BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El temor a volver sola a casa por la noche

Por Juan Ignacio Britos Solian

Perseguida.

Una mujer siendo perseguida en un aparcamiento. (GTRES)

Muchas de mis amigas me dicen, con naturalidad, que sienten miedo cuando vuelven a casa por la noche y lo hacen solas. Incluso a más de una la han seguido o la han agredido. Yo no lo entendía, diría que porque nunca he vivido algo así. Y al igual que yo, muchos otros hombres (dependiendo de su apariencia y sexualidad) tampoco han sentido este miedo. Y con la misma naturalidad que ellas admiten su miedo, nosotros vemos natural el no tenerlo.

Por esto, creo que debemos ponernos en esa piel que no es nuestra, en esa realidad. Fijarnos en cómo tratan a las mujeres otros hombres y en cómo las tratamos nosotros. Y partiendo de la empatía pasaremos a dejar de tolerar, pasivos, todo esto. Por tanto, a dejar de perseguir, de acosar, de abusar. Me parece que somos nosotros, el género masculino en su conjunto, la causa de este miedo. Y creo que está en nuestras manos el dejar de serlo, que podemos y que debemos.

Como una última reflexión, pregunto: ¿has tenido miedo alguna vez de que te persiga un grupo de mujeres por la calle, cuando vuelves a casa solo?

 

 

12 comentarios

  1. Dice ser LINCE 1

    Estamos ya entraditos en el siglo XXI y ya va siendo hora de respetar al ser humano, en especial a los que creemos más débiles. Hay cosas que parecen de la Prehistoria, como el acoso o el maltrato a las mujeres, o al subordinado, o al anciano, o a los niños. O los sueldos diferentes a trabajos iguales. Es cosa de ignorantes y de cobardes.

    08 marzo 2016 | 12:00

  2. Dice ser Gon

    Estimado Jose Ignacio:

    Estoy de acuerdo en que muchas veces deberíamos ponernos en la piel del otro para entender que se puede sentir en ciertas situaciones, pero creo que, en este caso, estas haciendo una generalización peligrosa.

    “Me parece que somos nosotros, el género masculino en su conjunto, la causa de este miedo” es una frase que imputa a todos y cada uno de los hombres, independientemente de su edad, raza, educación o posición, una situación que muchos jamas hemos ayudado a crear, sino mas bien lo contrario.

    Cuando digo que es una generalización peligrosa, no me refiero a que lo sea para un grupo u otro, sino para la solución de un problema. No es lo mismo decir: “tu tienes la culpa por ser hombre”, que decir: “es posible que algunas actitudes que no consideres como incitadoras a ese miedo, realmente lo sean. Debes darte cuenta de cuales son”

    Por otro lado: “Y con la misma naturalidad que ellas admiten su miedo, nosotros vemos natural el no tenerlo” Yo también he tenido miedo a veces volviendo por la noche, por lo que para nada veo natural no tener ese miedo. Una vez mas, estas generalizando mucho.

    Una problema tan real y grave, debe ser tratado con puntos lógicos, menos pasiones y mas objetivos, y menos generalistas y mas particulares.

    Un saludo

    08 marzo 2016 | 12:48

  3. Dice ser Chorrada

    ¿Y esta opinión sexista que es?
    Yo como hombre te digo que tengo miedo no a que me persigan un grupo de mujeres (que quizá también), si no a que me persigan el mismo grupo de hombres que persiguen a una mujer.
    Entiendo que una mujer pueda parecer un objetivo mas fácil que un hombre, pero dudo que se echen atrás.
    Violencia es violencia se aplique en el género que se aplique.

    08 marzo 2016 | 13:53

  4. No se como responder a los comentarios en sí, así que los respondo como comentario a parte.

    Hola Lince,
    Opino exactamente como tú. Mi carta me parece, de hecho, hasta una obviedad y una tristeza a la vez.
    Gracias por tu opinión.

    Hola Gon,
    Yo también he tenido miedo al volver a casa, pero generalmente de otros hombres.
    Gracias por tu opinión.

    Hola Chorrada,

    Efectivamente, como le digo a Gon, yo también he sentido miedo al volver a casa. ¡Casi siempre de otros hombres! Ese ese el motivo de mi carta.
    Efectivamente, se trata de un texto basado en la perspectiva de género.
    Gracias por tu opinión.

    08 marzo 2016 | 14:19

  5. Dice ser Ana

    “Como una última reflexión, pregunto: ¿has tenido miedo alguna vez de que te persiga un grupo de mujeres por la calle, cuando vuelves a casa solo?”

    A mi no me hace falta que me persiga un grupo de hombres cuando vuelvo sola a casa; miro constantemente hacia atrás y hacia los lados en todo momento, y sólo con ver un hombre de lejos ya me cago de miedo, cambio de acera y empiezo a andar más rápido..y no me considero una persona miedosa, pero si es de noche y no hay nadie por la calle, me pongo en lo peor…¿eso es estigmatizar a todos los hombres o sólo ser precavida? Siento si en esos casos el hombre se siente maltratado, pero prefiero pecar de exceso que de defecto, y que luego encima los polis o la sociedad me diga “es culpa tuya, que no tuviste suficiente cuidado…”

    08 marzo 2016 | 15:49

  6. Hola Ana,

    Por mi parte no me siento estigmatizado ni maltratado, lo que comentas me parece un síntoma más de esta realidad desigual.

    Un saludo y muchas gracias por tu opinión.

    08 marzo 2016 | 16:16

  7. Dice ser Gon

    Estimado Juan Ignacio:

    Con tu afirmación: “Yo también he tenido miedo al volver a casa, pero generalmente de otros hombres” estas echando atrás tu propio ejemplo: si tanto un hombre como una mujer siente el mismo miedo ante el mismo grupo de personas, el ejemplo no se puede asociar a uno de los dos géneros únicamente.

    Has de ser, si me permites, mucho mas concreto e intentar evitar generalizar.

    Estimada Ana:

    Me vas a perdonar, pero creo que tu razonamiento es muy peligroso: “Siento si en esos casos el hombre se siente maltratado, pero prefiero pecar de exceso que de defecto” Con esta afirmación, básicamente te estas saltando la presunción de inocencia de un hombre, y eso produce un efecto discriminador y lleva, en todos los casos, al rechazo, esta vez si, general.

    Lo mas curioso de tu post es que luego terminas con: “que luego encima los polis o la sociedad me diga “es culpa tuya, que no tuviste suficiente cuidado…” Aquí ya metes a toda la sociedad, incluidas las mujeres, cuerpos de seguridad, jueces…y siempre volviendo a un caso que puede pasarle exactamente igual a un hombre.

    Sinceramente, creo que hay que ser mucho menos visceral y mucho mas lógico.

    08 marzo 2016 | 16:17

  8. Dice ser Ana

    Estimado Juan Ignacio: me ha encantado todo tu blog, lo de estigmatizado no iba por ti ni por lo que habías dicho, sino por los comentarios que habían dicho alguno de los lectores (Gon, en concreto), y a los que tú has contestado muy bien a mi parecer

    Estimado Gon: la presunción de inocencia se establece cuando ya hay un hecho delictivo y se establece en ese caso la inocencia de una persona como regla, y sólo a través de un proceso o juicio en donde se demuestre la culpabilidad de una persona, podrá el Estado aplicarle una pena. De eso puedo hablar largo y tendido, porque soy abogada…trabajo donde hay que aplicar bastante la lógica, te lo puedo asegurar (a pesar del tufo machista y discriminatorio que has aplicado tú aqui al suponer que, como era una mujer, no estaba aplicando la lógica y sí la “visceralidad”)
    Aquí no hay juicio por mi parte, y tampoco mi finalidad era discriminatoria, no creo que un hombre per se, sea un violador o un asesino sólo por el hecho de ser hombre.
    Sé que una persona, sea hombre o mujer, puede ser atacada en cualquier momento y lugar. Sólo digo que, en general, las mujeres tenemos menos fuerza física para defendernos ante un hombre, y, también en general, el índice de violaciones por parte de los hombres a una mujer, es bastante más alto que a la inversa.
    No estoy hablando de mis amigos, familiares, compañeros de trabajo…a los que adoro en general, me llevo muy bien con los hombres que conozco, a igual que con mis amigas y las mujeres de mi entorno, no juzgo a una persona sobre la premisa de si es hombre o mujer.
    Pero eso si, lamento si esto te incomoda, pero seguiré mirando a todos los lados cuando vaya sola por la calle,y me seguiré asustando más si veo venir hacia mí a un hombre que a una mujer, aunque en ambos casos tendré mucha precaución.
    Que tengas dulces y felices sueños…

    08 marzo 2016 | 17:49

  9. Dice ser sola

    El miedo es libre.

    08 marzo 2016 | 20:34

  10. Dice ser objetiva

    La carta destila un cierto menosprecio hacia las mujeres en general, ya que no se puede generalizar a que todas las mujeres tengan miedo a volver a casa solas por la noche.
    Teniendo en cuenta que el miedo no es solo a que te violen sino a que te atraquen, cosa que puede suceder a hombres tambien. Pero que pasa? Generalmente un delincuente preferirá atracar a una mujer con menor fuerza física que él, que a un hombre que pueda defenderse mejor. No conozco las estadísticas de víctimas de delitos violentos de cualquier tipo, pero aseguraría que es así.
    Un amigo me contó que el cuando era chico tenia miedo de volver a casa solo por la noche, hasta que midió, digamos 1,70 m. Será que la valentía de los hombres es directamente proporcional a su talla y peso.
    Imagino la que se armaría si este artículo sustituyera la palabra mujeres por “bajitos”, se le echarían encima las asociaciones de discapacitados, ¿no?.
    Vale, no tendrás miedo de volver a casa por la noche, no eres cobarde. Pero muy listo… tampoco…

    08 marzo 2016 | 21:16

  11. Dice ser Juan Ignacio

    Hola objetiva,

    Mi carta simplemente analiza la relación victima-agresor desde la perspectiva de género (dividiendo la realidad entre género masculino y femenino).

    No todas las mujeres tienen “miedo” de volver solas a casa. Y como he dicho en todos los comentarios que he escrito: los hombres también tienen miedo, muchos o puede que todos, pero generalmente de otros hombres. Y como tu bien dices, casi nunca de ser agredidos sexualmente. Y cuando un hombre es agredido sexualmente, resulta que han sido agredidos por otros hombres. Esto sí es estadística pura.

    Te pongo un ejemplo típico que se cuenta en la universidad. Supongamos que caminas por un callejón oscuro, de noche, y vas sola. Escuchas unos pasos detrás de ti, y sin girarte, notas como se acercan esos pasos. Como esa persona está caminando cerca de ti, quizá a solo un metro o dos.

    Entonces, imagina que esos pasos son el ruido de unos zapatos de tacón.

    El miedo que proyecta un hombre y el que proyecta una mujer es distinto. Y damos como natural que el hombre es un agresor. Que lo es y que lo seguirá siendo. La mujer también agrede (es decir, las personas agreden), pero menos. No porque sean “mejores”, si no porque la mujer no se comporta como agresora por “naturaleza”; como se considera actualmente que el hombre sí es.

    Eso es lo que quiero decir, entre otras muchas cosas, en una carta muy corta de nueve líneas.

    Gracias por tu opinión.

    09 marzo 2016 | 13:34

  12. Dice ser David

    Un hombre no tendrá miedo a ser violado, pero si es un poco listo, sí que lo tiene a ser atracado, según en qué barrios y a qué horas.

    Sería muy bonito estar en una sociedad en la que nadie tuviera miedo de ser asaltado. Pero como el ser humano es lo que es, hay que lidiar con eso y no pedir fantasías idealistas. Y para empezar, enseñar a todos, hombres y mujeres, a tomar precauciones básicas.

    11 marzo 2016 | 11:35

Los comentarios están cerrados.