BLOGS

Cuando llega el momento de decir basta

Por Nuria Coronado

Cada cuatro minutos una mujer denuncia en España a su maltratador. Un tic, tac de reloj insufrible que marca para siempre a quien solo comete un error: enamorarse de la persona equivocada. Cris Papin, militante y activista en redes sociales del PSOE en Galicia, lo sabe bien. Le duele aún ‘revolver en la basura de esos recuerdos’, pero lo hace porque como dice en su perfil de Twitter lo importante es ser útil. ‘Dar la cara y denunciar a los maltratadores es el principio del fin de una condena impuesta en la que se sufre una humillación indescriptible. Si mi ejemplo sirve para que una sola mujer, se anime a denunciar, habrá merecido la pena porque habrá salvado su vida‘.

Cris Papin, con una compañera de partido. Imagen de Nuria Coronado.

Cris Papin, a la izquierda, con una compañera de partido. Imagen de Nuria Coronado.

Cris conoció a su maltratador con 31 años y siendo madre separada. ‘Me enamoré como una loca de él‘. De su primera relación aprendió que no quería discutir y por ello con su verdugo empezó cediendo parcelas. Ahí comenzó un calvario que duró diez años. ‘Es una espiral que te come y de la que no puedes salir. Una situación que nunca pensé me pudiese pasar a mí, una mujer que me creía con carácter’. Su historia pasó del ‘no me gusta que venga tu madre‘ a lograr que se distanciase de amigos o familiares.  ‘En las pocas salidas a comer o cenar con amigos no abría la boca para no molestarle y evitar así una bronca en casa. Cualquier halago hacía mí era hacerle de menos a él y no estaba dispuesto a soportar o permitir tal agravio’, recuerda.

Con el pasar del tiempo tuvieron un hijo y a los reproches se sumaron los silencios prolongados como castigo, el ser agarrada por el cuello o recibir patadas en las espinillas o en la barriga incluso estando embarazada. ‘Era insoportable. Era su esclava.  Ni siquiera me podía negar a tener sexo con él fuese cuando fuese’. Humillaciones en el cuerpo y en el alma que paró definitivamente hace cinco años (un 11 de septiembre) cuando encontró la fuerza para ponerle una denuncia por maltrato en el cuartel de la Guardia Civil. ‘Ese día dije basta al ver que además de agredirme a mi intentó hacerlo con mi hija de 16 años. Saqué el coraje de madre y me fui a denunciarle’.

Al que de puertas para afuera era un conocido y respetado empresario (además de concejal y compañero de partido) se le cayó la máscara. ‘Desde entonces tiene una orden de alejamiento que durará hasta 2020′ . Aun así tiene una espina clavada. El juez que dictó sentencia reconoce la violencia de género denunciada contra ella y su hija junto a un rosario de siete delitos, pero no contra su hijo. ‘Tiene sentencia de maltrato y para rebajar su pena se declaró culpable, pero el juez ha determinado su derecho a conciliar y a ver a nuestro hijo’, relata triste. ‘Cada vez que tiene que ir con él me llama por teléfono para decirme que le humilla y le veja y me pregunta cuándo será la última vez que tiene que ir’. Por eso Papín clama porque se haga ya un Pacto de Estado que evite este sufrimiento: ‘un maltratador no es un buen ejemplo para sus hijos’.

Esta socialista también ha aprendido que frente a lo que mucha gente piensa, no hay un perfil de maltratada pero sí de agresor: ‘La violencia de género no es que te levanten la mano o te humillen, es un proceso de dominio perverso en el que el maltratador se siente fuerte y no quiere cambiar porque lo ve correcto y la mujer es la que pierde en todos sus derechos. Mi maltratador decía que nuestro matrimonio era lo normal, y el de los demás no‘, recalca.

Aunque la historia de Cris aún no se pinta a todo color, reconoce que por fin, gracias por un lado a su familia y amigos, pero en especial a sus compañeros de partido, a quien estará siempre agradecida ‘por haberla animado y no sentir pena de ella’, ha vuelto a recuperar las ganas de vivir. Su psicóloga que le animó a volver a vivir a través de una pasión y se volcó en dos: la política y las redes sociales. Ha formado parte del equipo de redes de Pedro Sánchez.  ‘Gracias a lo que sabía como community manager y a mi partido he encontrado el camino de nuevo’, dice. También ha recuperado la sonrisa. ‘Tuvo que pasar un año desde que puse la denuncia y me fui con mis hijos hasta que me reí libremente sin mirar a los lados’.

Ojala su valiente testimonio sirva de ejemplo a otras mujeres y sobre le ponga las pilas a quienes tienen el poder  y el deber de pensar en quienes son tan vulnerables como valiosas y valientes.

NuriaCoronadoNuria Coronado es periodista, editora en www.lideditorial.com  y responsable de Comunicación de Juan Merodio

 

11 comentarios

  1. Dice ser ramsanje

    Sin quitar ni una coma al artículo (creo que refleja con fidelidad el problema del maltrato femenino), solo decir que en cierto párrafo, solo cambiando un poco las palabras podriamos poner:

    “‘La violencia no es que te levanten la mano o te humillen, es un proceso de dominio perverso en el que el maltratador o la maltratadora se siente fuerte y no quiere cambiar porque lo ve correcto y la mujer o el hombre es quien pierde en todos sus derechos.”

    Existen muchas mujeres, que por falta de autoestima y confianza en ellas mismas, no permiten a sus parejas tener el más mínimo trato con personas del sexo contrario, lo cual al final deriva en o bien en disputas continuas y al final una ruptura de la pareja, o en caso de que el caracter del hombre no sea fuerte y no tenga una buena autoestima, en la total sumisión de este hacia aquella.

    28 octubre 2016 | 08:01

  2. Dice ser DD

    Está muy pero que muy mal maltratar a una mujer, que suelen estar indefensas, denunciar cualquier agresión tanto física como psicológica. Eso si por favor, que no sean denuncias falsas por algun tipo de iinterés o tratar de hacer daño gratuitamente.

    28 octubre 2016 | 08:37

  3. Dice ser jmarc

    invito a todos los que leen eso copien aqui el segundo parafo de Ramsanje.

    “‘La violencia no es que te levanten la mano o te humillen, es un proceso de dominio perverso en el que el MALTRATADOR o laMALTRATADORA se siente fuerte y no quiere cambiar porque lo ve correcto y la mujer o el hombre es quien pierde en todos sus derechos.”

    Lo hago yo por dos razones. La primera es evitar el sexismo. NINGUNA FEMINISTA ha visto que hay que poner los dos generos? hay que decir maltratadoor y maltratadora….

    Segundo porque si decimos que la violencia no es siempre fisica, entonces estamos a igualdad de situacion ante la violencia de genero.

    Eso si, es el momento de decir ya basta: ya basta de hipocresia tambien y de mala fé de las que usan la igualdad solo cuando les conviene… osea: MALTARATADOR y MALTRATADORA.

    28 octubre 2016 | 08:38

  4. Dice ser susi

    En contra de la creencia poular de que las muejres somos manipuladoras y los hombres unos pobres borreguitos manipulados por las pérfidas mujeres, yo me inclino a pensar que en general ellos son más manipuladores que nosotras, lo que no quita que existan auténticas arpías. Los hombres, en general, lo que más valoran es el poder. El amor, la amistad y todo eso están muy bien, pero vamos, donde esté el poder que se quite todo lo demás. Y si para obtener poder y control tienen que manipular y conspirar, (y si eso no funciona, agredir fisicamente o atemorizar) lo hacen sin remordimiento alguno. Lo han hecho a lo largo de toda la historia, no solo a las mujeres, sino entre ellos también. Siempre han tenido una obsesión por controlar a las mujeres y eso no va a desaparecer así como así, ya que hasta la fecha siempre han tenido poder. Y quien tiene poder no lo suelta así como así. Hasta hace dos días como quien dice, una mujer casada no podía hacer nada sin el permiso de su marido, era una eterna menor de edad. Lo más gracioso es que encima intentaban darle un halo protector (esas limitaciones eran para proteger a la mujer, dicen, lo mismo que dicen ahora los saudíes para tener a las muejres controladas).
    Las mujeres debemos dejar der buscar la protección en los hombres. en el momento que te pones bajo la protección de alguien, te pones bajo su poder. Lo que debemos hacer es protegernos de ellos. Si, ya sé lo que diréis: misándrica, feminazi, la mayoría no son maltratadores….es cierto. Pero lo son en número suficiente como para ser muy precavidas. Incluso aunque no lleguen al maltrato físico, siempre intentan comer terreno e imponerse, por lo dicho, les encanta el poder, mangonear y todo eso.
    Cuando comentas estas cosas su respuesta es: es que os gustan los malotes y los chulos. Y luego ves que muchos, la mayoría, son respetables padres de familia de conducta ejemplar fuera de casa. Este perfil es mucho más frecuente que el del típico macarra drogata y maleante. Y mucho más peligroso, porque al maleante le ves venir, pero al otro no. Son más inteligentes y sutiles, empiezan con manipulaciones y acaban con golpes. Ellos mismos cnocen muy bien su naturaleza. Sólo hay que ver como se preocupan por las compañías masculinas de sus hijitas, mientras no se preocupan de las compañías femienas de sus hijos varones (como mucho les darán algún consejo, en plan “ten cuidado hijo,que hay mucha lagarta suelta”,) pero vamos, que ni de coña están tan encima de ellos como de sus vulnerables princesitas.

    28 octubre 2016 | 09:56

  5. Dice ser ole

    Dice ser ramsanje

    Genial estoy totalmente de acuerdo contigo
    —–
    “”Sin quitar ni una coma al artículo (creo que refleja con fidelidad el problema del maltrato femenino), solo decir que en cierto párrafo, solo cambiando un poco las palabras podriamos poner:

    “‘La violencia no es que te levanten la mano o te humillen, es un proceso de dominio perverso en el que el maltratador o la maltratadora se siente fuerte y no quiere cambiar porque lo ve correcto y la mujer o el hombre es quien pierde en todos sus derechos.”

    Existen muchas mujeres, que por falta de autoestima y confianza en ellas mismas, no permiten a sus parejas tener el más mínimo trato con personas del sexo contrario, lo cual al final deriva en o bien en disputas continuas y al final una ruptura de la pareja, o en caso de que el caracter del hombre no sea fuerte y no tenga una buena autoestima, en la total sumisión de este hacia aquella.””

    ´———————-
    Yo iría más lejos aún:
    “La violencia no es que te levanten la mano o te humillen, es un proceso de dominio perverso en el que ‘quien maltrata’ (ya sea hombres, mujeres, hijos, padres/madres, abuelos o nietos, etc…) se siente fuerte y no quiere cambiar, porque lo ve correcto, y ‘quien recibe el maltrato’ es quien pierde en todos sus derechos”.

    La violencia está en muchos sitios, va en muchas más direcciones y sentidos, y que por desgracia, el del hombre a la mujer quizás sea bien el más numeroso, o quizás sólo el más visible, pero no olvidemos que muchas personas sufren muchos otros tipos de violencia, los niños en los colegios por sus compañeros, los profesores en otros tantos, por parte de alumnos conflictivos e incluso por parte de los propios padres….. la lista es interminable

    28 octubre 2016 | 10:23

  6. Dice ser ole

    Creo que no he escrito nada malo para que me hayais borrado el comentario.

    28 octubre 2016 | 10:46

  7. Dice ser ole

    GRACIAS a quien haya moderado para que mis comentarios vuelvan a aparecer.

    28 octubre 2016 | 11:31

  8. Dice ser jmarc

    Yo tambien doy las gracias que mi comentario aparezca, por mi podeis borrar el segundo comentario mio, ya que mija ya no tiene sentido

    28 octubre 2016 | 13:06

  9. Dice ser dadfa

    algun comentario acerca de la que se ha inventadolo del pegamento?

    28 octubre 2016 | 18:50

  10. Dice ser opino presuntamente

    Pienso que la agresividad y la violencia están en el aire. Sólo hay que mirar algún tipo de publicidad (muy agresiva) que siempre incita a la competición del “yo más que tú” para su fín, que es vender.
    La competitividad al poder de manera categórica, mezclada acertadamente con la mas absoluta confusión de conceptos de empatías sociales e individuales, la solidaridad, el bienestar, el amor, el sexo, el éxito, los derechos, el progreso, la economía; con lo cual el mensaje final, si se analiza, es pura contradicción.

    Todo indica que son pequeños fraudes para llevar a un caos mental totaliario, o cuanto menos, a un enjambre de ideas mal organizadas y que por su repercusión en nuestras vidas de manera radical, todos acatamos sin rechistar. Una madeja tan enrededada por traída, llevada y revolcada, que ni el mejor artesano se atreve a hilar.

    Dicho esto, diré también que hay que denunciar más pronto que tarde. Siempre.

    30 octubre 2016 | 10:32

  11. Dice ser Bastian.Sevilla

    La sra. Hillary Clinton es una politica experimentada, y una gestora de lo publico con gestión contrastada.Yo pienso que sera una gran Presidenta de los EEUU, ademas ya es hora que ocupe este cargo una mujer y ella tiene formacion para ocuparlo. Ademas pertenece al gran partido democrata de los EEUU, que es ademas una garantia de politicas de progreso y bienestar para su pais. Por tanto solo nos queda darle animo a la sra. Hillary Clinton que ya queda poco de campaña (segun dicen una campaña sucia) proximas estan ya las elecciones. La mayoria de los Gobiernos del mundo, la mayoria de las empresas del mundo, los mercados bursatil,millones de ciudadanos, contienen la respiracion, cruzan los dedos para conjurar la amenaza de un Presidente de los EEUU que no sea la sra. Hillary Clinton .A GANAR SRA. CLINTON.

    04 noviembre 2016 | 15:48

Los comentarios están cerrados.