BLOGS

Hasta nunca: un relato sobre el iceberg de la violencia

Por Charo MárCharo Mármolmol 

Esta carta va a ser la última que te escriba, y en ella te voy a decir adiós para siempre.

Me has hecho muchísimo daño y no lo veía. Pensaba que era normal… No es normal que me pegues por cualquier cosa que no te gusta. No es normal que si yo no quiero hacer el amor contigo, tú me obligues. No es normal, que si yo estoy vestida de una manera, tú te celes y me tenga que cambiar de ropa…´’

Así comienza la carta de despedida de Julia (nombre ficticio), una de las mujeres que han pasado por el  Centro de Emergencia de la Fundación Luz Casanova. Hace unos años Amnistía Internacional publicó el Iceberg de la Violencia de Género: Arriba, a la vista, el asesinato, la agresión física, la violación, el abuso sexual, los gritos, las amenazas el insulto… Abajo, invisible a los ojos de los demás: las humillaciones, el desprecio, el chantaje emocional, la culpa…

El iceberg de la violencia de género. Infografía de Amnistía Internacional.

El iceberg de la violencia de género. Infografía de Amnistía Internacional.

Todos estos actos, sentimientos… hacen que las mujeres víctimas se sientan culpables, que pierdan su autoestima, que sigan con su agresor, que lo intenten de nuevo:

La verdad: yo te he dado todo, y yo de ti dime ¿qué he tenido? No he tenido nada, solo desprecio. No has sabido valorarme. Hasta aquí he llegado. Ya no aguanto más. Basta ya de tanto pensar en ti y vivir solo para ti. Dios me ha dado a mis hijos, que son la luna y el sol, que me iluminan y me dan calor y son la fuerza de mi corazón. Tú estabas en él, y poco a poco te has ido. Te has ido cuando me pegabas, me chillabas y abusabas de mi. Te has ido cuando no te importó que tuviera a mi hija en brazos y me atacaste con una silla. No tienes sentimientos”.

Cuando las mujeres llegan al Centro de Emergencia acaban de romper con su maltratador, han tenido que abandonar su hogar y sus relaciones familiares, Están en un proceso de ruptura difícil pues aunque ha habido violencia, la dependencia emocional existe y ellas se mueven mucho en torno al sentimiento de pena. Pero la mayoría de ellas, con el apoyo que reciben, ponen nombre a lo que han vivido y recomponen sus vidas

Julia termina su carta así:

“Ahora voy a empezar a luchar por mis hijos y por mí. Tú ya no estás en mi vida. Hasta aquí he llegado. Se acabaron todas tus mentiras, tus palabras que están vacías, que sí, son muy bonitas, pero no hay nada hecho. El único “te quiero” o “te amo” ahora es el de mis hijos, y es puro y sincero, no como el tuyo, que es dañino. Nunca más quiero estar contigo. Quiero ser feliz con mis hijos, que es lo más grande que tengo, y lo voy a lograr. Te voy  a sacar de mi ser, y mis hijos y toda la gente que me quieren, me van a ayudar. Tú no vales nada. Yo valgo más que tú. Tú no tienes sentimientos ni escrúpulos. Eres un animal. Adiós. Hasta nunca”

Charo Mármol es comunicadora, feminista, militante de causas perdidas y autora del blog La mecedora violeta.

12 comentarios

  1. Dice ser Yo_mismo

    ¿Y de la violencia hembrista no se comenta nada?

    24 marzo 2016 | 10:44

  2. Dice ser alfaomega

    Pero solo para la mujer, para los hombres no importa

    24 marzo 2016 | 11:07

  3. Dice ser Maria

    Una buena declaración de intenciones pero POR FAVOR dejen de usar el vocablo “animal” en contextos que no se corresponden. Un Craso error poner en la misma frase”tu no vales nada” y ” eres un animal”. Pues no, señora, un animal es un ser que no maltrata, respeta a los humanos y es víctima de las más crueles atrocidades de los mismos a diario y en todos los lugares. Si no se conoce el significado de un termino, que no se use, o en su defecto se valga de un corrector de estilo. O se usa con tanta alegría términos cuyo significado no se conoce como längen, Zeitung, Freude, etc.

    Gracias

    24 marzo 2016 | 11:42

  4. Dice ser RayozZz

    El problema es que a las mujeres os educan así, para obedecer, para ser esclavas del marketing de la moda y el aspecto físico, a ser buenos productos para vender a los hombres, y a obedecer. Pero todo eso disfrazado de forma tal que el aspecto físico de pintarse y de estar a la moda y anoréxicas esté metido en vuestro cerebro de forma tal que se convierta en una necesidad fisiológica. Lo mismo que con la excusa de parir, sois vosotras las que os ocupeis de todo lo concerniente a la casa y a la educación de los niños, y que os olvideis de vosotras mismas. Y en esto hay una contradicción: o sois objetos de deseo, o sois esclavas de la casa, los niños y el macho con el que os habeis casado o arrejuntado.
    Además, las religiones se han cuidado de comeros el cerebro de que la mujer es siempre la número 2 y por tanto, menos importante que el hombre.
    El tema es que cada mujer y cada hombre serán como quieran ser y como sus tendencias le guíen, no como ancestralmente se espere de ellos y ellas.
    Pero en esto, muchas mujeres teneis la culpa porque os dejais lavar el cerebro…
    Y un problema añadido es que nadie os va a escuchar porque hablais de mujeres e igualdad, que es la primera equivocación. Hay que hablar de todos e igualdad, porque en esto habeis omitido a los hombres, lo que está fatal, y por eso vuestra política no funciona demasiado.
    Se educa a las mujeres para que sean más moernas, pero no se educa a los hombres para que lo sean también.
    Pero es lo que pasa cuando existen bandos distintos. Está el feminismo, está el machismo, y está la zona central, que es la más adecuada, porque es la igualdad.
    Es la igualdad la que permite que un hombre cuide la casa, o la mujer se haga piloto de aviones, es decir, que cada cual encuentre su espacio y su sitio donde se sienta más a gusto, que igual a veces puede ser la de un rol tradicional o no. Es la libertad de escoger.
    Pero otra cosa es la violencia de género, que vosotras sólo considerais como asunto de mujeres, ignorando a todos los demás. Porque otro problema de violencia de género es cuando los neonazis atacan a homosexuales o a transexuales, violencia de género es cuando a una mujer le pagan menos, o cuando a un homosexual no le dejan trabajar por su condición (hasta que al final tienen que hacerse prostitutas porque no encuentran trabajo).
    Pero no, para vosotros la violencia de género es sólo la violencia hacia mujeres, y eso es un error porque seríamos mucho más fuertes si trabajásemos en conjunto. Pero claro, hay mujeres que tienen lavado el cerebro de tal forma, que también nos recriminan el ser LGTBI, pero claro, el racismo y la discriminación se aprenden, y así como vosotras discrimináis, también os discriminan, que se tranforma en una pescadilla que se mueve la cola y hace que todo siga más o menos igual…

    24 marzo 2016 | 12:47

  5. Dice ser YO

    ¿Agreción? de verdad? ¿Quién hizo el cartel y quién no lo revisó?
    Por cierto, que nadie se olvide de que todo lo que dice el cartel es aplicable también de mujer a hombre.

    24 marzo 2016 | 13:16

  6. Dice ser Gonzalo Calvo Pérez

    Escribir “agreCión” es también una forma de violencia, la ortográfica. Me duelen los ojos.

    24 marzo 2016 | 13:27

  7. Dice ser alfaomega

    Qué triste vivir en una sociedad en la que para defender a las maltratadas se defienda también a las maltratadoras. Demostráis que lo de defender a las mujeres es una simple excusa para mostrar vuestro odio hacia los hombres

    24 marzo 2016 | 14:29

  8. Dice ser Jesús

    Dos cosas.
    La primera, aún suponiendo que sea cierto que esta mujer haya vivido ese infierno, lo que hay que preguntarse es por qué lo ha vivido. Resulta que a partir de un momento escribe una carta y cambia de vida. Por qué no dio ese paso al primer síntoma?. Sencillamente porque desde el Estado, con sus leyes, con sus mensajes publicitarios y educativos están marcando a la mujer como un ser débil a quien sobreproteger que no sabe desenvolverse por si sola y necesita el amparo de el propio Estado y de instituciones subvencionadas, de hecho esta carta no sé quién la escribiría realmente pero está claro que está patrocinada por la tal Charo Mármol ” militante feminista “.
    Si las leyes y los mensajes fueran encaminados a proporcionar valor a las personas independienteme del sexo (y de la raza también) sin marcar fuertes y débiles ya se cuidarían tanto hombres como mujeres de no permitir agresiones de ningún tipo del otro.
    La segunda. Aún suponiendo que sea cierto el infierno que describe, por qué en la solución están implicados los hijos. Para describir el supuesto calvario no para de nombrar a los hijos y, por supuesto, forman parte de la solución Es recurrente, utilizar a los hijos como arma arrojadiza contra el otro en vez de dejarlos al margen y doy por hecho que esta mujer no es tonta y sabe el daño que hace a sus propios hijos pero como norma habitual anteponen sus intereses a los de sus propios hijos.

    04 abril 2016 | 11:39

  9. Dice ser Vanessa

    Lo siento, he leído sólo hasta lo de “Agreción Física”. Cuidad un poco más lo que escribís.

    05 abril 2016 | 09:57

  10. Más de la mitad

    Estimada Vanessa: gracias por tu comentario, a nosotras también nos molestan mucho las incorrecciones ortográficas. La errata está en la infografía publicada por Amnistía Internacional, no en el texto de la autora de esta entrada. A pesar de que la habíamos percibido, nos parece que el contenido del gráfico es sumamente interesante. Si podemos conseguir una versión correcta, lo sustituiremos tan pronto como sea posible. Gracias de nuevo.

    05 abril 2016 | 17:36

  11. Dice ser Ingunn666

    RayozZz Estoy muy de acuerdo con lo que dices en tu artículo per he de corregirte, bueno no, no te puedo corregir..esa no es la palabra…bueno te comento.
    La definición sería : ” Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o agresión, basados en una situación de desigualdad en el marco de un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si ocurren en el ámbito público como en la vida familiar o personal.” Bien por qué se centra SÓLO en la mujer? porqué lo que se quiere es hacer visibles estas agresiones y darles notoriedad, y para qué?
    1. Para que no pase cómo antaño pasaba que una mujer iba a la policía a poner una denuncia al marido porqué le había pegado y el policía le contestaba que se fuera a casa que cuando las mujeres se ponen “tontas” a veces hay que darle un par de ostias (vamos, la mujer tratada como un permanente menor de edad que se tiene que educar).
    2. Para no culpabilizar a las víctimas de agresiones físicas, psicológicas y sexuales.
    3. Para que la víctima se atreva a denunciar estos hechos.
    Es básicamente lo que tu comentas se ha tenido que hacer así por el machaque y la opresión que han padecido las mujeres. Podríamos decir que es un título para concienciar a la sociedad y a las víctimas.
    No intentan CULPABILIZAR a los hombres de todos los males ni de infravalorar otras agresiones…simplemente como tu has dicho a las mujeres llevamos una losa a nuestras espaldas desde hace siglos y es una manera de intentar acabar con ella.

    08 abril 2016 | 17:08

  12. Dice ser Tina

    Jesús: los hijos también son del maltratador a los que tampoco le ha importado imponer su particular visión de la convivencia. Es que se te había olvidado mencionarlo…

    22 abril 2016 | 12:22

Los comentarios están cerrados.