BLOGS

Alejar a las niñas de las cuchillas: mutilación genital femenina

 

Por Celia ZafraCelia Zafra

Cada año, la Organización Mundial de la Salud nos informa de que hay 28 países del África Subsahariana y Oriente Medio en los que se practica la mutilación y nos mareamos con la cifra de las 140 millones de niñas y mujeres han sido víctimas de esta práctica. UNICEF nos traduce el dato a lo cotidiano, y así sabemos que, cada día, 6.000 niñas de entre 4 y 10 años son mutiladas.

Pero conocemos menos sus historias, el día de fiesta que muchas niñas africanas esperan sin saber el dolor que esconde el festejo; conocemos poco la presión brutal del entorno para someterse a la ablación, la espiral del silencio que deja tan poca escapatoria; conocemos muy poco sus dudas, sus debates internos, sus miedos a ser apartadas de la comunidad si no se han ‘cortado’, a no poder casarse, a vivir señaladas.

Oumul cuenta en el documental Bref esa búsqueda infantil de pertenencia al grupo, de querer ser como las demás: “mi madre no quería someterme a la práctica, pero yo sí, porque si no lo hacías te llamaban cosas feas. Pensé: si las demás lo hacen yo también lo voy a hacer. Yo también quería ropa rara (de fiesta, como la que llevan las niñas el día que se mutilan)”

Algunas de estas mujeres llegan a Europa, a España, y las contradicciones se agudizan, y ahora las ‘raras’ son las mutiladas, y ahora el miedo es regresar a sus países de origen con sus hijas y ser capaces de protegerlas.

Y ahora Oumul ha visto, ha escuchado, y habla ‘de lo que se pierde’ con la ablación, de las complicaciones en los partos, de las muertes de niñas por hemorragias. De ahí al ‘a mi hija no se lo haré, dios me libre’, hay todo un proceso de reflexión, toda una toma de conciencia del propio cuerpo.

Esa ha sido la aspiración de Médicos del Mundo desde 2005, contribuir al proceso de reflexión de las mujeres residentes en España que proceden de países donde la mutilación está arraigada. Sin figuras de autoridad, sino conectando con ellas -mujeres de Nigeria, Gambia, Senegal o Malí, y también sus parejas- a través de mediadoras pertenecientes a su cultura (66 en 2012). Muchas de las mediadoras pasaron antes por la ablación, así que saben de lo que hablan. “Estoy luchando para que las nuevas generaciones de mi familia y otras mujeres del mundo puedan sentir como cualquier mujer”, clama Fátima Djarra, mediadora guineana de Médicos del Mundo en Navarra.

Son muchas las familias que adquieren el compromiso de no practicar la MGF  y además de proteger a sus hijas, se unen a la lucha activa  contra la MGF.

Son muchas las familias que adquieren el compromiso de no practicar la MGF a sus hijas y se unen a la lucha activa contra la misma. Foto: Asier Alcorta Hernández / Médicos del Mundo

Creemos que hay que perseguir firmemente el delito, pero que sin prevención y sensibilización no se lograrán éxitos duraderos en el retroceso de la mutilación genital. Así que buscamos sacar “el tema” de la esfera de lo tabú, acercándonos a las mujeres a través de la cocina para terminar hablando de derechos. Explorando caminos paralelos, pero convergentes: autoconocimiento del cuerpo, talleres de prevención, atención psicológica, formación de profesionales sanitarios y sociales, revisiones pediátricas.

Y luego están los viajes de vacaciones a África, ay, el peligro de los viajes. Y frente a eso, la firma del ‘compromiso’ de las familias de alejar a las niñas de las cuchillas. Lo contamos en una exposición fotográfica de la mano del fotógrafo Asier Alcorta. No hay sangre en estas fotos. Hemos preferido mostrar la sonrisa de la niña que no ha perdido nada en el camino.

Celia Zafra es responsable de comunicación de Médicos del Mundo, una asociación independiente que trabaja para hacer efectivo el derecho a la salud para todas las personas, especialmente para aquellas que viven en situación de pobreza, inequidad de género y exclusión social o son víctimas de crisis humanitarias.

9 comentarios

  1. Dice ser Lico

    Obligar a cualquier niño a hacer algo o padecer algo que no contribuya a su educación,preparación para el futuro y su bienestar es algo malo. Fin.

    17 septiembre 2014 | 08:38

  2. Dice ser albitaguapa2

    y quien hace la mayoría de las mutilaciones eh? mujeres y madres, si fueran hombres habría salido a relucir por activa y pasiva

    17 septiembre 2014 | 08:40

  3. Dice ser Miguel

    Hay que acabar con esta brutal práctica, pero he de recordar que la mutilación genital femenina no es la única que se practica; a muchos niños, en su mas tierna infancia se le practica la circumcisión, no provoca ni mucho menos tanto dolor ni impedimentos como la femenina, pero se hace sin consultar a los niños si quieren ser mutilados o no, quitando los motivos sanitarios (fimosis, etc…) se hace por motivos religiosos como los judios o los musulmanes o por tradición como es el caso de los paises anglosajones.
    Ya existen movimientos en contra de esto, pero se les suele reprochar que la mutilación femenina es peor, noadie lo duda, pero que existan cosas peores no es motivo para dejar de protrstar por una situación que también es mala.

    17 septiembre 2014 | 09:13

  4. Dice ser jesús

    enfermedades,guerra,miseria :pobre África
    solo le faltaba algo tan HORRIPILANTE como la mutilación genital femenina(q tambien defienden los extremistas islámicos,no olvidemos)
    existe una ONG llamada “kirira”q trata el tema:te animo a informarte

    17 septiembre 2014 | 09:57

  5. Dice ser El_Soberano

    Hombre, al fin sacáis un tema interesante.

    Pues mira, es fácil alejar a las niñas de las cuchillas: alejad el Islam de Europa.

    Las mujeres deberíais ser conscientes de que si los islamistas se meten en nuestros países, todo lo que habéis logrado se esfumará en cuestión de meses.

    Mirad Egipto y tomad nota.

    17 septiembre 2014 | 10:49

  6. Dice ser Almudena Fer

    Impresionantes los comentarios, de verdad. Hasta en un tema tan serio como éste. A los niños no se les pide permiso para circuncidarles ni a las niñas para ponerles pendientes, ambas cosas me parecen mal, pero no son ni de lejos comparables. Además conozco muchos hombres adultos que se la han tenido que hacer de adultos por recomendación médica. En ningún caso se práctica la ablación por razones médicas. Y, si claro, si echamos a los islamitas de Europa se acaba la ablación en Europa. La niñas y mujeres africanas y asiáticas no importan.
    Perseguir firmemente el delito, especialmente en Europa y con prevención y sensibilización, si, creo que ese es el camino para lograr éxitos duraderos .

    17 septiembre 2014 | 11:05

  7. Dice ser Brisha

    Ni tengo nada contra el Islam ni contra el Judaísmo ni ninguna otra religión del mundo.
    Y no creo que para parar esta barbarie, como otras muchas otras, debamos eliminar las religiones (se practicarían en la clandestinidad igualmente). Lo que hay que hacer es EDUCAR. Educar adecuadamente a cada niño y niña desde pequeños, eliminando los miedos al otro sexo e integrándoles en igualdad. Comenzando por nuestras casas.

    No es la religión el enemigo, si no el corazón de los hombres que se escudan en ellas para cometer atrocidades.

    17 septiembre 2014 | 11:57

  8. Dice ser rosa

    Totalmente de acuerdo con Brisha.

    17 septiembre 2014 | 13:13

  9. Dice ser Noel

    Conozco de cerca este tema y es realmente espeluznante escuchar de viva voz, de alguien a quien conoces contar como le practicaron esta salvajada. Hay muchas ONGs luchando en este tema, una de ellas es http://www.saveagirlsaveageneration.org/
    Echadle un vistazo porque la labor que hacen a este respecto es impagable.

    17 septiembre 2014 | 13:26

Los comentarios están cerrados.