Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘lanzamiento’

¿Sabéis cómo se siente una tortilla francesa?

Por Alejandro Barderas

Trabajo como conductor de autobuses de la EMT en Madrid en la línea 138 (Plaza de España – Aluche). [La noche del 11 de enero] me ocurrió algo singular, algo único, os explico. Salía a las 23:30 desde Plaza de España en mi último viaje; todo normal, todo como un día cualquiera. Pero ese día me guardaba una sorpresa inesperada. Cruzando el río Manzanares -me acompañaban entre 15 o 20 viajeros, trabajadores, cansados, de regreso a sus hogares- me dirigía a la parada que se encuentra en la confluencia del Paseo de Extremadura con la calle Saavedra Fajardo; pues bien, al llegar observo, como es natural, a tres jóvenes de 18-20 años que esperan el autobús. Hago mi parada, abro las puertas y… ¡zassss!, los jóvenes me lanzan 6 huevos con gran potencia, en 1 segundo. ¿Y yo qué hago? ¿Esquivo los huevos tipo Matrix y no me impacta ni uno sólo? Eso sí, acabé de huevo hasta las cejas; oigo las risas de los jóvenes y veo cómo salen corriendo cada uno por una calle; me quedé pensando 1 segundo, cerré las puertas y pude acabar mi servicio con normalidad. Porque no se olviden, los conductores de la EMT somos casi ¨héroes¨; y [la experiencia] me enseñó algo muy curioso, cómo se siente una tortilla a la francesa.

No pienso entristecerme ni un segundo si Felix Baumgartner muere en el intento

Por Diego Gafo

Dentro de unos días el mundo entero va a poder presenciar por distintos canales de televisión la “hazaña” de Felix Baumgartner. Este paracaidista austriaco se ha propuesto romper la barrera del sonido sin ayudas. Para ello, debe superar los ¡1.100 km/h! El señor Baumgartner va a ascender en una cápsula mediante un globo de helio hasta los 36.500 metros aproximadamente y, una vez allí, saltará al vacío para lograr batir este estúpido récord.

Imagino que alguien le habrá puesto al corriente al señor Baumgartner de los riesgos que corre. La escasez de oxígeno, que comience a rotar incontroladamente, una presión atmosférica y unas temperaturas muy bajas, son solo unos peligros que puede encontrar, por citar solo unos cuantos. Evidentemente, está poniendo seriamente su vida en peligro. ¿Para qué hace esto? ¿Por batir unos récords mundiales? ¿Por la gloria? ¿Una gloria tan efímera? En definitiva, por un puñado de dólares.

Una empresa ha contratado a un demente para que realice una actividad, poniendo en peligro su vida, para embolsarse una cantidad de dinero desorbitada. Si logra superar la prueba, mañana nos encontraremos con personas que quieren ser capaces de cruzar las vías de tren con los ojos vendados, o quien decida cometer cualquier otra irresponsabilidad, porque en el fondo, es eso: Una irresponsabilidad. Siento si soy un salvaje, pero no pienso entristecerme ni un segundo si Félix muere en el intento.