10 curiosidades estremecedoras que -seguramente- no sabías sobre ‘El exorcista’

¡¡HAPPY HALLOWEEN, PAGANOS!!

¿Tenéis ya preparadas las películas para una maratón de terror? Pues, si no, será porque no queréis, porque en este blog ya os dejamos un montón de buenas maratones para pasar un Halloween de película, desde clasificados por décadas a por edades. Pero hoy no estamos aquí para eso, estamos para hablar afanosamente de una que en mi casa NO cae y que tardará mucho en caer. Porque puede que yo sea una madre terrible por dejar a los niños ver El juego del calamar, pero no tanto como para dejarlos ver ESTO QUE NOSOTROS VEÍAMOS CON OCHO AÑOS (de hecho, yo creo que la vi con seis o siete): El exorcista.

el-exorcista-fotograma

Pasa una cosa con esta película, que os recuerdo que se estrenó en 1973, y es que en ella se concentra lo mejor de las características del terror de tres décadas muy diferentes: tiene el suspense de los ’60, la escatología de los ’80 y, muy especialmente, el arte visual de los ’70. Protagonizada por Jason Miller y Linda Blair y dirigida por William Friedkin, El exorcista es una joya del género, atemporal como pocas. Hoy os voy a contar diez de las curiosidades en torno a la producción de esta cinta que no os podréis creer.

1. Una sola toma para el vómito

La escena en la que Reagan vomita al padre Karras, en realidad, salió mal. Y precisamente por ello no hizo falta repetirla y bastó con la primera toma. En teoría, el vómito tendría que haber alcanzado a Karras en el pecho, pero un error de colocación en el tubo hizo que le cayera todo en la cara. Su expresión de susto al ser alcanzado y la de asco al limpiarse aportaron un plus de realismo a la escena. Sin duda ganó mucho.

 

2. Un disparo para asustarlo

Miller contó en una entrevista que Friedkin, el director, tenía ideas muy particulares para conseguir “expresiones realistas” de los actores y, en una escena, para que él tuviera una “reacción auténtica de susto”, se le ocurrió disparar por sorpresa un arma junto a su oído. Al parecer tuvieron una fuerte discusión después en la que Miller le dijo que él “era un profesional y no necesitaba que le dispararan para parecer asustado”.

 

3. Guardaespaldas para la niña

Linda Blair posando con un gallo durante el rodaje de 'El Exorcista'.

Linda Blair posando con un gallo durante el rodaje de ‘El Exorcista’.

Al parecer, después del estreno de la cinta varios fanáticos religiosos enviaron amenazas de muerte a la joven Linda Blair (Reagan) porque creían que “glorificaba a Satanás”. La Warner Bros. tuvo que ponerle un equipo de escoltas durante seis meses después del estreno.

 

4. El lapso mental de Max

padre-lankester

Durante el primer día de rodaje de la escena del exorcismo, Linda Blair tenía que hablar tan mal y blasfemar tan exageradamente que el actor Max von Sydow, que interpretaba al padre Lankester, se olvidó de todas sus líneas. No pudieron grabar, pero cuentan que en el montaje final aprovecharon algunos de los primeros planos con gesto de conmoción.

 

5. El frío era real

el-exorcista-aliento-frío

Recordemos que estamos en los años ’70. ¿Cómo podemos conseguir que se vea el aliento de los actores para que la habitación parezca muy fría? Pues poniendo la habitación muy fría. De hecho, estaba artificialmente refrigerada. Linda Blair, que solo llevaba un camisón, aun dice a día de hoy que no tolera el frío.

 

6. Censuraron el trailer


Este que veis, con la cara del demonio en blanco y negro apareciendo y desapareciendo, era el teaser original de la película. Fue prohibido en muchos cines porque era “demasiado aterrador”.

 

7. Despedida por ser demasiado profesional

mercedes-mccambridge

Foto de McCambridge en ‘All King’s Men’

Esto es un poco trágico. En la versión original de la película, la voz del demonio la ponía la actriz Mercedes McCambridge (en la foto). Mercedes, exalcohólica, insistió en que para alterar su voz y conseguir el tono que quería debía beber muchas claras de huevo y romperse la voz a base de fumar sin parar; además, para conseguir la cadencia propia del estado mental que ella consideraba necesario, insistió en beber whisky y pidió que su sacerdote la acompañara en el proceso (ya que aún estaba dejando el alcohol). Como si todo esto no fuera suficiente, fue atada de pies y manos a una silla con retales de una sábana rota durante la grabación, para que sonara auténtico el forcejeo del demonio peleando para liberarse. El resultado, no solo de la película, sino de la experiencia de grabación, fue tan terrorífico y desagradable que, cuando se hizo una versión para televisión, el director (Friedkin) no quiso volver a llamarla porque tenía miedo, e hizo él mismo la voz del demonio.

Por si todo esto fuera poco, McCambridge tuvo que denunciar a Warner Bros. para que le dieran el crédito de la voz del demonio en la primera película. Friedkin dijo en una entrevista en 2012 que ella misma había pedido no figurar acreditada porque prefería que el público creyese que era la voz de Reagan. McCambridge había fallecido en 2004, así que no pudo confirmar ni desmentir.

 

8. Casi fue Nicholson

Si Miller no hubiera aceptado el papel del padre Karras, habría ido a parar a la segunda opción de la producción: Jack Nicholson. Pero Friedkin no quería a Nicholson para el papel porque lo consideraba demasiado impío para interpretar a un sacerdote.

 

9. Exorcizaron el set de rodaje

Es muy sabido que cuando la película se estrenó en los cines hubo tal cantidad de desmayos y ataques de pánico y ansiedad que en multitud de salas tuvieron que solicitar asistencia de los paramédicos para atender a los espectadores. Lo que es menos sabido es que, cuando terminaron de filmar la película, había un estado de ansiedad tal entre todo el equipo de rodaje que William Friedkin le pidió a un reverendo que exorcizara el set. El reverendo, si bien no estaba de acuerdo con el exorcismo porque creía que aumentaría la ansiedad, accedió a bendecir el set y dio una charla para tranquilizar al equipo.

 

10. La escena más clásica está sacada de un cuadro

exorcista

Una de las escenas más icónicas de la película, y que fue utilizada para la carátula y publicidad de los lanzamientos en VHS y DVD, es la del padre Merrin bajándose del taxi frente a la casa de los MacNeil. Esta escena está inspirada en la serie de cuadros L’Empire des lumières (El imperio de las luces) que René Magritte pintó entre 1953 y 1954.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.