BLOGS

De la nueva sociedad 3.0 organizada horizontalmente en red que ha enterrado la edad contemporánea. ¡Bienvenidos a la edad digital!

Archivo de la categoría ‘ciberactivismo’

(crítica) Ciberactivismo, las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas

“Lo viejo ha muerto del todo pero lo nuevo no acaba de nacer”. No es casualidad que esta cita del italiano Antonio Gramsci abra el teaser audiovisual del libro Ciberactivismo, las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas, de Mario Tascón y Yolanda Quintana. La frase planea por todo el libro. Florece en cada párrafo. Leyendo Ciberactivismo parece que lo viejo, los medios verticales, los gobiernos centralizados, la industria cultural, son algo de la prehistoria. Sin embargo, lo nuevo, las reglas y procesos que ordenarán-desordenarán el mundo, todavía no han llegado.

Un matiz y/o remezcla de Gramsci: lo nuevo sí ha nacido. Son semillas, embriones, rizomas imprevisibles. Lo más interesante: son semillas conectadas, gotas-que-crean-ríos. Lo nuevo es Napster o cualquier programa de intercambio de archivos de ordenador a ordenador. Lo nuevo es Wikileaks, un nuevo filtro que reorganiza-desorganizan la política, la economía, los medios. Lo nuevo es Anonymous, tiene máscara y crea una nueva identidad colectiva de pensamiento-acción. Lo nuevo son unas siglas agregadoras (15M) que despedazan para siempre los paradigmas antagónicos que dividieron el mundo entre izquierdas y derechas. Lo viejo ha muerto. “El conmigo o contra mí” forma parte de un pasado distópico. Y lo nuevo es una lógica de red donde compartir aumenta el capital social y valor de un contenido. Lo nuevo es un nuevo mantra, remezclable, en constante mutación. Comparto, luego existo. Comparto, luego me indigno. 

Por todo ello, que dos profesionales amateurs (que escriben con pasión, vaya) como Mario y Yolanda nos brinden esta bocanada de párrafos frescos, una información tan bien cuidada, entrelazada y contextualizada, es un auténtico regalo para las multitudes conectadas. Con un tono divulgativo pero lleno de rigor, Ciberactivismo aborda algunas cuestiones más cruciales de nuestra época. El libro arranca repasando la profecía de la muerte del autor de Roland Barthes. Deambula por la prehistoria del mundo hacker, saltando sin orden cronológico del Manual de desobediencia a la Ley Sinde del colectivo Hacktivistas al evento de Facebook que llenaría la egipcia plaza Tahir durante la Primavera Árabe, de las primeras netstrikes (protestas virtuales que saturan sitios de Internet) a las entonces mal entendidas premisas hacktivistas que llegaron con el Zapatismo, de la ácida campaña de culture jamming Barbie Liberation Front (de RTMark) a Goteo.org, plataforma de crowd funding de proyectos de código abierto.

Especialmente interesante y relevante es la conversación que Yolanda Quintana mantuvo con David Casacuberta (profesor de filosofía en la UAB, artivista y primer presidente de FrEE), Mercè Molist (periodista y autora del libro Hackstory) y Carlos Sánchez Almeida (abogado y activista), en el despacho de este último. Tan relevante que la autora decidió colgar la conversación entera en un documento abierto. Para concluir, para rematar esta recomendación de lectura de Ciberactivismo, nada mejor que una frase de David Casacuberta que redondea la poética de Gramsci: “el ciberactivismo empezó con el arte: la cultura como una forma de cambiar cosas”.

Nota para editores: Agradecemos que la editorial La Catarata  publique libros como ‘Ciberactivismo’. Sin embargo, publicar con ‘copyright’ un libro que habla precisamente de los nuevos paradigmas es, además de contradictorio, no haber acabado de entender la red. El teaser es curioso, pero un paso insuficiente para la era transmedia y multiplataforma. Los libros son, más que productos, procesos compartidos. Su proceso, incluso, podría haber comenzado en la fase de la escritura. Y podría – puede todavía – continuar en la remezcla. Aún así, felicidades. 

El 1% es menos ético

Rich People Are Unethical
Mo´Money. Mo´Problems. ¿Las personas ricas son éticas? Los estudios demuestran que es más probable que las personas con mejor situación financiera mientan y engañen, o que se comporten con menos ética que los que están abajo de la pirámide social”. Las pruebas que ha recopilado el colectivo Accounting Degree Online son contundentes. Su estrategia, redonda. Apenas tienes que colocar el siguiente código html (arriba a la izquierda) en tu blog /site.

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

Las dos caras de la operación #Kony2012

Lo confieso: me enteré tarde del fenómeno #Kony2012. Cuando vi el vídeo en You Tube ya tenía más de setenta millones de visitas. Una ventaja: he podido leer pros y contras, informaciones variadas, sin estar borracho de emoción. Luchar por causas sociales siempre me pareció loable. Detener a Joseph Kony, un tipo que recluta a niños para su ejército privado, parece una buena idea. Pero suelo cuestionar todo antes de opinar (deformación periodística). He buceado con calma en las Sospechas sobre una campaña masiva en Uganda de Iñigo Saez de Ugarte o en el gran análisis de Juanlu Sánchez, entre otros textos. También he estudiado los detalles de la estrategia para convertir el vídeo / campaña en un viral en Internet. A continuación, ofrezco dos versiones, dos caras, del fenómeno #kony2012. Como no creo en verdades absolutas ni en los maniqueísmos, os toca a vosotros escoger la versión que más os guste. Es válido quedarse con un pedacito de la versión happy romance+un trozo de versión thriller. O viceversa. Puedes tomártelo como dos pildoritas de ficción. O como la vida misma. Quien me conozca hace un tiempo o lea este blog creo que sabrá qué versión es mi predilecta.

#KONY2012 (versión ´romance feliz´). #Kony2012 es una genial campaña de activismo. Cuando la sociedad en red actúa, cualquier cosa es posible. La estrategia de la ONG Invisible Children ha sido redonda: ha implicado a personalidades de la cultura pop, a políticos influyentes y a internautas de todo el mundo. Construyendo un viral en las redes, la ONG llega a los medios de una forma mucho más espectacular. El hecho de que por primera vez el Gobierno de Estados Unidos haya decidido enviar soldados a un país (Uganda) por la presión ciudadana marca un antes y un después en la historia. Los ciudadanos somos un lobby de presión que cotiza al alza. Pronto substituiremos a los lobbies empresariales. Gracias a las redes sociales la sociedad tiene un poder nunca visto en la historia. #Kony2012 prueba, además, como demostraron los movimientos indignados de 2011, que es posible que el ciberactivismo de sofá se convierta en algo tangible en las calles. Los internautas pueden empapelar muros, colgar pancartas y luchar en el mundo físico. #Konny2012 demuestra que el monopolio vertical de los mass media y Gobiernos está cada vez más en entredicho. Cualquier persona puede ser un changemaker. Hemos llegado, por fin, a la tan esperada era del emprendedorismo social.

#KONY2012 (versión thriller). #Konny2012 es una siniestra campaña orquestada por el eje del mal formado por Hollywood, el Gobierno estadounidense, el fundamentalismo cristiano y el 1% que rige los hilos económicos del mundo. Por un lado, Invisible Children es una ONG tapadera que gira en torno a un principio: ” todo está alrededor de “Jesús y la evangelización (gran texto)”. Todo apunta a que reciben ingentes cantidad de recursos del ala más dura de la iglesia evangélica, del lobby armamentístico y de donantes anónimos que enchufan millones desde paraísos fiscales. Por eso, su transparencia es más que cuestionable: sus finanzas apenas son controladas por el privado Better Business Bureau (pagas para que den su bendición de transparencia). Su informe de gastos (pdf) indica que a Invisible Children le importa un carajo la cooperación y solidaridad: apenas el 30% de su presupuestos va destinado a estos programas. El resto lo invierten en efectistas campañas con aroma de anuncio de Coca Cola, en viajecitos y en unas oficinotas cool en San Francisco. La foto de los los tres fundadores de Invisible Children posando como Rambos salvadores  junto al Ejército de Liberación Popular de Sudán (foto que abre el post), muestra que el discurso anti bélico de la ONG es una estudiada pose. Sus fundadores son los clásicos pijo-que-van-de-guays. Uno de ellos se emborracha con frecuencia, destroza coches y se masturba en la vía pública. Lo peor de todo peor es que Kony2012 es una estratagema para justificar una intervención militar estadounidense en África, cuyo petróleo oculto puede sustituir la dependencia del oro negro de los árabes.

Hollywood, por su parte, bendijo la campaña por un motivo claro: #kony2012 es una nueva forma de lanzar una película. La campaña en realidad es un viral para que la mega producción Machine Gun Preacher, melodrama edulcorado sobre los niños soldado de África, se convierta en un verdadero éxito de taquilla. Y hay más, mucho más. #konny2012 está llena de errores, incorrecciones y simplicicaciones. Joseph Konny hace mucho que no está en Uganda. Da igual, es parte del plan. Uno de los objetivos de las donaciones recibidas del 1% es esconder la causa de los problemas de África y la venta de armas del primer mundo a Gobiernos y guerrillas del continente. #konny2012 es sensiblería barata. Directa al corazón. Simplista. Reduccionista. El tufillo neocolonialista, eso sí, no ha pasado desapercibido para algunos africanos. Pero el principal objetivo del 1% – con beneplácito de Washington – es crear una gigantesca cortina de humo para que la sociedad se olvide de los verdaderos culpables de la crisis. La estrategia de perseguir a Irán para esconder la crisis, publicada por Wikileaks, fue insuficiente. El 1% necesitaba algo más redondo, más impactante, más naïf. El 1% necesita algo que insinue que el ciberactivismo puede cambiar el mundo, pero allá lejos. Los enemigos son los señores de la guerra de África, no los encorbatados de Goldman Sachs.

Actuar sí, but not in back yard.  Además, tras la primavera árabe, el 15M español y Occupy Wall Street, el 1% que saquea el planeta y los pensadores príncipes de la  SOPA que aspiran a controlar Internet querían probar una cosa: que todavía consiguen imponer los mensajes desde arriba. Que una estrategia de marketing se pasa por los huevos a la sociedad en red y a la inteligencia colectiva. De momento, #kony2012 (ya con 80 millones de visitas) ha dado un buen sopapo al popular vídeo de Susan Boyle cantando que reinó en You Tube en 2009 (a #konny2012 apenas le faltan seis millones de visitas para superar al hit de Susan). Pero eso también se la sopla a la orquesta del 1%. El plan funciona. La sed de  venganza está saciada. Casi nadie habla durante estos días de las escandalosos bonus de los banqueros de JP Morgan.  Pan, You Tube y circo.

Pero el 1% no contaba con que el 99% no era idiota y…

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

Manifestación en miniatura, activismo digital

 

Se abre el telón. Animales de peluche+muñecos de Lego+figuritas de South Park+pancartas. ¿Cómo se llama la película? (Mini Manifestaciones) desde Rusia con amor, por ejemplo. O bazocazos activistas hechos con pequeños gestos. El invierno ruso – ese movimiento ciudadano que estalló en diciembre contra los artimañas electorales de Vladimir Putin – nos dejó un peculiar movimiento de mini manifestaciones. Tras la prohibición de las manifestaciones en algunos lugares, como en la ciudad de Barnaul, en Siberia, los ciudadanos tuvieron que echar mano de estrategias diferentes. Imaginación y manta para el invierno ruso. The Guardian le dedicó unas jugosas líneas y recopila una galería. ¿Sirve de algo este símbolo lúdico-protesta? ¿Derrumbarán alguna vez  las figuritas de Lego a un régimen? En el caso de Rusia, el efecto en Internet fue viral. Y el Gobierno, intentando prohibir incluso las manifestaciones de juguete, regaló otra tonelada de autoritarismo a sus enemigos.

Pienso que el potencial de estas nuevas narrativas activistas son enormes. Leo Bassi ya utilizó la técnica de la mini manifestación en su obra Utopía. Con una cámara y un proyector, Leo Bassi aumentada su mini manifestación en una pantalla gigante. ¿Y sí las Mini Manis físicas tuviera una cara digital, un vínculo con Internet? Antes de especular sobre este Ciber-Lego Activismo, cuento de pasada la primer ciberhuelga de la historia, organizada por los  trabajadores italianos de IBM montaron el 27 de septiembre de 2007 en las instalaciones virtuales que la empresa tenía en Second Life.  La manifestación, para luchar contra el recorte de condiciones laborales, fue convocada por el Comité de Empresa Europeo e IWIS (Solidaridad Internacional de Trabajadores de IBM). Y fue un tremendo éxito: un mes después de la cibermanifestación el sindicato “Rappresentanze Sindacali Unitarie (R.S.U.) firmó un acuerdo con la dirección de IBM Italia.

La Mini Mani de Lego podría tener un espejo virtual. Y podría tener un vínculo del territorio a la red con códigos QR. Cualquier ciudadano podría escanear el código con un teléfono móvil y dirigirse a un sitio de Internet. Del muñequito a un blog, del osito de peluche a una cuenta de Twitter. Una especulación más: cada mini manifestante podría tener un código QR con su sentient ID (identidad digital). Cada mini manifestante, un vínculo a sus redes personales. El golpe físico-digital podría ser gigante. ¿Qué habría pasado si cuando la policía madrileña bloqueó la Puerta del Sol y la dejó vacía alguien hubiera colocado una Mini Mani en el centro de la plaza?

Consumo selectivo, boicot selectivo

Esta entrada tiene un objetivo: intentar que la sociedad en red comience a consumir selectivamente, a boicotear productos de marcas ética o moralmente inaceptables. Como todas aquellas marcas que apoyan el cierre de Megaupload o leyes como SOPA o Ley Sinde Wert. Pero antes daremos un necesario rodeo. Para llegar al boicot es necesario hablar del culture jamming.

En medio de la Acampada Sol, el día 19 de mayo, un grupo de personas “tuneó” un anuncio gigante de L’Oreal que ocupaba una fachada entera de la Puerta del Sol de Madrid. Durante una hora, una lona transformó el anuncio en Democracia Real. El primer gran gesto de guerrilla anti consumista del 15M pasó al olvido. El remix de logos, el culture jamming – termino que incentivó la revista Adbusters  que propició el movimiento Occupy Wall Street – apenas apareció en todo el 15M, con algunas excepciones (algunos carteles de Voces con futura). Cuando alguien subvertía el sistema de marcas doblando un anuncio de Bankia, por ejemplo, había una agencia de (contra) publicidad detrás, Implícate. El 15M se apropió de pocos símbolos. Fagocitó pocos eslogan. Subvertió (publicitariamente) poco.

El movimiento Occupy Wall Street lo tuvo más claro. Desde el inicio lanzaron un diario llamado The Occupied Wall Strett Journal. Remezclaron, manipularon, despedazaron logos con agilidad. De Verizon a Verigreedy (muy avaricioso). Y así con un puñado de símbolos del enemigo.  Tiene su lógica: las guerrillas contrapublicitarias tiene una ácida tradición en Norte América. El cubano-ameriano  Jorge Rodríguez de Gerada se especializó en descuartizar anuncios en las calles. Cuando la comunidad afro presionó a las multinacionales del tabaco para que incluyesen a negros en los anuncios, Rodríguez transformó a los hombres-publicidad en seres demacrados. Y substituyó el “las autoridades advierten que…” por un “Las autoridades sublevadas advierten que los negros y los latinos son las principales cabezas de turco del negocio de las drogas ilegales”. El día de los inocentes de 1997 el canadiense Jubal Brown sembró las verjas de publicidad de Toronto de cadáveres: se limitó a pintar de negro los ojos de las modelos de las vallas y a coserles la boca con una cremallera. Más casos: el colectivo Negativiland  robó todos los jingles oficiales de Pepsi Cola, los modificó. Y los lanzaron en el álbum Dispepsi:“Mi patrón me despidió. Pepsi / Yo clavé a Cristo en la cruz. Pepsi / (…) El asqueroso olor de las fábricas de pijos. Pepsi”. Lo mejor de todo es que Pepsi no tuvo narices denunciarles para no lanzar el carrerón de los chavales

El sistema es débil. Frágil. Intenta imponer sus iconos. Barbies descafeinadas, banderas homogéneas, logos redondos. Pero los ciudadanos reinterpretan el mensaje, lo transforman. Los logo-imágenes renacen en una espiral imparable de mutaciones. Democracia L’OReal. Verygreedy. El activista Salul Alinsky hablaba ya en The Rules for Radicals, escritas en 1971, de esta estrategia: “El jiu jitsu político de masas es el empleo del poder de un sector de la estructura del poder contra otro: la fuerza superior de los detentadores se convierte en su propia derrota”. Traduzco al siglo XXI: una operadora como Orange – denunciada por no respetar la neutralidad de la red – se apropia del buenrollismo de la Primavera Árabe; lanza un anuncio titulado Podéis cambiar (podéis cambiar un político etc).  Pero el Partido Pirata se aprovecha de la creatividad-morro de Orange y manipula el anuncio: Puedes votar Pirata. Jiu jitsu de masas. Culture Jamming. Bofetón contra el sistema.

Realmente, nunca ha sido tan fácil subvertir o golpear a las marcas y/o Gobiernos. Los internautas, rediseñando la manzana podrida de la contaminante Apple bajo la campaña Green my apple, obligaron al exageradamente idolatrado Steve Jobs a dar un giro ecológico a la multinacional.El póster de Hope de Obama de Shepard Fairey fue un éxito, cierto. Pero más aún lo fueron los miles de réplicas y contra mensajes, como el Yes, we leak con Julian Assange. Sin embargo, el sistema también ha aprendido a fagocitar / triturar a la Tropa Jiu jitsu. El macarrísima artista Tom Sack, tras muchos años descojonándose de las marcas, de convertirlas en guillotinas o pistolas aceptó exponer en la fundación Prada. Convirtió la marca Prada en un retrete. Pero la marca consiguió convertir la cagada en algo cool.

Nos acercamos a la tesis que defiendo. Creo que 15M,  Occupy Wall Street o, mejor dicho, la sociedad en red deberían dar un paso al frente. El jiu jitsu completo pasa por el no consumo. El abogado Javier de la Cueva, en una interesante entrevista para 15M.cc, hablaba de “prescipción de marcas”, de consumo selectivo. Si el sistema ha impuesto “el consumo, luego existo”, la sociedad debería remezclarlo en  “consumo selectivamente, luego asusto”. Consumo inteligente frente a la consumocracia. Lobby anti consumo frente los lobbies del mercado. ¿Sería tan complicado crear una base de datos negra de marcas a vetar? ¿Crear un documento sobre marcas no éticas o poco sostenibles? ¿Remixamos los informes de Amnistía Internacional, Global Witness, GreenPeace, el libro No Logo de Naomi Klein, El libro negro de las marcas de Klaus Werner y la lista de marcas que incentivan las leyes anti piratería SOPA / Sinde? Las marcas / sistema se llevarían un susto al ver al planeta en red boicoteando sus productos. Las marcas éticas / morales ganarían. De momento, los programadores, esa nueva élite mundial, han dado un paso adelante. El colectivo español Hacktivistas está promoviendo un boicot a la FNAC por incentivar las leyes más retrógradas de derechos de autor. Dos chavales crearon un aplicativo llamado boycott SOPA para leer códigos QR de productos. Cualquier persona puede escanear un producto y saber sí esa marca apoya la polémica ley SOPA de censura de Internet del Gobierno americano. El día que el 15M – y el 70% de los españoles que lo apoyan – tenga un Código QR para un consumo selectivo las cosas puede que cambien. El mercado tal vez comience a tratar al perroflauta-rana antisistema como un príncipe encantado . 

*La imagen es la obra de Tom Sachs, Dardboard, thermal adhesive, de 1997

7 tweets para 7 revoluciones

 

De la primavera árabe al invierno ruso. Del 15M español a Occupy Wall Street. De los indignados de Israel a la revuelta de Londres. Rebelión, revolución, revuelta. Jaque al intermediario. Acabé el año 2010 escribiendo un post en mi blog personal titulado Cosas que pasarán a la historia. Entonces, asistía atónito a la idiotez/ceguera generalizada de los mass media. Nadie hablaba de la profunda revolución que comenzaba a transformar el planeta. Los medios hablaban de la ley anti tabaco de España. Yo sostenía, durante las Navidades pasadas, que eso no pasaría a la historia. Que deberíamos pensar en grande. En la entrada especulaba sobre lo que estudiarían nuestros nietos en el colegio. Aposté por Wikileaks, por “la revolución social de las redes sociales”, por el co-working, por la revolución de las aplicaciones móviles, por plataformas ciudadanas como Avaaz.

 

Confieso que aunque lo veía venir no sospechaba un 2011 tan convulso. No podía intuir que un año después la revista Time  elegiría al “manifestante” como personaje del año. Que los ciber revolucionarios mandarían en la lista de no-celebridades más influyentes según The Independent.  Que la palabra Indignados ocuparía el nº 1 en la Memorología de Facebook para España en 2011. Vivimos más que un cambio de una era. Vivimos el fin de una edad, de un  eón geológico. El tránsito hacia la sociedad peer-to-peer (sociedad en red) será recordado como algo ocurrido entre 2008 y 2012, afirmaba en este blog Michel Bauwens, de la Foundation for P2P Alternatives. Prefiero no especular demasiado sobre lo acontecido en 2011. Por eso, apenas os dejo con 7 tweets  para resumir 2011. 7 tweets para 7 revoluciones. Algunos fueron embrión, otros consecuencia. Traducidos (libremente) al castellano. Feliz 2012.

 

8 DE ENERO. TÚNEZ

@Voiceoftunisia Demasiado pronto para celebraciones, tunecinos, todavía no tuvimos éxito. El poder está todavía en el corrupto partido RCD  #sidibouzid #tunisia#jasminrevolt

14 DE ENERO. EGIPTO

@sandmonkey ¡Fuegos artificiales, celebraciones, diversión! Alegría! No encuentro el sentido. Me dirijo hacia Tahrir! #JAN25

9 DE MAYO ESPAÑA

@democraciareal  El #15m no es un fin, es un medio. El #15M es 100% pacífico. El #15M es solo el inicio para renovar un sistema que no funciona.

26 DE MAYO. GRECIA

@Bloom_es Está pasando ahora en Sintagma, Atenas! Apóyadnos, griegos! #greekrevolution t.co/V7cCSbS

15 DE JULIO. ESTADOS UNIDOS.

@OccupyWallStNYC Sept 17. Wall St. Trae una tienda de campaña http://www.adbusters.org/blogs/adbusters-blog/occupywallstreet.html #OCCUPYWALLSTREET

8 DE AGOSTO. INGLATERRA

@HeardinLondon Un anciano llorando, cubriendo con toallas húmedas la entrada de su tienda #Hackney #LondonRiots

1 DE SEPTIEMBRE. ISRAEL

@tent48 #j14 #tent48 será un exitoso movimiento de protesta que volverá a ser la esperanza de “justicia para todos”, incluyendo…   http://fb.me/YXOQFPJ3

 

(inevitable BIS) 24 DE DICIEMBRE. RUSIA

@OccupySPb  Putin vete! Encuentro en Moscú #Dec24 #russianwinter #occupytogether #takethesquare


Globitos antisistema

“¿Estás enredado en una disputa cartográfica? ¿No estás de acuerdo con la versión oficial de tu geografía? ¡Contacta con nosotros hoy mismo!”. No es un anuncio de un despacho de abogados engominados. Más bien todo lo contrario: así arranca el site de Grassrootsmapping, una comunidad abierta que ayuda a la gente a mapear áreas concretas de la tierra, patios particulares con conflictos concretos. Sus armas podrían ser el arsenal de un circo: globos de colores, hilos de cometa, una camarita portátil que envía imágenes cada pocos segundos… Y poco más (ver el detalle de la fotografía). La carambola antisistema de Grassrootsmapping es, simplemente, espectacular: la construcción de mapas desde el aire que contradicen siempre una versión oficial. Mapas que aterrizan en Internet. Mapas que se comparten. Mapas 2.0 que multiplican su significado. Mapas, vaya, que tocan las narices a los de siempre.

Para los escépticos, daré algunos ejemplos recientes de esta Tropa que Empuña Globos y No Pistolas. Los estudiantes chilenos, hartos de que sus protestas fuesen ignoradas por los grandes medios, construyeron mapas aéreos de las masivas manifestaciones contra la privatización de la educación. En Israel, el kit de Grassroots mapping fue usado para mapear una manifestación propalestina ninguneada por la sociedad. En la costa de Luisiana, estos globitos coloridos están construyendo una cartografía crítica sobre los daños ambientales del litoral (este vídeo es fantástico). El etc, de Occuppy Wall Street a los ecologistas checos, sería larguísimo.

Lanza un globito, pásalo. Construye mapas reales desde otras perspectivas. Pégale un coscorrón al GPS del tío Sam, que según me contaba recientemente un taxista de Nueva York, “siempre le enviaba a túneles y calles de pago”. Apúntate al globomapeo. Ríete de Google Earth, que por razones misteriosas oculta pedacitos de la Tierra. Tiro de memoria reciente para rematar esta globoprosa de vocación ácida: habría estado genial un mapeo aéreo de la manifestación del pasado 150 en Madrid, una manifestación de flujos, intensa, gigante. Ninguna fuente oficial se atrevió a dar una cifra de participantes. La tecnología de Lynce – empresa que cuenta los manifestantes desde el aire, en una época en la que la gente sale a la calle y cambia el rumbo leyendo un hashtag de Twitter, se ha quedado coja. ¿Alguien se atreve a inaugurar en España la globocracia?

Un autobús lleno de hackers

¿Qué pasaría si a un autobús destartalado se le añaden webcams, conexión 3G y GPS?  ¿Cómo se llamaría la película si el autobús se remezcla en un garaje, se pinta de graffitis y se llena de códigos QR de realidad aumentada para ser leídos con teléfonos móviles ? ¿Y si llenamos el mixbus de hackers que pretenden incentivar la transparencia política, la participación ciudadana y expandir señal abierta de internet por las carreteras? La película se llama Ônibus hacker (autobús hacker), tiene versión original en portugués y acaba de hacer su primer viaje, desde São Paulo a Río de Janeiro. Carretera, wifi y manta.

La historia comenzó con una pregunta inocente: ¿y sí compramos un autobús? El colectivo de activistas Transparencia Hacker  colgó el proyecto en la plataforma Catarse de crowd funding (financiación colectiva). Y recaudaron a toda velocidad 58.593 reales (24.393 euros),  un 50% más de lo necesario). Quizá sea porque Transparencia Hacker tiene un nombre respetado forjado a golpe de gamberradas, proyectos serios y acciones ácidas. Ellos clonaron el aburridote sitio del Gobierno brasileño (que no permitía comentarios) en un blog espejo con comentarios. Aquello del 2.0, vaya, que algunos no han entendido todavía.

Imagínate por un minuto este autobús rumbo al Festival de Cultura Digital  de  Río de Janeiro. Su parte trasera: guitarras, cerveza, Ipads, routers, cables sueltos, ordenadores... Pedro Markum, uno de sus ideólogos, medita entre sonrisas:  “Es un proceso colaborativo. Queremos incentivar debates, propuestas. Recibir ideas. Será multidireccional”.  Pedro Belasco, otro de los impulsores  de la iniciativa define al autobús como un laboratorio social: “Es un experimento sobre un bien sin propiedad privada gestionado colectivamente. Un ejemplo para la sociedad“.

El autobús recorrerá Brasil a lo largo de 2012 expandiendo su buenrollismo de wifi, talleres y laboratorios hackers. Allá por donde pase, el bus laboratorio se convertirá en todo un paréntesis analógico-digital. En una verdadera Zona Autónoma Temporal como las que soñó el ciberpensador Hakim Bey: una zona temporal, instantánea, provisional, regida por otras reglas, por otras jerarquías que tal vez sirvan para una nueva sociedad.  

A estas alturas del campeonato, creo que no hace falta explicar la diferencia de hacker y cracker, aquello del hacker malo, hacker bueno.  ¿Para cuándo un autobús hacker que recorra España, el único país de Europa sin una ley de transparencia? ¿Lo debatimos en el hashtag #códigoabiertoblog?

 

Foto: Gilberto Gil, músico y ex ministro de cultura de Brasil, visitando el ônibus Hacker el pasado fin de semana, en Río de Janeiro.