Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘wall e’

Algo se mueve en la Academia de Hollywood

Hasta el 2008 hemos llegado. Los académicos de Hollywood debieron tomar buena nota de los pésimos datos de audiencia que registró ese año la ceremonia de los Oscar, porque desde entonces no han dejado de introducir cambios para subir la audiencia. Primero ficharon para 2009 a un nuevo presentador con indudable atractivo y tirón de audiencia, Hugh Jackman. Después, hace unas semanas, anunciaron que en la categoría de mejor película competirían diez películas, y no cinco como se venía haciendo. Y ahora, en un ejercicio de sinceridad, reconocen que hay que ponerse más duros con la selección de las canciones que optan al Oscar porque en los últimos años el nivel ha sido discreto. O por dictar sus propias palabras, a muchas de las canciones que han ganado o han sido finalistas en los últimos años “les ha faltado ser lo suficientemente memorables”, es más, muchas ni siquiera se recuerdan una vez finalizada la ceremonia. Y es cierto. ¿Cuántas recordáis vosotros?

Tan concienciados están con el tema que incluso han anunciado que todas las canciones que opten a ser finalistas deben obtener como mínimo un 8.25 de puntuación en una escala del 6 al 10. Y si ninguna lo consigue, ninguna canción se presenta en la categoría y el premio queda desierto.

Además de todos estos cambios, también reducirán el tiempo de la ceremonia gracias, entre otras cosas, a que los Oscar honoríficos se entregarán en una gala diferente.

A mí, en principio, todos estos cambios, enfocados en parte a mejorar la calidad y el prestigio de los Oscar; pero, sobre todo, a conseguir mayor audiencia durante la retransmisión, me parecen perfectos. Tal vez en 2010, con el nuevo sistema, se evite la injusticia de este año cuando películas como Wall-E o Gran Torino se quedaron fuera de la gran final o tal vez así consigamos hablar de la canción ganadora por algo más que por lo mal que la interpretaron en la gala.

La próxima entrega de los Oscar se celebrará en Los Angeles el domingo 7 de marzo de 2010.

Los Oscar: ¿una gala con sorpresas?

La cantidad de premios previos a los Oscar, de reportajes, análisis y críticas que se publican hacen que cada vez sea más difícil llevarse un sobresalto la noche de los Oscar. Los pronósticos suelen estar muy bien encaminados, pero aún así, como el factor sorpresa existe, una no puede evitar enfrentarse a la gala con un punto de emoción.

Este año la mayor sorpresa me la he llevado con el premio a la mejor película extranjera: la japonesa ‘Okuribito’, un filme con el que nadie contaba hasta anoche, pues la israelí ‘Vals con Bashir’ (que acababa de ganar el Globo de Oro) era considerada la gran favorita. En caso de ‘sorpresa calculada’ se pensaba que el premio sería para Francia y su fantástica ‘La clase’.

Es el cuarto Oscar que va para una película japonesa, pero el primero que consigue desde que se estableció como tal la categoría de Mejor Película Extranjera.

La segunda sorpresa de la noche, al menos para mí, fue el Oscar al mejor actor para Sean Penn. Era uno de los favoritos, pero a estas alturas de premios entregados: Los Globo de Oro, The Spirit Awards, Bafta… en los que había triunfado Mickey Rourke, sinceramente pensaba que el Oscar iba a ser para él, sobre todo teniendo en cuenta lo mucho que le gustan a Hollywood las historias de triunfadores que se convierten en perdedores y a los que el destino ofrece una segunda oportunidad.

Y la tercera y última sorpresa, o sorpresilla, de la noche fue el Oscar al mejor guión original para ‘Mi nombre es Harvey Milk’. Competía con ‘Wall-E’, para mí la gran favorita, y daba por hecho que el descuido de la Academia de no haber nombrado la película de Andrew Stanton en la categoría de Mejor película iba a ser compensado con el Oscar en esta categoría.

Y a vosotros ¿os sorprendió algo de la ceremonia? ¿Y de los premios?

Ah, y no sé qué opinaréis vosotros, para mí fue bonito escuchar a Penélope Cruz acordándose de su pueblo, Alcobendas, y de los actores de España a la hora de recibir el Oscar. Olé por Pe.