¡JUEGO! ¿Cuál es el objeto más viejo que tienes en casa?

¡Hola y feliz domingo! ¿Qué? ¿Ya habéis tomado el vermouth? xD

Hoy os quiero proponer un juego, y es que el otro día, no me preguntéis por qué porque no me acuerdo, estaba lavándome los dientes y empecé a pensar en las cosas viejas que tengo por casa. Así a bote pronto lo primero que pensé fue que el objeto más viejo que yo tengo en casa, aparte de las puertas y las paredes, es mi marido, que tiene 41 años. Pero, claro, conmigo solo lleva 14 así que no cuenta. Pero tengo cosas que llevan conmigo más de media vida y aún resisten al paso del tiempo, de las pandemias y, lo que es más sorprendente, ¡de los hijos!

Y no he podido evitar pensar: “Seguro que no soy yo la única que guarda este montón de basura tesoros ancestrales”. ¡Y ese es el juego que os quiero proponer para hoy! Os invito a que busquéis por casa el objeto u objetos más antiguos que conservéis y que lo compartáis, en los comentarios de este post o en redes sociales 😀 Podéis acompañarlo del hashtag #lomásviejoquetengo.

Empiezo yo enseñándoos los míos. #lomásviejoquetengo es…

Una muñeca guiñitos

Esta muñeca, que era de una colección enorme que se llamaban Guiñitos pero que todo el mundo llamaba “esos muñecos feos”, lleva conmigo desde mi infancia (no sabría decir cuántos años tenía) e, increíblemente, llegó a mi vida adulta con su vestido rosa de rayas. La muñeca ha sobrevivido a mis hijos. El vestido no.

Kavik

Lo llamé Kavik por un libro de El barco de vapor que leí a los ocho años (y releí, y releí, como veinte veces) que se titulaba Kavik, el perro lobo. Es muy especial para mí, porque me lo compró mi padre en una tienda de regalos que había en Covadonga, la última vez que fui con él. Yo tenía nueve años. Lo abracé viendo pelis de miedo hasta pasados los veinte.

Libros de Érase una vez

Tengo libros de Érase una vezEl hombre, Los inventores La vida. Colección completa, por supuesto, ninguna.

Dónde está Wally

¡OH, SÍ, YOU, MOTHAFOCKA! Tengo un libro de ¿Dónde está Wally? en perfectas condiciones. Bueno, a ver… A este libro la paternidad tampoco le ha sentado muy allá… Quien dice “perfectas condiciones” dice “tiene casi todas las páginas y a Wally se le ve”.

 

Osito Mimosín

Tengo un osito promocional Mimosín de llavero (que ya no tiene llavero) que está a un par de semanas de ser declarado fósil por el Instituto Nacional de Geología. Confieso que no es mío: es de mi marido. Pero no podía dejarlo fuera de esta lista de ninguna manera. Por dios, ¡Mimosín! Que diréis: “Pos lo tienes hecho mierda”, y os diré: “Me da miedo lavarlo y que se desintegre”.

Banzón

Estaban las canicas, y estaban los banzones. Las canicas son juguetes (mi bolsa de canicas de la infancia llegó a mi vida adulta: mis hijos las han perdido todas); los banzones son armas letales (por eso el banzón se salvó, porque no se lo dejé a mis hijos).

Muñeca desconocida

Esta muñeca lleva conmigo desde que nací, y no es una forma de hablar: mi prima Marisa la llevó al hospital como regalo el día que nací. Curiosamente, siempre me ha recordado a ella, no solo porque ella me la regalara, sino porque es como que desprende el mismo aire de alegre tranquilidad 🙂 Diré a favor de mis hijos que esta muñeca ya llegó sin vestido al siglo XXI.

Herencia familiar en primer grado nº 1: el anillo de pedida de mi madre

Más conocido en mi casa como “la magdalena”, porque es lo que parece ^^ Mis padres empezaron a salir en 1967 y un año después se casaron. Este anillo tiene 52 años y creí que era el objeto personal más antiguo que tenía, hasta que recordé…

Herencia familiar en primer grado nº 2: una toalla

Concretamente, la toalla que mi madre se compró la primera vez que fue a la playa. Ella tenía 19 años y llevaba poco tiempo saliendo con mi padre. Toalla gana a anillo por unos meses de diferencia 🙂

 

¡¡Venga!! ¡¡Estoy deseando ver vuestros tesoros!!

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Yo tengo un montón!! Tengo muchas cosas de cuando era peque. De lo más antiguo supongo, aunque tengo muchas cosas de esa época, conservo aún los libros con los que aprendí a leer en párvulos!! Como 30 años tendrán. Y para acá me los traje a Alemania. Voy a cogerte la idea también. 🙂

    26 abril 2020 | 5:17 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.