Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘jmj’

Caso Katherina, historia de una farsa judicial

Por Carlos González 

El 18 de agosto de 2011, durante la visita del Papa Benedicto XVI, después de haber realizado algunos reportajes fotográficos sobre la visita y las manifestaciones laicas en contra de la financiación de dicha visita, ya de regreso al coche para irme a casa, fui testigo presencial de una desagradable agresión a una joven menor de edad, Katherina, y a un fotógrafo de un diario cordobés, Daniel Nuevo, por parte de una unidad de agentes antidisturbios. Los desmanes de estos agentes fueron recogidos por mi teléfono móvil y ofrecí la grabación a las víctimas como prueba testifical, por si querían presentar una denuncia (https://www.youtube.com/watch?v=9zJCgUu5mtE).

Durante casi tres años he ido recibiendo noticias sobre los obstáculos que ha tenido que superar el abogado de la acusación, Juan Manuel López Rubio, que en varias ocasiones ha tenido que activar el proceso con práctica de pruebas y haciendo ver a la juez instructora (la misma que dictó el auto de sobreseimiento) que la causa era de “interés social” para poder llevar a juicio a los agentes participantes. El vídeo fue admitido casi dos años después de poner la denuncia y finalmente quedó sólo un imputado, el que agrede a la niña y al periodista. De un juicio penal que se pedía la juez decidió que quedase en un simple juicio de faltas.

Antes del juicio

“Minutos antes del no juicio”, afirma Carlos, que aparece con Katherina y Daniel (CARLOS GONZÁLEZ)

Las triquiñuelas y mamandurrias de la justicia -fiscal, juez y abogado del estado incluidos-, han hecho pasar el caso a un juzgado de la Audiencia de Madrid para regresar seis meses después, tiempo suficiente para dar el caso por prescrito, algo inaudito según me contaba el abogado, que no está seguro de si eso que estaba pasando se correspondía con la ley; de hecho se va a presentar un recurso.

En el juzgado, acompañado de Katherina y Daniel, nos dábamos por satisfechos con ver que el “personaje” tuviera que pasar por el juez y que volviera a ver el video que protagonizó. Tuvimos que esperar un retraso de más de un par de horas sentados en las escaleras del juzgado a que empezara la vista (foto) y finalmente el secretario me comunicó que no tenía que entrar a testificar, que la causa había prescrito.

La cara de circunstancias que se nos quedó a todos fue seguida de los consiguientes comentarios sobre el funcionamiento de la justicia en este país. Yo personalmente me imaginaba que esto iba a quedar en nada, visto el presente uno sabe que la justicia tiene dueños en este país, pero me dolió ver el rostro de Katherina con los ojos llorosos por este fraude judicial y la cara de incredulidad de Daniel, que había venido de Córdoba específicamente para acudir al juicio y cuyo regreso tenía pocas horas después.

Al parecer hasta la fecha no hay ningún agente que haya sido condenado por agresiones a pacíficos manifestantes, ya ni con pruebas gráficas. Esta es la justicia que tenemos.

 

Jesús no entraría así en Río

Por Martín Sagrera

Jesús no vivió de impuestos, ni entró triunfante en Jerusalén subvencionado por el Estado, como lo hará el papa Francisco en Río de Janeiro, gracias a las docenas de millones de dólares que el Estado va a sacar a todos los ciudadanos. Y no se diga que la mayoría de los brasileños son católicos: no es cristiano violentar el bolsillo y la conciencia de la minoría. Y los brasileños católicos de verdad protestan, -como ya hicieron los españoles en Madrid- contra esa contraproducente imitación de Jesús. ¿Qué el turismo devolverá esos gastos? Quizá, pero ¿a quienes? Y nunca es lícito hacer el mal para que salga un bien. PAPA

Se exhiben fotos del “humilde” cuarto que albergará al papa en Río, y se alaba su renuncia al “papamóvil”. Pero falta que rechace a ese “homenaje” impuesto a todos. Se repite, pues, en Río, ese gravísimo pecado que se cometió en Madrid en la mal llamada Jornada Mundial de la Juventud, que tampoco es Jornada, porque dura varios días, ni Mundial, sino de la minoría católica, ni casi de la Juventud, porque sólo tres quintos de los inscritos en Río tienen entre 19 y 35 (sí, 35) años.

Esperemos que Río no haya, como hubo en Madrid, ni “piadosos fieles” que agredan a una manifestación legalizada contra esa financiación ilegal y anticristiana, ni quien intente eliminarlos con gases, como un mejicano, ni quien ataque con una navaja por la espalda a un manifestante solitario, hechos que pueden comprobarse en Internet. Jesús no lo habría hecho.