Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘crisis economica’

Los Weinstein se encomiendan a Tarantino para salvar su empresa

Los hermanos Weinstein están en apuros. Harvey y Bob Weinstein, temidos, admirados y odiados a partes iguales, tienen serios problemas financieros que amenazan con hundir su empresa, Weinstein Company. La mala racha que atraviesan es tal que hasta el otrora poderoso Harvey ha puesto en venta su lujoso apartamento de Manhattan para conseguir el dinero que necesita para promocionar convenientemente la última película de Tarantino, ‘Malditos bastardos’, de cuyo éxito o fracaso depende ahora la supervivencia de su productora.

Los hombres que revolucionaron el concepto de cine independiente y que tienen fama de conseguirles el Oscar a todas las actrices y actores bajo su tutela-las últimas Kate Winslet, por ‘El lector’, y Penélope Cruz, por ‘Vicky Cristina Barcelona’- penden económicamente del hilo de la película de Tarantino. El director ya les salvó hace años, a ellos y a su compañía de entonces, Miramax, gracias al exitazo de ‘Pulp Fiction’. Ahora los Weinstein confían en que Brad Pitt y su grupo de judíos matanazis revienten las taquillas y repitan el milagro económico.

Ellos, en una curiosa mezcla de orgullo y astucia, han negado categóricamente estar pasando apuros, pero lo cierto es que se han visto obligados a posponer los estrenos de ‘All Good Things’, con Ryan Gosling, y ‘Shanghai’, con John Cusack, por falta de dinero para afrontar la costosa campaña de promoción.

Yo por mi parte pienso contribuir con mi pequeño grano de arena y pagaré por ver ese ‘Malditos bastardos’ que tanto promete. En EEUU se estrena en agosto y en España el 18 de septiembre. ¿Se convertirá en un éxito y salvará la compañía de los Weinstein? La taquilla lo dirá.

Los actores porno intentan reconvertirse en… pescaderos

La crisis económica ha llegado al cine porno, os lo contaba hace unas semanas, cuando os preguntaba si debían plantearse ayudas para este sector, como han propuesto algunos empresarios en EE UU, y ahora lo compruebo en un reportaje de la revista ‘Interviú’ (ésa que todo el mundo dice comprar por sus trabajos de investigación). Con el título ‘Los pornos al sol’,Interviú’ ofrece una serie de testimonios de estrellas del género que se han quedado sin trabajo por la brusca caída de producciones. Hasta un 80% menos de películas se han rodado durante el último año por los efectos de la crisis económica y por la dura competencia de Internet, que ofrece sexo gratis (dos de cada tres películas que se descargan ilegalmente en la Red son pornográficas). Aunque, como señalan algunos actores, muchas veces son los propios colegas quienes han contribuido a empeorar la situación, aceptando realizar trabajos por sueldos de miseria: “Hay chicas que hacen una escena por cien euros, cuando antes cobrábamos 500 por hacer lo mismo”, explica Lesly Kiss, una de las actrices afectadas. (¡Cuánta falta les haría un buen convenio o una buena inspección de trabajo!)

La desesperación por llegar a fin de mes (hay quien ha pasado de ganar 3.500 euros al mes a sumar apenas 500) hace que busquen otras salidas profesionales como strippers, comerciales de sex shop, organizadores de espectáculos eróticos o incluso pescaderas, como el caso de la propia Kiss, que ofrece sus cinco años de experiencia como pescadera para encontrar un nuevo trabajo.

En fin, que entre los nuevos parados que se esperan para 2009, además de obreros, agentes inmobiliarios, periodistas, etc., también habrá muchos actores y actrices porno.

¿Hay que ayudar económicamente a la industria del cine porno?

Hace unos días los dos grandes mandamases de la industria del porno americano, Larry Flint (editor de ‘Hustler’) y Joe Francis (director de ‘Girls Gone Wild’), sorprendieron a sus compatriotas con una petición inusual al Congreso: necesitaban que el Estado invirtiera 5.000 millones de dólares en la industria del porno para sortear la crisis. Comparaban su situación con la que vive la industria automovilística y, al fin y al cabo, decían “la gente puede pasar sin coches, pero no sin sexo”.

Visto así, podrían tener razón ¿no? Lo que me llamó la atención de la noticia es que afirmaban compungidos que, en épocas de crisis económicas, la gente se olvidaba del sexo porque tenía la cabeza en otras cosas: buscar un nuevo trabajo, pagar la hipoteca…. Esta afirmación no es, sin embargo, del todo cierta, porque si bien es verdad que pueden haber caído la venta de revistas o de alquiler de vídeos porno, el consumo gratuito de pornografía en la red sigue subiendo como la espuma. Es decir: la gente puede que ya no piense “solo en eso”; porque tiene que afrontar más problemas, pero lo que no están dispuestos es a pagar por ello.

Hace algo más de un año os contaba cómo los vídeos porno caseros, rodados por aficionados, con coste prácticamente cero, y que se intercambiaban gratuitamente en la red se habían convertido en un éxito y le robaban millones de usuarios a las webs profesionales de pago.

Hoy el problema sigue siendo el mismo. ¿Por qué pagar si lo puedo ver gratis? De ahí que como contaba hace un par de días Soitu.es portales como Putalocura.com reciba 160.000 de visitantes únicos al día y haya batido su récord de visitas precisamente en diciembre, con la crisis arrojando al paro a miles de personas y las compras navideñas de por medio.

Entonces, con semejante panorama: caída de ingresos, competencia por parte de los amateurs, consumo gratuito en la red, ¿habría realmente que ayudar a los productores de cine y vídeo porno? ¿Qué pasaría si en España alguien pidiera una ayuda de este tipo para el sector?