BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Entradas etiquetadas como ‘veterinarios’

¿Cómo sería un mundo sin veterinarios? (y siete retos de la profesión veterinaria)

Os confieso que hace unas semanas que quería mostraros este vídeo que llegó con el arranque del nuevo año, pero casi se me traspapela. Aún tiene todo el sentido verlo, así que aquí os lo traigo.

Parte del Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña
, que plantea cómo sería un mundo sin veterinarios en para intentar poner de manifiesto la importancia de la profesión ante toda la sociedad. Algo que no debería ser preciso hacer, pero que es cierto que resulta necesario.

El vídeo, realizado con entrevistas a varias personas que están con sus mascotas en la calle, pretende promover la reflexión en torno a la necesidad de la profesión veterinaria, así como fomentar el debate sobre la atención a los animales de compañía, pero, también, sobre la salud y la seguridad alimentaria.

Ya os he dicho con frecuencia en el pasado que los veterinarios son nuestros aliados para mantener sanos y felices a nuestros animales, también para mejorar la salud de toda la población por relación directa. Como en todos los oficios hay cosas a mejorar, algunas que están en sus manos y otras que no. Como en todos los oficios hay también garbanzos negros y grises. Pero en cualquier caso eso no debe ensombrecer su valor, lo necesarios que nos resultan.

(GTRES)

La iniciativa me gustó porque no se limitaba al vídeo. Los veterinarios catalanes también crearon una serie de retos que ellos debían afrontar. Siempre es bueno hacer autocrítica e intentar mejorar. Son los siguientes:

  • Promover un uso racional de los antibióticos para el control de enfermedades. Los veterinarios afrontan el nuevo año con la necesidad de la adopción de medidas de control más estrictas ante las resistencias antimicrobianas ya detectadas y de las nuevas que se detectarán.
  • Vigilar el incremento de las enfermedades infecciosas. El incremento de la incidencia de enfermedades parasitarias, infecciosas y de zoonosis transmisibles está relacionado con el fenómeno del cambio climático, pero, también, al incremento de la movilidad global de animales y personas.
  • Motivar una mayor colaboración entre profesionales de la salud. Se impone la necesidad de una colaboración más estrecha con todos los colectivos profesionales de la salud, para generar sinergias y trabajar de una manera más eficaz en la prevención y el control de enfermedades, y para una promoción de una mejor salud global.
  • Potenciar el apoyo a las facultades de veterinaria. Ofrecer una visión más amplia de las oportunidades profesionales para los estudiantes de veterinaria y mejorar el apoyo para los veterinarios tras superar la licenciatura para garantizar el ejercicio profesional en todos los ámbitos y con las mejores condiciones posibles.
  • Ampliar el apoyo a los profesionales de veterinaria. Hacer un seguimiento profesional del sector veterinario para evaluar las dificultades del ejercicio de la profesión, establecer un seguimiento de las condiciones de trabajo y crear una “ventanilla única” para asesorar y promover oportunidades profesionales.
  • Revisar el marco regulador de las empresas veterinarias. Para garantizar la coexistencia de diferentes modelos comerciales, pero, también, para garantizar la profesionalidad en estos entornos comerciales y, al mismo tiempo, explorar las implicaciones para la regulación de nuevas tecnologías, como la telemedicina.
  • Mejorar la percepción de la sociedad y la incidencia pública. Especialmente para promover el valor de la atención veterinaria y la comprensión de los usuarios sobre los costes y las tarifas veterinarios. También, con el objetivo de desarrollar una agenda local y global de actuaciones lideradas por los veterinarios en temas o ámbitos la salud pública, la educación y la regulació

¿Cómo saber si nuestro gato está enfermo?

No es nada sencillo darse cuenta de que nuestro gato está enfermo, resulta demasiado frecuente que no nos percatemos de que algo pasa hasta que está bastante grave. Los gatos son animales que suelen guardarse sus dolencias, que no muestran síntomas demasiado visibles de que algo les pasa. Son duros y sufridos en su mayoría, por decirlo de una manera coloquial y no demasiado exacta.

Además, no pisan el veterinario con la asiduidad que sería recomendable. Para muchos de ellos el viaje a la consulta es muy estresante, incluso el simple hecho de introducirles en el trasportín puede ser una guerra (de cómo acostumbrarles a entrar en él ya hablaremos otro día), se pasa por alto la vacunación y el obligatorio chipado con mucha más frecuencia de lo que sería recomendable.

Otro factor que no ayuda precisamente a localizar sus enfermedades en sus primeros estadios. Por eso es especialmente importante que sus propietarios (compañeros de piso desde el punto de vista de los felinos) estemos especialmente atentos. Hay determinados comportamientos que no debemos pasar por alto y que son motivo siempre de una visita al veterinario.

Un ejemplo es ver que el animal se limpia en exceso o deja de acicalarse. Los cambios en esos patrones de conducta de aseado deben alertarnos.

Los gatos duermen muchas horas, pero si nos parece que duerme aún más de lo habitual no está de más observarlo. Igual que si le notamos más apático o con más tendencia a esconderse, también si torna a ser irascible.


La pérdida de peso es otro motivo de alerta, que muchas veces está asociado a los tan comunes problemas renales que desarrollan con la edad. Beber demasiado, orinar mucho o muy poco también son signos de alerta.

Obviamente los estornudos, toses que no se van o respiración con dificultad, los vómitos, diarreas, estreñimiento o sangre en las heces también deben alertarnos.

Es obligado acariciarles con frecuencia por todo el cuerpo.
Dedicarles tiempo y mimos nos cuidará a distinguir bultos en el cuerpo, perdida de lustre en el pelaje, heridas, uñas que crecen erróneamente causando dolor, problemas en los ojos u oídos…

Los veterinarios son nuestros aliados
para que nuestros animales gocen de buena salud. Es una obviedad, pero resulta preciso recordarlo. Eso de que el tiempo lo cura todo, tal vez sea cierto con el mal de amores, pero no con muchos problemas de salud, que pueden complicarse, cronificarse o tener consecuencias fatales.

Por eso tampoco sobra recordar que el IVA que se aplica a los animales de compañía es el de los artículos del lujo, algo inconcebible cuando hablamos de un servicio de salud que tiene implicaciones con la salud humana. Sobre todo cuando se da el agravio comparativo de que el IVA de los animales destinados al consumo humano es el reducido.



La belleza que acompaña al texto se llama Olivia
y fue rescatada mientras vagaba por la calle por la que actualmente es su familia de acogida.

Tiene alrededor de un año y medio y parece tratarse de un abandono: mansa, cariñosa, buenaza como ella sola y muy confiada con la gente, busca tu mano todo el rato para que la acaricies, y es increíblemente tranquila. Como ves, es un bellezón con un pelaje único. Urge su adopción ya que su acogida no puede hacerse cargo de ella durante mucho tiempo. Se merece un hogar donde vivir tranquila y feliz, repartiendo amor a esa familia que la elija para siempre.

Se encuentra en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunas, desparasitada y castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

“Me duele cuando leo que los veterinarios no amamos a los animales, que sólo nos importa el dinero”

Hace poco descubrí, no lo sospechaba, que los veterinarios son los licenciados peor pagados. Mi colega Jonattan Rodríguez preparaba un temita sobre profesiones que nacen del amor a los animales y me lo dio a leer antes de publicarlo.

“No puede ser”, le dije incrédula. “Será entre las profesiones sanitarias”. “Que no, que no”, me contestó tras volver a consultarlo, “y yo que creía que el periodismo estaba mal”.

Así lo contaba en su tema:

No corren los mejores tiempos para los ‘médicos de los animales’. Una profesión que, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), tiene a los licenciados peor pagados de España. Las cifras anuales –a enero de 2017– desvelan que cobran un salario medio de 1.063 euros. Además, en la actualidad hay más de 30.000 veterinarios en activo.

Ángel Jesús Rodríguez Peña, veterinario con más de 20 años en la profesión, confirma que hay un “enorme superávit de veterinarios en España lo que implica sueldos bajos y escaso trabajo. No es una salida laboral para el que busque ganar dinero”.

El doctor Rodríguez actualmente es director de la Clínica Vetersalud, cree que la vocación debe ser una premisa fundamental para este empleo. “Solo lo recomendaría a quien el corazón le dice que debe hacerlo y está dispuesto a los enormes inconvenientes que tiene la profesión por desarrollar su pasión“, como por ejemplo un IVA que trata la salud de los animales de compañía como un objeto de lujo.

Impuestos abusivos para aquellos que ejercen como autónomos, chantajes emocionales de clientes, ver a animales en manos poco apropiadas y poder hacer poco o nada al respecto, enfrentarse a situaciones muy difíciles, encontrarse a vecinos que creen que la clínica es una protectora de animales, el desgaste del trato con la enfermedad y la muerte, haber querido ayudar en alguna perrera y protectora y haber salido trasquilado por un elevado grado de exigencia o fanatismo de alguien concreto… He podido hablar a lo largo de los años con veterinarios de animales de compañía que me han trasladado todas estas problemáticas.

(GTRES)

También me he encontrado alguno que ha supeditado su amor por los animales por un sueldo estable y trabajan en control de calidad de alimentos, en mataderos… en sitios necesarios pero que jamás hubieran creído cuando estudiaban la carrera.

Sobra decir que hay malos profesionales en este oficio como cualquier otro, incluido el mío por supuesto (el vuestro seguro que también). Veterinarios que elevan injustificadamente precios, que miran a otro lado olvidando la ética por no complicarse la vida, que desaconsejan adopciones o esterilizaciones, que no están actualizados, que se han hecho inmunes al sufrimiento animal y todo les da igual. Incluso los hay que cometen actos delictivos. Hace poco en este mismo blog asomaron unos que trapicheaban con perros de rehala, en ocasiones robados. Pero la mayoría ejerce su trabajo lo mejor que puede, equivocándose como hacemos todos, por falta de experiencia, por cansancio, por mala suerte…

Y a todos esos veterinarios que se esfuerzan por hacer bien las cosas les tenemos en menos consideración de la que deberíamos. No nos cansamos de decir que nuestros animales son nuestra familia. Pues la salud de esos miembros de nuestra familia se la debemos en gran medida a ellos. A veterinarios de barrio como el mío, que accedió a venir a casa a dormir para siempre a mi perra, de treinta kilos, y luego llevársela a fuerza de brazos mientras yo me quedé llorando (siempre se lo agradeceré). También a los especialistas con los que nos cruzamos siempre más de lo que quisiéramos y a aquellos que no conocemos y trabajan e investigan para desarrollar mejores tratamientos, vacunas, alimentos… que se traducen en un mayor bienestar animal.

Recordaba aquella conversación con Jonattan y las reflexiones que me desencadenó, cuando leía los textos son del doctor Jorge Llinás, que publicó en su página de Facebook y en en el Instagram del Hospital Veterinario Valencia Sur que dirige.

Llegué a Llinás porque es uno de los veterinarios especialistas colaboradores de Elite Veterinaria, un proyecto solidario del que os hablé no hace mucho. Y le leía y veía el amor por los animales y la sensación de incomprensión, de sentirse solos. Así que hoy escribo por ellos, por los que son como Llinás, porque muchos sí les entendemos y agradecemos sinceramente su labor.

Me duele cuando leo que los veterinarios no amamos a los animales , que sólo nos importa el dinero… no podemos generalizar una experiencia o un caso concreto.

Nuestra profesión sufre uno de los mayores índices de suicido en el mundo y no es porque estemos locos, es porque sufrimos por nuestros pacientes, nos desvivimos, dejamos a nuestros amigos y a nuestras familias… la carga es enorme.

Hoy he vuelto a perder a un paciente al que operé hace días en estado crítico a pesar de superar una delicada intervención. Tras dormir 14 horas en tres días y seguir luchando con él, cuando ya parecía que lo conseguíamos ha fallecido; una vez más vuelvo a vivir esta cruel historia, vuelvo a desgastarme emocional y físicamente como lo hacen muchos de mis compañeros cada día… veterinarios de toda España que luchan como espartanos por salvar una vida más, que lloramos por dentro con cada caso de maltrato y de abandono
Hemos elegido nuestro camino y no nos arrepentimos pero hay momentos en que nos sentimos solos.

No somos héroes, no salvamos el mundo ni vamos a ocupar portadas o abrir informativos pero queremos salvar a los animales que viven en él.

Desde nuestra infancia mostramos una especial sensibilidad y un fuerte vínculo con la naturaleza y el medio en que vivimos. Entendemos la tristeza, el dolor y el amor de un animal sin que necesite hablarnos.

No te equivoques. Nosotros no quisimos ser médicos, no quisimos ser futbolistas, abogados, ingenieros o dentistas. Nosotros solamente teníamos un sueño, el de curar animales y por eso hoy miramos atrás y nos sentimos especiales por haber elegido el camino más difícil sin esperar más reconocimiento que el poder ayudar a los que solamente nos lo agradecerán en su corazón y el nuestro.

Elegimos cumplir nuestro sueño de ser veterinarios.

Quiero dedicar estas palabras a Mogly y su familia , especialmente a Jessica …lo siento , no lo he conseguido , el viernes realizamos muchas cirugías increíbles a pacientes que se recuperan con éxito hoy pero siento un profundo dolor porque Mogly nos dejó ayer por la tarde , tenía 19 años y se le detectó una gran masa en el mediastino craneal …la plataforma eliteveterinaria.org contactó con nosotros para intentar darle una oportunidad porque cada vez respiraba peor y viajaron desde Granada …le hicimos todos los estudios necesarios incluyendo tac y decidimos intentarlo …la noche previa pensaba que tenía que hacer la operación mucho más rápido y más preciso de lo habitual para poder darle la oportunidad a un paciente en ese estado …y así lo hice ..40 minutos …sin un gota de sangre …esternotomia cerrada y toda la esperanza del mundo por haberlo conseguido pero así es la medicina , Mogly entró en parada horas después y a pesar de someterlo a ventilación asistida y el esfuerzo de todos mis compañeros…36 horas más tarde nos dejaba sin remedio Nunca os voy a olvidar, no habéis tenido un reproche hacia mi ni hacia el hospital y habéis demostrado una calidad humana y un amor dignos de admiración, siempre en mi corazón

Una publicación compartida de Jorge Llinás Ceballos (@jllinasceballos) el 8 de Oct de 2017 a la(s) 2:46 PDT

“Es increíble que esté gravado con más IVA curar a un perro o a un gato que ir a un concierto, al teatro o a los toros”

En septiembre de 2012, vinculado a la crisis, se subió el IVA veterinario en nuestro país del 8% al 21%. Una medida que hizo que muchos protestáramos, porque le hacía un flaco favor a los animales y porque suponía un agravio comparativo con el IVA de la rama de veterinaria dedicada a la ganadería, que pasó del 8% al 10%.

Es una pésima noticia de la que pronto hará un lustro sin que se haya puesto remedio. Por eso somos muchos los que seguimos protestando. Los últimos, la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) en una nota de prensa:

En España “tributa más curar a nuestras mascotas que la fiesta y las copas”, pues los servicios veterinarios pagan impuestos “como bienes de lujo” pese a que el 40 % de familias tienen al menos un animal en casa.

El pasado mes de octubre se aprobó una propuesta no de ley para bajar el IVA veterinario, en el 21% desde 2012, al 10% pero, en palabras de Jaime Díaz, gerente de AMVAC, “un año más, los veterinarios clínicos de animales de compañía volvemos a ser los grandes olvidados en los Presupuestos Generales. Los únicos sanitarios que mantenemos el 21 % en nuestras consultas”.

Díaz cree que es “increíble que esté gravado con más IVA curar a un perro o a un gato que ir a un concierto, al teatro o a los toros”, cuando el último informe sectorial facilitado por esta organización cifra en más de 20 millones el número de animales de compañía en España.

La subida de 2012 provocó el cierre de 730 centros veterinarios en España, lo que desde entonces ha afectado no sólo al personal de las propias clínicas, sus clientes o sus mascotas sino “a la sociedad en general y a la salud pública”.

Ello ha motivado que “desciendan los tratamientos preventivos en mascotas para controlar enfermedades infectocontagiosas y parasitarias, lo que puede llegar a traducirse en problemas sanitarios importantes” ha advertido el gerente de AMVAC.

En la actualidad “muchos propietarios obvian las revisiones y las vacunas de sus mascotas” a pesar del riesgo de algunas enfermedades animales que pueden afectar a los humanos y “en este sentido, las visitas periódicas al veterinario son la única garantía real para la salud pública”.

Una subida del precio en vacunaciones, desparasitaciones, chips, esterilizaciones, etc. redunda en más abandonos, animales peor atendidos, más camadas indeseadas, zoonosis…

La veterinaria de animales de compañía es salud, tanto para los animales como para los humanos.

Y la salud no es un lujo, por mucho que pronto haga cinco años que como tal se la considera en términos impositivos.

Su salud no es un lujo, el IVA veterinario no debería ser del 21% y se debatirá en el Congreso en octubre

Hace exactamente cuatro años se subió el IVA veterinario de ganado del 8% al 10% y el de animales de compañía al 21% modificando la Ley 37/1992. Una barbaridad que estoy convencida de que se ha traducido en menos esterilizaciones, más abandonos, animales peor atendidos… Pero nadie se va a molestar en hacer los cálculos. No interesa.

Ya es su momento fuimos muchos los que protestamos, porque su salud no es un bien de lujo.

al1

Coincidiendo con este aniversario, dos diputados de Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA),  que está compuesta por diputados y senadores y de la que tengo pendiente hablaros hace tiempo, han registrado un Proposición No de Ley en el Congreso que solicita la rebaja del IVA para servicios veterinarios, del tipo normal, 21%, al tipo reducido, 10%,.

Esos dos diputados, ambos de Esquerra, son Ester Capella  y Joan Capdevila, veterinario de profesión, que sostienen que la subida de los precios en este sector ha provocado “un dramático incremento del abandono de animales, con la consiguiente consideración ética, social y humanitaria”.

El informe de la Fundación Affinity respecto a 2015 que ya os comenté aquí en su momento apuntaba a que el 12% de los abandonos tenían una causa económica.

También se recuerda que “47,8% de los hogares españoles convive un animal de compañía” y que, a pesar de ello, la “disminución de ingresos de las clínicas se estima del 6,3% (2013), según datos de Veterindustria”. El sector veterinario “es el único que en términos fiscales no tributa como otras profesiones consideradas de ámbito sanitario”. Por ello, se prevé este debate para el Pleno del Congreso de los Diputados del 4 de octubre.

Estaré atenta.

Lee el resto de la entrada »

La importancia de elegir un buen veterinario con precios razonables

image
No hace mucho hablaba en una sobremesa con una amiga que acaba de adoptar una perrita sobre su experiencia con dos veterinarios. Al primero que acudió le pedía una iguala (pagar un fijo de dinero, en este caso en un periodo trimestral) a modo de seguro sanitario privado para cubrir enfermedades y accidentes del animal. Las vacunaciones no entraban. Y tampoco la esterilización, por la que quería cobrar quinientos euros. Una barbaridad.

Con esos precios no podemos tener un perro le dije a mi marido”, me contaba ella. Menos mal que preguntaron en la protectora en la que la cogieron y les recomendaron un veterinario que, sin igualas, les cobró ciento veinte euros por la esterilización. Algo mucho más razonable.

Su historia me recordó un correo previo que me mandó un familiar con una experiencia similar.

No habíamos cambiado nunca de veterinario, lo teníamos en Villalba porque teníamos iguala, pero este año, al ver que son unos sinvergüenzas hemos decido dar de baja la iguala y no demorar mas lo que ya hacía tiempo que teníamos en mente: esterilizar a Roko.

El detonante ha sido que llevaban tres años diciéndonos que teníamos que hacerle limpieza bucal. A mí siempre me daba miedo por lo de la anestesia general pero este año después de hacerme sentir como una degenerada por tener al perro en esas condiciones, decidimos pedir el presupuesto y nos dicen que como un favor y con el descuento por lo de la iguala, la limpieza sale por cuatrocientos y pico euros. Dijimos que sí, pero al recapacitar y buscar segundas opiniones nos dimos cuenta que era un robo, como tres veces más de precio que en cualquier otra clínica. Incluso le pregunté a una amiga que es veterinaria y alucinó.

Total, que hemos decidió dejar de llevar a los perros a un sitio en el que los “profesionales” que allí ejercen anteponen las ganancias de la empresa a cualquier otra consideración.

Al llegar al de al lado de casa les comentamos todo y nos han dado presupuesto. Empezaremos con la castración y con respecto a lo de los dientes, además de ser un precio que está dentro de los que estábamos viendo, el veterinario ha dicho que tampoco lo ve demasiado urgente, que sí, que sería recomendable hacérselo pero tampoco urgentísimo.

Ya ves, me queda la cosa de pensar que con esta actitud por parte de algunas clínicas pueda  existir más casos de abandonos.

Imagínate  las situación: tienes un perro, te dicen que es urgentísima una operación de cuantrocientos euros, que si no se la haces vas a tener que operarle por problemas digestivos y que eso te va a costar mucho más dinero, por no hablar de lo antihigiénico y peligrosísimo que es para ti, tu marido y tu hija tener contacto con un animal que tiene la boca llena de gérmenes.

Bueno, pues si hay que hacérselo y te lo puedes permitir sacas el dinerillo de la cuenta que tienes para los imprevistos.

Ahora, una familia con recursos  limitados que no son capaces ni de hacer frente a los gastos mensuales diría: “Sintiéndolo en el alma, no podemos hacer frente a esto y tampoco podemos arriesgarnos a que nos pase todo lo que nos están diciendo. Vamos a deshacernos del perro”.

¿Ves el peligro? Al menos yo lo veo así y me da muchísima rabia.

Pues sí, veo el peligro. Y sí, lo de algunos veterinarios no tiene nombre. Tendría que haber un listado, tal vez un rango, de precios recomendados para las intervenciones y tratamientos más habituales por parte de los colegios veterinarios de cada comunidad autónoma para que la gente supiera a qué atenerse. Es obvio que ellos entienden que deben dar servicio a sus colegiados, no a la ciudadanía. Me parece un error. Una cosa no tiene que estar reñida con la otra.

Si yo sé, porque el colegio de veterinarios lo tiene publicado, que el precio de la consulta oscila entre veinte y cuarenta euros y la esterilización entre ciento veinte o ciento cincuenta, si elijo ir a la súper clínica de la calle Serrano en la que tienen que pagar un alquiler desorbitado y todo vale el doble pero me reciben con té y pastas, pues ya es cosa mía.

Y se evitaría que muchos se aprovecharan de la gente y un cierto porcentaje de abandonos o desatención veterinaria.

Mientras eso no exista, la mejor opción antes de elegir clínica veterinaria es preguntar: preguntar en protectoras cercanas por clínicas recomendadas, preguntar (no sólo por precio) a la gente del barrio con perro, preguntar antes de ir con el perro en las clínicas que nos han recomendado el precio de una esterilización y una consulta. Incluso rastrear por sí acaso en internet, a ver si se dice algo de esa clínica en concreto.

Es terrible que el gobierno elevara al 21% el IVA veterinario, ya elevé mi voz por ello en su momento, hay magníficos profesionales de la salud animal, pero es una pena que haya tantos que sólo parezcan preocupados por llegar a pagar holgadamente la letra de su nuevo Mercedes.

Que sí, que es más importante su calidad que el precio cuando hablamos de la salud, pero sólo hasta cierto punto. Y no nos tiremos el pisto, que nada justifica cobrar tres veces más de lo normal por poner unas vacunas, un antibiótico o quitar unos testículos. Y si nuestro perro o gato necesita un especialista por algún problema de salud muy determinado, pues ya lo buscaremos y pagaremos lo que valga.

Eso sin votar que cualquier veterinario mínimamente consciente de la problemática animal existente facilitaría las esterilizaciones con precios razonables y no elevándolos hasta el infinito y más allá.

***

Esta perrita que verse en la imagen fue abandonada bajo la lluvia en la puerta de una buena persona que no ha querido mirar a otro lado y la ha acogido. Tiene unos tres meses. Será de tamaño mediano, mestiza, es extremadamente cariñosa.

Está en Cardeña, Córdoba. Necesita con mucha urgencia un hogar definitivo o un lugar de acogida.

Contacto: 680615305
image

El IVA veterinario y el derecho al pataleo

xatti posturitasEn su momento os lo conté, cuando se subió el IVA, también afectó al de las facturas veterinarias. Desde el 1 de septiembre pasó del 8% al 21%.

Como han pasado pocos días del Día Mundial del Veterinario entré en la petición de Change que se hizo y veo que se necesitan poco más de 3.000 firmas para obtener las 50.000 que buscan. ¿Me ayudas a difundirlo a ver si lo conseguimos?

No es que se vaya a lograr nada, bien sé que el Gobierno no va a recapacitar y que el IVA se va a quedar en el 21% aunque nos parezca una barbaridad. Pero difundirlo y firmar es una manera de que se sepa, de protestar, de que nos quede al menos el derecho al pataleo. Insisto: de que se sepa.

Dar asistencia veterinaria a los animales debería estar subvencionado, NO CASTIGADO con el 21% de IVA. Los particulares con problemas económicos y las protectoras lo vamos a tener aun más difícil, y lo van a sufrir los pobres animales que son los que no tienen culpa.

PORQUE CURAR O ATENDER A UN ANIMAL HERIDO O ENFERMO ES UN DEBER LEGAL Y MORAL, NO UN CAPRICHO NI UN LUJO.

¡¡¡FIRMA Y PÁSALO!!!

En las imágenes tenéis a Xati, un cruce bóxer de unos 7 años al que encontraron prácticamente muerto. Le utilizaron para peleas, probablemente como sparring, tenía mordeduras por todo el cuerpo. Con mucho esfuerzo y atenciones veterinarias salió adelante, ahora necesita un buen hogar, uno en el que no haya otros animales. Está recogido por Granfamilia.org.

Contacto: contacto@granfamilia.org

Casi el 20% de los dueños no lleva a sus perros y gatos al veterinario

pili5Hoy es el Día Internacional del Veterinario y lo primero que quiero hacer es felicitar a todos los que trabajan con vocación, que ponen precios razonables, que promueven la tenencia responsable de estos animales, que no se dedican a recomendar alegremente a sus clientes a que crían con sus animales o a que los desungulen, o a que les corten las orejas o el rabo por aquello del negocio.

Hay muchos buenos, hay muchos malos, hay unos pocos excepcionales, hay otros pocos a los que deberían untar con brea y plumas, como en todas las profesiones.

Feliway ha hecho un estudio aprovechando el día que es, desarrollado por la farmacéutica veterinaria CEVA, según el cual el 18% de las propietarios de animales de compañía no los llevan al veterinario nunca, ni siquiera a poner las vacunas. Unos incívicos y unos irresponsables. 

Mandan una serie de consejos, entre los que me gustaría traeros cuatro que me parecen recomendables (y de pura lógica, pero la pura lógica es algo que a veces hay que recordar a la gente).

Vacunación para prevenir y proteger. Éste es el lema de la campaña del Día Mundial del Veterinario, ya que mantener al día todas las vacunas, desparasitaciones y cuidados que requiere la mascota según su raza, edad y tamaño es vital. De esta manera, no sólo se protege su salud, sino también la de las personas que conviven con ella, y es que ciertas enfermedades que afectan a los animales pueden transmitirse a los humanos (zoonosis).

Aparte de ser un centro de salud animal, las clínicas veterinarias son el mejor lugar de referencia y de consulta sobre todo lo relacionado con las mascotas. De esta manera, se recibe información científica veraz y contrastada de primera mano sobre los últimos tratamientos y productos, así como consejos y pautas alimentarias.

Planificar la cita al veterinario de la forma más adecuada. Acudir a la clínica veterinaria se convierte en una situación delicada para las mascotas, y aunque muchos dueños lo desconocen, los niveles de estrés en los animales aumentan manifestándose a través de arañazos o marcajes de orina. Por ello, CEVA recomienda llevar a la mascota al veterinario en un trasportín acondicionado con una mantita y alguno de sus juguetes preferidos, así como rociarlo con productos que reduzcan el estrés para que el animal, sobre todo si es un gato, se sienta en un ambiente familiar. También ayuda consentirle con alguna golosina al acabar la visita como recompensa y hablarle en un tono de voz suave.

La prevención es el mejor tratamiento para cuidar la salud de las mascotas, por ello, una de las claves para detectar problemas en ellos es la observación y no esperar a que ocurra algo grave para acudir al veterinario. Sólo así se evitarán problemas mayores además de conseguir que poco a poco el animal se acostumbre a este tipo de visitas y no las asocie a dolor.

pili4

En la imagen tenéis a Pili. Me dicen que lleva muchos meses en la protectora y solo pueden decir cosas buenas de ella: “es una alegría de perrita, es cariñosa, simpática, juguetona, alegre…. Nos encantaría poder ver a Pili en otro sitio diferente a una jaula”.

Contacto: elarcadenoecordoba@gmail.com

“What I Killed Today”

Sobrecogedor. Un amigo y mentor me envía un blog llamado What I Killed Today (qué he matado hoy), en el que un veterinario vegano, compasivo y animalista recoge desde 2005 todos los sacrificios de animales que se ve obligado a hacer.

Yo trabajo con un montón de animales salvajes heridos. También animales no silvestres que están sufriendo mucho. A veces yo tengo que eutanasiarlos. Decidí registrar cada animal que eutanasio aquí.

Afortunadamente, la gran mayoría de los casos son animales muy enfermos y/o ancianos, para los que era la mejor solución.

Pero también hay algún caso de sacrificio sin sentido:

Saturday, January 05, 2008

# Un viejo gato de 12 años. No sé porqué. No me dieron ninguna historia. Nada aparentemente estaba mal. Me cuestioné a mi mismo y la situación intensamente.

Y es que los dueños de animales somos como los patriarcas de la antigua Roma. Tenemos el poder de la vida y de la muerte sobre nuestros animales.

Y yo no acabo de estar de acuerdo.

¿Por qué podemos sacrificar un animal sano sin que nadie nos pida explicaciones?

Hay muchos que me preguntan que por qué, con ese amor que tengo por los animales, no he sido veterinaria. Pues ahí tienen un motivo.

Acabaría mandando a la mitad de mis clientes a la mierda.

El mérito de los buenos veterinarios, y conozco unos cuántos, es mayor del que la gente cree: son psicólogos con la gente que ama a sus perros y gatos, reciben animales abandonados y perdidos continuamente, se enfrentan a dueños poco dispuestos a gastar un euro en su animal enfermo… y tienen que tomar decisiones difíciles demasiadas veces.

Ojalá todos los veterinarios fueran así, por mucho desgaste que implique. Un buen veterinario puede hacer mucho bien.

Sobra decir que uno malo, mucho daño.

———-

El perrito de las fotos, casi un cachorro, es Zico. No encuentra adoptante y sigue creciendo día a día.

Está en un hotel de mascotas en Salamanca, bien atendido pero falto de cariño.

Tiene un caracter buenísimo, es muy cariñoso, es una pena que continue sin una familia.

Contacto: branyfeng@hotmail.com