De la nueva sociedad 3.0 organizada horizontalmente en red que ha enterrado la edad contemporánea. ¡Bienvenidos a la edad digital!

Entradas etiquetadas como ‘sopa’

Hacer feliz a mi sobrina me convierte en un pirata

Una contradicción presidirá esta entrada: hacer feliz a nuestro prójimo puede estar tipificado como piratería por la industria cultural y algunos Gobiernos (la mayoría de los europeos y Estados Unidos). Una sospecha: regalando música a mi sobrina me he convertido en un pirata cultural. Mi estrategia: compartiendo con los lectores este proceso pretendo que reflexionemos en alto sobre el absurdo de las leyes que afirman que luchan contra la piratería.

Aquí los hechos: desde que nació mi sobrina Vera le preparo un recopilatorio musical que representa la variedad y diversidad cultural del mundo. El día de su nacimiento – hace ya dos años – preparé el recopilatorio Vera año 0: un cd con una portada hecha por mí con canciones de Beirut, Rodrigo Leão, Telepopmusik, Richard Bona, Lenine y Boards of Canada, entre muchos otros. El rito se repitió el año pasado, con un pequeño detalle: Vera año 1 también se convirtió en un Cd, pero compartí con mi hermano y cuñada una carpeta con los archivos en formato MP3 gracias al servicio Dropbox. Ya tenía claro que el formato físico – cd, plástico envoltorio – pasará a la historia. No tenía sentido regalar apenas en formato Cd ese Vera año 1 regado de Henry Mancini, Jun Miyake, Ekova, Finley Quaye y Natacha Atlas, entre otros…  Cuando mi sobrina escuche de aquí a unas décadas su serial de recopilatorios anuales – cuando los baile imaginando el mundo – no existirá el formato CD. El plástico – eso espero – no será asociado ya al formato de distribución que comandó el final del siglo XX: el plástico.

Pero entre Vera Año 1 y Vera año 2 el mundo ha vivido un maratón represor. Megaupload, un servicio de entrega de archivos y almacenamiento en la nube muy parecido al tan elogiado DROPBOX, fue cerrado con la excusa de la piratería. El Gobierno de Estados Unidos ha estado intentando imponer la famosa SOPA (Stop Online Piracy Act) al resto del mundo. La tenebrosa Ley Sinde Wert que criminaliza hasta las webs con enlaces a contenidos protegidos por derechos de autor ha sido aprobada en España. Entonces, la gran duda. ¿Tener un enlace en mi cuenta de DROPBOX con 26 canciones protegidas por los derechos de autor es un crimen? Aunque la ley defienda el derecho a una copia privada, sigo teniendo dudas. ¿Realizar una copia privada y dejarla online es un crimen? No hay ánimo de lucro en mi enlace, pero tampoco lo hay en los servicios de intercambio de archivos P2P como Soulseek que tanto persiguen. Y más: algunas de las canciones incluídas en Vera año 2 las compré con mi dinero, otras las recibí de mano de discográficas por ser periodista y una gran mayoría las conseguí en Soulseek gracias al P2P. ¿Soy un pirata?

He decidido compartir con todos los lectores esta Recopilatorio de la Felicidad de Mi Sobrina. Apenas tenéis que bajar el contenido de Vera año 2 en el siguiente enlace. Ahora sí que soy, mucho me temo, un peligrosísimo pirata para algunos.  Richard Stallman, fundador del movimiento del software libre, se preguntaba por qué era considerado un pirata alguien que ayuda a su vecino prestándole software. Yo me pregunto por qué con la ley en la mano yo podría ser considerado un pirata por hacer feliz a mi sobrina.

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

 

 

Declaración de la Libertad de Internet

“Defendemos una internet libre y abierta”. Así empieza la Declaración de Libertad de Internet que acabo de firmar. La declaración ha sido cocinada en red por decenas de organizaciones, activistas y pensadores del mundo digital. Y pretende llamar la atención ante los crecientes intentos de censura, control y manipulación de Internet. De ACTA a SOPA, pasando por la tenebrosa Ley Sinde-Wert de España, existe una alianza entre poderes políticos, industria del entretenimiento para controlar el acesso y contenidos de Internet. Por eso, la Declaración de Libertad de Internet es tan importante. Entre los firmantes están personalidades como Yochai Benckler, Cory Doctorow o Neil Gaiman o instituciones como Access, Global Voices, Amnistía Internacional o Free Press.

El contenido de la declaración – que puedes compartir en tu blog copiando el código html que encontrarás aquí– es sencillo, redondo  y de una lógica aplastante. La traduzco libremente.

Apoyamos los procesos transparentes y participativos para la formulación de políticas de Internet y el establecimiento de cinco principios básicos:

Expresión: No censuréis Internet.
Acceso: Promoved el acceso universal a las redes rápidas y asequibles.
Apertura: Mantened Internet como una red abierta donde todo el mundo tenga la libertad de conectarse, comunicarse, escribir, leer, ver, hablar, escuchar, aprender, crear e innovar.
Innovación: Protejed la libertad de innovar y crear sin permiso. No bloqueeis las nuevas tecnologías, y no castiguéis a los innovadores por las acciones de sus usuarios.
Privacidad: Protejed la privacidad y defended la capacidad de cada uno de controlar la forma en que usa sus datos y sus dispositivos.

No es casualidad que Electronic Frontier Foundation del ya mítico John Perry Barlow, ex integrante de la banda Grateful Death, sea una de las plataformas más activas en esta campaña. Precisamente tenía guardada en borradores la Declaración de independencia del ciberespacio que la Electronic Frontier Foundation lanzó el 8 de ferbero de 1996 en la ciudad suiza de Davos. Tenía previsto hablar de ella, con alguna excusa. La Declaración de Libertad de Internet me la ha brindado. Reproduzco apenas unos párrafos de la Declaración de independencia del ciberespacio, con algunos links actuales como regalo-remix de ese futuro llamado 2012. Y este jugoso vídeo inspirado en la declaración.

 

Gobiernos del Mundo Industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos. No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo. Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las tiranías que estáis buscando imponernos. (…) No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente. Los gobiernos derivan sus justos poderes del consentimiento de los que son gobernados. No habéis pedido ni recibido el nuestro. No os hemos invitado. No nos conocéis, ni conocéis nuestro mundo. El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras. No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis. Es un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas.No os habéis unido a nuestra gran conversación colectiva, ni creasteis la riqueza de nuestros mercados. No conocéis nuestra cultura, nuestra ética, o los códigos no escritos que ya proporcionan a nuestra sociedad más orden que el que podría obtenerse por cualquiera de vuestras imposiciones.

(…) El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamiento en sí mismo, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones. Nuestro mundo está a la vez en todas partes y en ninguna parte, pero no está donde viven los cuerpos. Estamos creando un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o el lugar de nacimiento. Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o al conformismo (…)  Vuestros conceptos legales sobre propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros.  (…)  Creemos que nuestra autoridad emanará de la moral, de un progresista interés propio, y del bien común“.

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

Consumo selectivo, boicot selectivo

Esta entrada tiene un objetivo: intentar que la sociedad en red comience a consumir selectivamente, a boicotear productos de marcas ética o moralmente inaceptables. Como todas aquellas marcas que apoyan el cierre de Megaupload o leyes como SOPA o Ley Sinde Wert. Pero antes daremos un necesario rodeo. Para llegar al boicot es necesario hablar del culture jamming.

En medio de la Acampada Sol, el día 19 de mayo, un grupo de personas “tuneó” un anuncio gigante de L’Oreal que ocupaba una fachada entera de la Puerta del Sol de Madrid. Durante una hora, una lona transformó el anuncio en Democracia Real. El primer gran gesto de guerrilla anti consumista del 15M pasó al olvido. El remix de logos, el culture jamming – termino que incentivó la revista Adbusters  que propició el movimiento Occupy Wall Street – apenas apareció en todo el 15M, con algunas excepciones (algunos carteles de Voces con futura). Cuando alguien subvertía el sistema de marcas doblando un anuncio de Bankia, por ejemplo, había una agencia de (contra) publicidad detrás, Implícate. El 15M se apropió de pocos símbolos. Fagocitó pocos eslogan. Subvertió (publicitariamente) poco.

El movimiento Occupy Wall Street lo tuvo más claro. Desde el inicio lanzaron un diario llamado The Occupied Wall Strett Journal. Remezclaron, manipularon, despedazaron logos con agilidad. De Verizon a Verigreedy (muy avaricioso). Y así con un puñado de símbolos del enemigo.  Tiene su lógica: las guerrillas contrapublicitarias tiene una ácida tradición en Norte América. El cubano-ameriano  Jorge Rodríguez de Gerada se especializó en descuartizar anuncios en las calles. Cuando la comunidad afro presionó a las multinacionales del tabaco para que incluyesen a negros en los anuncios, Rodríguez transformó a los hombres-publicidad en seres demacrados. Y substituyó el “las autoridades advierten que…” por un “Las autoridades sublevadas advierten que los negros y los latinos son las principales cabezas de turco del negocio de las drogas ilegales”. El día de los inocentes de 1997 el canadiense Jubal Brown sembró las verjas de publicidad de Toronto de cadáveres: se limitó a pintar de negro los ojos de las modelos de las vallas y a coserles la boca con una cremallera. Más casos: el colectivo Negativiland  robó todos los jingles oficiales de Pepsi Cola, los modificó. Y los lanzaron en el álbum Dispepsi:“Mi patrón me despidió. Pepsi / Yo clavé a Cristo en la cruz. Pepsi / (…) El asqueroso olor de las fábricas de pijos. Pepsi”. Lo mejor de todo es que Pepsi no tuvo narices denunciarles para no lanzar el carrerón de los chavales

El sistema es débil. Frágil. Intenta imponer sus iconos. Barbies descafeinadas, banderas homogéneas, logos redondos. Pero los ciudadanos reinterpretan el mensaje, lo transforman. Los logo-imágenes renacen en una espiral imparable de mutaciones. Democracia L’OReal. Verygreedy. El activista Salul Alinsky hablaba ya en The Rules for Radicals, escritas en 1971, de esta estrategia: “El jiu jitsu político de masas es el empleo del poder de un sector de la estructura del poder contra otro: la fuerza superior de los detentadores se convierte en su propia derrota”. Traduzco al siglo XXI: una operadora como Orange – denunciada por no respetar la neutralidad de la red – se apropia del buenrollismo de la Primavera Árabe; lanza un anuncio titulado Podéis cambiar (podéis cambiar un político etc).  Pero el Partido Pirata se aprovecha de la creatividad-morro de Orange y manipula el anuncio: Puedes votar Pirata. Jiu jitsu de masas. Culture Jamming. Bofetón contra el sistema.

Realmente, nunca ha sido tan fácil subvertir o golpear a las marcas y/o Gobiernos. Los internautas, rediseñando la manzana podrida de la contaminante Apple bajo la campaña Green my apple, obligaron al exageradamente idolatrado Steve Jobs a dar un giro ecológico a la multinacional.El póster de Hope de Obama de Shepard Fairey fue un éxito, cierto. Pero más aún lo fueron los miles de réplicas y contra mensajes, como el Yes, we leak con Julian Assange. Sin embargo, el sistema también ha aprendido a fagocitar / triturar a la Tropa Jiu jitsu. El macarrísima artista Tom Sack, tras muchos años descojonándose de las marcas, de convertirlas en guillotinas o pistolas aceptó exponer en la fundación Prada. Convirtió la marca Prada en un retrete. Pero la marca consiguió convertir la cagada en algo cool.

Nos acercamos a la tesis que defiendo. Creo que 15M,  Occupy Wall Street o, mejor dicho, la sociedad en red deberían dar un paso al frente. El jiu jitsu completo pasa por el no consumo. El abogado Javier de la Cueva, en una interesante entrevista para 15M.cc, hablaba de “prescipción de marcas”, de consumo selectivo. Si el sistema ha impuesto “el consumo, luego existo”, la sociedad debería remezclarlo en  “consumo selectivamente, luego asusto”. Consumo inteligente frente a la consumocracia. Lobby anti consumo frente los lobbies del mercado. ¿Sería tan complicado crear una base de datos negra de marcas a vetar? ¿Crear un documento sobre marcas no éticas o poco sostenibles? ¿Remixamos los informes de Amnistía Internacional, Global Witness, GreenPeace, el libro No Logo de Naomi Klein, El libro negro de las marcas de Klaus Werner y la lista de marcas que incentivan las leyes anti piratería SOPA / Sinde? Las marcas / sistema se llevarían un susto al ver al planeta en red boicoteando sus productos. Las marcas éticas / morales ganarían. De momento, los programadores, esa nueva élite mundial, han dado un paso adelante. El colectivo español Hacktivistas está promoviendo un boicot a la FNAC por incentivar las leyes más retrógradas de derechos de autor. Dos chavales crearon un aplicativo llamado boycott SOPA para leer códigos QR de productos. Cualquier persona puede escanear un producto y saber sí esa marca apoya la polémica ley SOPA de censura de Internet del Gobierno americano. El día que el 15M – y el 70% de los españoles que lo apoyan – tenga un Código QR para un consumo selectivo las cosas puede que cambien. El mercado tal vez comience a tratar al perroflauta-rana antisistema como un príncipe encantado . 

*La imagen es la obra de Tom Sachs, Dardboard, thermal adhesive, de 1997

Un remix de Quino para explicar la campaña #stopsopa

 

Código Abierto quiere poner su granito de arena en la campaña mundial contra la Stop Online Piracy Act (SOPA) que prepara el Gobierno estadounidense, una censura encubierta a los contenidos y actual funcionamiento de Internet que apenas protege los intereses del obsoleto lobby del entretenimiento. Marcas tan relevantes como Wikipedia, Reddit, Mozilla, WordPress o Google están incentivando el apagón contra la SOPA, un ley-ataque contra los derechos civiles. En España, esa provincia de la Casa Blanca, la campaña ha cogido aire ante la reciente aprobación de la absurda Ley Sinde Wert.

No conseguiría dar mejores instrucciones que el blog Mangas Verdes para que apagues tu web mañana en apoyo a la campaña. Tampoco conseguiría explicarlo mejor que este Remix de Quino de Derecho a Leer  publicado con licencia Creative Commons, visto en Jaque Perpetuo.  #stopsopa #stopsindewert