de cuentas, aunque era socia al cincuenta por ciento de una sociedad no lucrativa que le permitió ganar una fortuna y comprar, pensando en un futuro aún más afortunado, un palacio, va ahora a refugiarse en Suiza. Mientras, esperará a ver lo que le pasa al principal y ahora de nuevo único imputado de su familia, su esposo Urdangarin.

No pudieron refugiarse en una dictadura petrolera ¡y escoge precisamente Suiza, con la que está cayendo! ¡Si al menos se hubiera refugiado toda su familia, como el abuelo, en Italia! Después se extrañarán que en las encuestas los ciudadanos digan cada vez más, y con más fuerza, que están de la Corona hasta la coronilla, o que esté ya convocada una manifestación para el próximo mes de septiembre con el elocuente título de Jaque al rey’.

Abucheos a la reina, ¿un hecho histórico?

Por Teresa Herrera Romeo

Reina SofíaHay titulares en los medios que califican el hecho de histórico. La reina Sofía de Grecia, el único miembro de la casa real que se había librado hasta ahora de ello, ha sido fuertemente abucheada, y nada menos que en el Auditorio Nacional. Ya el día anterior, en el Teatro Nacional, se abucheó al ministro Wert, que la acompañaba, lo cual antes habría sido inhibido por la presencia de su majestad.

En este sentido, esa misma semana, a la salida de una entrega de premios, se le recordó la frase del rey de que la justicia debe ser igual para todos. Ahora se le reprocha en particular el haber sido la principal encubridora de su hija y yerno, así como su cada vez más conocido e inaceptable papel de esposa mártir, que tanto ha repercutido en la conducta matrimonial de sus hijos, cuyos los resultados a la vista están.

Republicanos dirigidos por monárquicos

Por Simeón Ibáñez

Infanta CristinaEn una familia normal ni se recordarían los cien años del nacimiento de un abuelo. Y menos aún si es propietaria de un antiguo gran negocio y cuando ese abuelo no pudo ejercerlo, dando el pase de modo muy conflictivo a su hijo, y cuando hasta su nieta se encuentra estos mismos días inmersa en un enorme escándalo por abuso de la marca familiar. Se diría, pues, que la agenda de la casa real está dirigida por un republicano infiltrado.

Sin embargo, no hay problema, nada cambiará en esta España eterna porque la agenda republicana parece estar dirigida a su vez por un submarino monárquico débil hasta lo increíble: no aprovecha ni “la conducta poco ejemplar” de esa familia real; su cómoda obsesión es añorar una lejana Segunda República; “olvida” que sus grandes fallos le hicieron también responsable de los cuarenta años de franca dictadura y los otros ya casi cuarenta de una monarquía como la que tenemos.

Por todo ello, y casi un siglo después, se podría decir a los más jóvenes, como hizo Machado: “Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Pero ni eso entenderían ya, porque la apatía de sus padres les ha quitado a casi todos hasta las ganas de luchar por vivir con dignidad, conformándose con algo de “pan y circo”.

Sin pensar en las consecuencias

Por Francisco Jesús Puente

Duques de PalmaAhora resulta que la infanta Cristina pide que se guarde la intimidad de sus hijos. No lo pensó antes de que ella y su marido se metieran en un berenjenal de narices, robando dinero para vivir como reyes a costa de los tontos de turno, que somos los ignorantes —se creen ellos— del pueblo de a pie.

¿Quién guarda la intimidad de muchos niños que tienen padres en las cárceles por simplemente robar para comer, por necesidad, o porque los bancos les echan de sus casas por no pagar las hipotecas? Esos niños a los que luego sus propios amigos o compañeros repudian porque sus papás son chorizos de poca monta en comparación con lo que roban estos personajes. Lo siento porque son niños, pero ¿por qué antes de pedir clemencia para ellos no piensan en las consecuencias de lo que conlleva robar a un pueblo indignado? Estamos hartos de tanto chorizo de guante blanco y estamos pagando las consecuencias de todo lo que roban estos papás de niños famosos. Por culpa de ellos España está en quiebra.

¡Que se nos va el duque!

Por Irene del Pozo Vicente

Iñaki UrdangarinIñaki, el duque, se nos marcha. ¡Y nada menos que a Catar! ¡Qué suerte ha tenido! Le llueve una oferta de trabajo como “ayudante” de su antiguo entrenador. Vamos, que si se confirma, Urdangarin se va de becario. Pero no creo que le importe, ya que se va a uno de los países con los que su suegro tiene muy buenas relaciones. Seguro que se va para poder pagar la hipoteca y no porque Catar no tenga tratado de extradición con España.

Sería curioso, cuando no ligeramente sospechoso, que Iñaki y su abnegada esposa, ambos imputados, llegasen allí y cuando saliese el juicio no les apeteciese volver para ser juzgados… Y entonces, ¿qué hacemos? De verdad, ¿vamos a ser tan tontos de dejarlos ir a un país sin extradición? Hoy ya no duermo de la preocupación.

¿Justicia para todos?

Por Juan José Pérez Rodríguez

“Todos somos iguales ante la ley”

Infanta CristinaViendo con qué diligencia la Fiscalía del Régimen, que no del Estado, ha recurrido la imputación de la infanta Cristina para evitar la pena de telediario, la otra se diluirá con el tiempo, pues las presiones son y serán tremendas. Aquí hay una justicia para todos y la paralela, de la que corruptos y corruptores se sienten inmunes y se la pasan por el arco del triunfo el personal. No es que estén a salvo del castigo, sino que están a salvo del delito.

No puede ser que esté imputado su secretario, la mujer de Torres y no esté la consorte (Cristina), -cuando menos cooperadora necesaria-, como figura en todo este entramado presuntamente delictivo. Los cortesanos están preocupados porque el tinglado se viene abajo.

La casa real ha reaccionado tarde y mal: “sorprendida” con el juez y “conforme” con el fiscal. Cuando se ha abierto la cortina de la opaca institución, se ha visto que la aluminosis tiene corroídas sus estructuras, como las restantes del Estado. Aquí no hay una democracia, sino una verdadera cloaca, con un olor pestilente.

———————————————————————————————————————

Por Jesús de Vega

“La infanta y el fiscal”

Los ciudadanos de a pie, los que no entendemos de leyes, aunque seamos los únicos obligados a cumplirlas, nos hemos quedado, una vez más —y ya son unas cuantas—, estupefactos ante la actuación del fiscal anticorrupción en el caso de la imputación de la infanta Cristina.

Se supone que dicho fiscal está para perseguir posibles casos de corrupción, no para protegerlos. En este Estado pre-democrático y de corrupción al que nos ha llevado el PP, tiene cabida todo tipo de actuaciones, sean del calado que sean. La Fiscalía Anticorrupción está entorpeciendo la labor judicial, se trate del ‘caso Bárcenas’, de la infanta o de los banqueros saqueadores.

La gente honrada, insultada y perseguida, los ladrones indemnizados y los corruptos aplaudidos. En fin, ya estamos donde un antiguo ‘líder’ el PP quería: con “todo atado y bien atado”.

Y las feministas calladas

María Faes Risco

Más de ocho de cada diez españoles creen que, socia suya y confidente, la esposa de Urdangarin tenía que ser juzgada como su marido, porque, de cobrar y vivir en un palacio adquirido por ambos, CristinaInfanta Cristina-Ana Matoque sabía. Y un porcentaje mayor aún de los ciudadanos cree que debería dimitir y ser juzgada la esposa de un Sepúlveda que “no se fijó” en que tenía un Ferrari en el garaje y, -pobre ministra de Sanidad, Ana Mato-, “se olvidó” de cerrar una cuenta conjunta después de “separarse”.  Jugar a ser mujeres tontas del bote, caricaturescas “marujas”, ya no cuela, y menos en personajes como ellas. Sin embargo, con lamentable cobardía, las feministas callan como muertas ante ese vergonzoso juego que degrada a todas las mujeres como estúpidas y que, por lo tanto, debiera moverlas también a todas a una sonora protesta y manifestación. La falta de una fuerte reacción social ha permitido no sólo que esas dos mujeres persistan en su ridículo y dañino papel de víctimas, sino que incluso tengan el valor, como acaba de hacer Ana Mato, de afirmar que se le ataca por corrupción… por ser mujer.