Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘promesas’

Viviríamos en ‘jauja’ si se cumplieran todas las promesas electorales

Por María Olga Santisteban Otegui

Se dice que se puede vivir en “jauja” en un país soberbio e imaginario donde fluye la felicidad, donde todos y cada uno de nosotros viviríamos sin miedo a enfrentarnos a nuestras obligaciones y preocupaciones de cada día. Esto parece ser que sucedería si se cumpliesen todas y cada una de las promesas que escuchamos decir estos días a los políticos, ya sean “viejos” o “nuevos”, en esta interminable pelea electoral.

Imagen del debate a cuatro el pasado 7 de diciembre (GTRES).

Tenemos tanto donde escoger como en un mercado del alfombras persa, desde las ya repetidas hasta la saciedad promesas de creación masiva de empleo, de un futuro maravilloso para nuestra juventud, mejor educación y sanidad pública y de calidad, lucha contra las desigualdades y un larguísimo e interminable etcétera.

Sería interesante que ya por ley u otro mecanismo oficial, los partidos políticos se viesen obligados a cumplir mínimamente sus programas electorales, y que los ciudadanos no nos sintiésemos estafados después de éstas o aquellas elecciones. No nos olvidemos también de que tenemos ahí siempre a la vieja Europa vigilante, así que, que nadie se pase de la raya prometiendo,  porque luego hay que rendirle cuentas.

A partir del día 21 de diciembre,  ¿seguirá habiendo el mismo número de parados? ¿Podrán regresar los miles de emigrantes que se fueron en busca de un porvenir que aquí no tenían? ¿Se resolverán acaso todos y cada uno de los grandes retos que han prometido solucionar? En definitiva, ¿viviremos en ese ‘país de jauja’ maravilloso y feliz? ¿O nos daremos de nuevo de bruces con la dura y para algunos triste realidad?

Carta a los políticos que están en campaña

Por Jaime Pinto Rodríguez

Señores políticos:

Perdonen si me siento como un tonto, pero cada vez que llegan las elecciones pienso que me están vendiendo una moto que no funciona. Hace cuatro años Mariano Rajoy me mintió, como supongo que mintió a mucha gente, prometiendo muchas cosas que al final no cumplió. Me siento traicionado, y siento que este tipo de personas ha traicionado la confianza que podamos tener en cualquier político; y digo bien, en cualquier político,  de izquierdas, de derechas o de centro.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (EFE/J.M. García)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (EFE/J.M. García)

Si este país sigue funcionando, si sigue avanzando pase lo que pase, es gracias a todos los ciudadanos que lo componen y  que día a día se levantan para ir a trabajar, ganen o no ganen dinero, a estudiar, a soñar o a buscar la mejor manera de sacar un resquicio de esperanza para seguir adelante, cueste lo que cueste.

Por favor, dejen de engañarme; ni los vascos antes, ni los catalanes ahora, son mis enemigos. Mis enemigos son la desesperanza, los mentirosos, los ladrones y todos aquellos que minan con su desden y su falta de escrúpulos el futuro de todos nosotros.

Señores políticos, si de verdad quieren hacer algo por todos nosotros, dejen de soltar falsas promesas, cuentos imposibles de cumplir, de construir mesas de cuatro patas, cada una de diferente tamaño. Sean responsables ahora. Hagan pactos ahora que aún no se sabe quién va a ganar. Firmen para que las palabras no se las lleve el viento. Formen alianzas, no para ganar las elecciones, sino para que este país gane de verdad. Pacten por la sanidad, la educación y la justicia.

Dejen de meter políticos o parásitos en la administración y engordarla, porque son estos los que hacen que la administración deje de funcionar. Ayuden ahora y después para que nos sintamos orgullosos de pertenecer a esta gran nación, que es grande por sus gentes y no por sus dirigentes.

 

¿Duerme bien, Rajoy?

Por Judith Delgado

108396Quisiera preguntarle ¿cómo duerme por las noches? ¿Cómo su conciencia le permite poner la cabeza en una almohada y dormir a sabiendas que gracias a sus subidas de impuestos, a sus recortes y sus “ajustes necesarios” (no vayamos a tocar los sueldos de los políticos) hay niños de cualquier edad pasando hambre y frío? Además de gente desahuciada, durmiendo en la calle o pidiendo comida. Esa misma gente que confió en sus promesas (no me incluyo, jamás le votaría) que ahora, que incluso reconoce que mintió, se ven no solo ellos en la miseria, sino que ven cómo sus hijos malviven, malcomen y pasan frío.

No vemos en usted, o en cualquiera de su partido un mínimo de empatía o solidaridad con las causas que continuamente se pueden ver y sentir en los diferentes medios.  Cualquiera de los iPads con los que se dedican a jugar sus diputados durante los plenos en el Congreso serviría para dar de comer a los niños que por culpa de su falta de honestidad se van a dormir con el estómago vacío. Es triste ver cómo los medios de comunicación hacen más que usted por intentar mínimamente paliar lo que usted prefiere ignorar.  No se puede estar tan ciego para no ver lo que están sufriendo y que usted encima duerma sobre un techo pagado por los mismos que por su culpa se ven en la calle. ¿Dónde están usted y su partido cuando anuncian la mal nutrición infantil? ¿Dónde están cuando madres y padres piden un techo o una familia solicita ayuda para pagar los recibos de la luz después de pasar más de 10 meses sin luz ni agua caliente (eso también lo solucionó una cadena de televisión)? A mí me cuesta conciliar el sueño sabiendo que hay gente que vive en esas condiciones, y eso que no he hecho nada por provocarla. Y usted, sabiendo que no solo es el causante, sino que tampoco hace absolutamente nada, ¿duerme bien?

¿Dictadura democrática?

Por Vicente López Rodríguez

Los partidos conocen muy bien qué decir en vísperas de las elecciones para ganarse los votos de personas inconformes con el estado de las cosas en esos momentos. Ello explica la contundente victoria (mayoría absoluta incluida) del PP y de Mariano Rajoy en los últimos comicios (y de Zapatero en 2004). Pero esta obtención de la mayoría absoluta es un elemento contradictorio en la democracia que la hace caminar al filo de la dictadura. Esta mayoría permite a los partidos que la obtienen hacer lo que les venga en gana aún a costa de incumplir las promesas electorales.Urna

No es digerible la explicación de Rajoy al justificar el incumplimiento de sus promesas argumentando que ha cumplido con su deber. Es decir, ¡las promesas electorales que ofrecían resolver los acuciantes problemas de la población ahora son contrarias al deber! Lo importante es llegar al poder, luego nos arreglaremos, parece ser el modo de actuar de los partidos políticos. En cada ocasión que se promulga una ley antisocial, el argumento para la aplicación de la mayoría absoluta es que fueron votados por un porcentaje mayoritario de la población y tienen autoridad para hacerlo. No tienen en cuenta que fueron votados mayoritariamente por la población que creyó en sus promesas, ahora incumplidas. Ese poder es incuestionable, no importa lo que piensen todos los demás actores sociales, incluidos los votantes que los eligieron. ¿No eso lo más parecido a una dictadura?

Las campañas electorales y las frustraciones populares

Por Gabriel Hortal Serrano

Puesto que se demuestra por la experiencia que los políticos no cumplen las promesas electorales que realizan en las campañas, sean del signo que sean, se me ocurre que estas resultan inútiles por lo que o bien se puede prescindir de ellas o bien se podrían reducir al mínimo, es decir, realizar campañas que duraran siete días nada más y en las que los políticos realizaran debates televisados en los que expusieran sus ideas y proyectos, y en los que no prometieran absolutamente nada, en los que nos dijeran aquello que querrían hacer siempre y cuando la realidad se los permita, o que Europa les deje, o que los poderes fácticos les dicten. Evitaríamos frustraciones populares y también la posibilidad de reírse y mofarse permanentemente de un electorado ingenuo que confía en los políticos y que luego se lleva la gran decepción.