BLOGS
Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

La vomitona en la piscina más glamourosa en ¿Quién quiere casarse con mi hijo?

Me jode decirlo, porque puedo cargarme mi fama de despellejador pero Luján Argüelles estaba muy guapa con ese abrigo gris perfilado.

Eso sí, como sigan poniéndole luz en la cara, con esos ojos almendrados del tamaño de un melón va a acabar pareciendo que se ha escapado del Área 51.

En esta edición de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? vimos el momento en que las madres se van a la residencia a acabar sus días entre purés y partidas de Cinquillo. Ah, no, que luego volvían, porque en realidad iban de misión a rescatar a una/o de los expulsado/as.

 

RAFA

El glamour de los sándwiches de margarina (CUATRO)

El glamour de los sándwiches de margarina (CUATRO)

A la madre de Rafa no le moló que echara a Dely, después de haber hablado de ella como el culo. Y cuando Rafa la echó hizo un análisis psicológico de la muchacha que lo podría haber presentado en una carpeta de las que tienen arriba un clip y se cuelgan a los pies de la cama.

La madre, que habla como si le hubieran dado de beber a Gunilla von Bismarck y la pusieran a recitar a Lorca, se fue unos días de la casa y el artista de la familia el miniRafa, se puso a montar una fiesta, que pretendía tener glamour, pero en la que sólo faltaban los sándwiches de chorizo con margarina para ser un cumpleaños de niños de diez años en los años ochenta.

Claudia, que ha salido en Interviú y todos se lo agradecemos, se llevó a Rafa a rastras a un dormitorio y se lo empezó a comer como si fuera una ostra: crudo y sin masticar.

Mientras, la muchacha exclusiva exótica estaba en el “ambiente de fiesta”, “dándolo todo bailando“. Pues, a ver, bailaba moviendo los brazos como si estuviera tejiendo una bufanda con mucha prisa.

Y claro, pasó lo que tenía que pasar, que vomitó en la piscina. Un jardín de 10.000 metros cuadrados y tuvo que vomitar en la piscina. El hermano artista de la familia se puso en plan tierno cuidándola y acabó tocando el vómito, momento en el que se le pasó el cariño echando hostias.

Una pena que no nos mostraran cómo se vomita con glamour.

La madre regresó con Dely, la choni, y con Franqui al volante. Franqui es el pequeño Nicolás de la carretera, una celebridad. Los Guardias Civiles de tráfico se hacen selfies con él.

Pero el caso es que llegaron a la casa y había más mierda que en el rabo de una vaca.

Al ver las botellas por todos lados Dely dijo “pero encima de marcas puercas“. Claro que sí, porque dejar la mierda por encima sí, pero solo cuando es marca fina.

La madre se volvió loca y empezó a tirar la mierda por todos lados. Era como Leo Bassi lanzando un zurullo a un ventilador.

“Ponadapoyaveis” dijo la madre cuando el resto de candidatas pusieron cara como de estar viendo a un perro violando a un hámster cuando supieron que Dely regresaba.

Luján acudió a la casa. De chivata, porque fue a ponerle las imágenes de la fiesta a la madre, a la que casi le dio un ataque de ansiedad cuando vio el vídeo. Es más, la mujer se puso a llorar porque le daba vergüenza lo que había visto.

“La calentura”, dijo cuando vio a Rafa intercambiar baba con Claudia. Joder, si les llega a ver a lo Pulp Fiction se queda tiesa en el sofá.

Rafa y su momento pelo cortinilla. Resulta que Rafa es como Pepe Oneto pero camuflado. Su pelazo es como el sobaco de un Yak, le cuelga por un lado lacio y asquerosillo.

Rafa hizo investigaciones sobre Sara, la exclusiva de belleza incomprendida. Dijo que era modelo que había desfilado en París y Milán, pero no es modelo, sólo ha hecho “muy pocos trabajos”.

Y no tienen una 36-38, como dijo. Oh, dios. “Es una vendemotos“, concluyó Rafa, que al parecer no sospechó nada porque en la primera cita dijera que hablaba francés y luego no entendiera una mierda.

Al artista de la familia le cayó una bronca.

Rafa le comentó a Sara que había hecho investigaciones sobre ella. En el mundo de la moda no la conocía ni la dependienta del Zara. A la exótica se le “vino el mundo encima”.

Así que Rafa le regaló una botella de despedida. Eso sí, era una botella “súper exclusiva”, pero Rafa no se quedó ni para despedirse. “Yo no voy a perder mi divineo, lo tengo hasta cuando duermo”, dijo la exótica, que se agarraba a la botella como Rose a la tabla en medio del océano tras hundirse el Titanic.

 

DAVID

La madre de David, encargando tareas (CUATRO)

La madre de David, encargando tareas (CUATRO)

La viente les dejó solos. Eso sí, con la lavadora puesta, con las sábanas cambiadas, para que las tendieran. Ah, y también les encargó  barrer, fregar, quitar el polvo, regar la tomatera… esta mujer se apuntó a lo de casar al niño para tener cuatro chachas.

A la mística no le moló una mierda lo de tener que currar: “estás diciendo que somos unas marranas“, le dijo, así, de forma sutil.

La madre de David tiene una baraja del tarot con su propia cara, pero falla más con las predicciones que usar una escopeta de feria para matar a un vampiro.

La madre vio hasta tocamientos. Pues sería David sacudiéndose la chorra después de mear, porque las noches en casa de David son sexuales como la primera comunión de Marcelino Pan y Vino.

Se presentó en la casa la poetisa pornográfica. No la recordaréis, pero no fue elegida en la primera ronda. Es de esas que no aceptan un no por respuesta. Eso sí, se hace querer, porque seis segundos después de entrar en la casa estaba ya de pelea de gatas con las otras tres.

Y claro, David tuvo que poner paz. Ah, no, perdón, que le dio “ansiedad”. David una vez se encontró al peluche de Winnie de Pooh peleándose con el de Snoopy y no fue capaz de separarles. Winnie murió con la fibra sintética de su interior desparramada por toda la cama. Horroroso.

La madre estaba detrás del regreso de la mujer de facciones marcadas. Las demás atacaron por donde más le duele a la madre, diciendo que Isabel, la mala, tiene mala energía. La mística la definió como “una mujer que bebe el agua de su misma cisterna”.

David se llevó a Mamen a otra cita, esta vez a un lago, porque la cita de las piñas no fue suficiente. Sí, que el lago estaba al lado de una zona marginal en la que no entraría ni Robocop escoltado por Batman, pero todo era muy romántico.

Creo que David la eligió por llamarse Mamen, por las connotaciones que eso tiene, pero le salió el tiro por la culata, porque la muchacha le leyó la cartilla por haber dejado entrar a la nueva.

“Júpiter ha entrado en el signo de Acuario y mira por dónde Isabel es Acuario“, le dijo más tarde la madre a David sobre la regresada, que es “conflictiva”, porque ella lee los rasgos y sus rasgos son “conflictivos”.

Y a continuación David tuvo que eliminar y echó a Mamen, porque según él “estaba sufriendo”. Da igual que la muchacha le dijera ochenta veces que ella no estaba sufriendo, él la veía sufrir y la largó.

“Mi madre no sabía nada”, dijo David, “no, no sabía nada“, ratificó la madre, que es vidente, pero no sabía nada.

El caso es que a la vidente le dio un disgusto y le regaló a Mamen un talismán que llevaba puesto y que tenía “toda su energía”. Teniendo en cuenta que se grabó en verano, lo que tendría el talismán, que iba sobre el tetamen de la madre, sería sudorcillo reseco.

 

DIEGO

Diego y su madre, viendo la orgía del primero (CUATRO)

Diego y su madre, viendo la orgía del primero (CUATRO)

Diego, ese director único y visionario, de hecho, único visionario de lo que rueda, y sus chicas se fueron a la compra justo antes de que Estrella, la madre, abandonara el nido.

El carro de la compra parecía el de un grupo de chavales de 18 años planeando un botellón. Parecía que fuera a llegar un huracán y estuvieran haciendo acopio de víveres, siempre y cuando los víveres ideales para un botellón fueran botellas de wisky barato.

Eso sí, no todo era barato: Ana, la Rusa, se compró papel higiénico de tres capas, extrasuave, de color, porque: “con cualquier papel no me limpio, el papel de una sola capa me rasca el culo”, dijo.

Vamos a ver, cariño, rusa que estás buena y tienes un ano gourmet, con el papel del culo de una sola cara no es que te rasques el asterisco, es que te la estás jugando: un poco más de presión de la debida y acabarás como si hubieras rebañado el bote de la nocilla.

Ah, que fino puedo ser cuando quiero. Es que hay dos cosas que igualan a todos los hombres y mujeres del mundo: las ganas de vivir y las ganas de cagar.

Total, que la broma de la compra salió por 335,66 euros, de los cuales 334 eran de alcohol y 1,66 de papel higiénico pijo. La madre dijo que lo pagaban ellas, que sacaran la pasta. No vimos como pagaban, así que deduzco que salieron de allí a lo Sánchez Gordillo.

Diego decidió montar una fiesta así que las chicas se fueron a maquillar. Y la fiesta estuvo a punto de montarse antes de tiempo porque Yasmina casi se trinca a Bea encima del lavabo. Estuvieron a punto de hacer suya la frase de Afrodita: ¡PECHOS FUERA!

Si hubiera estado allí, Llongueras podría haberles cortado el pelo con la tijera. No sé si mi metáfora se entiende.

Ya metidos en la fiesta fue acojonante ver a Ivana bebiendo alcohol a botijo. Esta mujer entra en una taberna de puerto y gana a cualquier estibador en un concurso de chupitos. Si es que con lo que bebe podría hacer de escupefuegos, solo que Ivana escupiría el fuego para adentro por no desperdiciar el alcohol.

En una de los lances Ana decidió coger una foto de la madre y pintarle encima un bigote y se cargó la fiesta, porque Diego toíto lo consiente menos que falten a su madre. Así que Diego, con una autoridad y firmeza fuera de toda duda, se puso a echarle a Ana un broncón, mientras Ana, preocupada, se ponía otro copazo.

Y llegó Bernardo, un amigo de Diego. “El nombre Bernardo da mucho juego“, dijo como carta de presentación. Entre eso y que llevaba las orejas como para agarrarse a ellas y hacer el cristo en las olimpiadas, se lo deben rifar en las agencias de seguros para darle un trabajo.

Bernardo se puso a confesar secretos de Diego, como que en 4º de la Eso se musculó como un luchador grecorromano. Lo que no contó es que el curso siguiente superó la adicción a los anabolizantes y se le pasó.

Se pusieron a jugar a la botella y les tocó besarse a Ana y a Ivana y después a Diego y Bernardo. Se dieron un beso con mucho cariño que ellas. Amigos heterosexuales: si besáis a un amigo por lo menos pon cara de asco. Aunque sea para disimular, tonto.

Yasmina decidió pasar a la acción y jugar al hielo, lo que viene siendo pasarse un hielo de boca a boca, como en la fiesta de la  bacteria viajera. No hay nada más divertido que compartir halitosis. Bernardo se puso cachondo que se le podía Bernardo por encima del pantalón.

Al día siguiente, mientras las muchachas dormían la mona pegadas como una zapatilla en el suelo de una discoteca, Diego se fue a recibir a Angie, la del pelo violeta “a la que esperaba con deseo“. Joder, pues sería deseo de morderla como al algodón de azúcar, porque se había puesto el pelo rosa.

“Cómo te pude echar”, decía Diego mientras le miraba el muslamen y el pantalón, que marcaba la hamburguesa con queso.

A Ana el regreso de Angie le dio “mucho asco“, pero es que a Ana le da asco todo lo que no sea Ana y un ano bien cuidado y suave.

La madre de Diego también vio la fiesta, pues Diego le puso el vídeo. La mujer estaba todo preocupada por la mesa, que si la rayaban, que si la manchaban… y cuando vio que Ana le pintaba el bigote se le pasó la tontería de la mesa de repente.

“Yasmina está lanzadísima… entra las dos hay mucho rollito, las bifásicas no me gustan, no me gusta nada”, dijo, mientras Diego se recreaba en las imágenes de Yasmina comiéndole el morro a Bea.

Bifásicas: Que se lo montan con hombres y con mujeres. Trifásicas: que se lo montan con hombres, con mujeres y con sus mascotas.

“Parecemos pájaros alimentándonos”, dijo Diego mientras la madre chillaba “es una orgía, es una orgía” en la escena del hielo. Me consta que Diego ha solicitado para uso personal las imágenes.

Finalmente Diego, para eliminar, se puso una camisa de camuflaje. Una camisa con la que podrías camuflarte en un cuadro de naturalezas muertas del siglo XVII. Que camisa más fea, por dios. Eso no tiene cojones de sacarlo ni Almodóvar en un personaje drogadicto en el remake de Jamón Jamón.

Eliminaba una candidata la madre y otra Diego.

La madre dijo que por ella eliminaba a Beatriz, pero que como respetaba a Diego, que eligiera él. O sea, marronazo para Diego.

El muchacho se cargó a Ivana, la favorita de su madre y una mujer que tiene niveles de alcohol en sangre como para poder desinfectarse las heridas desde dentro.

La segunda eliminada fue Yasmina. Para disgusto de Beatriz, que creo que le había echado el ojillo. Y quien dice ojillo dice ojal.

 

 SANDRO

El colmo de la inutilidad de Sandro (CUATRO)

El colmo de la inutilidad de Sandro (CUATRO)

El pequeño Sandro estaba como en las empresas cuando toca simulacro de incendios: evacuando a toda leche. Dijo que había comido algo mal y claro, el cuerpo es sabio y saca eso a escape. Hay cohetes espaciales que podrían llegar a la estratosfera con el impuso del retrocohete de Sandro.

“Espero que Sandro se joda”, dijo la madre, por haber echado a su preferido, así que se dedicó a comerse porras dobladas, que eso parecía un bukake, mientras Sandro miraba desesperado y agarrándose el estómago como si un bebé alien estuviera dando pataditas.

Fiestón de alto postín en la terraza. Ni gays ni leches, cuatro maromos en una piscina de dos palmos de altura, no. Eso no.

Y ojo, que se pusieron a hacer baloncesto con el alambre de un tiesto. El que colara el trozo de papel que hacía de pelota recibiría un beso de Sandro.

Ra “encanastó”, pero justo cuando iba a recibir el beso de su premio llegó la madre y se puso a chillar como si se hubiera encontrado a Sandro fumando crack en una pipa de cristal

Se fue con cajas destempladas, pero encargándoles que desatascaran la ducha. Ah, y soltando una hostia con la cabeza a la persiana que ahora se puede pasar por debajo cuando está cerrada.

Jos disfrutó de una cita romántica con Sandro. Solo que también iban Ra y Vicente, así que era una mierda de cita del copón. Es como si te masturbas viendo una película de Gracita Morales y luego dices que has salido con ella.

Concepto romántico de Sandro: ir a pedalear en un patín de agua. Cuatro varones en la plenitud de su forma física fueron incapaces de sacar un puto patinete diseñado para viejas de un embarcadero.

¿Dónde están las minas antibuque de la Segunda Guerra Mundial cuando hacen falta? Claro, es que esas cosas pasan cuando intentas salir del puerto sin soltar el patín de la cuerda que lo ata al embarcadero. Marchando cuatro premios Nobel.

Para Sandro, una “fiesta” es jugar al pictionary. Ojo y cuidado, porque les costó entender las reglas del pictionary. Del pictionary. No del ajedrez, ni del Risk, ni del Trivial, no, del pictionary.

Y para acabar de culturizarse se pusieron a ver el Sálvame. #MátameCamión

Y la madre regresó como se fue: chillando. Peeeero, con el repescado Juan, al que los muchachos miraban con cara de desear que se tragara un cartucho de dinamita y le diera lumbre.

La madre amenazó a Sandro con abandonar el hogar familiar si volvía a echar a Juan y Sandro adoptó por no echar a nadie.

 

MARKUS

Markus y sus parientas (CUATRO)

Markus y sus parientas (CUATRO)

La señora Fratelli dejó a la perra infernal al cuidado de las pretendientas y de Markus. La perrilla se quedó acojonada, temiendo lo peor.

Markus, con una camisa que tuvieron que acabar con el bolsillo de otro color porque no quedaba tela, se llevó al Putón Familiar de cita a pasear. Esa mujer se echa maquillaje como para hacer parecer caucásico a Denzel Washington.

“Yo creo que Sandra está… como pillada“, dijo él, mientras ella se comía una fresa rechupándola que la pequeña fruta eyaculó antes de que se la tragara.

Y Markus le comió los morros al Putón Familiar, metiendo la lengua en el gaznate de la chica que pudo recuperar la fresa como un elefante cogiendo un cacahuete con la trompa.

La capacidad de reacción gesticular de Markus cuando se le habla es pasmosa. Es como insultar a un muñeco de cera y esperar que frunza el ceño. Es modelo. Pero vamos, que con lo que gesticula podría ser modelo de lienzos.

El caso es que las muchachas le dieron de beber y Rebeca aprovechó para comerle los morros. Justo antes de que se los comiera Rocío. En total en pocas horas refrotó morros con tres mujeres diferentes, que parecía el malo de Doce Monos, soltando los virus por medio planeta.

Y Lara, la mujer alta a la que Markus expulsó por ser alta, regresó al concurso de la mano de la madre de Markus.

A Rocío le hizo mucha gracia que regresara la expulsada Lara. Pero como sólo a Rocío le hacen gracia las cosas: con ansias de matar a katana.

La perrita, al parecer, en un fin de semana, había adelgazado, para disgusto de la madre de Markus que creo que se puso a alimentarla como a los pavos antes de Navidad.

Lara se llevó a Markus de cita a un campo de fútbol. La muchacha es la puñetera Cristiana Ronalda y le dijo que había venido a “comerse el mundo” y que “iba a salir de allí con él”. Sí, con él. Con el balón. Porque con otra cosa…

La muchacha le propuso un trato a Markus: si paraba tres penaltis que él lanzara, la llevaba a la final. Mi abuela con la cadera rota y con un caimán mordiéndole un brazo tira los penaltis mejor que Markus, así que ganó la muchacha.

Pero Markus, faltando a su palabra, eliminó a Lara. ¡Te metió tres penalties, desgraciado! Ya no queda palabra…

10 comentarios

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Markus y sus pretendientas están como una cabra!!! Jajaja!!!

    http://areaestudiantis.com

    12 Febrero 2015 | 08:58

  2. Dice ser Cade

    A quien sí le metió un gol por la escuadra Markus fue a la productora del programa haciéndose pasar por heterosexual teniendo novio desde hace 8 años. Claro que esto da publicidad también…Lo mejor que tiene el programa es que es tan obvio que es una farsa, que no sólo no se esfuerzan por disimularlo, sino que lo potencian con un montaje brillante e hilarante por momentos. De lo más divertido que se puede ver en televisión estos días.

    P.d.: con todos mis respetos chicos, no os enfadéis, pero ningún heterosexual golpería la pelota como lo hizo Markus. Ese muchacho no ha tocado un balón (de fútbol) en su vida…

    12 Febrero 2015 | 10:41

  3. Dice ser Rubén

    ¿bifásica?….¿Es que es un enchufe?

    12 Febrero 2015 | 11:39

  4. Dice ser Warp

    “Cuatro varones en la plenitud de su forma física fueron incapaces de sacar un puto patinete diseñado para viejas de un embarcadero.”

    XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD yo pensé LO MISMO!!!!!

    12 Febrero 2015 | 12:41

  5. Dice ser Dhiego

    Estoy de viaje fuera de España, por lo que no estoy viendo el programa, pero me he descojonado de risa leyendo tu crónica ajjaa, muy buena!

    12 Febrero 2015 | 13:20

  6. Dice ser Ela

    Buenísimos comentarios!!!! Enhorabuena a la bloguera! Y dar las gracias a la Cuatro por poner casa miércoles tantas personas con ganas de ridículo. Nos alegran la noche!!! Mi favorita (por ridícula) era Sara. La vamos a echar de menos…y su divideo…. y su osea…. y el badabum…

    12 Febrero 2015 | 16:46

  7. Dice ser Ela

    Anda, perdona Gus. Pensaba que el blog es de una tía (me parece que algunos comentarios me confundieron).
    Así que enhorabuena al bloquero!!!

    12 Febrero 2015 | 16:56

  8. Dice ser ¡Qué fuerte!

    ¡Qué fuerte! ¡Qué fuerrrte!

    12 Febrero 2015 | 18:32

  9. Dice ser manuel

    Cómo puedes escribir tanto de una mierda tan grande.
    Y yo que había entrado porque pensé que bifásica significaba que tenia un ojo bizco o a la virulé.

    12 Febrero 2015 | 23:07

  10. Dice ser Ximena

    Gus, que está esperando Rajoy para contratarte para que le escribas los discursos? Igualmente habría 3 millones de parados, pero estaríamos todos muertos de risa.
    Estaba leyendo y cuando llegué a lo del asterisco me entró un ataque de risa que me tuve que salir. Estaba en el inem, un sitio donde no mola empezar a descojonarae de la risa.

    13 Febrero 2015 | 10:20

Los comentarios están cerrados.