Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘malditos bastardos’

Cosas que llaman la atención de las nominaciones a los Oscar

Penélope, Penélope, ésa es nuestra chica. Tercera nominación al Oscar, aunque menos favorita que el año pasado, cuando todo el mundo la daba por segura ganadora, como así fue. La lectura de los nominados al Oscar ha tenido, como siempre, pocas sorpresas, aunque sí da que pensar en algunas cosas.

Este año son diez, y no cinco, las finalistas al Oscar a la mejor película. Me imagino que detrás de esta decisión habrá un motivo económico y también quizá un deseo de dotar de mayor emoción a la gala; pero ¿realmente tienen todas las misma opciones? ¿No tenéis la sensación de que esa lista se ha hecho un poco como para rellenar? Ayer mismo un compañero y yo hicimos el ejercicio de reducir las diez a cinco: ‘Avatar‘,’En tierra hostil’, ‘Malditos bastardos’, ‘Up in the air’ y ‘Precious’. No porque pensemos que son las mejores, si no porque, después de ver otras categorías (director, guión, actores, etc.), pensamos que son las que tienen más posibilidades. De ahí el duelo estará entre ‘Avatar’ y ‘En tierra hostil’.

El español estará de moda en la ceremonia gracias a nuestra inefable chica de Alcobendas, a Javier Recio Gracia y su corto ‘La dama y la muerte’, y a las producciones argentinas y peruana ‘El secreto de sus ojos’ y ‘La teta asustada’ (ambas coproducidas con España).

-La lista de los candidatos al mejor actor ha sido la que más sorpresas ha dado. Robert Downey, Jr., al que se le daba por seguro finalista al Oscar, después de haber logrado el Globo de oro por ‘Sherlock Holmes’, se queda fuera de la lista al mejor actor, lista de la que también se ha caído Daniel Day-Lewis (otro que parecía seguro), pero que incluye a Morgan Freeman, a Jeremy Renner y, por supuesto, George Clooney que además de actuar bien, en ‘Up in the air’ está especialmente guapo.

Sandra Bullock podría ganar con escasas horas de diferencia un Oscar por ‘The Blind Side’ y el antioscar (un Razzie) a la peor actriz por ‘Loca obsesión’.

– Habrá poca emoción en la categoría de mejor filme extranjero, donde todo apunta a que Haneke se llevará el Oscar a casa por ‘La cinta blanca’. Contra pronóstico se quedó fuera ‘Déjame entrar’.

-Una vez más el cine de animación demuestra que tiene guiones de alto nivel. El año pasado Wall-E optó al Oscar al mejor guión original, este año vuelve a ocurrir con ‘Up’, que está nominada por partida doble como mejor película y mejor película de animación. ¿Os imagináis que ganara en las dos?

¡Y una pregunta más, ¿Ahora que ‘Malditos Bastardos’ ha logrado 8 candidaturas (solo una menos que las aclamadísimas ‘Avatar’ y ‘En tierra hostil’) logrará por fin acallar a los que la menospreciaron?

¿Qué os han parecido a vosotros las nominaciones? ¿Cuáles son vuestros favoritos?

La verdadera historia de ‘los malditos bastardos’

La película de Tarantino está dando que hablar. Aparte de su calidad y de que haya gustado más o menos, ‘Malditos bastardos’ ha hecho público un apartado de la historia poco conocido, el de los comandos judíos que lucharon contra los nazis durante la segunda guerra mundial.

El blog de Kurioso me ha puesto tras la pista de Peter Masters, un ‘maldito bastardo’ que combatió a Hitler con el ejército británico.

Mi padre fue un ‘Maldito Bastard¡; pero no cortaba la cabellera de los nazis, ni les tatuaba con el machete una esvástica en la frente, ni degollaba. Mi padre, Peter Masters (1922-2005), borró su identidad y todo su pasado para alistarse en la “X Troop” británica o comando clandestino judío de élite que participaba en arriesgadas -y muchas veces suicidas- misiones de información para el ejército aliado. La pornográfica casquería tarantiniana muestra una realidad sesgada de violencia gratuita muy lejos del valor e intrepidez de mi padre. La historia real es aún mejor…

Cuenta Kurioso en un magnífico post en el que se destierran muchos mitos y falsedades sobre este tema. Él a su vez enlaza a un artículo de Kim Masters que es quien escribe la historia de su padre, Peter Masters. Por cierto que Kim es una periodista especializada en la economía y la trastienda del mundo del espectáculo que trabaja para ‘The Daily Beast’. Si tenéis tiempo merece la pena echar un vistazo a sus artículos.

‘Malditos bastardos’, inspirado Quentin Tarantino

Cuando uno va a ver una película de Tarantino ya va preparado para disfrutar de giros de guión imprevisibles, diálogos brillantes, sobresaltos variados y, por supuesto, excesos de todo tipo. Quien vaya a ver ‘Malditos Bastardos’ teniendo en cuenta todo lo anterior, no se sorprenderá porque es puro tarantino cien por cien; pero tarantino en su mejor versión, en la más inspirada, creativa y entretenida. Los 150 minutos que dura este tremendista filme sobre la segunda guerra mundial pasan volando y eso es ya mucho que decir.

El filme está dividido en capítulos y los hay espléndidos, puro ejercicio de virtuosismo cinematográfico, con tensión, interpretaciones magistrales, ritmo… y sentido del humor, mucho. Qué bien emplea este hombre los primeros planos, qué gusto dar escuchar sus largos y muy bien escritos diálogos, qué bien maneja la tensión narrativa, qué olfato tiene para elegir a sus actores. ¿Que se le va la olla a veces? Por supuesto, y mucho, las tarantinadas están ahí; pero ¿acaso no es esa la esencia del director?

Se nota que Tarantino ha visto mucho cine, del bueno, del malo y del regular... y de todos ha aprendido y de todos escoge lo que más le gusta, lo pasa por su filtro personal y lo devuelve después convertido en un festival de imágenes exageradas, de ocurrencias sorprendentes. En ‘Malditos bastardos’ los guiños cinéfilos son constantes, empezando por el propio núcleo de la trama: cargarse al alto mando alemán durante el estreno de un filme de propaganda nazi. Georg W. Pabst, Emil Jannings, Leni Riefenstahl… todos aparecen ahí, incluido un Rod Taylor octogenario, irreconocible, en un papel testimonial.

He dejado en un punto a parte la intepretación de los actores, porque son, todos ellos, espléndidos. A Brad Pitt se le pierde la pista durante muchos minutos; pero no se lo echa en falta. En la pantalla están un exultante Christoph Waltz (qué recreación más genial, qué hallazgo), Daniel Brühl, Michael Fassbender, Eli Roth, Mélanie Laurent, Diane Kruger, Til Schweiger, August Diehl… Todos están espléndidos, inspirados… pero dejo para el final dos miradas que me ha sobrecogido especialmente, de dos escenas emocionantes, impactantes, de esas que se recuerdan y se comentan al final de la película. Una es la mirada de Denis Menochet/ Perrie LaPadite, durante el interrogatorio al que le somete Christoph Waltz/ el coronel Hans Landa

y otra la de Richard Sammel acosado por Brad Pitt.

Si te entran ganas de hacer pipí mientras ves una peli, runpee.com

Hay gente pa to, me dice de vez en cuando mi madre parafraseando a un mítico torero, El Gallo, que dice que respondió así cuando en una tertulia le presentaron al filósofo Ortega y Gasset. “Vive de pensar”, le explicaron, y él se arrancó con ese “Hay gente pa to “. Pues eso, que hay gente para todo, hasta para inventarse una web que te dice en qué minuto de la película que estás viendo puedes levantarte tranquilamente a mear sin miedo a perderte nada importante.

No es broma. En runpee.com (“correr a hacer pipí”) los listados de las películas (de estreno, clásicas, grandes éxitos…) incluyen una barra del metraje que te señala el minuto exacto en el que puedes levantarte de la butaca y marcharte a evacuar la coca cola light consumida durante los tráilers. Para facilitarle las cosas al usuario y que no se despiste, junto a la indicación del ‘minuto de oro ‘aparece alguna frase del diálogo o alguna pista sobre la acción tras la cual se puede uno marchar sin problemas. Si por razones de causa mayor alguien se entretiene más de la cuenta y siente que se ha perdido algo crucial, la web le facilita un resumen de lo ocurrido durante esos minutos. Y como los dueños de esta ocurrencia son bastante modernos y tienen vocación comercial incluyen una aplicación para los iphone que hace que el teléfono te pegue un zurriagazo para decirte cuándo salir pitando.

Lo curioso es que han venido a hacer una media que indica que alrededor del minuto 40 todos filmes sufren un bajón de intensidad que puede ser aprovechado para desaparecer discretamente. Yo, por curiosidad, he consultado en qué minuto podía visitar a mi taza -amiga viendo ‘Bruno’ y me lo indicaban en el 48, algo por encima de la media. Para ‘Malditos Bastardos’, película que pretendo ir a ver esta noche, me indican cuatro momentos: el 38, el 75, el 105, y ,obviamente, el 150, al final del metraje.

Que en una película de dos horas y medias se pueda desaparecer tres veces no sé si es bueno o malo. Lo que sí es cierto es que en muchas de las ocasiones en las que ido al cine últimamente he tenido la sensación de que mi tiempo hubiera sido mucho más fructífero si lo hubiera invertido en hacer cualquier otra cosa….

Los Weinstein se encomiendan a Tarantino para salvar su empresa

Los hermanos Weinstein están en apuros. Harvey y Bob Weinstein, temidos, admirados y odiados a partes iguales, tienen serios problemas financieros que amenazan con hundir su empresa, Weinstein Company. La mala racha que atraviesan es tal que hasta el otrora poderoso Harvey ha puesto en venta su lujoso apartamento de Manhattan para conseguir el dinero que necesita para promocionar convenientemente la última película de Tarantino, ‘Malditos bastardos’, de cuyo éxito o fracaso depende ahora la supervivencia de su productora.

Los hombres que revolucionaron el concepto de cine independiente y que tienen fama de conseguirles el Oscar a todas las actrices y actores bajo su tutela-las últimas Kate Winslet, por ‘El lector’, y Penélope Cruz, por ‘Vicky Cristina Barcelona’- penden económicamente del hilo de la película de Tarantino. El director ya les salvó hace años, a ellos y a su compañía de entonces, Miramax, gracias al exitazo de ‘Pulp Fiction’. Ahora los Weinstein confían en que Brad Pitt y su grupo de judíos matanazis revienten las taquillas y repitan el milagro económico.

Ellos, en una curiosa mezcla de orgullo y astucia, han negado categóricamente estar pasando apuros, pero lo cierto es que se han visto obligados a posponer los estrenos de ‘All Good Things’, con Ryan Gosling, y ‘Shanghai’, con John Cusack, por falta de dinero para afrontar la costosa campaña de promoción.

Yo por mi parte pienso contribuir con mi pequeño grano de arena y pagaré por ver ese ‘Malditos bastardos’ que tanto promete. En EEUU se estrena en agosto y en España el 18 de septiembre. ¿Se convertirá en un éxito y salvará la compañía de los Weinstein? La taquilla lo dirá.