De la nueva sociedad 3.0 organizada horizontalmente en red que ha enterrado la edad contemporánea. ¡Bienvenidos a la edad digital!

Archivo de la categoría ‘15M’

#huelgaP2P, #huelgadel99%, #huelgahacker

Bruselas exige más recortes a España que a Grecia o a Portugal. El gobierno conservador de Mariano Rajoy  quiere aprobar una durísima reforma laboral que tira por tierra muchos derechos laborales conseguidos en los últimos treinta años. Los empresarios ya tienen guías para sacar el máximo provecho a la reforma. Ya son más de 1.500 empresas las que están amenazando a sus trabajadores para que no secunden la huelga general convocada por los sindicatos españoles para mañana, 29 de marzo. Sin embargo, algunos medios desprestigian la huelga. Otras voces reconocen la importancia de la huelga general. 

No voy a entrar en ese debate. Me interesan otros detalles. Las reglas han cambiado radicalmente. En España casi no hay fábricas. Los sindicatos representa a unos pocos. El  “proletariado” ha dado paso a la clase virtual (Arthur Kroker / Michel Weinstein 1994), a los netciudadanos (Michael&Ronda Haubens 1995), al enjambre conectado (Kevis Kelly 1998), el cibertariado  (Ursula Huws 2001) o al precariado (Frassanito Network 2002). Y más detalles: hay más de un 2o% de paro y casi un 50%.de paro juvenil. Y hay jubilados que harán huelga (los ya míticos Iaioflautas se adhieren así). Y  estudiantes, consumidores, internautas, autónomos, amas de casa, sin papeles, freelancers, hipotecados…   El hecho de que el movimiento ciudadano 15M apoye la huelga con un bloque crítico dinamita las reglas del juego. El #29M será imprevisible.

Los pensadores Félix Guattari y Gilles Delleuze hablaban en Mil mesetas (1980) de la máquina de guerra nómada frente a la máquina estatal. Una máquina/guerrilla nómada, imprevisible, descentralizada, rizomática. Treinta años después, su visión se ha hecho realidad. En muy poco tiempos veremos huelgas convocadas a través de las redes sociales. Sin sindicatos. Sin protocolos. Sin manifestación clásica. Sin líderes. La global strike o Global Wiki General Strike – convocada para el 15 de mayo – puede pasar a la historia como la primera huelga P2P (peer-to-peer-, de tú a tú) de la historia. Un pequeño repaso (incompleto) al ensayo de huelga P2P de mañana.

Huelga hacker. El colectivo Anonymous ha declarado la guerra a los empresarios españoles que están amenazando a los trabajadores. Además, varios colectivos hacktivistas han puesto a disposición un código informático para que cualquier sitio o blog se una a la huelga.

Etiqueta de Twitter: #huelgahacker

Huelga del 99. La idea de una huelga del 99% frente al 1% ha cogido fuerza. The Guardian ya habla de ello. El 15M ha levantado la bandera. También ha lanzado la idea de Toma la huelga, con un batallón de ideas /acciones rompe protocolos. El mapa de acciones impresiona.

Etiquetas de Twitter: #tomalahuelga #huelgadel99

Huelga de consumo. ¿Qué pasaría un día si dejáramos de consumir? Este interesante vídeo lanza una idea diferente: huelga de consumo. No compres. No consumas. Existe alguna variante que quiere hackerar el sistema: ve a comprar a sitios concretos para que quien trabaje (y no haga huelga) tenga que trabajar mucho más.

Hashtag de Twitter #29Mhuelgadeconsumo

Huelga estudiantil. La Primavera Estudiantil acaba de empezar. Mañana habrá muchas marchas estudiantiles y algún encierro. Los estudiantes están engrandeciendo la huelga. Consulta todas las marchas aquí.

Etiquetas de Twitter: #huelgadespierta #tomalafacultad

Bicihuelga crítica. Los ciclistas se unen a la huelga. Por un lado, la ya clásica Bicicrítica de Madrid, a las 20.00 horas en Cibeles. Desde la mañana, bicipiquetes. Atención conductores: habrá columnas ciclistas espontáneas tomando la calle.

Etiqueta de Twitter: #bicicrítica


Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

Queremos #chalecosparatuiteros

 

Reniego del chaleco para periodistas que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, quiere promover entre los profesionales del sector. Lo tunearé. Lo convertiré en un #chalecoparatuiteros. Se lo daré a un parado para que cubra en primera línea la creciente represión policial de España. Se lo regalaré a un estudiante valenciano para que informe desde su teléfono móvil sobre la #primaveravalenciana. Donaré mi chaleco pomposo a un ciudadano que esté reivindicando sus derechos en una plaza pública. Lo revenderé para registrar el dominio Chalecoparatuiteros.es. Ahora, una ronda de argumentos.

Soy periodista. Hace muchos años que soy miembro de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y de la International Federation of Journalism (IFJ) de Bruselas. Las asociaciones de periodistas son útiles, siempre que luchen por la libertad de expresión, la defensa de la profesión y las condiciones laborales. Defiendo la libre circulación de periodistas por el mundo. Su papel (nuestro papel) todavía es importante. Condeno frontalmente los ataques a periodistas y fotógrafos que se han producido reincidentemente desde el 15 mayo de 2010 en España.

Soy periodista, sí. Pero hace un tiempo que en mi perfil de Twitter he colocado la palabra “posperiodista”. El ecosistema informativo ha cambiado radicalmente: la información ya no es monopolio de los medios. Los ciudadanos informan. Muchos compañeros tuiteros cubren mejor las plazas / calles que algunos compañeros periodistas. Y, sobre todo, llegan antes. Sí, señora Cristina Cifuentes, el tuitero @fanetin es más grande que @el_pais en algunos mapas informativos.  Incentivar el uso de chalecos para periodistas es una estrategia tosca. Cifuentes quiere convertir Madrid en Bagdag. Quiere transformar las plazas públicas en un territorio en guerra. Distribuir #chalecosparaperiodistas no es un guiño a la prensa. Es un clave para que la policía reprima su porra fácil frente a los achalecados. Es un guiño para que la policía apenas atice a ciudadanos No Periodistas. La señora Cifuentes ignora la ordenanza de Carlos V de 1523 que define a la plaza como un “lugar de encuentro para todas las funciones sociales, oficiales o de diversión y esparcimiento”. Y los chalecos para periodistas son un paso más en la estrategia de criminalización de los movimientos ciudadanos altamente digitalizados que han roto el monopolio informativo de la prensa. El chalequito facilón es otro intento de deslegitimar ese movimiento pacífico (15M) que el PP elogió tanto en su informe para conseguir los Juegos Olímpicos de 2020. El próximo paso será empotrar periodistas en las fuerzas policiales, como hacen los marines estadounidenses en sus guerras. Los beduínos del Sahara o los samis nómadas del Ártico han visto las tétricas escenas de la represión policial en Valencia. Pero Ellos Allá Arriba siguen manipulando, ayudados por los guiñoles de cierta anti-prensa chalecable: los manifestantes son violentos.

Cifuentes, señora de la guerra, becaria de emperatriz: no queremos chalecos para periodistas. No queremos que Madrid sea Bagdag. Queremos las plazas con las que soñó Carlos V, el emperador perroflauta. Queremos que ningún ciudadano sea vapuleado por las fuerzas policiales. Queremos que los periodistas informen. Queremos que los ciudadanos retuiten las plazas en tiempo real. Queremos una #twitternación sin represión. Y si ustedes – FAPE y Delegación del Gobierno – insisten en que me coloque un #chalecoparaperiodistas empezará la batalla del #chalecosparatuiteros. Además, la FAPE perderá un asociado. Y Cifuentes ganará un enemigo (ya que para algunos todos somos enemigos del poder).

No a la guerra. #chalecosparatuiteros ya. 

Este post  y sus reacciones estará asociado al hashtag de Twitter #chalecosparatuiteros

La carta de los comunes

“Madrid hace tiemque dejó de ser una unidad social autocontenida, si es que alguna vez lo fue. Un programa de liberación de la reproducción social y de gobierno de los comunes debe así tener en cuenta las interconexiones globales que hoy constituyen la metrópoli madrileña. Y aunque aquí, como no podría ser de otra manera, se dan respuestas a problemas globales adaptadas a este contexto específico, para que todo el programa de apertura de nuevos comunes tenga sentido, éste tiene que estar acompañado por movimientos similares en las distintas escalas geoeconómicas. Desde la extensión universal de los comunes, a escala local, hasta el diseño de mecanismos para gestionar los global commons como la atmósfera, los océanos, o el total de la biosfera, pasando por la solución de los problemas de deuda ecológica o déficit de materiales, el espectro de los comunes tiende a la universalidad. Dicho de otro modo, el programa de los comunes será global o no será”.

Este texto pertenece a La carta de los comunes, un libro de los colectivos Madrilonia y Observatorio Metropolitano. Publicado con licencia Creative Commons por Traficantes de sueños. La Carta de los comunes es un ácido y acertado escrito recreado en Madrid, en el año 2033, año en el que se recuerda “con una media sonrisa la crisis de los años diez”. El texto especula sobre una revolución constante de la ciudadanía sobre los bienes comunes que habían sido privatizados por instituciones irresponsables. Y hace un fantástico vínculo de leyes / conceptos medievales (el procomún) y tecnologías libres.  Los comuneros que se alzaron en Castilla en 1521 fueron los precursores del 15M, queridos políticos. Y si viviesen en el año 2012, serían defensores de las commons cities y formarían parte del nuevo grupo de trabajo del Media Lab Prado, Ciudad y procomún. La carta de los comunes es, sin duda, una lectura muy recomendable. Cualquier alcalde y/o político debería leerla.

Curioso: los estados nación están diluyéndose, sobrepasados por problemas globales que les superan; las ciudades se están convirtiendo en los nuevos núcleos de influencia, poder y convivencia (recomendable lectura de Zygmunt Bauman en City of fear, city of hopes). Pero al mismo tiempo las ciudades no tienen ni recursos ni capacidad legislativa. Y sus gobiernos suelen demostrar una ceguera antológica. Además, en el caso de España, la situación es doblemente absurda: los expatriados han perdido el derecho a votar en sus ciudades y los inmigrantes (una gran mayoría) no pueden votar. ¿Quién gobierna nuestras ciudades, nuestros bienes, nuestro procomún? ¿Con qué legitimidad? ¿En nombre de quién?

 

 

 

Tweet4change, conexión de las Revoluciones 2.0

A principios de junio de 2011 creé una lista en Twitter llamada Tweet4change: @bernardosampa/tweet4change. Una lista abierta, que cualquier usuario de Twitter podía seguir. Veía que era necesario recopilar en una lista a los colectivos, tuiteros y periodistas que habían protagonizado movimiento 15M. Desde #Nolesvotes a Democracia Real Ya, pasando por Juventud sin Futuro, Javier de la Cueva, David Bravo o las acampadas de Sol o Barcelona. Pero ya veía claro entonces que lo que había pasado tenía una conexión global, inspiraciones descentralizadas. Por eso me esforcé en incluir en la lista a pensadores, movimientos o grupos de referencia en la lucha por las libertades civiles en Internet o en la transparencia democrática.

Incluí entonces a referencias en la transparencia (Open Democracy, Wikileaks, Transparencia Internacional, Global Witness), plataformas de ciberactivismo (Actuable, Change.org, Avaaz o Mysociety) o grupos de internautas ácidos (Anonymous, Hacktivistas). También estaban presentes movimientos a favor del copyleft o del software libre. Y muchos pensadores digitales: de Manuel Castells a André Lemos, pasando por Malcolm Gladwell, Pierre Levy, Juan Freire, Juan Antonio Millán, Domenico di Siena, Lawrence Lessig o Jeff Jarvis. Y algunos de los blogueros-tuiteros más influyentes: desde Ignacio Escolar a Virginia Pérez Alonso, pasando por Antonio Fraguas, José Luis de Vicente, Stéphane M. Grueso o Kurioso. No podían faltar cuentas de pensadores contemporáneos como Naomi Klein, Klaus Werner, Michel Bauwens (P2P Foundation) o Noam Chomsky. Ni activistas que luchan por otro orden económico, como Jordi Calvo o Esther Vivas.

También incluí algunos experimentos wiki, como el Wikipartido o la Wikiconstitucion que está siendo redactada desde Catalunya. Y para ser fiel al espíritu de rebeldía digital que sacudía el mundo y a la vocación internacionalista de Tweet4change incluí perfiles de la primavera árabe:  las cuentas de Alaa Abd El Fattah (uno de los cerebros de la revuelta de Egipto) o de Slim Amamou (el bloguero revolucionario que hoy forma parte del gobierno de Túnez). También estaba entonces Katerina Kitidi (la periodista griega que participó en el documental Deudocracia).

En estos meses he ido añadiendo a Tuiteros relevantes. Incluí todo lo referente a Occupy Wall Street (revista Adbusters incluída). También cuentas alternativas que informaron bien sobre los London Riots (@HeardinLondon), las protestas de los estudiantes chilenos (@camila_vallejo), la revolución de Israel (@Tent48) o la revuelta de Rusia (@OccupySPb). Las nuevas herramientas / proyectos salidos a la luz del 15M también (Goteo Funding, VBookcamping, 15M.cc…) han sido incorporados

Tweet4change irá creciendo poco a poco. Iré añadiendo a otros pensadores, activistas o blogueros (acepto sugerencias). Simplemente aspiro a que la gente, en una era donde algunos medios siguen intentando imponer su verdad,  esté bien informada. Tweet4change será siempre una herramienta abierta, sencilla, colaborativa. Un farola más en el camino.

Realidad (15M) aumentada

La acampada BCN ha vuelto a conquistar la plaça de Catalunya de Barcelona. Se pueden ver carteles con caras de políticos. Mariano Rajoy, Ángela Merkel, Obama. Y al lado, las frases-consignas más populares durante el 15M. No hay pan para tanto chorizo. Viva el mal, viva el Capital.  Manos arriba, esto es un atraco. La plaza, de nuevo, convertida en una ágora, en un espacio público no estatal, en un rincón del procomún. En un cóctel transversal de conversaciones, subjetividades e ideas.  Si en estos momentos piensas que estoy desvariando y que en plaça Catalunya apenas hay una gigantesca pista de hielo incentivada por los políticos-mercaderes, sigue mis instrucciones.

1) Acércate a la plaza con un teléfono con internet.
2) Bájate una aplicación de la página de Spacevandals.
3) Merodea por la plaça. Entra en la web de Nohaypan
4) Navega a través de las siete pancartas geoposicionadas de la plaza.
5) Entra sin miedo en la realidad (15M) aumentada.

También puedes pinchar directamente en este link y disfrutar de la ciberacampada. Spacevandals justifica su proyecto.  “Nohaypan pero el circo continúa en Plaza Catalunya. Los políticos han acampado y por fin, tienen algo que decir. Esta aplicación es una instalación interactiva de Realidad Aumentada que ocupa virtualmente la Plaza Catalunya”.

La realidad, la pista de hielo-capital, el espacio público secuestrado, la ciudad patrocinable, desaparecen con esta aplicación. Dejarás de pensar que Barcelona es una provincia de Disneylandia. Que el ayuntamiento piensa que sus ciudadanos sueñan con patinar a lo West Side History en una urbe gélida, insulsa y prefabricada. Te recrearás en la ciberacambada, en el espíritu colectivo regresado. Platón tenía razón: la pista-realidad es una ilusión. Nos llega deformada, manipulada. Sólo existe la Caverna, nuestra realidad aumentada, ácida y social. Distinguimos las sombras, los fantasmas. Los espejimos irreales que llegan de fuera. Pero no existen tal como los percibimos. La República de Platón es contundente: Eso-Allá -Fuera es esquivo, usurpador, irracional, falsamente sensitivo. Darlo por verdadero sería un suicidio racional.

Tranquilo: la invasión nórdico-bárbara del clima mediterráneo, esa dictadura de hielo navideño, no existe.  Space Vandals nos ha devuelto la realidad. Lo real-racional. La plaça Catalunya vuelve a ser ella. Vuelve a ser nuestra. ¡Temblad ciudades estáticas, urbes privatizadas, falsas sombras de la polis! La ciudad aumentada, el infinito crepitar del 15M en 3D, la urbe de código abierto de indivíduos en red, dinamitarán de una vez por todas el entretenimiento basura. Jamás patinaremos sobre la nada, sobre los residuos post-capitalistas, sobre la superficie rayada de las instituciones.
El activismo 3.0 – códigos, móviles, diálogos aumentados – ha llegado para derretir el hielo de la prehistoria democrática. #nohaypan, pero tenemos #ciberacampada.

Una persona, un voto (digital)

Una persona, un voto. Eslogan redondo. Y una petición clara: reformar la ley electoral de España. La convocatoria de Democracia Real Ya para las movilizaciones de mañana es el resultado de la inercia de este trepidante año 2011. Del 15M al 15O. Del 15O al 18D. Mañana saldrán a la calle, de nuevo, los protagonistas del movimiento 15M. Juntos, revueltos, mezclados, dispersos. Los activistas  – personajes del año de la revista Time -, ciudadanos analógicos, votantes descontentos.  Todos a una clamando por otra ley electoral más representativa. Una persona=un voto. Parece de cajón, ¿no? Pues España está lejos de tan elemental principio representativo. Con otra ley electoral, el Partido Popular habría obtenido 28 diputados menos. El PSOE, 8 diputados menos. Equo habría conseguido 3 (no tiene ninguno).

Una persona=un voto. Necesario pero no suficiente. Hay mucho más en juego. El blog  Alterglobalización destaca que el 18O es un primer paso para “posibilitar que los votos de las personas puedan decidir sobre cuestiones claves como referendums”. Participación 2.0, vaya. Me gustaría insistir en el detallito digital. ¿qué pasaría si existieran mecanismos para que los ciudadanos participasen en las decisiones políticas? ¿En todas y cada una de ellas? A más de uno ni le interesa la respuesta. Lo más divertido del asunto es que ya hay tecnología para ello. “La única barrera para el voto electrónico, hoy por hoy, es la Ley Electoral”. La frase no es de ningún perroflauta antisistema. La pronunció Juan Gil-Ortega, director de procesos electorales de Indra, uno de los gigantes tecnológicos de España, hace cuatros años en una entrevista.

Lo más curioso es que España proporciona la tecnología de recuento electoral a países como Francia o Inglaterra. Indra se tira el pegote constantemente. Presume de tener el mejor, más rápido y eficaz sistema de recuento del mundo. Existe, incluso,  tecnología para establecer un sistema híbrido de voto presencial y electrónico. Indra la tiene. Y otros. La empresa catalana Scytl también ofrece una alternativa de voto digital. Algunos países del mundo, como Brasil,  tienen un sistema de urna digital. En casa del herrero, cuchillo de palo. En casa de uno de los países más activos con smart phones del mundo, papeletas paleolíticas (cada cuatro años, claro). 

Conclusión-De-Cajón: la única barrera para una democracia digital es una decisión política. El Estado de Oregon, en Estados Unidos, usará el tablet IPAD de Apple para que los discapacitados voten. Tecnología sobra. Insisto: falta apenas voluntad política. Por eso el 18D es el principio de algo. De otra presión. De otra ley electoral. De iniciativas como  Demo4punto0, que Democracia Real Ya está defendiendo para incentivar la participación política. De nuevo, una idea simple, redonda. Vota desde casa cada decisión política. Cada 100.00o votos digitales descontarían una silla de diputado en el congreso en dicha votación (no físicamente). Los políticos seguirían existiendo. Pero la voluntad popular se incorporaría en real time a esta democracia en obras.